La batalla del cabo norte

La guerra en el mar. Estrategias.

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Responder
Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3373
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

La batalla del cabo norte

Mensaje por minoru genda » Lun Sep 03, 2007 3:00 pm

El siguiente post está sacado de la desaparecida web de Bravepages y corresponde a una serie de artículos relacionados con el Belfast.
Como siempre agradecer a los ex-administradores de Bravepages Gabriel, Ignacio y Yamamoto el permitirme disponer a mi antojo del material que en su momento preparé para esa web.
La batalla del cabo Norte

Antecedentes
Tras las averías sufridas por el Tirpitz en el fiordo de Trondheim , los ingleses animados por el éxito atacan por medio de su aviación a convoyes alemanes en aguas noruegas al tiempo que deciden que al hacerse éstas algo mas seguras pueden reanudar el tráfico de convoyes por el Ártico, el Almirantazgo británico organiza así dos convoyes, uno que marcha hacia Murmansk JW55B y otro que regresa del mismo lugar RA55A; formados ambos por una veintena de naves el que sale de Gran Bretaña lleva materiales para la Unión Soviética y el que sale de Murmansk vuelve en lastre. A este se le asignan de escolta tres cruceros ingleses, Belfast, Norfolk y Sheffield con cuatro destructores el grupo va al mando del vicealmirante Burnnet que iza su insignia a bordo del Belfast.
La protección del convoy procedente de Gran Bretaña y con destino a Murmansk es mucho más fuerte con algunos cruceros, torpederos y corbetas pero además como escolta indirecta tiene su principal navío en el Duke of York va también el crucero Jamaica y cuatro destructores cuyo grupo va al mando del jefe de la Home Fleet el Almirante Sir Bruce Fraser.
Entre el 22 y el 23 de diciembre aviones alemanes descubren el convoy de modo que no les cabe duda de la dirección del mismo. Los U-boot estacionados o de patrulla en el Ártico se sitúan al oeste de la isla de los Osos con el objeto de localizar al convoy y atacarlo si pasa por aquella zona. Lo descubren el día 25 pero no descubren al Duke of York que navega alejado en su misión de proporcionar una protección a posibles ataques por otra zona. Al respecto el esquema siguiente sobre protección de convoyes aporta algo de luz.

Protección de convoyes

Las travesías marítimas en convoy se remontan al siglo XV cuando los buques mercantes ingleses comenzaron a viajar en convoy para protegerse del acecho de barcos corsarios y piratas. Fue adoptado este sistema en tiempos de los últimos Tudor y la compañía de transportistas de lana los que se encargaron de suministrar la escolta en los viajes. A mediados del siglo XVI fueron los españoles los que comenzaron a hacer uso del sistema ante los continuos ataques de que eran objeto por parte de piratas y corsarios en sus viajes a las indias, siendo la Casa de Contratación la encargada de organizar los viajes y proporcionar barcos armados para la escolta. El sistema fue utilizado cada vez que un país veía amenazadas sus comunicaciones marítimas. Durante la 1ª Guerra Mundial los países aliados hicieron también uso de los convoyes ante los ataques de los buques corsarios alemanes y los submarinos, cosa que asimismo se repitió durante la 2ª Guerra Mundial.
Dentro del método, los aliados recurrieron a dos modos simultáneos de escolta:
escolta directa que protegía al convoy encerrándolo en un círculo echo por destructores o unidades similares (a veces cruceros ligeros) que proporcionaba una protección contra los ataques de submarinos y eventuales ataques de unidades de superficie (ver Figura 2)
escolta indirecta que navegaba con un rumbo paralelo y algo más alejada cubriendo una zona por la que podía surgir un ataque de unidades aéreas o de superficie, con la consiguiente posibilidad de acudir a apoyar a las unidades de protección directa (ver Figura 1)
Un caso de este tipo de protección fue el que frustró el ataque del acorazado Scharnhorst contra un convoy en dirección a Murmansk.
Imagen
Imagen

Seguimos con el desarrollo de la batalla.
Los alemanes ignorantes de la presencia del acorazado británico toman las medidas oportunas y además ignora que los convoyes están a punto de cruzarse y que el segundo convoy también tiene como protección buques de guerra.
Dönitz, considera que con los datos de los que dispone, tiene superioridad (ignora los más importantes) a pesar de no disponer del Tirpitz averiado e inmovilizado, pero tiene en Altenfjord al Scharnhorst y seis destructores.
De inmediato ordena que el grupo desplazado a dicho fiordo, compuesto por el Scharnhorst y esos destructores se haga a la mar para interceptar y destruir el convoy JW55B con toda su carga.
De Altenfjord sale el Scharnhorst y cinco destructores el 25 de diciembre a las 19 horas, la exigua flota está bajo el mando del contralmirante Erich Bey , a las 23 horas ya navega a lo largo de las costas noruegas la mar esta encrespada y nada hace presumir una mejoría del tiempo el viento de fuerza 6 aumenta progresivamente lo que hace presumir que en el lugar donde debería encontrarse con el convoy puede superar la fuerza 8 Erich Bey que en su momento había sido comandante de escuadra de destructores sabe el peligro que para sus acompañantes supone un mar tan embravecido y son esas naves (destructores que le acompañan) los que le preocupan.
Pregunta al comandante del grupo de destructores Capitán zür See (capitán de navío) Johannessons su opinión sobre el tiempo y las posibilidades para los destructores y éste le contesta a su vez que puede soportarlo de momento y que espera que las condiciones meteorológicas mejoren.
En la madrugada del día 26 el almirante Fraser es informado de que el acorazado alemán Scharnhorst está en el mar, Fraser ordena al convoy echarse más al norte y además cursa ordenes para que los destructores del convoy que viene de Murmansk refuercen la protección del convoy JW55B y para que los cruceros Belfast, Norfolk y Sheffield salgan al encuentro del acorazado alemán que en vano trata de establecer contacto con el convoy.
La batalla:
A las 8,40 y a unas 15 millas, los cruceros ingleses ya saben donde está el Scharnhorst al establecer contacto por radar, media hora después el Norfolk abre fuego y el Scharnhorst responde de inmediato, tras un intercambio de cañonazos uno de los cuales impacta en el Scharnhorst inutilizándole el radar delantero, el acorazado alemán se aleja a toda máquina en dirección noroeste para buscar el convoy perdiendo los cruceros el contacto.
Burnnet, se encontraba ahora ante un dilema, porque desconocía el siguiente paso de su enemigo, por lo cual debía dilucidar cual sería el siguiente movimiento a hacer, decidió seguir un rumbo similar al del acorazado alemán que era convergente con la ruta del convoy y del enemigo cualquier error de cálculo hubiera supuesto la pérdida del convoy porque el Scharnhorst podía aparecer por cualquier parte dando un pequeño rodeo, causar los estragos al convoy y desaparecer entre la neblina sin dejar rastro.
Aproximadamente tres horas y media más tarde más tarde los buques se volvieron a encontrar al noreste, Burnnet había acertado en sus previsiones y Bey veía descorazonado que de nuevo era descubierto y ordenó abrir fuego tras una serie de andanadas, (un proyectil estalló en la popa del Norfolk ) tras las cuales viro rumbo a puerto; los destructores que acompañaban al Scharnhorst ya habían recibido la orden de regresar desde los alejados lugares situados al suroeste a los que Bey les había mandado a buscar al convoy sin ningún éxito. Bey no desconocía que durante su primer encuentro con los cruceros se habían radiado mensajes del almirantazgo británico y que ya hacia algún tiempo que la flota británica estaba tras sus pasos sin contar los posibles ataques aéreos que sin duda se podrían producir.
No sabia que 150 millas al suroeste se acercaba a toda máquina para cortarle el paso el Duke of York acompañado del crucero Jamaica y cuatro destructores, la maniobra de interceptación no podía tener ningún error, pues la ventaja del Scharnhorst era su velocidad y un pequeño desvío supondría perder las esperanzas de destruirlo para ello resultó decisiva la intervención de los tres cruceros, Belfast, Norfolk y Sheffield que perseguían al fugitivo a una distancia prudencial sin perder contacto por radar y en cada momento enviaban informes a Fraser sobre la posición del navío alemán, durante esa persecución el grupo fue perdiendo efectivos ,en el Norfolk se estaba intentando apagar los incendios que habían provocado los impactos del Scharnhorst y eso hizo que el crucero inglés redujera su velocidad y se fuera distanciando ligeramente de su buque insignia, por otra parte en el Sheffield no estaban exentos de problemas cuando también y por una avería en sus turbinas, tuvo a su vez que reducir su marcha, así que el Belfast se quedó solo en su persecución del fugitivo, Parham, que era el comandante del Belfast temía que los alemanes comprobaran que estaba solo (recordar que el Scharnhorst tenia el radar de popa aún intacto) y dieran la vuelta, el capitán de navío Parham pensaba acertadamente que el acorazado alemán hubiera destrozado su barco.
Fraser por su parte cumplió con otra parte del papel asignado en éste drama evitando enviar mensajes o hacer cualquier cosa que delatara su presencia a Bey.
Por fin hacia las 16,30 el trabajo de los oficiales de derrota y los cálculos hechos con precisión dieron sus frutos, Fraser ya tenia a su presa en la trampa y rompiendo el silencio ordenó a Burnnet que iluminaran al enemigo con bengalas ( ya había oscurecido) Burnnet cumplió de inmediato la orden y en medio de sus bengalas se vio claramente al acorazado alemán y el Duke of York abrió fuego los proyectiles surcaron la oscuridad silbando en busca del blanco en la primera andanada el Scharnhorst quedo ahorquillado la siguiente ya podría dar sus frutos las altas columnas de agua marcaron claramente la distancia y la posición para el siguiente disparo y la siguiente andanada dio de lleno, el Scharnhorst respondió al fuego y uno de sus proyectiles alcanzó los mástiles del Duke of York, averiando los cables del radar de artillería Bey cambió su rumbo hacia el este para poner a su buque al amparo de la oscuridad seguido por el Duke of York que no cesaba de disparar y de atinar en el blanco, por fortuna los impactos recibidos no causaron daños en la propulsión del Scharnhorst y casi a las 18,30 ya se hallaba fuera del alcance del acorazado británico.
No tardó mucho Bey en darse cuenta de que todo estaba decidido y que no podría huir tan fácilmente, Fraser que sabia que su acorazado no alcanzaría nunca al Scharnhorst había ordenado a sus destructores atacar y estos lo hicieron a toda velocidad de la que eran capaces y que era superior a la del acorazado alemán, por estribor se le acercaron el Sauvage y el Saumarez y por babor lo hicieron el Scorpión y el Stord, el Scharnhorst abrió fuego con sus cañones secundarios pero su precisión dejaba mucho que desear, quizás el castigo ya inflingido era la causa de tanta imprecisión aún así consiguió hacer blanco en el Saumarez.
Los destructores llevaron el ataque a límites extremos y en vez de lanzar a las distancias más frecuentes (alrededor de 10000 metros) ni siquiera las mínimas de seguridad (en torno a los 6000) lo hicieron a 2000 metros y por momentos aún mas cerca, lanzaban sus torpedos y se alejaban a recargar, el ataque fue demoledor y el buque alemán disparaba sin tregua pero sin precisión los ataque tuvieron efectos casi inmediato el Scharnhorst comenzó a embarcar demasiada agua y a perder velocidad el Duke of York lo tuvo de nuevo al alcance de sus cañones de 14” y el Jamaica se acercó hasta el punto de poder disparar a quemarropa.
Fraser dio la última orden en la batalla “que despejen la zona del blanco todos los buques salvo los que dispongan de torpedos y un destructor con reflectores” a continuación los destructores y los cruceros lanzaron varios torpedos por fin el Jamaica se acercó para darle el tiro de gracia y en un tremendo mar de explosiones escupiendo fuego por todos lados el Scharnhorst se recostó sobre un costado yéndose finalmente a pique, eran las 19,48 del 16 de diciembre de 1943, a continuación los buques ingleses se acercaron a coger supervivientes.
El castigo al acorazado alemán había sido atroz cientos de impactos habían hecho blanco, entre ellos 11 torpedos de 55 lanzados, de 1900 hombres, solo se consiguieron salvar 36 recogidos por el destructor Scorpión las firmas de los cuales, se encuentran hoy día en un papel, guardado en una vitrina a bordo del Belfast el cual cualquier visitante puede ver.
El reconocimiento de Fraser al heroísmo de los tripulantes del Scharnhorst, se hizo patente cuando días después, el Duke of York pasó por el lugar donde había sido hundido el buque alemán, el propio Fraser junto a sus oficiales y una guardia de honor formada junto a la barandilla posaron en posición de firmes mientras se lanzaba al mar una corona de flores.

Gráfico de la batalla

Imagen

Notas del autor:
1ª.- Según mis fuentes la misión del HMS Belfast y el grupo que formaba, al mando del Vicealmirante Burnett era proteger y escoltar al convoy RA55A que regresaba de Murmansk posiblemente estuviera en ruta para unirse a él los datos no aclaran fehacientemente si Burnett y sus cruceros venían ya con dicho convoy o iban en su busca, en cualquier caso la situación cambió al aparecer el crucero alemán lo que da lugar a una posible confusión en cuanto a quien escoltaba verdaderamente el grupo de Burnett si al JW55B ó al RA55A lo que está claro es que en las circunstancias que se dieron lo más normal era que los británicos actuaran tal y como lo hicieron protegiendo el valioso convoy JW55B repleto de materiales muy necesarios para los soviéticos, dejando a su suerte el RA55A que regresaba de vacío hacia Inglaterra.
2ª.- De ésta batalla, comentar, que con el Scharnhorst ya era el tercer buque de superficie alemán que se perdía por seguir las estrictas órdenes, de no combatir contra buques de superficie; los anteriores fueron el Graff Spee y el Bismarck, personalmente estoy convencido, que éstos tres buques no se hubieran perdido sin la rigidez de las órdenes recibidas y en todo caso su enfrentamiento con sus perseguidores hubiera supuesto para éstos un duro castigo.
Recordar que éstos tres buques fueron hundidos por la acción y el acoso de unos cruceros que se limitaron a controlar su posición y que en ningún caso hubieran podido llevar a cabo esas actitudes de control y vigilancia si sus presas hubieran dado la vuelta y se hubieran enfrentado a ellos en el caso que nos ocupa la superioridad del buque alemán era manifiesta, pudiendo incluso librarse de sus perseguidores, si cuando era perseguido por el Belfast, (que ya iba en solitario) hubiera dado la vuelta y entablado combate.
Los dibujos son de diseño propio, siguiendo esquemas de algunas publicaciones que se incluyen en la bibliografia, los textos proceden de diversas fuentes, la bibliografia es:

La batalla del Atlántico de ediciones Optima
Guerra en alta mar de ediciones Optima
Enciclopedia de los barcos de Edimat libros
Secretos de la segunda guerra mundial de Selecciones del Reader Digest
Enciclopedia del mar de Salvat editores
La guerra en el mar de ediciones San Martín
Crónica militar y política de la segunda guerra mundial de ediciones Sarpe
War at sea escrito por Jürgen Rohwer de ediciones Caxton
The enciclopedia of warships de Grange books
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com

Avatar de Usuario
Cpt_Muller
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 651
Registrado: Vie May 12, 2006 7:16 pm
Ubicación: Canarias

Mensaje por Cpt_Muller » Lun Sep 03, 2007 8:44 pm

Tal vez no sea el caso del Graf Spee que se dedicaba al corso, y por lo tanto a pasar desarpecibido. Pero tanto en el caso del Bismarck como el Scharnorst hay un excesivo aire de confianza en las posibilidades propias. La misión original del Bismarck contemplaba su salida junto a la de los Scharnorts, el Tirpitz y los cuceros pesados.... en ese supuesto la Royal Navy se las veria :? :? :? .
Y en la batalla de la isla de los osos pasa otro tanto ante un mar de mil demonios dejan un crucero de batalla delante de la escolta de dos convoyes sin informacion de submarinos ni aerea, es decir con dos cojonën me echo a la mar, y con los cañones de 280mm que los de 381 mm los tengo cogiendo polvo, ya puestos somos la raza superior :-D :-D y claro asi acabó el precioso Scharnorst.

Salutën
Una era de paz construye ciudades, una hora de guerra las destruye.
ImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
leytekursk
Expulsado
Mensajes: 234
Registrado: Mié Dic 27, 2006 4:00 am
Ubicación: Talcahuano, Chile

Mensaje por leytekursk » Mar Sep 04, 2007 3:07 am

Como siempre Minoru, un gran trabajo. Me queda una pequeña duda
¿Hubo sólo 36 sobrevivientes...? o hubo más de ellos que no fueron rescatados por los británicos..? (como ocurrió con muchos sobrevivientes del Bismarck)

Saludos...

Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3373
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

Mensaje por minoru genda » Mar Sep 04, 2007 2:04 pm

Bueno yo ví y conte (si no lo hice mal :-D ) 36 firmas que están en el Belfast. Los libros y material consultados hablan de 36 rescatados; se puede dudar de que hubieran sido rescatados todos porque de noche y en la mar es difícil localizar a naúfragos pero en principio se supone que se rescataron aquellos que se encontraron.
Por cierto el plano de la batalla no hubiera sido posible sin la colaboración de mi amigo capi Müller al cual agradezco su amabilidad al pasarme junto a él material para estudiar todo el desarrollo de la batalla :wink:
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com

Avatar de Usuario
leytekursk
Expulsado
Mensajes: 234
Registrado: Mié Dic 27, 2006 4:00 am
Ubicación: Talcahuano, Chile

Mensaje por leytekursk » Mié Sep 05, 2007 3:30 am

Buscando información sobre el tema me encuentro con la respuesta en este mismo foro... :-D

"El Scharnhorst se hundió con 1968 hombres a bordo. Cientos saltaron al agua e intentaron nadar hasta las escasas balsas salvavidas disponibles. Pero el agua estaba a unos cuantos grados por encima del nivel de congelación y, en cuestión de minutos, la mayoría perdió la conciencia y se ahogó. Pasando cerca en la oscuridad, el destructor británico Scorpion sólo pudo rescatar a 36 supervivientes. "

viewtopic.php?t=589&sid=a64eb22b8210eda ... 68ba9eef31

También se vió al Almirante Bey y al Capitan Hintze entre los sobrevivientes del naufragio, pero no lograron ser rescatados.

Saludos...

Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3373
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

Mensaje por minoru genda » Mié Sep 05, 2007 12:30 pm

La foto del folio con las firmas de 36 supervivientes se puede ver en una vitrina del HMS Belfast fondeado enfrente de la Torre de Londres.
Si alguno quiere contarlas aquí las tiene :-D .
La foto me la ha cedido mi amigo Reinhart
Imagen
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com

Responder

Volver a “Temas generales”

TEST