Hiroshima y Nagasaki

La guerra en el Pacífico

Moderador: José Luis

Responder
Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9846
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Hiroshima y Nagasaki

Mensaje por José Luis » Lun Ago 01, 2022 10:37 pm

¡Hola a todos!

He estado leyendo un libro de Jon Mitchell que lleva por título Poisoning the Pacific, y por subtítulo The US Military's Secret Dumping of Plutonium, Chemical Weapons, and Agent Orange (Rowman & Littlefield, 2020). Tiene dos subcapítulos dentro del capítulo 2 (Nuclear Warfare in Japan and the Marshall Islands) que me han parecido dignos de traducir para el foro. Versan específicamente sobre los dos bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki de agosto de 1945, pero desde una perspectiva de las intenciones del liderazgo político y militar estadounidense, de las impresiones que causaron los dos bombardeos en los gobiernos estadounidense y japonés, de sus efectos, y de la campaña de censura y supresión estadounidense que siguió inmediatamente. Mi intención con la publicación de mi traducción no es provocar el clásico debate que rodea los lanzamientos de las dos bombas atómicas, debate que, bajo distintas aproximaciones y en distintos hilos, ya hemos mantenido en el foro desde hace años. Es decir, no lo hago para provocar un debate en torno a si los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki fueron o no crímenes de guerra o crímenes contra la humanidad, ni para debatir sobre si era necesario o no lanzar esas bombas atómicas. Esto ya lo hemos debatido en el foro. Mi intención es mucho más simple: leed estos dos subcapítulos y reflexionad sobre lo que informa y cuenta en ellos Jon Mitchell para estar siempre alerta y precavidos ante quienes intentan hacer pasar la propaganda por historia y la opinión por información, pues vivimos una actualidad dominada por la manipulación y la propaganda. En muchos sentidos hemos vuelto a aquella nefasta época de la Guerra Fría.

Dos cuestiones más. La primera es la ubicación de este hilo. He desechado "librería" o "reseñas" porque no voy a hacer una reseña de un libro que abarca una época que supera con mucho el periodo histórico que cubre nuestro foro. Apenas 10 páginas de las 300 y pico que contiene el libro están dedicadas a agosto de 1945 y las dos bombas atómicas; el resto se extiende hasta nuestros días. También he descartado la sección de "Crímenes" porque el autor no se aproxima a Hiroshima y Nagasaki desde una perspectiva exclusivamente criminal, aunque el crimen -el ecocidio- acompaña todo el libro. Me he decidido por abrir este hilo en este subforo, pues fue en este teatro de la guerra donde tuvieron lugar, fundamentalmente, los hechos que aquí se narran. La segunda cuestión es subrayar que yo no suscribo todo lo que escribe Jon Mitchell, fundamentalmente por cuestiones de matiz. Pero sí estoy de acuerdo en términos generales.

Bien, sigue a continuación mi traducción.

.../...
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9846
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Hiroshima y Nagasaki

Mensaje por José Luis » Lun Ago 01, 2022 10:49 pm

URBAN TEST SITES: HIROSHIMA AND NAGASAKI

En el verano de 1945 Hiroshima albergaba unos 350.000 residentes y, como la mayoría de las ciudades japonesas de la época, contenía instalaciones militares, especialmente un puerto que embarcaba las armas químicas de la isla de Okunoshima a China y un nuevo CG de ejército construido en anticipación de la invasión aliada. Aunque la infraestructura militar ocupaba una fracción de Hiroshima, el resto de la ciudad era civil. Hasta entonces, Estados Unidos había librado deliberadamente a Hiroshima de los ataques aéreos convencionales para evaluar mejor el impacto de la nueva bomba. En palabras del coronel Paul Tibbets, que pilotó la destrucción de Hiroshima, Hiroshima y Nagasaki eran “buenos objetivos vírgenes” perfectos para “estudios de daños por bombas”, y el propio presidente Harry S. Truman se refirió al bombardeo de Hiroshima como un experimento.

El 6 de agosto, el ejército estadounidense probó su segundo dispositivo nuclear. Cargado con aproximadamente 60 kilogramos de uranio enriquecido, “Little Boy” explotó a 600 metros sobre el centro de Hiroshima, destruyendo o dañando severamente todo en un radio de 5 kilómetros y rompiendo ventanas a casi 20 kilómetros de distancia.

Tres días después, un B-29 transportaba la tercera bomba nuclear construida por Estados Unidos a Japón. El objetivo principal era la ciudad de Kokura, donde la inteligencia aliada sospechaba la presencia de la fábrica de fosgeno del ejército japonés, pero las nubes y el humo oscurecían la ciudad, lo que hizo que las tripulaciones se desviaran al Plan B. Con una población de 263.000 habitantes, Nagasaki también tenía infraestructura militar, particularmente la planta de municiones que había construido los torpedos disparados contra Pearl Harbor, pero era principalmente civil; como Hiroshima, también había sido excluida de ataques anteriores para que fuera más fácil inspeccionar la impacto de la bomba.

“Fat Man” detonó a tres kilómetros de su objetivo, a unos quinientos metros sobre el distrito de Urakami, la comunidad católica más grande del país. El informe de seguimiento oficial del Ejército de EE. UU. indicó que la explosión tuvo “efectos expansivos aún mayores que en Hiroshima. La destrucción total se extendió sobre un área de unas tres millas cuadradas (ocho kilómetros). Más de un tercio de los cincuenta mil edificios en el área objetivo de Nagasaki fueron destruidos o seriamente dañados".

Dividir el átomo sobre los cielos de Japón liberó instantáneamente energía equivalente a miles de toneladas de explosivos de alta potencia: aproximadamente quince mil toneladas en Hiroshima y veintiuna mil toneladas en Nagasaki. Los Hibakusha [supervivientes japoneses de las dos bombas atómicas, nota mía] japoneses describieron la fisión como un pika -el destello- seguido por un don, la explosión. Cerca de los hipocentros, el pika vaporizó a miles, transformando humanos en sombras, manchas de cemento y maniquíes de carbón. Más lejos del hipocentro, el destello encendió el cabello, carbonizó la piel, y dejó agujeros chamuscados a través de la ropa; los colores oscuros absorbían los rayos más fácilmente, dejando patrones quemados en la piel de sus usuarios. Los científicos de Trinity y las tripulaciones de los B-29 estaban equipados con lentes de soldador o parasoles para proteger sus ojos; los de Hiroshima y Nagasaki perdieron la vista debido al destello. “Un trozo de periódico japonés expuesto a casi 1,5 millas (2,4 kilómetros) de X (el hipocentro) tenía los caracteres que estaban escritos en tinta negra cuidadosamente quemados”, señaló lacónicamente el informe de seguimiento del ejército. En Hiroshima, el destello abrasó a la gente a 2,3 kilómetros del hipocentro, y en Nagasaki, la gente se quemó a 4,2 kilómetros de distancia. Las temperaturas en el tierra alcanzaron los cuatro mil grados centígrados.

Momentos después del destello del pika vino la onda explosiva del don. Viajando a velocidades de tres kilómetros por segundo, despojó de ropa y cabello; los sobrevivientes quedaron en carne viva cuando su piel, ya carbonizada por el destello, fue arrancada de sus cuerpos. La explosión demolió edificios de madera, hormigón destrozado y acero doblado; las ventanas se rompieron a tal velocidad que sus fragmentos marcaron la piedra. Atrapados bajo los escombros, los sobrevivientes fueron quemados vivos.

Segundos después de las explosiones, el aire se precipitó para llenar el vacío, absorbiendo cenizas, hollín y polvo en una columna que, en el caso de Nagasaki, alcanzó los veinte kilómetros de altura. Se estima que solo el 10 por ciento de los núcleos de uranio y plutonio de las bombas alcanzaron la fisión, por lo que el resto, aproximadamente sesenta kilogramos de material altamente radiactivo, se dispersó en las nubes en forma de hongo.

En ambas ciudades, las columnas radiactivas se alejaron y se mezclaron con aire más frío para crear lluvia. En Hiroshima, esta lluvia, ennegrecida por la ceniza, cayó con fuerza sobre un área de doscientos kilómetros cuadrados, mientras que una lluvia más ligera cayó sobre el resto de la ciudad; la ropa rociada en ese día todavía contiene rastros de cesio-137 radiactivo. Después de las explosiones, los equipos de rescate y los familiares acudieron en masa a las ciudades devastadas para ayudar a los sobrevivientes y buscar a sus seres queridos; comieron alimentos contaminados, bebieron agua contaminada y respiraron polvo contaminado.

Pronto la gente de las ciudades bombardeadas comenzó a enfermar por envenenamiento radiactivo. En los primeros días sufrieron náuseas, diarrea y vómito sanguinolento; en las semanas siguientes perdieron cabello, sangraron por las encías y desarrollaron manchas moradas en la piel. El daño por radiación hizo que los sobrevivientes sangraran y debilitó su producción de glóbulos rojos y blancos. Miles, incluidos aquellos que escaparon de las lesiones visibles de las explosiones iniciales, murieron debido a la reducción de la función de la médula ósea, hemorragia intestinal y enfermedades infecciosas que sus cuerpos no pudieron resistir. Los bebés expuestos en el útero nacieron muertos o con microcefalia y discapacidades mentales extremas.

Debido a que las explosiones destruyeron los registros públicos, es difícil calcular un número exacto de muertos por las explosiones. Las estimaciones del número de muertes a finales de 1945 son 140.000 en Hiroshima y 80.000 en Nagasaki. Entre los muertos había miles de personas que no eran japoneses: estudiantes del sudeste asiático, coreanos y chinos, algunos de los cuales eran trabajadores forzados. En Hiroshima, las bajas militares fueron aproximadamente 3.240, el 2,3 por ciento del total de muertos, y 250 en Nagasaki, el 0,3 por ciento del total. El personal militar estadounidense también murió: veintitrés prisioneros de guerra en Hiroshima, algunos linchados por japoneses en represalia por el bombardeo, y ocho prisioneros de guerra en la explosión de Nagasaki.

.../...
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9846
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Hiroshima y Nagasaki

Mensaje por José Luis » Lun Ago 01, 2022 10:54 pm

En la Segunda Guerra Mundial, el bombardeo indiscriminado de civiles no era nada nuevo. Dresden había sido destruida por bombarderos aliados y ciudades chinas atacadas por armas convencionales, químicas y biológicas japonesas. Cuando Estados Unidos atacó Hiroshima y Nagasaki, la mayoría de las ciudades japonesas también habían sido arrasadas por bombarderos estadounidenses que arrojaban municiones de napalm, fósforo y magnesio; sin embargo, lo que hizo diferentes a las bombas atómicas fue el continuo sufrimiento que duró mucho después de haber sido detonadas. En los años siguientes, los hibakusha desarrollaron cataratas, y aquellos con quemaduras repentinas que inicialmente parecían sanar, desarrollaron gruesas cicatrices queloides que los dejaron en agonía. De entre cinco a diez años después de las explosiones, los hibakusha comenzaron a desarrollar cánceres de colon, pulmón y estómago. Los niños comenzaron a enfermar de leucemia siete u ocho años después de las explosiones; cuanto menor era la edad a la que fueron expuestos, antes se desarrollaba. Las tasas de leucemia infantil alcanzaron dieciocho veces el promedio nacional y el riesgo general de cáncer de los hibakusha fue de un 40 a 50 por ciento más alta de lo normal. En Nagasaki, incluso la vegetación de la ciudad se vio afectada, y se observó una flora mutada durante varios años después del lanzamiento de la bomba.

Ya el 10 de agosto, los científicos japoneses determinaron que su país había sufrido un ataque atómico, pero el gobierno les ordenó ocultar sus hallazgos y la mayoría de los japoneses no se dieron cuenta de lo que había sucedido hasta el anuncio de rendición del emperador el 15 de agosto. Poco después de las explosiones, periodistas y cineastas japoneses documentaron los daños. Luego, menos de un mes después de los bombardeos, llegaron los primeros reporteros extranjeros. El australiano Wilfred Burchett describió a Hiroshima como si hubiera sido aplastada por una "apisonadora monstruosa"; El estadounidense George Weller describió a Nagasaki como “encrespada como una manzana al horno”.

Ambos periodistas fueron testigos de la muerte masiva de los hibakusha debido a la exposición a la radiación, a la que Weller se refirió como "Enfermedad X". Al darse cuenta de que las enfermedades no tenían precedentes, los dos periodistas presentaron informes sobre los efectos de las bombas atómicas en la salud. El 5 de septiembre, el artículo de Burchett se publicó en el Daily Express británico con el título “La plaga atómica: escribo esto como una advertencia para el mundo”.

La reacción del ejército estadounidense no se hizo esperar. Dos días después, convocó una conferencia de prensa en Tokio, donde el general Thomas Farrell, jefe del Proyecto Manhattan en el Pacífico, explicó que no había posibilidad de radiactividad residual y que Burchett “había sido víctima de la propaganda japonesa”. Mientras tanto, desde Nagasaki, Weller envió montones de artículos a Tokio para que fueran transmitidos a su editor en el Chicago Daily News, pero casi ninguno de ellos vio la luz durante sesenta años. El censor militar, recordó más tarde, los dispuso en el “cajón superior del ‘archivo y olvido’. . . “. Veinte mil cráneos pulverizados en una hora junto al sombrío arroyo de Nagasaki, ¿Quién los creería censurables hoy? Lamentablemente, tal censura estableció el estándar a seguir por el ejército estadounidense durante los próximos setenta y cinco años.

.../...
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9846
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Hiroshima y Nagasaki

Mensaje por José Luis » Lun Ago 01, 2022 10:59 pm

CENSORSHIP AND SUPPRESSION

La campaña de desinformación de Estados Unidos sobre su ataque atómico contra Japón comenzó pocas horas después del bombardeo de Hiroshima. El 6 de agosto, cuando Truman anunció el ataque, llamó a la ciudad una “importante base militar japonesa”. Cuatro días después, duplicó la falsedad al afirmar que Hiroshima había sido seleccionada para evitar víctimas civiles.

Las autoridades estadounidenses fueron particularmente sensibles a las acusaciones de que la bomba atómica era una forma de guerra venenosa. En las semanas inmediatamente posteriores a los bombardeos, descartaron o minimizaron el impacto de la radiación, afirmando que el número de muertes por radiación era “muy pequeño”. A fines de 1945, el director del Proyecto Manhattan, el general Leslie Groves, llegó tan lejos como para proclamar que el envenenamiento por radiación era una “manera muy agradable de morir”.

El informe de seguimiento del Proyecto Manhattan negó cualquier daño por lluvia radiactiva: "Se demostró definitivamente que la radiación de los productos de fisión dispersos y la radiactividad inducida de los objetos cerca del centro de la explosión no causaron víctimas".

Estas falsas garantías no deben atribuirse solo a la malversación militar, sino también al momento de los controles de radiación de EE. UU. Las detonaciones nucleares crean miles de radionúclidos, algunos de los cuales se habrían descompuesto cuando los científicos estadounidenses llegaron a la escena. Además, ambas ciudades experimentaron tormentas en las semanas posteriores a los bombardeos que arrastraron partículas radiactivas del terreno árido a los ríos y al mar.

Independientemente de las razones, las primeras afirmaciones estadounidenses estaban equivocadas. Las estimaciones modernas sitúan el número de muertes relacionadas con la radiación hasta el 20 por ciento del total, y tanto el gobierno de EE. UU. como el de Japón reconocen que la radiación residual causó graves daños a la salud. Hoy, Japón clasifica como hibakusha a quienes entraron en las ciudades dentro de las dos semanas posteriores a los bombardeos, y el Departamento de Asuntos de Veteranos de EE. UU. otorga asistencia a los prisioneros de guerra y miembros de las fuerzas de ocupación presentes en cualquiera de las dos ciudades desde el 6 de agosto de 1945 hasta el 1 de julio de 1946.

Durante la ocupación estadounidense de Japón, los militares introdujeron la censura que silenció los argumentos en contra de su campaña oficial de desinformación sobre los ataques a Hiroshima y Nagasaki. Comenzando con una amplia advertencia del presidente Truman el 14 de septiembre a los medios estadounidenses de no informar detalles de los bombardeos, varios días después las autoridades de ocupación en Japón introdujeron el Código de Prensa, que exigía que los medios japoneses fuesen examinados antes de su publicación.

Más de ocho mil quinientos miembros del Destacamento de Censura del Cuerpo Civil de Ocupación se dedicaron a eliminar las referencias a temas considerados críticos para la Ocupación, incluidos los preparativos para los juicios por crímenes de guerra, la escasez de alimentos y la existencia de la censura misma. Cuando se trataba de ataques atómicos, Estados Unidos censuró la mención de muertes, testimonios de sobrevivientes y fotografías de periódicos, libros de texto y cartas privadas por motivos de “perturbar la tranquilidad pública”, “causar resentimiento a las potencias aliadas” e “incitación a disturbios”.

En septiembre de 1945, las autoridades de la Ocupación suspendieron dos periódicos japoneses por criticar el lanzamiento de las bombas, y se apropiaron de los camarógrafos japoneses y estadounidenses de imágenes de las secuelas para enviarlas a los Estados Unidos, donde se mantuvieron en secreto durante décadas. También se enviaron a los Estados Unidos los informes médicos realizados por médicos japoneses que habían estado tratando hibakusha.

En 1946, Estados Unidos creó la Atomic Bomb Casualty Commission (ABCC) para monitorear a los sobrevivientes en Hiroshima y Nagasaki. La comisión no ofreció tratamiento médico; en cambio, su personal solo tomó fotografías, así como muestras de sangre y tejido, que se enviaron a los Estados Unidos para su uso en la planificación de la guerra nuclear, incluido, muchos sospechan, el diseño de armas más poderosas.

.../...
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9846
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Hiroshima y Nagasaki

Mensaje por José Luis » Lun Ago 01, 2022 11:08 pm

Trabajando junto a los médicos estadounidenses en la ABCC estaban los ex científicos de la Unidad 731 enviados por el gobierno japonés a requerimiento de las autoridades de Ocupación.

Para estos hombres, el trabajo de la ABCC fue una extensión perfecta de sus experimentos humanos en China. Junto con los médicos estadounidenses, hostigaron a los hibakusha, amenazaron con enjuiciar a quienes se negaran a cooperar en su investigación y presionaron a las familias en duelo para que permitieran que los cuerpos de sus seres queridos fueran sometidos a autopsias y enviados a los Estados Unidos. Al comentar sobre el trabajo de los médicos japoneses en la ABCC, el ex vivisector de la Unidad 731 Kojima Saburo lo llamó una "oportunidad de oro" para investigar a las víctimas de la radiación.

La creencia de los hibakusha de que habían sido abandonados por su propia gobierno quedó confirmada por el Tratado de San Francisco de 1952, que absolvió a los Estados Unidos de todas las reparaciones, evitando así que los hibakusha buscaran compensación en los años venideros. El gobierno japonés había sacrificado a sus propios ciudadanos para complacer a los Estados Unidos, un patrón que se repetiría una y otra vez en las décadas siguientes. No fue sino hasta 1957 que el gobierno japonés finalmente comenzó a ofrecer apoyo médico limitado a los hibakusha, y llevó hasta 1978, para víctimas extranjeras, incluidos los treinta mil hibakusha coreanos estimados, para ser elegibles para recibir ayuda, pero incluso entonces enfrentaron problemas tales como el requisito de presentar un testigo japonés al solicitar apoyo.

Cuando terminó la censura estadounidense en 1949, se había añadido mucho daño al sufrimiento de los hibakusha. Los médicos japoneses no habían podido compartir información con colegas sobre cómo tratar a las víctimas, ningún simposio médico abordó la exposición a la radiación hasta 1951, y la censura obstaculizó las luchas de los hibakusha para recibir apoyo social. La censura provocó la ignorancia sobre las enfermedades por radiación, fomentando la discriminación contra los hibakusha por temor a que sus enfermedades pudieran ser contagiosas; los propios hibakusha eran incapaces de entender lo que estaba pasando dentro de sus propios cuerpos. El silenciamiento de las voces de los hibakusha y la supresión de las fotografías de sus heridas redujeron la conciencia pública sobre la guerra nuclear a imágenes de nubes en forma de hongo y paisajes desolados, espantosos pero sin sufrimiento humano.

Las autoridades estadounidenses llenaron el vacío dejado por su censura con una de las campañas de propaganda más exitosas de la historia: el argumento de que los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki habían puesto fin a la Segunda Guerra Mundial. En febrero de 1947, la revista Harper's publicó el artículo del Secretario de Guerra de los Estados Unidos, Henry Stimson, "La decisión de usar la bomba atómica", que argumentaba que el lanzamiento de las bombas puso fin a la Segunda Guerra Mundial, evitando 1 millón bajas estadounidenses.

Hay muchos argumentos en contra de la afirmación. Los propios documentos de Truman sugieren que el presidente pensó que las bombas eran peores que las armas químico-biológicas y que en realidad no se necesitaban para poner fin a la guerra. La opinión fue apoyada por los principales comandantes militares estadounidenses, quienes, más tarde en público o en privado, afirmaron que la guerra ya había terminado cuando se lanzaron las bombas. Que los bombardeos apuntaran tanto a los soviéticos como a Japón es casi cierto; en palabras del Secretario de Estado James F. Byrnes, Estados Unidos lanzó las bombas para evitar que los soviéticos “participen tanto en la matanza” e impidan la ocupación de Japón y el reparto de la posguerra de los antiguos territorios ocupados.

Por otro lado, el apoyo al argumento de que las bombas acabaron con la guerra provino de un sector inesperado: el emperador Hirohito. En su discurso de rendición, afirmó:

El enemigo ha comenzado a emplear una nueva y más cruel bomba, cuyo poder de daño es, en verdad, incalculable, cobrándose muchas vidas inocentes. Si continuamos luchando, no solo resultaría en el colapso final y la destrucción de la nación japonesa, sino que también conduciría a la extinción total de la civilización humana.

Ya al borde de la rendición, los bombardeos proporcionaron al gobierno japonés una pretensión moral para poner fin a la guerra: actuaba para salvar a toda la humanidad. Bajo este pretexto, la derrota de Japón no se debió a ninguna falla de sus políticos, militares o industriales, o del propio Emperador; en cambio, las bombas les dieron un conveniente deus ex machina para terminar la guerra sin perder la cara y permitió que muchos regresaran a posiciones de poder en los próximos años sin ningún castigo o reflexión seria sobre sus brutales e imperialistas políticas.

Hoy, el argumento de Henry Stimson sigue prevaleciendo en los Estados Unidos y cuestionarlo todavía invita a acusaciones de antiamericanismo y revisionismo histórico. En 1994, cuando el Smithsonian Museum decidió realizar una exposición que explorara la decisión de lanzar las bombas desde una variedad de perspectivas, la reacción violenta de los grupos conservadores lo obligó a abandonar el plan.

El encubrimiento de los bombardeos nucleares de Japón por parte de EE. UU. no solo silenció las críticas públicas, sino que también permitió que EE. UU. continuara con la investigación nuclear de la posguerra con una supervisión mínima. En casa, los científicos estadounidenses realizaron experimentos nucleares en ciudadanos estadounidenses, liberando radiación de Hanford Site en la notoria prueba Green Run en 1949, irradiando los testículos de los prisioneros y alimentando con sustancias radiactivas a las mujeres embarazadas. Su programa de cohetes fue instigado por científicos nazis cuyo trabajo de lanzar cohetes V-2 sobre Gran Bretaña fue perdonado, ya que se les concedió amnistía bajo la Operación Paperclip similar a los científicos japoneses de la Unidad 731.

En Estados Unidos, las pruebas de armas nucleares expusieron a más de doscientos mil soldados a la lluvia radiactiva, pero los acuerdos de confidencialidad les obligaron a guardar silencio durante décadas. Los civiles a favor del viento de las detonaciones también resultaron contaminados; entre los más afectados estaban las comunidades de nativos americanos que vivían en los desiertos cerca de los sitios de prueba. En el Océano Pacífico, las pruebas nucleares estadounidenses fueron aún más temerarias.

Esto es todo.
Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Grossman
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2226
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

Re: Hiroshima y Nagasaki

Mensaje por Grossman » Mié Ago 03, 2022 11:17 am

¡Hola!

Gracias, José Luis por el trabajo de traducción y por traer al foro este tema. Si bien la censura militar es un clásico y tiene su sentido, aquí la cuestión tuvo una finalidad distinta, de encubrimiento criminal y no tanto (o nada) a razones militares tácticas.

Presumo, por la precipitación en que se desarrolló el arma nuclear y por la ligereza con la que los años posteriores se realizaron tantas pruebas nucleares, que en 1945 los efectos tardíos de la radioactividad y las quemaduras eran relativamente poco conocidos en comparación con lo que sabemos ahora.

El escéptico que llevo dentro pregunta si Mitchell respalda sus afirmaciones -de forma suficiente a ti criterio- con citas bibliográficas.

Un saludo
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9846
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Hiroshima y Nagasaki

Mensaje por José Luis » Mié Ago 03, 2022 3:29 pm

¡Hola a todos!
Grossman escribió: El escéptico que llevo dentro pregunta si Mitchell respalda sus afirmaciones -de forma suficiente a ti criterio- con citas bibliográficas.
La información viene anotada (el capítulo de notas contiene casi 50 páginas) y hay una relación bibliográfica al final.

Yo no conocía a Mitchell hasta que leí su libro. Hay cierta información que cierra el libro sobre el autor. Desde luego es un periodista especialista en Japón y muy respetado allí y en USA. Lo que más me ha gustado de sus fuentes es que muchos de sus informes descansan en documentos desclasificados por la Freedom of Information Act (FOIA), los cuales, según el autor, todavía no se encuentran ampliamente disponibles. Precisamente, en 2019 la Universidad Internacional de Okinawa desveló la "Colección Jon Mitchell", una base de datos de 5.500 páginas de informes obtenidos vía FOIA catalogando el impacto medioambiental de las operaciones militares en Japón, de los intentos de la CIA para manipular a la opinión pública, y las conferencias del Cuerpo de Marines estadounidense denigrando a los habitantes de Okinawa. El hombre ha sido muy premiado en Japón y sus trabajos han sido representados en informes del Congreso estadounidense y el parlamento japonés.

Aquí tienes un breve biográfico https://en.wikipedia.org/wiki/Jon_Mitchell_(journalist)

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9846
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Hiroshima y Nagasaki

Mensaje por José Luis » Mié Ago 03, 2022 7:30 pm

¡Hola a todos!
Grossman escribió: Si bien la censura militar es un clásico y tiene su sentido, aquí la cuestión tuvo una finalidad distinta, de encubrimiento criminal y no tanto (o nada) a razones militares tácticas.
Voy a dejar la censura militar para el final.

Lo del “encubrimiento criminal” me gustaría matizarlo. A mi juicio, el lanzamiento de las dos bombas atómicas sobre Japón en agosto de 1945 fue un crimen de guerra, pero fue un crimen de guerra que habría cometido cualquier potencia beligerante en la IIGM de haber tenido disponible esa terrible arma. La usó USA porque fue quien primero la consiguió casi con la guerra acabada. Ahora bien, yo creo que la censura militar sobre los efectos radiactivos de las dos bombas en la población afectada tuvo que ver sobre todo con ocultar a la sociedad estadounidense esos horrores. ¿Por qué? Porque de publicarse todos los relatos, testimonios y fotografías que se recogieron en Hiroshima y Nagasaki es bastante probable que el desarrollo y las pruebas nucleares posteriores de Estados Unidos no campasen a sus anchas sin apenas supervisión alguna (recuerdo a los lectores de este hilo que el ejército estadounidense detonó más de 1.100 bombas nucleares desde 1945). En cambio, sí tenía mucho sentido (estratégico) publicitar los estragos físicos (no humanos) de las bombas y su nunca visto poder de destrucción para que tomaran buena nota amigos y, sobre todo, enemigos (URSS).

Hubo, además, no poca maldad en la censura impuesta por el general Douglas MacArthur, recordemos cuando Japón ya había capitulado y la guerra acabado. Quiero recordar lo que hizo con el famoso corresponsal de guerra estadounidense Geroge Weller, que ya ha salido en la traducción del texto de Mitchell, que fue el primer occidental (militar o civil) que entró en Nagasaki el 6 de septiembre de 1945. Weller escribió ocho despachos desde el 6 al 9 de septiembre (jueves a domingo) que envió a la censura de MacArthur con la esperanza de superarla para ser remitidos a su periódico en Chicago. Ninguno de esos despachos superó la censura: todos fueron destruidos.

Desde el 10 hasta el 20 de septiembre, Weller estuvo en campos de prisioneros americanos en Omuta e Izuka, produciendo 19 despachos, y desde el 20 al 24 de septiembre de nuevo en Nagasaki con cinco despachos. Todos corrieron la misma suerte: destrucción.

Gracias a sus copias de carbón y a su hijo Anthony Weller (en circunstancias que no tengo muy claras y que tampoco me he parado a indagar en detalle), en 2006 se publicó First in Nagasaki. The Censored Eyewitness Dispatches on Post-Atomic Japan and Its Prisoners of War a cargo de la editorial neoyorquina Crown Publishers. El libro, dividido en 7 partes, contiene en la primera el relato escrito por Gerge Weller en 1966, First in Nagasaki, pero en las partes II a IV se editan todos sus despachos.

La maldad de la censura de MacArthur reside en la destrucción de esas crónicas de septiembre de 1945. Pudo haberlas confiscado simplemente y darlas a la publicación pasado un tiempo prudencial (esto por mor de un posible argumento a favor de la censura). Pero optó por la destrucción, lo que desvela sus intenciones.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Grossman
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2226
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

Re: Hiroshima y Nagasaki

Mensaje por Grossman » Jue Ago 04, 2022 11:17 am

¡Hola!

Gracias por la aclaración sobre el respaldo documental del que se sirve Mitchell y la referencia biográfica.

En cuanto al encubrimiento, este tendría entonces una finalidad doble: el del crimen perpetrado en Japón por un lado y, por otro, de encubrir también el que estaba por perpetrar en adelante, y por añadidura, en su propio territorio. Por lo que en este caso este tendría agravante de premeditación. La acusación en esta otra faceta es en extremo grave, sin menoscabo de que, tristemente, sea verosímil.

Sobre la maldad de MacArthur en esta cuestión, algún filósofo podría opinar que depende de si actuó convencido de actuar mal, o no. Pero en el Juicio Final de los historiadores y aficionados a la historia, la destrucción deliberada de documentos le valdría un billete directo a la parte más caliente del Infierno.

Saludos
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9846
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Hiroshima y Nagasaki

Mensaje por José Luis » Jue Ago 04, 2022 1:35 pm

Sobre la censura que estamos tratando hay un libro que estoy comenzando a leer y que parece muy interesante. Aunque se publicó por vez primera en 1991 no carece de vigor, dada la escasez de bibliografía al respecto. Se trata de Monica Braw, The Atomic Bomb Suppressed. American Censorship in Occupied Japan (Routledge, 2015).

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Responder

Volver a “Frente del Pacífico”

TEST