Lanzallamas Lagonda

Toda clase de armas usadas por los soldados de Infantería

Moderador: PatricioDelfosse

Responder
Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10930
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Lanzallamas Lagonda

Mensaje por Kurt_Steiner » Mié May 01, 2024 3:15 pm

Fuente https://en.wikipedia.org/wiki/Lagonda_flamethrower

La empresa Lagonda produjo varios lanzallamas durante la Segunda Guerra Mundial. Los desarrollos iniciales fueron para la defensa contra los esperados ataques alemanes. Se creía que actuaría como elemento disuasorio para los bombarderos en picado de la Luftwaffe que atacaban a los mercantes y a las bases costeras de la aviación naval, ligeramente defendidos. El proyecto fue gestionado conjuntamente por los departamentos de armas especiales de la Armada y el Ejército británico.

Posteriormente produjeron lanzallamas para montar en vehículos blindados.

Después de la evacuación de la BEF de Dunkerque, cuando la invasión del Reino Unido parecía inminente, el lanzallamas se consideró un arma defensiva adecuada. Se creó el Departamento de Guerra del Petróleo bajo la dirección de Donald Banks. En lugar de utilizar gasolina, R. P. Fraser, de la Universidad de Londres, desarrolló un combustible espesado que podía manejarse de forma segura mediante bombas. Para probar esto, la compañía Lagonda Car Company modificó un camión Commer para que llevara una torreta con un proyector.

Heavy Cockatrice
Un desarrollo paralelo fue la "Unidad pesada de bombeo" de AEC que utilizaba un camión pesado de seis ruedas. Esta unidad tenía dos proyectores: el principal montado en una torreta capaz de lanzar combustible a una distancia de hasta 90 metros para uso antiaéreo, el otro en un carro desechable. PWD y Lagonda utilizaron el mismo chasis de camión AEC para el "Heavy Cockatrice", mientras que le dieron una versión más pequeña en un chasis Bedford QL al "Bedford Cockatrice". AEC utilizó su pesado camión Matador de 4 ruedas para producir un prototipo de un vehículo similar llamado "Basilisk".

Para el asalto en lugar de la defensa, se vio que un vehículo de orugas sería una mejor base. Se empleó un Bren Carrier para un prototipo. Esto generó el interés de Canadá. Con la ayuda de Lagonda, las fuerzas canadienses produjeron un diseño de lanzallamas capaz de disparar llamas a 40 yardas, que recibió el nombre en clave "Ronson". Lagonda también trabajó con el Mayor Oke para producir un lanzallamas montado en un tanque que utilizaba el tanque de combustible auxiliar del tanque como depósito. El Cuartel General de Operaciones Combinadas utilizó este lanzallamas en acción en la incursión de Dieppe.

Con el Ronson entregado a los canadienses, Lagonda trabajó en su propia instalación de lanzallamas para el Bren Carrier. El Wasp resultante se produjo en dos versiones; el segundo capaz de disparar a más de 90 metros. Para las operaciones en las selvas de Birmania, un lanzallamas montado en un tanque era un "arma deseable". El Churchill Crocodile se consideró inadecuado para este propósito porque el combustible y el propulsor se encontraban en un remolque con ruedas, que tenía dificultades para moverse en el terreno selvático. Un sistema interno con el proyector en la torreta, conocido como "Salamander", no era satisfactorio, por lo que Lagonda desarrolló un sistema externo con el nombre en código "Adder" (si se instalaba en un tanque Sherman) o "Cobra" (en el Churchill). Se montó un tanque de combustible blindado de 300 litros en la parte trasera del tanque y el suministro se dirigía a lo largo del exterior del casco hasta un proyector en la parte delantera cerca del copiloto que lo controlaría. Propulsado por un gas inerte, Adder tenía un alcance de 90 metros.

Método de operación
La premisa básica del proyecto era crear un arma capaz de disparar un chorro de llamas lo suficientemente alto y ancho como para obligar a los bombarderos a abandonar su picado o enfrentarse a una columna de llamas potencialmente capaz de dañar o destruir su avión. Se solicitaron diseños a diversas fuentes y un panel de consultores contratados por la Anglo-Iranian Oil Company verificó la viabilidad de los planos recibidos. Luego, los ingenieros militares construyeron prototipos de los diseños más prometedores y, después de realizar pruebas, demostraron sus capacidades frente a varios almirantes y generales. El más efectivo fue un diseño presentado por la compañía automovilística Lagonda, que disparaba ocho galones de una mezcla de diésel y alquitrán por segundo, encendiéndose para producir una llama continua con un alcance de casi 30 m, que a su punto más ancho tenía aproximadamente 9 m de diámetro. Según Gerald Pawle, ingeniero que trabajó en el proyecto, el lanzallamas Lagonda impresionó y asustó a los oficiales invitados a presenciar las manifestaciones. Se realizaron más mejoras en el diseño, lo que aumentó su alcance efectivo a 61 m, aunque se necesitaba una cantidad mucho mayor de combustible para mantener la llama durante un período de tiempo significativo.

Imagen
Un vehìculo Heavy Cockatrice
https://en.wikipedia.org/wiki/Lagonda_flamethrower

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10930
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Lanzallamas Lagonda

Mensaje por Kurt_Steiner » Jue May 09, 2024 3:22 pm

Ensayos y uso.
Se organizó una prueba en el mar para comprobar la eficacia del arma como elemento disuasorio para los aviones alemanes. Se instaló un prototipo del lanzallamas en la cubierta del pesquero francés La Patrie, modificado para disparar verticalmente. Cuando llegó el piloto de la RAF, el equipo responsable de la construcción del lanzallamas, preocupado de que el arma resultara demasiado efectiva, le informó exactamente lo que podía esperar que sucediera. Los resultados de la prueba no fueron nada impresionantes: según las instrucciones, el piloto realizó su primer ataque simulado sin acercarse demasiado al área directamente encima del arma, que estaba preparada para disparar verticalmente hacia arriba, pero en recorridos posteriores voló cada vez más cerca de la llama hasta el punto de casi llevar su avión directamente a la línea de fuego. El informe del piloto dejó muy claro que no creía que el arma fuera un elemento disuasivo muy eficaz, pero admitió que los ensayos pueden haber estado sesgados por su conocimiento previo de su naturaleza.

Teniendo esto en cuenta, se organizó una segunda prueba con un piloto diferente. Al hombre no se le dio ninguna información sobre lo que podía esperar. Los resultados fueron deprimentemente similares a los de la primera prueba: el piloto nunca vaciló en su ataque, de hecho rozó la mitad de su ala con el chorro de llamas. Sin embargo, más tarde se descubrió que podría haber otra razón detrás del fracaso de la segunda prueba. El piloto elegido para las pruebas había trabajado en un circo antes de la guerra, conduciendo coches a través de pistas y muros de fuego de forma regular. Con la creencia de que la Luftwaffe tendría muy pocos hombres con experiencia en circo, comenzó la producción limitada del lanzallamas naval Lagonda, instalándose armas en la zona del río Támesis y sus alrededores. Los capitanes recibieron con agrado los lanzallamas al principio, hasta que descubrieron que el arma requería un nivel muy alto de mantenimiento y un manejo experto para que tuviera suficiente presión de combustible para ser efectiva, y la tripulación deseaba evitar quedar cubierta de alquitrán.

Si bien los lanzallamas instalados no produjeron ni una sola baja enemiga confirmada antes del final de la guerra, la información recopilada por los británicos sugirió que las armas tuvieron dos efectos notables en los alemanes. En primer lugar, se observaron pruebas de un proyecto similar de lanzallamas defensivo naval que involucraba un largo tubo montado en un mástil, que sufrió reveses similares a los del arma británica: varias pruebas terminaron con los oficiales asistentes y todos los demás en la costa cercana cubiertos de petróleo. En segundo lugar, en parte gracias al lanzallamas Lagonda y en parte debido a otras armas disuasorias como el sistema de paracaídas y cables (PAC) y el proyector Holman, la altura media de los bombarderos alemanes que atacaban a los buques mercantes aumentó muy por encima de los 61 m, la altitud en el que las bombas habían alcanzado con éxito aproximadamente el 50% de los lanzamientos.

Historial de servicio
El Bedford Cockatrice fue encargado para la defensa de las bases costeras del Fleet Air Arm en caso de ataque contra tropas de planeadores o paracaídistas. Se estimó que tales tropas necesitarían aproximadamente un minuto después del aterrizaje para separarse de su equipo y abrir fuego, por lo que se creía que el Cockatrice era el vehículo de defensa de respuesta rápida ideal, capaz de matar o aterrorizar para que se rindiera una fuerza atacantes. Se construyeron sesenta Cockatrice y se sirvieron en las bases aéreas de la Royal Navy. La RAF recibió seis Heavy Cockatrice para la defensa de aeródromos.

En Dieppe se utilizaron tres tanques Churchill equipados con el sistema lanzallamas Oke.

Responder

Volver a “Armas de Infantería”

TEST