Richard Sorge

Todos los personajes de la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Responder
Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10923
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Richard Sorge

Mensaje por Kurt_Steiner » Lun Jun 03, 2024 3:54 pm

Fuente https://en.wikipedia.org/wiki/Richard_Sorge

Richard Sorge (4 de octubre de 1895 - 7 de noviembre de 1944) nació el 4 de octubre de 1895 en el asentamiento de Sabunchi, un suburbio de Bakú, gobernación de Bakú del Imperio Ruso (ahora Bakú, Azerbaiyán). Era el menor de los nueve hijos de Gustav Wilhelm Richard Sorge (1852-1907), un ingeniero de minas alemán empleado por la Deutsche Petroleum-Aktiengesellschaft (DPAG) y la compañía petrolera caucásica Branobel y su esposa rusa, Nina Semionovna Kobieleva. Su padre regresó a Alemania con su familia en 1898, después de que expirara su lucrativo contrato.

Sorge asistió a la Oberrealschule de Lichterfelde cuando tenía seis años. Describió que su padre tenía opiniones políticas que eran "inconfundiblemente nacionalistas e imperialistas", que compartía cuando era joven. Sin embargo, el hogar cosmopolita de Sorge era muy diferente del hogar burgués medio de Berlín. Sorge consideraba a Friedrich Adolf Sorge, un socio de Karl Marx y Friedrich Engels, como su abuelo, pero en realidad era el tío abuelo de Sorge.

Sorge se alistó en el ejército imperial alemán en octubre de 1914, poco después del estallido de la guerra. A los 18 años fue destinado a un batallón de infantería de reserva de la 3ª División de Guardias. Inicialmente sirvió en el Frente Occidental y fue herido en la Segunda Batalla de Ypres en 1915. Después de un período de convalecencia en Berlín, Sorge fue transferido al Frente Oriental y ascendido al rango de cabo. Volvió a ser gravemente herido en abril de 1917: la metralla le cortó tres dedos y le rompió ambas piernas, lo que le provocó una cojera de por vida. Posteriormente, Sorge recibió la Cruz de Hierro de segunda clase por su valentía. Posteriormente fue declarado médicamente no apto para el servicio y dado de baja del ejército. Después de servir en la guerra, Sorge, que había comenzado en 1914 como un nacionalista de derechas, se desilusionó por lo que llamó la "falta de sentido" del conflicto y gravitó hacia la izquierda política.

Durante su convalecencia leyó a Marx, Engels y Rudolf Hilferding y finalmente se hizo comunista, principalmente por influencia del padre de una enfermera con la que tenía una relación. Pasó el resto de la guerra estudiando filosofía y economía en las universidades de Kiel, Berlín y Hamburgo. En Kiel trabajó como asistente del eminente sociólogo Kurt Albert Gerlach y también fue testigo del motín de los marineros que contribuyó a desencadenar la Revolución Alemana. Más tarde se unió al Partido Socialdemócrata Independiente y se mudó a Berlín, pero llegó demasiado tarde para participar en el levantamiento espartaquista.

Sorge recibió su doctorado en ciencias políticas en Hamburgo en agosto de 1919. En ese momento se había unido al Partido Comunista de Alemania (KPD) y participaba como activista del partido en Hamburgo y posteriormente en Aquisgrán. Sus opiniones políticas hicieron que lo despidieran tanto de su trabajo docente como de su trabajo en la minería del carbón.

Imagen
Sorge (izquierda) y el químico Erich Correns durante la Primera Guerra Mundial en 1915
https://en.wikipedia.org/wiki/Richard_Sorge

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10923
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Richard Sorge

Mensaje por Kurt_Steiner » Jue Jun 06, 2024 9:54 am

Agente de inteligencia militar soviético
Sorge fue reclutado como agente de la inteligencia soviética. Con su cobertura como periodista, fue enviado a varios países europeos para evaluar la posibilidad de revoluciones comunistas.

De 1920 a 1922 Sorge vivió en Solingen, en la actual Renania del Norte-Westfalia, Alemania. Allí se le unió Christiane Gerlach, la ex esposa de Kurt Albert Gerlach, un comunista rico y profesor de ciencias políticas en Kiel, que había enseñado a Sorge. Christiane Gerlach recordó más tarde su primer encuentro con Sorge: "Fue como si un rayo me atravesara. En ese segundo despertó en mí algo que hasta entonces había dormido, algo peligroso, oscuro, ineludible..."

Imagen
Foto de grupo, de pie, de izquierda a derecha: Hede Massing, Friedrich Pollock, Edward Alexander Ludwig, Konstantin Zetkin, Georg Lukács, Julian Gumperz, Richard Sorge, Karl Alexander (niño), Felix Weil, Fukumoto Kazuo, sentados: Karl August Wittfogel, Rose Wittfogel, desconocido, Christiane Sorge, Karl Korsch, Hedda Korsch, Käthe Weil, Margarete Lissauer, Bela Fogarasi, Gertrud Alexander (1 de mayo de 1923).
https://en.wikipedia.org/wiki/Richard_Sorge

Sorge y Christiane se casaron en mayo de 1921. En 1922 lo trasladaron a Frankfurt, donde reunió información sobre la comunidad empresarial. En el verano de 1923 participó en la Conferencia Erste Marxistische Arbeitswoche ("Primera Semana de Trabajo Marxista") en Ilmenau. Sorge continuó su trabajo como periodista y también ayudó a organizar la biblioteca del Instituto de Investigación Social, un nuevo grupo de expertos marxista en Frankfurt.

En 1924 fue nombrado responsable de la seguridad de una delegación soviética que asistía al congreso del KPD en Frankfurt. Llamó la atención de uno de los delegados, Osip Piatnitsky, un alto funcionario de la Internacional Comunista, quien lo reclutó. Ese año, él y Christiane se mudaron a Moscú, donde se unió oficialmente al Departamento de Enlace Internacional del Komintern, que también era un organismo de recopilación de inteligencia de la OGPU. Al parecer, la dedicación de Sorge al deber llevó a su divorcio. En 1925 se unió al Partido Comunista Soviético y recibió la ciudadanía soviética. Inicialmente trabajó como asistente en el departamento de información y más tarde fue secretario político y científico del departamento de organización del Instituto Marx-Engels-Lenin de Moscú.

Después de varios años, se vio envuelto en las luchas entre facciones del movimiento comunista que ocurrieron entre la muerte de Lenin y la consolidación del poder por Stalin, siendo acusado de apoyar al último oponente de facciones de Stalin, Nikolai Bujarin, junto con tres de sus camaradas alemanes. Sin embargo, en 1929 Sorge fue invitado a unirse al Cuarto Departamento del Ejército Rojo (el más tarde GRU, o inteligencia militar) por el jefe del departamento Yan Karlovich Berzin. Permaneció en el Departamento por el resto de su vida.

En 1929 Sorge fue al Reino Unido para estudiar el movimiento obrero allí, el estatus del Partido Comunista de Gran Bretaña y las condiciones políticas y económicas del país. Le ordenaron permanecer encubierto y mantenerse al margen de la política. En noviembre de 1929, Sorge fue enviado a Alemania. Le ordenaron unirse al Partido Nazi y no asociarse con ningún activista de izquierda. Como tapadera consiguió un trabajo en el periódico agrícola Deutsche Getreide-Zeitung.

En 1930 Sorge fue enviado a Shanghai. Su portada era su trabajo como editor de un servicio de noticias alemán y para el Frankfurter Zeitung. Se puso en contacto con otro agente, Max Christiansen-Clausen. Sorge también conoció a la agente soviética alemana Ursula Kuczynski y a la conocida periodista de izquierda estadounidense Agnes Smedley, que también trabajaba para el Frankfurter Zeitung. Ella presentó a Sorge a Hotsumi Ozaki, del periódico japonés Asahi Shimbun, (un futuro recluta de Sorge) y a Hanako Ishii, con quien se involucraría sentimentalmente. Sorge reclutó a Kuczynski como agente soviético y se involucró sentimentalmente con ella.

Poco después de su llegada a China, pudo enviar inteligencia sobre los planes del gobierno nacionalista de Chiang Kai-shek para una nueva ofensiva contra el Partido Comunista chino durante la Guerra Civil, basada en gran medida en información recopilada de asesores militares alemanes de los nacionalistas.

Como periodista, Sorge se consagró como un experto en agricultura china. En ese cargo, viajó por todo el país y se puso en contacto con miembros del Partido Comunista chino. En enero de 1932 Sorge informó sobre los combates entre tropas chinas y japonesas en las calles de Shanghai. En diciembre lo llamaron a Moscú. Berzin había considerado exitosa su actuación como agente en Shanghai, ya que se aseguró de que él y sus agentes escaparan a la detección y expandieran la red de inteligencia soviética.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10923
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Richard Sorge

Mensaje por Kurt_Steiner » Sab Jun 08, 2024 3:41 pm

Sorge regresó a Moscú, donde escribió un libro sobre la agricultura china. También se casó con Ekaterina Maximova ("Katya"), una mujer que conoció en China y que trajo consigo a Rusia.

En mayo de 1933 el GRU decidió que Sorge organizara una red de inteligencia en Japón. Se le dio el nombre en clave "Ramsay". Primero fue a Berlín para renovar contactos en Alemania y obtener un nuevo encargo en un periódico en Japón como portada. En septiembre de 1931 el ejército japonés de Kwantung se había apoderado de la región de Manchuria en China, lo que le dio a Japón otra frontera terrestre en Asia con la URSS (anteriormente, la URSS y Japón habían compartido sólo la isla de Sajalín). En ese momento, varios generales del ejército de Kwantung abogaron por seguir la toma de Manchuria invadiendo el Lejano Oriente soviético, y como los soviéticos habían roto los códigos del ejército japonés, Moscú era consciente de ello y provocó un "gran susto de guerra japonés" en el invierno. de 1931-1932. Hasta mediados de la década de 1930, Moscú consideraba a Japón, y no a Alemania, la principal amenaza.

Elsa Poretsky, esposa de Ignace Reiss, un compañero agente del GRU, comentó: "Su ingreso al Partido Nazi en su propio país, donde tenía un historial policial bien documentado, fue peligroso, por decir algo... su permanencia en el mismo en la guarida del león de Berlín, mientras se tramitaba su solicitud de adhesión, coqueteaba con la muerte".

En Berlín se insinuó en el Partido Nazi y leyó propaganda nazi, en particular el Mein Kampf de Hitler. Sorge frecuentaba tantas cervecerías con sus nuevos conocidos que dejó de beber para no decir nada inapropiado. Su abstinencia de bebida no hizo sospechar a sus compañeros nazis. Fue un ejemplo de su devoción y absorción en su misión, ya que había sido un gran bebedor. Más tarde le explicó a Hede Massing: "Eso fue lo más valiente que hice en mi vida. Nunca podré beber lo suficiente para compensar este tiempo". Más tarde, su bebida llegó a socavar su trabajo.

En Alemania, recibió encargos de dos periódicos, el Berliner Börsen Zeitung y el Tägliche Rundschau, para informar sobre Japón y la revista teórica nazi Geopolitik. Sorge tuvo tanto éxito en establecer su fachada como periodista intensamente nazi que cuando abandonó Alemania, Joseph Goebbels asistió a su cena de despedida. Se dirigió a Japón vía Estados Unidos, pasando por Nueva York en agosto de 1933.

Sorge llegó a Yokohama el 6 de septiembre de 1933. Después de llegar a Japón, Sorge se convirtió en corresponsal del Frankfurter Zeitung. Como era el periódico más prestigioso de Alemania, su estatus en Tokio lo convirtió, en muchos sentidos, en el reportero alemán de mayor rango en Japón. Su reputación como periodista nazi que detestaba a la URSS sirvió como una excelente tapadera para su trabajo de espionaje. Su tarea en Japón fue más desafiante que la de China: los soviéticos tenían muy poca capacidad de espionaje en Japón, por lo que Sorge tendría que construir una red de agentes de la nada, bajo una vigilancia mucho más estricta que la que había tenido en Shanghai. Sus superiores del GRU le dijeron que su misión en Japón era "estudiar muy cuidadosamente la cuestión de si Japón planeaba o no atacar a la URSS". Después de su arresto en 1941, Sorge dijo a sus captores:

Éste fue durante muchos años el deber más importante que se nos asignó a mi grupo y a mí; bo sería muy equivocado decir que fue el único objeto de mi misión en Japón... La URSS, tal como consideraba el papel prominente y la actitud adoptada por el ejército japonés en la política exterior después del incidente de Manchuria, había llegado a Albergo una sospecha profundamente arraigada de que Japón estaba planeando atacar a la URSS, una sospecha tan fuerte que mis opiniones en sentido contrario, frecuentemente expresadas, no siempre fueron plenamente apreciadas en Moscú...

Sus comandantes le advirtieron que no tuviera contacto ni con el clandestino Partido Comunista japonés ni con la embajada soviética en Tokio. Su red de inteligencia en Japón incluía al oficial del Ejército Rojo y operador de radio Max Clausen, Hotsumi Ozaki y otros dos agentes del Comintern, Branko Vukelić, un periodista que trabajaba para la revista francesa Vu, y un periodista japonés, Miyagi Yotoku, que estaba empleado por el periódico en inglés Japan Advertiser. La esposa de Max Clausen, Anna, actuaba de vez en cuando como mensajera. Desde el verano de 1937, Clausen operó bajo la cobertura de su empresa, M Clausen Shokai, proveedores de maquinaria de planos y servicios de reproducción. El negocio se creó con fondos soviéticos y se convirtió en un éxito comercial. Ozaki era un japonés de una familia influyente que se había criado en Taiwán, entonces colonia japonesa. Era un sinofilo idealista que creía que Japón, que había iniciado su modernización con la Restauración Meiji, tenía mucho que enseñar a China. Sin embargo, Ozaki quedó impactado por el racismo de la política japonesa hacia China, que representaba a los chinos como un pueblo apto sólo para ser esclavos. Ozaki creía que el sistema político existente en Japón, en el que el emperador era adorado como un dios viviente, era obsoleto y que salvar a Japón del fascismo requeriría que Japón fuera "reconstruido como un estado socialista".

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10923
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Richard Sorge

Mensaje por Kurt_Steiner » Lun Jun 10, 2024 3:13 pm

Entre 1933 y 1934 Sorge formó una red de informantes. Sus agentes tuvieron contactos con políticos de alto nivel y obtuvieron información sobre la política exterior japonesa. Su agente Ozaki desarrolló un estrecho contacto con el primer ministro Fumimaro Konoe. Ozaki copió documentos secretos para Sorge.

Como parecía un ardiente nazi, Sorge fue bienvenido en la embajada alemana. Un periodista japonés que conoció a Sorge lo describió en 1935 como "un típico nazi arrogante, de capa y espada... de mal genio y bebedor". Como corresponsal japonés del Frankfurter Zeitung, Sorge desarrolló una red de fuentes en la política japonesa, y pronto los diplomáticos alemanes, incluido el embajador Herbert von Dirksen, llegaron a depender de Sorge como fuente de inteligencia sobre la política japonesa, que era complicada de entender. La fluidez de Sorge en japonés mejoró su estatus como japonólogo. Sorge estaba interesado en la historia y la cultura asiáticas, especialmente las de China y Japón, y cuando estaba sobrio, intentaba aprender todo lo que podía. Mientras tanto, Sorge se hizo amigo del general Eugen Ott, agregado militar alemán en Japón y sedujo a su esposa, Helma. Ott envió informes a Berlín que contenían sus evaluaciones del Ejército Imperial japonés, que Helma Ott copió y pasó a Sorge, quien los pasó a Moscú (Helma Ott creía que Sorge trabajaba simplemente para el Partido Nazi). Como el ejército japonés había sido entrenado por una misión militar alemana en el siglo XIX, la influencia germana era fuerte y Ott tenía buenos contactos con los oficiales japoneses.

En octubre de 1934 Ott y Sorge hicieron una larga visita al títere "Imperio de Manchukuo", que en realidad era una colonia japonesa, y Sorge, que conocía el Lejano Oriente mucho mejor que Ott, escribió el informe que describía Manchukuo y que Ott envió a Berlín. bajo su nombre. Como el informe de Ott fue recibido favorablemente tanto en Bendlerstrasse como en Wilhelmstrasse, Sorge pronto se convirtió en una de las principales fuentes de información de Ott sobre el Imperio japonés, lo que creó una estrecha amistad entre los dos. En 1935 Sorge pasó a Moscú un documento de planificación que le proporcionó Ozaki, que sugería fuertemente que Japón no planeaba atacar a la URSS en 1936. Sorge supuso correctamente que Japón invadiría China en julio de 1937 y que no había peligro de una invasión japonesa de Siberia.

El 26 de febrero de 1936 se produjo un intento de golpe militar en Tokio. Estaba destinado a lograr una "Restauración Showa" mística y llevó a que los rebeldes asesinaran a varios altos funcionarios. Dirksen, Ott y el resto de la embajada alemana estaban muy confundidos sobre por qué estaba sucediendo y no sabían cómo explicar el golpe a Berlín. Pidieron ayuda a Sorge, el experto residente en Japón. Utilizando notas que le proporcionó Ozaki, Sorge presentó un informe indicando que la Facción del Camino Imperial en el ejército japonés, que había intentado el golpe, estaba formada por oficiales más jóvenes de origen rural. Estaban molestos por el empobrecimiento del campo, y que la facción no era comunista ni socialista sino simplemente anticapitalista y creían que las grandes empresas habían subvertido la voluntad del emperador. El informe de Sorge sirvió de base para la explicación de Dirksen sobre el intento de golpe, que envió a la Wilhelmstrasse, que quedó satisfecha con la "brillante" explicación del embajador sobre el intento de golpe.

Sorge vivía en una casa en un barrio respetable de Tokio, donde se destacaba principalmente por su consumo excesivo de alcohol y su forma imprudente de conducir su motocicleta. En el verano de 1936 una mujer japonesa, Hanako Ishii, camarera de un bar frecuentado por Sorge, se mudó a la casa de Sorge para convertirse en su esposa de hecho. De todas las diversas relaciones de Sorge con las mujeres, la más duradera fue con Ishii. Trató de frenar el consumo excesivo de alcohol de Sorge y su hábito de conducir imprudentemente su motocicleta de una manera que todos consideraban casi suicida. Un periodista estadounidense que conoció a Sorge escribió más tarde que "creaba la impresión de ser un playboy, casi un derrochador, la antítesis misma de un espía astuto y peligroso".

Irónicamente, el espionaje de Sorge para los soviéticos en Japón a finales de la década de 1930 fue probablemente más seguro para él que si hubiera estado en Moscú. Al tener demasiadas responsabilidades apremiantes, desobedeció las órdenes de Stalin de regresar a la URSS en 1937 durante la Gran Purga, al darse cuenta del riesgo de ser arrestado debido a su ciudadanía alemana. De hecho, dos de los primeros responsables del GRU de Sorge, Yan Karlovich Berzin y su sucesor, Artur Artuzov, fueron fusilados durante las purgas. En 1938, el embajador alemán en Gran Bretaña, Joachim von Ribbentrop, fue ascendido a ministro de Exteriores y, para sustituir a Ribbentrop, Dirksen fue enviado a Londres. Ribbentrop ascendió a Ott para que sustituyera a Dirksen. Ott, ahora consciente de que Sorge se acostaba con su esposa, dejó que su amigo Sorge tuviera completo acceso a la embajada día y noche", como recordó más tarde un diplomático alemán: le dieron su propio despacho en la embajada. Ott toleró la aventura de Sorge con su esposa con el argumento de que éste era un hombre tan carismático que las mujeres siempre se enamoraban de él y, por lo tanto, era natural que Sorge se acostara con su esposa. A Ott le gustaba llamar a Sorge Richard der Unwiderstehliche ("Ricardo el Irresistible"), ya que su encanto lo hacía atractivo para las mujeres. Ott valoraba mucho a Sorge como fuente de información sobre el mundo secreto de la política japonesa, especialmente la guerra de Japón con China, ya que Ott descubrió que Sorge sabía tantas cosas sobre Japón que ningún otro occidental sabía que decidió pasar por alto su aventura con su esposa.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10923
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Richard Sorge

Mensaje por Kurt_Steiner » Mié Jun 12, 2024 3:46 pm

Después de que Ott se convirtiera en embajador en Japón en abril de 1938, Sorge desayunaba con él todos los días y discutían en detalle las relaciones germano-japonesas, y Sorge a veces redactaba los telegramas que Ott enviaba bajo su nombre a Berlín. Ott confiaba tanto en Sorge que lo envió como mensajero alemán para llevar mensajes secretos a los consulados alemanes en Cantón, Hong Kong y Manila. Sorge señaló sobre su influencia en la embajada alemana: "Venían a mí y me decían: 'Hemos descubierto tal o cual cosa, ¿has oído hablar de ello y qué piensas'?" El 13 de mayo de 1938, mientras conducía su motocicleta en Tokio, Sorge, muy ebrio, se estrelló contra una pared y resultó gravemente herido. Como Sorge llevaba consigo notas que Ozaki le dio en ese momento, si la policía hubiera descubierto los documentos, su tapadera habría sido descubierta. Sin embargo, un miembro de su red de espías llegó al hospital y se llevó los documentos antes de que llegara la policía. En 1938 Sorge informó a Moscú que la batalla del lago Khasan había sido causada por oficiales demasiado entusiastas del ejército de Kwantung y que no había planes en Tokio para una guerra general contra la URSS. Sin saber que su amigo Berzin había sido fusilado por "trotskista" en julio de 1938, Sorge le envió una carta en octubre de 1938:

¡Querido camarada! No te preocupes por nosotros. Aunque estemos terriblemente cansados y tensos, somos compañeros disciplinados, obedientes, decididos y devotos, dispuestos a llevar a cabo las tareas relacionadas con nuestra gran misión. Te envío un sincero saludo a ti y a tus amigos. Le solicito que envíe la carta adjunta y un saludo a mi esposa. Por favor, tómate el tiempo para velar por su bienestar.


Sorge nunca supo que Berzin había sido fusilado por traidor.

Las dos fuentes más autorizadas de inteligencia de la URSS sobre Alemania a finales de la década de 1930 fueron Sorge y Rudolf von Scheliha, el primer secretario de la embajada alemana en Varsovia. A diferencia de Sorge, que creía en el comunismo, las razones de Scheliha para espiar eran problemas de dinero, ya que tenía un estilo de vida más allá de su salario como diplomático y recurrió a la venta de secretos para obtener ingresos adicionales. Scheliha vendió documentos a la NKVD que indicaban que Alemania estaba planeando desde finales de 1938 convertir a Polonia en un estado satélite, y después de que los polacos se negaron a alinearse, Alemania planeó invadir Polonia a partir de marzo de 1939 en adelante. Sorge informó que Japón no tenía la intención de que la guerra fronteriza con la URSS que comenzó en mayo de 1939 se convirtiera en una guerra total. Sorge también informó que el intento de convertir el Pacto Anti-Comintern en una alianza militar estaba fracasando ya que los alemanes querían que la alianza estuviera dirigida contra Gran Bretaña, pero los japoneses querían que la alianza estuviera dirigida contra los soviéticos. Los informes de Sorge de que los japoneses no planeaban invadir Siberia no fueron creídos en Moscú y el 1 de septiembre de 1939, Sorge fue atacado en un mensaje desde Moscú: "Japón debe haber iniciado movimientos importantes (militares y políticos) en preparación para la guerra contra la URSS, pero usted no ha proporcionado ninguna información apreciable. Su actividad parece debilitarse."

Sorge proporcionó a la inteligencia soviética información sobre el Pacto Anti-Comintern y el Pacto Germano-Japonés. En 1941 sus contactos en la embajada le hicieron conocer la operación Barbarroja y la fecha aproximada. El 30 de mayo Sorge informó a Moscú: "Berlín informó a Ott que el ataque alemán comenzará a finales de junio. Ott tiene un 95% de certeza de que comenzará la guerra". El 20 de junio Sorge informó: "Ott me dijo que la guerra entre Alemania y la URSS es inevitable... Invest [el nombre en clave de Ozaki] me dijo que el Estado Mayor japonés ya está discutiendo qué posición tomar en el caso de guerra". Moscú recibió los informes, pero Stalin y otros líderes soviéticos finalmente ignoraron las advertencias de Sorge, así como las de otras fuentes, incluidas las primeras falsas alarmas. Stalin también miró con sospecha a otros agentes soviéticos que también informaron de una inminente invasión alemana.

Se ha rumoreado que Sorge proporcionó la fecha exacta de Barbarroja, pero el historiador Gordon Prange concluyó en 1984 que lo más cerca que estuvo Sorge fue apuntando al 20 de junio de 1941 y que el propio Sorge nunca afirmó haber descubierto la fecha correcta de antemano. La fecha del 20 de junio fue comunicada a Sorge por el oberstleutnant Erwin Scholl, agregado militar adjunto de la embajada alemana. En un informe que envió al GRU el 1 de junio, que decía: "El inicio esperado de la guerra germano-soviética alrededor del 15 de junio se basa en la información que el teniente coronel Scholl trajo desde Berlín... para el embajador Ott". A pesar de saber que Alemania iba a invadir la URSS en algún momento de mayo o junio de 1941, Sorge todavía estaba conmocionado el 22 de junio de 1941, cuando se enteró de Barbarroja. Fue a un bar a emborracharse y repitió en inglés: "¡Hitler es un maldito criminal! Un asesino. Pero Stalin le dará una lección a ese bastardo. ¡Espera y verás!" La prensa soviética informó en 1964 que el 15 de junio Sorge había enviado un comunicado de radio diciendo: "La guerra comenzará el 22 de junio". Prange, quien pese a no tener acceso al material difundido por las autoridades rusas en los años 1990, no aceptó la veracidad de ese informe. Se citó a Stalin por haber ridiculizado a Sorge y sus informes sobre "Barbarroja": "Está ese bastardo que instaló fábricas y burdeles en Japón e incluso se dignó informar que la fecha del ataque alemán fue el 22 de junio. ¿Estás sugiriendo que yo también debería creerle? "

A finales de junio Sorge informó a Moscú que Ozaki se había enterado de que el gabinete japonés había decidido ocupar la mitad sur de la Indochina francesa y que se estaba considerando invadir la URSS como una opción, pero por el momento, el Primer Ministro japonés Konoe había decidido ser neutral. El 2 de julio una Conferencia Imperial a la que asistieron el emperador, Konoe y los altos líderes militares aprobó ocupar toda la Indochina francesa y reforzar el ejército de Kwantung para una posible invasión de la RSS. Al final del informe, el jefe adjunto del Estado Mayor de Inteligencia del ejército soviético escribió: "Teniendo en cuenta la alta fiabilidad y exactitud de la información previa y la competencia de las fuentes de información, esta información es fiable". En julio Sorge informó que el Ministro de Exteriores alemán, Joachim von Ribbentrop, había ordenado a Ott que comenzara a presionar a los japoneses para que atacaran la URSS, pero que los japoneses estaban resistiendo la presión. El 25 de agosto Sorge informó a Moscú: "Invest [Ozaki] pudo saber de los círculos más cercanos a Konoye... que el Alto Mando... discutió si debían ir a la guerra con la URSS. Decidieron no lanzar la guerra dentro de este año, repito, no lanzar la guerra este año". El 6 de septiembre una Conferencia Imperial decidió no ir a la guerra con la Unión Soviética y ordenó a Japón iniciar los preparativos para una posible guerra contra los EEUU y el Imperio Británico, de lo que Ozaki informó a Sorge. Al mismo tiempo, Ott le dijo a Sorge que todos sus esfuerzos para lograr que Japón atacara a la Unión Soviética habían fracasado. El 14 de septiembre Sorge informó a Moscú: "En el cuidadoso juicio de todos los que estamos aquí... la posibilidad de que [Japón] lance un ataque, que existía hasta hace poco, ha desaparecido...". Añadió que Japón no atacaría a la URSS hasta que:

-Moscú fuera capturada.
-El ejército de Kwantung llegara a ser tres veces más grande que las fuerzas soviéticas del Lejano Oriente.
-Había comenzado una guerra civil en Siberia.

Esta información hizo posible la transferencia de divisiones soviéticas desde el Lejano Oriente, aunque la presencia del ejército de Kwantung en Manchuria requirió que la URSS mantuviera un gran número de tropas en las fronteras orientales.

Varios escritores han especulado que la información permitió la liberación de divisiones siberianas para la batalla de Moscú, donde el ejército alemán sufrió su primera derrota estratégica en la guerra. Con ese fin la información de Sorge podría haber sido el trabajo de inteligencia militar más importante de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, Sorge no fue la única fuente de inteligencia soviética sobre Japón, ya que los descifradores de códigos soviéticos habían descifrado los códigos diplomáticos japoneses y por eso Moscú sabía por señales de inteligencia que no habría ningún ataque japonés contra la URSS en 1941.

Otro punto importante supuestamente informado por Sorge puede haber afectado la batalla de Stalingrado. Sorge informó que Japón atacaría a la Unión Soviética desde el este tan pronto como el ejército alemán capturara cualquier ciudad en el Volga.

El rival y oponente de Sorge en Japón y Asia Oriental era Ivar Lissner, un agente de la Abwehr.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10923
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Richard Sorge

Mensaje por Kurt_Steiner » Vie Jun 14, 2024 10:31 am

A medida que avanzaba la guerra, Sorge corría un peligro cada vez mayor, pero continuó trabajando. Sus mensajes de radio estaban cifrados con libretas irrompibles de un solo uso, que siempre fueron utilizadas por las agencias de inteligencia soviéticas y parecían un galimatías. Sin embargo, el creciente número de mensajes misteriosos hizo que los japoneses comenzaran a sospechar que estaba operando un grupo de espías. Sorge también estaba siendo objeto de crecientes sospechas en Berlín. En 1941 se dieron instrucciones al SS Standartenführer Josef Albert Meisinger, el "Carnicero de Varsovia", que para entonces era residente de la Gestapo en la embajada alemana en Tokio, para que comenzara a monitorear a Sorge y sus actividades. Sorge pudo, a través de una de sus amantes, Margarete Harich-Schneider, una música alemana que vivía en Japón, obtener la llave del apartamento de Meisinger. Para su alivio se enteró de que Meisinger había llegado a la conclusión de que las acusaciones de que Sorge era un agente soviético eran infundadas y que la lealtad de Sorge era hacia Alemania. Sorge se hizo amigo de Meisinger jugando con su principal debilidad, el alcohol, y pasó mucho tiempo emborrachándolo, lo que contribuyó a su evaluación favorable sobre Sorge. Meisinger informó a Berlín que la amistad entre Ott y Sorge "era ahora tan estrecha que todos los informes normales de los agregados a Berlín se convirtieron en meros apéndices del informe general escrito por Sorge y firmado por el embajador". El Kempeitai, la policía secreta japonesa, interceptó muchos mensajes y comenzó a acercarse al agente soviético. El penúltimo mensaje de Sorge a Moscú en octubre de 1941 informaba: "El Lejano Oriente soviético puede considerarse a salvo del ataque japonés". En su último mensaje a Moscú, Sorge pidió que lo enviaran de regreso a Alemania, ya que no había peligro de un ataque japonés contra la URSS, y deseaba ayudar al esfuerzo bélico soviético proporcionando más información sobre el esfuerzo bélico alemán. zaki fue arrestado el 14 de octubre e interrogado inmediatamente. Mientras el Kempeitai seguía a Sorge, descubrió que la esposa de Ott era una visitante habitual de su casa y que él había pasado su última noche como hombre libre con ella.

Sorge fue arrestado poco después, el 18 de octubre, en Tokio. Al día siguiente, un breve memorando japonés notificó a Ott que Sorge había sido arrestado "bajo sospecha de espionaje", junto con Max Clausen. Ott se mostró sorprendido e indignado al mismo tiempo y asumió que se trataba de un caso de "histeria del espionaje japonés". Pensó que se había descubierto que Sorge había pasado información secreta sobre las negociaciones entre Japón y EEUU a la embajada alemana y también que el arresto podría haber sido causado por elementos antialemanes dentro del gobierno japonés. No obstante, inmediatamente acordó con las autoridades japonesas "investigar a fondo el incidente". No fue hasta unos meses más tarde que las autoridades japonesas anunciaron que Sorge había sido acusado de ser un agente soviético.

Fue encarcelado en la prisión de Sugamo. Inicialmente, los japoneses creyeron, debido a su pertenencia al Partido Nazi y sus vínculos con Alemania, que Sorge había sido un agente de la Abwehr. Sin embargo, la Abwehr negó que hubiera sido uno de los suyos. Bajo tortura, Sorge confesó, pero la URSS negó que fuera un agente soviético. Los japoneses hicieron tres propuestas a la URSS y ofrecieron intercambiar a Sorge por uno de sus propios espías. Sin embargo, Moscú rechazó todos los intentos japoneses y mantuvo que no conocían a Sorge. En septiembre de 1942, la esposa de Sorge, Katya Maximova, fue arrestada por el NKVD acusada de ser una "espía alemana" ya que estaba casada con un ciudadano alemán (el hecho de que Sorge fuera un agente del GRU no importaba al NKVD), y fue deportada al gulag, donde murió en 1943. Hanako Ishii, la amante japonesa de Sorge, fue la única persona que intentó visitarlo en Sugamo. Durante una de sus visitas, expresó su preocupación de que Sorge, bajo tortura de los Kempeitai, la mencionara como involucrada en su red de espionaje, pero él le prometió que nunca mencionaría su nombre. El Kempeitai era muy temido en Japón por su uso de la tortura como método de investigación. Sorge finalmente llegó a un acuerdo con el Kempeitai de que si perdonaba a Ishii y a las esposas de los otros miembros de la red de espías, lo revelaría todo. Ishii nunca fue arrestada. Sorge les dijo a sus captores del Kempeitai: "El hecho de que me puse en contacto con éxito con la embajada alemana en Japón y me gané la confianza absoluta de la gente de allí fue la base de mi organización en Japón... Incluso en Moscú, el hecho de que me infiltrara en el centro de la embajada y lo utilizara para mi La actividad de espionaje se considera extremadamente sorprendente y no tiene equivalente en la historia. "

Después del arresto de Sorge, Meisinger aprovechó el creciente temor de los japoneses a los espías para denunciar fraudulentamente a los "antinazis" como "espías soviéticos" ante las autoridades japonesas. Fue responsable de la persecución, el internamiento y la tortura del "Schindler" de Tokio, Willy Rudolf Foerster, quien se vio obligado a vender su empresa, que había empleado a un número considerable de refugiados judíos de Alemania y de los países ocupados por Alemania. Él y su esposa japonesa sobrevivieron, pero después de la guerra, los mismos ex diplomáticos alemanes que lo habían denunciado y perseguido como "antinazi" lo desacreditarían.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10923
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Richard Sorge

Mensaje por Kurt_Steiner » Sab Jun 15, 2024 1:20 pm

Sorge fue ahorcado el 7 de noviembre de 1944, a las 10:20, hora de Tokio, en la prisión de Sugamo y fue declarado muerto 19 minutos después. Hotsumi Ozaki había sido ahorcado ese mismo día. El cuerpo de Sorge no fue incinerado debido a la escasez de combustible en tiempos de guerra. Fue enterrado en una fosa común para los reclusos de la prisión de Sugamo, en el cercano cementerio de Zoshigaya.

A Sorge le sobrevivió su madre, que entonces vivía en Alemania, y dejó su patrimonio a Anna Clausen, la esposa de su operador de radio, Max Christiansen-Clausen.

Después de acosar a las autoridades de ocupación estadounidenses, el amante japonés de Sorge, Hanako Ishii (1911-2000), localizó y recuperó su esqueleto el 16 de noviembre de 1949. Después de identificarlo por su distintivo trabajo dental y una fractura en la pierna, se llevó su cuerpo y lo incineró en el Centro de Cremación Shimo-Ochiai. Ella conservó sus propios dientes, cinturón y gafas y hizo un anillo con su puente de oro, que usó por el resto de su vida. Después de su muerte, sus propias cenizas fueron enterradas junto a las de él. Una piedra conmemorativa blanca en el lugar lleva un epitafio en japonés; las dos primeras líneas dicen: "Aquí yace un héroe que sacrificó su vida luchando contra la guerra y por la paz mundial".

La URSS no reconoció oficialmente a Sorge hasta 1964. Se argumentó que el mayor golpe de Sorge provocó su perdición porque Stalin no podía permitirse el lujo de que se supiera que había rechazado la advertencia de Sorge sobre el ataque alemán en junio de 1941. Sin embargo, las naciones rara vez reconocen oficialmente a sus propios agentes encubiertos.

Reconocimiento póstumo
Inicialmente, la reputación de Sorge en Alemania Occidental en la década de 1950 era muy negativa, con Sorge representado como un traidor que trabajaba para la URSS y era responsable de la muerte de cientos de miles de soldados de la Wehrmacht en el invierno de 1941-1942. La década de 1950 fue un momento de transición en la memoria alemana de la Alemania nazi, cuando sus partidarios alemanes buscaron una versión de la historia que los presentara como víctimas, más que como seguidores, de Hitler. Esa forma de recordar el pasado nazi en la década de 1950 hizo que la Operación Barbarroja y la guerra de Alemania en el Frente Oriental fueran vistas como una guerra heroica y legítima contra la URSS de la que los alemanes no deberían avergonzarse.

Los primeros intentos de cambiar la memoria del pasado nazi comenzaron a principios de la década de 1950, cuando el presidente alemán Theodor Heuss pronunció un discurso el 20 de julio de 1954 en el que elogió el intento de golpe de Estado del 20 de julio de 1944. Argumentó que "los hombres del 20 de julio" eran patriotas en lugar de traidores, lo que entonces era un gesto audaz. El primer intento de presentar a Sorge bajo una luz positiva se produjo en el verano de 1953, cuando el influyente editor Rudolf Augstein escribió una serie de 17 capítulos en su revista Der Spiegel. Sostuvo que Sorge no era un agente soviético sino un heroico patriota alemán opuesto al nazismo cuya motivación al proporcionar información a la URSS era derrocar a Hitler, en lugar de apoyar a Stalin. Augstein también atacó a Willoughby por su libro La conspiración de Shanghai, que afirmaba que Sorge había causado la "pérdida de China" en 1949 y que la red de espías de Sorge estaba en proceso de apoderarse del gobierno de Estados Unidos. Augstein argumentó que Willoughby y sus fanáticos habían entendido completamente mal que el espionaje de Sorge estaba dirigido contra Alemania y Japón, no contra Estados Unidos.

Tal fue la popularidad de los artículos de Augstein que el autor alemán Hans Hellmut Kirst publicó una novela de espías en la que Sorge era el héroe, y Hans-Otto Meissner escribió el libro Der Fall Sorge (El caso Sorge), que era un cruce entre una novela y una historia. combinando realidad y ficción con un mayor énfasis en esta última. Meissner había trabajado como tercer secretario en la embajada alemana en Tokio y había conocido a Sorge. El libro de Meissner, que fue escrito como un thriller que abordaba el "orientalismo", retrataba a Japón como un país extraño y misterioso en el que el enigmático y carismático espía Sorge operaba para infiltrarse tanto en su gobierno como en la embajada alemana. Meissner presentó a Sorge como el espía consumado, un profesional tranquilo que vestía una gabardina arrugada y un sombrero de fieltro y era un gran mujeriego, y gran parte del libro se ocupa de las diversas relaciones de Sorge.

Más tarde, Meissner presentó a Sorge como una figura bastante megalómana y, en el proceso, cambió la motivación de Sorge de la lealtad al comunismo a un egoísmo colosal. Hizo que Sorge despotricara sobre su igual aversión tanto por Stalin como por Hitler y le hizo decir que sólo proporcionó suficiente información a ambos regímenes para manipularlos y destruirse mutuamente, ya que le convenía enfrentar a uno contra el otro. En el clímax del libro, Sorge aceptó trabajar para la Oficina Estadounidense de Servicios Estratégicos, a cambio de establecerse en Hawaii, y estaba en el proceso de enterarse de que Japón planea bombardear Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, pero su amor por las mujeres resultaron ser su perdición ya que la bailarina japonesa Kiyomi rechazó sus insinuaciones. Sorge finalmente sedujo a Kiyomi pero perdió un tiempo valioso, lo que permitió al Kempeitai arrestarlo.

El historiador estadounidense Cornelius Partsch destacó algunos aspectos sorprendentes del libro de Meissner, como su completa exoneración del Auswärtiges Amt de cualquier implicación en los aspectos criminales del régimen nazi. Meissner hizo que Sorge irrumpiera constantemente en las oficinas para robar información, lo cual no hizo, ya que la seguridad en la embajada alemana era descuidada y se confiaba en Sorge como un periodista nazi aparentemente dedicado, por lo que irrumpir en las oficinas habría sido innecesario. Meissner evitó cualquier mención del SS Standartenführer Josef Albert Meisinger, el "Carnicero de Varsovia", destinado en la embajada alemana como agregado policial en Japón. Partsch escribió que Meissner le dio a Sorge habilidades casi sobrehumanas para romper cerraduras, ya que irrumpió en varias oficinas, cajas fuertes y archivadores con la mayor facilidad, pero en realidad, con demasiada frecuencia los documentos secretos se dejaban al aire libre en habitaciones abiertas, y Sorge se le permitió deambular por la embajada sin escolta. Meissner retrató al Auswärtiges Amt de la manera tradicional, como un grupo glamoroso y elitista que operaba en lugares exóticos como Japón al servicio de Alemania, no del régimen nazi.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10923
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Richard Sorge

Mensaje por Kurt_Steiner » Dom Jun 16, 2024 4:08 pm

El libro de Kirst Die letzte Karte spielt der Tod era una novela que ofrecía una imagen considerablemente más realista que la interpretación romántica de Meissner. Kirst le retrató como un héroe existencial, un veterano profundamente traumatizado de la Primera Guerra Mundial, cuyo sueño era constantemente perturbado por horribles pesadillas de la guerra, y cuando estaba despierto, sufría frecuentes ataques de pánico. El libro de Kirst describía a Sorge como un hombre "solitario y desesperado", un individuo trágico y herido con una vena imprudente que se dedicaba a beber en exceso de manera maníaca, a montar en motocicleta casi suicida por el campo japonés y, aunque quería amor, era incapaz de mantener relaciones duraderas. A diferencia de Meissner, Kirst hizo que Meisinger apareciera como uno de los villanos del libro retratándolo como un oficial de las SS especialmente repugnante y estúpido, que merecía ser engañado por Sorge. Como parte de la interpretación de Kirst como un hombre trágico al borde del abismo y como víctima, lo llevó a retratar el espionaje de Sorge para la URSS por parte de fuerzas fuera de su control. Kirst fue más contundente en su condena del nazismo que Meissner, ya que su libro sostenía que el régimen era tan monstruosamente malvado que un hombre existencial siempre al borde de un colapso mental como Sorge terminó espiando para la URSS como el mal menor

Partsch notó que ambos libros estaban muy preocupados por el mujeriego de Sorge, que ninguno de los autores exageró, pero presentó el aspecto de su personalidad de diferentes maneras. Kirst retrató el mujeriego de Sorge como parte de los mismos impulsos autodestructivos que lo llevaron a espiar para la URSS, pero Meissner describió el mujeriego de Sorge como parte de su insensible narcisismo y como su principal debilidad, ya que su deseo por Kiyomi finalmente lo destruyó. A su vez, esto llevó a diferentes representaciones del cuerpo masculino. Meissner lo describió como el instrumento seductor que atrae el deseo femenino y llevó a las mujeres a relaciones imprudentes con Sorge, cuyo cuerpo está perfectamente en forma y es atractivo para las mujeres. Kirst, por el contrario, notó correctamente que Sorge caminaba con una cojera pronunciada debido a una herida de guerra, lo que Sorge dijo sarcásticamente se debía a su "valentía" en su libro, y el cuerpo herido de Sorge sirvió como metáfora de su alma herida. Partsch comentó además que el libro de Meissner era un relato despolitizado y personalizado de la red de espías de Sorge, ya que omitió cualquier mención de Hotsumi Ozaki, un hombre idealista que creía sinceramente que su país estaba en el camino equivocado, y retrató a Sorge como un "hombre fáustico". motivado sólo por su vanidad de ejercer "un poder divino sobre el mundo" y le dio a Sorge "un sentido del destino exagerado y pop-nietzscheano".

El "mensaje" final del libro de Meissner era que Sorge era un individuo amoral y egoísta cuyas acciones no tenían nada que ver con la ideología y que la única razón de la derrota de Alemania ante la URSS fue el espionaje de Sorge, lo que sugería que Alemania perdió la guerra sólo por el "destino". Meissner siguió la interpretación de la historia de los "grandes hombres" según la cual unos pocos "grandes hombres" deciden los acontecimientos del mundo, y todos los demás quedan reducidos a espectadores pasivos. Por el contrario, Kirst describió a Sorge como una víctima, como un mero peón en un "juego de ajedrez asesino" y enfatizó la oposición de Sorge al régimen nazi como motivación de sus acciones. Kirst señaló además que Sorge fue traicionado por sus propios amos después de su arresto, y el régimen soviético lo denunció como "trotskista" y no hizo ningún esfuerzo por salvarlo. Partsch concluyó que las dos interpretaciones rivales de Sorge presentadas en las novelas de Meissner y Kirst en 1955 han dado forma a la imagen de Sorge en Occidente, especialmente en Alemania, desde su publicación.

En 1954, el director de cine de Alemania Occidental Veit Harlan escribió y dirigió la película Verrat an Deutschland sobre el espionaje de Sorge en Japón. Harlan había sido el cineasta favorito de Goebbels, y dirigió muchas películas de propaganda, incluida Jud Süss. La película de Harlan es un drama romántico protagonizado por la esposa de Harlan, Kristina Söderbaum, como el interés amoroso de Sorge. La película fue estrenada públicamente por el distribuidor antes de ser retirada de presentaciones más públicas y finalmente lanzada después de que se realizaron algunas ediciones.

En 1961 se estrenó en Francia la película ¿Quién es usted, señor Sorge?, en colaboración con Alemania Occidental, Italia y Japón. También fue muy popular en la URSS. Sorge fue interpretado por Thomas Holtzmann.

En noviembre de 1964, veinte años después de su muerte, el gobierno soviético otorgó a Sorge el título de Héroe de la Unión Soviética. La viuda de Sorge, Hanako Ishii, recibió una pensión soviética y rusa hasta su muerte en julio de 2000 en Tokio. En la década de 1960, la KGB, buscando mejorar su imagen en la URSS, inició el culto al "héroe espía" y los ex chekistas que trabajaban en el extranjero fueron celebrados como los grandes "héroes espías" en libros, películas y periódicos. Sorge fue uno de los seleccionados para el estatus de "héroe espía". De hecho, los soviéticos habían descifrado los códigos japoneses en 1941 y ya sabían, independientemente de la información proporcionada por Sorge, que Japón había decidido "atacar al sur" (atacando a los EEUU y al Imperio Británico), en lugar de "atacar al norte" (atacando la URSS).

El Kremlin prestó mucha más atención a la intercepción de las comunicaciones enemigas al evaluar las amenazas de Japón de 1931 a 1941 que a la inteligencia recopilada por la red de espías Sorge, pero como a la inteligencia soviética no le gustaba mencionar los logros de sus descifradores de códigos, la propaganda soviética a partir de 1964 glorificó a Sorge como un "héroe espía" y evitó toda mención de que los soviéticos habían roto los códigos japoneses. A los soviéticos, durante la Guerra Fría, les gustaba dar la impresión de que toda su inteligencia provenía de inteligencia humana, en lugar de intercepción de las comunicaciones, para evitar que las naciones occidentales supieran cuánto recolectaban los soviéticos de esta última fuente. Un testimonio de la fama de Sorge en la URSS fue que, aunque éste trabajaba para el GRU, no para el NKVD, fue el KGB, que tenía mucho más poder que el Ejército Rojo, el que lo reclamó como uno de sus "héroes espías" en la década de 1960.

En 1965 tres periodistas de Alemania del Este publicaron Dr Sorge funkt aus Tokyo en celebración de Sorge y sus acciones. Antes del premio, la afirmación de Sorge de que Friedrich Adolf Sorge era su abuelo se repitió en la prensa soviética. En una extraña rareza de la Guerra Fría, los autores provocaron un escándalo de libertad de expresión con cartas patrióticas a ex nazis en Alemania Occidental, lo que provocó que el Verfassungsschutz emitiera una severa advertencia a principios de 1967: "Si recibe correo de un tal Julius Mader, no le responda y pase la carta a las respectivas autoridades de seguridad". En 1971, se publicó en la República Popular de Polonia un cómic basado en la vida de Sorge, Wywiadowca XX wieku ("Oficial de inteligencia del siglo XX"), para familiarizar a los lectores más jóvenes con Sorge.

Hay un monumento a Sorge en Bakú, Azerbaiyán. Sorge también aparece en el manga Adolf de Osamu Tezuka. En su libro de 1981, Their Trade is Treachery, el autor Chapman Pincher afirmó que Sorge, un agente del GRU, reclutó al inglés Roger Hollis en China a principios de la década de 1930 como espía. Más tarde, Hollis regresó a Inglaterra, se unió al MI5 justo antes de que comenzara la Segunda Guerra Mundial y finalmente se convirtió en director general del MI5 de 1956 a 1965. Como detalla el ex miembro del MI5 Peter Wright en su libro Spycatcher de 1988, Hollis fue acusado de ser un agente soviético, pero a pesar de varias investigaciones largas y aparentemente exhaustivas, nunca se obtuvo ninguna prueba concluyente.

Una de las primeras historias de Aleksandar Hemon en inglés es "The Sorge Spy Ring" (TriQuarterly, 1997). La película japonesa de 2003 Spy Sorge, dirigida por Masahiro Shinoda, detalla sus hazañas en Shanghai y Japón. En la película, es interpretado por el actor escocés Iain Glen. En 2016, una de las estaciones de tren del Círculo Central de Moscú de Moscú recibió el nombre de Sorge (Zorge). Una serie de televisión rusa, "Richard Sorge. Master Spy", de doce episodios, fue filmada en 2019.

Imagen
https://en.wikipedia.org/wiki/Richard_Sorge

Responder

Volver a “Biografías”

TEST