When France Fell de Neiberg

Recensiones personales de libros leídos

Moderador: David L

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9846
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

When France Fell de Neiberg

Mensaje por José Luis » Lun Feb 21, 2022 10:42 am

¡Hola a todos!

When France Fell. The Vichy Crisis and the Fate of the Anglo-American Alliance (Harvard University Press, 2021) es el último libro publicado hasta la fecha del estadounidense Michael Scott Neiberg, profesor de Historia en el Departamento de Estrategia y Seguridad Nacional del US Army War College de Carlisle*.

Neiberg ha escrito este libro con el objetivo de ilustrar una historia casi siempre olvidada en las historias que se han escrito sobre la IIGM, especialmente en aquellas que narran las relaciones anglo-estadounidenses y la alianza final que surgió de ellas. En estas historias se ha dejado a un margen el impacto total que produjo la caída de Francia en los estrategas y líderes políticos de Estados Unidos, de una parte, y la estrategia que adoptó la administración Roosevelt hacia la Francia de Vichy, de la otra. Neiberg intenta llenar este vacío para presentar una historia completa (yo diría menos incompleta) de esta historia.

Básicamente, Neiberg argumenta sobre dos hechos. El primero concierne a la estrategia estadounidense hasta mayo-junio de 1940; el segundo contempla el apoyo del gobierno estadounidense a la Francia de Vicchy.

Neiberg narra cómo la estrategia de preguerra estadounidense en el ámbito de la seguridad nacional descansó en la firme creencia de que el ejército francés, considerado entonces el más poderoso del mundo, resistiría cualquier agresión de los regímenes totalitarios en Europa con la ayuda de la entonces flota más poderosa del mundo, la Royal Navy de Gran Bretaña. Este baluarte europeo junto con las dos grandes defensas naturales, los océanos Atlántico y Pacífico, dieron a los estrategas estadounidenses una sensación de seguridad que permitió a sus gobiernos concentrar el grueso de los presupuestos del estado en inversiones y gastos domésticos, descuidando el ámbito militar. Por ello, la inesperada derrota militar de Francia en mayo-junio de 1940 provocó una auténtica conmoción en las élites estadounidenses:

Puesto que muy poca gente en Estados Unidos o Gran Bretaña podía haber previsto la caída de Francia en 1940, nadie había planificado para ello. Cuando, en contra de todas las expectativas y predicciones, sucedió de todas formas, los estadounidenses especialmente entraron en pánico”. El nuevo y dramático dibujo de las fronteras europeas suponía una amenaza directa sobre USA. “Si los alemanes o los italianos capturaban la flota francesa u obligaban a Francia a garantizar al Eje el uso de puertos del imperio francés en todo el mundo, entonces Estados Unidos podía encontrarse en una posición indefendible. A los estrategas estadounidenses les preocupaba que el éxito alemán pudiera llevar también al apoyo de operaciones pro-Eje en América Latina o incluso a actividades quinta-columnistas dentro de Estados Unidos”. Todo el armazón básico en el que descansaba la sensación de seguridad de Estados Unidos respecto de una crisis en Europa se desvaneció de la noche a la mañana.

Entonces, a partir de junio de 1940, la administración Roosevelt se vio obligada a gastar una enorme cantidad de dinero sin precedentes en su historia para conseguir unas poderosas fuerzas armadas que le devolviesen la seguridad que hasta entonces había brindado de forma indirecta Francia. Este proceso se desarrolló bajo una atmósfera de pánico que condujo a decisiones gubernamentales contrarias a los principios democráticos de USA: “Bien antes de Pearl Harbor, la caída de Francia dio lugar a cuestiones infundadas sobre la lealtad de los inmigrantes y de quienes tenían opiniones políticas fuera de la corriente principal. Convenció al presidente Roosevelt para ignorar al Tribunal Supremo en materia de libertades civiles, y causó una repetición de muchos de los actos extra-legales cometidos por grupos privados y gobiernos locales durante la Primera Guerra Mundial. La relación compleja y de varios niveles con el nuevo régimen francés también condujo a la primera admisión por parte de un alto funcionario estadounidense de que el gobierno de Estados Unidos tenía conocimiento del asesinato masivo de los judíos europeos”.

En palabras de su autor, “Este libro cuenta la historia ahora olvidada en gran parte de cómo los Estados Unidos respondió a la caída de Francia, un suceso tan sorprendente para los contemporáneos como cualquier otro ocurrido durante la Segunda Guerra Mundial. Esta historia implica suficiente espionaje, personalidades más grandes que la vida, e incluso un asesinato para convertirla en una historia emocionante por derecho propio...Examinando cómo Estados Unidos trató con Francia desde 1940 a 1945 llena algunos de los espacios vacíos de los entendimientos estadounidenses y británicos de la IIGM...Esta historia no siempre refleja bien el comportamiento del gobierno de los Estados Unidos; tiende por tanto a correr en contra de las usuales historias heroicas y triunfales de la guerra que normalmente dominan nuestras memorias...”.

Ante la avalancha de libros sobre la IIGM que tienden normalmente a repetir escenarios y argumentos manidos, frecuentemente inexactos cuando no simplemente falsos, el libro de Neiberg es viento fresco que abre algunas de las ventanas cerradas en la historia de la IIGM. Y es por ello que lo recomiendo sin reservas.

Una última nota sobre la estructura del libro. Para mi asombro, de he decir muy grato, Neiberg ha utilizado la letra de la inolvidable canción As time goes by de la inolvidable película Casablanca de 1942 de Michael Curtiz, así como algunas frases del guion (toda una historia en sí mismo). Me ha parecido un acierto feliz. Así, la introducción lleva por título A Fight for Love and Glory, el primer capítulo We'll Always Have Paris: The Nazi March In; la conclusión As Time Goes By. O por ejemplo, el capítulo 5 lleva por título They're Asleep in New York: The Allies Look for Answers, cuya primera parte recoge la frase que Bogart le dice a Sam la noche después de su encuentro con Ingrid Bergman en el café de Rick. Y los capítulos 6 y 7 refieren a la conversaciones finales de la película entre Bogart y Claude Rains (el capitán Renault), el 6 como A Beautiful Friendship?, y el 7 con Round up the Usual Suspects, que es la orden que dio Claude Rains, tras una pausa dubitativa, a sus subordinados después de que Bogart disparara sobre Conrad Veidt (el mayor Strasser de la Luftwaffe). Por cierto, los últimos guionistas de la película se pasaron más de una semana buscando la manera de solventar el asesinato de Bogart sobre Veidt, y al final decidieron la feliz fórmula de “Arresten a los sospechosos habituales” (Round up the Usual Suspects), tras lo cual tiene lugar la despedida de la Bergman y Bogart (con Siempre nos quedará París- We'll Always Have Paris) y la romántica frase de Rains (Rick, creo que éste es el comienzo de una hermosa amistad). Me ha encantado, por oportuna y feliz, esta decisión de Neiberg para los capítulos de su libro.

* https://www.carlisle.army.mil/kmn/curri ... mVitae.pdf

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Responder

Volver a “Reseñas”

TEST