Bombarderos versus Acorazados.

La guerra en el mar. Estrategias.

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Responder
Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 13352
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Bombarderos versus Acorazados.

Mensaje por tigre » Lun Abr 01, 2024 4:45 pm

Hola a todos :-D; solo un poco de historia sobre una controversia...........................

Bombarderos versus Acorazados.

Al final de la guerra de 1914-18, el RNAS [Real Servicio Aéreo Naval] no era en modo alguno la contrapartida del Brazo Aéreo de la Flota (Fleet Air Arm), formado más tarde y que data de 1923. Era una especie de servicio de vuelo naval, operando principalmente con hidroaviones, pero sin la concepción moderna de aviones que operan desde las cubiertas de los portaaviones.

Paralelamente a los primeros desarrollos del portaaviones moderno, que condujeron al empleo generalizado de aviones terrestres para vuelos navales, la recién formada RAF (1° de abril de 1918) tuvo como precursora del actual Bomber Command una división conocida como Fuerza Aérea Independiente [IAF] .

La IAF fue diseñada para operar de manera muy similar al actual Bomber Command. Tenía preferencia por bombardear Berlín, pero en realidad la guerra terminó antes de que los grandes bombarderos Handley Page (Type O) pudieran despegar en esa misión.

Vemos así las semillas de una controversia que separaría a buenos amigos y amenazaría las relaciones amistosas entre la Armada tradicional y la recién llegada RAF. La primera sentía que había algo extra especial en sus portaaviones, mientras que la segunda estaba igualmente segura de que ya no era un "truco excitante" (stunt) sino un arma feroz en manos de aquellos que sabían cómo utilizar el poder aéreo.

Entre bastidores, la controversia se hizo más candente mes tras mes; sobre todo porque una gran parte de la propia Armada no podía confiar en un brazo aéreo naval. El quid de la cuestión fue el portaaviones. Una escuela de pensamiento decía, en términos generales, que el portaaviones nunca cumpliría su misión ya que un bombardeo lo hundiría o le impediría operar aviones. La otra escuela afirmó que los elementos de sorpresa y ataques de largo alcance sin previo aviso podrían ser montados por el portaaviones, lo que -incluso con pérdidas- se justificaría por su novedoso poder de ataque.

La controversia básica fue entre acorazado y bombardero, como el jinete de la bomba o el torpedo. Para resolver la cuestión, se organizó una prueba importante en (creo) 1923, con el viejo buque de guerra Agamemnon como objetivo en el mar sin tripulación y guiado por radio. Dos aviones debían realizar los ataques con bombas de práctica lanzadas desde unos 8.000 pies. Uno tuvo que regresar a la base poco después del despegue, concediendo así una victoria del cincuenta por ciento a la escuela antibombarderos.

El segundo realizó los ataques programados. En la cabina había un dispositivo de señalización especial para que el lanzador de la bomba dirigiera al piloto del avión a izquierda y derecha en la aproximación al objetivo. Este dispositivo falló durante el vuelo, pero para no decepcionar a los "clientes" reunidos para la prueba, se llevó a cabo una sorprendente improvisación. Se ató un trozo de cuerda a los tobillos del piloto y, de esta manera, el tirador de la bomba literalmente condujo el avión a la posición ganadora. ¡Y qué posición era! De ocho bombas apuntadas al objetivo en movimiento, dos alcanzaron impactos directos y el resto casi impactaron.

Eso fue hace más de veinte años. Las fallas del juicio y las falacias que se desprenden de sus resultados son evidentes. Primero el barco estaba indefenso. Entonces el bombardeo fue ininterrumpido. Luego los problemas técnicos en el avión. Si a estos factores se suman las vagas afirmaciones sobre nuevas armas de defensa, es fácil ver que ninguna de las escuelas de pensamiento, ya sea a favor de los acorazados o de los bombarderos, quedó satisfecha.

De modo que se siguieron caminos divergentes. Bajo la plaga de la era del desarme de Ramsay MacDonald (*), la Armada siguió adelante lentamente con la construcción de portaaviones, y el Courageous y el Glorious aparecieron antes de finales de los años veinte. Durante este tiempo, los bombarderos no lograron avances iguales y parecían estar irremediablemente superados por los expertos en artillería naval.

(*) James Ramsay MacDonald (12 de octubre de 1866 - 09 de noviembre de 1937) fue un estadista y político británico que se desempeñó como Primer Ministro del Reino Unido, el primero que perteneció al Partido Laborista, y lideró gobiernos laboristas minoritarios durante nueve meses en 1924 y nuevamente entre 1929 y 1931.

Imagen
HMS Courageous....................................
https://i1.wp.com/www.destinationsjourn ... .jpg?ssl=1

Fuente: Military Review. October 1945.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 13352
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Bombarderos versus Acorazados.

Mensaje por tigre » Lun Abr 08, 2024 3:35 pm

Hola a todos :-D; algo más...........................

Bombarderos versus Acorazados.

Sin embargo, hubo un hecho significativo. En esa fecha no había mucho que elegir entre los aviones ortodoxos terrestres de la RAF y los aviones marítimos con tren de aterrizaje terrestre del Fleet Air Arm transportados en portaaviones.

Pero era cierto que la RAF tenía grandes bombarderos como el Virginia y el Hinaidi, que avanzaban a una velocidad de cien kilómetros por hora. Todo este panorama desapareció cuando apareció el primero de los nuevos cazas y bombarderos monoplanos.

Las esperanzas de la escuela de bombarderos se dispararon, mientras que sólo la fe de los pocos pioneros del Fleet Air Arm permitió que los portaaviones siguieran existiendo. Porque nadie en aquellos días contemplaba operar un avión de velocidad de aterrizaje tan rápido como un Hurricane en la cubierta de un portaaviones.

La técnica del cable de detención permitió una reorientación de las ideas de vuelo naval. Este ligero avance en la forma naval fue más que contrarrestado por el entonces secreto desarrollo de los bombarderos cuatrimotores, que transportaban cargas de bombas nunca antes imaginadas.

Así, al estallar la guerra, el Fleet Air Arm estaba equipado con cazas y bombarderos que eran inferiores en velocidad, alcance y carga de bombas (por no hablar de la altura y otros aspectos del vuelo) al equipo terrestre de la RAF. El Servicio Cenicienta entró en batalla bajo la sombra de la sospecha: dudas sobre su valor útil, en el sentido de que los bombarderos alemanes casi con seguridad hundirían los portaaviones, y recelos en el sentido de que, incluso si no fueran hundidos, sus aviones serían masacrados por aviones con base en tierra.

Los que dudaban tenían un muy buen caso. Fueron más allá e hicieron una serie de afirmaciones sin fundamento, aunque observaron con desconcierto que el Ark Royal no fue hundido por bombas a pesar de los prolongados ataques aéreos. Además, cuando las cosas empezaron a calentarse en Noruega, los barcos que eran atacados casi incesantemente por los bombarderos alemanes de alguna manera sobrevivieron para luchar, aunque algunos fueron hundidos. El Courageous, primera víctima entre los portaaviones, no fue hundido por bombas sino por el mortífero torpedo de un submarino. El Glorious desapareció ante los cañones navales, no ante las bombas.

Cuando Italia tomó la espada, los reyes de los bombarderos estaban seguros de que el día del acorazado había terminado. Había cientos de bombarderos italianos competentes disponibles, pero, curiosamente, ninguno de ellos hundió un acorazado en todos los años de lucha en el Mediterráneo. Tampoco fue menos agradable el trago amargo cuando las naves capitales británicas bombardearon Génova con biplanos "obsoletos" del Fleet Air Arm para detectar la caída de los proyectiles. Volaron a no más de 1.000 pies sobre la ciudad y parece que debería haber sido aquí, si es que se eligiera algún lugar, cuando los superiores aviones terrestres deberían haber entrado en acción.

Aún persistían dudas sobre el tema. Cuando Japón atacó Pearl Harbor y destruyó allí su flota, los bombarderos, jubilosos (pero con simpatía por nuestros aliados), dijeron: Se lo dijimos. Tres días más tarde, los buques capitales británicos Prince of Wales y Repulse fueron hundidos por torpedos de bombarderos japoneses, y nuevamente corrió el grito de que el día del acorazado había terminado. El poder aéreo por sí solo había suplantado al poder marítimo en prioridad y era la clave para el futuro.

Entonces ocurrió algo extraordinario. Utilizando aviones de portaaviones, la Marina de los Estados Unidos detuvo la vía de agresión japonesa con una brillante victoria marítima en el Mar del Coral. La flota de invasión enemiga fue derrotada, aunque estaba dentro del alcance fácil del campo de defensa aérea terrestre, mediante el uso de aviones de portaaviones que durante mucho tiempo se habían considerado inferiores.

A continuación, en la isla de Midway, la Marina de los Estados Unidos, asistida en pequeña parte por bombarderos terrestres de largo alcance del Cuerpo Aéreo del Ejército, derrotó por completo a la flota de invasión más poderosa que los japoneses habían enviado jamás. Esta fue una competencia entre aviones de portaaviones y aviones de portaaviones, y las pérdidas en el aire fueron duras para ambos lados. En la superficie del mar, sin embargo, los japoneses sufrieron una derrota de la que nunca se recuperaron.

Imagen
Aviones navales japoneses se preparan para despegar de un portaaviones (supuestamente Shokaku) para atacar Pearl Harbor durante la mañana del 07 de diciembre de 1941............
https://www.goodfreephotos.com/historic ... ii.jpg.php

Fuente: Military Review. October 1945.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Responder

Volver a “Temas generales”

TEST