El Holocausto en Albania

El genocidio nazi contra los judíos

Moderador: José Luis

Responder
Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10542
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

El Holocausto en Albania

Mensaje por Kurt_Steiner » Jue Mar 28, 2024 2:50 pm

Fuente https://en.wikipedia.org/wiki/The_Holocaust_in_Albania

Período post-otomano
Según el censo de 1930, en Albania vivían 24 judíos. En 1937 el rey Zog concedió el reconocimiento oficial a la comunidad judía, que entonces contaba con casi 300 miembros. Antes de la guerra, los judíos albaneses vivían predominantemente en la parte sur del país, principalmente en la ciudad de Vlorë, de la que aproximadamente un tercio era judía en el siglo XVI. La comunidad judía en Kosovo, de mayoría albanesa, parte de la vecina Yugoslavia, contaba con aproximadamente 500 personas. A finales de la era otomana, la ideología nacional albanesa se había desarrollado de tal manera que no afirmaba afiliarse a ninguna religión y aspiraba a la reconciliación entre las diversas religiones del país. Tras la independencia de Albania en 1912, el gobierno del país comenzó a implementar una ideología de reconciliación religiosa, y esto se acentuó bajo el gobierno de Zog, cuando se codificó la igualdad de "todas las religiones" y se promovió una mayor diversidad religiosa.

Durante la década de 1930 la comunidad judía se integró cada vez más en la sociedad albanesa, con el reconocimiento oficial del gobierno el 2 de abril de 1937. Zog fue más allá y ayudó a la inmigración judía a Albania y ayudó a la integración de los recién llegados. En 1934, Herman Bernstein, el embajador estadounidense en Albania, que era judío, comentó que los judíos no eran discriminados en el país porque "resulta ser una de las raras tierras en Europa hoy en día donde no existen los prejuicios y el odio religiosos". Con el ascenso del nazismo, varios judíos alemanes y austríacos se refugiaron en Albania, y la embajada albanesa en Berlín continuó dando visas a judíos hasta finales de 1938, en un momento en que ningún otro país europeo estaba dispuesto a hacerlo. Bernstein desempeñó un papel fundamental a la hora de persuadir al gobierno albanés para que siguiera emitiendo visas de turista y de tránsito para judíos. A partir de 1933 los esfuerzos de Bernstein dieron como resultado que muchos judíos escaparan de Alemania y Austria a medida que el Partido Nazi consolidaba su poder, algunos de los cuales utilizaron Albania como punto de tránsito desde el cual escapar a los Estados Unidos, Turquía o América del Sur.

Ocupación italiana
Albania, el país menos desarrollado de Europa, estuvo sometido a la hegemonía económica y política italiana durante la década de 1930. El 25 de marzo de 1939 Mussolini le dio a Zog un ultimátum, exigiendo la aceptación de un protectorado militar italiano sobre Albania. Zog se negó y el 7 de abril Italia invadió Albania y lo depuso. Poco después se instaló un gobierno colaboracionista, encabezado por el terrateniente más rico y poderoso de Albania, Shefqet Vërlaci. También se formó una "asamblea nacional" albanesa, que rápidamente votó a favor de una unión económica y política con Italia, convirtiendo así al país en un protectorado italiano. Bajo la dirección del virrey general Francesco Jacomoni, las autoridades ocupacionales italianas implementaron leyes que prohibían la inmigración judía a Albania y ordenaban la deportación de todos los judíos extranjeros que vivían en el país.

Un mes después de la ocupación italiana, se formó el Partido Fascista Albanés (en albanés: Partia Fashiste e Shqipërisë, o PFSh). Promulgó leyes que impedían que los judíos se unieran a él y los excluían de profesiones como la educación. Compuesto por personas de etnia albanesa e italiana que residían en Albania, el partido existía como una rama del Partido Fascista Italiano y sus miembros debían prestar juramento de lealtad a Mussolini. Todos los funcionarios albaneses debieron afiliarse y se convirtió en el único partido político legal del país. A medida que avanzaba la Segunda Guerra Mundial, Italia permitió que la Albania ocupada anexara territorios adyacentes habitados por albaneses para formar la Gran Albania, un protectorado de Italia que incluía la mayor parte de Kosovo y una parte de la Macedonia occidental, que se había separado de Yugoslavia después de que las potencias del Eje invadieran esa zona. país en abril de 1941. Aunque oficialmente bajo dominio italiano, a los albaneses en Kosovo se les dio el control de la región y se les alentó a abrir escuelas albanesas, lo que había estado prohibido bajo el dominio yugoslavo. Las autoridades italianas también les concedieron la ciudadanía albanesa y les permitieron enarbolar la bandera de Albania. Los italianos apostaron cientos de miles de soldados en la Gran Albania. Sólo en Kosovo había aproximadamente 20.000 soldados italianos y 5.000 policías y guardias fronterizos. Otros 12.000 soldados y 5.000 policías y guardias fronterizos estaban desplegados en las zonas anexadas a Albania en la actual Macedonia del Norte. Las autoridades de ocupación italianas advirtieron que al menos diez rehenes serían fusilados por cada soldado italiano muerto o herido en los territorios yugoslavos ocupados

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10542
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: El Holocausto en Albania

Mensaje por Kurt_Steiner » Sab Mar 30, 2024 11:15 am

El Holocausto
1939-1943


Después de la invasión de Yugoslavia, la comunidad judía en la Gran Albania creció a medida que judíos de Macedonia y el norte de Serbia, así como refugiados judíos de Alemania, Austria y Polonia, llegaron a Kosovo, controlado por Italia y anexado a los albaneses, y se establecieron en las ciudades de Pristina, Prizren y Uroševac. Llegaron hasta 1.000 refugiados, atribuidos por fuentes alemanas a una organización judía responsable del contrabando de judíos al país. Los refugiados no experimentaron persecución al nivel que sufrieron los judíos en los territorios controlados por los alemanes, porque los italianos los consideraban de importancia económica y "representantes de los intereses italianos en el extranjero". Los italianos arrestaron a aproximadamente 150 refugiados judíos y los trasladaron a la ciudad de Berat, en la propia Albania, donde se les dio la oportunidad de trabajar. También fueron arrestados 192 judíos de la bahía de Kotor, anexada por Italia, que fueron trasladados a campos de concentración en Albania propiamente dicha el 27 y 28 de julio de 1941. Posteriormente fueron trasladados a campos de concentración en Italia.

La población de Albania propiamente dicha era muy protectora con los refugiados judíos. Muchos fueron transportados a puertos albaneses del Adriático desde donde podían viajar a Italia. Otros se escondieron en remotas aldeas de montaña, mientras que algunos se unieron a movimientos de resistencia en todo el país. Cientos de judíos recibieron documentos falsos de las autoridades albanesas y fueron llevados clandestinamente a Albania para ponerse a salvo. En otras ocasiones los judíos fueron trasladados a Albania bajo el falso pretexto de que tenían tifus y necesitaban tratamiento hospitalario. Bajo la dirección del virrey, el general Francesco Jacomoni, la administración italiana implementó leyes que prohibían la inmigración judía a la Gran Albania y ordenaban la deportación de todos los judíos extranjeros en el país. Sin embargo, estas leyes se implementaron a medias, como lo demuestra el hecho de que ningún judío fue deportado bajo ellas, y aunque salir del país se hizo más difícil, la inmigración de judíos extranjeros a la Gran Albania continuó a buen ritmo. Cuando se encontraban judíos cruzando la frontera, las autoridades albanesas generalmente los liberaban para que encontraran refugio entre las familias locales. En algunas ocasiones fueron asaltados y asesinados. En enero de 1942, los alemanes estimaron en la Conferencia de Wannsee que Albania propiamente dicha estaba habitada por 200 judíos. Ese mes, los italianos internaron a los judíos en un campo de Pristina. Aunque temían ser entregados a los alemanes, el comandante italiano del campo prometió que esto nunca sucedería. El 14 de marzo de 1942, los italianos bloquearon el campo y arrestaron a los judíos que habían sido detenidos allí. Cincuenta y uno fueron entregados a los alemanes. Posteriormente fueron transportados al campo de concentración de Sajmište, en Croacia, y asesinados. Otros, junto con serbios, fueron llevados a un campo en Berat, donde permanecieron retenidos hasta la capitulación de Italia. Hasta 500 judíos fueron internados en los campos de Berat, Krujë y Kavajë durante la ocupación italiana.

1943-1945
Cuando Italia se rindió a los aliados en septiembre de 1943, todos los campos de concentración de la Gran Albania fueron disueltos. Poco después los alemanes invadieron y ocuparon la Gran Albania, y la mayoría de los soldados italianos estacionados en el país se rindieron a los alemanes. Las autoridades de ocupación alemanas comenzaron entonces a apuntar al exterminio de todos los judíos que vivían en Albania propiamente dicha y en las regiones dominadas por los albaneses de la Yugoslavia ocupada por el Eje. La comunidad judía de Macedonia occidental, que había permanecido intacta bajo la ocupación italiana, fue atacada y varios grupos de judíos fueron enviados a campos de exterminio. Sus propiedades y pertenencias fueron posteriormente expropiadas por múltiples instituciones, así como por particulares.

Los alemanes organizaron la reorganización del gobierno colaboracionista de la Gran Albania poco después de ocupar el país. El 15 de septiembre se creó el Comité Nacional Albanés bajo el patrocinio de Alemania. Gobernó hasta que Alemania estableció un consejo de regencia y lo reconoció como gobierno oficial del país el 3 de noviembre. Xhafer Deva, colaborador de los albanokosovares y aliado de Alemania, fue nombrado entonces Ministro del Interior. Posteriormente, Deva fundó la colaboracionista Segunda Liga de Prizren en Kosovo. Previendo la llegada de las tropas alemanas, a partir de septiembre de 1943, los judíos de Albania propiamente dicha huyeron de las ciudades y se escondieron en el campo, donde fueron escondidos por los albaneses rurales. Algunos judíos fingieron haberse convertido al cristianismo o al Islam mientras mantenían una identidad judía. Con una nueva administración en el lugar, los alemanes exigieron que las autoridades albanesas les proporcionaran listas de judíos para ser deportados. Las autoridades locales no cumplieron e incluso proporcionaron a familias judías documentos falsificados. A principios de 1944, las autoridades de ocupación alemanas exigieron nuevamente que los funcionarios albaneses presentaran una lista de todos los judíos que vivían en el país. Posteriormente, dos líderes judíos locales se acercaron al primer ministro colaboracionista de Albania, Mehdi Frashëri, en busca de ayuda. Frashëri los refirió a Deva, quien tenía reputación de proteger a los judíos y de ordenar actos gratuitos de violencia contra sus oponentes políticos. Según se informa, Deva dijo a los delegados judíos que ya poseía una lista de judíos que vivían en Albania propiamente dicha. Se negó a entregar la lista a los alemanes y rechazó sus solicitudes de reunir a todos los judíos del país en un solo lugar. Deva informó a los alemanes que no les proporcionaría esa lista porque tales demandas constituían una "interferencia en los asuntos albaneses". Poco después, Deva informó a los líderes de la comunidad judía que había rechazado con éxito la solicitud alemana. En junio de 1944, los alemanes exigieron una vez más que el gobierno colaboracionista albanés presentara una lista de los judíos del país y las autoridades albanesas se negaron una vez más.

La situación en Kosovo era bastante diferente. Allí, Deva comenzó a reclutar albanokosovares para unirse a las Waffen-SS. La 21ª División de Montaña de las Waffen SS se formó el 1 de mayo de 1944. El 14 la división allanó hogares judíos en Pristina, arrestó a 281 judíos nativos y extranjeros y los entregó a los alemanes. El 23 de junio, 249 de estos judíos fueron llevados al campo de concentración de Bergen-Belsen, donde muchos fueron asesinados. Hasta 2.000 judíos buscaron refugio en la Gran Albania durante la guerra. Es difícil estimar el número de judíos que utilizaron con éxito la Gran Albania como medio de tránsito debido a la naturaleza clandestina de las redes de rescate, pero las estimaciones oscilan entre 600 y 3.000. Alrededor de 210 judíos de Kosovo fueron asesinados. Esto representa una tasa de mortalidad de alrededor del 40%. Aproximadamente 600 judíos fueron asesinados en todos los territorios controlados por los albaneses durante el transcurso del Holocausto. Al menos 177 de ellos fueron asesinados en Bergen-Belsen. Un número algo mayor sobrevivió a la guerra. Prácticamente todos los judíos nativos de Albania sobrevivieron al Holocausto, al igual que casi todos los judíos extranjeros que buscaron refugio allí. Los únicos judíos nativos asesinados en Albania propiamente dicha fueron cinco miembros de la familia Ardet. Un sexto miembro de la familia sobrevivió a la guerra. Junto con Dinamarca y Bulgaria, Albania propiamente dicha fue uno de los únicos países europeos ocupados por el Eje donde la mayoría de los judíos se salvaron.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10542
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: El Holocausto en Albania

Mensaje por Kurt_Steiner » Lun Abr 01, 2024 10:04 am

Las opiniones difieren entre los académicos, así como en el discurso público, con respecto a cómo interpretar la alta tasa de supervivencia de los judíos en Albania, así como el marcado contraste entre estas tasas y Kosovo. Algunos expertos han atribuido la "diferencia excepcional" en Albania a la besa, un código de honor tradicional que era una parte importante de la cultura de las tierras altas albanesas. La besa obligaba a los albaneses a proporcionar refugio y paso seguro a cualquiera que buscara protección, especialmente si había jurado hacerlo. No proporcionar un paso seguro resultaría en una pérdida de prestigio. El testimonio de supervivientes judíos, así como de socorristas albaneses, ha demostrado que muchos rescatistas individuales justificaron sus acciones citando a la besa. Tradicionalmente, la historiografía albanesa también ha enfatizado el papel de la besa, así como otros valores culturales albaneses presentes a principios de siglo, para explicar la alta tasa de supervivencia. La hipótesis de la besa también ha sido adoptada por varios estudiosos extranjeros. Desde entonces ha sido criticada como una "explicación casi popular" que en realidad es "completamente limitada", según la historiadora Monika Stafa, quien sostiene que las "virtudes populares albanesas" por sí solas no habrían podido resistir con éxito el poder de los nazis. La ejecución casi matemática por parte de Alemania de su filosofía racial.

Stafa sostiene que la alta tasa de supervivencia también debe atribuirse a una combinación de factores más complicada. Cita el fracaso de las autoridades de ocupación alemanas a la hora de adquirir listas detalladas de judíos que vivían en Albania, la inacción de las autoridades de ocupación italianas, así como el altruismo individual, especialmente de personas en posiciones de poder. Stafa destaca la importancia de la repetida negativa de las autoridades colaboracionistas albanesas a entregar a los alemanes una lista de los judíos del país, señalando que en toda Europa, la obstrucción de los intentos alemanes de obtener listas completas se asoció con un aumento del 10 % en la lista de los judíos de un país. La tasa de supervivencia judía en Kosovo se diferenciaba de la de Albania en que los alemanes lograron obtener listas de judíos, a pesar de los esfuerzos de algunos funcionarios albanokosovares para impedirlo. Fischer señala que los alemanes aceptaron la negativa del gobierno colaboracionista albanés de entregar las listas porque deseaban mantener la apariencia de que Alemania estaba permitiendo a Albania una "relativa independencia". También atribuye a esta política la falta de un esfuerzo alemán organizado para cazar a los judíos locales.

Los albanokosovares tendían a ser más hostiles hacia los extranjeros, actitud que el profesor Paul Mojzes atribuye al conflicto albano-serbio y a la persecución sufrida a manos del Imperio Otomano.Por ello la mayoría de los albanokosovares acogieron con agrado la derrota y la partición de Yugoslavia y estaban particularmente agradecidos con cualquier potencia que les ofreciera su "sueño de la Gran Albania" y oportunidades de "ajustar cuentas" con la población serbia local. Mojzes atribuye la protección que recibieron los judíos en Kosovo en los primeros años de la guerra a la actitud relativamente indulgente de las autoridades de ocupación italianas más que a los esfuerzos de la población local. En Albania Mojzes sostiene que el antisemitismo no estaba muy extendido porque había muy pocos judíos. Según Stafa, en Albania, las autoridades italianas a menudo no promulgaban legislación antisemita. Fischer señala que cuando se adoptó legislación antisemita, como ocurrió en 1940, se aplicó de manera poco entusiasta. También afirma que los judíos sintieron poca necesidad de ocultar sus identidades durante el período italiano, e incluso celebraron sus fiestas tradicionales en público. En cambio, Fischer atribuye la relativa tolerancia de los albaneses hacia los judíos a una "tolerancia religiosa más profunda" que fue alentada por la diversidad religiosa de Albania propiamente dicha.

Secuelas y legado
De octubre a noviembre de 1944, los partisanos yugoslavos, apoyados tanto por los aliados occidentales como por la URSS, y asistidos por las fuerzas del Frente de la Patria Búlgara y dos brigadas de partisanos albaneses, retomaron Kosovo cuando los alemanes se retiraron. La zona fue reincorporada a Yugoslavia. Sin posibilidades de victoria, los alemanes en retirada ayudaron a los colaboradores albaneses a escapar del país a medida que los comunistas se acercaban. Muchos no lograron escapar y fueron ejecutados por los comunistas tras su captura.

El 28 de noviembre de 1944 los partisanos albaneses, bajo el mando de Enver Hoxha, salieron victoriosos en Albania. Posteriormente, Hoxha implementó un gobierno estalinista totalitario que prohibió toda actividad religiosa en el país. Se estima que había 1.800 judíos en Albania al final de la Segunda Guerra Mundial. La población judía de Albania se multiplicó por once entre 1939 y 1945. La comunidad judía en Kosovo nunca se recuperó completamente de la guerra. Pocos judíos permanecieron en Kosovo y muchos emigraron a Israel durante el período comunista. De manera similar, la mayoría de los judíos de Albania decidieron emigrar tras la toma del poder comunista.

En 1999, durante la Guerra de Kosovo, Israel transportó por aire a un grupo de albanokosovares a un lugar seguro y los alojó en kibutzim en Yom HaShoah (Día en Memoria del Holocausto). El descendiente de una familia albanokosovar que había acogido a judíos durante la guerra se quedó con los descendientes de la familia a la que habían acogido. El único espacio público en Albania dedicado al Holocausto es una pequeña exhibición dentro del Museo Histórico Nacional de Tirana. Compuesto por fotografías, textos, mapas y documentos de guerra, fue inaugurado el 29 de noviembre de 2004. En 2009 se estrenó un documental titulado Rescate en Albania, sobre la supervivencia de los judíos de Albania. En 2013, el Gobierno de Kosovo erigió una placa en memoria de los judíos de Kosovo que perecieron durante el Holocausto. En 2018 el Yad Vashem había reconocido a 75 albaneses como Justos de las Naciones.

ariel81
Miembro
Miembro
Mensajes: 55
Registrado: Dom Ago 07, 2005 4:38 am
Ubicación: Berlin,Alemania.

Re: El Holocausto en Albania

Mensaje por ariel81 » Mar Abr 02, 2024 7:44 pm

Gracias por esta serie de interesantes articulos.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10542
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: El Holocausto en Albania

Mensaje por Kurt_Steiner » Mié Abr 03, 2024 1:16 pm

Gracias por leerlos, Ariel81.

Responder

Volver a “Shoah”

TEST