El memorando de von Seydlitz-Kurzbach

La guerra en el este de Europa

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8918
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

El memorando de von Seydlitz-Kurzbach

Mensajepor José Luis » Mié Mar 19, 2008 1:31 pm

¡Hola a todos!

Casi siempre que se lee o se habla del famoso memorando que von Seydlitz envió al OKH el 25 de noviembre de 1942, se subraya la parte donde este general de insigne apellido propone que se revoque la orden de Hitler del día anterior o que el ejército, esto es Paulus, la ignore y proceda con el intento de ruptura. Como estoy casi seguro de que el memorando en su totalidad es conocido por pocos compañeros del foro, he decidido traducirlo (del inglés) para poner de manifiesto el agudo (y profético) análisis que el comandante del LI Armeekorps hizo de toda la situación del 6. Armee, como podréis comprobar. También adelanto que este memorando causó una enorme irritación al Generalfeldmarschall von Manstein, cuyo propio análisis era, en comparación, demasiado optimista.

El texto es bastante largo, pero estoy seguro de que aprovechará su lectura.

Memorando del General von Seydlitz de 25 de noviembre de 1942

Gen. der Art. von Seydlitz-Kurzbach, KG LI AK a OB 6. Armee re. Orden del Ejército de 24-11-1942…….

En posesión de la Orden del Ejército de 24 de noviembre de 1942 para la continuación del combate, y totalmente sabedor de la gravedad de la situación, me siento obligado a reconsiderar por escrito mi opinión que ha sido reforzada más por los sucesos de las últimas 24 horas.

El Ejército está enfrentado claramente a una de dos: Ruptura al sudoeste en la dirección general de Kotelnikov o aniquilación en unos pocos días. Esta valoración está basada en una evaluación sobria de la situación actual.

1. Como prácticamente no había suministros disponibles al comienzo de la batalla, la posición del suministro debe ser un factor crucial en cualquier decisión final. Estado de suministros del LI AK al anochecer del 23.11 (no se reproduce).

Las cifras hablan por sí mismas.

Incluso las escaramuzas menores de los últimos días han conducido a una apreciable disminución en el suministro de munición. Si, como se puede esperar diariamente, el Cuerpo es atacado a lo largo de todo el frente, su suministro de munición estará completamente exhausto en 1-3 días. Es improbable que la posición de suministro de los otros cuerpos del ejército, que han estado comprometidos en batallas mayores durante varios días, sea mejor.

De las cifras agregadas se desprende que el adecuado puente aéreo de suministros para el LI Cuerpo es dudoso, y para todo el ejército imposible. Los suministros que puedan traer 30 Ju (el 30.11) o los posteriores 100 Ju que han sido prometidos no pueden ser más que una gota en el océano. Basar nuestras esperanzas en ellos es depender de algo inútil. No está claro de dónde va a llegar el gran número de Jus necesitados. Si realmente están disponibles, tendría primero que venir de toda Europa y África del Norte. A causa de la distancia involucrada, sus propios requerimientos de combustible serían tan grandes que, con la escasez general de combustible que hemos experimentado, toda la operación parece cuestionable, independientemente de las consecuencias operacionales de esta medida para el esfuerzo de guerra en su conjunto. Incluso si pudieran volar diariamente 500 en vez de los propuestos 130 aviones, no podrían transportar más de 1.000 toneladas de material, que es inadecuado para las necesidades de un ejército de 200.000 hombres comprometido en batallas mayores y que ha acabado sus suministros. En el mejor caso pueden traer los más esenciales suministros de combustible, una pequeña parte de los requerimientos para varios tipos de municiones y quizás también una parte de los ranchos. Al cabo de unos pocos días, habrán perecido todos los caballos. La maniobrabilidad táctica habrá sido restringida aún más, la distribución de suministros a las tropas se volverá considerablemente más difícil, y el requerimiento de combustible aumentará todavía más.

Hay poca duda de que el grueso de los impermeables aviones de caza rusos será utilizado para interceptar a los aviones de transporte entrantes y para atacar los aeródromos de Pitomnik y Pestkovatka, los únicos aeródromos viables para un puente aéreo mayor. Pérdidas considerables son inevitables, y difícilmente puede darse por asegurado el apoyo de caza ininterrumpido para el largo trayecto y los dos aeródromos. Las condiciones del tiempo, también, están destinadas a afectar el puente aéreo.

A causa de la imposibilidad de traer suficientes suministros por aire, el agotamiento de los suministros restantes al cabo de pocos días, 3-5 para munición, puede ser demorado en el mejor de los casos, pero no evitado. Estirar las provisiones disponibles está de algún modo en nuestras propias manos (al LI AK se le ordenó estirarlas al 100 por ciento hace tres días). Pero cuando se trata de estirar los suministros de combustible y munición, dependemos completamente del enemigo.

2. Las acciones probables del enemigo, que parece estar deseando una batalla de aniquilación de proporciones clásicas, son fáciles de predecir. La familiaridad con sus tácticas previas lleva a uno a suponer que continuará sus ataques sobre el cercado 6. Armee con incesante ferocidad. También debemos conceder al enemigo capaz de darse cuenta que debe destruir al 6. Armee antes de que puedan ponerse en práctica nuestras maniobras de rescate. Sabemos por pasadas experiencias que el sacrificio de vidas humanas no lo detendrá. Nuestras exitosas tácticas defensivas, especialmente el 24.11, y sus grandes pérdidas no deben llevarnos al autoengaño.

Además, el enemigo no puede ser enteramente desconocedor de nuestros problemas de suministros. Cuanto más persistente y fieramente ataque, más rápidamente acabaremos la munición. Incluso aunque fuese rechazado cada uno de sus ataques, conseguirá no obstante la victoria final y nosotros hemos agotado nuestras municiones y nos quedamos indefensos. Negarle esta evidencia significa contar con sus errores. Esto ha llevado a la derrota en toda la historia militar. En todo caso sería un riesgo desmesurado que, con el colapso del 6. Armee, tendría las más graves consecuencias sobre la duración de la guerra y también quizás sobre su resultado final.

3. En términos puramente operacionales, se desprende que el 6. Armee sólo puede escapar a la destrucción en la posición de erizo si el rescate se demuestra tan efectivo que en unos pocos días, i.e. aproximadamente 5 días, se fuerza al enemigo a detener sus ataques. Sea como fuere no hay indicaciones de que esto pueda ser hecho. Si el rescate no puede llegar hasta más tarde, entonces nuestro estado de indefensión será tal que la destrucción del 6. Armee es inevitable.

Es imposible prever qué medidas puede tomar el OKH para auxiliar al 6. Armee. La ayuda desde el oeste sólo puede ser un largo camino ya que las únicas fuerzas de cobertura están al oeste del alto Chir en Oblivskaya en el bajo Chir, por lo que las fuerzas de rescate tendrán que ser reunidas lejos del 6. Armee. Organizar una fuerza suficientemente fuerte para efectuar una rápida ruptura a lo largo del Don y cubrir su flanco septentrional llevará semanas pues la línea ferroviaria de Millerovo está en buena parte fuera de servicio. Añádase a esto el tiempo necesario para la operación misma, que a causa del mal tiempo y los cortos días de invierno es considerablemente mayor que en el verano.

El despliegue de dos divisiones panzer en Kotelnikov para una operación de rescate desde el sur, y su llegada, llevará al menos diez días. La posibilidad de una rápida brecha de las líneas enemigas está gravemente dificultada por la necesidad de cubrir los alargados flancos, y especialmente el flanco oriental, de la fuerza de rescate, por no mencionar el estado de las divisiones y la cuestión de si las dos divisiones panzer serán o no suficientes. La aceleración del despliegue de las fuerzas de rescate lanzándolas en un gran número de columnas motorizadas no puede considerarse una posibilidad, ni las columnas ni el combustible pueden estar disponibles, o serían utilizadas para suministrar al expuesto frente de Stalingrado mucho antes, cuando las distancias involucradas eran mucho menores.

4. La posibilidad de rescate dentro de un periodo en que la llegada de suministros tenga todavía la probabilidad de marcar la diferencia es por tanto igual a nada. La orden del OKH de mantener la posición de erizo hasta que llegue la ayuda está obviamente basada en falsas asunciones. No puede ser implementada y llevaría inevitablemente al desastre para el 6. Armee. Si ha de salvarse el ejército, entonces la orden debe ser revocada inmediatamente, de lo contrario el ejército debe actuar inmediatamente como si la hubiera sido.

La idea de sacrificar al ejército deliberadamente debe estar fuera de cuestión, en vista de las consecuencias operacionales políticas y morales.

5. Una comparación de la escala de tiempo de las medidas de suministro y operacionales con la de las probables acciones del enemigo debe llevar a una conclusión tan obvia que posteriores argumentos son redundantes. Sin embargo, quiero llamar la atención sobre los siguientes hechos, todos los cuales apuntan en la misma dirección:

a. Lo lejos de una posición estabilizada en el frente suroccidental del erizo.
b. El frente septentrional no puede resistir un ataque concentrado enemigo por mucho más tiempo, ya que, tras la retirada de la 16. Panzer Division y más tarde de la 3. Infantrie Division (mot), el frente septentrional tuvo que ser replegado para defender lo que hay que reconocer es una línea más corta pero también completamente sin desarrollar.
c. La tensa situación del frente meridional.
d. El muy reducido frente Volga ha perdido mucho de su poder atacante, que se hará sentir especialmente cuando, como pronto se espera, el río esté completamente helado y se haya removido de esta forma otro obstáculo en el camino del enemigo.
e. La falta de munición ha impedido el continuo reemplazo de hombres desplegados en la cabeza de puente enemiga del Volga, donde los previos ataques enemigos han estado clavando todas las reservas.
f. La condición de las divisiones que han sido desangradas en el avance sobre Stalingrado.
g. El ejército ha sido fuertemente masificado en un área árida de estepas que ofrece poco refugio utilizable o cobertura practicable, por lo que hombres y material están completamente expuestos al tiempo y a los ataques aéreos enemigos.
h. Las inminentes condiciones de invierno con una carencia casi total de combustible de calefacción a lo largo de la parte más grande de las líneas actuales.
i. Apoyo inadecuado de la Luftwaffe por causa de la carencia de bases operacionales viables. No hay apoyo antiaéreo porque todas las unidades antiaéreas disponibles han sido desviadas para la defensa antitanque.

Cualquier comparación de la posición actual con las condiciones en la bolsa de Demyansk el pasado año, sólo puede llevar a conclusiones peligrosas. Allí la dificultad del terreno favorecía la defensa. La distancia desde el frente alemán era mucho menor. Un cuerpo cercado necesita suministros significantemente menores que un ejército; particularmente muchas menos armas pesadas (panzer, cañones pesados, morteros) tenían que ser suministradas con munición de las que son indispensables aquí en las áridas estepas. A pesar de la distancia más corta al frente alemán, la creación de un muy estrecho corredor para la bolsa de Demyansk llevó semanas de duras batallas invernales.

6. Las alternativas son claras:

O el 6. Armee continúa manteniendo su posición defensiva de erizo hasta que quede sin munición, i.e., se haya vuelto totalmente desesperanzado. Ya que, con la cierta continuación y probable extensión de ataques enemigos contra lo que todavía son sectores del frente relativamente tranquilos, este estado de cosas debe ocurrir bien antes de que pueda llegar el rescate efectivo, una respuesta pasiva significa el final del ejército.

O, en una operación eficaz, el ejército puede romper su cerco.

Esto solamente es posible si el ejército, desalojando las tropas de los frentes Volga y septentrional, i.e. recortando el frente, puede liberar suficientes fuerzas de combate para lanzar un ataque sobre el frente meridional, y, después de rendir Stalingrado, romper a través del punto más débil del enemigo, i.e. en la dirección de Kotelnikov. Esta decisión supondría abandonar considerables cantidades de material, pero ofrece la posibilidad de destruir la mordaza meridional de la pinza soviética, salvando de esta forma una mayor parte del ejército y su equipo para posteriores operaciones. En consecuencia, una parte de la fuerza enemiga continuará estando clavada, mientras que con la aniquilación del ejército en la posición de erizo el enemigo tendrá una mano completamente libre. Para el exterior, la operación puede ser presentada de una forma que ayudará a preservar la moral: “Después de la total destrucción de Stalingrado, el 6. Armee, habiendo primeramente liquidado una concentración del enemigo en el Volga, ha sido retirado”.

Las oportunidades de éxito de una ruptura son las más grandes pues los anteriores combates han mostrado que la infantería enemiga no resiste muy firme en terreno abierto, y porque algunas de nuestras fuerzas todavía están manteniendo sus posiciones a lo largo de unas cortas extensiones al este del Don y en el sector de Aksay. En vista del factor presión tiempo, la ruptura debe comenzarse y completarse sin demora. Cualquier demora reduce sus posibilidades. Cualquier demora reduce el número de hombres combatientes y la munición. Con cada demora el enemigo en el sector de ruptura se vuelve más fuerte y puede traer más apoyo contra el grupo de Kotelnikov. Cada demora reduce nuestra fuerza de combate diezmando los caballos con la consiguiente inmovilización de los cañones hipomóviles.

A menos que el OKH revoque la orden de mantener la posición de erizo inmediatamente, mi propia conciencia y responsabilidad ante el ejército y el pueblo alemán impone el deber imperativo de agarrar la libertad de acción limitada por la orden previa y usar el poco tiempo que nos queda para evitar el completo desastre con un intento de ruptura. La completa destrucción de 200.000 hombres combatientes y su entero suministro de material y equipo están en juego.

No hay otra elección.
Firmado: von Seydlitz, General de Artillería
.

[Nota del Jefe del EM (Schmidt): No tenemos que presionar el cerebro del Führer, y el general von Seydlitz no tiene que presionar el del OB]

Fuente: Stalingrad. Analyse und Dorkumentation einer Schlacht, Manfred
Kehrig, Stuttgart, 3rd edition, 1979. Kriegstagebuch des Oberkommandos der Wehrmacht (War Diary of the OKH) 1940-1945, ed. by von Schramm with the collaboration of Hillgruber, Hubatsch and Jacobsen, Von Greiner and Schramm: Coblenz and Munich, 1961-4, en Roy W. Lower, “Luftwaffe Tactical Operations at Stalingrad 19 November 1942-02 February 1943,” Report Number 87-1595, Air Command and Staff College Air University Maxwell, 1987, Appendix D.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Paradise Lost
Miembro
Miembro
Mensajes: 123
Registrado: Mar Jun 21, 2005 8:12 am
Ubicación: Stalingrad

Mensajepor Paradise Lost » Sab Mar 22, 2008 1:04 am

Estupendo documento y traducción, Jose Luis.
Una cosa me llama la atención. ¿Por qué era partidario Seydlitz de romper el cerco en dirección suroeste, hacia Kotelnikovo y no directamente hacia al oeste, hacia Kalach? La distancia para enlazar con las tropas alemanas era mucho más corta hacia Kalach, y diría que las tropas del Ejército Rojo, aun no eran demasiado numerosas en la zona (al menos no lo eran las primeras horas de completarse el cerco, sobre el 23 de noviembre).
¿Tenía conocimiento Seydlitz de que la ruptura hacia el suroeste era más factible? Curiosamente esa fue la única vía que se intentó abrir durante Wintergewitter, al no poderse realizar la operación con las dos zonas de penetración previstas en su momento.

Otro documento que no he encontrado en su totalidad es la contraorden que emitió Manstein a la orden 1422 de Hitler, cuando este último proclamó que Seydlitz era responsable directo ante el Führer de la defensa de la zona septentrional. En el libro Stalingrado y yo, Görlitz afirma que el original se halla en la Historical Division (Washington?). ¿Es posible hallar su contenido?

Saludos
ImagenImagen

"Heute hängt ihr uns, aber morgen werdet ihr es sein." Hans Scholl

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8918
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Mar Mar 25, 2008 5:49 pm

¡Hola a todos!

Paradise Lost escribió:Una cosa me llama la atención. ¿Por qué era partidario Seydlitz de romper el cerco en dirección suroeste, hacia Kotelnikovo y no directamente hacia al oeste, hacia Kalach?


Saludos, Paradise.

En dirección sudoeste (Don-Chir) querían romper todos los comandantes de cuerpo de Paulus, y el mismo Paulus presentó esa alternativa tras la conferencia de 22-23 de noviembre con sus comandantes. El 22 de noviembre el general Pickert también quería que Paulus rompiera hacia el sudoeste.

Tendría que consultar el mapa, pero creo recordar que romper hacia Kalach (que sí estaba muy cerca del frente, a unos 20-30 Km si no recuerdo mal) sería más de lo mismo, pues Kalach era el punto de enlace de las dos pinzas soviéticas.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

CLAUDIO
Miembro
Miembro
Mensajes: 140
Registrado: Sab Mar 15, 2008 5:30 pm
Ubicación: Argentina

Staligrado

Mensajepor CLAUDIO » Mié Mar 26, 2008 6:29 am

Creo que no hiban a tener exito en esa direccion ya que el mando sovietico sabia que un intento de ruptura de los cercados podria producirse por Kalach, en ese sector era el mas obio ya que estaba mas cerca del frente aleman creo que no llegaba a los 200 km si no me equivoco, en cambio por el sur era mas largo pero guarnecido por pocas tropas rusas.
Sinos fijamos que durante la operacion de rescate los rusos fueron tomados por sorpresa y llegaron creo que a unos 50 km de los cercados, si no fuera por la division de tanques que reacciono y detuvo a las divisiones alemanas podrian haber llegado a los sitiados, yo no garantizo que pudieran mantener por mucho tiempo abierto ese canal ya que la situacion mas al sur cerca de Rostov predipito que mas unidades se fueran a tapar esa brecha, despues de todo fue inutil esa ofensiva de salvar a los sitiados ya que perdieron mas material que el que pudieran darle a los del VI ejrcito, gracias hasta luego

Avatar de Usuario
Paradise Lost
Miembro
Miembro
Mensajes: 123
Registrado: Mar Jun 21, 2005 8:12 am
Ubicación: Stalingrad

Mensajepor Paradise Lost » Vie Mar 28, 2008 12:01 am

Hola José Luis, y gracias por tu respuesta.
Como bien dices, Kalach se encontraba a pocos kilómetros de las fuerzas externas al Kessel, no así Kotelnikovo.
Ahora bien, y esto es una duda que tengo. Las fuerzas soviéticas que se hallaban cerrando la pinza en Kalach después del 23 de noviembre, y durante breve periodo de tiempo, no eran un hueso demasiado duro de roer, ya que sus efectivos no eran muy elevados, o eso tengo entendido. Si mal no recuerdo, creo haber leído que Malinovsky en sus memorias habla de un pelotón pero kilómetro (hablo de memoria), aunque quizás esto sólo sea una leyenda urbana de las que corren sobre el tema.
De ser así hubiera sido más acertado intentar romper el Kessel en esa dirección los primeros días, y no hacía el sudoeste, como intentó Seydlitz días después con la 60 División Motorizada y la 94 División de Infantería.
En diciembre, cuando se intentó salvar al VI Ejército con la operación Wintergewitter, queda claro que intentarlo a través de Kalach era totalmente imposible.

Saludos
ImagenImagen



"Heute hängt ihr uns, aber morgen werdet ihr es sein." Hans Scholl


Volver a “Frente oriental”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados