EL CRISTIANISMO EN EL TERCER REICH. POR TESTES FIDELIS

Recensiones personales de libros leídos

Moderador: David L

Avatar de Usuario
Werner Moelders
Usuario
Usuario
Mensajes: 22
Registrado: Sab May 04, 2024 1:08 pm

EL CRISTIANISMO EN EL TERCER REICH. POR TESTES FIDELIS

Mensaje por Werner Moelders » Jue Jun 27, 2024 3:12 pm

¡Hola a todos!

Terminé de leer el libro titulado El cristianismo en el Tercer Reich. Escrito por un sacerdote alemán que usó el seudónimo de Testes Fidelis. MI ejemplar es de 1941, tercera edición, impreso en Argentina. Cuarto menor. 20 por 15 cm. 792 páginas.

Es un estudio profundo sobre la hostilidad de la ideología nacionalsocialista contra el cristianismo en general, y especialísimamente contra la Iglesia Católica. Ya otros autores habían tratado esa aversión, como p. ej. el amigo García Pelegrín con sus libros: Cristianos contra Hitler, o La Iglesia y el nacionalsocialismo.

El libro que comentamos es una auténtica mina de noticias e informaciones sobre los ataques que el Tercer Reich prodigó contra la Iglesia en todos sus aspectos: clero, patrimonio, enseñanza católica, órdenes religiosas, pontificado, la moral, el dogma, etc. En él hay una gigantesca avalancha de citas extraídas de la prensa nazi: Das Schwarze Korps, Der Stürmer, Die Hitlerjugend, Der SA Mann, Völkischer Beobachter, Wille und Macht... Son tantos los textos sacados de la prensa que a veces puede resultar algo pesada la lectura de los mismos. Por cierto, leyendo las calumnias, las injurias, la diatribas que vomitaban en la prensa, me vino inevitablemente a la memoria la prensa marxista o la masónica: tal es la coincidencia de desprecios y ataques, que si ocultasen el título de la publicación, uno creería estar leyendo prensa marxista o masónica. Aunque evidentemente, en la prensa nazi hay críticas específicas que derivan de su ideología y que no encontraremos en las otras dos: p. ej., acusar a la Iglesia de estar en connivencia con los bolcheviques o de ser factor de contaminación y degradación raciales a causa de la moral que defiende y difunde.

El libro consta de las siguientes partes:

1.ª: Documentos oficiales sobre la persecución anticristiana, tanto de la Santa Sede como del episcopado alemán.

2.ª: Medidas oficiales contra la Iglesia. Consta de once capítulos. En ellos se aborda el control de la prensa católica; la supresión de las organizaciones juveniles católicas (y asimismo, las de adultos); la aniquilación de la escuela católica; la eliminación de la enseñanza religiosa y la imposición de una enseñanza neopagana; el fomento de todo aquello que erosionase o eliminase el influjo católico sobre la sociedad (como p. ej. las trabas a las peregrinaciones, la prohibición de las procesiones, etc.); las injurias a la Iglesia en canciones, en el teatro, en el cine; en discursos, etc. El capítulo undécimo analiza los procesos por inmoralidad contra miembros de la Iglesia. ¡Cuántas mentiras dijeron! ¡Cuántas manipulaciones y medias verdades -las peores mentiras-!
Campaña ruin de falsedades propagadas por la prensa dirigida por Goebbels. Pero lo que silenciaba ese bastardo en su prensa es precisamente los numerosos casos de pederastia ocurridos en albergues, campamentos, cuarteles, de la Hitlerjugend.

(Un breve inciso: a veces me he preguntado si hubieran llegado muy lejos en la vida sin el apoyo del partido, botarates como Bormann o Streicher, tontilocos como Rosenberg, pobres diablos como Goebbels o Ley... Mi respuesta, mi convicción es NO. Y lo mismo se puede decir de tiempos y lugares mucho más cercanos: mequetrefes que jamás hubieran llegado muy alto sin el respaldo del partido oportuno. Ninguno de ellos le llegaba a la suela del zapato, ni intelectual ni moralmente, a un arzobispo de Munich como el Card. Faulhaber o a un obispo de Münster como el Card. Von Galen).

3.ª: Aborda la lucha directa del partido ns contra la Iglesia. Estructurado en cuatro capítulos. Los ataques procedentes de las organizaciones del partido y sus órganos de prensa: las SS, la SA, el Frente Alemán del Trabajo, la Juventud Hitleriana, etc.

4.ª: Aquí trata del contenido de la propaganda anticatólica. Se integra de cuatro capítulos, en los que se muestra cómo la Iglesia era presentada como antinacional, vinculada a los hebreos, aliada de los bolcheviques (risum teneatis, amici?). Otro capítulo recoge los ataques contra las diversas categorías de consagrados, desde el Papa hasta los seminaristas, pasando por sacerdotes, frailes, etc. También aparecen los ataques contra la moral cristiana. El último capítulo, muy interesante, muestra la pretensión del nacionalsocialismo de ser el sustituto de la religión cristiana, con sus templos y festividades neopaganos; con sus sustitutos para los símbolos, los sacramentos y las costumbres cristianos, etc.

El libro finaliza con dos apéndices: el Concordato de 1933 (una añagaza del régimen para ganar tiempo, y que prácticamente desde el primer momento empezó a ser vulnerado) y la Pastoral de Cuaresma de 1941, del Arzobispo de Friburgo, Mons. Groeber.

Creo que debería haber agregado la encíclica Mit Brennender Sorge, contra la ideología ns, de 14 de marzo de 1937. De todos modos, es muy fácil de encontrar. También es relevante el discurso pronunciado por Pío XII en junio de 1945 al Colegio Cardenalicio.

Cuando terminé de leer este relevante libro -imprescindible para quienes deseen conocer mejor esta cuestión-, no pude menos de recordar cierto pasaje del catecismo de la Iglesia Católica, del año 1992. En su parágrafo 675 dice así: "Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el "misterio de iniquidad" bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Ts 2, 4-12; 1Ts 5, 2-3;2 Jn 7; 1 Jn 2, 18.22)".

El nacionalsocialismo fue una religión neopagana en la que se deificaba al hombre, mejor dicho, a una raza a la que se idolatraba, ensoberbeciendo a aquéllos que se creían miembros de esa raza superior. Quien se ensalza, será humillado (Lc 14, 11). ¿Y acaso no fue humillación -inmensa y espantosa- la tremenda derrota de 1945 de un Imperio que supuestamente iba a durar mil años, e integrado por elementos de esa raza superior? El ns no iba consentir otra cosmovisión como la cristiana, de ahí que pretendiese erradicarla o adulterarla (con el llamado "Cristianismo positivo, despojado de las influencias judías"). A lo que hay que añadir que a la ideología ns -tan influida por el lunático Nieztsche- le repelían conceptos cristianos como la humildad, la paciencia, la caridad para con los más débiles o los minusválidos , etc. -la moral de esclavos, en palabras del lunático citado- (parece ser que los ns no leyeron toda la obra de Nieztsche: éste consideraba que la raza superior sería el resultado del acoplamiento de la raza germánica con la raza judía).

Con motivo de la guerra, los ns atenuaron algo la persecución - en Dachau estuvieron miles de sacerdotes y obispos durante todo el conflicto- pero los dirigentes ns (empezando por el jefe de todos) hablaban de ocuparse de las Iglesias después del final victorioso de la guerra que ellos esperaban ilusamente (prácticamente desde otoño del 41, las probabilidades de ganar la guerra eran nulas, pero éste es otro tema).



Saludos a todos.

Responder

Volver a “Reseñas”

TEST