Preguntas sobre Stalingrado y el Sur de Rusia

La guerra en el este de Europa

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Responder
HPG
Usuario
Usuario
Mensajes: 41
Registrado: Mar Sep 06, 2005 3:42 am
Ubicación: Buenos Aires

Preguntas sobre Stalingrado y el Sur de Rusia

Mensaje por HPG » Mié Jul 18, 2007 3:16 pm

Hola a todos:

Hace unos días recibí el libro “Victorias Frustradas” (hoy estoy por Stalingrado), de lo cual quisiera consultar a los miembros del foro algunos puntos:

a) Manstein en sus memorias dice que era posible que el VI Ejército hubiera podido alcanzar en diciembre de 1942 la columna del IV Ejercito. Creo haber leído que esto era casi imposible ya que los separaba unos 50 Km. de distancia y el VI E tenia el carburante para recorrer 30 Km. (Craig en el libro “La Batalla por Stalingrado” afirma que “papá Hott” era de la misma opinión). Mis dudas sobre este punto son las siguientes ¿Hasta que punto esto era una empresa posible? Ya que al VI E no le quedaba otra alternativa. ¿Hubiera perecido totalmente en la estepa rusa? ¿Hay información que desestima esta posibilidad? Se que en este punto estoy entrando en el plano de suposición, pero quisiera en lo posible tener más información de la situación estratégica del cerco y también de las fuerzas que los rusos disponían para anular la posible salida del Kessel.
b) Según Manstein el sacrificio del VI E hasta fines de Enero de 1943 sirvió para contener grandes contingentes rusos que no se usaron en otros frentes y que dada la situación del Grupo de Ejércitos A en el Caucazo y el IV E, el dejar de resistir el 9 de enero hubiera casi condenado la guerra en el Sur de Rusia. ¿Qué opinión les refiere esta afirmación?

En el caso de que alguno de estos puntos este referidos en otro Post (cosa que creo muy posible) con que me lo anuncien, para apagar mi curiosidad me alcanza.

Muchas gracias, Saludos.
Hernán

balatón
Expulsado
Mensajes: 112
Registrado: Vie Jul 06, 2007 4:52 pm
Ubicación: En mi casa.

Mensaje por balatón » Mié Jul 18, 2007 7:13 pm

Hombre parte del VI Ejército se podría salvar, las divisiones mas cercanas a Hoth las del ``hocico´´ de Marinovka y otras cercanas.
Las que luchaban en Stalingrado o cerca de el Volga, mal se podrían salvar.

Pero algo es algo. Mejor salvar 7 divisiones que perder todo.
Una mentira repetida 1.000 veces es una verdad. Joseph Goebbels

Álvaro_41
Miembro
Miembro
Mensajes: 52
Registrado: Jue Jun 07, 2007 8:08 pm
Ubicación: España

Mensaje por Álvaro_41 » Mié Jul 18, 2007 7:22 pm

¡Hola, HPG!

De lo que tengo constancia, esa acción épica no iba tan desencaminada.
El problema fue de una mala coordinación entre Hitler, Manstein y Paulus (este mejor se salva).

La operación Tormenta de Invierno estuvo muy cerca de llevarse a cabo en su totalidad. La rápida ofensiva de Manstein pilló desprevenidos a los comandantes soviéticos. Yeremenko, temía sobre el 57º ejército, que vigilaba el ángulo sudoeste del cerco.

Los errores llegan cuado Paulus, no se decide a ayudar a Manstein a salir del cerco realizando una punta de lanza (Paulus era un militar que nunca subestimaba las órdenes de los superiores).

Se critica mucho a Paulus hoy en día, por no haber desobedecido las órdenes de Hitler y haber hecho rendir al VI ejército.

Siento de no poder ser de más ayuda, tampoco me quedo muy satisfecho con mi respuesta.

Un saludo.

Avatar de Usuario
Ice Man
Usuario
Usuario
Mensajes: 11
Registrado: Sab Jul 14, 2007 7:52 pm
Ubicación: Venezuela

Mensaje por Ice Man » Mié Jul 18, 2007 8:26 pm

Saludos Compañeros,

Pues dentro de la supocisión y de acuerdo a las variables de ese momento, era salvable más del 60% del VI E. El estado mayor de VI estaba totalmente de acuerdo en hacer una brecha hacia el sur donde venia abriendo IV Ejercito Panzer de Hoth, pero el tiempo que dejo pasar para tomar la decisión y la actitud pasiva de Paulus de obedecer las desquiciadas ordenes de Berlin de defender hasta la muerte sepulto al VI E.

Para cuando el estado mayor del VI estipulaba el hacer la brecha existia suficiente combustible para que gran parte de las unidades mecanizadas alcanzaran unirse con Hoth, pero dejando pasar los días, aunado a que Paulus y Hitler se creyeron la historia de Caperucita Roja en las promesas irrealizables de Goering de mantener un puente aereo con el abastecimiento necesario para defender, (Que no llego ni al 40% de lo necesario) no dejo esperanza alguna.

Un punto adicional, era la moral del ejercito, no es lo mismo esperar la muerte bajo ese clima aterrador, sin comida, sin municiones y cercados por completo, a decirles que existe una pequeña esperanza de vida, en la cual, te la tienes que jugar por completo en las estepas, pues sin duda alguna yo siendo soldado no dudaria ni un momento de apoyar ese empresa.

Y con respecto a esa aseveración de Manstein de que era necesario que el VI Ejercito se sacrificara para poder mantener el frente oriental, me parece otra locura más, en todo punto estrategico lo más racional es que cuando estas en condiciones inferiores y sin posibilidad de ganar, la mejor estrategía es retirarse para reagrupar para la próxima confrontación, estamos hablando de uno de los mejores ejercitos que tenia la Wehrmacht, y perderla tan intransigentemente y mantener esa actitud para escribirlo en sus memorias me parece fuera de lugar.

Para mi el punto de quiebre de la IIWW fue sin duda alguna fue Stalingrado, aqui al perder todo ese ejercito, fue un duro golpe militar y moral que sencillamente visualizaba el comienzo del fin del III Reich.
Seguimos en Contacto,

Imagen

"Nada es imposible para quien cree, Todo es posible para quien tiene Fe"

Avatar de Usuario
Antonio
Moderador
Moderador
Mensajes: 516
Registrado: Lun Abr 17, 2006 4:21 am
Ubicación: http://www.elasticparadise.com
Contactar:

Mensaje por Antonio » Mié Jul 18, 2007 9:55 pm

Antonio escribió:Es una suerte que el Ejército Rojo se detenga en el Chir, ante un residuo de ejército formado por fugitivos interceptados en su huida, soldados de la Luftwaffe, hombres con permiso del ejército Paulus, etcétera, en vez de correr hasta Rostov, donde cortaríán las líneas de retirada del grupo de ejércitos A. Pero la estrategia soviética, metódica, no trata de quemar las etapas, no se precipita sobre las ocasiones demasiado brillantes, y tampoco valora con exactitud el desgaste de su formidable adversario del año anterior. El mando soviético podría imponer a Manstein una batalla desesperada por Rostov. Le deja respiro para una tentativa suprema por Stalingrado.

Esa tentativa suprema, el mariscal Eriómenko declara que habría tenido éxito si se hubiera llevado con audacia. «Hasta el 24 de diciembre —dice— no tuvimos en el sector de Kotiélnikovo más que fuerzas poco importantes. El LI ejército era muy débil y el 4º cuerpo de caballería representaba una densidad de menos de un pelotón por kilómetro... Ya el 4 de diciembre, la 6ª Panzer, completa y fresca, puesto que llegaba de Francia, habría podido abrirse camino hasta los cercados... Una vez más, los hitlerianos fueron víctimas de su rutina. Manstein nos regaló diez días.»

Manstein había empezado por preparar una maniobra sabia. En la curva del Don, Hollidt debía atacar para recobrar Kalach. El 48 cuerpo blindado, reconstituido con la 2ª Panzer, debía salir de la cabeza de puente que había conservado ante Nizhni-Chirkaia para apoyar el ataque principal hecho por el 47 cuerpo blindado, partiendo de la región de Kotiélnikovo. Pero la agrupación Hollidt está toda ella absorbida por la defensa del Chir, y, lejos de poder participar en la ofensiva, el 48 cuerpo es expulsado de su cabeza de puente. En vez de un empujón concéntrico, el intento de desbloqueo se reduce a un esfuerzo único del 47 cuerpo. Fijado para el 2 de diciembre, el ataque se aplaza hasta el 8, y luego hasta el 12, por la lentitud desesperante de los transportes.
La perforación era posible, con buenas perspectivas de salvar a casi la totalidad del 6º ejercito. Pero había que haber actuado sin tardanza y sin miedo al Fuhrer. Paulus era el general menos indicado para eso. Y Manstein no presionó.

Saludos.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9358
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Preguntas sobre Stalingrado y el Sur de Rusia

Mensaje por José Luis » Jue Jul 19, 2007 11:53 am

¡Hola a todos!
HPG escribió:
a) Manstein en sus memorias dice que era posible que el VI Ejército hubiera podido alcanzar en diciembre de 1942 la columna del IV Ejercito. Creo haber leído que esto era casi imposible ya que los separaba unos 50 Km. de distancia y el VI E tenia el carburante para recorrer 30 Km. (Craig en el libro “La Batalla por Stalingrado” afirma que “papá Hott” era de la misma opinión). Mis dudas sobre este punto son las siguientes ¿Hasta que punto esto era una empresa posible? Ya que al VI E no le quedaba otra alternativa. ¿Hubiera perecido totalmente en la estepa rusa? ¿Hay información que desestima esta posibilidad? Se que en este punto estoy entrando en el plano de suposición, pero quisiera en lo posible tener más información de la situación estratégica del cerco y también de las fuerzas que los rusos disponían para anular la posible salida del Kessel.
¡Hola, Hernán!

Dejando al margen la viabilidad material de que el Sexto Ejército de Paulus pudiera romper el cerco y abrirse camino para enlazar con el Cuarto Ejército de Hoth, el primer paso necesario para ejecutar ese intento tenía que ser que Paulus recibiera la orden de su comandante inmediatamente superior (Manstein) para hacerlo. Pero Paulus, a pesar de lo que cuenta Manstein en sus memorias, nunca recibió esa orden claramente para la Donnerschlag.

Hubo dos órdenes de Manstein con referencia explícita a la Donnerschlag. La primera no fue comunicada al Sexto Ejército y la segunda se pasó con explícita reservatio mentalis.

La primera orden (fechada el 18 de diciembre de 1942) que no fue comunicada al Sexto Ejército, reza resumida: "....Tan pronto como la situación de suministro lo permita, el 6º Ejército debe romper en dirección Donskaya Tsaritsa a ambos lados de Buzinovka....Fecha y hora será comunicada el mismo día y hora...." (1)

La segunda orden fue enviada el 19 de diciembre de 1942 al Sexto Ejército (AOK 6., literalmente), orden que ha sido tema de debate entre los historiadores militares, por muchos años, sobre la responsabilidad de Manstein en Stalingrado. La orden completa reza:

<<<<
* El 4º Ejército Panzer y su XLVII Cuerpo han batido al enemigo en el sector Verchne-Kimsky y han alcanzado el sector de Mychkovka en Nish-Kimsky. Ataques posteriores contra fuertes fuerzas enemigas han comenzado en el área de Kamenka y más al norte. Se esperan combates difíciles. La situación en el frente a lo largo del Tchir no permite un avance hacia Kalatch, al oeste del río Don. El puente sobre el Don en Tchirskaya continúa siendo mantenido por el enemigo.

* El 6º Ejército lanza la ofensiva Wintergewitter en la fecha más pronto posible. Debe prever la posibilidad, si es necesario, de establecer una conexión con el XLVII Cuerpo sobre Donskaya-Tsaritsa, con el objetivo de permitir la llegada de suministros.

* Los desarrollos pueden conducir a una situación que expanda el ataque, mencionado en el punto 2, a Mychovka. Palabra en clave Donnerschlag. En tal caso, se hace necesario establecer la conexión con el XLVII Cuerpo con la ayuda de unidades Panzer. A partir de entonces, deben cubrir los flancos en el bajo Karpovka y a lo largo de Tcherwlenaya, llevando a cabo una retirada paso a paso desde la fortaleza. Las circunstancias pueden exigir que Donnerschlag siga inmediatamente a Wintergewitter. El suministro por aire será proporcionado continuamente, sin reservas de consideración disponibles. Es importante la defensa continuada de la pista en Pitomnik. Debe ser retirado de la fortaleza todo armamento ligero. Los cañones de artillería que están listos para el combate, con la munición disponible, deben retirarse igualmente, así como cualquier otro equipo que es difícil reemplazar. Tal equipo debe ser reunido oportunamente en el sudoeste.

* La operación prevista arriba en 3, tiene que ser preparada. Ejecución solamente después de expresa orden Donnerschlag.

* Día y hora de la operación en punto 2 será reportada.
>>>>>> (2)

Manstein era un comandante super claro y preciso en sus órdenes, pero esta orden (si tal puede llamarse) era un auténtico jeroglífico para Paulus y Schmidt, quienes no podían interpretar las "intenciones" de Manstein en semejante oscuro lenguaje.

Sin embargo, está claro que Donnerschlag reza como una operación auxiliar, con la reserva expresa de que sólo podía ser ejecutada después de recibir una orden por separado del Grupo de Ejércitos Don. Y no hay duda alguna de que Paulus consideraba Donnerschlag como una operación independiente con la única finalidad de permitir el intento de ruptura. Pero Manstein no se lo permitió, como evidencia su conversación telefónica con Paulus el 23 de diciembre de 1942: [Paulus dijo a Manstein: "Herr Feldmarschall, le ruego que me ordene romper." Manstein respondió: "Paulus, no puedo darle semejante orden. Sin embargo, si usted decidiera actuar de su propia cuenta, haré todo lo que pueda para ayudarle." Luego Paulus preguntó a Manstein si podía darle autoridad para tomar los pasos preliminares para Donnerschlag. Manstein contestó: "No puedo darle autoridad hoy, espero que pueda llegar a una decisión mañana." Entonces Paulus preguntó a Manstein si podía al menos preparar mentalmente a sus cuerpos para Donnerschlag. Manstein le dijo: "Espere por una llamada posterior del general Schulz al general Schmidt." La conversación continuó y, al final, Paulus preguntó: "¿Se producirá ahora la llamada del general Schulz al general Schmidt?" Manstein respondió: "No deben esperarse llamadas posteriores."] (3)

Cuando el general Schmidt regresó del cautiverio en la URRSS y leyó el Verlorene Siege (Victorias Frustradas) de Manstein, montó en cólera al leer que la orden de ruptura se había dado al 6º Ejército. En su crítica acerada lo apoyó el general Friedrich-Wilhelm Hauck con la declaración de que el diario de guerra del 6º Ejército no mostraba ningún registro de la supuesta orden. Hauck fue apoyado por el general Heim, quien dijo que "Simplemente Manstein no se puede escapar con sus declaraciones. Simplemente quiere librarse de cualquier responsabilidad." Manstein se negó a participar en una conferencia donde se discutieron esas opiniones, alegando que tales encuentros estaban "por debajo de su dignidad" (4).

Y cuando Paulus leyó el Verlorene Siege, comentó a Adam (edecán de Paulus): "Tiene que leer esto. De repente Manstein aparece sin culpa por el desastre del 6º Ejército. Este hombre escribe mentiras descaradas. Pone toda la culpa sobre Hitler y yo. Usted ha escuchado todas mis conversaciones telefónicas (decimetre) con él. Usted sabe que él nunca me informó sobre la situación y cómo me paralizó prácticamente. Ahora pone todas las cosas del revés. Y éste es un hombre a quien yo una vez mantuve en la más alta estima. Un hombre, que en esa época no se dignó a darme una orden, o al menos permiso para romper, no tiene derecho a escribir hoy que él había deseado que yo rompiera y me hubiera cubierto." (5)

(1) Heeresgruppe Don, Ia, Nr. 39 694/5, citado en Marcel Stein, Field Marshal von Manstein: The Janus Head. A Portrait (West Midlands: Helion & Company Limited, 2007) p. 150

(2) Ob.Kdo. Heeresgruppe Don, Ia, Nr. 0396/42, citado en Stein, p. 150

(3) BA-MA, RH 19 VI/42 + RH 19 VI/44. Anexo a los diarios de guerra de los grupos de ejércitos Don y Sur, citado en Stein, pp. 152-153

(4) Oliver von Wrochem, Erich von Manstein. Vernichtungskrieg und Geschichtspolitik (Paderborn, 2006) p. 303, citado en Stein, p. 154

(5) Wilhelm Adam, Der schwere Entschluss (East Berlin, 1965), p. 482, citado en Stein, p. 169.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2361
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Mensaje por David L » Sab Jul 21, 2007 1:07 am

Pero Manstein no se lo permitió, como evidencia su conversación telefónica con Paulus el 23 de diciembre de 1942: [Paulus dijo a Manstein: "Herr Feldmarschall, le ruego que me ordene romper." Manstein respondió: "Paulus, no puedo darle semejante orden. Sin embargo, si usted decidiera actuar de su propia cuenta, haré todo lo que pueda para ayudarle
Pero visto esta declaración de Manstein..¿por qué no se decidió Paulus a intentar romper el cerco? ¿No lo estaba invitando claramente hacerlo?

Un saludo.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

jesus2
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 559
Registrado: Mar Ago 09, 2005 10:49 pm
Ubicación: España, Deutschland, United Kingdom

Mensaje por jesus2 » Sab Jul 21, 2007 4:06 am

David L escribió:
Pero Manstein no se lo permitió, como evidencia su conversación telefónica con Paulus el 23 de diciembre de 1942: [Paulus dijo a Manstein: "Herr Feldmarschall, le ruego que me ordene romper." Manstein respondió: "Paulus, no puedo darle semejante orden. Sin embargo, si usted decidiera actuar de su propia cuenta, haré todo lo que pueda para ayudarle
Pero visto esta declaración de Manstein..¿por qué no se decidió Paulus a intentar romper el cerco? ¿No lo estaba invitando claramente hacerlo?

Un saludo.
Los que nos vemos obligados a usar a diario y a todas horas las palabras, mensajes y conversaciones de manera clara, contundente ( a menudo imperativa ) y no ambigua, en donde no haya el más mínimo atisbo de duda o falta de claridad apreciamos claramente las trampas que el señor von Manstein ha colocado en esta frase o en las escritas por José Luis que referencian las "órdenes" ( más bien... ¿ instrucciones ? ) que el Cuartel General de von Manstein dictó al de Paulus.

"Debe romper" en lugar de romperá, "El 6º Ejército lanza la ofensiva Wintergewitter en la fecha más pronto posible" en vez de establecer la fecha y hora claramente, "las circunstancias pueden exigir que Donnerschlag siga inmediatamente a Wintergewitter", etc.

El amigo von Manstein usa en exceso el condicional en vez del presente o futuro imperativo, que es lo que tiene que usar un buen militar a la hora de dictar órdenes. Es decir, todo lo que puede que se haga en el futuro está condicionado por un presente que von Manstein no se digna a aclarar... y mucho menos ordenar.

Efectivamente, von Manstein invita a Paulus a desobedecer... a Hitler. Paulus lo hace, salva a las 3/4 partes de sus tropas y von Manstein tiene a un ejército entero de infantería alemana, además de tres div. blindadas y otras 3 motorizadas de nuevo para las operaciones móviles. Von Manstein estabiliza el frente con menos agobios de los reales y Paulus, en realidad el gran artífice de esta gran victoria de von Manstein deja de ser comandante del 6º Ejército.

El gran ganador: von Manstein. Su reputación y prestigio por las nubes, se le concede una ampliación a su Cruz de Caballero, y todos contentos. Excepto Paulus...

Si la gradación y la subordinación de los mandos y unidades existen en el mundo militar es por algo. Si von Manstein rehúye su propia responsabilidad, no debe ser Paulus el que cargue con todo lo que von Manstein no quiere aguantar.

La actuación de Von Manstein en el tema de Estalingrado y el 6º Ejército es sencillamene vergonzosa. Esta es sencillamente una prueba más.

Si yo fuera Paulus habría aceptado la "invitación" de von Manstein y le habría dejado bien claro a von Manstein, en conversaciones telefónicas, por radio o con el medio que fuera, las verdaderas intenciones de von Manstein para que estas quedaran reflejadas de manera oficial.

Saludos al foro.
En la vida no existe la Suerte, ni siquiera la buena o mala suerte, como dicen los que dicen que saben de ella. Existe el Destino. Y sobre todo, el Destino que cada uno quiera labrarse para sí mismo. ( Yo mismo )

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9358
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Sab Jul 21, 2007 7:46 pm

¡Hola a todos!
David L escribió:
Pero Manstein no se lo permitió, como evidencia su conversación telefónica con Paulus el 23 de diciembre de 1942: [Paulus dijo a Manstein: "Herr Feldmarschall, le ruego que me ordene romper." Manstein respondió: "Paulus, no puedo darle semejante orden. Sin embargo, si usted decidiera actuar de su propia cuenta, haré todo lo que pueda para ayudarle
Pero visto esta declaración de Manstein..¿por qué no se decidió Paulus a intentar romper el cerco? ¿No lo estaba invitando claramente hacerlo?

Un saludo.
¡Hola, David!

Comparto los comentarios de Jesús, aunque prefiero calificar de vergonzosa (o de desvergüenza) la actuación de Manstein en su Verlorene Siege. En Stalingrado se equivocó y porfió en el error hasta que después intentó ayudar a Paulus para que Hitler aceptara la rendición del Sexto Ejército a los soviéticos. Pero ya era muy tarde para salir bien parado (excepto ante el público en general, rescribiendo la historia) de su cobardía moral y cínica ambigüedad, vicios que siguió fatigando en el futuro.

Quienquiera que haya estudiado un poco en profundidad la personalidad y el carácter del Generalfeldmarschall Friedrich Paulus, con certeza llegará a la conclusión de que este oficial del Generalstab no estaba bien dotado para mandar una formación de combate (mucho menos del tamaño de un ejército) en situaciones críticas. Le faltaba carácter, energía, iniciativa, confianza en sí mismo, experiencia en el mando de tropas en el frente.......e incluso carecía del grado requerido para mandar un ejército, pues cuando asumió el mando del Sexto Ejército (entonces la formación más poderosa de la Wehrmacht, con unos 330.000 hombres), Paulus sólo era Generalleutnant. Este nombramiento rompía las normas elementales que normalmente seguía la oficina de personal del OKH, produciéndose la anómala situación de que los comandantes de cuerpo del Sexto Ejército tenían grado superior al de Paulus. Para solventar esta anomalía se le ascendió más tarde a General der Panzertruppen con efectos retroactivos al 1 de enero de 1942, para que coincidiera con la fecha de su nombramiento como comandante en jefe del Sexto Ejército. El 30 de noviembre de 1942, cuando su ejército ya estaba cercado, fue promovido a Generaloberst, y el 31 de enero de 1943 a Feldmarschall.

Se especula que su nombramiento como comandante del Sexto Ejército fue tramado por el Feldmarschall von Reichenau, cuando éste fue nombrado comandante del Grupo de Ejércitos Sur en sustitución de von Rundstedt. Como se sabe, Paulus era el jefe de estado mayor de Reichenau en el Sexto Ejército. Sabiendo este último -sigue la especulación- que Paulus era un oficial débil de carácter e incompetente para el mando de un ejército, precisamente por ello buscó colocarlo al mando del Sexto Ejército para que él, Reichenau, pudiera seguir dirigiendo simultáneamente al Sexto Ejército (entre bastidores) y al Grupo de Ejércitos Sur, al que estaba subordinado el Sexto Ejército.

De todas formas, Reichenau -caso de ser acertada esa especulación- no podía conseguir su propósito sin la aquiescencia y complicidad de Halder.

Pero no cabe duda de que el OKH conocía la debilidad de Paulus, y por esta razón se preocupó de buscarle un jefe de estado mayor enérgico. El Feldmarschall von Bock dio su conformidad a la elección del Generalmajor Arthur Schmidt, y el 20 de junio de 1942 se hizo efectivo el nombramiento.

Luego, con el paso del tiempo (y especialmente en las situaciones comprometidas), no se sabía muy bien (permítaseme la malicia) quién mandaba el Sexto Ejército: si Paulus o Schmidt. El coronel Wilhelm Adam, edecán de Paulus, a espaldas de éste pidió al OKH (entonces con cuartel general temporal en Vinnitsa, Ucrania) que se sustituyera a Schmidt porque éste trataba a Paulus, en las conferencias, como a un alumno obediente en presencia de sus oficiales de estado mayor. Cuando Paulus se enteró del movimiento de Adam, tan sólo lo reprendió (Manstein, u otro comandante enérgico, lo habría fulminado).

Pero además, el mismo Paulus conocía sus limitaciones. Cuando Adam le dijo cómo habría actuado von Reichenau en su lugar (cuando comenzó la contra soviética del 19 de noviembre de 1942), Paulus le contestó con resignación: "Puedo imaginar que el temerario Reichenau habría roto el 19 de noviembre. Luego diría a Hitler, haga conmigo lo que quiera. Pero usted sabe, Adam, que yo no soy un Reichenau." (Wilhelm Adam, obra ya citada, p. 238, citado en Stein, obra ya citada, p. 127).

Y de todo esto y más, por supuesto, estaba enterado el propio Manstein. Por ello, su indirecta a Paulus, en la cita que ha referenciado David, fue una cobardía moral de envergadura realizada a través de una cínica ambigüedad, pues en el fondo lo que le estaba diciendo al pobre de Paulus (y utilizo el término "pobre" con todo mi respeto y hasta cariño) era que podía hacer aquello -el intento de ruptura- que él mismo era incapaz de ordenar hacer o no quería ordenar hacer: desobedecer a Hitler. Éste era todo el meollo del asunto.

Manstein era un mariscal de campo que mandaba un grupo de ejércitos al que estaba subordinado y del que dependía el Sexto Ejército de Paulus. Por encima de él sólo tenía a Zeitzler y a Hitler. Pero como dijo el general Heusinger al teniente coronel Heinrich Bücheler el 27 de noviembre de 1976: "La carta de Manstein a Paulus en el Kessel muestra la mentalidad y los pensamientos de un cabo, no los de un mariscal de campo." (G. Meyer, Adolf Heusinger, Dienst eines deutschen Soldaten 1915 bis 1964. Hamburg 2001, p. 204, en Stein, p. 140).

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2361
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Mensaje por David L » Dom Jul 22, 2007 3:07 am

Gracias Jesus2 y José Luis por vuestras interesantísimas respuestas. El "pobre" Paulus cargó con las responsabilidad del desastre, pero, por lo que dais a entender claramente, no debió él sólo asumir tan ingrata labor.

Un saludo.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9358
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Lun Jul 23, 2007 11:04 am

¡Hola a todos!
David L escribió:Gracias Jesus2 y José Luis por vuestras interesantísimas respuestas. El "pobre" Paulus cargó con las responsabilidad del desastre, pero, por lo que dais a entender claramente, no debió él sólo asumir tan ingrata labor.

Un saludo.
Como es evidente, Manstein no tuvo parte alguna en la gestación de la crisis del Sexto Ejército en Stalingrado, pero sí fue uno de los responsables del desastre final del ejército de Paulus. En el fondo, el mismo Manstein da la clave cuando trata el asunto del general Sponeck en Crimea casi un año antes en su Victorias Frustradas:

[El caso del conde Sponeck pone de manifiesto lo trágico del conflicto entre el deber de la obediencia y el propio criterio sobre las necesidades operativas en que con frecuencia se ven los jefes militares de elevada categoría. Saben que, en caso de desobediencia se juegan la cabeza; y, sin embargo, pueden hallarse en la necesidad de proceder en contra de lo ordenado. Es un conflicto que solamente a los soldados se les presente con tan crudos perfiles.]

Sponeck desobedeció las órdenes recibidas porque tuvo el coraje de decidir entre salvar de la destrucción a una división que estaba subordinada a su cuerpo de ejército o dejarla perecer. Eligió conforme a su conciencia.

Después de Stalingrado, cuando el Cuerpo Panzer SS lidiaba en Kharkov, su comandante Hausser también se vio obligado por su conciencia a desobedecer una orden de su inmediato superior (Lanz) y del comandante en jefe del Heer (Hitler) para igualmente salvar del desastre a las formaciones bajo su mando. Y gracias a ello, aunque Manstein no se lo reconoció en sus memorias, pudo el brillante mariscal de campo llevar a cabo su famosa contraofensiva de Kharkov.

Dos simples comandantes de cuerpo tuvieron el valor moral (pues el coraje físico les sobraba, al igual que a Manstein) de desobedecer órdenes de la superioridad. Pero un mariscal de campo alemán, Manstein, no tuvo la fortaleza moral suficiente para ordenar a Paulus que actuara, al menos, conforme a su conciencia. Prefirió que fuera el propio Paulus el que tomara esa decisión, sin que él se la consintiera oficialmente. De esta forma evitaba enfrentarse directa y abiertamente a Hitler, como así lo siguió haciendo en el futuro.

Un hombre cultivado en la historia como lo era Manstein (aunque ciertamente con asombrosas lagunas en política y geoestrategia) debía tener en cuenta -él, que dijo aquello de que los oficiales prusianos no se amotinaban y que tanto valor concedía al juramento de lealtad- los famosos ejemplos de la historia prusiana: el general de caballería Friedrich von Seydlitz (antepasado del no menos famoso Walter von Seydlitz, comandante del LI Cuerpo del Sexto Ejército de Paulus), quien desobedeció tres veces al celebérrimo Federico el Grande durante la batalla de Zorndorf en 1757. Cuando, en la tercera ocasión que desobedeció, Federico le dijo que su desobediencia le iba a costar la cabeza, el comandante le envió la siguiente respuesta: “Después de la batalla, Su Majestad. Mientras la batalla todavía esté en proceso, necesito mi cabeza para servir a Su Majestad.” (Goerlitz, History of the German General Staff) Luego, en el momento que le pareció oportuno, Seydlitz atacó y consiguió una gran victoria, siendo felicitado por el emperador. O el caso del Generalfeldmarschall Graf Yorck von Wartenburg en Tauroggen en 1812, demasiado famoso ya como para comentarlo aquí. O el ejemplo del general Groener, quien en 1918 le dijo a Guillermo II que el pueblo alemán y Alemania eran más importantes que el destino de un emperador, propiciando de esta manera la abdicación del emperador.

En cuanto a Paulus, en mi opinión él fue el gran culpable del trágico destino de sus hombres, pues era él quien, ya desde un principio, tenía el mando para evitar, al menos en parte, el desastre que se avecinaba ya antes de la operación soviética Urano del 19 de noviembre. Pudo haber ordenado a sus comandantes la ruptura ya en plena refriega y presentar (tal como según Adam haría Reichenau) ante Hitler (y ante quien fuese) su decisión como un hecho consumado. No creo que eso le costara la cabeza, aunque probablemente sí la carrera.

Tampoco se escapa Weichs como comandante del grupo de ejércitos al que estaba subordinado el Sexto. Ni tampoco Zeitzler como jefe del Generalstab des Heeres, pues aunque hizo todo cuanto fue posible para convencer a Hitler de la necesidad de abandonar Stalingrado, falló en su momento (19-22 de noviembre) en liberar a Weichs-Paulus de su atadura al Generalstab.

Y por supuesto, el mayor culpable de todos: Hitler. Führer del estado, canciller del Reich, comandante supremo de la Wehrmacht, comandante en jefe del OKH. Y luego, Göring, Jeschonnek, Gehlen (a pesar de que él se auto-exonera en sus memorias), en fin, un largo etcétera. Pero quienes tuvieron la oportunidad de evitar el desastre final, al menos en la amplitud que se dio, esos fueron, a mi juicio, los verdaderos causantes de la mayor tragedia en la historia del ejército alemán.

Por lo que respecta a la viabilidad operacional de la ruptura –la pregunta de Hernán-, es difícil pronunciarse sobre ello. Yo creo que pudo tener éxito (salvar la mitad del Sexto ya lo sería) durante el mes de noviembre, desde el mismo día del ataque soviético, reduciéndose las probabilidades de éxito a medida que transcurrían los días. Todavía en diciembre sería posible, especulo, con librar a una parte del Sexto (quizás un 20-30%). El hecho indiscutible es que se perdió todo el ejército (salvo los evacuados durante la existencia del cerco), y lo más trágico es que el mayor número de bajas del Sexto desde que se cerró el cerco (23 de noviembre), se produjo a partir del 10 de enero de 1943 o por esas fechas, cuando la salvación mediante la ruptura era ya materialmente imposible. Quedaba la rendición y quizás con ello la salvación, al menos en primera instancia visto lo que fue de los prisioneros en la realidad, de decenas de miles de hombres. Pero tampoco eso le fue permitido a Paulus, y tampoco Paulus fue capaz de ordenar eso.

En cuanto a lo del sacrificio (lo de que gracias a la resistencia del Sexto se retuvo a seis ejércitos soviéticos y con ello se “facilitó” la salvación del Grupo de Ejércitos A y quizás del Don), en mi opinión eso quizás sea cierto hasta diciembre, pero a partir de enero ya no. Por esas fechas las tropas del Cáucaso ya estaban prácticamente a salvo del aislamiento, pero además nadie se creerá que los ejércitos soviéticos operando en el área de Stalingrado iban a ser capaces de mudar de sector y operaciones sin el necesario periodo de planificación, reorganización, traslado y descanso, lo que en el mejor de los casos les llevaría un mes.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

HPG
Usuario
Usuario
Mensajes: 41
Registrado: Mar Sep 06, 2005 3:42 am
Ubicación: Buenos Aires

Mensaje por HPG » Mié Jul 25, 2007 4:06 pm

Hola a todos:

Cada vez que leo distintas opiniones con respecto a la gran responsabilidad de Stalingrado sigo en la misma laguna. Al principio responsabilizaba a Paulus, hoy teniendo más datos y puntos de vista sigo sumando responsables, que luego se desacreditan echándole la culpa a un superior. De Hitler no voy a dar opinión ya que en última instancia de él dependían la las operaciones del frente, pero me gustaría opinar sobre los demás, que si podían cambiar el curso de la Historia desobedeciendo ordenes, pero en este caso voy a tratar de realizar juicio desde mi punto de vista, y de cómo hubiera (o creo que hubiera actuado yo) en el lugar de cada uno de los actores en su situación.

Paulus: Como interpretar a un Hombre que tuvo en sus hombros la perdida de un ejército, que sus ojos vieron desfallecer miles de personas a su cargo por no tomar las decisiones correctas y desobedecer a sus superiores. Siempre tuve una actitud crítica con Paulus pero si me pongo en su lugar, siendo personalmente temeroso, con un carácter más de escuchar y obedecer que de tomar decisiones, creo que en el momento crítico me hubiera quedado en Stalingrado en noviembre de 1942 y tener en mis hombros la vida de todo un ejercito y la responsabilidad de las lagrimas de todas las familias de Alemania, ya que en última instancia es mi responsabilidad. Con esto no quiero decir que le quito la responsabilidad pero creo llegar a entender su espera y la verdad no me hubiera gustado estar en sus zapatos.

Manstein: En este caso siendo yo, Manstein, hubiera sido frontal, le hubiera comunicado a Paulus que no tenia posibilidades de llegar a abrir un corredor y que el abastecimiento aéreo era una empresa imposible, directamente le sugeriría que salga del Kessel y que tome la responsabilidad, ya que Hitler nunca se lo permitiría, luego creo que si no convenzo a Hitler de lo contrario hubiera renunciado a mi cargo. Lo que no creo es que después de la contienda en mis memorias me justificaría como lo realizó éste general, en todo caso asumiría mi equivocación.

Jeschonnek: Que gran responsabilidad tuvo esta persona en el desarrollo de Stalingrado afirmar que el abastecimiento aéreo era posible, eso no me lo perdonaría en mi vida y en este caso creo que me hubiera peleado con todo el mundo, llegando incluso a usar la fuerza, ya que prometer algo que afecta a tantas vidas puede sacar de mi persona lo peor. Creo tener entendido que Jeschonnek luego del desastre de Stalingrado se suicidó, esto no lo comparto, pero lo puedo llegar a entender.

Creo que estos tres casos son solo algunos de los que intervinieron en Stalingrado y responsabilizar a estas personas cuando sabemos los resultados de la contienda es más fácil que juzgarlos en el momento que tomaron las decisiones. Lo que sí afirmo que cada uno en su lugar pudo haber hecho otra cosa viendo que las decisiones de Hitler no eran ni para menos desacertadas

A la distancia creo que se me haría muy difícil tomar decisiones distintas a las que tomaron estas personas y por este motivo tengo que retractarme de mi actitud crítica y descalificadora que e tenido hacia la persona de Paulus cuando la verdad no sé si hubiera podido llegar a tomar decisiones distintas (por mi personalidad) a las de este pobre (en el sentido de la tragedia que tuvo en sus hombros) ser humano.

Me gustaría leer sus opiniones teniendo en cuenta cada uno su personalidad, que decisión hubieran tomado en el lugar, de algunos personajes que intervinieron en Stalingrado. Con esto puedo o podemos llegar tratar de entender como vemos cada una la Historia, desde distintos tipos de posiciones y que cada uno responda no de la posición correcta ante el caso, sino de lo que hubieran sido capaces de hacer desde su postura personal. Esto personalmente me ayudara a comprender las intervenciones de ustedes en el foro.

Saludos
Hernán

Responder

Volver a “Frente oriental”

TEST