Portaaviones en el Pacífico.

La guerra en el mar. Estrategias.

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Responder
Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 13193
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Portaaviones en el Pacífico.

Mensaje por tigre » Dom Ene 21, 2024 6:10 pm

Hola a todos :-D; encontré este interesante artículo.........................

Tácticas de portaaviones.

El 07 de diciembre de 1941, cuando Japón atacó Pearl Harbor, el portaaviones, como tipo de buque de flota de combate, tenía apenas veinte años. Los primeros buques convertidos en portaaviones todavía estaban en servicio en las flotas de las distintas potencias navales. El USS Ranger (CV-4), el primer buque de guerra estadounidense diseñado y construido desde la quilla hacia arriba como portaaviones, se había terminado sólo siete años antes.

Las raíces del tipo de táctica de cualquier clase de buque de guerra siempre pueden deducirse en gran parte de las características físicas de los propios barcos. Como en la vieja cuestión del huevo y la gallina, no es posible decir qué vino primero: el barco o las tácticas; lo mejor que podemos hacer es reconocer el hecho de que ambos se desarrollaron uno al lado del otro y cada uno contribuyó al crecimiento del otro. El portaaviones no es una excepción a esta regla, pero él y sus tácticas, en unos pocos años, han superado un lapso de evolución que sus primos acorazados y cruceros necesitaron siglos para negociar. Hoy en día, exhibe una madurez de rasgos y una precisión en la operación que le dan derecho a su eminencia en la guerra naval como corregente con el acorazado.

La asombrosa rapidez del desarrollo del portaaviones se debe, principalmente, a sus características militares únicas. A diferencia de cualquier otro buque de combate, no depende directamente de cañones, torpedos y cargas de profundidad para infligir daño al enemigo; usa aviones. Estos le dan un alcance de fuego efectivo mucho mayor que el de cualquier otro tipo. Lo último que cualquier portaaviones quiere hacer es ver a su oponente; sus golpes se asestan mucho más allá del horizonte y mucho antes de que entren en juego las armas convencionales.

La principal consideración que afecta al empleo de los portaaviones es el hecho de que son, ante todo, armas ofensivas. Ellos están diseñados para atacar con sus aviones, y los propios buques existen con el único propósito de operar esos aviones. Implícita en esta premisa está la siguiente: los buques deben ser dirigidos de la mejor manera posible para explotar el potencial de sus grupos aéreos; en otras palabras, sus tácticas deben ser aquellas que garanticen la máxima eficiencia en la operación masiva de aeronaves en presencia de las condiciones peculiares en las que deben operar.

Todo el mundo sabe que, por regla general, los portaaviones, para lanzar o recuperar aviones, deben navegar contra el viento. Además, la mayoría de la gente se da cuenta de que en estas operaciones no es tolerable ningún componente apreciable de viento cruzado debido a la pista extremadamente estrecha que ofrece la cubierta del buque. Así, la nave está restringida durante las operaciones aéreas, no sólo a un rumbo generalmente de ceñida, sino también a un rumbo dentro de límites muy estrechos, a menos que el viento sea flojo.

En cuanto a la velocidad del buque, también existen restricciones, pero el margen de elección es mucho más amplio. Es imperativo que la velocidad sea lo suficientemente alta para que el viento relativo combinado resultante del movimiento del barco y el verdadero flujo de aire en la superficie sean suficientes para que la cubierta disponible sea adecuada para el despegue o el aterrizaje, según sea el caso. Normalmente, ésta es la única condición de velocidad que debe cumplirse. En condiciones de viento en superficie elevado que se aproxima a la fuerza de un vendaval, existe un límite mínimo por debajo del cual no se puede reducir la velocidad del barco sin "perder rumbo" y volverse incontrolable.

Imagen
El USS Ranger (CV-4) en la bahía de Guantánamo en 1939.........................
https://www.history.navy.mil/browse-by- ... anger.html

Fuente: Aircraft Carrier Tactics. CAPTAIN M. R. BROWNING, United States Navy. Instructor, Command and General Staff School. Military Review. January 1946.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 13193
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Portaaviones en el Pacífico.

Mensaje por tigre » Dom Ene 28, 2024 6:07 pm

Hola a todos :-D; algo más.......................

Tácticas de portaaviones.

Habiendo visto cómo las condiciones del viento en la superficie afectan la conducción de los buques en las operaciones de los portaaviones, ahora podemos discernir el impacto de ese factor en las acciones en el mar. La Figura 1 ilustra su influencia en el desarrollo de la Batalla de Santa Cruz en el Pacífico Sur, a finales de octubre de 1942. En ese momento, Guadalcanal estaba siendo duramente disputada y la posición de nuestra división de Marines en la isla era precaria. La flota japonesa con base en Truk era muy superior a nuestras fuerzas navales en la zona. Sabíamos que el enemigo planeaba un asalto arrollador que sería cubierto por su flota de combate que avanzaba hacia el sur a través de las aguas al este de las Islas Salomón.

Tenía al menos cuatro portaaviones disponibles. Para hacer frente a este impulso, nos vimos obligados a depender de un grupo de tarea formado alrededor de los portaaviones Enterprise (CV-6) y Hornet (el primer Hornet CV-8), cuya fuerza estaba de camino desde Pearl Harbor. Con referencia a la figura, esta fuerza, en la noche del 24 al 25 de octubre, no había entrado aún en el área mostrada, pero todavía estaba a cierta distancia hacia el este y avanzaba hacia el suroeste a gran velocidad hacia nuestra base en Espíritu Santo.

Esa noche, aviones de búsqueda terrestres localizaron una gran flota japonesa, que contenía varios portaaviones, navegando hacia el sur y, en ese momento, en una posición aproximada marcada "J". Se ordenó inmediatamente a la fuerza Enterprise que procediera a interceptar y atacar a la flota enemiga. En consecuencia, la fuerza giró hacia el noroeste, alcanzando la posición aproximada "A" a las 06:00 horas del día 25. Durante la noche del 24, se perdió el contacto con el enemigo y no se recuperó efectivamente durante todo el día y la noche siguientes, los días 25 y 26.

A lo largo del día 25, nuestra fuerza de portaaviones navegó a toda velocidad, haciendo todo lo posible para acercarse a la posición japonesa estimada; pero los ligeros vientos superficiales del sureste los retrasaron, como muestra la figura. Por supuesto, se vieron obligados a lanzar vuelos de búsqueda para localizar al enemigo lo antes posible y a mantener fuertes patrullas aéreas sobre ellos durante todo el día.

Cada operación de este tipo requería invertir el rumbo hacia el sureste y navegar a gran velocidad directamente lejos de su objetivo. Como resultado, en las catorce horas de luz del día, sólo lograron aproximadamente 170 millas en el rumbo deseado, en lugar de las 400 que hubiera permitido un viento del noroeste. Curiosamente, la flota japonesa no aprovechó nuestra interceptación retrasada, sino que maniobró en la zona sin continuar el avance hacia el sur.

Al día siguiente de las operaciones mostradas en la figura, tuvo lugar la acción principal; perdimos el Hornet y el destructor Porter (DD-356), y la flota japonesa sufrió graves daños y se retiró a Truk. A Guadalcanal se le dio un respiro.

Imagen
Figura 1.........................

Imagen
El USS Hornet (CV-8) hundiéndose fotografiado desde el USS Pensacola (CL/CA-24) ..............
https://www.history.navy.mil/content/hi ... -cv-8.html

Fuente: Aircraft Carrier Tactics. CAPTAIN M. R. BROWNING, United States Navy. Instructor, Command and General Staff School. Military Review. January 1946.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 13193
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Portaaviones en el Pacífico.

Mensaje por tigre » Dom Feb 04, 2024 8:33 pm

Hola a todos :-D; algo más.......................

Tácticas de portaaviones.

Un ejemplo similar del efecto del viento desfavorable ocurrió en la primera incursión de la guerra en la isla Marcus (Minami-Torishima - Isla de los pájaros del sur). Esto fue llevado a cabo por una fuerza de cuatro cruceros pesados y el Enterprise a principios de marzo de 1942. La incursión fue una medida audaz en ese momento, porque estábamos arriesgando barcos preciosos a varios miles de millas dentro de aguas controladas por los japoneses; si alguno de ellos resultaba dañado, tenía pocas posibilidades de regresar.

Después de lanzar el ataque aéreo del portaaviones contra Marcus, la fuerza quería "salir" lo más rápido posible. Desafortunadamente, el viento de superficie, que era extremadamente ligero, soplaba directamente desde la isla Marcus, por lo que cada lanzamiento y recuperación durante el día requirió un giro de regreso hacia el enemigo. Después de unas diez horas de navegación a treinta nudos, la fuerza sólo había recorrido cien millas náuticas a lo largo del rumbo de retirada.

Ejemplos como los dos citados anteriormente no cuentan toda la historia del efecto del viento de superficie en las tácticas de los portaaviones. Otro aspecto está bien ilustrado en las Figuras 2 y 3. Aquí, en la Figura 2, hay un bosquejo aproximado de la trayectoria de la fuerza de transporte que apoyó nuestro desembarco original en Guadalcanal. El objetivo era la playa de la costa norte de la isla, marcada con una "J" en la figura.

Los vientos ligeros del sureste eran normales en el área en esa época del año, y la fuerza de portaaviones planeó en consecuencia. Comenzaron las operaciones del día D desde su posición diurna en "A" y continuaron durante todo el día, trabajando a lo largo del arco de un radio de aproximadamente sesenta millas desde el objetivo, una selección óptima para ataques continuos con el nivel de fuerza máximo. La selección correcta del punto inicial "A" no sólo permitió un esfuerzo máximo sostenido durante todo el día, sino que también aseguró que la fuerza estuviera constantemente "cambiando de agua", es decir, que no estuviera yendo y viniendo sobre la misma pista o en un área pequeña.

Tácticas como estas últimas son una cordial invitación al ataque submarino enemigo; evitarlos es una preocupación primordial en el trabajo de transporte. El punto se ilustra claramente comparando las trayectorias que se muestran en las Figuras 2 y 3. Esta última describe las operaciones de otra fuerza de portaaviones que apoyó a las tropas terrestres de Guadalcanal poco tiempo después. Las condiciones del viento fueron aproximadamente las mismas en ambos casos, pero el punto inicial "A" en la Figura 3 era tal que para permanecer a la distancia óptima del objetivo, la fuerza se vio obligada a navegar de un lado a otro dentro de un pequeño rectángulo de mar. En esta ocasión, el destino fue favorable y ningún barco fue alcanzado por un ataque submarino. Sin embargo, poco después de la operación mostrada, uno de los portaaviones involucrados fue torpedeado y hundido mientras operaba en un patrón cerrado similar.

Imagen
Figura 2...........................

Imagen
Figura 3...........................

Fuente: Aircraft Carrier Tactics. CAPTAIN M. R. BROWNING, United States Navy. Instructor, Command and General Staff School. Military Review. January 1946.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 13193
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Portaaviones en el Pacífico.

Mensaje por tigre » Dom Feb 11, 2024 4:35 pm

Hola a todos :-D; algo más.......................

Tácticas de portaaviones.

Un principio fundamental de las tácticas de los portaaviones surge directa y obviamente de esta extraordinaria vulnerabilidad; un portaaviones nunca se coloca voluntariamente dentro del alcance de armas o torpedos de ningún barco de superficie enemigo. No hay excepciones para esta regla. Constituye la clave del aspecto autodefensivo de las tácticas del tipo, y guía la conducción de los buques cuando se encuentran en misiones ofensivas. Según sus disposiciones, los portaaviones siempre se encuentran rodeados de fuertes cortinas protectoras. Nunca operan sin pantallas antisubmarinas de destructores y, generalmente, de aviones. Sólo cuando está fuera del alcance de un posible ataque aéreo enemigo se encontrarán sin patrullas aéreas de combate sobre sus cabezas. Si existe alguna posibilidad de que se encuentren buques de guerra de superficie hostiles, deben ser protegidos por buques de superficie con fuerza suficiente para ahuyentar al enemigo.

Este último requisito casi invariablemente implica la necesidad de cruceros y acorazados en la pantalla; es la razón de peso por la que nuestras famosas Fuerzas de Tarea 38 y 58, en los últimos dieciocho meses de la guerra, siempre estuvieron compuestas por fuerzas pesadas de acorazados y cruceros que rodeaban a los portaaviones en el centro. Sin estas pesadas escoltas, nuestros portaaviones habrían estado cortejando el desastre en cada incursión hasta que se supiera que el último crucero y acorazado enemigo había sido hundido. Dos ejemplos destacados de las consecuencias del contacto de superficie entre portaaviones mal protegidos y buques de superficie pesados del enemigo se destacaron en la Segunda Guerra Mundial.

El primero de ellos tuvo lugar frente a Narvik, Noruega, en junio de 1940. Aquí, el HMS Glorious, con una escolta de destructores ligeros, fue descubierto y hundido en cuestión de momentos por los acorazados alemanes Scharnhorst y Gneisenau. El segundo caso ocurrió frente a Leyte en octubre de 1944 (Samar), cuando una fuerza de portaaviones de escolta estadounidense (de nuevo, con sólo una pantalla ligera de destructores) fue sorprendida temprano en la mañana por acorazados y cruceros japoneses. En este enfrentamiento, las malas tácticas japonesas y una artillería aún peor nos permitieron escapar con la pérdida de sólo dos de los portaaviones (USS St. Lo y USS Gambier Bay) y tres destructores de la escolta.

Imagen
El portaaviones de escolta Gambier Bay, ardiendo por los daños causados por disparos anteriores, está rodeado por una salva de un crucero japonés (débilmente visible en el fondo, centro-derecha) poco antes de hundirse durante la batalla frente a Samar.......................
https://en.wikipedia.org/wiki/Battle_off_Samar

Fuente: Aircraft Carrier Tactics. CAPTAIN M. R. BROWNING, United States Navy. Instructor, Command and General Staff School. Military Review. January 1946.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 13193
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Portaaviones en el Pacífico.

Mensaje por tigre » Mar Feb 27, 2024 1:56 pm

Hola a todos :-D; algo más.......................

Tácticas de portaaviones. Conclusión.

Hemos estado analizando los aspectos más destacados de la historia del portaaviones de flota moderno: qué es y cómo trabaja. Puede resumirse en unas pocas palabras. Estos buques son la fuerza aérea flotante de la flota. Los aviones en ellos son, por naturaleza, esencialmente tipos de fuerza aérea táctica, pero el tremendo radio de acción y movilidad de los barcos en sí mismos permiten su empleo como poder aéreo estratégico para alcanzar miles de millas dentro de las líneas enemigas.

En las incursiones de grupos de tarea de portaaviones, su empleo participa de la naturaleza de ataque estratégico; cuando están apoyando a la flota en acción, o a una expedición en un desembarco anfibio, están operando como apoyo aéreo táctico. Sin embargo, cualquiera que sea la naturaleza de su empleo, se ven vitalmente afectados por la dirección y la fuerza del viento en la superficie y por su propia hipersensibilidad a los daños.

Son básicamente armas ofensivas; para explotar su poder de ataque al máximo, sus tácticas deben incluir la selección correcta del área de operación, en relación con su objetivo, para permitir una operación masiva óptima de sus grupos aéreos hacia y desde el objetivo. Al mismo tiempo, su vulnerabilidad exige que se les mantenga alejados del fuego enemigo de cualquier tipo, especialmente del fuego de superficie.

Para asegurar que esto se haga en la medida de lo posible de acuerdo con la misión en cuestión, deben operar en aquellas áreas donde las unidades enemigas tienen menos probabilidades de localizarlos y atacarlos; además, deben protegerse contra cualquier forma de ataque. Su poder ofensivo reside en sus aviones. Su capacidad defensiva consiste en las pantallas que los rodean y cubren, su constante y rápido movimiento a través del agua y las potentísimas baterías antiaéreas con las que está equipado cada portaaviones.

Imagen
El portaaviones USS Ticonderoga (CV-14), escorado a babor tras ser alcanzado por un ataque kamikaze (4 aviones alcanzaron la nave) el 21 de enero de 1945.......................
https://ar.pinterest.com/pin/103231016443295065/

Fuente: Aircraft Carrier Tactics. CAPTAIN M. R. BROWNING, United States Navy. Instructor, Command and General Staff School. Military Review. January 1946.

Es todo. Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Responder

Volver a “Temas generales”

TEST