Economía de guerra británica

Historia económica

Moderador: Schwerpunkt

Responder
Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9551
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Economía de guerra británica

Mensaje por José Luis » Mar Jun 28, 2005 9:00 am

¡Hola a todos!

Bueno, pues he abierto este topic en el Foro del Gran Capitán, y como me han pedido que lo abra también aquí, pues eso, lo iré compaginando en ambos foros. ¡Bendito copy/paste!

Conocer las medidas en política económica tomadas por los gobiernos de las naciones beligerantes al estallido de la IIGM es un paso necesario para poder comprender un poco mejor la posterior evolución de la guerra. Con este post inicio un topic sobre la economía de guerra de Gran Bretaña e invito a mis compañeros a que aporten estadísticas oficiales y sus comentarios.

Unos cuantos datos sobre gastos de defensa, población y distribución de mano de obra.


Gasto total de Defensa:

• 1935-1936: 137 millones de libras esterlinas
• 1936-1937: 186
• 1937-1938: 262
• 1938-1939: 400

El último año de paz (1937-1938) el gasto total de defensa no superó el 7% de los ingresos nacionales. En ese mismo año, según el profesor Brown (Applied Economics (London 1947), Capítulos I y II), el Tercer Reich gastó en armamento el equivalente de 1.710 millones de libras esterlinas de un ingreso nacional en precios de mercado de 7.260 millones de libras esterlinas. Para el Reino unido la cifra de gasto de armamento en el mismo año fue de 358 millones de libras esterlinas de un ingreso nacional total en precios de mercado de 5.242 millones. Los alemanes estaban, pues, gastando casi un cuarto (25%) del ingreso nacional contra un 7% de los ingleses [en los años siguientes el porcentaje británico en gastos de guerra: 1939 (15%), 1940 (43%) y 1944 (54%). Cmd. 7371 and Central Statistical Office]. Esta ventaja inicial alemana, sin embargo, se vio debilitada por la política económica del Reich: a diferencia de los ingleses, que contemplaron planes económicos (sacrificio y movilización total) para la guerra total, Hitler no había tomado ninguna medida en este sentido.

En 1936 Alemania prácticamente había eliminado el desempleo. En septiembre de 1939, cuando estalló la guerra, el Reino Unido todavía tenía más de un millón de desempleados y 300.000 desempleadas.

Población total de Gran Bretaña: (miles)

1939……………………..1940………………..1944
46.466……………………46.889……………..47.627
0-13= 9.231………………9.187………………9.239
V (14-64) y H (14-59)= 31.293……32.281…...32.386
V (65 y +) y H (60 y +)= 5.312……5.421…….6.002
VARONES: 22.332………22.632…………….22.975
0-13= 4.672………………4.656………………4.698
14-64= 15.887……………16.168…………….16.261
65 y más= 1.773………….1.808……………...2.016
HEMBRAS: 24.134……...24.257…………….24.652
0-13= 4.559………………4.531……………..4.541
14-59= 16.036……………16.113……………16.125
60 y más= 3.539………….3.613……………..3.986

Fuente: Central Statistical Office

Distribución fuerza de trabajo: (miles)

Junio de 1939………………………junio de 1940……………………..junio de 1943
Total: 19.570……………………….20.676…………………………….22.286
Hombres: 14.656…………………..15.104…………………………….15.302
Mujeres: 5.094…………………….5.572………………………………7.254
En las fuerzas armadas:
Total: 480………………………….2.273………………………………4.762
Hombres: 480……………………..2.218………………………………4.300
Mujeres: ----………………………55………………………………….462
En defensa civil, N.F.S. y policía:
Total: 80…………………………..345…………………………………323
Hombres: 80………………………292………………………………...253
Mujeres: ---……………………….53………………………………….70
Industria Grupo I:
Total: 3.106……………………….3.559………………………………5.233
Hombres: 2.600…………………..2.885………………………………3.305
Mujeres: 506………………………674……………………………….1.928
Industria Grupo II:
Total: 4.683……………………….4.618………………………………5.027
Hombres: 4.096…………………..3.902………………………………3.686
Mujeres: 587……………………..716…………………………………1.341
Industria Grupo III:
Total: 13.131……………………..9.236……………………………….6.861
Hombres: 6.387…………………..5.373………………………………3.430
Mujeres: 3.744……………………3.863………………………………3.431
Desempleados asegurados registrados:
Total: 1.270……………………….645…………………………………60
Hombre: 1.013……………………434…………………………………44
Mujeres: 257……………………...211…………………………………16

1) Las cifras incluyen hombres de edades comprendidas entre los 14 y 64 años y mujeres entre 14 y 59, excluyendo las correspondientes al servicio doméstico privado. Están incluidas las mujeres trabajando a tiempo parcial, contándose dos como una. Las cifras se refieren a Gran Bretaña con la excepción de las Fuerzas Armadas, que incluyen un número de voluntarios desconocido de Irlanda del Norte, Eire, etc.

2) Industrias grupo I cubre manufactura de metal, ingeniería, motores, aviones y otros vehículos, construcción y reparación de barcos, químicas, explosivos, aceites, etc.

3) Grupo II cubre agricultura, minería, servicios de gobierno local y nacional, suministros de gas, agua y electricidad, transporte y embarcaciones.

4) Grupo III cubre alimentos, bebida y tabaco, textiles, vestimenta y otras manufacturas, construcción e ingeniería civil, mercados de distribución, comercio, banca y otros servicios.

Fuente: : Ministry of Labour and National Service and Central Statistical Office

Las fuentes están sacadas (para estos datos y los que sigan) del estudio "British War Economy". W. K. Hancock & M. M. Gowing, United Kingdom Civil Series.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9551
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Mar Jun 28, 2005 3:08 pm

El 24 de agosto de 1939 se convirtió en ley la “Defence Bill” (Proyecto de Ley de Defensa) en la forma de “Emergency Powers (Defence) Act 1939” (Ley de 1939 de Poderes de Emergencia para la Defensa). La ley permitía la regulación para asegurar la seguridad pública, la defensa del Reino, el mantenimiento del orden público, la eficiente prosecución de cualquier guerra en la que Su Majestad pudiera estar involucrada o el mantenimiento de los servicios y suministros esenciales para la vida de la comunidad. Especificaba seis propuestas particulares para las cuales debían realizarse las regulaciones, el castigo de las infracciones contra las regulaciones, la detención de personas en interés de la seguridad pública o de la defensa del Reino, la posesión o control de cualquier propiedad, aparte de la tierra, entrada en cualquier local, y la enmienda, suspensión o aplicación de cualquier otra ley.

Hubo otras dos Leyes de Poderes de Emergencia aprobadas por el Parlamento en 1940; la primera establecía que todas las personas podían ser llamadas a colocarse “ellas mismas, sus servicios o sus propiedades” a la disposición de Su Majestad. Esta ley venía a ser una repetición de la de 1939, pero contemplaba la figura de la conscripción industrial. La segunda ley de 1940 buscaba en caso de “temer una acción enemiga actual o inmediata” proporcionar un sistema de tribunales especiales de zona de guerra en lugar del normal sistema centralizado de ley criminal. Nunca hubo necesidad, sin embargo, de invocar esta Ley.

El programa de construcción naval británico no fue particularmente impresionante, pero complementaba al programa de construcción de marina de guerra, designado para explotar a tope la capacidad del Reino Unido y el Imperio. El ministerio del Aire apuntó alto: 2.500 aviones mensuales a mediados de 1942, subiendo la cifra a partir de entonces. El Ministerio de Suministros fue autorizado por el Gabinete de Guerra a realizar los preparativos industriales para 55 divisiones del ejército (de 32 divisiones británicas ya había acuerdo anterior, mientras que las 23 adicionales debían ser suministradas por los Dominios, la India y los aliados). Sin embargo, más que un programa, la creación de 55 divisiones era una aspiración a conseguir “tan pronto como sea posible”. La conversión de la industria británica a la base de una guerra total no se llevó a cabo rápidamente. El gasto gubernamental, incluso con sus cifras ocultando una sustancial subida de precios, subió ligeramente de unos 20 millones de libras esterlinas a la semana en los dos primeros meses de guerra a unos 33 millones y medio a la semana en los seis meses siguientes.

A mediados de 1939, la gran Alemania tenía una población de casi 79 millones y medio de habitantes, de los cuales unos 40 millones y medio componían las Fuerzas Armadas y mano de obra. Por su parte, Gran Bretaña tenía unos 45 millones y medio de habitantes, de los cuales casi 20 millones estaban con trabajo remunerado. La gran ventaja alemana en recursos humanos se reduce, sin embargo, si se examina la distribución de ambas fuerzas de trabajo. Gran Bretaña empleaba, por ejemplo, en la tierra menos de un millón de personas, menos del 5% de su fuerza de trabajo; en cambio, Alemania, para suministrar a su gente con comida, empleaba en la tierra 11 millones, 27% de su fuerza laboral. La construcción, por ejemplo, alemana de 12 plantas de gasolina sintética con una capacidad de 3.3 millones de toneladas al año, se estimó que necesitaba 2.4 millones de acero estructural y 7.6 millones de hombres/día de mano de obra. Con un gasto mucho menor de hombres/día de mano de obra, Gran Bretaña era capaz de procurar en la propia Inglaterra o en el extranjero petróleo natural de los yacimientos de Irak, Persia o América.

A pesar de que Alemania empleó mano de obra civil extranjera y prisioneros de campos de concentración y prisioneros de guerra (en 1944 tenía unos 7.13 millones de trabajadores extranjeros), y a pesar del “espacio vital” que consiguió a partir de 1941, los recursos productivos que los vecinos aliados de Alemania podían suministrar a la economía de guerra alemana eran inmensamente inferiores a la aportación potencial de los vecinos oceánicos de Gran Bretaña.

Así, la ventaja económica del Reino Unido sobre Alemania era grande, pero para conseguirla tuvo que “escoger vivir peligrosamente”. La única forma de que Alemania pudiera invertir esa situación era eliminar o reducir drásticamente la fuerza naval británica.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9551
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Mar Jun 28, 2005 3:14 pm

Programas Navales de Nueva Construcción.-

a) Programa “Deficiency”, aprobado en noviembre de 1935:

El programa preveía construcciones hasta 1942, siete programas anuales (1936-1942):
-7 acorazados que debían empezarse a construir entre 1937-1939
-4 portaviones entre 1936-1942
-5 cruceros al año entre 1936-1939
-1 flotilla de destructores (9 destructores) en 1936-1937, y después una flotilla en años alternos hasta 1942
-submarinos, balandros, otras pequeñas embarcaciones y auxiliares de igual forma que en el pasado; v. g., tres submarinos y cinco o seis balandros al año.

El coste estimado de las propuestas era de un total de 225.125.000 de libras esterlinas, repartidos así: 1936 (19.325.000), 1937 (31.042.500), 1938 (32.872.500), y 1939-42 (141.885.000)

b) Programas navales de nueva construcción 1936-1939

Programa “acelerado”:
1936: 2 acorazados, 2 portaviones, 7 cruceros, 17 destructores, 7 submarinos, 1 minador rápido y 2 navíos de escolta, 1 patrullera, 2 barcas (trawlers), 3 dragaminas, 7 torpederas, 1 cañonera de río, 5 ¿navíos de defensa flotante? (Boom defence vessels) y 1 minadora.

1937: 3 acorazados, 2 portaviones, 7 cruceros, 16 destructores, 7 submarinos, 3 navíos de escolta, 3 patrulleras, 2 barcas, 4 dragaminas, 10 torpederas, 2 cañoneras de río, 16 navíos de defensa flotante, 2 minadoras y 6 lanchas de desembarco.

Programa “racionado”:
1938: 2 acorazados, 1 portaviones, 7 cruceros, 3 submarinos y 3 minadores rápidos, 13 torpederas, 2 cañoneras de río y 5 navíos de defensa flotante

1939: 2 acorazados, 1 portaviones, 4 cruceros, 16 destructores, 4 submarinos, 1 minador rápido y 2 navíos de escolta, 20 navíos de escolta rápida, 56 patrulleras, 26 barcas, 20 dragaminas, 12 torpederas, 1 cañonera de río, 8 navíos de defensa flotante y 1 minadora.

c) Requerimientos estimados de pequeños navíos, 1941-1942:

Verano de 1940:
436 navíos de escolta, 245 dragaminas rápidos, 1.900 barcas, 500 dragaminas magnéticos, 102 torpederas, 390 lanchas de motor, 50 antisubmarinos, 70 navíos de defensa flotante.

Otoño de 1941:
720-184-1.100-706-134-600-157-80 (mismo orden que anterior)

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3176
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Dig For Victory

Mensaje por Francis Currey » Mar Jun 28, 2005 7:46 pm

Dig For Victory

Antes de que la Segunda guerra mundial comenzara Gran Bretaña importaba cerca de 55 millones de toneladas de alimento al año, procedente de otros países. Por lo tanto resulta comprensible, que el gobierno alemán, intentara interrumpir este comercio, mediante un bloqueo naval, valiéndose de los temidos U-boot

La agobiante presión sobre los buques que encargados de abastecer a las islas, por parte de los submarinos alemanes hizo que las importaciones del alimento se redujeran de forma sensible, es por ello que el gobierno británico se vío obligado ante la carencia de productos a iniciar el racionamiento.

Imagen

Junto con esta medida el gobierno también introduce una campaña destina al autoconsumo, conocida como "Dig for Victory"

Tras el duro invierno de 1940, muchas cosechas se perdieron en Reino Unido, lo que únido al bloque al que estaba sometido, hacía que planeara, sobre el país, la sombra de la hambruna en un futuro más o menos cercano. Se editaron 10 millonres de folletos en los que se invitaba, a la población, a la creación de pequeños huertos, sustituyèndo a los jardines privados. También se les animo a que críaran animales de granaja como pollos, conejos, cabras y cerdos, estos últimos podrían ser alimentados con los restos de basura de la propia familia

La campaña de propaganda resulto tan acertada que se estimo que con ella 1.400.000 británicos cubrieron sus necesidades alimenticias. Entre algunas curiosidades encontramos que se emplearon fertilizantes naturales a partir de la ceniza o el hollín o que la hortilza más cultivada fue la patata

Imagen

La política de autoconsumo Dig for Victory no fue determinante en el curso de la guerra ni mucho menos, tal vez no fuera una de las medidas más acertadas que un gobierno podría llevar a cabo en esos momentos, si bien es cierto que gracias a ella el hambre se mitigo en cientos de hogares. Por ello podemos concluir que esta microecónomia fue a fin de cuentas muy útil en la cotidianidad de la población británica

Imagen

Saludos cordiales

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3176
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensaje por Francis Currey » Vie Jul 01, 2005 3:42 pm

El siguiente artículo aparecido recientemente en Exordio, resutla sumamente interesante en este sentido:

Dig for Victory

En 1939, Gran Bretaña tenía 46 millones de habitantes, pero su agricultura quedó estancada a partir de la Primera Guerra Mundial y por tanto, el gobierno tenía que importar 2/3 de los productos requeridos para alimentar a la población. Los principales países proveedores de alimentos eran Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Estados Unidos y Argentina.

Luego de la crisis de Munich, ante el temor de que se repitiera el bloqueo por parte de los submarinos alemanes tal cual había ocurrido durante la Primera Guerra Mundial, el gobierno decidió mejorar la agricultura, cosa que logró hacia finales de la guerra, cuando 2/3 de los alimentos legaron a ser producidos en Gran Bretaña.

En 1939, el Ministro de Agricultura, Pesquería y Alimentación, dispuso la creación de Country War Agricultural Comittees (Comités de Agricultura para el País en Guerra) conocidos como War Ags a los cuales les dio suficiente autoridad para cumplir con sus funciones. Las reglas eran muy duras. Si un granjero demostraba no ser competente, sus tierras eran requisadas y dadas a otro, que seguiría la misma suerte de alcanzar las metas requeridas.

Con el inicio de la guerra se presentó el problema de la mano de obra, pues más de 100 mil granjeros fueron llamados a filas y tuvieron que ser reemplazados por 120 mil mujeres, reunidas en una fuerza de trabajo conocida como Land Army Girls, un ejército de mujeres organizado para hacer que los campos fueran productivos. A ellas se unieron muchos granjeros retirados que volvieron a los campos para aportar su experiencia en el esfuerzo de guerra. Ese "ejercito" creció, cuando más tarde cientos de prisioneros de guerra, alemanes e italianos, se ofrecieron voluntariamente a trabajar en la agricultura.

Pero la alimentación no dependía sólo de lo que se producía en los campos y por ello el gobierno incentivó el cultivo de hortalizas en los jardines de las casas. Aunque en 1920 había un millón y medio de parcelas asignadas en Gran Bretaña, ese número había disminuido a sus niveles más bajos en 1938. Gracias al programa "Dig for Victory" (Cava por la Victoria), al finalizar la guerra en 1945, el número de parcelas productivas subió a tres y medio millones. Muchas de esas parcelas fueron creadas en parques y jardines públicos, clubes deportivos y en las veras de los caminos y plazas.

El 27 de setiembre de 1939, ante lo que se avecinaba, fue introducida en el Parlamento el Presupuesto de Emergencia de Guerra, que incluía el racionamiento de petróleo, el aumento de los impuestos al tabaco de 11/6d (57.5p) a 13/6d (67.5p) por libra en las tiendas, el impuesto al whisky, azúcar, jamón, mermelada, confitería, frutas enlatadas y leche condensada.

En secreto, para evitar bajar la moral de la población y por la experiencia sufrida durante la Primera Guerra Mundial, el gobierno tomó sus medidas de precaución imprimiendo cartillas de racionamiento antes que la guerra comenzara. Sabía el gobierno británico que el racionamiento sería una medida impopular entre las amas de casa, pero confiaba también en que habría comprensión y finalmente sería aceptada. Sólo quedaban muy pocas esperanzas de que la guerra no fuera declarada y que por tanto la decisión de aplicar el racionamiento quedara archivada.

Bibliografía

Birkenhead at war 1939-1945 by Ian & Marilyn Boumphrey, Printfine Ltd. Gibraltar Row, 2003

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3729
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: Economía de guerra británica

Mensaje por Audie Murphy » Jue Nov 30, 2017 5:47 pm

con la carestía de suministros los ingleses llegaron a explotar yacimientos petrolíferos nacionales en los bosques de Sherwood, más de 1.2 millones de barriles fueron extraídos y contaron con la ayuda de equipamiento y trabajadores americanos

más info
https://www.docdroid.net/swSdk80/sherwo ... y-2016.pdf
https://aoghs.org/petroleum-in-war/roug ... od-forest/

libro "The Secret of Sherwood Forest: Oil Production in England During World War II" de Woodward



esta estatua local honra a aquellos trabajadores
Imagen
fuente http://aoghs.org/wp-content/uploads/201 ... 05x300.jpg
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1574
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Economía de guerra británica

Mensaje por Schwerpunkt » Jue Oct 10, 2019 1:59 pm

¡ Saludos a tod@s !

Para ser la segunda economía del mundo, es sorprendente lo poco que se ha escrito en el foro sobre la economía bélica británica. Estaba pensando en lanzar una serie de artículos por entregas que sin ánimo de ser exhaustivos arrojen un poco de luz sobre esta importantísima economía.

Así, que pido un poco de paciencia e iré publicando una serie de artículos sobre la materia...

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1574
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Economía de guerra británica

Mensaje por Schwerpunkt » Mar Nov 12, 2019 3:13 pm

¡ Saludos a tod@s !

Como lo prometido es deuda voy a hacer una exposición a lo largo de varios capítulos para tener una perspectiva más general sobre la economía británica.

Introducción
La economía británica dependía al igual que otras de cuatro factores: mano de obra, inversión, capital físico y flete marítimo. Este último tiene especial relevancia en el caso británico.

Dependencia británica de las importaciones
Gran Bretaña dependía de las importaciones -y exportaciones- en grado sumo por varias razones, la primera porque tan sólo se producía menos de la mitad de los alimentos consumidos por los británicos, por la necesidad de materias primas para la industria y porque parte de esas importaciones eran reexportadas en forma de bienes de consumo o capital a otras zonas del globo. No olvidemos que Gran Bretaña era la mayor potencia comercial y financiera del mundo.

La parte de la población empleada en agricultura y ganadería era pequeña, con una productividad elevada pero aún así las islas británicas dependían de las importaciones agrícolas y de materias textiles en grado sumo. De igual manera la dependencia de materias primas textiles importadas (algodón, yute, lino, etc) era total al igual que un gran número de otros productos como cuero, gomas, aceites esenciales, etc.

El caso de la madera es especial y uno de los más desconocidos, pues Gran Bretaña importaba la friolera de 7.5 mill. de t antes de guerra y sobrepasaba por tanto el tonelaje de trigo o mineral de hierro importado siendo pues la materia prima más importada en volumen en toda la economía si exceptuamos el petróleo y derivados. Para hacernos una idea comparativa el tonelaje total importado en preguerra eran 52 mill. de t incluyendo el petróleo, siento el petróleo con unas 11.6 mill. de t el material más importado por volumen y seguido por la madera con 7.5 mill de t y con el mineral de hierro con 5.1 mill. de t.

Aproximadamente 2/3 de las calorías consumidas en Gran Bretaña eran importadas y tan sólo 1/3 restante producidas internamente hacia 1939. O sea la autosuficiencia alimenticia británica era de tan sólo del 33% en contraposición al III Reich que durante el gobierno de Hitler había logrado un 80% de autosuficiencia alimenticia.

La dependencia era muy elevada en algunos cereales y productos alimenticios básicos:
76% Trigo
81% Azúcar
43% Cebada

En el capítulo de materias primas, la dependencia de las importaciones de petróleo, de bauxita para fabricar aluminio y de la mayoría de metales para aleaciones era total. Y la dependencia del mineral de hierro era del 26%, con porcentajes parecidos para el cobre, plomo, magnesio, zinc, estaño, así como productos importantes para la industria química. En otras palabras, Gran Bretaña no podía sostener ningún esfuerzo industrial bélico de importancia sin importaciones continuas de estos insumos.

En lo tocante a los minerales la economía era autosuficiente en carbón, gran parte del mineral de hierro y por tanto acero, si bien el resto de metales para aleaciones (cromo, vanadio, manganeso, molibdeno, níquel) había que importarlos en su totalidad.

En total Gran Bretaña importaba de media unas 52 millones de t de materias primas, petróleo, alimentos e insumos en los años de preguerra, excluyendo el petróleo. Obviamente y al igual que ocurrió en la I Guerra Mundial si se perdía la Batalla del Atlántico, no podría sostenerse el esfuerzo bélico y el suministro a la población e industria.

Ahora bien, si examinamos las posibilidades de la guerra submarina en estrangular ese comercio, la marina del III Reich no disponía ni de lejos del número de sumergibles para librar una batalla sostenida en los océanos. Se inició un programa de fabricación de sumergibles pero los largos plazos de entrega junto a la limitada capacidad de los astilleros germanos no permitía en el corto plazo alterar esa realidad. La caída de Francia y Países Bajos dotó de nuevas y cercanas bases submarinas aunque no sería hasta la segunda mitad de 1941 cuando el creciente número de sumergibles operativos permitiera realizar una campaña total sostenida. Hasta la fecha se realizaría lo que desde el punto de vista estratégico era una campaña de hostigamiento pero sin posibilidad real de cortar las rutas marítimas británicas.

Fuente:
Erin M. K. Weir: German Submarine Blockade, Overseas Imports, and British Military Production in World War II

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1574
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Economía de guerra británica

Mensaje por Schwerpunkt » Jue Nov 14, 2019 12:29 pm

La flota mercante británica: efectivos y compromisos

Ese tonelaje de unas 52 mill. de t que eran importadas a Gran Bretaña era transportado por la flota mercante británica y de la Commonwealth británica. Además estaba se dedicaba a transportar exportaciones británicas al resto del mundo y contratarse para otros países y clientes extranjeros así como atender las demandas materiales de los dominios y colonias británicas por todo el mundo.

En 1939 la flota mercante británica era la primera del mundo con 21.2 mill. de t de registro bruto (incluyendo el tonelaje de la Commonwealth) y contabilizaba 1/3 del total de tonelaje mercante mundial empleando a 200.000 marinos. (1) Esa flota era más que suficiente para atender esas demandas además de gran parte del comercio marítimo mundial. Para poner esas cifras en perspectiva, en 1938 en el Japón fondearon unos 18.490 buques en puertos japoneses y descargaron un total de 62,3 millones de t de carga, sin embargo tan sólo unos 11.456 buques eran japoneses descargando unas 36,6 millones de t, aproximadamente un 60% del total. El resto eran buques extranjeros u operando bajo navieras extranjeras. El Japón contaba por esas fechas con unas 6,0 mill. de t de registro bruto.(2)

Veamos las cifras de la marina mercante británica en el contexto de la guerra mundial:

Imagen

Fuente: confección propia a partir de diversos registros:
- J. Ellis: World War II Databook
- Merchant Fleets of the World, September 1, 1939-December 31, 1951
Maritime Administration United States.

Notas:
a) Las cifras de la marina mercante soviética son una interpolación ante la diversidad de datos estadísticos sobre la misma en diversos registros.
b) En general las cifras son aproximadas pues los registros navales de la época acusan bastantes discrepancias entre sí.

Es conveniente hacer unos comentarios adicionales sobre estas cifras y sus circunstancias.

En primer lugar las cifras permiten comprobar el menor peso relativo de la marina mercante estadounidense y la abrumadora superioridad de las flotas mercantes aliadas frente a las del Eje. Además por si fuera poco, una parte importante de la flota mercante italiana y una cantidad no despreciable de la alemana fueron apresadas en alta mar o puertos por los aliados dada la premura con que se entró en hostilidades. Esos buques pasaron a prestar servicio a los aliados. Por otra parte aunque Noruega, Países Bajos y otros países fueron invadidos por los alemanes, la mayor parte de sus mercantes se caerían o se pondrían bajo el control de los aliados. Además los aliados contarían con una gran disponibilidad de buques tanque esenciales para la importación de petróleo y derivados mientras que sus contrarios tendrían un déficit en ese capítulo.

En segundo lugar, la Royal Navy de la época ejercía un dominio indiscutido en todos los océanos. Las flotas germana e italiana estarían confinadas en mares interiores como el Báltico y el Mediterráneo pero sin poder aventurarse apenas en el Atlático u otros océanos.

(1) Erin M. K. Weir: German Submarine Blockade, Overseas Imports, and British Military Production in World War II
(2) U.S. Strategic Bombing Survey: Vol. 48: Japanese Merchant Shipbuilding.

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1574
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Economía de guerra británica

Mensaje por Schwerpunkt » Dom Nov 24, 2019 1:38 pm

Efectos de la guerra submarina germana

Durante la guerra se perdieron 14.5 mill de t de buques hundidos por los submarinos alemanes. De ellas unas 11.7 mill. de t de Gran Bretaña y la Commonwealth (un 54% del total de preguerra). A esto hay que sumar unas 1.9 mill. de t hundidas por sumergibles japoneses e italianos. En total los submarinos hundieron unas 16.4 mill. de t. Es una cifra cuantiosa pero esas perdidas fueron compensadas completamente mediante la construcción naval y las aportaciones de los aliados. De hecho los EE.UU. botaron nada menos que 38.5 mill. de t de registro bruto en buques mercantes si bien una parte de los mismos fue empleada en la guerra del Pacífico. En cualquier caso esa gigantesca cifra cubrió sobradamente las pérdidas producidas por la guerra submarina y bastó para llevar a cabo una guerra sobre varios continentes.

Tengamos en cuenta que debido al bajo número de submarinos germanos operativos las operaciones contra el comercio marítimo británico en 1939 hasta 1941 no pasaron de ser un hostigamiento de alta intensidad. En 1939 la Kriegsmarine sólo tenía una treintena de sumergibles oceánicos operativos. No sería hasta agosto de 1942 cuando lograra la cifra de 100 operativos, casi tres años después. El propio Dönitz estimaba que se necesitaban casi 300 submarinos para derrotar a Gran Bretaña.

Imagen

Fuente: http://uboat.net/ops/combat_strength.html

El gráfico muestra en rojo el número de submarinos operativos en el Atlántico y en azul en el Mediterráneo.

Como consecuencia, no fue hasta la segunda mitad de 1941 y principios de 1942 cuando las pérdidas en la marina mercante aliada comenzaron a alcanzar cifras peligrosas. Sin embargo las cifras de hundimientos comenzaron a repuntar en un momento en que la industria norteamericana comenzaba a inundar literalmente el mar de buques reponiendo sobradamente las pérdidas.

Imagen

Fuente: https://www.historynet.com/why-germanys ... lantic.htm

El arma submarina alemana fue derrotada en mayo de 1943 merced al empleo de tecnología (radar, asdic) así como a la asignación de fuerzas aeronavales que cubrieron las principales rutas marítimas e inflingieron unas pérdidas fuera de toda proporción como se puede ver en el gráfico de abajo.

Imagen

A pesar de que los alemanes fueron capaces de diseñar unos revolucionarios submarinos una combinación de limitaciones productivas, logísticas así como el progresivo arrinconamiento de la Kriegsmarine hicieron que no pudieran entrar en acción.

La Batalla del Atlántico como se denomina esta gigantesca campaña naval fue ganada por los aliados gracias a su prodigiosa capacidad industrial y tecnológica. A pesar de los éxitos puntuales del arma submarina alemana puesto que la actividad de la nipona e italiana fue anecdótica, con el beneficio que da el análisis histórico, lo cierto es que la Kriegsmarine no estaba en condiciones de ganarla. Además de la tremenda inferioridad material los mandos alemanes no supieron integrar los avances tecnológicos, la cooperación aeronaval, la inteligencia y el análisis. La cifra de 700.000 t hundidas mensualmente que el propio Dönitz fijaba como objetivo para derrotar a Gran Bretaña no tenía en cuenta la gigantesca cifra de tonelaje botado por los aliados. Incluso aunque esa cifra se hubiera podido mantener durante muchos meses no hubiera implicado la derrota británica. La ignorancia en el análisis estratégico y la escasa información sobre las capacidades enemigas son sin duda la muestra del clima de irrealidad en que se debatía el III Reich.

A la pregunta de si la guerra submarina germana estuvo cerca de derrotar económicamente a Gran Bretaña, la respuesta mayoritaria de los expertos es negativa. El tonelaje hundido sostenido fue conseguido sólo durante unos pocos meses de 1942 e incluso los hundimientos del primer cuatrimestre de 1943 no bastaban ya para contener la prodigiosa producción norteamericana. Tampoco parece que causara pérdidas directas muy grandes en la economía británica si bien durante 1941 y 1942 fue causa de preocupación al mas alto nivel. El principal efecto de la guerra submarina fue forzar a una relocalización masiva de las importaciones británicas y realizar substituciones de productos.

El segundo efecto fue que debido a la agrupación de mercantes en convoyes para su protección se perdía capacidad de flete. La flota mercante forzada a partir y a arribar a puertos determinados perdía una parte importante de su capacidad teórica de flete Las pérdidas por la guerra submarina acentuaban esta perdida de capacidad. Por tanto la economía británica iba a tener que operar con una capacidad de flete -y por tanto importaciones- más baja. De hecho la mayoría de hundimientos por la guerra submarina en 1942-43 se produjeron en buques que navegaban aislados y no agrupados en convoyes como se puede ver en el gráfico de abajo (columnas en azul) En verde los buques que tuvieron que abandonar por diversas causas un convoy y resultaron hundidos.

Imagen

Fuente: https://www.nmrn.org.uk/node/843

El tercer efecto de importancia en la economía británica fue el forzar a utilizar gran parte de la capacidad naval en botar buques mercantes que reemplazaran a los perdidos, a reparar los deñados así como a botar numerosos buques escolta para proteger los convoyes. Es difícil determinar cual es el alcance de esta asignación de recursos en el conjunto total.

El comentario a estas cifras es que la caída de flete no fue tanto consecuencia directa de la guerra submarina sino de la pérdida debido a la concentración de buques en convoyes y sólo de manera secundaria por hundimientos. Aunque se haya esgrimido a veces las restricciones financieras en la bajada de importaciones, en realidad el Préstamo y Arriendo junto a los grandes recursos financieros propios proporcionó en la práctica una financiación casi ilimitada. Sólo al finalizar la guerra se vería claramente que la economía británica había quedado casi arruinada desde el punto de vista financiero, pero eso escapa a este estudio.

Responder

Volver a “Economía”

TEST