La operación Lentil, 1944

Crímenes contra los prisioneros de guerra y la población civil

Moderador: José Luis

Responder
Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9486
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

La operación Lentil, 1944

Mensaje por Kurt_Steiner » Mar Dic 06, 2022 8:39 pm

Fuente https://en.wikipedia.org/wiki/Deportati ... and_Ingush

La deportación de los chechenos e ingush, también llamado el genocidio de Ardakhar u operación Lentil, fue el traslado forzoso soviético de la totalidad de las poblaciones vainakh (chechenas e ingush) del norte del Cáucaso a Asia Central el 23 de febrero de 1944, durante la Segunda Guerra Mundial. La expulsión fue ordenada por el jefe de la NKVD, Lavrentiy Beria, tras la aprobación de Stalin, como parte de un programa soviético de asentamientos forzados y transferencia de población que afectó a varios millones de miembros de minorías étnicas en la URSS entre las décadas de 1930 y 1950.

Los chechenos y los ingush hablan idiomas que están estrechamente relacionados y tienen un grado de inteligibilidad pasiva, siendo ambos idiomas vainakh. El conflicto checheno-ruso es uno de los más largos y prolongados de la historia moderna, abarcando tres siglos. Sus orígenes se remontan a 1785, cuando los chechenos lucharon contra el expansionismo ruso en el Cáucaso. La Guerra del Cáucaso se libró entre 1817 y 1864. El Imperio Ruso logró anexar el área y subyugar a su gente, pero también asesinó o deportó a numerosos pueblos no rusos y fue responsable del genocidio circasiano. Posteriormente, los circasianos, los ubykh y los abaza fueron reasentados en el Imperio Otomano. Sin embargo, otra gente del Cáucaso también se vieron afectadas. Había hasta 1,5 millones de chechenos en el Cáucaso en 1847, pero como resultado de esta guerra y las consiguientes expulsiones, su número se redujo a 140.000 en 1861 y luego a 116.000 en 1867. En 1865, al menos 39.000 chechenos fueron exiliados al Imperio Otomano por el Imperio Ruso.

A pesar de esto, los chechenos exigieron intermitentemente la restauración de su independencia y se rebelaron contra el Imperio Ruso en 1878. Durante los primeros tiempos del gobierno soviético, durante las décadas de 1920 y 1930, los chechenos rechazaron las políticas de colectivización y sovietización de Stalin. Esta resistencia social fue apodada el 'problema checheno'. Durante este tiempo, Stalin cambió constantemente su territorio, hasta que los óblasts autónomos de Chechenia e Ingush se fusionaron en una sola República Socialista Soviética Autónoma de Chechenia-Ingush en 1936.

En 1940, otra insurgencia chechena, dirigida por Khasan Israilov, comenzó en Galanchozh. Fue inspirado en parte por la resistencia de los finlandeses contra los invasores soviéticos en la Guerra de Invierno de 1939. En febrero de 1942, el grupo de Mairbek Sheripov se rebeló en los distritos de Shatoysky e Itum-Kalinsky. Se unieron al ejército de Israilov para rebelarse contra el sistema soviético. La Fuerza Aérea soviética bombardeó la república chechena-ingush en la primavera de 1942 para reprimir la rebelión. Durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno soviético acusó a los chechenos e ingushes de cooperar con los invasores alemanes. Los nazis querían llegar a la RSS de Azerbaiyán, cuyas reservas de petróleo alrededor de Bakú eran el objetivo de Fall Blau. El 25 de agosto de 1942, un grupo de paracaidistas alemanes, liderados por el saboteador Osman Gube, saltaron cerca del pueblo de Berezhki en el distrito de Galashkinsky para organizar acciones antisoviéticas pero solo lograron reclutar a 13 personas en el área.

Había unos 20 millones de musulmanes en la URSS, y el gobierno soviético temía que una revuelta musulmana pudiera extenderse desde el Cáucaso a toda Asia Central. En agosto de 1942, la Wehrmacht entró en el norte del Cáucaso y se apoderó de las Repúblicas Socialistas Soviéticas Autónomas de Karachay-Cherkessia y Kabardino-Balkar. También alentó el antisoviético entre la población local. Sin embargo, los nazis nunca llegaron a Grozny y la única ciudad en la ASSR chechena-ingush que ocuparon brevemente fue Malgobek, que estaba habitada por rusos.

El período clave de la guerra de guerrillas chechena comenzó en agosto-septiembre de 1942, cuando las tropas alemanas se acercaron a Ingushetia, y terminó en el verano-otoño de 1943. La contraofensiva soviética expulsó a la Wehrmacht del norte del Cáucaso a principios de 1943.

Varios historiadores, incluidos Moshe Gammer, Ben Fowkes y Tony Wood, refutan los lazos de los chechenos con los alemanes, algunos señalan que los nazis se detuvieron en las afueras del noroeste de la ASSR chechena-ingush, cerca de Mozdok, en Osetia del Norte. y que la mayoría de los Vainakh ni siquiera entró en contacto con el ejército alemán. Si bien hubo negociaciones secretas con los alemanes cerca de esta frontera, los rebeldes chechenos señalaron que no estaban a favor de un gobierno de Berlín ni de Moscú. Según los informes, Sheripov le dio al Ostministerium una fuerte advertencia de que "si la liberación del Cáucaso significaba solo el intercambio de un colonizador por otro, los caucásicos considerarían esto... solo una nueva etapa en la guerra de liberación nacional". En octubre de 1942, los chechenos ayudaron a otros voluntarios a erigir una barrera defensiva alrededor de Grozny. Entre diciembre de 1942 y marzo de 1943, chechenos e ingush contribuyeron con 12 millones de rublos a la guerra defensiva soviética. 17.413 chechenos se unieron al Ejército Rojo y recibieron 44 condecoraciones, mientras que otros 13.363 se unieron a la Milicia Popular Checheno-Ingush ASSR, listos para defender el área de una invasión. Por el contrario, Babak Rezvani señala que solo unos 100 chechenos colaboraron con las potencias del Eje.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9486
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: La operación Lentil, 1944

Mensaje por Kurt_Steiner » Vie Dic 16, 2022 4:39 pm

Por orden de Lavrentiy Beria, el jefe de la NKVD, toda la población chechena e ingush de la ASSR checheno-ingush debía ser deportada en trenes de carga a áreas remotas de la Unión Soviética. La operación se denominó "Chechevitsa" (Operación Lenteja), sus dos primeras sílabas apuntaban a sus objetivos previstos. Los chechenos a menudo se refieren a la operación como "Aardakh" (el Éxodo). Esta operación se estaba preparando y planificando desde al menos octubre de 1943 e incluía a los dos oficiales de la NKVD más fiables de Beria, Ivan Serov y Bogdan Kobulov. Beria se quejó ante Stalin del "bajo nivel de disciplina laboral" entre los chechenos, la "prevalencia del bandolerismo y el terrorismo", el "fracaso de los chechenos para unirse al partido comunista" y la "confesión de un agente alemán de que encontró muchos apoyo entre los ingushes locales". Beria ordenó entonces ejecutar la operación. Cuando Supian Kagirovich Mollaev, el líder del gobierno local en la ASSR checheno-ingush, se enteró de la decisión, se echó a llorar, pero pronto se recompuso y decidió seguir las órdenes. La República de Chechenia-Ingushetia nunca estuvo completamente ocupada por el ejército nazi, pero las represiones se justificaron oficialmente por "una resistencia armada al poder soviético". Los cargos de colaboración de Vainakh con los nazis nunca fueron probados posteriormente en ningún tribunal soviético.

Durante la Segunda Guerra Mundial, 3.332.589 personas fueron objeto de las políticas de deportación y asentamientos forzosos de Stalin. Algunas de las razones aducidas supuestamente fueron para "desactivar las tensiones étnicas", para "estabilizar la situación política" o para castigar a las personas por su "acto contra la autoridad soviética". Según el censo de 1939, 407.690 chechenos y 92.074 ingush estaban registrados en la URSS. El 13 de octubre de 1943, comenzó la operación Lenteja cuando alrededor de 100.000 soldados y trabajadores operativos fueron trasladados a Checheno-Ingushetia, supuestamente para reparar carreteras y puentes. Los soldados incluso vivieron durante un mes dentro de las casas de los chechenos, quienes los consideraron invitados. El 20 de febrero de 1944, Beria llegó a Grozny para supervisar la operación.

El 23 de febrero de 1944 (Día del Ejército Rojo), comenzó la operación. Las tropas de la NKVD peinaron de manera sistemática casa por casa.Los habitantes fueron detenidos y encarcelados en camiones Studebaker US6, antes de ser metidos en vagones de carga sin calefacción ni aislamiento. A la gente se le dio solo de 15 a 30 minutos para recoger sus enseres personales. Según una carta fechada el 3 de marzo de 1944, al menos 19.000 oficiales y 100.000 soldados de la NKVD participaron en esta operación. Unas 500 personas fueron deportadas por error a pesar de que no eran chechenos ni ingush. El plan preveía que 300.000 personas serían desalojadas de las tierras bajas en los primeros tres días, mientras que en los días siguientes las 150.000 personas restantes que vivían en las regiones montañosas serían las siguientes en la fila.

Muchas veces, la resistencia se encontró con la masacre, y en uno de esos casos, en el aul de Khaibakh, unas 700 personas fueron encerradas en un granero y quemadas vivas por el general de la NKVD Mikheil Gveshiani, quien fue elogiado por esto y Beria le prometió una medalla. Muchas personas de aldeas remotas fueron ejecutadas por orden verbal de Beria de que cualquier checheno o ingush que se considerara 'intransportable debería ser liquidado' en el acto. Esto significaba que los ancianos, los enfermos y los enfermos debían ser fusilados o dejados morir de hambre solos en sus camas. Los soldados a veces saqueaban las casas vacías.

Quienes resistieron, protestaron o caminaron demasiado lento fueron fusilados en el acto. En un incidente, los soldados de la NKVD escalaron Moysty, una montaña alta, y encontraron allí a 60 aldeanos. A pesar de que su comandante ordenó a los soldados que dispararan a los aldeanos, dispararon al aire. Luego, el comandante ordenó a la mitad de los soldados que se unieran a los aldeanos y otro pelotón les disparó a todos. 2.016 personas 'antisoviéticas' fueron arrestadas y 20.072 armas fueron confiscadas en la operación.

En todo el Cáucaso del Norte, unas 650.000 personas (según Dalkhat Ediev, 724.297) fueron deportadas en 1943 y 1944 por las fuerzas soviéticas. 478.479 personas fueron reubicadas a la fuerza en Aardakh: 387.229 chechenos y 91.250 ingush. Fueron cargados en 180 trenes especiales, alrededor de 40 a 45 personas en cada vagón de carga. Se utilizaron un total combinado de 14.200 vagones de carga y 1.000 vagones plataforma para este traslado forzoso masivo del 23 de febrero al 13 de marzo, a una tasa de casi 350 vagones de carga por día. Alrededor del 40% al 50% de los deportados eran niños. Los chechenos fueron los segundos pueblos reprimidos más numerosos de la URSS, después de los alemanes del Volga. Decenas de miles de Kalmyks, Balkars, Meskhetian Turks y Karachays también fueron deportados de la región. Solo las mujeres chechenas e ingush casadas con personas no castigadas se salvaron de la deportación. Sin embargo, las mujeres rusas casadas con hombres chechenos o ingushes estaban sujetas a deportación a menos que se divorciaran. Su ganado fue enviado a koljoses en la República Socialista Soviética de Ucrania, Stavropol Krai, Voronezh y Orel. Muchos de estos animales perecieron de agotamiento.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9486
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: La operación Lentil, 1944

Mensaje por Kurt_Steiner » Lun Dic 26, 2022 12:06 pm

Unos 6.000 chechenos quedaron atrapados en las montañas del distrito de Galanzhoy debido a la nieve, pero esto ralentizó mínimamente la deportación: 333.739 personas fueron desalojadas, de las cuales 176.950 lo fueron en el primer día de la operación. Beriya informó que solo hubo seis casos de resistencia, 842 fueron "sujetos a aislamiento" mientras que 94.741 fueron sacados de sus hogares a las 23 h. el primer día de la operación. A cada familia se le permitió llevar hasta 500 kg de pertenencias personales en el viaje. Las personas eran transportadas en trenes de ganado que no eran aptos para el traslado humano, carecían de electricidad, calefacción o agua corriente. Los exiliados en el interior sufrieron epidemias, que provocaron muertes por infecciones o hambre. El tránsito a Asia Central duró casi un mes. Algunas de las epidemias incluyeron tifus. Una testigo, que tenía siete años al momento de la deportación de su familia, recuerda que los vagones estaban tan llenos de personas que no había espacio para moverse dentro de ellos. Los exiliados recibieron alimentos solo esporádicamente durante el tránsito y no sabían hacia dónde los llevaban. Los vagones ni siquiera se detenían para ir al baño: los pasajeros tenían que hacer agujeros en el suelo para hacer sus necesidades. Los trenes especiales viajaron casi 2.000 millas y descargaron a los pueblos en áreas desoladas de Asia Central, sin refugio ni alimentos. 239.768 chechenos y 78.479 ingush fueron enviados a Kazajstán, mientras que 70.089 chechenos y 2.278 ingush llegaron a Kirgiz. Un número menor de los deportados restantes fueron enviados a Uzbekistán, Rusia y lTayikistán.

La persecución de los chechenos no se detuvo allí. En mayo de 1944, Beria emitió una directiva que ordenaba a la NKVD explorar toda la URSS en busca de los miembros restantes de esa nación, "sin dejar ni uno solo". Como resultado, se encontraron 4.146 chechenos e ingush en Daguestán, Azerbaiyán, Georgia, Krasnodar Krai, Rostov y Astrakhan. En abril de 1945, se informó a Beria que 2.741 chechenos fueron deportados a Georgia, 21 a Azerbaiyán y 121 a Krasnodar Krai. En Moscú, solo dos chechenos lograron evitar la deportación. Todos los chechenos e ingush fueron dados de baja del Ejército Rojo y enviados también a Asia Central. Con estos exilios adicionales, el número de chechenos e ingushes deportados aumentó a un total de 493.269. En julio de 1944, Beria informó a Stalin de que un total de 496.460 chechenos e ingushes fueron deportados. Esta operación de limpieza étnica estuvo marcada por una total "cultura de impunidad". Muchos perpetradores de la Operación Lenteja recibieron, de hecho, incluso la medalla Suvorov de primera clase por arrestar y capturar a chechenos e ingush.

Al igual que con otros ocho "pueblos castigados" de la URRs, los chechenos fueron puestos en un régimen de asentamientos especiales. No había alambradas alrededor de su complejo, pero cualquier checheno de 16 años o más tenía que presentarse ante los funcionarios locales de la NKVD cada mes. Los que intentaron escapar fueron enviados al gulag. Se suponía que este estatus de colono especial sería heredado por los hijos de los exiliados. A los exiliados se les asignaban las tareas más pesadas, como la construcción de minas y fábricas en los lugares más inhóspitos. La única compensación que recibieron por su trabajo fueron cupones de alimentos. Eran castigados si no hacían ningún trabajo que se les asignara. Las autoridades locales actuarían con dureza hacia ellos: a veces golpearían a los hijos de los chechenos hasta matarlos. En Krasnoyarsk, unos 4.000 chechenos fueron asignados a campos de trabajos forzados. Esto, combinado con la desnutrición debido a la negligencia de las autoridades para proporcionar suficiente comida a los exiliados recién llegados, condujo a altas tasas de mortalidad. Los colonos no recibieron alojamiento adecuado: el 1 de septiembre de 1944, solo 5.000 de las 31.000 familias en Kirgiz recibieron alojamiento. Un distrito preparó solo 18 apartamentos para 900 familias. Algunos exiliados tuvieron que vivir en tiendas de campaña sin calefacción. Los niños chechenos tenían que asistir a la escuela en el idioma local, no en el suyo propio. Se informaron varios casos de rebelión: en Krasnoyarsk, en octubre de 1954, unos 4.000 chechenos lograron escapar de un gulag. La policía soviética mató a la mitad de ellos, pero la otra mitad logró esconderse

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9486
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: La operación Lentil, 1944

Mensaje por Kurt_Steiner » Sab Ene 14, 2023 2:39 pm

Muchos deportados murieron en el camino, y el ambiente extremadamente duro del exilio, especialmente considerando la cantidad de exposición al estrés térmico, mató a muchos más. Las temperaturas en Kazajstán caerían desde -50 °C en el invierno y luego alcanzarían los 50 °C en el verano.

Viajaban en vagones que estaban cerrados por fuera, sin luz ni agua, durante el invierno. Los trenes se detenían y abrían los vagones solo ocasionalmente para enterrar a los muertos. A los lugareños en las estaciones de tren se les prohibió ayudar a los pasajeros enfermos o darles cualquier medicina o agua. Algunas fuentes rusas afirman que 1.272 personas murieron durante este tránsito. En 1948, había 118.250 colonos especiales en Kazajstán "en extrema necesidad de alimentos" y las autoridades informaron de que miles de niños morían por desnutrición. Las raciones de alimentos se fijaron en solo 116 gramos de harina y 56 gramos de grano por día para cada persona, incluso por debajo de los estándares de los cautivos en Auschwitz.

Las autoridades locales de Kirguistán instalaron suministros suficientes para solo cuatro meses. Una madre trató de hacer sopa con pasto para sus hijos. Según informes oficiales soviéticos, 608.749 chechenos, ingush, karachayes y balkars estaban registrados en el exilio en Asia Central en 1948. La NKVD da la estadística de 144.704 personas que murieron solo entre 1944 y 1948: una tasa de mortalidad del 23,7% para todos estos grupos. 101.036 chechenos, ingush y balkars murieron en Kazajstán y 16.052 en Uzbekistán. Otro registro de archivo muestra que 104.903 de los chechenos deportados murieron en 1949. Esto significa que su grupo sufrió el mayor número de muertos de todos los pueblos deportados dentro de la URSS.

El profesor Jonathan Otto Pohl estima el número de muertes entre los exiliados chechenos e ingush durante el tránsito y el confinamiento en asentamientos especiales en 1949 en 123.000. De estos, los chechenos eran 100.000 y los ingush 23.000. Thomas McDonell también da una cifra de al menos 100.000 chechenos que murieron de hambre y enfermedades en el exilio, pero no da una cifra de las bajas ingush. Tom K. Wong, Profesor Asociado de Ciencias Políticas, estima que al menos 100.000 Vainakhs murieron en los primeros tres años en el exilio, excluyendo a los que perecieron durante el tránsito y las detenciones. El historiador William Flemming publicó cálculos que dan un mínimo de 132.000 chechenos e ingush que murieron entre 1944 y 1950. En comparación, su número de nacimientos en ese período fue de solo 47.000. Así, la población chechena e ingush cayó de 478.479 en 1944 a 452.737 en 1948. De 1939 a 1959, la población chechena creció un 2,5%. En comparación, entre 1926 y 1939 creció un 28%. El historiador Alexander Nekrich declaró que las pérdidas netas de los chechenos entre 1939 y 1959 (después de considerar las pérdidas durante la guerra) fueron de 131 000 y de los ingush de 12 000. El periodista alemán Lutz Kleveman determinó que 150.000 personas no sobrevivieron los primeros cuatro años de frío invernal en Asia Central. Las estimaciones del número máximo de muertes y pérdidas demográficas de chechenos e ingush oscilan entre 170 000 y 200 000, por lo que van desde una cuarta parte de la población chechena total hasta casi un tercio asesinados en esos años. Los historiadores chechenos afirman que 400.000 perecieron en la deportación y el exilio; usando una estimación presumiblemente más alta para el número de deportados.

El demógrafo Dalkhat Ediev, en un estudio de las cifras de víctimas de todos los grupos étnicos que fueron seleccionados para el "castigo" por Stalin, encontró que las muertes debidas a las deportaciones incluían 125.500 de los deportados chechenos y 20.300 de los deportados ingush, o 30,8% de los chechenos y 21,3% de los ingush. Mientras tanto, las pérdidas demográficas a corto plazo se estiman en un 51,1 % para los chechenos y un 47,9 % para los ingush. Estima que la población chechena se redujo a un mínimo de 285.000 y la ingush a 78.800 personas en octubre de 1948. Sin embargo, a pesar de estas grandes pérdidas, los chechenos aumentaron posteriormente sus tasas de fertilidad, lo que algunos consideran una manifestación de su resiliencia y determinación para sobrevivir.

Responder

Volver a “Crímenes de guerra”

TEST