Wernher von Braun

Todos los personajes de la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Responder
Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3175
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Wernher von Braun

Mensaje por Francis Currey » Mié Jun 15, 2005 7:57 am

Wernher von Braun: El padre de las V-2

En 1930, se enroló en el Instituto de Tecnología de Berlín y se inscribió en el club de cohetería Verein fur Raumschiffarht (Sociedad de Cohetes.) En esa época, debido a las limitaciones que imponía el Tratado de Versalles, impulsó a los militares a interesarse en el tema. El capitán de Artillería Walter Dornberger visitó la Sociedad de Cohetes y quedó tan impresionado con el entusiasmo de los jóvenes miembros que les dio un subsidio con el equivalente de 400 dólares americanos para investigar la factibilidad de usar de cohetes. Von Braun trabajó en el proyecto durante la primavera y el verano, pero el cohete falló en el momento de hacer la demostración ante los militares.

En 1932 a la edad de 20 años recibió su título de grado como Bachiller en Ingeniería mecánica. El capitán Dornberger había quedado tan impresionado con von Braun que lo contrató para dirigir la unidad de cohetes de artillería del ejército, brindándole oportunidad de conducir y desarrollar investigaciones científicas en motores cohete operados con combustible líquido. Dos años más tarde recibía su título de Doctor en física en la Universidad de Berlín.

En 1934, von Braun y Dornberger tenían un equipo con 80 ingenieros construyendo cohetes en Kummersdorf, situado a unos 100 Kms al sur de Berlín. El talento natural de von Bran como líder y su capacidad de retener enormes cantidades de datos sin perder de vista la perspectiva general de un proyecto, le permitieron alcanzar brillantes éxitos. En 1934 logró lanzar los cohetes Max y Moritz, exitosamente, hecho que le garantizó la aceptación de su propuesta para trabajar con un proyecto de despegue asistido por motores a propulsión a chorro para bombarderos pesados y aviones caza. Las instalaciones de Kummersdorff resultaron pequeñas para esa empresa y se le garantizó la construcción de nuevas instalaciones.

Se escogió Peenemunde ubicado en la costa del Mar Báltico. Ese sitio era lo suficientemente grande para lanzar y monitorar sobre rangos de hasta 320 Kms con instrumentos ópticos y eléctricos a los largo de su trayectoria y sin peligro de daños a personas o propiedades.

En esos tiempos Hitler había asumido el poder en Alemania y Hermann Göring dirigía la Luftwaffe. Dornberger realizó una prueba pública del cohete A-2 que logró un gran éxito, lo que hizo que llegaran grandes recursos económicos a Peenemunde lo que hizo posible el desarrollo de los cohetes A-3 y finalmente el A-4.

En 1943, Hitler decidió utilizar la A-4 como el "Arma de la Venganza" en retaliación por los bombardeos británicos a las ciudades alemanas y así, 14 meses después, el grupo de von Braun se encontró fabricando en serie los A-4 para bombardear Inglaterra. Cuando el primer cohete V-2 cayó sobre Londres, Hitler comentó, haciendo referencia a su pobre precisión, "el cohete funcionó perfectamente, excepto que aterrizó en el planeta equivocado."

Von Braun añoraba construir cohetes para dar la vuelta alrededor de la Tierra y llegar a la luna y debido a eso, fue perseguido y arrestado por la Gestapo su crimen fue inducir sueños frívolos en vez de concentrarse en construir armas para defender al III Reich. Dornberger convenció a la Gestapo para que soltara a von Braun con el argumento que Hitler no perdonaría que no se fabricaran las V-2 por la ausencia de von Braun.

De regreso en Peenemunde,l von Braun reunió a su equipo para decidir ante quien y donde se rendirían. La mayoría de los científicos les temían a los rusos, temían que los franceses los trataran como esclavos y pensaban que los ingleses no tenían suficiente dinero para mantener un programa de cohetes. Sólo quedaban los americanos. Von Braun y su equipo de 500 personas, robó un tren con papeles forjados, escondieron toda la documentación que pudieron en un túnel y se dirigieron a través de Alemania para rendirse a los estadounidenses.

Dándose cuenta de la importancia que tenían los científicos alemanes, los estadounidenses fueron a Peenemunde y Nordhausen y capturaron todos los cohetes V-2 y sus partes, así como los motores de aviones Jet. Más de 300 carros de tren fueron embarcados a Estados Unidos con todo el material incautado. Sin embargo, muchos de los integrantes del equipo de von Braun fueron capturados por los rusos y constituirían el equipo soviético que compitió con Estados Unidos, en la carrera espacial.

El 20 de Junio de 1945, el Secretario de Estado Cordell Hull aprobó la transferencia de los especialistas en cohetes de von Braun. La transferencia fue conocida como la Operación Paperclip (Clip de Papel). El nombre se derivó del número de clips que se usaron para unir los papeles y documentos relacionados con cada integrante del numeroso equipo de von Braun.

Von Braun y los demás científicos arribaron a la Base Aérea del Ejército en New Castle, al sur de Wilmington en Delaware. De ahí fueron transportados a Boston y luego embarcados al puesto del Servicio de Inteligencia del Ejército de Fort Strong, en la Bahía de Boston. De ahí con excepción de von Braun, los hombres fueron transferidos al Centro de Pruebas de Aberdeen en Maryland, para ordenar los papeles llevados de Peenemunde por las fuerzas americanas. Esos documentos les permitirían continuar con los experimentos.

Finalmente von Braun y los 126 científicos de Peenemunde, fueron transferidos a su nuevo hogar en Fort Bliss, Texas, unas amplias instalaciones del Ejército al norte de El Paso, bajo el mando del Mayor James P. Hamill. Los científicos se encontraron en una situación un tanto extraña, porque no podían dejar las instalaciones militares a menos que fueran escoltados. Ellos mismos de calificaban como PoP's o Prisioneros de Paz.

En Fort Bliss, se entrenaron a militares, industriales y personal universitario en las artes y técnicas de la cohetería guiada y ayudaron a ensamblar los cohetes V-2 llevados desde Alemania al Centro de Pruebas de White Sands en Nuevo México.

En ese tiempo, von Braun se casó con su prometida de 18 años María von Quirstorp, casándose en 01 de Marzo de 1947 en una iglesia luterana local. Su primera hija nació en diciembre de 1948 en el Hospital del Ejército en Fort Bliss. Adquirió la ciudadanía estadounidense el 14 de Abril de 1955.

En 1950 el equipo de von Braun se mudó al Arsenal de Redstone en Alabama, donde construyeron el complejo misilístico del ejército Júpiter. En 1960 fue transferido a la recién creada NASA y recibió la orden de construir los gigantescos cohetes Saturno. Von Braun se convirtió en Director del Centro Espacial Marshall de la NASA y en el arquitecto jefe del proyecto Saturno V que llevaría a la luna al primer ser humano. Von Braun fue luego transferido a Washington para dirigir la estrategia de la NASA. Dos años después se retiraba e iba a trabajar para Fairchild Industries en Germantown, Maryland.

Wernher von Braun murió en Alexandria Virginia el 16 de Junio de 1977.

Fuente: Exordio

Avatar de Usuario
Calígula
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 666
Registrado: Jue Jul 14, 2005 11:25 pm
Ubicación: No se dice este país, sino ESPAÑA

Wernher von Braun

Mensaje por Calígula » Sab Jul 16, 2005 1:12 am

Nacio en Alemania el 23 de marzo de 1912 en Wirsitz (Hoy dia Polonia) y fallecio el 16 de junio de 1977 en Alexandria (Estados Unidos)

Su padre fue el Barón Magnus Maximilian von Braun, un noble alemán, y su madre la Baronesa Emmy von Quirstorp.
Desde pequeño, von Braun se enamoró de las posibilidades de la exploración espacial a través de las novelas de Julio Verne y H. G. Wells y también a través de trabajos científicos de Hermann Oberth, cuyo estudio clásico, Die Rakete zu den Planetenräumen (Al Espacio en Cohete), alentó a von Braun a estudiar diferentes cálculos y trigonometría para comprender la física de la cohetería.

En sus años de adolescente, von Braun, interesado en los vuelos espaciales se unió a la sociedad de cohetes alemana, Verein für Raumschiffahrt (VfR) en 1929. En 1930, se enroló en el Instituto de Tecnología de Berlín y se inscribió en el club de cohetería Verein fur Raumschiffarht (Sociedad de Cohetes.) En esa época, debido a las limitaciones que imponía el Tratado de Versalles, impulsó a los militares a interesarse en el tema. El capitán de Artillería Walter Dornberger visitó la Sociedad de Cohetes y quedó tan impresionado con el entusiasmo de los jóvenes miembros que les dio un subsidio con el equivalente de 400 dólares americanos para investigar la factibilidad de usar de cohetes. Von Braun trabajó en el proyecto durante la primavera y el verano, pero el cohete falló en el momento de hacer la demostración ante los militares, fallo si, pero el profecto fue un exito

Dos años más tarde obtuvo su Doctorado en Física por la Universidad de Berlín. En su búsqueda por desarrollar grandes cohetes se enroló en el ejército alemán para desarrollar misiles balísticos. Cuando Adolf Hitler llegó al poder en 1933, von Braun siguió trabajando en el ejército.

Mientras seguía en su trabajo, von Braun obtuvo un doctorado en ingeniería aeroespacial el 27 de julio de 1934. Durante la década de 1930 siguió desarrollando cohetes para el ejército alemán, y para 1941 sus diseños que se habían desarrollado para mísiles balísticos se convertirían en la famosa V-2 (la V venia originada de una palabra del Aleman VERGELTUNGSWAFEEN, que significa arma de represalia). El equipo de ingenieros de von Braun trabajaban en un laboratorio secreto en Peenemünde (hoy dia con el sobrenombre de "la ciudad de los cohetes), sobre la costa báltica.


La V2 apunto de ser lanzada

La V-2 fue la precursora de los cohetes espaciales usados por Estados Unidos y la Unión Soviética. La primera vez que fue empleada fue en septiembre de 1942 contra objetivos en Europa, siguientes lanzamientos fueron utilizados contra Bélgica, Francia y Londres.
En 1943, Hitler decidio usar la A4 como arma de venganza, en relacion a los bombarderos de los aliados sobre las ciudades Alemanas
A partir del 8 de septiembre de 1944 las fuerzas alemanas lanzaron V2 contra las ciudades de los aliados, especialmente Amberes, Bélgica y Londres, Inglaterra. Para el fin de la guerra se habían lanzado 1.155 V2 contra Inglaterra y otros 1.625 contra Amberes y otros objetivos continentales. El sistema guía de estos mísiles era imperfecto y por lo tanto muchos no lograron llegar a su objetivo, sin embargo, la ventaja principal de la V2 era que impactaban sin dar señales de alarma, por lo que no había un mecanismo de defensa efectivo. Como resultado de esto, la V2 constituía un factor de terror más allá de sus capacidades.

Hacia principios de 1945 era obvio que Alemania no lograría la victoria de la Guerra, por lo que von Braun empezó a planificar su futuro de posguerra. Von Braun preparó la rendición ante las fuerzas norteamericanas y se entregó junto a 500 de los científicos más importantes de su equipo junto a diseños, y vehículos de prueba. En los quince años siguientes, von Braun trabajó para el ejército de los Estados Unidos en el desarrollo de mísiles balísticos.

Debido a la novedosa tecnología de las V2, von Braun y sus asistentes principales eran considerados celebridades dentro de las fuerzas armadas. Como parte de un proyecto secreto llamado Project Paperclip (Proyecto Sujetapapeles) él y su equipo fueron sacados de una Alemania derrotada y fueron instalados en Fort Bliss, Texas. Allí trabajaron con cohetes para el ejército de Estados Unidos y los lanzaban en el Terreno de Pruebas en White Sands, Nuevo México. En 1950 el equipo de von Braun se mudó al arsenal de Redstone Arsenal, cerca de Huntsville, Alabama, donde construyeron para el ejército el misil balístico Júpiter, y los cohetes Redstone usados por la NASA para los primeros lanzamientos del Programa Mercury. En 1960 su centro para el desarrollo de cohetes fue transferido del ejército a la NASA y allí se les encomendó la construcción de los gigantes cohetes Saturno, siendo el más grande de ellos el que puso al hombre en la Luna. Von Braun se convirtió en el director del Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA y el principal arquitecto del Saturno V, que durante los 1969 y 1972 llevarían a los estadounidenses a la Luna.




En la década de 1950 von Braun ya era conocido en los Estados Unidos y actuaba como el vocero de la exploración espacial de ese país. En 1952 ganó mayor publicidad gracias a sus artículos sobre temas espaciales publicados en Cullier, el periódico semanal de mayor importancia en aquellos días. Su nombre también pasó a ser parte cotidiana a través de su participación en tres programas de televisión de Disney dedicados a la exploración espacial.

En 1970 la NASA le pidió que se mudara a Washington, D.C. para liderar el plan estratégico de la agencia. Si bien dejó su casa en Huntsville, Alabama, sólo trabajó para la NASA por otros dos años para retirarse y se fue a trabajar a Fairchild Industries en Germantown, Maryland. Afectado de un cáncer incurable, se retiró de Fairchild el 31 de diciembre de 1976. Seis meses después moriría.

Se había casado el 1 de marzo de 1947 con Maria von Quirstorp, con quien tuvo dos hijas, Iris y Magrit y un hijo, Peter. Obtuvo la ciudadanía de los Estados Unidos el 14 de abril de 1955.

Avatar de Usuario
V.Manstein
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 771
Registrado: Lun Jun 13, 2005 6:28 pm
Ubicación: Cantabria/Canarias

Mensaje por V.Manstein » Mié Ago 03, 2005 11:01 am

Por cierto, Maria Von Quirstorp además de su esposa era su sobrina. Los 126 Peenemundeses tenían un status extraño en los USA y se les denominó POPs ( Prisioneros de Paz,en contraposición a los POW); aquí tienen a los entusiasta muchachos que cambiaron de uniforme y bandera de la noche a la mañana:


Imagen
Soldat im 20.Jahrhundert

Avatar de Usuario
Álvaro
Miembro
Miembro
Mensajes: 336
Registrado: Sab Oct 21, 2006 9:24 pm
Ubicación: Tenerife, España

Mensaje por Álvaro » Dom Abr 15, 2007 10:19 pm

Podría añadir algo más de memoria.

Mientras la U.R.S.S. construía con científicos alemanes capturados V-2 y las mejoraba, EE.UU. dejó de lado los cohetes confiando en bombarderos de largo alcance para bombardeos estratégicos y ataques nucleares.

Mientras tanto, Von Braun se encontraba con otros científicos sin proyectos que diseñar y dando charlas por las universidades sobre los cohetes. Esto cambió con el inicio de la carrera espacial.

Saludos.
…y ahora ellos estarán diciendo ¡***, es el Hijoputa de Patton otra vez!
Y sí, es el Hijoputa de Patton, que ha vuelto.
(George Smith Patton)

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Mensaje por Shindler » Mié Jul 25, 2007 8:38 pm

Hola, para complementar en algo éste estupendo trabajo y aportar un poco más, les ofrezco cuatro puntos interesantes extraidos de la Biografía de Von Braun , trabajo realizado para "Los Hombres de la Historia" por Juan de Urgull, páginas 93 a la 97.

Los puntos son;
1-De Plotensee a Peenemunde
2-La guerra y la V2
3-Bombas, bombas...
4-La huída

1-De Plotensee a Peenemunde

Aquella misma primavera, el campo de Ploetensee recibe la visita de tres militares. Pertenecen a los servicios de armamentos de la Wehermacht. Uno de ellos es el entonces capitán Walter Dornberger. Han oído hablar de los experimentos que efectúa el grupo y quieren presenciar una prueba. Wernher von Braun y su gente se esmeran como nunca, pero el diablo mete su cola y el lanzamiento fracasa. Aun así, los visitantes no pierden su interés por Ploetensee. Recorren sus instalaciones, observan su organización, estudian lo realizado por el grupo hasta entonces. Y el capitán Dornberger explica a von Braun las razones de este interés; "Queremos ver qué posibilidad existe de crear una arma nueva, no prohibida por el tratado de Versalles". Hitler no ha alcanzado todavía el poder. El muy discutido tratado sigue vigente.

En su entrevista con Lang, von Braun hizo un comentario significativo sobre este asunto.
"¿Que quiere?. No nos interesaba mucho aquella propuesta. Lo único que nos interesaba era la exploración del espacio axterior. Pero necesitábamos dinero."

No es un comentario de una elevada tónica moral. Mas ya se sabe que la necesidad tiene cara de hereje y, como consecuencia de aquella visita, los entusiastas de la astronáutica se convirtieron en fabricantes de armamentos.

Dornberger y von Braun se entendieron perfectamente. Llegado el otoño de 1932, se abandonó el modesto campo de Ploetensee, todo el programa coheteril pasó a la jurisdicción militar y el "joven prodigio" fue nombrado jefe técnico de la estación experimental de Kummersdorf, un polígono de tiro para la artilleríasituado al sur de Berlín. El cohete se presentaba allí dispuesto a competir con el cañon.

Año 1933. Hitler sube al poder. La organización sigue trabajando. Ahora, con muchos más medios. Crea un cohete de trayectoria estabilizada por un giroscópo, primeramente instalado en la cabeza del artefacto luego en el centro del cuerpo. Pero el vuelo libre no pasa todavía de los dos mil metros.

Año 1934. Fallece Hindemburg y Hitler se proclama canciller del Tercer Reich. Alemania es un hervidero. Hay por todas partes camisas pardas y brazos en alto,, con muchos golpes de talón y muchos Heil Hitler. El ambiente internacional se enrarece rápidamente. Dornberger, que obtiene varios ascensos, sigue explicando en las esferas militares las muchas posibilidades del cohete, según está siendo perfeccionado poco a poco en Kummersdorf bajo un riguroso secreto, y von Braun continúa sus estudios teóricos. Obtiene finalmente su título de doctor en c iencias por la Universidad de Berlín. Será en adelante un Herr Doktor.
Es algo que viste mucho en un país que atribuye suma importancia a los grados académicos y profesionales. Procura respetabilidad a un jóven de 22 años, muy alto (1,85m) y apuesto, pero de escaso porte militar.

Año 1936. Dornberger, hombre tenaz , tiene pleno éxito en sus gestiones. Consigue un crédito de muchos millones de marcos para estalecer en Peenemunde, entre Rostock y Stettin, al amparo de las nieblas y nubes del Báltico, una estación experimental mucho más amplia que la de Kummersdorf. Producir "un arma capaz de llevar una gran carga explosiva mucho más allá del alcance de la artillería".
Y a Peenemunde van Wernher von Braun y su gente. La estación estará bajo la dirección militar de Dornberger y la dirección técnica del joven doctor. El tratado de Versalles no es más que un trozo de papel. El Sarre ha vuelto al regazo de Alemania. La Italia de las camisas negras se ha adueñado de Etiopía. Y es el mismo año en que Hitler ordena a sus tropas QUE OCUPEN los territorios alemanes que han sido desmilitarizados y en que estalla la guerra civil española, en la que Hitler y Mussolini van a intervenir decididamente. La tensión en Europa sigue en aumento. ¿Cómo "apaciguar" al Fuhrer y al Duce, tan dados a denuestos contra las "naciones plutocráticas" como a las arengas anticomunistas?
En Peenemunde, van a comenzar unos años febriles. ¿Quien se acuerda ya de la astronáutica?


Continúa...
Próximo tema; La guerra y la V2

Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Mensaje por Shindler » Vie Jul 27, 2007 7:50 pm

La guerra y la V2

Peenemunde, es un lugar bien elegido, muy recoleto, frente a la desembocadura del Peene, en una isla llana y poco atrayente, junto a Usedom, al abrigo de las miradas de los curiosos. Todo se militariza. Hitler asesorado por su estado mayor, ha dado carta blanca. Cohetes, cohetes... Alla va el general Karl Becker, un eminente especialista en balística. Allá va el ya coronel Dornberger. Allá va el doctor von Braun y su ya muy nutrida legión de colaboradores y técnicos. ¿No podría ser muy útil profesor Oberth? Se lo llama y se presenta. No parece muy entusiasmado. "¿Qué le pasa, Herr Professor? ¿No se siente a sus anchas en este ambiente? ¿No es ésto lo que usted quería? Bien, bien, váyase a soñar con sus estrellas. Ya le pediremos consejo cuando lo juzguemos necesario. No queremos aquí caras largas".

Cohetes, cohetes... El ritmo es febril. Se proyectan, diseñan, fabrican y ensayan toda clase de artefactos, cada vez más poderosos. El A-1; el A-2; el A-3... Con resultados muy satisfactorios.
Si el A-1 alcanzó los 1900 metros, el A-3 llegó a los 12000.
Se idea el A-4, que será el futuro V-2. Causa en un principio muchas decepciones. Se registran algunos graves accidentes. Especialmente durante una demostración ante el estado mayor de la Luftwaffe. Ninguno de los tres A-4 preparados se luce. O se niegan a abandonar el suelo o estallan prematuramente. Hasta que, en 1938, el mismo año de la anexión de Austria al Tercer Reich, del pacto de Munich y de la ocupación de las tropas alemanas de la región de los Sudetes, en Checoslovaquia, se obtiene un A-4 prometedor. Lanzado verticalmente, orientado por timones en la corriente del chorro (una idea, por cierto,expuesta por Tsiolkovski), se llega a los veinte kilometros.

¡Cuánto tuvieron que trabajar von Braun y su gente para obtener este resultado! Hubo que introducir muchas modificaciones en el proyecto inicial. Se cambió el sistema de refrigeración de la cámara de combustión. Se cambió el sistema de alimentación, mediante el ingenioso empleo de bombas centrífugas accionadas por una turbina a vapor, obtenido éste por la reacción de permanganato de calcio en el agua oxigenada concentrada. Había muchos químicos entre los colaboradores del joven doctor Wernher. Entre ellos, su hermano Magnus, el benjamín de la familia, recién salido de la universidad. Todos los comienzos son difíciles.

Pero había que darse prisa, porque la guerra se echaba encima. Corría el año 1939. Había terminado la guerra civil española con el triunfo de Franco, el buen amigo del Fuhrer y del Duce. Las fuerzas alemanas habían entrado en Checoslovaquia. Había surgido la cuestión de Danzig. Toda Alemania era un campamento armado. ¿Hacia el Este o el Oeste? Hitler lo decidiría. No tardó en hacerlo. Inopinadamente, se suscribió el pacto germano-soviético de no agresión y llegó la hora de la crispante Polonia. Era el comienzo de la conflagración general.

Cohetes, cohetes... Wernher von Braun y su gente no descansan. Pero la tarea es difícil y exige tiempo. En todo caso, hay que ayudar al Fuhrer, genial conductor del Herrenvock. Parece irresistible. El año 1940 es un año de victorias nazis espectaculares. Se produce pronto el Drang nach Westen, la marcha hacia el Oeste. Caen en rápida sucesión Dinamarca, Noruega, Holanda, Bélgica y Francia. Las fuerzas Británicas, acorraladas en Dunkerque, tienen que abandonar todo su material y refugiarse maltrechas en la isla. Londres es sometida a durísimos bombardeos. ¡Lástima grande que el A-4 no esté todavía lo bastante perfeccionado!

Sea como fuere, Wernher von Braun decide afiliarse al Partido Nacional Socialista. Será un nazi más. Gritará ¿Heil Hitler!, levantará el brazo en rígido saludo a la romana y aprenderá la técnica de los golpes de talón, mucho más fácil, desde luego, que la de los cohetes. ¿Que le hace tomar esta decisión? ¿Ha sido contagiado por el ambiente? ¿Está de acuerdo con las ideas nazis? ¿Acepta las atroces persecuciones contra los judíos, por muy ario que pueda sentirse un von Braun y von Quistrop? ¿Es simplemente que se dice que "París bien vale una misa", como lo había dicho en Ploetensee? Aun así, Hitler parece perder interés en la cohetería. Retira personal de Peenemunde. Necesita técnicos en otras partes.

Es que el conflicto sigue generalizándose. Los británicos no se han rendido y, en la llamada "Batalla de Inglaterra", la Luftwaffe ha tenido grandes pérdidas. Hay que cambiar los planes. Se emprenderá un Drang nach Osten, una marcha hacia el Este. En Junio de 1941, se inicia la invasión de la Unión Soviética. Y a fines de año, con el ataque contra Pearl Harbor, el Japón y Estados Unidos entran en la trágica danza. Los cohetes de von Braun quedan un tanto olvidados.

Año 1942. Es el año de pleamar nazi. Las fuerzas alemanas están a las puertas de Leningrado, Moscú y Stalingrado y en las estribaciones del Cáucaso. Es también el año de la máxima dominación de las fuerzas del eje. Pero es igualmente el año en que comienza el descenso de la marea. Porque es el de las batallas de Stalingrado y El Alamein y del desembarco de las fuerzas aliadas en los dominios franceses del Norte de Africa. Dornberger, ya general, y von Braun visitan a Hitler en su puesto de mando en Prusia Oriental. Le dicen que el A-4 está muy perfeccionado y puede ser un arma terrible. No consiguen interesarlo. Regresan a Peenemunde muy cariacontecidos, pero decididos a probar con hechos sus asertos.

Año 1943. La marea nazi desciende rápidamente. La situación militar del Tercer Reich se está haciendo angustiosa. Y, en esta misma fecha, Dornberger y von Braun demuestran las "Virtudes" de su perfeccionado A-4. El cohete es veinte veces mayor que el de 1938, lleva en cinco minutos una tonelada de altos explosivos a 350 kilómetros de distancia, no puede ser detenido ni desviado después del disparo y cabe lanzarlo desde cualquier cuadrado de ocho metros de lado de tierra firme. Es efectivamente, un arma terrible.
Esta vez, Hitler se entusiasma. Como, por su parte, la Luftwaffe ha creado la "bomba voladora", con un alcance de unos 250 kilómetros, habrá dos Vergeltungswaffen, dos "armas de la venganza". La 2bomba voladora" será la V-1. El A-4 será la V-2. Se dan órdenes para que ambas sean producidas en masa.

Continúa...
Próximo punto; Bombas, bombas...

Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Mensaje por Shindler » Mié Ago 01, 2007 6:46 pm

Bombas, bombas...


Año 1944. Sigue empeorando rápidamente la situación militar del Tercer Reich. Hitler pone sus esperanzas en las Vargeltungswaffen, a cuya producción en masa se dedican un conjunto de fábricas e instalaciones. Especialmente, se confía mucho en Peenemunde, a pesar de los bombarderos a que comienza a estar sometido por la aviación aliada. En febrero, se registra un oscuro episodio. Heinrich Himmler, el poderoso jefe de la Gestapo, trata de poner bajo su jurisdicción todo el programa de las V-2. Se crea un ambiente tenso. Himmler ordena el arresto de von Braun, al que acusa de que pretende fugarse a Inglaterra con planos y proyectos. Intercede Dornberger ante Hitler y von Braun recupera su libertad y su puesto de director técnico de Peenemunde. ¿Qué ha pasado, en realidad? Todo es confuso. Hay ya en Alemania muchas señales de descomposición.

Dia D, 6 de Junio. Comienza la invasión aliada del continente europeo, con grandes desembarcos en Normandía. Y casi simultáneamente, las V-1 entran en acción desde cientos de rampas de lanzamiento organizadas a lo largo de las costas del norte francés y de Bélgica y Holanda. La zona meridional de Inglaterra es duramente bombardeada.

¿Qué eran las V-1? No eran cohetes. Creadas por la fuerza aérea alemana, eran, según se las definió, "perfectas equivqlencias del torpedo naval". Se revelaron muy efectivas y atormentaron durante meses a los ingleses. Obligaron a las fuerzas aliadas a apresurar la liberación del norte de Francia, Bélgica y Holanda para poner término a aquel cruel y desmoralizador hostigamiento.

El avance aliado continúa. París es liberado a fines de Agosto. Todavía no ha entrado a fines de agosto. Todavía no ha entrado en acción la V-2. Lo hace exactamente el 6 de Setiembre. Con un disparo sobre el París recién liberado. La terrible explosión causa grandes destrozos y muchas víctimas. Hay cierto desconocierto en el campo aliado. Pero pronto estima que no se trata de la obra de un cañón gigantesco, sino la de alguno de los artefactos que se han estado preparando en Peenemunde.

Años después, von Braun diría al New Yorker: "sentimos un vivísimo y genuino pesar al ver que nuestro proyectil, hijo del idealismo, se había incorporado a la bárbara tarea de las matanzas. Lo habíamos proyectado para que iluminara la senda que lleva a otros planetas, no para que destruyera el nuestro".

Fuera o no fuera genuino al pesar, no impidió que seis días después comenzara un nuevo suplicio para Londres. Llovieron las V-2 sobre la capital británica. No había modo de interceptarlas, aunque, cuando llegaban de día, cabía verlas. Describían una trayectoria en arco, alcanzaban una velocidad de casi dos kilómetros por segundo y una altitud de más de cien kilómetros y, si caían en un barrio residencial de edificaciones relativamente frágiles, devastaban una manzana entera. Algunas de ellas, muy pocas, fueron alcanzadas por la artillería antiaérea o los cazas. No eran proyectiles muy precisos, pero el blanco era muy vasto. Amberes y otras ciudades compartieron el suplicio de los londinenses. A la terminación del conflicto, habían sido arrojados casi cuatro mil de estos proyectiles por baterías cuyos artilleros habían sido adiestrados por personal de Peenemunde.

"Si las V-2 hubiesen entrado en acción algún tiempo antes (comentó Dwight Eisenhower) , hasta cabe dudar que hubiéran sido posibles nuestros desembarcos en Normandía. Los bombardeos a que nuestra aviación sometió a las instalaciones de Peenemunde nos fueron utilísimos".
Hay algo más. En Peenemunde, se estaba trabajando ya en la creación de cohetes (los A-9 y A-10) capaces de llevar veinte toneladas de explosivos a más de cinco mil kilómetros de distancia, de modo que pudieran ser alcanzadas. Estaban en gestación los IBCM, los llamados proyectiles balísticos intercontinentales. Cierto es que también se estaban creando en Estados Unidos las bombas atómicas, cuyo terrorífico poder pronto quedaría de manifiesto en el total arrasamiento de Hiroshima y Nagasaki. Fué sin duda buenísima cosa para que toda la humanidad que la segunda guerra mundial no se prolongara.


Continúa...
Próximo punto; La huída

Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Mensaje por Shindler » Lun Sep 03, 2007 5:34 pm

Hola a todos, continuando con algunos aspectos de la vida de Von Braun (y disculpen la demora) finalizo aquí ésta exposición con el capítulo final de Von Braun en la SGM, la inteligente huída de Peenemunde para no caer en manos de los Soviéticos y ésto le llevaría hacia un mundo nuevo lleno de proyectos y reconocimientos.


La huída

La Vergeltungswaffe Ein y la Vergeltungswaffe Zwei llegaron demasiado tarde para que Hitler, destinado a perecer miserablemente en el refugio de la cancillería de Berlín, se vengara. No pudieron impedir el desastre final. Los aliados, por el oeste, y los soviéticos por el este, habían penetrado en Alemania. El mismo Berlín estaba amenazado por el Mariscal Zhukov. El Tercer Reich se desmoronaba.
En Peenemunde, constantemente visitado por la aviación aliada, la inquietud aumentaba día a día. Se vivía en los refugios y se trabajaba en instalaciones subterráneas. Se comentaban los acontecimientos en voz baja, entre los íntimos, no fuera que cualesquiera fanáticos, que los había, lanzaran el grito de "¡Traición!" No faltaba la información, especialmente la que la BBC difundía desde el martirizado Londres. Se advertían ya diferencias muy serias entre los que iban a ser indudablemente los vencedores de la guerra. Había muchos recelos mutuos entre los aliados, por un lado, y los soviéticos por otro. Se sabía además el muchísimo interés que los invasores de Alemania tenían por los secretos de la tecnología bélica del tercer Reich. En estas condiciones, ¿podría permitirse que fueran los bolcheviques quienes se adueñaran de cuanto Peenemunde contenía? Todo indicaba que iban a ser los primeros en llegar allí. Y ¿era agradable la perspectiva de convertirse en prisioneros de los rusos, de quienes habían sido tratados con tanto rigor como invadidos? Se trata de que las alturas autoricen un traslado en el momento oportuno. Pero ¿existen aún alturas? Todo se desintegra y se parece cada vez más a un "¡Sálvese el que pueda!" Se trazan planes en Baviera. Por allí están entrando los norteamericanos. Son sin duda los que se mostrar´jian más "comprensivos".

Marzo de 1945. Los Rusos avanzan por la Pomerania, a marchas forzadas, sin que nadie, salvo unos cuantos insensatos que todavía esperan un milagro del Fuhrer, les opongan resistencia. ¡Las avanzadas soviéticas están a menos de 150 kilómetros de Peenemunde! No se puede esperar más. Se ponen en práctica los planes. "¡Pronto, pronto! Hay que trasladarse a Baviera. Orden de la superioridad. Hay que llevarse cuanto se pueda y destruir cunato no se pueda llevar. En Peenemunde, no debe quedar nada en pie."
Una tras otra, las cargas explosivas completan la obra de la aviación aliada. Y, con Dornberger y Von Braun al frente, una larga caravana de coches y camiones inicia el viaje de norte a sur, a través de Alemania. Por Mecklenburgo, el Brandenburgo, Turingia... Es un viaje sin tropiezos. Virtualmente, no hay controles. ¿Que desorden! ¿Queda algo del Tercer Reich?.

Ya en Baviera, Dornberger, von Braun y sus 400 colaboradores (en Peenemunde solo han quedado unos cuantos fatalistas y desorientada gente de tropa) , se instalana en los hoteles de un centro turístico, con objeto, según diría luego Von Braun, "de ocultarse de las fanáticas SS y de esperar la captura". ¡Por dónde andan los norteamericanos? Pronto se sabe que quienes se acercan, virtualmente sin lucha, si se exceptúan las "locuras" de algunos francotiradores que optan por morir luchando, son elementos de la 44a división del ejército de Estados Unidos.

Wernher Von Braun no comete ninguna locura. Sabe, como creador de la V-2, lo mucho que su persona interesa a los norteamericanos. Sabe que, con las vanguardias invasoras, van equipos de técnicos, con la misión de develar secretos e interrogar a especialistas y científicos. Es la llamada Paperclip Operation, la "Operación abrazadera". Sabe igualmente que hay un interés especial en la cohetería, de la que han salido armas tan temibles. Espera muy tranquilo los acontecimientos. Anima con bromas a sus compañeros. "¡Cuidado! (les dice). Ahora, no hay que gritar ¡Heil Hitler! ni saludar a la romana"

Envía a su hermano Magnus a que informe a los norteamericanos que están a punto de hacerse con un riquísimo botín. Magnus arregla las condiciones de la rendición con los invasores y éstos acuden a los hoteles. ¿Será verdad que va a caer en sus manos poco menos que todo Peenemunde? El sargento Bill O'Hallaren, del servicio de relaciones públicas de la 44a División, contó después la escena:
"En un principio no quisimos creerlo. ¿No nos estaban engañando? No nos inmaginábamos que pudiera ser así el creador de la V-2 y el jefe de un formidable equipo de científicos, técnicos y especialistas. Nos parecía demasiado joven, demasiado grueso y demasiado alegre para tal cosa"

Wernher Von Braun fue pronto trasladado al campo especial para sabios alemanes que los norteamericanos habían organizado en Garmisch-Partenkirchen. De allí fué llevado a Londres, para que fuera interrogado por técnicos británicos. Pero no se soltó tan espléndida presa. Se la trasladó de nuevo a Alemania. ¿Quien mejor que Von Braun para explicar cuanto contenía la fábrica subterránea de V-2 que hasta hacía muy poco había estado funcionando en Niedersachswerfen? Había allí una riqueza deslumbrante: más de 300 vagones con componentes de la V-2, suficiente para un centenar de cohetes completos.

Se trató al joven y genial científico con toda clase de miramientos. Especialmente, desde que se mostró dispuesto a colaborar en todo, como el más perfecto demócrata y antinazi. Hasta señaló que estaba convencido de que muchos de sus compañeros lo seguirían a cualquier sitio donde pudieran continuar las tareas interrumpidas por el desastre. ¿Se estaba diciendo una vez más que "París bien vale una misa"? En todo caso, no se podía tratar a un hombre así como a un prisionero. Se le ofreció un contrato por un año (renovable, si valía la pena) con el ejército de los Estados Unidos. Wernher Von Braun aceptó y pidió que se hiciera otro tanto con muchos de sus colaboradores, a los que juzgaba indispensables. Se accedió a todo.
En Septiembre de 1945, Von Braun se trasladó en avión a Estados Unidos. Le seguirían 150 de sus antiguos compañeros de Peenemunde. Iba a comenzar para él una nueva vida.


Imagen
Von Braun (der) y su amigo Dornberger (izq)
http://www.donaldedavis.com



Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
Álvaro
Miembro
Miembro
Mensajes: 336
Registrado: Sab Oct 21, 2006 9:24 pm
Ubicación: Tenerife, España

Mensaje por Álvaro » Mar Sep 04, 2007 3:56 pm

Como siempre Shindler, exelente. Saludos.
…y ahora ellos estarán diciendo ¡***, es el Hijoputa de Patton otra vez!
Y sí, es el Hijoputa de Patton, que ha vuelto.
(George Smith Patton)

Avatar de Usuario
Stalker
Miembro
Miembro
Mensajes: 289
Registrado: Mié Ago 06, 2008 9:18 pm
Ubicación: Munich

Mensaje por Stalker » Mar Sep 09, 2008 4:46 pm

Un buen tema sobre el mejor ingeniero de cohetes
Excelente
La guerra es la continuacion de la politica por otros medios.

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3707
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: Wernher von Braun

Mensaje por Audie Murphy » Dom Jun 28, 2009 11:44 pm

"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"

Avatar de Usuario
BlackLab
Colaborador económico
Mensajes: 175
Registrado: Mar Jun 30, 2009 7:31 pm
Ubicación: Mexico Zona Norte

Mensaje por BlackLab » Mié Jul 29, 2009 8:06 am

Shindler escribió:En Septiembre de 1945, Von Braun se trasladó en avión a Estados Unidos
Cierto, aunque hay algunas lagunas en la cronologia de su entrada a Estados Unidos , para todos los fines legales, Wernher Von Braun oficialmente declaro a Mexico como puerto de entrada a el pais de las 'barras y estrellas"
ImagenImagen ImagenImagenImagen





"De acuerdo a toda la informacion de inteligencia reunida, los alemanes no podrian atacarnos en estos momentos, no seria logico......entonces, significa que lo haran, preparemonos"
George S. Patton en el Teatro Europeo de Operaciones

Skipper
Usuario
Usuario
Mensajes: 1
Registrado: Lun May 16, 2011 5:40 pm

Wernher von Braun

Mensaje por Skipper » Jue May 19, 2011 11:19 pm

Solo quiero daros mi eterna gratitud a todos los foristas que habéis participado en este apartado ,gracias a vosotros he podido hacer un trabajo de uno (para mi gusto) de los personajes más carismáticos de la guerra y la postguerra. :sgm120:

Responder

Volver a “Biografías”

TEST