La noche de los cristales rotos

La vida cotidiana en la Alemania del Reich

Moderador: José Luis

Avatar de Usuario
Grossman
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2221
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

Re: Así se organizó la "Reichskristallnacht"

Mensaje por Grossman » Lun Sep 01, 2014 4:54 pm

Audie Murphy escribió:
feldmariscal escribió: El progrom, si es que existió, era beneficiario tanto para los nazis como para los judíos sionistas
Tal afirmación supone la negación de sucesos históricos, lo cual además vulneraría la normativa del foro (artículo 4, apartado 4) Esperemos que sus afirmaciones no tengan dobles intenciones ...
En efecto, a raíz de este comentario negacionista la Administración ha decidido expulsar al usuario feldmariscal.
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3775
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: La noche de los cristales rotos

Mensaje por Audie Murphy » Sab Jul 16, 2016 11:53 am

recopilación de testimonios en inglés
http://wienerlibrarycollections.co.uk/n ... ogrom/home


el centro Wiener ha publicado este interesante libro de 784 páginas al respecto Pogrom – November 1938: Testimonies from ‘Kristallnacht’
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7949
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

La noche de los cristales rotos, 1938

Mensaje por Kurt_Steiner » Sab Dic 18, 2021 6:11 pm

Fuente https://en.wikipedia.org/wiki/Kristallnacht

La Kristallnacht ( o la Noche de los cristales rotos, también llamada el pogromo de noviembre (en alemán: Novemberpogrome), fue un pogromo contra judíos llevado a cabo por las Sturmabteilung (SA) junto con civiles en toda la Alemania nazi en la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938. Las autoridades alemanas miraron sin intervenir. El nombre Kristallnacht (literalmente "Noche de cristal") proviene de los fragmentos de vidrio roto que cubrieron las calles después de que se rompieron las ventanas de las tiendas, edificios y sinagogas de propiedad judía.

En la década de 1920 la mayoría de los judíos alemanes estaban completamente integrados en la sociedad alemana. Sirvieron en el ejército y la marina alemanes y contribuyeron en todos los campos de los negocios, la ciencia y la cultura alemanas. Las condiciones para los judíos alemanes comenzaron a cambiar después del nombramiento de Hitler como Canciller el 30 de enero de 1933, y la Ley de Habilitación (Ermächtigungsgesetz) de 1933, titulada oficialmente Gesetz zur Behebung der Not von Volk und Reich ("Ley para remediar la angustia del pueblo y el Reich"), implementada el 23 de marzo de 1933, que permitió la toma del poder de Hitler después del incendio del Reichstag del 27 de febrero de 1933. Desde sus inicios, el régimen de Hitler se movió rápidamente para introducir políticas antijudías. La propaganda nazi alienó a 500.000 judíos en Alemania, que representaban el 0,86% de la población total, y los clasificó como un enemigo responsable de la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial y de sus desastres económicos posteriores, como la hiperinflación de la década de 1920 y la posterior Gran Depresión. A partir de 1933, el gobierno alemán promulgó una serie de leyes antijudías que restringían los derechos de los judíos alemanes a ganarse la vida, disfrutar de la ciudadanía plena y obtener educación, incluida la Ley para la restauración del servicio civil profesional del 7 de abril de 1933, que prohibió a los judíos trabajar en la administración pública. Las posteriores Leyes de Nuremberg de 1935 despojaron a los judíos alemanes de su ciudadanía y prohibieron a los judíos casarse con alemanes no judíos.

Estas leyes dieron como resultado la exclusión y alienación de los judíos de la vida social y política alemana. Muchos buscaron asilo en el extranjero; cientos de miles emigraron, pero como escribió Chaim Weizmann en 1936, "El mundo parecía estar dividido en dos partes: aquellos lugares donde los judíos no podían vivir y aquellos donde no podían entrar". La Conferencia internacional de Évian el 6 Julio de 1938 abordó el tema de la inmigración judía y romaní a otros países. Cuando tuvo lugar la conferencia, más de 250.000 judíos habían huido de Alemania y Austria, que habían sido anexionadas por Alemania en marzo de 1938; más de 300.000 judíos alemanes y austriacos continuaron buscando refugio y asilo de la opresión. A medida que aumentó el número de judíos y romaníes que querían irse, las restricciones en su contra aumentaron, y muchos países endurecieron sus reglas de admisión. En 1938, Alemania "había entrado en una nueva fase radical en la actividad antisemita". Algunos historiadores creen que el gobierno nazi había estado contemplando un estallido planeado de violencia contra los judíos y estaba esperando una provocación apropiada; hay evidencia de esta planificación que se remonta a 1937. En una entrevista de 1997, el historiador alemán Hans Mommsen afirmó que uno de los principales motivos del pogromo era el deseo de los Gauleiters del NSDAP de apoderarse de las propiedades y negocios judíos. Mommsen declaró:

La necesidad de dinero por parte de la organización del partido surgió del hecho de que Franz Xaver Schwarz, el tesorero del partido, mantuvo a las organizaciones locales y regionales del partido escasas de dinero. En el otoño de 1938, el aumento de la presión sobre la propiedad judía alimentó la ambición del partido, especialmente desde que Hjalmar Schacht había sido derrocado como ministro de Economía del Reich. Sin embargo, esto fue sólo una parte del origen del pogromo de noviembre de 1938. El gobierno polaco amenazó con extraditar a todos los judíos que eran ciudadanos polacos pero que permanecerían en Alemania, creando así una carga de responsabilidad por parte alemana. La reacción inmediata de la Gestapo fue empujar a los judíos polacos —16.000 personas— a cruzar la frontera, pero esta medida fracasó debido a la terquedad de los funcionarios de aduanas polacos. La pérdida de prestigio como resultado de esta operación fallida requería algún tipo de compensación. Así, surgió la reacción exagerada al atentado de Herschel Grynszpan contra el diplomático Ernst vom Rath y condujo al pogromo de noviembre. El trasfondo del pogromo estuvo marcado por una marcada división de intereses entre las diferentes agencias del partido y el estado. Si bien el partido nazi estaba interesado en mejorar su solidez financiera a nivel regional y local al hacerse cargo de la propiedad judía, Hermann Göring, a cargo del Plan de Cuatro Años, esperaba adquirir acceso a divisas para pagar la importación de materia prima que se necesita con urgencia. Heydrich y Himmler estaban interesados ​​en fomentar la emigración judía.


Imagen
Judíos polacos expulsados de Alemania a finales de octubre de 1938
https://en.wikipedia.org/wiki/Kristallnacht

Kleinfeld
Usuario
Usuario
Mensajes: 47
Registrado: Sab Oct 07, 2017 6:34 pm
Ubicación: Leipzig

Re: La noche de los cristales rotos, 1938

Mensaje por Kleinfeld » Sab Dic 18, 2021 11:44 pm

Hola, para mí, son tan culpables los promotores de éste hecho, cómo los gobernantes de las naciones que les negaron el acceso.
No puedo imaginarme lo que pasaron esas personas, la desesperación de perderlo todo aquí, y ser repudiados en las "maravillosas naciones democráticas", por desgracia el hecho se repite continuamente, solo hay que mirar el actual caso en Bielorrusia.

Aquí ,cerca de dónde vivo, hay un recordatorio con el texto escrito por una persona que fue expulsada, aunque posteriormente, quita el hipo...

Un saludo.

ariel81
Usuario
Usuario
Mensajes: 38
Registrado: Dom Ago 07, 2005 4:38 am
Ubicación: Berlin,Alemania.
Contactar:

Re: La noche de los cristales rotos, 1938

Mensaje por ariel81 » Dom Dic 19, 2021 12:19 am

Kleinfeld escribió:
Sab Dic 18, 2021 11:44 pm
Hola, para mí, son tan culpables los promotores de éste hecho, cómo los gobernantes de las naciones que les negaron el acceso.
No puedo imaginarme lo que pasaron esas personas, la desesperación de perderlo todo aquí, y ser repudiados en las "maravillosas naciones democráticas", por desgracia el hecho se repite continuamente, solo hay que mirar el actual caso en Bielorrusia.

Aquí ,cerca de dónde vivo, hay un recordatorio con el texto escrito por una persona que fue expulsada, aunque posteriormente, quita el hipo...

Un saludo.
No estoy de acuerdo,no es lo mismo ser un perpetrador,que en el mejor de los casos,un complice.

Kleinfeld
Usuario
Usuario
Mensajes: 47
Registrado: Sab Oct 07, 2017 6:34 pm
Ubicación: Leipzig

Re: La noche de los cristales rotos, 1938

Mensaje por Kleinfeld » Dom Dic 19, 2021 10:17 pm

ariel81 escribió:
Dom Dic 19, 2021 12:19 am
Kleinfeld escribió:
Sab Dic 18, 2021 11:44 pm
Hola, para mí, son tan culpables los promotores de éste hecho, cómo los gobernantes de las naciones que les negaron el acceso.
No puedo imaginarme lo que pasaron esas personas, la desesperación de perderlo todo aquí, y ser repudiados en las "maravillosas naciones democráticas", por desgracia el hecho se repite continuamente, solo hay que mirar el actual caso en Bielorrusia.

Aquí ,cerca de dónde vivo, hay un recordatorio con el texto escrito por una persona que fue expulsada, aunque posteriormente, quita el hipo...

Un saludo.
No estoy de acuerdo,no es lo mismo ser un perpetrador,que en el mejor de los casos,un complice.

Yo si estoy de acuerdo.

Saludos.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7949
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: La noche de los cristales rotos, 1938

Mensaje por Kurt_Steiner » Mar Dic 21, 2021 11:01 am

En agosto de 1938, las autoridades alemanas anunciaron que los permisos de residencia para extranjeros se cancelarían y tendrían que renovarse. Esto incluía a judíos nacidos en Alemania de ciudadanía extranjera. Polonia declaró que renunciaría a los derechos de ciudadanía de los judíos polacos que vivían en el extranjero durante al menos cinco años después de finales de octubre, convirtiéndolos efectivamente en apátridas. En la llamada "Polenaktion", más de 12.000 judíos polacos, entre ellos el filósofo y teólogo rabino Abraham Joshua Heschel, y el futuro crítico literario Marcel Reich-Ranicki fueron expulsados ​​de Alemania el 28 de octubre de 1938, por orden de Hitler. Se les ordenó que abandonaran sus hogares en una sola noche y sólo se les permitió una maleta por persona para llevar sus pertenencias. Cuando se llevaron a los judíos, tanto las autoridades nazis como los vecinos confiscaron sus posesiones restantes como botín.

Los deportados fueron trasladados de sus hogares a las estaciones de tren y llevados a la frontera polaca, donde los guardias fronterizos polacos los enviaron de regreso a Alemania. Este estancamiento continuó durante días bajo la lluvia torrencial, con los judíos marchando sin comida ni refugio entre las fronteras. A cuatro mil se les permitió la entrada a Polonia, pero los 8.000 restantes se vieron obligados a permanecer en la frontera. Esperaron allí en duras condiciones para que se les permitiera entrar en Polonia. Un periódico británico dijo a sus lectores que, según informes, centenares de personas "están tiradas, sin un centavo y desiertas, en pequeñas aldeas a lo largo de la frontera cerca de donde habían sido expulsados ​​y abandonados por la Gestapo". Las condiciones en los campos de refugiados "eran tan mala que algunos realmente intentaron escapar de regreso a Alemania y fueron fusilados”, recordó una mujer británica que fue enviada para ayudar a los que habían sido expulsados.

Entre los expulsados estaban Sendel y Riva Grynszpan, judíos polacos que habían emigrado a Alemania en 1911 y se establecieron en Hannover, Alemania. En el juicio de Adolf Eichmann en 1961, Sendel Grynszpan relató los hechos de su deportación de Hannover la noche del 27 de octubre de 1938: "Luego nos llevaron en camiones de la policía, en camiones de prisioneros, unos 20 hombres en cada camión, y nos llevó a la estación de tren. Las calles estaban llenas de gente gritando: '¡Juden Raus! Auf Nach Palästina!' "(" ¡Fuera judíos, a Palestina! ") . Su hijo de 17 años, Herschel, vivía en París con un tío. Herschel recibió una postal de su familia desde la frontera polaca, describiendo la expulsión de la familia: "Nadie nos dijo lo que estaba pasando, pero nos dimos cuenta de que esto iba a ser el final ... No tenemos ni un centimo. ¿Podrían enviarnos algo? " Herschel recibió la postal el 3 de noviembre de 1938.

Imagen
Herschel Grynszpan, 7 de noviembre 1938
https://en.wikipedia.org/wiki/Kristallnacht

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7949
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: La noche de los cristales rotos

Mensaje por Kurt_Steiner » Lun Dic 27, 2021 12:08 pm

En la mañana del lunes 7 de noviembre de 1938, Grynszpan compró un revólver y una caja de balas, luego fue a la embajada alemana y pidió ver a un funcionario de la embajada. Después de que lo llevaron a la oficina de Ernst vom Rath, Grynszpan disparó cinco veces contra Vom Rath,que fue alcanzado por dos disparos en el abdomen. Vom Rath era un diplomático profesional del Ministerio de Relaciones Exteriores que expresó simpatías antinazis, en gran parte basadas en el trato de los nazis a los judíos y estaba bajo investigación de la Gestapo por ser políticamente poco fiable.

Grynszpan no intentó escapar de la policía francesa y confesó libremente sus actos. En su bolsillo llevaba una postal a sus padres con el mensaje: "Que Dios me perdone ... Debo protestar para que todo el mundo escuche mi protesta, y eso lo haré". Se asume ampliamente que el asesinato fue motivado políticamente, pero el historiador Hans-Jürgen Döscher dice que el tiroteo pudo haber sido el resultado de una historia de amor homosexual que salió mal. Grynszpan y vom Rath se habían vuelto íntimos después de conocerse en Le Boeuf sur le Toit, que era un lugar de encuentro más popular de los homosexuales en ese momento.

Al día siguiente, el gobierno alemán tomó represalias, prohibiendo que los niños judíos asistieran a las escuelas primarias estatales alemanas, suspendiendo indefinidamente las actividades culturales judías y deteniendo la publicación de periódicos y revistas judíos, incluidos los tres periódicos judíos nacionales alemanes. Un periódico de Gran Bretaña describió el último movimiento, que separó a la población judía de sus líderes, como "destinado a perturbar a la comunidad judía y despojarla de los últimos lazos frágiles que la mantienen unida". Sus derechos como ciudadanos habían sido despojado. Una de las primeras medidas legales emitidas fue una orden de Himmler, comandante de toda la policía alemana, que prohibía a los judíos poseer cualquier arma e imponía una pena de veinte años de reclusión en un campo de concentración a todo judío que se encontrara en posesión de un arma en el futuro.

Imagen
Ernst vom Rath
https://en.wikipedia.org/wiki/Kristallnacht

Vom Rath murió a causa de sus heridas el 9 de noviembre de 1938. La noticia de su muerte llegó a Hitler esa noche mientras estaba en una cena en conmemoración del Putsch de 1923. Después de intensas discusiones, Hitler abandonó abruptamente la reunión sin dar su discurso habitual. El ministro de Propaganda, Joseph Goebbels, lo hizo en su lugar, y dijo que "el Führer ha decidido que ... las manifestaciones no deben ser preparadas u organizadas por el partido, pero en la medida en que estallen espontáneamente, no deben ser obstaculizadas". El juez principal del partido, Walter Buch, declaró más tarde que el mensaje era claro; con estas palabras, Goebbels había ordenado a los líderes del partido que organizaran un pogromo.

Algunos dirigentes del partido no estuvieron de acuerdo con las acciones de Goebbels, por temor a la crisis diplomática que provocaría. Himmler escribió: "Supongo que es la megalomanía ... y la estupidez de Goebbels la responsable de iniciar esta operación ahora, en una situación diplomática particularmente difícil". El historiador israelí Saul Friedländer cree que Goebbels tenía razones personales para querer para provocar la Kristallnacht. Goebbels había sufrido recientemente una humillación por la ineficacia de su campaña de propaganda durante la crisis de los Sudetes, y estaba en desgracia por ssu romance con una actriz checa, Lída Baarová. Goebbels necesitaba una oportunidad para mejorar su posición a los ojos de Hitler. A la 01:20 del 10 de noviembre de 1938, Reinhard Heydrich envió un telegrama secreto urgente a la Sicherheitspolizei (Policía de Seguridad; SiPo) y la Sturmabteilung (SA), que contenía instrucciones sobre los disturbios. Esto incluyó pautas para la protección de empresas y propiedades extranjeras y no judías. Se ordenó a la policía que no interfiriera con los disturbios a menos que se violaran las pautas. La policía también recibió instrucciones de confiscar archivos judíos de las sinagogas y oficinas de la comunidad, y de arrestar y detener a "judíos varones sanos, que no sean demasiado mayores", para su eventual traslado a campos de concentración (de trabajo).

ariel81
Usuario
Usuario
Mensajes: 38
Registrado: Dom Ago 07, 2005 4:38 am
Ubicación: Berlin,Alemania.
Contactar:

Re: La noche de los cristales rotos, 1938

Mensaje por ariel81 » Dom Ene 02, 2022 1:34 am

Kleinfeld escribió:
Dom Dic 19, 2021 10:17 pm
ariel81 escribió:
Dom Dic 19, 2021 12:19 am
Kleinfeld escribió:
Sab Dic 18, 2021 11:44 pm
Hola, para mí, son tan culpables los promotores de éste hecho, cómo los gobernantes de las naciones que les negaron el acceso.
No puedo imaginarme lo que pasaron esas personas, la desesperación de perderlo todo aquí, y ser repudiados en las "maravillosas naciones democráticas", por desgracia el hecho se repite continuamente, solo hay que mirar el actual caso en Bielorrusia.

Aquí ,cerca de dónde vivo, hay un recordatorio con el texto escrito por una persona que fue expulsada, aunque posteriormente, quita el hipo...

Un saludo.
No estoy de acuerdo,no es lo mismo ser un perpetrador,que en el mejor de los casos,un complice.

Yo si estoy de acuerdo.

Saludos.
Claro,es lo mismo asesinar a alguien,que no hacer nada para impedirlo.......seguro.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7949
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: La noche de los cristales rotos

Mensaje por Kurt_Steiner » Dom Ene 02, 2022 8:02 pm

Heinrich Müller, en un mensaje a los comandantes de las SA y las SS, declaró que se debían tomar "las medidas más extremas" contra el pueblo judío. Las SA y las Juventudes Hitlerianas destrozaron los escaparates de unas 7.500 tiendas y negocios judíos, de ahí el nombre de Kristallnacht (Noche de Cristal), y saquearon sus bienes. Las casas judías fueron saqueadas por toda Alemania. Aunque las autoridades no habían tolerado explícitamente la violencia contra los judíos, hubo casos de judíos golpeados o agredidos. Tras la violencia, los departamentos de policía registraron un gran número de suicidios y violaciones.

Los alborotadores destruyeron 267 sinagogas en Alemania, Austria y los Sudetes. Más de 1.400 sinagogas y salas de oración, muchos cementerios judíos, más de 7.000 tiendas judías y 29 grandes almacenes resultaron dañados y, en muchos casos, destruidos. Más de 30.000 hombres judíos fueron arrestados y encarcelados en campos de concentración nazis; principalmente Dachau, Buchenwald y Sachsenhausen.

Las sinagogas, de algunos siglos de antigüedad, también fueron víctimas de considerable violencia y vandalismo, con las tácticas que las SA practicaron en estos y otros sitios sagrados descritas como "acercarse a lo macabro" por el Cónsul de EEUU en Leipzig. Se arrancaron lápidas y se violaron las tumbas. Se encendieron hogueras y se arrojaron sobre ellos libros de oraciones, pergaminos, obras de arte y textos de filosofía, y se quemaron o destrozaron edificios históricos hasta que quedaron irreconocibles.

El corresponsal del Daily Telegraph, Hugh Greene, escribió sobre los eventos en Berlín:

"La ley de la mafia gobernó en Berlín durante toda la tarde y la noche y hordas de hooligans se entregaron a una orgía de destrucción. He visto varios brotes antijudíos en Alemania durante los últimos cinco años, pero nunca algo tan nauseabundo como este. Odio racial e histeria parecía haberse apoderado por completo de personas decentes. Vi mujeres vestidas a la moda aplaudiendo y gritando de júbilo, mientras que las madres respetables de clase media sostenían a sus bebés para ver la 'diversión' ".


Sin embargo, muchos berlineses estaban profundamente avergonzados del pogromo y algunos corrieron grandes riesgos personales para ofrecer ayuda. El hijo de un funcionario consular estadounidense escuchó al conserje de su escalera gritar: "¡Deben haber vaciado los manicomios y las penitenciarías para encontrar gente que hiciera cosas así!".

Imagen
La Sinagoga Ohel Yaaqov de Munich tras la Kirstallnacht
https://en.wikipedia.org/wiki/Kristallnacht

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7949
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: La noche de los cristales rotos

Mensaje por Kurt_Steiner » Jue Ene 06, 2022 9:43 pm

El ex káiser alemán Wilhelm II comentó, al enterarse de lo sucedido: "Por primera vez, me da vergüenza ser alemán".

Göring, que estaba a favor de expropiar la propiedad de los judíos en lugar de destruirla como había sucedido en el pogromo, se quejó directamente al jefe de la Sicherheitspolizei, Heydrich, inmediatamente después de los hechos: "Preferiría que hubieras asesinado a doscientos judíos que destruir tantos objetos valiosos! " ("Mir wäre lieber gewesen, ihr hättet 200 Juden erschlagen und hättet nicht solche Werte vernichtet!"). Göring se reunió con otros miembros del liderazgo nazi el 12 de noviembre para planificar los próximos pasos después de los disturbios, preparando el escenario para la acción oficial del gobierno. En la transcripción de la reunión, Göring dijo:

He recibido una carta escrita por orden del Führer solicitando que la cuestión judía sea ahora, de una vez por todas, coordinada y resuelta de una forma u otra ... No quiero dejar ninguna duda, señores, en cuanto al objetivo de la reunión de hoy. No nos hemos reunido simplemente para hablar de nuevo, sino para tomar decisiones, e imploro a las agencias competentes que tomen todas las medidas para eliminar al judío de la economía alemana y me las presenten.


La persecución y el daño económico infligidos a los judíos alemanes continuaron después del pogromo, incluso cuando sus lugares de trabajo fueron saqueados. Se vieron obligados a pagar la Judenvermögensabgabe, una multa colectiva o "contribución de expiación" de mil millones de marcos del Reich por el asesinato de vom Rath (equivalente a 7000 millones de dólares en 2020), que se recaudó mediante la adquisición obligatoria del 20% de toda la propiedad judía por parte del estado. Seis millones de Reichsmarks de pagos de seguros por daños a la propiedad debidos a la comunidad judía se pagaron en cambio al gobierno del Reich como "daños a la nación alemana". Los judíos debían pagar el costo de todos los daños causados ​​por el pogromo a sus residencias y negocios.

El número de judíos emigrados aumentó, a medida que los que pudieron salir del país. En los diez meses posteriores a la Kristallnacht, más de 115.000 judíos emigraron del Reich. La mayoría fue a otros países europeos, Estados Unidos y Palestina obligatoria, y al menos 14.000 llegaron a Shanghai, China. Como parte de la política del gobierno, los nazis se apoderaron de casas, tiendas y otras propiedades que dejaron los emigrantes. Muchos de los restos destruidos de propiedad judía saqueados durante la Kristallnacht fueron arrojados cerca de Brandeburgo. En octubre de 2008, este vertedero fue descubierto por Yaron Svoray, un periodista de investigación. El sitio, del tamaño de cuatro campos de fútbol, ​​contenía una gran variedad de artículos personales y ceremoniales saqueados durante los disturbios contra las propiedades y lugares de culto judíos en la noche del 9 de noviembre de 1938. Entre los artículos encontrados se encuentran botellas de vidrio grabadas con la Estrella de David, mezuzot, alféizares pintados de las ventanas y los apoyabrazos de las sillas que se encuentran en las sinagogas, además de una esvástica ornamental.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7949
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: La noche de los cristales rotos

Mensaje por Kurt_Steiner » Lun Ene 10, 2022 8:14 pm

La reacción de los alemanes no judíos a la Kristallnacht fue variada. Muchos espectadores se reunieron en las escenas, la mayoría en silencio. Los bomberos locales se confinaron para evitar que las llamas se extendieran a los edificios vecinos. En Berlín, el teniente de policía Otto Bellgardt impidió a las SA incendiar la Nueva Sinagoga, lo que le valió una reprimenda verbal.

El historiador británico Martin Gilbert cree que "a muchos no judíos les molestaron los ataques", su opinión fue respaldada por el testigo alemán Dr. Arthur Flehinger, quien recuerda haber visto "personas llorando mientras miraban desde detrás de sus cortinas". Rolf Dessauers recuerda cómo un vecino se adelantó y restauró un retrato de Paul Ehrlich que había sido "hecho pedazos" por las SA. "Quería que se supiera que no todos los alemanes apoyaban la Kristallnacht".

La magnitud del daño causado a la Kristallnacht fue tan grande que se dice que muchos alemanes expresaron su desaprobación y la describieron como insensata.

En un artículo publicado la noche del 11 de noviembre, Goebbels atribuyó los eventos de la Kristallnacht a los "instintos saludables" del pueblo alemán. Continuó explicando: "El pueblo alemán es antisemita. No tiene ningún deseo de que sus derechos sean restringidos o de ser provocado en el futuro por parásitos de la raza judía".Menos de 24 horas después de la Kristallnacht, Hitler pronunció un discurso de una hora de duración frente a un grupo de periodistas en el que ignoró por completo los acontecimientos recientes. Según Eugene Davidson, la razón de esto fue que Hitler deseaba evitar estar conectado directamente con un evento que sabía que muchos de los presentes condenaban, independientemente de la explicación poco convincente de Goebbels de que la Kristallnacht fue causada por la ira popular. Goebbels se reunió con la prensa extranjera en la tarde del 11 de noviembre y dijo que el incendio de sinagogas y el daño a propiedades judías habían sido "manifestaciones espontáneas de indignación contra el asesinato de Herr Vom Rath por el joven judío Grynsban [sic]".

En 1938, justo después de la Kristallnacht, el psicólogo Michael Müller-Claudius entrevistó a 41 miembros del Partido Nazi seleccionados al azar sobre sus actitudes hacia la persecución racial. De los miembros del partido entrevistados, el 63% expresó una extrema indignación contra él, mientras que sólo el 5% expresó su aprobación de la persecución racial, siendo el resto evasivos en sus respuestas. Un estudio realizado en 1933 mostró que el 33% de los miembros del Partido Nazi no tenían prejuicios raciales, mientras que el 13% apoyaba la persecución. Sarah Ann Gordon ve dos posibles razones para esta diferencia. Primero, en 1938 un gran número de alemanes se habían unido al NSDAP más por razones pragmáticas más que ideológicas, diluyendo así el porcentaje de antisemitas rabiosos; en segundo lugar, la Kristallnacht podría haber causado que los miembros del partido rechazaran el antisemitismo que había sido aceptable para ellos en términos abstractos pero que no podían apoyar cuando lo vieron concretamente promulgado. Durante los eventos de la Kristallnacht, varios Gauleiter y Gauleiters adjuntos rechazaron las órdenes de promulgar la Kristallnacht, y muchos líderes de las SA y de las Juventudes Hitlerianas también rechazaron abiertamente las órdenes del partido, mientras expresaban su disgusto.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7949
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: La noche de los cristales rotos

Mensaje por Kurt_Steiner » Lun Ene 17, 2022 6:46 pm

Como era consciente de que el público alemán no apoyaba la Kristallnacht, el ministerio de propaganda ordenó a la prensa alemana que retratara a los opositores a la persecución racial como desleales. La prensa también recibió órdenes de restar importancia a la Kristallnacht, describiendo eventos generales a nivel local únicamente, con la prohibición de representaciones de eventos individuales. En 1939 esto se amplió a la prohibición de informar cualquier medida antijudía.

El embajador de EEUU en Alemania informó: "En vista de que se trata de un estado totalitario, una característica sorprendente de la situación aquí es la intensidad y el alcance entre los ciudadanos alemanes de la condena de los recientes acontecimientos contra los judíos."

Para consternación de los nazis, la Kristallnacht afectó a la opinión pública en contra de sus deseos, justo entonces se alcanzó el pico de oposición a las políticas raciales nazis, cuando según casi todos los relatos la gran mayoría de los alemanes rechazaron la violencia perpetrada contra los judíos. Las quejas verbales crecieron rápidamente en número y, por ejemplo, la Gestapo de Düsseldorf informó de una fuerte disminución de las actitudes antisemitas entre la población.

Hay muchos indicios de desaprobación protestante y católica de la persecución racial; por ejemplo, los protestantes antinazis adoptaron la Declaración de Barmen en 1934, y la iglesia católica ya había distribuido cartas pastorales que criticaban la ideología racial nazi, y el régimen nazi esperaba encontrar una resistencia organizada después de la Kristallnacht. Sin embargo, el liderazgo católico, al igual que las diversas iglesias protestantes, se abstuvo de responder con acciones organizadas. Mientras que los católicos y los protestantes actuaron individualmente, las iglesias en su conjunto eligieron el silencio público. Sin embargo, las personas continuaron mostrando coraje, por ejemplo, un párroco pagó las facturas médicas de un paciente judio que sufría cáncer y fue sentenciado a una gran multa y a varios meses de prisión en 1941.

Martin Sasse, miembro del Partido Nazi y obispo de la Iglesia Evangélica Luterana en Turingia, miembro destacado de los cristianos alemanes nazis, una de las facciones cismáticas del protestantismo alemán, publicó un compendio de los escritos de Martín Lutero poco después de la Kristallnacht; Sasse "aplaudió la quema de las sinagogas" y la coincidencia del día, escribiendo en la introducción: "El 10 de noviembre de 1938, día del cumpleaños de Lutero, las sinagogas están ardiendo en Alemania". El pueblo alemán, instó, debería prestar atención a estas palabras "del mayor antisemita de su tiempo, el advertidor de su pueblo contra los judíos". Diarmaid MacCulloch argumentó que el folleto de Lutero de 1543, Sobre los judíos y sus mentiras, fue un "modelo" para la Kristallnacht.

Responder

Volver a “La Alemania nazi”

TEST