Operación Husky - Sicilia Julio 1943.

La guerra en el Continente Africano

Moderador: Antonio

azurzazarraga
Miembro
Miembro
Mensajes: 59
Registrado: Jue Ene 22, 2015 10:53 pm

Re: Operación Husky - Sicilia Julio 1943.

Mensaje por azurzazarraga » Lun May 11, 2015 9:04 pm

Lo mismo ocurrio en Ardenas. Cuando no pudo volar la aviación o volo poco por el tiempo, los infantes americanos fracasaron en contener a los alemanes, cuando el tiempo mejoro, fue otro cantar.

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1728
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Operación Husky - Sicilia Julio 1943.

Mensaje por Schwerpunkt » Jue May 14, 2015 11:45 pm

¡ Saludos a tod@s !

Resulta reveladora la publicación de los análisis de inteligencia alemana sobre la capacidad de la infantería norteamericana en vísperas de la ofensiva de las Ardenas casi año y medio después. Así por ejemplo un informe de la 10 Div. Pz SS afirmaba que "la moral de la infantería enemiga no es muy alta. Depende en gran medida del apoyo artillero y aéreo. En el caso de encontrarse con una concentración bien situada de nuestra artillería la infantería se retira y abandona su posición." El jefe de estado mayor del Grupo de Ejércitos G, mayor general Friedrich Wilhelm von Mellenthin, describía el comportamiento de las tropas de tierra americanas como "precavido y dubitativo". (*)

Durante la batalla del bosque de Hürtgen, escasas semanas antes de la ofensiva de las Ardenas, un informe del OKW anotaba "El hecho de que cada día se capturaran unos 200 soldados americanos a pesar de que librábamos una batalla defensiva, es una clara evidencia de la superioridad de nuestras tropas. (**)

Fuentes:
(*) Christer Bergström: The Ardennes, 1944-1945. Hitler´s Winter Offensive (pág. 33) Vakter Förlag 2014.
(**) Ibid. Pág. 43.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10923
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Operación Husky - Sicilia Julio 1943.

Mensaje por Kurt_Steiner » Jue Jun 20, 2024 10:49 am

Imagen
Eisenhower como general de división en 1942
https://en.wikipedia.org/wiki/Dwight_D._Eisenhower

Imagen
El general sir Harold Alexander.
https://en.wikipedia.org/wiki/Harold_Al ... r_of_Tunis

Imagen
El almirante sir Andrew Cunningham en 1943
https://en.wikipedia.org/wiki/Andrew_Cu ... f_Hyndhope

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10923
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Operación Husky - Sicilia Julio 1943.

Mensaje por Kurt_Steiner » Dom Jun 23, 2024 11:42 am

El Eje y los planes defensivos

Sicilia, dividida en dos distritos militares por la línea imaginaria que iba desde el este de Cefalú hasta el este de Licata, estaba bajo la responsabilidad del general de ejército Alfredo Guzzoni, comandante en jefe del 6º Ejército, formado por dos cuerpos de ejército: el XII del general Mario Arisio, sustituidoel 12 de julio por el general Francesco Zingales, tenía jurisdicción sobre Sicilia occidental e incluía la 28ª División de Infantería "Aosta" (general Giacomo Romano), la 26ª División de Infantería "Assietta" (general Erberto Papini), tres divisiones costeras: la 208ª (Giovanni Marciani), la 202ª (Gino Ficalbi) y la 207ª (Ottorino Schreiber), más el 136º Regimiento Costero Autónomo. El XVI Cuerpo de Ejército del general Carlo Rossi, que defendía el este de Sicilia, estaba formado por la 54ª División de Infantería "Napoli" (Giulio Cesare Gotti Porcinari), la 4ª División de Infantería "Livorno" (Domenico Chirieleison), dos divisiones costeras: la 206ª (Achille d'Havet) y la 213ª (Carlo Gotti), además de dos brigadas costeras. La división "Aosta" desplegada en Trapani, la "Assietta" en Marsala y la "Napoli" orientada hacia la llanura de Catania no poseían una flota de vehículos adecuada que les permitiera maniobrar eficazmente y el propio general Guzzoni no esperaba que sus fuerzas pudieran puso un freno apreciable al avance aliado. La División "Livorno", por el contrario, dado que había estado involucrada en la posterior operación C3, que fue un fracaso podía contar con una preparación considerable y un armamento adecuado. Pero, en general, las divisiones de Sicilia destacaban por su mediocre nivel de formación y la grave escasez de recursos; Las divisiones "Assietta" y "Aosta" fueron consideradas especialmente poco fiables.

Las divisiones costeras, unidades ad hoc diseñadas específicamente para defender las playas, contaban con unos 10.000 hombres y las de infantería ordinarias con unos 14.000: el 6º Ejército tenía, por tanto, unos 200.000 efectivos, a los que se sumaban 28.000 alemanes. Las grandes unidades estaban apoyadas por los llamados "grupos móviles" y "grupos tácticos", formados por hombres sacados de las divisiones para suplir la falta de reservas, que componían dos regimientos de bersaglieri, algunas compañías de motociclistas, dos batallones de L40 autopropulsados ​​armados con piezas Modelo 1935 de 47 mm, un batallón de zapadores, un batallón Arditi y tres legiones de camisas negras. Estos grupos tenían la tarea de rescatar las líneas del frente y repeler las penetraciones enemigas, consideradas muy probables dado que las débiles divisiones costeras guarnecían todo el perímetro con una enorme dispersión: treinta y seis hombres por kilómetro. Las graves deficiencias de artillería, vehículos blindados y motorizados contribuyeron a comprometer aún más las capacidades bélicas del impresionante despliegue italiano. Las tropas costeras, que deberían haber sido las primeras en contrarrestar el asalto anfibio, sufrieron una alarmante escasez de hombres, hasta el punto de que para enfrentarse al 8º Ejército (en la zona comprendida entre el puerto de Catania, Porto Ulisse y Cassibile, se necesitaron aproximadamente 132 kms de costa) sólo existía la 206ª División de Costa con ocho batallones, 474 ametralladoras, 34 morteros Mod 35 de 81 mm, 56 cañones (uno cada 7 kilómetros), 15.000 minas y dos líneas de alambradas. La artillería contaba con 120 cañones de medio calibre, 48 cañones de pequeño calibre y la 10ª Agrupación al mando del coronel Ugo Bedogni, con 24 cañones autopropulsados ​​M.41 90/53, además de un batallón de L40.

La situación estratégica de las fuerzas italo-alemanas se complicó por la confusa gestión del mando. La infantería, la marina y la milicia italianas se habían dividido pendencieramente los mandos y los pocos cañones; tanto el almirante Pietro Barone (jefe de la marina en Sicilia y comandante del centro militar marítimo de Messina-Reggio Calabria) como el general Adriano Monti, responsable de la aviación limitada de la Regia Aeronautica y de los doce aeropuertos sicilianos, dependían nominalmente del general Guzzoni. También colocado bajo el mando de Guzzoni estaba el general Friedrich-Wilhelm Müller , el comandante de las fuerzas alemanas (la 15. División Panzergrenadier del general Eberhard Rodt la Fallschirm-Panzer-Division 1 " Hermann Göring" del general Paul Conrath, el Kampfgruppe Schmalz) y el MVSN en Sicilia del teniente general Enrico Francisci. En las agitadas horas de la invasión, esta división resultó en una coordinación defectuosa y provocó una falta de colaboración efectiva entre los mandos italo-alemanes . A partir del 26 de junio, este contingente alemán, que también reunía alrededor de 30.000 hombres de la Luftwaffe, personal de intendencia y de administración, respondió al general von Senger und Etterlin, enviado por Hitler como oficial de enlace con el 6º Ejército. Después del desembarco, llegaron refuerzos alemanes: el 12 de julio llegó el 3er Regimiento de la 1. División Fallschirmjäger y el 18 de julio la 29. División Panzergrenadier. Para dirigir todas las fuerzas alemanas, el comandante en jefe del XIV Panzerkorps, el general der Panzertruppen Hans-Valentin Hube, fue trasladado a Sicilia el 16 de julio, quien a partir de entonces dirigió todas las operaciones del Eje y relegó a von Senger a un papel de enlace con Guzzoni.

En el verano de 1943, la Royal Navy ya había agotado todas sus energías; Los intentos de Mussolini de ganar tiempo para movilizar la economía y fortalecer las defensas del país claramente habían fracasado. En junio de 1943 se produjo un aumento de las pérdidas de los mercantes (alrededor de 120.000 toneladas) e, incluso si el Eje hubiera logrado mantener Sicilia, la completa aniquilación de la marina mercante italiana era ahora segura. El jefe de Estado Mayor, el almirante Riccardi, aún contaba con tres acorazados, tres cruceros y ocho destructores, fuerzas penalizadas por la crónica falta de combustible; Básicamente, sólo podría haber desplegado diez torpederos a motor para defender la isla. Pese a ello, durante las fases de evacuación de las fuerzas del Eje de la isla, la Royal Navy logró trasladar de Sicilia a Calabria entre 70.000 y 100.000 hombres, 10.000 vehículos, 135 cañones, 47 tanques y 17.000 toneladas de materiales, perdiendo sólo diecisiete unidades más pequeñas, a pesar de la indiscutible supremacía aliada en el aire y en el mar .

Finalmente, las fuerzas aéreas del Eje fueron completamente insuficientes: unos 800 aviones alemanes y 700 italianos fueron desplegados en los distintos aeropuertos del centro-sur de Italia, pero sólo unos 200 aviones de la Regia Aeronáutica y 320 alemanes participaron en el combate aéreo sobre la costa siciliana. Poco antes del aterrizaje, los pilotos italianos de la 4ª Ala llegaron a la isla y trabajaron duro y apoyaron a las unidades de caza de la Luftflotte 2, mandadas por el mariscal de campo Wolfram von Richthofen. Los alemanes disponían de unidades de las Jagdgeschwader 27 y 77, que estaban formadas por pilotos veteranos pero claramente inferiores numéricamente, a pesar del refuerzo inmediato de la Jagdschwader 51 transferida desde Cerdeña.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10923
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Operación Husky - Sicilia Julio 1943.

Mensaje por Kurt_Steiner » Dom Jun 23, 2024 11:42 am

Imagen
General Alfredo Guzzoni, comandante supremo de las fuerzas italo-alemanas en Sicilia
https://en.wikipedia.org/wiki/Allied_invasion_of_Sicily

Imagen
Almirante Pietro Barone, jefe de la marina en Sicilia y comandante del centro militar marítimo de Messina-Reggio Calabria.
https://en.wikipedia.org/wiki/Pietro_Barone

Imagen
El mariscal de campo Kesselring, comandante del OB Süd.
https://en.wikipedia.org/wiki/Albert_Kesselring

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10923
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Operación Husky - Sicilia Julio 1943.

Mensaje por Kurt_Steiner » Mié Jun 26, 2024 10:26 am

Planificación

En la Conferencia de Casablanca de enero de 1943, cuando se veía el fin de la campaña del Norte de África, los líderes políticos y militares de Estados Unidos y Gran Bretaña se reunieron para discutir la futura estrategia. El Estado Mayor británico estaba a favor de una invasión de Sicilia o Cerdeña, argumentando que obligaría a Alemania a dispersar sus fuerzas y podría sacar a Italia de la guerra y hacer que Turquía se uniera a los Aliados. Al principio, los estadounidenses se opusieron al plan por considerarlo oportunista e irrelevante, pero fueron persuadidos a aceptar una invasión siciliana basándose en los grandes ahorros para el transporte marítimo aliado que resultarían de la apertura del Mediterráneo mediante la eliminación de las fuerzas aéreas y navales del Eje de la isla. El Estado Mayor Combinado nombró a Eisenhower como comandante en jefe de la Fuerza Expedicionaria Aliada, a Alexander como comandante en jefe adjunto con responsabilidad de la planificación detallada y la ejecución de la operación, a Cunningham como comandante naval y al mariscal del aire Tedder como comandante aéreo.

El plan general implicaba desembarcos dispersos por brigadas y formaciones del tamaño de divisiones en las zonas sureste, sur y noroeste de la isla. La lógica detrás del plan era que daría como resultado la rápida captura de aeródromos clave del Eje que representaban una amenaza para las cabezas de playa y la flota de invasión que se encontraba frente a ellas. También vería la rápida captura de todos los puertos principales de la isla, excepto Messina, incluidos Catania, Palermo, Siracusa, Licata y Augusta. Esto facilitaría un rápido fortalecimiento aliado, además de negar su uso al Eje. La planificación de alto nivel para la operación carecía de dirección porque los tres comandantes, Alexander, Montgomery y Patton, estaban totalmente ocupados en las operaciones en Túnez. Se desperdiciaron esfuerzos en presentar planes que a Montgomery, en particular, no le gustaban debido a la dispersión de las fuerzas involucradas. Finalmente pudo articular sus objeciones y presentar propuestas alternativas el 24 de abril. Tedder y Cunningham se opusieron al plan de Montgomery porque dejaría 13 zonas de desembarco en manos del Eje, lo que representaba una amenaza considerable para la flota de invasión aliada.

Eisenhower convocó una reunión para el 2 de mayo con Montgomery, Cunningham y Tedder, en la que Montgomery hizo nuevas propuestas para concentrar el esfuerzo aliado en la esquina sureste de Sicilia, descartando los desembarcos previstos cerca de Palermo y utilizando los puertos del sureste. Después de que Alexander se uniera a la reunión el 3 de mayo, las propuestas de Montgomery fueron aceptadas porque que era mejor asumir un riesgo administrativo (tener que apoyar a las tropas desembarcando suministros en las playas) que uno operativo (dispersión del esfuerzo). No era la última vez que Montgomery había defendido una opción sensata, pero lo hizo de una manera engreída, lo que sugirió a otros, en particular a sus aliados estadounidenses, que estaba preocupado por sus propios intereses. Al final, mantener a los ejércitos mediante el desembarco de suministros en las playas resultó más fácil de lo esperado, en parte debido a la exitosa introducción de grandes cantidades del nuevo vehículo anfibio DUKW. Alexander escribiría más tarde: "No es exagerado decir que el DUKW revolucionó el problema del mantenimiento de las playas".

El 17 de mayo Alexander firmó su Instrucción de Operaciones No. 1 estableciendo su plan amplio y definiendo las tareas de los dos ejércitos. En términos generales tenía la intención de establecer sus ejércitos a lo largo de una línea desde Catania a Licata como preparación para una operación final para tomar la isla. Más tarde escribió que en ese momento no era viable planificar más adelante, pero que sus intenciones estaban claras en su mente cuál sería el siguiente paso: conduciría hacia el norte, finalmente, hasta Santo Stefano, en la costa norte, para dividir la isla en dos y cortar las comunicaciones este-oeste de su enemigo. El 7º Ejército fue asignado a desembarcar en el Golfo de Gela, en el centro-sur de Sicilia, con la 3ª División de Infantería y la 2ª División Blindada al oeste en la playa de Licata Mollarella, la 1ª División en el centro en Gela y la 45ª División al este en Scoglitti. La 82ª División Aerotransportada fue asignada para situarse detrás de las defensas de Gela y Scoglitti. La playa del 7º Ejército se extendía a lo largo de 50 kilómetros. El 8º Ejército británico fue asignado a desembarcar en el sureste de Sicilia. El XXX Cuerpo tomaría tierra a ambos lados del Cabo Passero, mientras que el XIII Cuerpo lo hararía en el Golfo de Noto, alrededor de Avola, al norte. El frente de playa del 8º Ejército también se extendía 40 kms y había una brecha de unos 40 kms entre los dos ejércitos.

Operaciones preparatorias

Una vez que el Eje fue derrotado en Túnez, la fuerza de bombarderos estratégicos aliados inició ataques contra los principales aeródromos de Cerdeña, Sicilia y el sur de Italia, objetivos industriales en el sur de Italia y los puertos de Nápoles, Messina, Palermo y Cagliari (en Cerdeña). Los ataques se extendieron para mantener la incertidumbre sobre el próximo movimiento aliado y para inmovilizar los aviones del Eje y mantenerlos alejados de Sicilia. Se incrementaron los bombardeos del norte de Italia (por aviones con base en el Reino Unido) y Grecia (por aviones con base en el Medio Oriente). A partir del 3 de julio los bombardeos se concentraron en los aeródromos sicilianos y las comunicaciones del Eje con Italia, aunque se dejaron de lado las defensas de las playas, para preservar la sorpresa sobre dónde se producirían los desembarcos.

El 10 de julio, sólo dos aeródromos en Sicilia permanecían en pleno funcionamiento y más de la mitad de los aviones del Eje se habían visto obligados a abandonar la isla. Entre mediados de mayo y la invasión, los aviadores aliados realizaron 42.227 incursiones y destruyeron 323 aviones alemanes y 105 italianos, con la pérdida de 250 aviones, principalmente por fuego antiaéreo sobre Sicilia.

Las operaciones comenzaron en mayo contra la pequeña isla de Pantelaria, a unos 110 kms al suroeste de Sicilia y 240 kms al noroeste de Malta, para evitar que el aeródromo se utilizara en apoyo de las tropas del Eje que intentaban retirarse del norte de África. El 13 y el 31 de mayo el crucero HMS Orion bombardeó la isla y a partir del 6 de junio aumentaron los ataques aliados. Del 8 de mayo al 11 de junio cazabombarderos, bombarderos medios y pesados realizaron 5.285 incursiones de bombardeo, arrojando un total de 6.202 toneladas de bombas sobre la isla. Las posiciones de los cañones italianos se redujeron al 47% de efectividad debido al intenso bombardeo aéreo que duró diez días. De los 112 cañones bombardeados, 2 habían sufrido impactos directos, 17 estuvieron a punto de ser alcanzados y 34 resultaron dañados por la metralla (10 sin posibilidad de reparación). Todas las comunicaciones de control fueron destruidas, junto con muchos emplazamientos de armas y depósitos de municiones. El 11 de junio, tras un bombardeo naval y un desembarco marítimo por parte de la 1ª División de Infantería británica la guarnición de la isla se rindió. Las islas Pelagias de Lampedusa y Linosa, a unos 140 kms al oeste de Malta, siguieron poco después el 12 de junio

Engaño
Para distraer al Eje y, si era posible, desviar algunas de sus fuerzas a otras áreas, los Aliados participaron en varias operaciones de engaño. La más famosa y exitosa de ellas fue la operación Mincemea[t/b], concebida por el oficial de inteligencia naval Ewen Montagu y el líder del escuadrón Charles Cholmondeley. Los británicos permitieron que un cadáver, disfrazado de oficial de la Marina Real británica, llegara a tierra en España con un maletín que contenía documentos secretos falsos. Los documentos pretendían revelar que los aliados estaban planeando la "operación Brimstone" y que una "operación Husky" era una invasión de Grecia. La inteligencia alemana aceptó la autenticidad de los documentos y los alemanes desviaron gran parte de sus esfuerzos defensivos de Sicilia a Grecia hasta la ocupación de Pantelaria el 11 de junio, que concentró la atención alemana e italiana en el Mediterráneo occidental. El generalfeldmarschall Erwin Rommel fue enviado a Grecia para asumir el mando. Los alemanes transfirieron un grupo de "barcos R" (dragaminas y minadores) desde Sicilia y colocaron tres campos minados adicionales frente a la costa griega. También trasladaron tres divisiones panzer a Grecia, una de Francia y dos del Frente Oriental, lo que redujo la fuerza de combate alemana en el saliente de Kursk.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10923
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Operación Husky - Sicilia Julio 1943.

Mensaje por Kurt_Steiner » Vie Jul 05, 2024 3:50 pm

Las operaciones para confundir a los alemanes sobre el objetivo real de los desembarcos incluía a una flota angloamericana que zarpó de Gran Bretaña a Noruega para hacer creer a los alemanes que allí se abriría el segundo frente. En el Mediterráneo, otros buques de guerra británicos se dirigieron a Grecia, luego cambiaron de rumbo durante la noche y se dirigieron a Malta. Intercaladas con estas fintas hubo acciones propagandísticas para minar la moral de los italianos, como el lanzamiento de ocho millones de folletos a principios de julio; algunos contenían el mensaje «Alemania luchará hasta el último italiano» y otros mostraban las ciudades de Italia a las que podían llegar los bombarderos aliados con base en el norte de África, con la escritura «Gracias Mussolini». Los británicos crearon un ejército ficticio, el 12º, desplegado oficialmente en Egipto y encargado de invadir Grecia en verano: se construyeron lanchas de desembarco, camiones y piezas de artillería de madera y cartón; sin embargo, la operación fue inútil, ya que el reconocimiento italo-alemán sobre Egipto era raro debido a la supremacía aérea de los aliados y la escasez de medios aéreos del Eje. Nuevamente para confundir al enemigo, los aliados también filtraron la noticia de que las operaciones del 12º Ejército irían acompañadas de los desembarcos del 8º Ejército en las costas del sur de Francia y del 7ºEjército en Cerdeña y Córcega-

Finalmente, se organizó una maniobra de detección particularmente complicada ( Operación Carne Picada ): el submarino HMS Seraph liberó el cuerpo de un hombre que había muerto poco antes de neumonía, con un maletín lleno de documentos relacionados con el desembarco ficticio en Grecia en su muñeca; el cuerpo fue sacado frente a la ciudad de Huelva e identificado (gracias a los papeles que portaba) como el mayor británico William Martin, miembro del estado mayor de Lord Mountbatten. Las autoridades españolas pasaron inmediatamente el material a la Abwehr y los agentes alemanes sólo fueron aparentemente engañados: el alto mando de la Wehrmacht en Berlín se preparó para contener cualquier desembarco aliado también en Cerdeña y el Peloponeso, pero no hubo ningún movimiento de tropas de Sicilia a otras localidades, ni una reducción particular en la llegada de refuerzos a la isla-

Al mismo tiempo, el espionaje británico se comprometió a recopilar información, creando una oficina en El Cairo para recoger todo el correo enviado desde Italia a los soldados prisioneros. Las cartas habían sido sometidas a la censura italiana, pero los analistas del Servicio de Inteligencia todavía encontraron en ellas mucha información de utilidad: lograron deducir referencias al despliegue de las unidades italianas, a los traslados de tropas, a la moral de la población tras los intensos bombardeos, a las medidas del régimen y al racionamiento de alimentos; en Italia había escasez de artículos de primera necesidad, la industria bélica se vio obstaculizada por huelgas, las líneas de comunicación sufrieron daños parciales y también faltaba iluminación en las casas privadas.

Gracias a Ultra y a los equipos de agentes secretos en Argel y Malta, Eisenhower estaba muy bien informado sobre las fuerzas enemigas y sus ubicaciones. En el momento de aprobar el plan de Montgomery, el comandante supremo también conocía las dificultades de la Regia Marina, la única fuerza naval del Eje de cierto tamaño: carecía de radares eficientes, no tenía suficientes reservas de combustible y no había logrado completar el único portaaviones en proyecto, el Aquila. La Regia Aeronáutica, debilitada por la pérdida de unos 2.000 aviones en los últimos diez meses de la guerra, no representó un obstáculo serio y no pudo realizar exploraciones de largo alcance en los fondeaderos de la flota aliada.

El ataque a Italia lo decidieron los angloamericanos en Casablanca en enero de 1943; sin embargo, desde el otoño de 1942, el presidente Roosevelt había asignado al coronel William Joseph Donovan el mando de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), con el objetivo de recopilar información para futuras operaciones militares en la península. El oficial puso al mando de la "sección Italia" al agente Earl Brennan, que tenía numerosos contactos en el ambiente antifascista italiano. Fue Brennan quien propuso crear una sección de espionaje en Italia y, para ello, obtuvo permiso de Donovan para reclutar a seis agentes de origen italiano, entre ellos dos abogados (Victor Anfuso y Vincent Scamporino), que debían proporcionar información útil a los aliados; al frente de éstos estaba el soldado Biagio Massimo Corvo, hijo de emigrantes sicilianos antifascistas. En el invierno de 1943 la "sección Italia" de la OSS se instaló en Argel y los seis agentes iniciaron su acción de espionaje y recogieron información sobre las defensas costeras sicilianas, los campos minados en el mar, el cuartel general del mando, los planos y la ubicación de las tropas, su equipamiento. Pronto el grupo amplió su red de colaboradores a Estados Unidos, atrayendo inmigrantes de primera y segunda generación vinculados tanto a organizaciones de derecha como de izquierda moderada. La OSS pensaba, además del desembarco en Sicilia, también en la Italia post-Mussolini y, en este contexto, la acción del equipo de Corvo restableció las relaciones entre los inmigrantes en Estados Unidos y sus conocidos en Sicilia.

Al mismo tiempo se había establecido el Gobierno Militar Aliado de los Territorios Ocupados (AMGOT), bajo el mando del general Alexander y con los asuntos civiles delegados en el general Francis Rennell Roddi, al que sólo estaba formalmente subordinado el coronel italoamericano Charles Poletti. Este último, nombrado director de Asuntos Civiles, disfrutó de considerable libertad para elegir a los hombres que debían administrar la isla. En cuanto a la actividad de Poletti, en la posguerra se difundieron imaginativas historias sobre la colaboración entre los aliados y la mafia siciliana, con la participación del capo Lucky Luciano, que se habría beneficiado de la libertad que le concedió el gobierno estadounidense a cambio. por su compromiso de crear un movimiento de resistencia en Sicilia antes de la invasiób. La colaboración de Luciano, como la de Calogero Vizzini y Giuseppe Genco Russo, que según algunas teorías habrían tenido entonces vía libre en la gestión político-económica de la isla por el apoyo prestado, pero esto no está apoyado por pruebas concretas y una comisión de investigación del Senado italiano, convocada después de la guerra, no encontró ninguna confirmación de ello. La presencia de mafiosos en las oficinas públicas sicilianas a partir de finales del verano de 1943 se explica sobre todo por el caos provocado por la invasión, así como por la falta de una política bien definida antes de la creación de la AMGOT: este período de transición favoreció a los mafiosos que, cuando llegaron los aliados, lograron salir de prisión haciéndose pasar por presos políticos antifascistas. Las autoridades fascistas fueron derrocadas y el vacío de poder fue rápidamente llenado por miembros de la mafia, que reconstruyeron una red de control del mercado negro¡, dado que la estructura de la mafia en Sicilia, sus contactos y su fuerza política y social siempre se mantuvieron activa y dinámica, a pesar de la propaganda fascista que afirma lo contrario.

Imagen
Para ayudar a los soldados a comprender el territorio y las costumbres de los sicilianos, se preparó una guía en inglés llamada Soldier's Guide to Sicily
https://it.wikipedia.org/wiki/Sbarco_in_Sicilia

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10923
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Operación Husky - Sicilia Julio 1943.

Mensaje por Kurt_Steiner » Mar Jul 09, 2024 3:10 pm

La campaña aérea
Imagen
Los efectos devastadores de los bombardeos aéreos sobre los hangares del aeropuerto de Catania . En primer plano los restos de un biplano Fiat CR42
https://it.wikipedia.org/wiki/Sbarco_in_Sicilia`

Hacia mediados de junio de 1943 el Mando Aéreo del Mediterráneo (MAC) comenzó a aplicar el sistema de ataques implacables a las principales vías de comunicación, puertos y aeródromos del sur de Italia y de las islas, manteniendo en ocasiones un objetivo bajo bombardeo durante veinticuatro horas consecutivas. Más de mil nuevos aviones angloamericanos llegaron a Argelia, Túnez, Libia, Egipto y Malta para reforzar a los ya presentes y el Mando de Bombarderos del mariscal Arthur Harris desplegó el 462º escuadrón australiano, con bombarderos cuatrimotores Halifax en Hosc Raui, en Libia; También se construyeron nuevos aeródromos en Malta, base para 600 aviones de combate y de transporte, así como modernos Spitfire y cazabombarderos equipados con cohetes de alto explosivo de 25 y 60 libras, muy eficaces para bombardear en picado pequeños barcos y ferrocarriles.

A pesar del despliegue masivo de flotas aéreas y de los duros golpes sufridos por la red de comunicaciones y las industrias italianas, el tráfico naval de Calabria a Sicilia todavía registraba, en el verano de 1943, una capacidad teórica de transporte diario de unos 40.000 hombres con material de guerra o 7.500 hombres y 750 vehículos. La paralización de las conexiones con Calabria fue una de las principales preocupaciones de Eisenhower y el estrecho de Messina se convirtió en el objetivo principal de las Fuerzas Aéreas del Noroeste de África del general Spaatz, con prioridad absoluta sobre los aeropuertos de Cerdeña y Sicilia. El 6 de junio, intensas incursiones afectaron duramente a todas las ciudades situadas frente al estrecho, provocando graves destrucciones, especialmente en Reggio Calabria; al día siguiente, Messina fue golpeada todo el día; los días 12 y 13 de junio, los B-24 Liberators de la 9ª Fuerza Aérea de los Estados Unidos atacaron ambos lados del Estrecho y el 18 una fuerza de 76 B-17 Flying Fortresses devastó Messina, sin conseguir dañar gravemente los puertos. El 19 y el 20 los B-24 atacaron de nuevo Reggio Calabria y bombardearon también Villa San Giovanni, destruyendo las vías férreas por las que viajaban los trenes cargados de refuerzos, armas y municiones para Sicilia: los zapadores italo-alemanes, sin embargo, repararon de forma muy poco tiempo. El día 21 se repitió el ataque a Villa, Reggio Calabria y Messina por aviones del ;ando Aéreo de Oriente Medio; por lo tanto, el 25 de junio Messina volvió a ser el objetivo de 130 B-17 pertenecientes a los grupos 2º, 97º, 99º y 301º, que lanzaron 272 toneladas de bombas tanto en la zona portuaria como en la zona residencial; En las noches del 26, 28, 29 y 30 de junio, los Wellington volvieron a atacar Messina, Reggio y Villa San Giovanni.

Imagen
Montaje cuádruple de cañones antiaéreos FlaK 38 de 20 mm en el Etna
https://it.wikipedia.org/wiki/Sbarco_in_Sicilia

También fueron bombardeadas las ciudades costeras de Sicilia. Siracusa fue duramente golpeada por los Wellington el 18 de junio y por cazabombarderos el 20, mientras que Catania sufrió unas 60 muertes el 9 y otras víctimas los días 12 y 13 de junio. El 20 el gobierno italiano dio a los habitantes de las ciudades costeras de Sicilia y Nápoles tres semanas para evacuar, ya que las costas del sur, incluido el Adriático, habían sido declaradas zonas de guerra. En el extremo noroeste de Sicilia, fueron atacados los aeropuertos de Borizzo y Milo, cerca de Trapani (que sufrieron ocho bombardeos en 12 días) y Boccadifalco, en la provincia de Palermo; la propia ciudad fue bombardeada los días 12 y 15, la noche del 27 y finalmente el 30 por los B-17. Durante los últimos diez días del mes, la Fuerza Aérea Estratégica de la NAAF se concentró en las líneas de comunicación costeras al sur de Nápoles, Salerno y Battipaglia, esta última alcanzada el 21 por los B-25 Mitchell: allí Hubo 55 muertos entre la población y ninguna bomba alcanzó sus objetivos. El 30 se repitió el ataque a Battipaglia y esta vez se destruyeron vías, vagones y toneladas de material de guerra.

Los aliados tenían ahora una clara superioridad aérea en los cielos italianos y, cuando los preparativos para Husky estaban llegando a su fin, la fuerza aérea emprendió la preparación final: entre el 1 y el 9 de julio se lanzaron aproximadamente 10.000 incursiones, que aumentaron a 25.000 al final. del mes y extendido a todo el centro-sur peninsular. La importante base aérea de Gerbini fue arrasada entre el 3 y el 9 de julio por repetidos bombardeos y se lanzaron un total de 1.379 toneladas de bombas, que inutilizaron siete de las doce pistas del complejo; La misma suerte corrieron los complejos de Comiso, Boccadifalco y Castelvetrano, mientras que las bases aéreas de Sciacca y Milo sufrieron daños relativamente menores. El bombardeo de las ciudades italianas cesó temporalmente los días 10 y 11 de julio, mientras el grueso de los escuadrones se dedicaba a apoyar los desembarcos y los primeros avances de las tropas. El 12 se reanudaron los fuertes ataques a las ciudades del estrecho y también a Catanzaro y Catania. Al mismo tiempo, el mariscal Harris, a petición de la Fuerza Aérea Aliada en el Mediterráneo, demasiado implicada en el apoyo táctico de las divisiones angloamericanas, planificó una campaña contra los centros ferroviarios del norte de Italia con el objetivo de impedir la afluencia de refuerzos hacia el sur.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10923
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Operación Husky - Sicilia Julio 1943.

Mensaje por Kurt_Steiner » Sab Jul 13, 2024 3:19 pm

La operación Husky fue precedida el 11 de junio de 1943 por la captura de la isla de Pantelleria, la primera franja de tierra italiana que cayó en manos aliadas, a la que siguió la conquista de las tres islas Pelagias. El día 13 se produjo la toma de Lampedusa, simultáneamente con la ocupación de la isla de Linosa; finalmente, el 14 de junio cayó la isla Lampione. En tres semanas de ataques aéreos, los bombarderos angloamericanos arrojaron casi 6.000 toneladas de explosivos sólo en Pantelleria, de 12 kilómetros de largo y 7 kilómetros de ancho; en determinadas zonas fue posible estimar que cayeron aproximadamente 293 bombas por kilómetro cuadrado. Cuando los buques de guerra angloamericanos aparecieron frente a la isla para apoyar el desembarco, fueron recibidos por el silencio total de las baterías italianas: el almirante Gino Pavesi, comandante militar de la isla, ya había obtenido permiso de Mussolini para rendirse y por lo que los 11.399 soldados de la guarnición cayeron prisioneros sin siquiera disparar un tiro. Un hecho similar llevó a Mussolini a pronunciar el célebre discurso del 24 de junio en el que declaró: «Tan pronto como el enemigo intenta desembarcar, hay que congelarlo en esa línea que los marineros llaman "costa", [...] de modo que podemos decir que ocuparon una parte de nuestra patria, ¡pero la ocuparon permaneciendo para siempre en posición horizontal, no vertical!».

Por el contrario, la facilidad de la operación generó ilusiones en los aliados sobre la efectividad de los bombardeos, inculcando especialmente en los líderes de la fuerza aérea la creencia de que las batallas futuras podrían ganarse con el uso exclusivo de la aviación. Fue el mariscal Tedder quien apagó el entusiasmo: "Veo que Pantelleria se está convirtiendo en un verdadero desastre para nosotros". La repentina rendición preocupó bastante a Hitler, quien a partir de ese momento se convenció de que Sicilia sería el verdadero objetivo de los aliados y que no se podía contar con los italianos. A mediados de junio envió al general Fridolin von Senger und Etterlin como oficial de enlace con el 6º Ejército italiano en Sicilia. El 25 de junio von Senger se reunió en Roma para una primera reunión con el mariscal de campo Albert Kesselring y al día siguiente se dirigieron a Enna, sede del cuartel general del 6º Ejjército, para encontrarse con el general Alfredo Guzzoni, quien demostró. ser muy pesimista y estar convencido de que sólo las tropas alemanas permitirían una resistencia seria. Guzzoni esperaba que las tropas alemanas estuvieran posicionadas en la costa sureste, pero recibió otra negativa de Kesselring, quien opinaba que las fuerzas mejor equipadas del destacamento alemán deberían guarnecer la parte occidental de la isla, dejando las unidades recién reformadas a partir de supervivientes norteafricano en el delicado sector entre Caltagirone y Vizzini.

Los aliados lograron reunir para la invasión una enorme flota combinada bajo el mando del almirante Cunningham, compuesta por 2.590 transportes de todo tipo (1.614 británicos, 945 estadounidenses, 10 holandeses, 9 polacos, 7 griegos, 4 noruegos y un belga). aproximadamente 1.800 lanchas de desembarco y 280 buques de guerra que habrían transportado, abastecido y protegido a los dos ejércitos aliados. La Royal Navy desplegó 6 acorazados: HMS Nelson, HMS Rodney, HMS Warspite y HMS Valiant apoyarían el desembarco, mientras que los otros dos (HMS Howe, HMS King George V) permanecerían en reserva en caso de que la flota italiana zarpara. Una eventualidad que se consideraba muy remota, hasta el punto de que sólo seis submarinos británicos y dos polacos habían sido colocados para vigilar el estrecho y protegerse de una posible incursión; otros siete estaban situados cerca de la costa sur de Sicilia. Los británicos también podrían contar con dos portaaviones HMS Formidable, HMS Indomitable), 9 cruceros (HMS Orion, HMS Newfoundland, HMS Mauritius, HMS Uganda, HMS Aurora, HMS Penelope, HMS Euryalus, HMS Cleopatra, HMS Sirius, HMS Dido) y 27 destructores. Las fuerzas de apoyo directo contaban con dos monitores, el crucero HMS Delhi, 8 destructores, 4 cañoneras, 5 lanchas de desembarco convertidas en baterías flotantes y 6 lanchas de desembarco con lanzacohetes. La Armada de los Estados Unidos aportó 5 cruceros ligeros (USS Boise, USS Savannah, USS Philadelphia, USS Brooklyn, USS Birmingham) y 25 destructores; entre estos también había unidades pertenecientes a países ocupados: el ORP polaco Krakowiak y el griego Adrias .

La flota contaba con el poderoso apoyo de la MAAF del mariscal Tedder, con aproximadamente 4.900 aviones, entre ellos 3.200 bombarderos, cazabombarderos y cazas pertenecientes a 146 escuadrones estadounidenses y 113 británicos, a los que se sumaron 226 Douglas C-47 US. Dakota/Skytrains y 134 Handley Page Halifax y el avión bimotor Armstrong Whitworth AW41 Albemarle, destinado a llevar paracaidistas.

La fuerza expedicionaria aliada desplegó aproximadamente 160.000 hombres y se dividió en el 7º Ejército estadounidense del general Patton y el 8º Ejército de Montgomery, parte del 15º Grupo de Ejércitos bajo el mando del general Alexander. Según los planes operativos, los dos ejércitos, después de haber rodeado sus zonas de desembarco, deberían haber derrotado a las fuerzas enemigas, impidiéndoles cruzar el Estrecho. Los planes de Husky preveían, pues, el desembarco de 67 batallones de infantería, con aproximadamente 800 hombres cada uno, distribuidos en 26 puntos de la costa siciliana a lo largo de 170 kilómetros. La fuerza de Montgomery estaba formada por las divisiones de infantería 50ª (Northumbria) (General Sidney Kirkman) y la 5ª (General Horatio Berney Ficklin): las dos unidades formaban el XIII Cuerpo (General Miles Dempsey). La 51ª División de Infantería (Highland) (General Douglas Neil Wimberley), la 231ª Brigada (General Robert Urquhart) y la 1ª División de Infantería canadiense (General Guy Simonds) formaron el XXX Cuerpo de Ejército (General Sir Oliver Leese), encargado de ocupar la península de Pachino. El desembarco de estas divisiones se habría anticipado con el lanzamiento de la 1ª Brigada de la 1ª División Aerotransportada (General George Hopkinson), preparada en al-Qayrawan y otros aeródromos tunecinos, también como por la infiltración de tres escuadrones de comandos británicos. Finalmente, en los cuarteles de Trípoli y Túnez se encontraba el X Cuerpo de Ejército compuesto por la 46ª y 78ª División de Infantería, cuyo uso se esperaba en la segunda fase de la invasión. Montgomery debía desembarcar en un tramo de costa que iba desde Capo Passero, en el extremo sureste de la isla, hasta el golfo de Noto, cerca de Siracusa. La 51ª División desembarcaría cerca de Punta delle Formiche en Capo Passero, protegida a su izquierda por la 1ª División canadiense y asistida a la derecha por la 231ª Brigada de Infantería; las dos divisiones se dirigirían luego hacia Pachino y su aeródromo, mientras que la 231ª Brigada se dirigiría al norte, hacia Noto. La 50ª División británica desembarcó cerca de Avola, mientras que la 5ª División y el 3º Grupo de Comando atacaron Cassibile. y luego dirígete hacia Siracusa. Los hombres de la 1ª División Aerotransportada debían desembarcar en las afueras del gran puerto en las primeras horas del 9 de julio .

El núcleo de la fuerza de Patton, concretamente el II Cuerpo de Ejército del general Omar Bradley, estaba compuesto por dos divisiones: la 1ª División de Infantería, veterana de la campaña de Túnez (General Terry Allen), la 45.ª División de Infantería del general Troy Middleton, en su bautismo de fuego. La segunda fuerza de ataque estaba formada por la 3ª División de Infantería (Lucian Truscott), mientras que la 2ª División Blindada (General Hugh Gaffey) sirvió como reserva en los barcos de apoyo. Los objetivos del 7º Ejército se habían dividido de la siguiente manera: la flota estadounidense, que se había dividido en tres secciones alrededor de Malta, debía desembarcar tres divisiones en el golfo de Gela, una media luna de unos 60 kilómetros de largo. La 3ª División desembarcaría en el extremo más occidental cerca de Licata, la 45ª División desembarcaría a lo largo de la costa entre Scoglitti y Gela, la 1ª División desembarcaría directamente en la ciudad, en el centro de la media luna. También en este caso, las fuerzas de desembarco habrían sido precedidas por los hombres de la 82ª División Aerotransportada (general Matthew Ridgway) que, despegando de los campos de Qayrawan, se habrían lanzado en los alrededores de Niscemi y Ponte Olivo, con el objetivo de neutralizar el aeropuerto.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10923
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Operación Husky - Sicilia Julio 1943.

Mensaje por Kurt_Steiner » Mié Jul 17, 2024 11:09 am

Los desembarcos
La tarde del 8 de julio los meteorólogos aliados en Malta habían observado que una masa de aire polar atravesaría Italia en dirección a Yugoslavia, con fuertes vientos del noroeste el viernes por la tarde, lo que probablemente crearía dificultades de navegación para las flotas aliadas, cuya salida estaba prevista para la noche entre el viernes y el día D, fijada para el sábado 10 de julio. El viernes, alrededor de las 12:00, cuando la flota se acercaba al punto de encuentro en Malta, el viento empezó a soplar fuerte y dificultó la navegación especialmente para los LCT, LCI y LST, que a última hora de la tarde se encontraron ante un verdadero y propio tormenta; algunos hombres cayeron al mar. A las 18:00 los vientos habían alcanzado los 37 nudos e incluso los destructores que los escoltaban tenían serios problemas de navegación debido al oleaje, pero la previsión aseguraba que la tormenta pronto amainaría: por la tarde, de hecho, la tormenta disminuyó en intensidad y poco después, a medianoche el viento bajó a menos de diez nudos, lo que permitió a los radares del buque insignia de la flota de desembarco estadounidense, el buque de asalto anfibio USS Monrovia, localizar la costa siciliana a menos de 22 kilómetros de distancia. El Monrovia, que llevaba a bordo al general Patton, fue dañado en la sala de máquinas el día 11 por dos bombas lanzadas por un Stuka que no lo alcanzó por poco, haciendo saltar algunas soldaduras, y tuvo que regresar a Argel con un cargamento de prisioneros italianos.

A pesar del mal tiempo, primero un submarino, luego un avión de reconocimiento italiano y finalmente el mando de la Luftflotte 2 comunicaron que seis convoyes se dirigían hacia Capo Passero y Gela. A las 19.30 horas, el general Guzzoni decretó el estado de emergencia. Un poco más tarde, cientos de bombarderos despegaron de los aeropuertos tunecinos y transportaron a Sicilia a 2.075 paracaidistas británicos mandados por el general de brigada Hopkinson y 3.400 estadounidenses dirigidos por el coronel James Maurice Gavin, en su mayoría parte del 505º Regimiento de Infantería Paracaidista (ampliado al Equipo de Combate del 505º Regimiento de Paracaidistas con la incorporación del 3º Batallón del 504º Regimiento de Infantería Paracaidista, junto con el 456º Batallón de Artillería de Campaña de Paracaidistas, la Compañía 'B' del 307º Batallón de Ingenieros Aerotransportados y otras unidades de apoyo) de la 82ª División Aerotransportada de EEUU, realizando su primer salto de combate.

En la noche del 8 al 9 de julio, los hombres del 505º Regimiento abordaron 226 Dakotas. Su objetivo era ocupar los principales cruces de carreteras detrás de Gela e impedir que las fuerzas del Eje atacaran a la 1ª División, que debían desembarcar, según el plan, a las 02.45. Los soldados de la 82ª División Aerotransportada eran inexpertos, nunca habían realizado saltos nocturnos a gran escala e incluso los diurnos se habían visto empañados por numerosos accidentes, hasta el punto de que Gavin había considerado oportuno reducir el número de ejercicios debido a la muchos heridos. Incluso los pilotos de los aviones prácticamente no tenían entrenamiento para vuelos nocturnos, durante los cuales era fácil perder altitud, y la mayoría nunca había realizado operaciones para dejar caer cargas superiores a un quintal y medio. Desde las bases de Qayrawan, los pilotos sobrevolaron Malta y luego giraron hacia el noroeste con destino a Gela, pero el fuerte viento y la casi total falta de puntos de referencia seguros rompieron la formación aérea, y sólo una fracción de los aviones alcanzó los puntos anteriores según los horarios de lanzamiento establecidos; sin embargo, hubo numerosos aviadores que confundieron Siracusa con Gela, mientras que otros perdieron completamente el rumbo y lanzaron paracaidistas sobre todo el sudeste de Sicilia, a veces incluso a más de cien kilómetros del objetivo. Algunos incluso se encontraron en el sector británico y, como no se había pensado en imponer las mismas consignas a todas las tropas aliadas, se encontraron con fuego amigo cuando intentaban comunicarse con las unidades anglocanadienses.

Sólo 425 hombres saltaron sobre Gela y de ellos sólo 200 se encontraron en la llanura de Lupo, posición fundamental para proteger los desembarcos. A pesar de algunas acciones audaces y éxitos locales, el general Ridgway declaró abortada la operación debido a una ambición excesiva, un entrenamiento deficiente y circunstancias desfavorables.

En el sector británico, por primera vez se empleó la 1ª Brigada Aerotransportada (general de brigada Philip Hicks) de la 1ª División Aerotransportada (general de división George F. Hopkinson), que hasta entonces sólo había participado en operaciones de comando: se trataba de una unidad de infantería transportada en planeadores, que debía despegar cerca de Siracusa el la noche del 9 al 10 de julio y asegurar Ponte Grande sobre el río Anapo, de alto valor estratégico para el rápido avance de la infantería sobre la ciudad. Los desembarcos británicos fueron precedidos por exploradores de la 21ª Compañía Independiente de Paracaidistas, que debían marcar las zonas de aterrizaje. También en este caso la operación se vio afectada por los contratiempos y los vientos adversos que soplaban en el canal de Sicilia; También se repitieron los problemas de pilotaje, debido a un entrenamiento apresurado y superficial: en muchos casos los pilotos soltaban los planeadores remolcando a los bombarderos en lugares muy alejados del objetivo y los propios aviadores sobre los planeadores eran presa de las condiciones atmosféricas y antiaéreas. De los 144 planeadores acoplados a 109 Dakotas y 35 Albemarles (muchos Wacos más algunos Airspeed Horsas británicos), sólo 55 aterrizaron en Sicilia, a menudo con resultados dramáticos, mientras que al menos 60 cayeron al mar porque fueron lanzados demasiado lejos de la costa; el resto fueron abatidos o desaparecieron sin dejar rastro. Por lo tanto, en el crucial asalto a Ponte Grande participó sólo un pelotón y no los 500 hombres esperados: la pequeña unidad actuó con determinación, tomó el puente y retiró las cargas explosivas preparadas. En la mañana del sábado 10 de julio, el pelotón había aumentado a 87 hombres, pero los continuos ataques italianos llevados a cabo por el 75º Regimiento de Infantería de la División "Napoli" bajo el mando del coronel Francesco Rocco y el fuego de mortero se cobraron muchas víctimas y a media tarde apenas 15 hombres aún podían luchar. Alrededor de las cuatro de la tarde, los paracaidistas británicos supervivientes se rindieron y fueron llevados a Siracusa, donde fueron inmediatamente liberados por una patrulla de la 5ª División británica que desembarcó durante la noche. Para el mando supremo aliado, la operación fue un éxito, porque el Ponte Grande permaneció intacto, pero se registraron más de 600 muertos, más de la mitad de los cuales se ahogaron.

El general Hopkinson quedó varado en el mar, después de pasar varias horas agarrando un trozo de restos, hasta que fue rescatado por el barco de desembarco HMS Keren. Las tropas aerotransportadas dispersas atacaron a las patrullas y crearon confusión siempre que fue posible. Un pelotón del 2º Batallón del Regimiento de Staffordshire del Sur, al mando del teniente Louis Withers, parte de la 1ª Brigada Aérea británica, aterrizó en el objetivo, capturó Ponte Grande y rechazó los contraataques. Paracaidistas adicionales se reunieron al sonido de los disparos y a las 08:30 89 hombres estaban sosteniendo el puente. A las 11:30, un batallón del 75º Regimiento de Infantería italiano (coronel Francesco Ronco) de la 54ª División de Infantería "Napoli" llegó con algo de artillería. La fuerza británica resistió hasta aproximadamente las 15:30, cuando, con pocas municiones y ahora reducidas a 18 hombres, se vieron obligadas a rendirse, 45 minutos antes de que los elementos principales de la 5ª División británica llegaran desde el sur. A pesar de estos contratiempos, el salto de las tropas aerotransportadas, tanto estadounidenses como británicas, tuvo un efecto positivo ya que pequeñas unidades aisladas, actuando por iniciativa propia, atacaron puntos vitales y crearon confusión.

Imagen
Operación Husky: Tropas aerotransportadas británicas esperan para abordar un planeador estadounidense WACO CG4A.
https://en.wikipedia.org/wiki/Allied_invasion_of_Sicily

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10923
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Operación Husky - Sicilia Julio 1943.

Mensaje por Kurt_Steiner » Vie Jul 19, 2024 3:42 pm

El fuerte viento también dificultó las cosas para los desembarcos anfibios, pero también aseguró la sorpresa, ya que muchos de los defensores habían asumido que nadie intentaría un desembarco en tan malas condiciones. Los desembarcos se realizaron en las primeras horas del 10 de julio a partir de las 02:45 en 26 playas principales repartidas a lo largo de 170 kilómetros de las costas sur y este de la isla entre la ciudad de Licata donde se encuentra la 3ª División de Infantería de los EEUU, bajo el mando del general Lucian Truscott, desembarcó en Torre di Gaffe, playa roja, y Mollarella y Poliscia, playas verdes al oeste, y Cassibile al este, con fuerzas británicas y canadienses al este y estadounidenses hacia el Oeste. Esta constituyó la operación anfibia más grande de la Segunda Guerra Mundial en términos del tamaño de la zona de desembarco y el número de divisiones desembarcadas el primer día. El plan defensivo italiano no contemplaba una batalla campal en las playas, por lo que los desembarcos en sí fueron algo anticlimáticos.

Se experimentaron más problemas por las difíciles condiciones climáticas (especialmente en las playas del sur) y los inesperados bancos de arena escondidos en alta mar que por las divisiones costeras. Algunas tropas desembarcaron en el lugar equivocado, en el orden equivocado y hasta con seis horas de retraso, pero la debilidad de la respuesta defensiva permitió a las fuerzas aliadas recuperar el tiempo perdido Sin embargo, varias unidades costeras italianas lucharon bien; el 429º Batallón Costero (al mando del mayor Marco Rubellino), encargado de defender Gela y su cabeza de playa, había perdido el 45% de sus hombres, mientras que el Batallón de Rangers estadounidense atacante perdió varios hombres a causa de las minas y el fuego de ametralladoras y cañones. El Gruppo Tattico Carmito (al mando del teniente coronel Francesco Tropea), encargado de defender el puente Malati, derrotó a un batallón de comandos de los Royal Marines el 13 de julio con la ayuda de los reservistas locales de mediana edad. El 4º Batallón de Artillería Autopropulsada italiano atacó a los comandos con la ayuda del 372º Batallón de Defensa Costera, las Compañías de Motociclistas 553º (al mando del capitán Giovanni Sartor) y 554º (al mando del capitán Fausto Clementi) y tres tanques medios Panzer IV. El 246º Batallón Costero (al mando del mayor Rollo Franco) derrotó los intentos británicos de capturar Augusta en la noche del 11 al 12 de julio.

En el sector de la 1ª División de Infantería de EEUU del general Terry Allen en Gela, hubo un contraataque del tamaño de una división italiana donde se suponía que estaba el disperso Equipo de Combate del 505º Regimiento de Paracaidistas. Los tanques Tigre de la División Panzer Hermann Göring, que debían avanzar con la 4ª División de Infantería "Livorno", llegaron tarde.

En las carreteras 115 y 117 durante el 10 de julio, los tanques italianos del Grupo de Combate Blindado "Niscemi" y la infantería de la División Livorno casi alcanzaron la posición aliada en Gela, pero los disparos del destructor USS Shubrick y del crucero ligero USS Boise destruyeron varios tanques. y dispersó al batallón de infantería atacante. El 3er Batallón, 34º Regimiento, División de Infantería "Livorno", compuesto principalmente por reclutas, realizó un ataque diurno en la cabeza de playa de Gela dos días después, con infantería y blindados de la División Panzer Hermann Göring, pero fue rechazado.

En la mañana del 10 de julio, la Fuerza del Sistema de Apoyo a las Operaciones de la Fuerza Operativa Conjunta capturó el puerto de Licata, a costa de casi 100 muertos y heridos en la 3ª División de Infantería de EEUU, y la división rechazó un contraataque de la 538ª División Costera. A las 11:30, Licata estaba firmemente en manos estadounidenses y la 3ª División estadounidense había perdido menos de cien hombres. Los equipos de salvamento ya habían despejado parcialmente el puerto y, poco después del mediodía, Truscott y su personal desembarcaron y establecieron su cuartel general en el Palazzo La Lumia. En ese momento, el 538º Batallón de Defensa Costera, que había sido desplegado como reserva táctica, lanzó un contraataque. En la tarde del 10 de julio, las siete divisiones de asalto aliadas (tres estadounidenses, tres británicas y una canadiense) estaban bien asentadas en tierra, el puerto de Siracusa había sido capturado y los temores de un ataque aéreo del Eje habían resultado infundados.

Los bombardeos preparatorios de las semanas anteriores habían debilitado enormemente la capacidad aérea del Eje y la fuerte presencia aliada de aviones que operaban desde Malta, Gozo y Pantelleria mantuvo a raya la mayoría de los intentos de ataque aéreo del Eje. Algunos ataques del primer día de la invasión tuvieron éxito y los aviones alemanes hundieron el buque de desembarco LST-313 y el dragaminas USS Sentinel. Los Stukas italianos hundieron el destructor USS Maddox y los Re.2002 hundieron el barco hospital indio Talamba con grandes pérdidas de vidas, y en los días siguientes, aviones del Eje dañaron o hundieron varios buques de guerra, transportes y lanchas de desembarco, comenzando con el transporte USS Barnett alcanzado y dañado por bombarderos italianos en la mañana del 11 de julio. Los Stukas italianos (llamados Picchiatello por los italianos) y los torpederos Savoia-Marchetti SM.79 coordinaron sus ataques con los bombarderos alemanes Stuka y Ju 88. Como parte de los desembarcos marítimos al sur de Agnone, unos 400 hombres del Comando No. 3 del teniente coronel John Durnford-Slater capturaron el puente Malati el 13 de julio, sólo para perder posesión del mismo cuando el 4º Batallón de Artillería Autopropulsada (teniente coronel Francesco Tropea) y las compañías italianas de motocicletas 553 y 554 contraatacaron. Los Comandos perdieron 28 muertos, 66 heridos y 59 capturados o desaparecidos.

Imagen
Tropas de la 51ª División (Highland) descargando provisiones de lanchas de desembarco de tanques el primer día de la invasión de Sicilia, el 10 de julio de 1943.
https://en.wikipedia.org/wiki/Allied_invasion_of_Sicily

Responder

Volver a “Frente africano y mediterráneo”

TEST