La ruta de Kokoda, 1942

La guerra en el Pacífico

Moderador: José Luis

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9486
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: La ruta de Kokoda, 1942

Mensaje por Kurt_Steiner » Vie Oct 14, 2022 12:22 pm

Aunque las posiciones australianas en la ruta este se mantuvieron, la posición alrededor de Isurava se volvió insostenible y el oficial al mando del 2/14, Key, solicitó permiso para retirarse a la casa de descanso de Isurava, aproximadamente 1 kilómetro hacia atrás a lo largo de la ruta. Esta solicitud fue concedida y el repliegue se completó a primera hora de la mañana del 30 de agosto. Luego, los defensores se atrincheraron alrededor de la nueva ubicación. Cuando los japoneses trajeron más artillería y comenzaron un fuerte bombardeo de la casa de descanso de Isurava, el 1/144 se estableció alrededor de Isurava y comenzó a disparar contra la nueva posición australiana. Mientras tanto, el 3/144 emergió de la espesa maleza y tropezó con el flanco y la retaguardia australianos. Se produjeron combates cuerpo a cuerpo. A medida que las bajas australianas aumentaban y las municiones se agotaban, los japoneses también estuvieron cerca de lograr un gran avance en la vía alternativa. Horii ahora había desplegado varias compañías en los flancos y cerca de la retaguardia de los batallones 2/14 y 39, amenazando las posiciones australianas con un cerco. En consecuencia, a última hora del 30 de agosto, Potts decidió que si permanecía en el lugar, su fuerza sería destruida, por lo que ordenó una retirada al sur de Alola hacia la aldea de Eora.

Los batallones de infantería 39 y 2/14 se retiraron hacia el sur a lo largo de la pista en el lado occidental de Eora Creek, pasando por el 53 que defendía Alola. El 2/16 se retiró al sur de Abuari a lo largo del lado este de Eora Creek. Al retirarse en contacto, varios grupos de australianos, incluida la compañía del cuartel general del 2/14, se encontraron aislados del cuerpo principal de la Fuerza Maroubra. En la confusión, un contraataque australiano contra el 3/144 atrapó a un grupo de sus propias tropas en un feroz fuego cruzado. Aunque el contraataque finalmente logró romper el bloqueo japonés, también obligó a un gran grupo de australianos a salir de la ruta. Durante varios días, grandes números caminaron por la jungla en un esfuerzo por reunirse con sus unidades. Varios fueron capturados por los japoneses en los días siguientes, incluido Key, quien fue ejecutado por los japoneses después de un interrogatorio.

Después de la batalla, cuando los australianos se retiraron hacia Eora Creek, los japoneses atacaron la cresta al sur de la casa de descanso de Isurava y luego ocuparon Alola. Allí capturaron una gran cantidad de municiones para armas pequeñas y granadas, así como raciones que fueron consumidas con entusiasmo por las tropas que ahora comenzaban a sentir los efectos del hambre como resultado de una línea de suministro ya tensa] El 28 de agosto, Horii había recibido órdenes de asegurar una posición avanzada al sur de Owen Stanleys, pero de mantener la mayoría de sus fuerzas en el norte mientras se resolvía la situación alrededor de Guadalcanal. Después de los combates alrededor de Isurava, adelantó solo a una parte de su fuerza, unos 3500 hombres, y encargó al 41º Regimiento de Infantería la persecución de los australianos.

Las bajas durante los combates alrededor de Isurava han sido objeto de una cierto controversia. En la era inmediata de la posguerra, las fuentes australianas tendían a informar una proporción de alrededor de cinco japoneses muertos por cada australiano, y los australianos estimaban que habían matado a alrededor de 700 japoneses; sin embargo, en tiempos recientes esto ha sido revisado. Los japoneses también sobreestimaron inicialmente las bajas que infligieron a los australianos, reclamando 1000 muertos, antes de reducirloss a 300. Ahora se piensa que las bajas fueron más parejas, aunque todavía favoreciendo a los australianos. Para los australianos, las bajas ahora se calculan en 99 muertos y 111 heridos, mientras que se cree que los japoneses tuvieron 140 muertos y 231 heridos.

Para los australianos, la Batalla de Isurava a veces se ha descrito como "las Termópilas de Australia". La batalla ha llegado a formar una parte clave de la leyenda de Anzac con las acciones de Kingsbury, así como numerosos otros actos de valentía de las tropas japonesas y australianas, que se destacan en varios relatos de la lucha que se han caracterizado como parte de una batalla épica de supervivencia nacional. En los primeros años de la posguerra, los esfuerzos de la fuerza australiana para detener a los japoneses durante un período de cuatro días se consideraban una hazaña de armas significativa, lucharon contra una fuerza muy superior a la que los australianos infligieron numerosas bajas en un acción tácticamente exitosa que retrasó a los japoneses y permitió a los australianos tiempo para traer más refuerzos. Si bien los elementos de esta narrativa continúan resonando, recientemente se ha reevaluado la magnitud de las pérdidas japonesas y se ha cuestionado este análisis. A medida que se reformularon los objetivos estratégicos más amplios de los japoneses, y se descubrió que el número de japoneses involucrados en la batalla era significativamente menor de lo que los australianos habían pensado en ese momento

Si bien los australianos pudieron retirarse con éxito de su posición en contacto, la acción se vio empañada por un grado de desorganización y desorden que caracterizó su retirada a Eora Creek, lo que finalmente llevó a que varios grupos fueran capturados y finalmente ejecutados por los japoneses. También se perdió una gran cantidad de material en la retirada, con 26.500 balas y 500 granadas abandonadas en los alrededores de Alola. A pesar de esto, el control de la retirada por parte de Potts ha tendido a verse de manera relativamente acrítica en la narrativa de la batalla proporcionada en la mayoría de los relatos de posguerra. Williams, sin embargo, argumenta que, en lugar de las virtudes de Potts, el factor vital para permitir que los australianos vivieran para luchar otro día fueron, de hecho, los propios errores de Horii, así como los errores tácticos de los comandantes de batallón japoneses. Por otro lado, el autor japonés Kengoro Tanaka llega a la conclusión opuesta, destacando la obstinada defensa de las tropas australianas sobre el terreno y las numerosas bajas infligidas a los atacantes como factores clave. Continúa afirmando que contra esto, la fuerza japonesa solo "capturó por poco" Isurava. El comandante japonés esperaba enfrentarse decisivamente a los australianos para abrir el camino a Port Moresby. La retirada de la Fuerza Maroubra hizo mella en las esperanzas japonesas de un avance rápido y los consiguientes retrasos causados ​​por el endurecimiento de la resistencia australiana pusieron fin a las esperanzas niponas de poder asegurar el puerto antes de que un número significativo de refuerzos australianos llegaran y los eventos en Guadalcanal y en otros lugares afectaran la campaña.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9486
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: La ruta de Kokoda, 1942

Mensaje por Kurt_Steiner » Mar Dic 20, 2022 2:15 pm

Bullard informa que, si bien las municiones del 144º Regimiento estaban limitadas por lo que podían transportar, esto incluía 18 ametralladoras [medianas] (Tipo 92 Juki), tres batallones de cañones (de infantería), dos cañones de fuego rápido y dos cañones de artillería regimiental. El batallón de artillería de montaña se desplegó con tres compañías con un arma cada una, dejando un arma en reserva en Buna. El 44º Regimiento se desplegó con 13 ametralladoras medianas, tres cañones de batallón, un cañón de regimiento y un cañón de fuego rápido. Anderson indica que los cañones del regimiento y del batallón de artillería de montaña eran del Tipo 41 de 75 mm, mientras que los cañones de infantería eran del Tipo 92 de 70 mm. En virtud de que los cañones de 37 mm se describieron como "fuego rápido", estos eran probablemente los cañones AT Tipo 94 de doble propósito que era un cañón de fuego rápido, a diferencia del anterior cañón de infantería Tipo 11 de 37 mm. Empleaba una expulsión automática de cartuchos y era capaz de disparar hasta 30 veces por minuto. Principalmente un arma de fuego directo, con miras telescópicas, tenía un alcance efectivo de 2870 metros y podía dividirse en cuatro cargas de 100 kgs. El cañón Tipo 92 era un obús ligero de 70 mm capaz de disparar de forma directa e indirecta. Tenía un alcance efectivo de 2800 metros, disparando un proyectil de alto poder explosivo de 3,795 kgs a un alcance máximo de 7.000 metros. Podría dividirse en once unidades de no más de 95 kgs de peso.

La estructura de la brigada australiana incluía un regimiento de artillería, que constaba de dos baterías, cada una equipada con 12 cañones de 25 libras, que tenían un alcance de 12.300 metros pero pesaban 1.800 kgs y no estaban destinados a dividirse en paquetes. Mientras el avance japonés amenazaba Imita Ridge, el 14° Regimiento de campaña (menos una batería) se desplegó cerca de la cabeza de la pista para defenderse de una fuga de los japoneses hacia un campo más abierto. Dos armas fueron transportadas a Owers' Corner por un tractor oruga. El 20 de septiembre, bombardearon las posiciones japonesas en Ioribaiwa desde una distancia de 10.000 metros. Se desmontó una tercer arma y se movió hacia adelante, lo que llevó a 50 hombres cinco días para moverlo solo tres kilómetros a través del terreno montañoso de la jungla. Sin embargo, cuando estuvieron en posición y listos para disparar, los japoneses estaban fuera de alcance.

En respuesta a la situación, la 1ª batería de montaña se formó, equipada con obuses de 3,7 pulgadas obtenidos apresuradamente de la Marina Real de Nueva Zelanda. Inicialmente, se pretendía que los cañones fueran movidos por caballo; sin embargo, luego de la llegada de la unidad a Port Moresby a principios de octubre, pronto quedó claro que los caballos no serían aptos para el clima húmedo de Nueva Guinea y que las armas serían transportadas por jeeps y nativos. Se necesitaron unos 90 porteadores para mover un arma sin municiones. La batería no participó en los combates a lo largo de la ruta, pero el 15 de noviembre, un destacamento con un cañón voló a Kokoda para apoyar a la 7ª División australiana.

Un batallón de infantería australiano tenía un pelotón de morteros con cuatro morteros Ordnance ML de 3 pulgadas, capaces de lanzar un proyectil de 4,5 kgs a 1500 metros. Los batallones también tenían acceso al medio Vickers. ametralladora. El Vickers, aunque enfriado por agua, tenía un peso y una capacidad similares a los del Juki empleado por los japoneses. Cuando las fuerzas australianas se avanzaron, no se llevaba ninguna de estas armas. Se consideró que eran demasiado pesados ​​para transportarlos y que no podían emplearse con eficacia en terrenos selváticos.

Un informe posterior a la acción del 2/14 Batallón identificó que fue un error no llevar estas armas. En el momento de la Batalla de Brigade Hill-Mission Ridge (desde aproximadamente el 6 de septiembre), la 21ª Brigada estaba operando una sección de tres morteros de 3 pulgadas que se habían lanzado en paracaídas sobre Myola. Cuando los australianos comenzaron el avance desde Imita Ridge, la mayoría de los batallones que avanzaban llevaban un mortero de 3 pulgadas con 24 granadas y una ametralladora Vickers con 3000 cartuchos.

A pesar de esta mayor potencia de fuego, los japoneses aún tenían una ventaja significativa por cantidad y alcance. McCarthy relata casos en los que los morteros y las Vickers que se pusieron en servicio fueron rápidamente atacados y eliminados por la artillería japonesa. También hubo una alta tasa de fallos con la munición de mortero lanzada desde el aire y, después de que una de esas granadas explotara en el tubo y matara a la tripulación, la 16ª Brigada suspendió el uso de munición de mortero lanzada desde el aire.

Los japoneses llevaron a las montañas 13 piezas de artillería y emplearon 15 en la Batalla de Oivi-Gorari al final de la campaña. Si bien Anderson informa que aproximadamente 940 hombres fueron responsables de transportar las armas, municiones y otra parafernalia a través de Owen Stanleys, concluye que, a pesar de esta carga: "A lo largo de la campaña de Kokoda, los japoneses mantuvieron una clara ventaja sobre los australianos: la artillería. Los japoneses El uso de piezas de artillería en cada batalla de Kokoda fue un multiplicador de fuerza, y los australianos nunca pudieron igualar las armas a distancia japonesas". Él atribuye alrededor del 35% de las bajas australianas a la artillería japonesa, pero observa que el efecto sobre la moral fue quizás de igual importancia: "La impotencia que sintieron los hombres que fueron sometidos a un bombardeo implacable sin los medios para tomar represalias minó tanto su número como su espíritu". Williams afirma que: "La artillería japonesa desempeñó un papel importante, quizás decisivo, en los campos de batalla de Kokoda".

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9486
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: La ruta de Kokoda, 1942

Mensaje por Kurt_Steiner » Jue Dic 22, 2022 3:35 pm

Los soldados australianos inicialmente entraron en batalla con un uniforme caqui que contrastaba con los verdes más oscuros de la jungla. Además, los correajes de la Brigada 21 se habían blanqueado por su servicio en Siria. Los japoneses, por otra parte, usaban un uniforme verde más adecuado para el entorno de la jungla y eran expertos en las técnicas de camuflaje. Cuando la 25ª Brigada entró en combate, vestía de color verde jungla, aunque estos eran uniformes de color caqui que se habían teñido rápidamente. Este tinte corría y causaba molestias en la piel entre los soldados.

Gran parte del equipo australiano era el estándar del ejército británico y de la Commonwealth. Este legado imperial significó una estructura destinada a luchar en campo abierto y que dependía en gran medida del transporte motorizado. Por ello, el peso no era tanto una consideración cuando el equipo no estaba destinado a ser cargado por el soldados. La radio y el equipo asociado requirieron diecinueve hombres para transportarla y eran temperamentales ante el "manejo excesivo" y eran susceptibles a la humedad. Por el contrario, los japoneses utilizaron equipos inalámbricos compactos y cables de señal de aluminio livianos.

Imagen
El operador de radio James Pashley y su equipo
https://en.wikipedia.org/wiki/Kokoda_Track_campaign

Los japoneses valoraron las existencias capturadas de bombas Mills (modelo 36M). El mecanismo de palanca y percutor de la Mills se consideró superior a su propia granada, la Tipo 99, que tenía que golpearse contra un objeto duro para encender la espoleta inmediatamente antes de lanzarla.

Operaciones aéreas

Además de la importante contribución logística en apoyo de las fuerzas australianas, las operaciones aéreas incluyeron misiones de bombardeo contra Rabaul, la base japonesa que apoyaba los desembarcos en Papúa y los intentos de reabastecimiento y refuerzo de las cabezas de playa en torno a Buna y Gona. Los bombarderos tenían su base en Australia, pasando por Port Moresby, lo que resultó en una fatiga considerable de la tripulación.[

Los bombardeos también atacaron las cabezas de playa, en particular el aeródromo que se estaba construyendo en Buna y la línea de comunicación japonesa. Las misiones regulares contra Buna neutralizaron efectivamente el aeródromo, dañándolo casi tan rápido como podía repararse, lo que lo hizo ineficaz. El cruce del Kumusi en Wairopi fue atacado regularmente y las obras de construcción de puentes fueron destruidas repetidamente. Las fuerzas australianas en la pista solicitaron misiones de bombardeo y ametrallamiento en apoyo de las operaciones en varias ocasiones, pero tales solicitudes no siempre se cumplieron. Las condiciones climáticas en todo el rango interferían constantemente con las operaciones.

Mando aliado

MacArthur, después de recibir la orden de abandonar Filipinas, llegó a Australia el 17 de marzo de 1942 y fue nombrado Comandante Supremo de las Fuerzas Aliadas en el Área del Pacífico Sudoccidental (SWPA). MacArthur tuvo que competir con el plan del almirante Chester Nimitz de llegar a Japón a través del Pacífico central. Ambicioso, le preocupaba que su mando no fuera dejado de lado. Blamey había sido retirado del Medio Oriente y llegó a Australia el 23 de marzo de 1942. Poco después, fue nombrado comandante en jefe del ejército australiano y, posteriormente, en el puesto separado, que ocupó simultáneamente, de comandante, aliado de las fuerzas terrestres SWPA.

Papua y Nueva Guinea habían sido el 8º Distrito Militar de Australia bajo el mando de Morris. El 9 de abril de 1942, se formó en la Fuerza de Nueva Guinea, con Morris iendo ascendido a general de división. A medida que los acontecimientos se intensificaron y las fuerzas involucradas aumentaron, Rowell llegó desde Australia con el Cuartel General del I Cuerpo y asumió el mando de la fuerza el 12 de agosto de 1942. Morris fue trasladado al mando de la Unidad Administrativa de Nueva Guinea Australiana (ANGAU). Aproximadamente en ese momento, la 7ª División se estaba desplegando en Nueva Guinea y la responsabilidad de la defensa inmediata de Port Moresby, incluida la Fuerza Maroubra y la operación Kokoda, se transfirió al cuartel general de la división bajo Allan.

Tanto el Cuartel General de Tierra Aliada de Blamey (LHQ) como el Cuartel General de MacArthur (GHQ) estaban cada vez más alarmados por la situación en la ruta, con las fuerzas australianas sufriendo una serie de reveses, y por los desembarcos japoneses en Milne Bay (esta batalla se libró desde el 25 de agosto al 7 de septiembre de 1942). Vasey, entonces subjefe del estado mayor general de Blamey, le escribió en privado a Rowell el 1 de septiembre que "el GHQ es como un maldito barómetro en un ciclón: sube y baja cada dos minutos". MacArthur también tenía una mala opinión de las tropas australianas y no apreciaba realmente las condiciones en las que se combatía en Nueva York. Guinea estaba siendo conducida. El 6 de septiembre, MacArthur le escribió al general George Marshall que "los australianos han demostrado ser incapaces de igualar al enemigo en la lucha en la jungla. Falta un liderazgo agresivo". Jones observa: "La actitud de que los australianos eran malos combatientes impregnaba el pensamiento en la sede de MacArthur".

Imagen
El general Sir Thomas Blamey conversando con las tropas durante la visita de MacArthur
https://en.wikipedia.org/wiki/Kokoda_Tr ... _equipment

El gobierno australiano también estaba preocupado. El 9 de septiembre, el ministro del Ejército, Frank Forde, ordenó a Blamey que visitara Port Moresby, lo que hizo del 12 al 14 de ese mes. A su regreso, pudo asegurar al gobierno su confianza en Rowell y que la situación estaba bajo control. No obstante, MacArthur persuadió al primer ministro australiano, John Curtin, para que enviara a Blamey a Nueva Guinea para tomar el mando allí y "dar vitalidad a la situación". Mediante esta maniobra, MacArthur se aseguró de que Blamey sería el chivo expiatorio si cayera Port Moresby.

MacArthur visitó Port Moresby brevemente a partir del 2 de octubre. El 3 llegó hasta Owers' Corner, donde pasó alrededor de una hora. Estuvo presente cuando la 16ª Brigada, bajo el mando del brigadier John Lloyd, comenzaba su avance por la vía. Posteriormente estableció su cuartel general avanzado en Port Moresby el 6 de noviembre de 1942 (justo después de que Kokoda fuera ocupada de nuevo) hasta enero de 1943.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9486
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: La ruta de Kokoda, 1942

Mensaje por Kurt_Steiner » Lun Dic 26, 2022 12:07 pm

Fuente https://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Kokoda

El primer enfrentamiento en Kokoda tuvo lugar después de las escaramuzas alrededor de Awala, Gorari Creek y Oivi, en las que los australianos y papúes de la Fuerza Maroubra se retiraron hacia Deniki, al sur de Kokoda. El 28 de julio, una fuerza de alrededor de 130 a 148 australianos y papúes bajo el mando del teniente coronel William T. Owen, marchó hacia el norte desde Deniki y volvió a ocupar la aldea de Kokoda, después de recibir información de que los japoneses que perseguían los sobrevivientes de Oivi aún no habían llegado al pueblo. Estas tropas eran principalmente del Batallón de Infantería 39, en su mayoría sobrevivientes de los combates alrededor de Oivi, pero también incluían un pequeño número de hombres del PIB, la Unidad Administrativa de Nueva Guinea Australiana, la Policía Real de Papúa y varios comunicadores del cuartel general de la Brigada 30. Flanqueada por vías paralelas que cortaban al sur de la pista de aterrizaje, Kokoda no era fácil de defender, particularmente por una fuerza del tamaño de una compañía. Sin embargo, Owen colocó su fuerza al norte de la aldea en el extremo este de una "meseta en forma de lengua" que se extendía hacia el noreste de la pista de aterrizaje. Los australianos se colocaron en una línea defensiva en forma de herradura, con tres pelotones delante y uno atrás, entre los árboles de caucho que custodiaban la pista de Deniki. A partir de ahí, los australianos posteriormente intentaron mantener la aldea de Kokoda de un asalto de unos 200 japoneses de elementos avanzados del 144º Regimiento de Infantería bajo el mando del capitán Tetsuo Ogawa.

Extendiéndose en un amplio frente, la defensa australiana duró poco. A lo largo de la tarde del 28 de julio, las tropas de Ogawa, en su mayoría veteranos de China, avanzaron por la carretera Kokoda-Oivi, acercándose a Kokoda desde el este antes de moverse hacia los flancos de la posición australiana. Durante la tarde, dos aviones de transporte estadounidenses llegaron con refuerzos del 49° Batallón de Infantería, procedentes de Port Moresby, pero no aterrizaron porque los defensores tardaron en retirar las barricadas que se había colocado en la pista de aterrizaje y los pilotos creían que la situación era demasiado arriesgada para aterrizar. Al caer la noche, los japoneses comenzaron a hostigar a los defensores antes de lanzar un asalto frontal cuesta arriba hacia la meseta en las primeras horas del 29 de julio, apoyados por morteros ligeros y una pieza de artillería de 70 mm.

La artillería y los morteros comenzaron a infligir bajas a los australianos, que no tenían nada con lo que contrarrestar el fuego indirecto que les alcanzaba. Sin embargo, se defendieron con fuego de ametralladora y arrojaron granadas hacia abajo, hacia los atacantes japoneses. Después de aproximadamente una hora de lucha, incluido combates cuerpo a cuerpo, el enfrentamiento terminó cuando los australianos se retiraron de la aldea después de que Owen muriera a causa de las heridas recibidas mientras se movía entre sus tropas para levantarles la moral a medida que crecía la amenaza de cerco. Con fuego indirecto ahora a lo largo de su ruta de retirada, los australianos retrocedieron al amparo de una espesa niebla y posteriormente fueron conducidos de regreso a Deniki bajo el mando del mayor William Watson, del PIB, y la mayoría llegó alrededor del amanecer del 29 de julio.

Las pérdidas australianas ascendieron a 7 muertos y 6 heridos, mientras que 12 japoneses murieron y 26 resultaron heridos en el asalto. Las bajas japonesas incluyeron a Ogawa, quien fue asesinado en las etapas finales de la lucha por la pequeña retaguardia australiana. Por sus acciones durante el compromiso, Owen recibió póstumamente la Cruz de Servicios Distinguidos de EEUU, convirtiéndose en el primer australiano en recibir esta condecoración. Al retirarse de Kokoda, los australianos llevaron todo el equipo que pudieron, pero dejaron una gran cantidad de granadas, cinco ametralladoras y 1.850 cartuchos para rifles. Las tropas japonesas, que recibieron granadas inferiores que tenían que ser golpeadas en el suelo para prepararlas, disfrutaron del hallazgo.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9486
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: La ruta de Kokoda, 1942

Mensaje por Kurt_Steiner » Jue Dic 29, 2022 1:27 pm

Segundo combate
Siguió una breve pausa en la lucha a lo largo de la ruta antes de que tuviera lugar el segundo enfrentamiento alrededor de Kokoda entre el 8 al 10 de agosto de 1942. A raíz del primer encuentro, tanto los japoneses como los australianos se detuvieron para traer refuerzos. Después de enviar a los sobrevivientes de la Compañía 'B' de regreso a Eora Creek, el mayor Allan Cameron, el comandante de la 30.ª Brigada, tomó el mando del 39º Batallón de Infantería y avanzó desde Deniki el 8 de agosto con alrededor de 430 hombres, con la intención de recuperar Kokoda para reabrir el aeródromo. Al mismo tiempo, la fuerza japonesa, que había crecido a alrededor de 660 hombres con la llegada del resto del 1er Batallón de Hatsuo Tsukamoto y elementos de apoyo, comenzó su avance sobre Deniki.

Posteriormente, los dos bandos se enfrentaron a lo largo de la pista principal de Kokoda alrededor de Pitoki, cerca de Faiwani Creek. Siguió una acción de vaivén durante los dos días siguientes, en los que la principal fuerza australiana, que consistía en gran parte en la Compañía 'C' del capitán Arthur Dean, fue forzada a retirarse hacia atrás por la vía hasta el cuartel general del batallón alrededor de Deniki. Dean estaba entre los muertos en los combates y, mientras los perseguidores seguían a la Compañía 'C' de regreso a Deniki, Cameron organizó rápidamente la defensa de su cuartel general, que tuvo que defendirse de un ataque durante varias horas. En otra parte, la Compañía 'D', bajo el mando del capitán Maxwell Bidstrup, tomó Pirivi al este de Eora Creek, ejerciendo así presión sobre la retaguardia japonesa, mientras que otra compañía australiana, la 'A' del capitán Noel Symington, retomó Kokoda, encontrándola prácticamente indefensa.

Esto tomó a los japoneses por sorpresa, pero rápidamente recuperaron la compostura y comenzaron a contraatacar. Dos grupos de ingenieros atacaron a la compañía australiana alrededor de Pirivi desde el este y el oeste a lo largo de la carretera Kokoda-Oivi, mientras que Tsukamoto separó una compañía de infantería del 1er Batallón, 144º de Infantería para atacar a la compañía en Kokoda. La compañía que había atacado Pirivi posteriormente se retiró a la aldea de via Komondo llevando consigo a sus heridos y llegó a Deniki en dos grupos el 9 y el 10 de agosto. Mientras tanto, la compañía de Symington, que había ocupado Kokoda, la mantuvo contra varios ataques decididos. En un esfuerzo por hacer que la principal fuerza australiana se diera cuenta de que habían tomado la aldea, Symington disparó una bengala de señal roja y envió mensajeros para que regresaran a Cameron para aconsejarle que enviara refuerzos y suministros. A medida que se intensificaron los combates alrededor de Kokoda, los australianos continuaron resistiendo con la esperanza de ser reforzados o reabastecidos por aire, pero esta esperanza se desvaneció a media mañana cuando el avión esperado sobrevoló Kokoda sin aterrizar. Finalmente, al quedarse sin municiones y alimentos, y al no haber recibido el reabastecimiento aéreo prometido, Symington se vio obligado a retirarse al oeste de Kokoda a las 19:00 del 10 de agosto, cruzando Madi Creek al sur de la pista de aterrizaje por medio de un puente de alambre escarpado. antes de caer hacia el sur a través de los matorrales. Posteriormente, volvieron a cruzar hacia el lado este de Madi Creek antes de detenerse en el lado occidental de Faiwani Creek, antes de pasar a la aldea de Naro, donde los recibió una pequeña patrulla que los condujo a Isurava, donde llegaron el 13 de agosto. .

Las bajas durante el segundo enfrentamiento ascendieron a 21 japoneses muertos y 44 heridos, mientras que los australianos experimentaron pérdidas similares: 23 muertos y 17 heridos. La ruta tortuosa que tuvo que tomar la Compañía 'A' para retirarse de Kokoda significó que posteriormente no estuvo disponible para los combates que siguieron alrededor de Deniki en los días siguientes, ya que se le ordenó retirarse a la aldea de Eora para descansar. Fue reemplazado por tropas frescas pero sin experiencia de la Compañía 'E', formada a partir de la compañía de ametralladoras del batallón, a quien se le ordenó trasladarse a Deniki desde Isurava. Irónicamente, el día después del enfrentamiento, los aviones aliados, sin saber que la aldea había caído debido a retrasos en las comunicaciones, llegaron a Kokoda dejando caer los suministros que la compañía de Symington había estado esperando. Estos cayeron en manos japonesas, aliviando algunos de sus problemas de suministro. Varias horas más tarde, los aviones aliados volvieron a bombardear la aldea después de que la noticia de su captura llegara al alto mando aliado.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9486
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: La ruta de Kokoda, 1942

Mensaje por Kurt_Steiner » Mar Ene 10, 2023 3:13 pm

Fuente https://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Isurava

La batalla de Isurava

Tsukamoto no continuó presionando, sino que esperó a que Horii concentrara su fuerza principal, estimando que la fuerza australiana que tenía a Kokoda era de alrededor de 1000 a 1200 hombres. La fuerza disponible para Horii se basaba en cinco batallones de infantería con armas de apoyo y servicios con unos efectivos que iban entre los 3.000 y 5.000 efectivos. Horii planeó atacar con cuatro batallones de infantería (tres de ellos del 144o Regimiento de Infantería), manteniendo uno de ellos (del 41º Regimiento) en reserva inmediata para explotar el resultado del combate, para seguir a los australianos en retirada, pero finalmente se comprometió con una maniobra de flanqueo sin éxito durante las etapas finales de la batalla. Estas tropas estaban apoyadas por un regimiento de ingenieros y un batallón de artillería de montaña, con un total de seis piezas de artillería: dos cañones de 75 mm, dos piezas de 37 mm y dos cañones de montaña, aunque no todos estaban disponibles al inicio de la batalla. Finalmente, sólo 2130 participaron directamente en la batalla.

El 16 de agosto, el teniente coronel Ralph Honner llegó a Isurava para tomar el mando del 39º Batallón, reemplazando a su comandante anterior, el teniente coronel William Owen, que había muerto en los combates alrededor de Kokoda. También asumió el mando de la Fuerza Maroubra que, para entonces, incluía la primera compañía del 53.º Batallón al llegar a Alola, aproximadamente a 2 kilómetros al sur de Isurava. LA Fuerza Maroubra fue reforzada más tarde por dos batallones de la brigada de infantería 21, los batallones 2/14 y 2/16, al mando del brigadier Arnold Potts. El mando pasó a Porter cuando llegó al cuartel general de la 30ª Brigada el 19 de agosto. Potts, con los dos batallones de la Brigada 21, también avanzaba, pero se retrasó en un "momento crítico" debido a suministros insuficientes en Myola. Potts asumió el mando de la fuerza combinada el 23 de agosto, con órdenes de atacar hacia Kokoda y la intención de relevar al 39° Batallón para aliviar sus dificultades con el suministro. La fuerza australiana que comandaba ascendía a 2.290 efectivos.

La 21ª Brigada de Infantería era una formación veterana que había luchado en Oriente Medio a principios de la guerra, pero aún no se había probado en la jungla. A pesar de la urgencia de la situación, los dos batallones no se desplegaron delante de Myola inmediatamente debido a la situación del suministro y no llegarían a Isurava hasta después de que comenzara la batalla. Al llegar a las posiciones australianas de avanzada el 20 de agosto, se ordenó a Potts que retomara Kokoda. Sin embargo, como el tamaño de la fuerza japonesa era aproximadamente igual a la de los australianos, y sus propios problemas de suministro, se descartó atacar. Por lo tanto, las órdenes de Potts se cambiaron el 29 de agosto para montar un puesto alrededor de Isurava, en un esfuerzo por bloquear el avance japonés en Owen Stanleys en su camino hacia Port Moresby.

La posición en Isurava ocupada por el 39° Batallón estaba delimitada por delante y por detrás por pequeños arroyos que desembocaban en el Eora Creek, que parecía un desfiladero, hacia el oeste; con un espolón empinado que se eleva hacia el oeste. Las crestas principales, que limitan con Eora Creek, corrían de norte a sur. La posición de Isurava y la vía principal estaban en la "cresta de Isurava" o el lado occidental de Eora Creek. Una pista paralela corría a lo largo del lado de la "cresta Abuari" o lado occidental de Eora Creek. Honner relató más tarde que era: "una posición de demora tan buena como la que se podía encontrar en la vía principal"), lo que proporcionó a los japoneses una posición desde la que podían disparar contra la posición australiana. La fuerza principal del 53.º Batallón estaba ubicada en Alola, pero estaba encargada de la seguridad de la pista de Abuari en el flanco occidental.

El cuerpo principal de la fuerza nipona había desembarcado en Giruawa entre el 19 y el 21 de agosto y se había visto obligado a marchar a pie 120 kilómetros hacia el sur llevando cargas más pesadas de lo normal para aliviar los problemas de suministro que estaban comenzando a experimentar los japoneses al ser empujada hacia el sur su línea de comunicación. Como resultado del calor, las cargas pesadas y la distancia, una gran cantidad de tropas y varias piezas de artillería no pudieron llegar a Isurava a tiempo para la batalla, lo que redujo el tamaño de la fuerza japonesa disponible para el ataque.

Los australianos también tenían sus propios problemas de suministro. Para permitirles montar un contraataque, era vital que acumularan una reserva de suministros en las áreas avanzadas. Para reducir la carga impuesta al sistema de porteadores nativos, los aliados recurrieron al reabastecimiento aéreo, una técnica que aún estaba en pañales. La pérdida de Kokoda los había privado de un aeródromo avanzado, pero hasta cierto punto esto se había aliviado con la creación de una zona de lanzamiento de suministros para los aviones de transporte estadounidenses alrededor del lago seco en Myola. Sin embargo, estos esfuerzos se vieron obstaculizados por las deficiencias en el proceso de reabastecimiento aéreo y la inexperiencia en su aplicación. Solo unos pocos suministros se lanzaron en paracaídas, mientras que el resto simplemente se lanzó libremente. Inevitablemente, algunos suministros se salieron de sus zonas de entrega previstas, mientras que otros sufrieron daños debido a un embalaje inadecuado. Además, el trabajo deficiente del personal y la falta de atención dieron como resultado que se recolectaran menos suministros en la zona de entrega de lo que se había prometido a Potts. Esto tuvo el efecto de retrasar la llegada de los refuerzos australianos, ya que tuvieron que ser retenidos y luego enviados poco a poco, compañía por compañía, hasta que no llegaran suficientes suministros para sostenerlos.

Imagen
Porteadores papúes evacuan bajas australianas el 30 de agosto de 1942
https://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Isurava

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9486
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: La ruta de Kokoda, 1942

Mensaje por Kurt_Steiner » Vie Ene 13, 2023 3:35 pm

Batalla
Ataque japonés


Imagen
Mapa de los movimientos durante la batalla como se describe en el texto
https://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Isurava

La batalla de Isurava, 26-31 de agosto de 1942
Las disposiciones australianas iniciales alrededor de Isurava vieron al agotado 39º Batallón de Infantería con sus cinco compañías atrincheradas a horcajadas sobre la vía entre los arroyos norte y sur que desembocaban en Eora Creek. Habiendo dejado atrás la mayor parte de su equipo de atrincheramiento durante la retirada de Deniki, las tropas del 39º tuvieron que atrincherarse con lo que tenían a mano, incluidos cascos de acero y bayonetas. Sus posiciones se construyeron en medio de un área de hierba alta, detrás de un jardín abandonado, que ofrecía una buena observación de la pista que se dirigía a Deniki. El 53.º Batallón de Infantería se colocó más atrás, en Alola, en el mismo lugar que el cuartel general de Potts. También se había establecido un puesto de observación avanzado en la cordillera de Isurava. Los australianos mantuvieron una patrulla delante de sus posiciones. A lo largo del 24 y 25 de agosto, cuando la fuerza japonesa comenzó a avanzar, las patrullas del 53º Batallón se enfrentaron con grupos de japoneses frente a Isurava y al otro lado de Eora Creek alrededor de Missima. Potts, al darse cuenta de que Horii había lanzado un gran ataque, decidió desplegar el 2/14, al mando del teniente coronel Arthur Key, en Isurava, usando al 39º Batallón para proteger su movimiento. El 2/16, al mando del teniente coronel Albert Caro, fue llevado a Alola, donde se mantendría en reserva. Cuando se desplegó el 2/14 Batallón, los japoneses pudieron desplegar una fuerza de entre 3000 y 5000.

El 26 de agosto, Horii hizo avanzar la primera de sus tropas de desembarco, un cuerpo de unos 3.500 soldados, contra el 39º Batallón, con unos 400 efectivos. Alrededor del mediodía, el ataque comenzó en serio, y las posiciones australianas alrededor de Isurava fueron objeto de un fuerte bombardeo de artillería. Las tácticas japonesas consistían en inmovilizar a los australianos con ataques frontales mientras se palpaban los flancos, con miras a aislarlos con fuerzas por la retaguardia. El 1/144 del teniente coronel Hatsuo Tsukamoto recibió la tarea de liderar el asalto, a pesar de que habían estado en combate casi continuamente desde el desembarco japonés inicial a mediados de julio. Mientras tanto, el 2/144 del comandante Tadashi Horie se asignó al lado este de Eora Creek, donde el reconocimiento japonés había revelado la vía paralela que pasa por alto Isurava. El batallón tenía la tarea de apoderarse de Missima y Abuari y amenazar a la retaguardia australiana alrededor de Alola. El 3/144, bajo el mando del teniente coronel Genichiro Kuwada, iba a realizar un movimiento de flanqueo hacia el oeste contra la izquierda australiana

La fuerza japonesa hizo contacto con las posiciones exteriores de la Fuerza Maroubra, centrándose en los puestos de observación que se habían establecido a ambos lados del desfiladero de Eora Creek. A lo largo de la cordillera de Isurava, estos ataques fueron detenidos por el 39º. Sin embargo, alrededor de Missima a lo largo de la ruta alternativa, que había sido ocupada por el 53º, la posición australiana fue destruida y la aldea tomada, abriendo la ruta hacia la retaguardia australiana. En respuesta, el oficial al mando del 53º, el teniente coronel Kenneth Ward, envió una compañía desde Alola hacia Abuari para reforzar la posición. Potts también solicitó refuerzos en forma del 2/27 Batallón de Infantería, que se mantenía en reserva alrededor de Port Moresby. Sin embargo, la solicitud fue denegada debido a los temores sobre la fortaleza de la posición alrededor de Milne Bay. Aunque el 53º montó unas pocas defensas, que envió a otra compañía después de que la primera no se presentara, la situación empeoró para los australianos. Se envió información contradictoria desde las posiciones avanzadas de la 53, confundiendo el cuartel general de Potts e imposibilitando la acción coordinada. Para empeorar las cosas para ellos, los japoneses tendieron una emboscada y mataron a varios de los oficiales superiores de la 53, incluido Ward. Cuando la posición del 53 se desintegró, los japoneses también flaquearon, al no aprovechar la oportunidad de subir la posición australiana hasta Alola. El 2/144 de Horie se estancó en la inacción por la fatiga y la vacilación causada por la defensa previamente montada por el 53. El comandante del batallón japonés estaba convencido de que la ruta estaba más defendida de lo que realmente estaba. Si bien los japoneses no aprovecharon la situación, el 2/16 se encargó de restaurar la posición alrededor de Abuari, reforzando al 53º cuando los japoneses comenzaron a amenazar el cruce de Eora Creek.

Mientras tanto, el puesto de avanzada a la izquierda alrededor de la cordillera de Isurava se mantuvo durante todo el 27 de agosto, pero cuando los japoneses comenzaron a pasar por alto la posición, se dio la orden de retirarse a través de la cordillera hacia el oeste. Luego de esto, comenzaron los ataques frontales contra los defensores atrincherados en la posición defensiva principal, lo que representó el inicio de lo que serían cuatro días de ataques violentos. El ataque fue apoyado por un cañón de montaña y morteros que habían sido maltratado en la pista. Cuando la primera ola cayó sobre la posición, los australianos intentaron ocultar sus posiciones lo mejor que pudieron, disparando lo más tarde posible. La humedad y el esfuerzo físico minaron la fuerza de los atacantes japoneses y se llevó a cabo el asalto inicial. Esa noche, mientras caía una fuerte lluvia, se reanudó el asalto contra el 39 en Isurava, penetrando las posiciones australianas alrededor del jardín abandonado.

El 2/14 Batallón había sido enviado desde Myola a pie el 25 de agosto, con órdenes de relevar al 39. Una compañía llegó a su posición en Isurava a media tarde del 26 de agosto, mientras que otras se desplegaron en Alola y Templeton's Crossing. Sin embargo, el 39 se vio obligado a permanecer en el lugar mientras las compañías del 2/14 se movían en posición una por una, ya que los japoneses amenazaron varias veces con romper el perímetro. No fue hasta las últimas luces del 27 de agosto que el 39 se trasladó a un lugar de reserva en la parte trasera de Isurava. A lo largo del día, se habían producido intensos combates cuerpo a cuerpo alrededor de Isurava, mientras que en el flanco derecho los combates cuerpo a cuerpo habían visto a australianos y japoneses asumir posturas defensivas cautelosas. Los ataques de sondeo continuaron alrededor de Isurava esa noche mientras los japoneses buscaban probar las defensas australianas en busca de debilidades en medio de un fuerte aguacero torrencial.

El 28 de agosto, la lucha continuó a lo largo del frente de la posición australiana y en ambos flancos. Comenzando como un ataque de sondeo alrededor del amanecer, hubo un breve avance por la tarde, pero las ganancias japonesas fueron anuladas por un rápido contraataque. El comandante japonés, al darse cuenta de que los australianos habían traído refuerzos, decidió comprometer sus reservas para la batalla. La lentitud con la que atacó el 1/144 preocupó a Horii, y se envió una compañía del 3/144 para revitalizar su ataque. Se ordenó al resto que procediera hacia el oeste para intentar flanquear la principal posición defensiva alrededor de Isurava. Cuando el 1/144 envolvió el frente de la posición australiana, el 3/144 intentó un ataque desde el oeste, pero se perdió. Frustrado por la falta de progreso, Horii decidió cometer el 2/41, al mando del Mayor Mitsuo Koiwai, con el objetivo de realizar un amplio arco hacia el oeste y llegar a la pista al sur de Alola. Ellos también se perdieron eventualmente y, de hecho, no recuperaron el contacto con la principal fuerza japonesa hasta después de la batalla, sin disparar un solo tiro.

Al día siguiente, 29 de agosto, los japoneses renovaron su ataque. En posesión de las crestas que dominaban la posición australiana desde ambos lados del valle en el que se asentaba, los japoneses pudieron lanzar volúmenes considerables de morteros y ametralladoras en apoyo de sus asaltos. Incapaz de responder con una potencia de fuego similar, el perímetro australiano comenzó a reducirse. Fue durante esta etapa de la lucha que el soldado Bruce Kingsbury del 2/14 hizo una contribución individual única a la campaña y, como resultado, recibió póstumamente la Cruz Victoria. La de Kingsbury fue la primera Victoria Cross otorgada por acciones en suelo australiano.[

Responder

Volver a “Frente del Pacífico”

TEST