Edward Wood, primer conde de Halifax

Todos los personajes de la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Responder
Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9489
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Edward Wood, primer conde de Halifax

Mensaje por Kurt_Steiner » Vie Nov 25, 2022 1:11 pm

Fuente https://en.wikipedia.org/wiki/Edward_Wo ... of_Halifax

Edward Frederick Lindley Wood, primer conde de Halifax, KG, OM, GCSI, GCMG, GCIE, TD, PC (16 de abril de 1881 - 23 de diciembre de 1959), conocido como Lord Irwin desde 1925 hasta 1934 y vizconde de Halifax desde 1934 hasta 1944 , fue un importante político y diplomático conservador británico de la década de 1930.

Wood nació el 16 de abril de 1881 en Powderham Castle, en Devon, hogar de su abuelo materno William Courtenay, 11o conde de Devon. Nació en una familia de Yorkshire, sexto hijo y cuarto varón de Charles Wood, 2o vizconde de Halifax (1839-1934) y Lady Agnes Elizabeth Courtenay (1838-1919). Su padre fue presidente de la English Church Union, que impulsó la reunión ecuménica en 1868, 1919 y 1927-1934. Su bisabuelo fue Earl Gray, el primer ministro que introdujo la Gran Ley de Reforma de 1832.

Entre 1886 y 1890, los tres hermanos mayores de Wood murieron jóvenes, dejándolo, a la edad de 9 años, heredero de la fortuna de su padre y un escaño en la Cámara de los Lores. Se crió en un mundo de religión y caza. Su religiosidad como un devoto anglo-católico como su padre le valió el apodo, posiblemente acuñado por Churchill, de "Holy Fox". Nació con el brazo izquierdo atrofiado y sin la mano izquierda, lo que no le impidió disfrutar de la equitación, la caza y el tiro. Tenía una mano izquierda artificial con un pulgar accionado por resorte, con el que podía sujetar las riendas o abrir puertas.

La infancia de Wood se dividió principalmente entre dos casas en Yorkshire: Hickleton Hall, cerca de Doncaster, y Garrowby.

Halifax asistió a la St David's Prep School desde septiembre de 1892 y a Eton desde septiembre de 1894. No estaba contento en la escuela porque no tenía talento ni para los deportes ni para los clásicos. Pasó a la Christ Church, Oxford, en octubre de 1899. No participó en la política estudiantil, pero floreció académicamente, graduándose con un título de primera clase en Historia Moderna. Desde noviembre de 1903 hasta 1910, fue miembro del All Souls College de Oxford. Después de un año en All Souls, realizó una gran gira por Sudáfrica, India, Australia y Nueva Zelanda con Ludovic Heathcoat-Amory. En 1905, regresó a Inglaterra para dos años de estudios en All Souls. Visitó Canadá en 1907. Escribió una breve biografía del clérigo victoriano John Keble (1909).

Wood no se presentó a las elecciones generales de 1906, en las que los liberales obtuvieron una victoria aplastante, y eligió dedicar sus energías a su Beca All Souls. En 1909, las mareas políticas habían cambiado lo suficiente como para que Wood se presentara a la candidatura conservadora en Ripon en Yorkshire, y fue fácilmente elegido a través de la influencia local. Ripon se había vuelto liberal en 1906; Wood lo ganó con una mayoría de 1000 votos en enero de 1910 y lo mantuvo con una mayoría reducida en diciembre de 1910. Siguió siendo miembro del Parlamento por Ripon hasta su ascenso a los Lores en 1925. Era un Ditcher (es decir, dispuesto a "morir en la última zanja" para defender el derecho de veto de la Cámara de los Lores) en las disputas sobre la Ley del Parlamento de 1911, pero realmente tuvo poco impacto en la política antes de 1914.

Antes de la Primera Guerra Mundial ya era capitán de los Queen's Own Yorkshire Dragoons, un regimiento de West Riding. Hizo una rara intervención en el debate, instando a que se introdujera inmediatamente el servicio militar obligatorio. Fue enviado al frente de batalla en 1916. En enero de 1917 fue mencionado en despachos (escribió "El cielo sabe para qué"). Ascendió a mayor y se convirtió en Subdirector de Oferta Laboral en el Ministerio de Servicio Nacional desde noviembre de 1917 hasta finales de 1918. Inicialmente simpatizó con la propuesta de Lord Lansdowne de un compromiso de paz, pero finalmente exigió una victoria total y una paz punitiva.

Wood no tuvo oposición en las elecciones generales de 1918, 1922, 1923 y 1924. Fue signatario de la Petición Lowther de abril de 1919, que pedía condiciones de paz más duras contra Alemania en el Tratado de Versalles, que se estaba negociando en ese momento. En el Parlamento de 1918-1922, Wood era un aliado de Samuel Hoare, Philip Lloyd-Greame y Walter Elliot, todos diputados jóvenes y ambiciosos a favor de una reforma progresiva.En 1918, él y George Ambrose Lloyd (más tarde Lord Lloyd) escribieron "La gran oportunidad", un tratado con el objetivo de establecer una agenda para un Partido Conservador y Unionista revivido tras el fin de la coalición de Lloyd George. Instaron al Partido Conservador a concentrarse en el bienestar de la comunidad más que en el bien del individuo. Con la Guerra de Independencia de Irlanda en curso, Wood instó a una solución federal. En ese momento se concentró en la vivienda y la agricultura e Irlanda.

Imagen
Edward Frederick Lindley Wood, primer conde de Halifax, en 1947
https://en.wikipedia.org/wiki/Edward_Wo ... of_Halifax

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9489
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Edward Wood, primer conde de Halifax

Mensaje por Kurt_Steiner » Dom Nov 27, 2022 12:44 pm

En mayo de 1920 aceptó el cargo de gobernador general de Sudáfrica, pero la oferta fue retirada después de que el gobierno sudafricano anunciara que quería un ministro del gabinete o un miembro de la Familia Real para ese cargo. En abril de 1921, fue nombrado subsecretario para las colonias, bajo la dirección de Churchill, quien inicialmente se mostró reacio a reunirse con él (en una ocasión irrumpió en la oficina de Churchill y le dijo que "esperaba que lo trataran como un caballero"). En el invierno de 1921-1922, Wood visitó las Indias Occidentales británicas y escribió un informe para Churchill.

El 16 de octubre de 1922 Wood asistió a la reunión de ministros subalternos que expresaron su inquietud por la Coalición de Lloyd George. El 19 de octubre de 1922 votó en la reunión del Carlton Club por los conservadores para luchar en las próximas elecciones como fuerza independiente. La Coalición terminó y Bonar Law formó un gobierno puramente conservador. Wood entró en el gabinete el 24 de octubre de 1922 como presidente de la Junta de Educación. Algunos vieron esto como una mejora del gobierno. Las políticas de austeridad no dejaron espacio para políticas constructivas. Wood, que pasaba dos días a la semana cazando, no estaba interesado ni era particularmente efectivo en el trabajo, pero lo veía como un trampolín hacia posiciones más importantes. No estaba contento con la adopción de aranceles por Stanley Baldwin en diciembre de 1923, lo que le costó a los conservadores perder su mayoría y dar paso a un gobierno laborista minoritario.

Cuando los conservadores volvieron al poder, el 6 de noviembre de 1924, Wood fue nombrado ministro de Agricultura, un trabajo más oneroso que el de Educación. Presentó un Proyecto de Ley de Agricultura y Diezmos a los Comunes.

En octubre de 1925, Lord Birkenhead, secretario de Estado de la India, le ofreció a Wood el puesto de virrey de la India a sugerencia de Jorge V. Su abuelo paterno, Sir Charles Wood, había sido secretario de estado de la India en 1859-1865. Casi declinó, ya que tenía dos hijos en edad escolar y parecía poco probable que su anciano padre viviera hasta 1931, cuando su mandato terminaría. Aceptó por consejo de su padre (quien, de hecho, vivió para verlo regresar). Fue creado Baron Irwin, de Kirby Underdale en el condado de York. Partió hacia la India el 17 de marzo de 1926, y llegó a Bombay el 1 de abril de 1926. Le concedieron la GCSI (Gran Comandante de la Orden de la Estrella de la India) y GCIE (Gran Comandante de la Orden del Imperio de la India) en 1926.

Irwin disfrutó de la pompa del Virreinato. Tenía unps "ojos bondadosos y comprensivos" y daba la impresión de ser un Príncipe de la Iglesia (R. Bernays Naked Fakir 1931). Se hicieron varios intentos para asesinarlo. Simpatizaba más con los indios que sus predecesores, aunque no tenía reparos en firmar sentencias de muerte cuando las consideraba justificadas. Quería que los indios estuvieran más unidos y fueran más amistosos con el Reino Unido; en su primer discurso importante como virrey, y varios más a lo largo de su mandato, instó a poner fin a la violencia comunitaria entre hindúes y musulmanes.

La Ley del Gobierno de la India de 1919 había incorporado las Reformas Montagu-Chelmsford ("Diarquía" - gobierno compartido entre británicos e indios a nivel local) y había prometido que pasados diez años habría una comisión para estudiar una nueva constitución y asesorar sobre si eran necesarias más reformas. Irwin aceptó que era necesario un mayor autogobierno, ya que las aspiraciones nacionales indias habían aumentado desde 1919. Birkenhead adelantó la fecha de la comisión y la puso bajo el mando de sir John Simon. Irwin recomendó una comisión totalmente británica, ya que pensaba que las facciones indias no estarían de acuerdo entre ellas, sino que se alinearían con los resultados de la investigación. David Dutton cree que este fue "el error fatídico de su virreinato, y uno del que llegó a lamentar amargamente".

En noviembre de 1927 se anunció la composición de la Comisión Simon. Todos los principales partidos indios, incluido el Congreso Nacional Indio, lo boicotearon. Irwin aseguró a Birkenhead que Simon podía ganarse a los indios moderada. Simon llegó a Bombay el 3 de febrero de 1928. Logró algunos éxitos limitados, pero Irwin se convenció de que sería necesario un nuevo gesto. Las respuestas indias a la llegada de Simon incluyeron la Conferencia de Todos los Partidos, un comité del cual elaboró ​​el Informe Nehru (mayo de 1928), defendiendo el estatus de dominio para la India. Sin embargo, también hubo violencia, incluida la muerte de Lala Lajpat Rai en noviembre de 1928 y el ataque en venganza de Bhagat Singh en diciembre de 1928. Otras respuestas incluyeron los 14 puntos del líder de la Liga Musulmana Mohammad Ali Jinnah (marzo de 1929).

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9489
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Edward Wood, primer conde de Halifax

Mensaje por Kurt_Steiner » Mié Nov 30, 2022 11:35 pm

En junio de 1929 el laborista Ramsay MacDonald se convirtió en Primer Ministro por segunda vez y William Wedgwood Benn fue el nuevo Secretario de Estado de la India. El 13 de julio Irwin llegó al Reino Unido de permiso, trayendo consigo un borrador de intercambio de cartas "sugerido" entre MacDonald y Simon. Su plan era que Simon escribiera proponiendo una Conferencia para discutir los hallazgos de la Comisión, y que MacDonald luego respondiera señalando que la Declaración Montagu de 1917 implicaba un compromiso con el estado de dominio (es decir, que India debería volverse completamente autónoma, como Canadá o Australia). Simon vio los borradores y tenía serias dudas sobre la Conferencia planeada. El intercambio de cartas no mencionó el estatus de domínio ya que los otros comisionados no lo apoyaron.

La Declaración de Irwin de octubre de 1929 comprometió a Gran Bretaña a conceder un eventual estado de dominio para la India. A pesar de que tal medida había estado implícita en la política británica durante una década, la Declaración fue denunciada por muchos miembros del partido conservador. Lord Reading (el predecesor de Irwin como virrey) lo denunció y Simon dio a conocer su disgusto. Hubo una breve esperanza de un gran avance en las relaciones anglo-indias, pero la Conferencia de Nueva Delhi de diciembre de 1929 entre Irwin y los líderes indios no logró llegar a un acuerdo. Gandhi comenzó una campaña de desobediencia civil con miras a lograr la independencia completa. Caminó durante 24 días hasta el mar, donde procedió a producir sal, violando el monopolio histórico del gobierno. Irwin hizo que todos los líderes del Congreso fueran arrestados, incluido el propio Gandhi.

Algunas críticas a Irwin pueden haber sido injustas, pero había cometido un error de graves consecuencias que hizo crecer el malestar. La posición de Irwin fue vista como excesivamente indulgente por Londres, pero poco entusiasta en India. Con poco margen de maniobra, Irwin recurrió a la represión utilizando sus poderes de emergencia para prohibir las reuniones públicas y aplastar a la oposición rebelde. La detención de Gandhi, sin embargo, sólo empeoró las cosas.

En noviembre de 1930, Jorge V inauguró la Primera Conferencia en Londres; ningún delegado del Congreso participó porque Gandhi estaba en la cárcel. En enero de 1931, Gandhi fue liberado y, por invitación de Irwin, se reunieron en ocho ocasiones. Irwin le escribió a su anciano padre que "era más bien como hablar con alguien que había salido de otro planeta a este para una corta visita de quince días y cuya perspectiva mental era muy diferente a la que regulaba la mayoría de los asuntos del planeta que visitaba". Pero tenían un respeto mutuo basado en sus respectivas creencias religiosas.

Las discusiones de quince días resultaron en el Pacto Gandhi-Irwin del 5 de marzo de 1931, tras el cual el Movimiento de Desobediencia Civil y el boicot a los bienes británicos fueron suspendidos a cambio de una Segunda Mesa Redonda que representaba todos los intereses. Los puntos destacados fueron:

El Congreso interrumpiría el Movimiento de Desobediencia Civil.
El Congreso participaría en la Mesa Redonda.
El Gobierno retiraría todas las ordenanzas emitidas para frenar al Congreso.
El Gobierno retiraría todos los enjuiciamientos relacionados con delitos que no impliquen violencia.
El Gobierno pondría en libertad a todas las personas que cumplen penas de prisión por sus actividades en el movimiento de desobediencia civil.
También se acordó que Gandhi se uniría a la Segunda Mesa Redonda como único representante del Congreso.

El 20 de marzo de 1931, Irwin rindió homenaje a la honestidad, sinceridad y patriotismo de Gandhi en una cena ofrecida por los príncipes gobernantes.

Un mes después del Pacto Gandhi-Irwin, el mandato de Lord Irwin terminó y abandonó la India. Cuando Irwin regresó a Inglaterra en abril de 1931, la situación estaba en calma, pero al cabo de un año la conferencia fracasó y Gandhi fue arrestado nuevamente. A pesar de los resultados dispares, Irwin fue en general un virrey éxitoso; había trazado un rumbo claro y equilibrado y no había perdido la confianza de su gobierno de origen. Había demostrado dureza e independencia. Su exitoso mandato como virrey le aseguró que regresara a la política británica con un prestigio significativo.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9489
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Edward Wood, primer conde de Halifax

Mensaje por Kurt_Steiner » Vie Dic 02, 2022 3:23 pm

Irwin regresó al Reino Unido el 3 de mayo de 1931. Se convirtió en caballero de la Orden de la Jarretera (de la que sería su canciller en 1943). En 1931 declinó el Ministerio de Relaciones Exteriores en el nuevo Gobierno Nacional, sobre todo porque a la derecha conservadora no le habría gustado. Oficialmente, declaró que quería pasar tiempo en casa. Fue a Canadá, por invitación de Vincent Massey, para dar una conferencia en la Universidad de Toronto.

Seguía siendo un firme protegido de Stanley Baldwin. En junio de 1932, tras la repentina muerte de sir Donald Maclean, regresó al gabinete como presidente de la Junta de Educación, por segunda vez, siendo aparentemente reacio a aceptar. Sus puntos de vista eran algo anticuados: declaró: "Queremos una escuela para capacitar a sirvientes y mayordomos". Irwin se convirtió en maestro de Middleton Hunt en 1932 y fue elegido rector de la Universidad de Oxford en 1933. En 1934 heredó el título de vizconde de Halifax tras la muerte de su padre.

Ayudó a Hoare a redactar lo que se convirtió en la Ley del Gobierno de la India de 1935, la legislación más importante del gobierno de 1931 a 1935. En junio de 1935, Baldwin se convirtió en primer ministro por tercera vez y Halifax fue nombrado secretario de Estado de Guerra. Le complació dejar el trabajo de Educación. Sentía que el país no estaba preparado para la guerra, pero se resistió a las demandas de rearme de los Jefes de Estado Mayor. En noviembre de 1935, después de las elecciones generales, Halifax se convirtió en Lord Privy Seal y Líder de la Cámara de los Lores.

En ese momento, Halifax se estaba volviendo cada vez más influyente en Asuntos Exteriores. El gabinete se reunió en la mañana del 18 de diciembre de 1935 para discutir la protesta pública por el Pacto Hoare-Laval. Halifax, quien debía hacer una declaración en los Lores esa tarde, insistió en que el secretario de Asuuntos Exteriores, Samuel Hoare, debía dimitir para salvar el gobierno, lo que provocó que J. H. Thomas, William Ormsby-Gore y Walter Elliott también dimitieran. Anthony Eden fue nombrado secretario de Exteriores en lugar de Hoare.

Efectivamente, aunque no formalmente, Halifax fue subsecretario de Relaciones Exteriores con Eden. En general se llevaban bien. Halifax y Eden estaban de acuerdo sobre la dirección de la política exterior (y en línea con la opinión predominante en toda Gran Bretaña) de que la remilitarización de Renania era el "patio trasero" de Alemania, y que sería difícil oponerse a ello, por lo que debería ser bien recibida en la medida en que continuara la aparente política de Alemania y el progreso hacia la normalidad.

En 1936, Neville Chamberlain registró que Halifax siempre decía que quería retirarse de la vida pública. En mayo de 1937 cuando Chamberlain sucedió a Baldwin como Primer Ministro, Halifax se convirtió en Lord Presidente del Consejo, además de Líder de la Cámara de los Lores. Chamberlain comenzó cada vez más a intervenir directamente en la política exterior, actividad para la que sus antecedentes no lo habían preparado y que provocó una tensión creciente con Eden.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9489
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Edward Wood, primer conde de Halifax

Mensaje por Kurt_Steiner » Mar Dic 06, 2022 12:13 am

En su calidad de maestro de la caza de Middleton, Halifax aceptó una invitación de Göring para ir a una exhibición de caza en Berlín y cazar zorros en Pomerania en noviembre de 1937. Halifax dejó constancia más tarde de que, lejos de ser un intento de Chamberlain para ningunear al Ministerio de Exteriores, Eden le había presionado para que aceptara. A Halifax no le gustó la forma en que se organizó la reunión. Göring era un cazador apasionado y le dio a Halifax el sobrenombre de Halalifax, en honor a Halali!, una llamada de caza alemana, pero se consideró pública y correctamente que Halifax actuaba en nombre del gobierno británico para renovar el diálogo con el gobierno alemán.

Al reunirse con Adolf Hitler en Berchtesgaden, Halifax casi provocó un incidente al casi entregarle su abrigo, creyendo que era un lacayo:

Mientras miraba por la ventanilla del coche, al nivel de los ojos, vi en medio de este camino barrido un par de piernas con pantalón negro, terminando en calcetines de seda y zapatos de tacón. Supuse que se trataba de un lacayo que había bajado para ayudarme a salir del coche y subir los escalones y procedía tranquilamente a salir del coche cuando escuché a von Neurath oa alguien lanzándome un susurro ronco al oído de Der Führer, der Führer; y entonces me di cuenta de que las piernas no eran las de un lacayo, sino las de Hitler.

A continuación, se produjo una reunión larga y espinosa con el Führer. Halifax habló con Hitler sobre "posibles alteraciones en el orden europeo que podrían estar destinadas a producirse con el paso del tiempo". Haciendo caso omiso de las reservas de Eden, no se opuso en principio a los designios de Hitler sobre Austria y partes de Checoslovaquia y Polonia, aunque hizo hincapié en que sólo serían aceptables los procesos pacíficos de cambio. Escribiendo a Baldwin sobre el tema de la conversación entre Karl Burckhardt (el comisionado de Danzig de la Sociedad de Naciones) y Hitler, Halifax dijo:

¡El nacionalismo y el racismo son una fuerza poderosa, pero no puedo sentir que sea antinatural o inmoral! ¡No puedo dudar de que estos tipos son auténticos enemigos del comunismo, etc.! ¡Y me atrevería a decir que si estuviéramos en su posición podríamos sentir lo mismo!

En diciembre de 1937 Halifax dijo al gabinete que "deberíamos llevarnos bien con Alemania", ya que a pesar de los esfuerzos de Eden y Chamberlain, Gran Bretaña todavía se enfrentaba a la perspectiva de una guerra con Alemania, Italia y Japón. En febrero de 1938, Halifax advirtió a Chamberlain de las tensiones en el gabinete y trató de negociar un trato con Chamberlain y Eden. Eden dimitió como secretario de Exteriores el 20 de febrero, en protesta por el deseo de Chamberlain de hacer más concesiones a Benito Mussolini, a quien Eden consideraba un gángster indigno de confianza, sin gestos de buena fe de su parte. Halifax fue nombrado Secretario de Exteriores el 21, a pesar de algunas críticas laboristas.

Imagen
Halifax con Göring en Schorfheide, 20 de noviembre de 1937.
https://en.wikipedia.org/wiki/Edward_Wo ... of_Halifax

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9489
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Edward Wood, primer conde de Halifax

Mensaje por Kurt_Steiner » Jue Dic 08, 2022 1:22 pm

La línea política de Halifax en Exteriores debe verse en el contexto de la política exterior británica de la época, que se basó en un amplio consenso de que en ninguna de las democracias había apoyo popular para la guerra, la presión militar o incluso el rearme. Hubo un debate sobre hasta qué punto los intereses de las dictaduras podrían separarse. Estaba claro que una alineación de Alemania e Italia dividiría las fuerzas británicas en cualquier guerra general y que, sin al menos una Italia neutral, Gran Bretaña no podría mover grandes fuerzas navales hacia el este para enfrentarse a Japón, dado el fuerte sentimiento aislacionista en EEUU. Para muchos, especialmente en el Ministerio de Exteriores, el apaciguamiento era un compromiso necesario para ganar tiempo para el rearme, un proceso al que Gran Bretaña ya estaba fuertemente comprometida. Otros, especialmente Churchill, esperaban que una fuerte alianza militar con Francia permitiera una política exterior más sólida hacia los dictadores. Muchos compartían la confianza de Churchill en el gran ejército francés, aunque pocos compartían su creencia de que Francia sería un aliado resistente.

Chamberlain adoptó la política de apaciguamiento como una fuerza moral para el bien, al igual que muchos otros que se oponían profundamente a los gastos de guerra y defensa. En comparación, la política de Halifax parece más pragmática, como la de Samuel Hoare, junto con un firme compromiso con el rearme, aunque sin entusiasmo. Todos los partidos reconocieron la hostilidad de la opinión pública hacia la guerra o los preparativos militares, y la dificultad de actuar sin que EEUU o la URSS estuvieran dispuestos a desempeñar su papel (el Partido Laborista se opuso al rearme hasta mucho después del Acuerdo de Munich). No obstante, Halifax fue criticado como un apaciguador, junto con Chamberlain, Hoare y otros doce, en el libro anónimo de 1940 Guilty Men.

El eventual Acuerdo de Munich, firmado después de la tercera reunión de Chamberlain con Hitler, fue, en apariencia, popular en todo el mundo y humillante para muchos en el gobierno británico, pero no cumplió con los deseos de Hitler (y con las concesiones propuestas por Chamberlain) y aumentó la determinación del Führer de destruir Checoslovaquia en la primavera. El 3 de octubre de 1938, Halifax defendió el Acuerdo de Munich en la Cámara de los Lores, en términos mucho más mesurados que los que había hecho el Primer Ministro, no como un triunfo sino como el menor de dos males.

La crisis de Munich había hecho que Halifax comenzara a tomar una línea más fuerte que Chamberlain contra nuevas concesiones a Alemania. Andrew Roberts sostiene que, a partir de este momento, Halifax se encaminó firmemente hacia una política de disuasión. Esperaba que el aumento del rearme, incluido el fortalecimiento de las alianzas y el apoyo económico a los países de Europa del Este, y la reintroducción del servicio militar obligatorio, junto con una línea más firme hacia Alemania, Italia y Japón, reduciría los riesgos de que esas tres potencias hostiles actuaran en combinación. (Es de notar que, cuando comenzó la guerra, ni Japón ni Italia estaban preparados para unirse hasta que el péndulo se inclinó mucho más a favor de Alemania).

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9489
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Edward Wood, primer conde de Halifax

Mensaje por Kurt_Steiner » Sab Dic 10, 2022 5:29 pm

Después de Munich, Halifax (con éxito) aconsejó a Chamberlain que no capitalizara su popularidad convocando elecciones generales anticipadas; en cambio, instó (en vano) a que Chamberlain ampliara la Coalición Nacional ofreciendo cargos no solo a Churchill y Eden, sino también a figuras laboristas y liberales. Halifax también estaba disgustado por el pogromo antijudío de la Kristallnacht (10 de noviembre). Abogó por dar ayuda financiera a los países de Europa central y oriental para que no cayeran bajo la influencia de Alemania.

Con la falta de compromiso de Hitler con respecto al Acuerdo de Munich cada vez más manifiesta, Halifax trabajó de manera constante para armar una posición británica más fuerte, presionando a Chamberlain para que tomara medidas económicas para apuntalar los intereses británicos en Europa del Este y evitar que llegaran suministros militares adicionales a Alemania, como el tungsteno.

En enero de 1939, Halifax acompañó a Chamberlain a Roma para conversar con Mussolini. Ese mes, Halifax presionó para que se entablaran conversaciones con Francia, en vista del peligro de guerra con Alemania e Italia. Después de que Hitler rompiera el acuerdo de Munich y ocupara Checoslovaquia Chamberlain pronunció un discurso en Birmingham el 17 de marzo de 1939, prometiendo que Gran Bretaña iría a la guerra para defender Polonia. Halifax había sido uno de los impulsores de este cambio de política. En marzo de 1939, Eden, entonces fuera de su cargo, observó que gracias a Halifax el gobierno "ahora está haciendo lo que quisiéramos".

Halifax otorgó una garantía a Polonia el 31 de marzo de 1939, provocada por los alarmantes preparativos alemanes, con la esperanza de dejar claro a Alemania de que, en palabras de Halifax, "no habría más Munich". El Ministerio de Relaciones Exteriores recibió una información a principios de abril de 1939 de que Italia estaba a punto de invadir Albania. En una reunión del 5 de abril de 1939 Halifax rechazó estos informes. Dos días después, Italia invadió Albania; Halifax se reunió con sir Alexander Cadogan y "decidió que no podemos hacer nada para detenerlos".

Aunque no le agradaba el régimen soviético, sobre todo por su ateísmo, Halifax fue más rápido que Chamberlain en darse cuenta de que Gran Bretaña debería intentar aliarse con la URSS. Le dijo al comité de Asuntos Exteriores: "La Rusia soviética es algo a medio camino entre una apisonadora invencible y algo completamente inútil desde el punto de vista militar. No podemos ignorar un país con una población de 180.000.000 de personas".

Las negociaciones (en el verano de 1939) fracasaron y la URSS se alió con Alemania el 23 de agosto. Se ha sugerido que Halifax debería haber dirigido las negociaciones él mismo, pero esto no habría sido adecuado para él porque el gobierno no estaba llevando a cabo las negociaciones de buena fe. El Ministerio de Exteriores confirmó al Encargado de Negocios de EEUU el 8 de agosto que "se había dicho a la misión militar, que ahora había abandonado Moscú, que hiciera todo lo posible para prolongar las discusiones hasta el 1 de octubre de 1939". Halifax reveló al Comité de Asuntos Exteriores el 10 de julio: "Aunque los franceses estaban a favor de que comenzaran las conversaciones militares, el gobierno francés pensó que éstas se prolongarían durante mucho tiempo y mientras tuvieran lugar nosotros debería impedir que la Rusia soviética se uniera a Alemania".

Halifax se equivocó por completo con Hitler. De él dijo que "tenía una opinión muy baja de la URSS, y nuestra acción [al alinearnos con la URSS] le confirmaría la idea de que éramos un pueblo débil". En realidad a Hitler le preocupaba la idea de un pacto conjunto entre Francia, Gran Bretaña y la URSS con el fin de evitar un pacto entre Berlín y Moscú. Halifax no debía saber que en abril de 1939 Hitler le dijo a von Weizsäcker que estaba contemplando una reconciliación con la URSS; el 2 de agosto Hitler le preguntó a von Neurath, exministro de Exteriores y diplomático de carrera de la época de la República de Weimar, si el pueblo alemán aceptaría tal cambio ideológico del anticomunismo a la firma de un pacto con la URSS. Neurath aseguró a Hitler que "podía hacer lo que quisiera con el Partido [Nacionalsocialista]".

Ahora que Polonia parece probablemente dividida entre Alemania y la URSS (como de hecho sucedió pronto), el cronista "Chips" Channon, PPS del primer ministro de Halifax, Rab Butler, registró (25 de agosto) que "el barómetro de la guerra se mantuvo cambio "y que" la garantía polaca era el plan favorito de [Halifax] y su ahijado favorito "(Butler se opuso a la garantía).

Cuando Alemania invadió Polonia, Halifax rechazó cualquier negociación mientras las tropas alemanas permanecieran en suelo polaco. Sin embargo, se mantuvo firme con Chamberlain, quien demoró en dar el compromiso de ir a la guerra hasta que los franceses también se comprometieron. Los dos fueron objeto de la revuelta del gabinete que insistió en que Gran Bretaña honrara la garantía a Polonia. Gran Bretaña declaró la guerra a Alemania el 3 de septiembre de 1939.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9489
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Edward Wood, primer conde de Halifax

Mensaje por Kurt_Steiner » Lun Dic 12, 2022 2:44 pm

Después del estallido de la guerra, la diplomacia de Halifax tenía como objetivo disuadir a los soviéticos de unirse formalmente al Eje. Se opuso al bombardeo de Alemania, para que los alemanes no tomaran represalias. El intermediario sueco Birger Dahlerus se había aproximado a Gran Bretaña para entablar conversaciones de paz en agosto de 1939, justo antes del estallido de la guerra. Nuevamente, el 1 de noviembre, Halifax respondió a un acercamiento a través de canales suecos que no era posible la paz con Hitler en el poder. Incluso eso despertó la ira de Churchill, Primer Lord del Almirantazgo, quien envió una nota privada a Halifax reprendiéndole que tal conversación era peligrosa. Halifax siguió oponiéndose a cualquier compromiso de paz durante la Guerra Falsa.

El 8 de mayo de 1940 el gobierno de Chamberlain sobrevivió a una moción de censura provocada por el deterioro de la situación militar en Noruega. El gobierno tenía una mayoría nominal de 213 en la Cámara: al final del "Debate de Noruega", ganaron la votación con una mayoría de sólo 81; 33 conservadores y 8 de sus aliados votaron con la oposición y 60 se abstuvieron. Churchill, que había sido nombrado a regañadientes Primer Lord del Almirantazgo. defendió con entereza y pasión a Chamberlain y a su gobierno en el debate previo a la votación.

En circunstancias normales, este resultado no habría sido políticamente desastroso, pero fue decisivo en un momento en que el Primer Ministro estaba siendo fuertemente criticado y existía un fuerte deseo de unidad nacional. Hablando con Churchill después de la votación, Chamberlain admitió su consternación y dijo que intentaría formar un gobierno de coalición con los partidos laborista y liberal, pero Churchill se opuso a eso. A las 10.15 horas de la mañana siguiente (9 de mayo), Chamberlain se reunió con Halifax y Churchill. El relato de Churchill, publicado ocho años después en el primer volumen de su La Segunda Guerra Mundial, no concuerda exactamente con los relatos contemporáneos como el propio diario de Halifax y el registro de Alexander Cadogan de sus conversaciones con Halifax, o los relatado por Chamberlain o por David Margesson (cuya presencia en la reunión Churchill no menciona). Churchill describió una batalla de voluntades en la que Chamberlain abrió la reunión argumentando que Churchill no podía obtener el apoyo laborista después de haber tenido que defender al gobierno en el Debate de Noruega, sólo para encontrarse con un largo silencio antes de qie Halifax, con alguna vacilación, expresó su propia incapacidad para el trabajo. Otros relatos describen que Halifax objetó mucho más rápidamente, y Churchill estuvo activamente de acuerdo con él. Churchill también fechó los eventos entre el 9 de mayo y el día siguiente, y aunque su asistente de redacción William Deakin aceptó la responsabilidad por este error, más tarde confirmó, en una entrevista en 1989, que el relato de Churchill fue embellecido después de numerosos relatos y no estaba destinado a ser tomado en serio.

La descripción de Chamberlain intentando persuadir a Churchill para que aceptara tácitamente el nombramiento de Halifax como primer ministro también es difícil de conciliar con el hecho de que Halifax expresó su renuencia a hacerlo a Chamberlain en una reunión que tuvieron en la mañana del día 9.

A las 16.30 horas de esa tarde, Chamberlain celebró otra reunión, a la que asistieron Halifax, Churchill y el líder y el líder adjunto del Partido Laborista (Clement Attlee y Arthur Greenwood). Preguntó a los laboristas si estarían de acuerdo en participar en un gobierno de coalición. Respondieron que podría ser posible, pero sólo con un Primer Ministro diferente y que antes de poder dar una respuesta oficial, necesitarían la aprobación del Comité Ejecutivo Nacional del partido. Se les pidió que telefonearan con el resultado de la consulta a la tarde siguiente.

Los dirigentes laboristas llamaron por teléfono a las 5 de la tarde del día 10 para informar que el partido formaría parte de un gobierno de coalición, aunque no bajo el liderazgo de Chamberlain, quien fue al palacio de Buckingham a presentar su renuncia, recomendando que el Rey pidiera a Churchill que formara un gobierno. Al hacerlo, una de las primeras acciones de Churchill fue formar un nuevo gabinete de guerra más pequeño reemplazando a seis de los políticos conservadores con Greenwood y Attlee, conservando sólo a Halifax y Chamberlain.

La posición política de Churchill era débil, aunque era popular entre laboristas y liberales por su postura contra el apaciguamiento en la década de 1930. Sin embargo, era impopular en el Partido Conservador y podría no haber sido elegido por el rey. Halifax tenía el apoyo de la mayor parte del Partido Conservador y del Rey y era aceptable para el Partido Laborista. Según los informes, Churchill estaba dispuesto a servir bajo Halifax. Como dijo Lord Beaverbrook, "Chamberlain quería a Halifax. Los laboristas querían a Halifax. Sinclair quería a Halifax. Los Lores querían a Halifax. El Rey quería a Halifax. Y Halifax quería a Halifax". Sin embargo, esto último es incorrecto: Halifax no quería ser primer ministro. Creía que la energía y las habilidades de liderazgo de Churchill eran superiores a las suyas.

Imagen
Neville Chamberlain, Benito Mussolini, Halifax y el Conde Ciano en la Ópera de Roma, enero de 1939
https://en.wikipedia.org/wiki/Edward_Wo ... of_Halifax

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9489
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Edward Wood, primer conde de Halifax

Mensaje por Kurt_Steiner » Jue Dic 15, 2022 3:36 pm

Alemania invadió Bélgica, los Países Bajos y Francia el 10 de mayo de 1940, el día en que Churchill se convirtió en Primer Ministro. El 22-23 de mayo el ejército alemán llegó al Canal de la Mancha, cercando a la Fuerza Expedicionaria Británica en Dunkerque. Churchill pronto tuvo un enfrentamiento con Halifax, quien creía que el Reino Unido debería tratar de negociar un acuerdo de paz con Hitler, utilizando a Mussolini como intermediario. Halifax creía que era mejor tratar de conseguir términos "que salvaguardaran la independencia de nuestro Imperio, y si es posible la de Francia", en la creencia de que las conversaciones de paz facilitarían el regreso del BEF a casa. No creía que hubiera ninguna posibilidad realista de derrotar a Alemania. Churchill no estuvo de acuerdo, creyendo que "las naciones que cayeron luchando se levantaron de nuevo, pero las que se rindieron dócilmente se acabaron" y que era poco probable que Hitler cumpliera con ningún acuerdo. Además, creía que esta era la opinión del pueblo británico.

El 24 de mayo, Hitler ordenó a sus ejércitos que se detuvieran antes de llegar a Dunkerque, y dos días después, las armadas británica y francesa comenzaron a evacuar a las fuerzas aliadas. Entre el 25 y el 28 de mayo, Churchill y Halifax lucharon cada uno para convencer al Gabinete de Guerra de sus respectivos puntos de vista; para el 28 parecía que Halifax tenía la ventaja y que Churchill podría verse obligado a dejar el cargo. Halifax estuvo cerca de renunciar, lo que podría haber hecho caer al gobierno de Churchill. Sin embargo, Churchill superó a Halifax al convocar una reunión de su gabinete externo de 25 miembros, a quien pronunció un discurso apasionado, diciendo: "Si esta larga historia nuestra en la isla va a terminar por fin, que termine sólo cuando esté en el suelo ahogándose con su propia sangre ", convenciendo a todos los presentes de que Gran Bretaña debe seguir luchando contra Hitler a cualquier precio. Churchill también obtuvo el respaldo de Chamberlain, quien todavía era líder de los conservadores.

Churchill le dijo al Gabinete de Guerra que no habría paz negociada. Halifax había perdido. Unas semanas más tarde, en julio de 1940, Halifax rechazó las ofertas de paz alemanas presentadas a través del nuncio papal en Berna y los primeros ministros portugués y finlandés.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9489
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Edward Wood, primer conde de Halifax

Mensaje por Kurt_Steiner » Mar Dic 20, 2022 2:22 pm

Cuando Chamberlain se retiró del gabinete debido a problemas de salud, Churchill trató de sacar a Halifax del Ministerio de Exteriores ofreciéndole un puesto como viceprimer ministro de facto, viviendo en el número 11 de Downing Street. Halifax se negó, aunque aceptó convertirse en líder de los Lores una vez más.

En diciembre de 1940, el marqués de Lothian, embajador británico en EEUU, murió repentinamente. Churchill le pidió a Halifax que aceptara el cargo, con la condición de que aún pudiera asistir a las reuniones del Gabinete de Guerra cuando estuviera de permiso en Londres. El secretario de Churchill, John Colville, registró el 20 de diciembre que Churchill pensaba que el trabajo en Washington era una gran oportunidad para que Halifax ayudara a llevar a EEUU a la guerra. Colville registró la opinión de Churchill de que Halifax "nunca acabaría con la reputación de apaciguamiento que él y el F.O. se habían ganado. No tenía futuro en este país". Colville pensó que Churchill había sido influenciado por los informes mensuales de censura, que mostraban que Halifax había heredado parte de la impopularidad de Chamberlain. Halifax fue el último hombre relacionado con el apaciguamiento en dejar el gabinete, ya que Chamberlain había muerto, y tanto Hoare como Simon tenían otros destinos. Halifax y su esposa intentaron desesperadamente persuadir a Eden para que aceptara ir a Washington, pero fue en vano. Eden reemplazó en el Ministerio de Exteriores a Halifax.

Halifax zarpó hacia EEUU, todavía neutrales, en enero de 1941. Él y su esposa partieron de la base de la Royal Navy en Scapa Flow, Escocia. Habían sido acompañados allí desde Londres por un gran grupo que incluía a Churchill y otros, incluido Harry Hopkins, a quien Roosevelt había enviado a Gran Bretaña para evaluar la determinación y la situación de Gran Bretaña.

El presidente Roosevelt le dio la bienvenida en persona cuando llegó. Dejando a un lado los protocolos diplomáticos, Roosevelt fue en el yate presidencial Potomac para recibir a Halifax cuando su barco atracaba en la bahía de Chesapeake. Inicialmente, Halifax se dañó a sí mismo en una serie de desastres de relaciones públicas. Dos semanas después de su llegada a EEUU Halifax fue al Capitolio para reunirse con los líderes de la Cámara y el Senado. Al salir, Halifax dijo a los periodistas que había preguntado sobre el calendario para la aprobación de la Ley de Préstamo y Arrendamiento. Los aislacionistas aprovecharon las reuniones para denunciar la intromisión británica en los asuntos políticos estadounidenses. Él comparó la política de Washington con "un día desordenado de caza de conejos".

Halifax fue inicialmente una figura pública cautelosa y esquiva, no un diplomático público eficaz como su predecesor. Sus relaciones con Roosevelt fueron satisfactorias, pero Halifax mantuvo un perfil bajo. El estrecho compromiso de Churchill con EEUU y su inversión en la comunicación personal con el presidente significó un papel más limitado para el embajador británico. La tecnología de las comunicaciones significaba que Churchill podía comunicarse directamente con Roosevelt y era un visitante habitual de Washington. El primo de Halifax, Angus McDonnell, lo ayudó a organizarse y pronto dirigió un esfuerzo de propaganda muy eficaz. Incluso un incidente ese otoño en el que los aislacionistas le arrojaron huevos podridos y tomates ayudó a su reputación a largo plazo. Mantuvo buenas relaciones con Roosevelt y Harry Hopkins, y viajó por el país, conociendo a muchos más estadounidenses comunes que los que había hecho su predecesor. Se hizo especialmente popular después de Pearl Harbor.

Su trabajo también giró cada vez más sobre asuntos militares canalizados a través de la secretaría del Estado Mayor Conjunto en Washington. Halifax se cansó de Washington, especialmente después de la muerte en acción de su hijo Peter en noviembre de 1942, y las graves heridas de su hijo pequeño, Richard, en enero de 1943. En marzo de 1943 pidió en vano a Eden que fuera relevado de su cargo. En mayo de 1944 fue nombrado conde de Halifax. También participó en una plétora de conferencias internacionales sobre la ONU y la URSS.

Con los laboristas en el poder con Clement Attlee a partir de julio de 1945, Halifax aceptó la solicitud del secretario de Exteriores Ernest Bevin de permanecer hasta mayo de 1946. En febrero de 1946, estuvo presente en el discurso "Telón de Acero" de Churchill en Fulton, Missouri. Creía que la opinión de Churchill sobre la amenaza soviética era exagerada y lo instó a ser más conciliador. También ayudó a John Maynard Keynes a negociar el préstamo angloamericano, que finalizó en julio de 1946.

El último año de su cargo de embajador también fue testigo de la transición al presidente Harry S. Truman. Esos años incluyeron momentos tensos y desafíos para la relación, ya que el poder estadounidense eclipsó al británico y los intereses y derechos de Gran Bretaña fueron ignorados en ocasiones, en particular, el cese de la cooperación nuclear después de la construcción de la bomba atómica. Sin embargo, la asociación en la Segunda Guerra Mundial fue inmensamente exitosa y tan cercana como cualquier otra asociación similar. Era un puesto exigente desde cualquier punto de vista, pero Halifax podía razonablemente afirmar haber desempeñado su papel, y disfrutó de un período notablemente más largo que su sucesor menos exitoso, Archibald Clark Kerr, primer barón de Inverchapel.

Imagen
Lord Halifax en el centro de la imagen (detrás de Franklin D. Roosevelt sentado) como miembro del Consejo de Guerra del Pacífico.
https://en.wikipedia.org/wiki/Edward_Wo ... of_Halifax

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9489
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Edward Wood, primer conde de Halifax

Mensaje por Kurt_Steiner » Jue Dic 22, 2022 3:33 pm

De vuelta en el Reino Unido, Halifax se negó a unirse a la bancada parlamentaria conservadora, argumentando que sería inapropiado. ya que había estado trabajando para el gobierno laborista en ese entonces todavía en el cargo. El gobierno laborista proponía que la India se volviera completamente independiente para mayo de 1948 (más tarde la fecgha sería adelantada a agosto de 1947) sin planes para proteger a las minorías. El vizconde Templewood (como se conocía ahora a Samuel Hoare) se opuso al plan, pero Halifax apoyó al gobierno, argumentando que no era apropiado oponerse al plan si no se sugería ninguna alternativa. Convenció a muchos compañeros vacilantes para que apoyaran al gobierno.

Cuando se jubiló, regresó a actividades en gran parte honorarias. Fue canciller de la Orden de la Jarretera, gobernador en Eton y rector de la Universidad de Oxford. Fue miembro honorario de All Souls desde 1934. Fue canciller de la Universidad de Sheffield y gran administrador de Westminster. Fue maestro de la caza de Middleton. Fue presidente de la Pilgrims Society, una sociedad dedicada a mejorar las relaciones angloamericanas. Desde 1947 fue presidente del Consejo Asesor General de la BBC. Desde 1957 fue Gran Maestre de la Orden de San Miguel y San Jorge.

A mediados de la década de 1950, su salud empeoró. Uno de sus últimos grandes discursos en la Cámara de los Lores fue en noviembre de 1956, cuando criticó la política de Suez del gobierno y el daño que estaba causando a las relaciones angloamericanas. Hizo poco para desafiar la visión crítica del apaciguamiento que estaba entonces de moda. Su autobiografía de 1957 Fulness of Days fue descrita en el Dictionary of National Biography como "suavemente evasiva". David Dutton lo describe como "un libro extremadamente reticente que añadió poco al registro histórico". Dio la impresión de que había sido un fiel subordinado de Chamberlain, omitiendo mencionar su papel en el cambio de política en la primavera de 1939.

Murió de un ataque al corazón en su finca de Garrowby el 23 de diciembre de 1959, a la edad de 78 años. Su viuda le sobrevivió hasta 1976.

Halifax había vendido Temple Newsam a la ciudad de Leeds por menos del valor de mercado en 1925, y en 1948 donó 164 de sus pinturas a un museo que el Ayuntamiento de Leeds estaba abriendo allí. En su testamento legó 338.800 libras (sin incluir tierras atadas en fideicomisos familiares para que ningún individuo tuviera control total sobre ellas), equivalente a alrededor de 7 millones de libras a precios de 2016. A pesar de su gran riqueza, Halifax era notoriamente mezquino con el dinero. Rab Butler contó la historia de cómo una vez tuvo una reunión con Halifax, su jefe en ese momento. Un funcionario les trajo dos tazas de té y cuatro galletas; Halifax devolvió dos de las galletas, y ordenó al funcionario que no le cobrara por ellas.

En 1968 se publicaron los registros oficiales de los años de Halifax como secretario de Relaciones Exteriores (la "regla de los cincuenta años" fue reemplazada por la "regla de los treinta años"). El historiador conservador Maurice Cowling argumentó que la postura de Halifax de aumentar la resistencia a Hitler, especialmente la garantía polaca en la primavera de 1939, estaba motivada no tanto por consideraciones de estrategia sino por la necesidad de adelantarse a un cambio radical en la opinión interna británica. Escribió en 1975: "Para la historia, hasta ayer, Halifax era el archi-apaciguador. Esto, ahora se reconoce, fue un error. Su papel, sin embargo, fue complicado. En estas páginas él no es el hombre que detuvo la podredumbre sino la encarnación de la sabiduría conservadora que decidió que Hitler debía ser frenado porque de otro modo no se podía resistir al laborismo".

David Dutton sostiene que Halifax, al igual que Chamberlain, tardó en apreciar la pura maldad de Hitler y confiaba demasiado en que la negociación podría producir resultados. Su período como secretario de Relaciones Exteriores fue "el eje de su carrera y sigue siendo el período del que depende en última instancia su reputación histórica"; así como Eden salvó su reputación dimitiendo a tiempo, Halifax dañó la suya al ser secretario de Exteriores en 1938-1940. "Se merece algo de crédito por abandonar, o al menos por modificar decisivamente, la política de apaciguamiento". Su negativa a ocupar el cargo de primer ministro en mayo de 1940 fue "el acto más significativo de su larga carrera". Argumenta que más tarde ese mes, lejos de ser un Quisling potencial, Halifax basó sus políticas en consideraciones racionales, y que "por motivos racionales, había mucho que decir sobre la línea del Secretario de Relaciones Exteriores de que Gran Bretaña debería al menos haber investigado qué paz se les ofrecía". Sin embargo, su papel más importante en la vida pública fue, en opinión de Dutton, como Embajador en EEUU, donde ayudó a suavizar una relación que era "a menudo más tensa de lo que las primeras interpretaciones ... tendían a sugerir".

Responder

Volver a “Biografías”

TEST