Ion Antonescu

Todos los personajes de la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Responder
Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3176
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Ion Antonescu

Mensaje por Francis Currey » Dom May 07, 2006 8:16 pm

ION ANTONESCU

Extraña y sutil figura la del mariscal Ion Antonescu (1882-1944), que rigió el destino de la nación rumana, al frente de una obra ardua y difícil. Llevó las fronteras de su país más allá de las primitivas y encauzó las corrientes políticos que agitaban a Rumania en una ola de exaltada tendencia nacionalista. Al compás de su vida de gobernante transcurrieron cuatro años de variadas vicisitudes, jalonadas por los horrores de la guerra en el suelo patrio, vicisitudes quo apagaron de súbito la llama que le mantenía en el poder. Ion Antonescu nació16 en junio de 1882 en Patesti e, influido por la tradición familiar, se vio impulsado a seguir la carrera militar.

Tras estudiar en la Academia de Hijos de Militares de Craiova y en la Preparatoria de Oficiales de Infantería y Caballería, aparece en 1913 en Bulgaria, ocupando un alto cargo en cl Estado Mayor de la División de Caballería. Tomó parte activa en la compañía de Transilvana de 1916 y, luchando a las órdenes del general Prezan, obtuvo preciadas menciones. Combatió mis tarde contra los revolucionarios húngaros, dirigidos por Bela-Kun, en afortunadas operaciones que le valieron las condecoraciones del Mérito Militar y de Miguel el Bravo.

Ocupó posiciones cada vez más relevantes, incluso la de ministro de Defensa Nacional. Estuvo seis años de agregado militar en Francia y a su termino pasó a Londres. Por oponerse a la política del rey Carol, fue encarcelado junto con otros reaccionarios.

El golpe de Estado de septiembre de 1940 le elevó a la jefatura del Gobierno. Esbozar la figura de Antonescu como estadista implica dibujar a la vez un bosquejo de dos hombres cuya actuación se vio íntimamente ligada a la del mariscal: Carol II y su hijo Miguel. La dictadura ejercida por el rey Carol aplastó la célebre «Guardia de Hierro» con la muerte de su jefe, Codreanu. Los problemas interiores igualaban en gravedad a los del exterior, y la anarquía amenazaba derrumbar los principios fundamentales del Reino. En junio de 1940, la U. R. R. S. exigió la devolución de Besarabia y del norte de la Bucovina, y el Gobierno rumano se vio obligado a ceder, bajo la presión soviética.

El presidente del Consejo de Ministros, Gigurtu, dio a conocer poco después la conformidad y adhesión de Rumania a la política de los países del Eje e, intentando iniciar un cambio de orientación, llamó a formar parte del Gobierno a la «Guardia de Hierro». Bulgaria y Hungría habían solicitado también cesiones territoriales, y, después de someter el pleito húngaro-rumano al arbitraje italo-alemán, Rumania sufrió nueva mutilación al tener que entregar la Dobrudja meridional a los búlgaros y Transilvana a Hungría, solución esta última conocida con el nombre de «Laudo de Viena», por haber sido la capital donde las potencias del Eje impusieron su decisión.

La «Guardia de Hierro», reorganizada, acrecentada su influencia, empezó, a pesar de haber sido incluida en el Gobierno Gigurtu, a mostrar su descontento y a afianzarse sobre una base firme y desafiadora. El rey Caro I, muy desacreditado, viendo peligrar la Corona, se propuso cambiar de postura política; pero ya era demasiado tarde, y no consiguió otra cosa que acelerar los acontecimientos. Estalló la revolución, y el rey tuvo quo abdicar en su hijo Miguel, a quien destronara años atrás. El general Antonescu ocupó la presidencia del Consejo de Ministros, y Horia Sima, el jefe de la «Guardia de Hierro», la vicepresidencia.

Forzoso es admitir que, con la instauración de un nuevo régimen deseoso de restablecer una monarquía que amparase los derechos de la nación, tuvo que arraigar un hondo sentimiento de colaboración con las potencias que garantizaran la seguridad de sus fronteras y apoyaran el decidido propósito de recuperar, si no la totalidad, la mayor parte del territorio cedido. Enérgica y progresivamente, Antonescu condujo a su pueblo por el camino de una política de acercamiento al Eje Roma-Berlín, viendo en ello una garantía más positiva que la que pudiera ofrecerle la Gran Bretaña. La identificación de intereses entre Rumania y Alemania condujo al envío a Bucarest de tropas de instrucción alemanas, así como una misión militar. Antonescu no se resignaba a doblegarse frente a las imposiciones posteriores al ultimátum soviético y necesitaba un ejército fuerte y adiestrado con el que rescatar las regiones perdidas. Se ha hablado mucho sobre si los rumanos deseaban la guerra, o bien se trataba de la voluntad de un pequeño núcleo encabezado por Antonescu. No nos incumbe enjuiciar este aspecto de su actuación, pero si podemos sentar dos puntos de vista para enfocar el problema. En primer lugar, el pueblo rumano no brillaba precisamente por su alto nivel político, antes bien presentaba todavía los síntomas de apatía e indiferencia espiritual a que le llevaron las condiciones de vida que perduraron en el siglo XIX.

La presencia de tropas alemanas en Rumania provocó el desconcierto en los centros oficiosos de Londres, en cuanto a la finalidad perseguida. Previa una espera angustiosa, mientras la guerra en el norte de África adquiría características favorables, se rompieron las relaciones entre ambos países. Al compartir la lucha con sus aliados, Antonescu, erigido en «conductor», dio un giro profundo a la política exterior, en compensación de lo cual recibió efectivo apoyo material e incluso moral. Rumania vislumbraba una era no lejana de bienestar económico y una digna explotación de las riquezas de su suelo. Antonescu buscaba consciente de la misión de vanguardia de Rumania una renovación que borrara para siempre la opresión y humillaciones sufridas. El 20 de junio de 1941 se enviaron dos ejércitos rumanos al frente de batalla. El mariscal Antonescu mandaba uno de ellos, con la misión de reconquistar Besarabia, la Bucovina septentrional y Odesa. El otro, bajo mando alemán, debía de combatir en las fértiles llanuras de Ucrania. La primera fase de la guerra fue una sucesión de éxitos que no sólo llenaron de orgullo a los rumanos, sino que suscitaron la aprobación y el elogio de sus aliados. Sin embargo, el júbilo rumano había de convertirse más tarde en temor y sobresalto. Llegó un momento en que las conquistas dejaron de existir; los ejércitos del Eje se replegaban sin cesar y la amenaza de destrucción se cernía sobre sus cabezas.

El 11 de abril de 1944 el gobierno soviético presentaba al mariscal las condiciones de un armisticio, que fue rechazado inmediatamente. El 23 de agosto, cuando Rumania bordeaba el desastre más espantoso, en trance de una ruina sin limites, el rey Miguel transmitió una proclama haciendo saber su firme resolución de suspender las hostilidades contra los aliados y formar un gobierno de unión nacional que satisficiera sus deseos de paz. Rumania aceptaba el armisticio y ordenaba a sus súbditos la mis completa adhesión. Varias divisiones rumanas se rindieron en masa a los rusos, e incluso algunas llegaron a volver sus armas contra los alemanes. La ruptura con Alemania fue despectivamente calificada por esta de «motín realizado por algunas unidades del ejército rumano y el rey Miguel», parangonado con Víctor Manuel de Italia. Seguidamente, en territorio alemán se formó un gobierno "fantasma" presidido por Horia Sima, el ex jefe de la «Guardia de Hierro». Este gobierno invitaba al pueblo rumano a desobedecer al rey y a continuar la lucha; mas todo era en vano. Entre tanto, en Bucarest se constituyó nuevo gobierno bajo la presidencia del general Constantino Senatescu, mientras el mariscal Antonescu, según una declaración oficial soviética, era detenido e internado en el Palacio Real, sujeto a estrecha vigilancia.

El hombre que restaurara a Miguel I en el trono terminaba su mandato tachado por el mismo monarca de traidor a los sentimientos de la nación, y veía destruida su revolución política por la arrolladora oleada que batió el Oriente de la vieja y diezmada Europa.


Fuente:http://www.editorialbitacora.com/armage ... onescu.htm

Saludos cordiales

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3176
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensaje por Francis Currey » Dom May 07, 2006 8:22 pm

Algunos enlaces más:

http://www.artehistoria.com/frames.htm? ... s/7248.htm

http://en.wikipedia.org/wiki/Ion_Antonescu

http://www.olokaustos.org/bionazi/leade ... nescui.htm


Antonescu: el mejor amigo del cabo

La profunda admiración que Hitler llegó a sentir por este personaje se tradujó en la más absoluta confianza en él como aliado, isobrepasando incluso a su amigo Benito Mussolini.Así pues Hitler vió en Antonescu a un hombre de volunta ferréa, que hizo de la causa nazi su propia causa y la de todo su pueblo.
El 22 de Noviembre de 1940 tuvo lugar el primer encuentro entre el Hitler y el dictador rumano. En el mísmo el canciller alemán queda tan impresionado que no duda en revelarle sus planes para con la U.R.S.S. cosa que no haría con Musolini.
La confianza de Hitler crece por momentos al contemplar como Antonescu cumple con su promesa: " Estare a su lado desde el primer día de la lucha (en la relación al ataque a la U.R.S.S). Puede usted contar plenamente con el pueblo rumano para luchar contra los eslavos"

Así el 28 de Septiembre de 1941 Hitler afirmaría de él:

"De orígen germánico y no rumano, Antonescu es un soldado nato. Su desgracia: tener rumanos a sus ordenes. Pero no olvidemos que hace solo un año estas gentes huían desaforadamente ante los bolcheviques. Es maravilloso que Antonescu haya conseguido sacar tan buen partido de tales tropas" [1]

El 17 de Octubre de 1941 consolido su buena impresión del dictador rumano:

"Entre nuestros aliados - y dejando a parte al Duce- Antonescu es el que causa mayor impresión. Es un hombre de gran clase que no se deja desmoralizar por nada y además resulta incorruptible. Un hombre como Rumania nunca tuvo"

Ya en 1942 durante el comienzo de la segunda campaña en la U.R.S.S. diría de él:

"De todos nuestros aliados, Antonescu es el que tiene mayor enevergadura. Es una auténtica personalidad."


[1] Conversaciones privadas del Führer

Fuente: La aventura de la historia número 91 del año 8. Página 31 David Solar

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2355
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Mensaje por David L » Mar May 09, 2006 8:19 am

Es curioso comprobar la buena sintonía que tuvo Hitler con el dictador rumano, Ion Antonescu, muy por encima de la que se supone debería haber sido una colaboración estrecha con el grupo o movimiento rumano más cercano al nacionalsocialismo, la Guardia de Hierro, de Horia Sima, miembros a los que encerró en campos de concentración alemanes de una manera preventiva, más que nada con vistas a que no estropeasen las buenas relaciones con el ejército rumano con Antonescu a la cabeza.

Las relaciones de Hitler con el movimiento nacionalista rumano, en concreto con Horia Sima, lider de la Guardia de Hierro, no deja de demostrar la poca consideración alemana hacia los grupos afines de ambito europeo, ahí están también los casos de los voluntarios franceses con Doriot a la cabeza, el propio Leon Degrelle al comienzo de la guerra, etc..

Solamente fijándose en el detalle de la revelación de Barbarroja a Antonescu, podemos hacernos una idea de la confianza que tenía depositada Hitler en este aliado rumano.

Ion Antonescu, a pesar de ser un militar conservador, prooccidental y francófilo, aceptó de buen grado que en aquellas horas terribles, que marcaban la agenda en política exterior rumana, su sitio estaba junto a Alemania. La derrota de la tan admirada por Rumania, Francia, dejó a los rumanos huerfanos de apoyos europeos, con Hungria y Bulgaria al acecho y con un coloso en el este que miraba cada vez más hacia Bucarest, la URSS. La única salida estaba en la colaboración con Berlín.

En un principio, Ion Antonescu se sirvió de la alianza con los más revolucionarios legionarios que formaban la Guardia de Hierro del asesinado y fundador de la misma, Corneliu Codreanu. El Ejército y los legionarios coparon el poder, aunque sus diferencias ideológicas eran extremas. Para Ion Antonescu, la estabilidad y el mantenimiento del viejo orden rumano estaba por encima de cualquier ensayo revolucionario y, para desgracia de los partidarios de la Guardia de Hierro, la Werhmacht y su jefe supremo, Adolf Hitler, opinaban lo mismo, de ahí que éste acabara apoyando incondicionalmente a Antonescu cuando se decidió acabar con la colaboración legionaria en enero del 41.

A partir de este hecho la amistad del Conducator, Ion Antonescu, y del Fuhrer, Adolf Hitler, sería excelente hasta el punto de que Antonescu fue premiado con la "exclusiva" del ataque alemán a la URSS en junio del 41.
Un saludo.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3653
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: Ion Antonescu

Mensaje por Audie Murphy » Sab Ene 25, 2014 8:19 pm



Este filme de 1975 llamadoUn comisar acuza explora las tensiones entre el gobierno rumano y la agrupación fascista de la Guardia de Hierro
http://www.imdb.com/title/tt0069909/?ref_=nm_flmg_dr_35


La Masacre de la carcel de Jilava Jilava tuvo lugar la madrugada del 26 de noviembre de 1940. 64 Presos políticos fueron asesinados por la Guardia de Hierro, a los que se sumaron en las siguientes horas varios políticos y comisarios, como el ex-primer ministro Gheorghe Argesanu.
http://en.wikipedia.org/wiki/Jilava_Massacre


Antonescu y Horia Sima, jefe de la Guardia de Hierro
Imagen
fuente: "Enciclopedia SGM de Sarpe" vol1 p.262
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1124
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Re: Ion Antonescu

Mensaje por pastelsjl » Sab Ene 25, 2014 9:10 pm

Buen articulo Francis

Avatar de Usuario
Manuel Tagüeña
Usuario
Usuario
Mensajes: 22
Registrado: Mar Ene 28, 2014 2:11 am

Re: Ion Antonescu

Mensaje por Manuel Tagüeña » Vie Ene 31, 2014 10:44 pm

http://www.youtube.com/watch?v=KmXVM15wWso

Aquí su fin.

En mi opinión era un verdadero crack, un militar de los pies a la cabeza y ante todo un patriota rumano. Pero su amistad con Hitler fue un error para Rumanía. Se entregó por completo a la causa de su aliado, con un compromiso similar o mayor que el de los italianos, siendo que sus tropas apenas podían hacer algo más que ser carne de cañón. Seguramente no tuvo alternativa ya que de mostrarse menos sumiso a los deseos de Hitler éste no le hubiera apoyado frente a la Guardia. La verdad es que la situación geográfica de Rumanía le dejaba las manos mucho menos libres que, por ejemplo, a Franco.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8656
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Ion Antonescu

Mensaje por tigre » Jue Abr 18, 2019 10:28 pm

Hola a todos :-D; un complemento...............................

AH-Antonescu: casi una amistad.

Desde su acceso al poder, el conducator había venido manteniendo con el Führer constantes entrevistas, y estos contactos pronto habían dado paso en el ánimo del dictador alemán a un aprecio hacia el general rumano, tanto en el plano personal como en el militar y político. A lo largo de los meses que preceden a la invasión del territorio soviético, el trato entre los dos dictadores se va estrechando. De todos los líderes que Hitler mantenía al frente de los países aliados del III Reich, era con Antonescu con quien preferia relacionarse, incluso por delante de Mussolini.

Imagen
El Conducator, Ion Antonescu.......................................................

Fuentes: La experiencia fascista de Rumania (1927-1944).
http://mariahshaddai.com.mx/es/1559--co ... macht.html

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8656
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Ion Antonescu

Mensaje por tigre » Vie Abr 26, 2019 4:27 am

Hola a todos :-D; algo más...............................

AH-Antonescu: casi una amistad.

Antonescu, y en esto-le acompañaban hasta sus más decididos adversarios políticos, con Maniu a la cabeza, nunca había olvidado las reivindicaciones rumanas sobre los territorios perdidos del norte, y las esperanzas que la benevolente actitud de Hitler le hacía concebir le llevaban a expresar de manera terminante sus proyectos al respecto. Así, declara: «Amigos y enemigos por igual tienen que comprender que los rumanos no descansarán jamás mientras no hayan sido recuperadas las tierras de sus padres».

Mientras tanto, la penetración alemana en el país, efectuada por medio de unidades de la Wehrmacht, envalentona a los legionarios, que no han cesado en su política de terrorismo y les lleva a exigir al Conducator una mayor participación en el Gobierno, lo que contribuye a enfriar cada vez más las aparentemente cordiales relaciones que éste mantiene con Horia Sima. Tras una entrevista mantenida en el refugio alpino de Bechtesgaden, el Führer le asegura su apoyo efectivo en el caso de un definitivo enfrentamiento con los legionarios, enfrentamiento que no tarda en producirse, mientras estalla una insurrección en las calles de Bucarest. Por medio de barricadas, los legionarios se enfrentan al Ejército, que permanece fiel al Conducator. Tras dos jornadas de lucha continuada, que ocasiona en la capital más de quinientos muertos, los legionarios abandonan la lucha y huyen hacia Alemania, que les abre sus fronteras al mismo tiempo que pone de manifiesto su abierto respaldo al General Antonescu.

Tres semanas después de la fallida insurrección, Antonescu decide abolir por decreto el «Estado Nacional Legionario» y establece -por la misma vía- un «Estado Nacional y Social». El Conducator es ahora el amo absoluto de la situación, por obra y gracia de su protector, el Führer de los alemanes.

Imagen
El Conducator junto a Horia Sima atraviesan las calles de Bucarest. Ambos visten el uniforme verde de la Guardia de Hierro........................................................

Fuentes: La experiencia fascista de Rumania (1927-1944).
https://www.gettyimages.es/fotos/horia- ... ction=true

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8656
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Ion Antonescu

Mensaje por tigre » Jue May 02, 2019 11:46 pm

Hola a todos :-D; algo más...............................

El General Ion Antonescu.

Rumania en la guerra y el fin del fascismo.

El día 22 de junio de 1941, los ejércitos del Reich invaden sin previo aviso el territorio de la Unión Soviética. Al mismo tiempo, las tropas rumanas entran en el conflicto al lado de su poderoso aliado y atraviesan el río Prut penetrando decididamente en el flanco sudoeste de la URSS. Antonescu hace la declaración de guerra sin preocuparse de comunicárselo al Gobierno ni al mismo rey Miguel. Sin embargo, la entrada de Rumania en las hostilidades es una medida bien acogida a todos los niveles de la población. El anticomunismo y la tradicional enemistad con Rusia hacen que los rumanos vean con buenos ojos la intervención en una guerra que les va a asegurar la recuperación de los territorios de Besarabia y Bucovina, perdidos ante los soviéticos en 1940.

Hitler había prometido al General Antonescu, en el curso de una de sus amigables conversaciones, la posesión de las extensas regiones que llegan hasta el Dniéster a cambio de la participación de Rumania en la guerra al lado de las potencias del Eje. El führer admiraba el ferviente nacionalismo del General Antonescu y sabía positivamente que podría contar con su ayuda ofreciéndole como contrapartida la aumentada integridad de su nación. Antonescu, ante esta proposición, no había dudado un instante en prometerle el más decidido y rápido apoyo en todas las acciones de la Wermacht en el frente sur.

Ahora, la bien acogida decisión del Conducator de llevar al país a una guerra de recuperación territorial no implicaba el favor popular en los demás aspectos de su política dictatorial. Suspendidos los derechos constitucionales y los partidos políticos, la inexistencia de una prensa libre impedía la difusión de cualquier tipo de opinión contraria al régimen impuesto. La antigua clase política veía la unión de Rumanía a Alemania como un mal menor, dadas las circunstancias del momento, pensando además -acertadamente- que esta alianza fortalecía la postura rumana frente a su secular enemiga Hungría.

Pero esto no significaba que las clandestinas fuerzas políticas deseasen entrar en conflicto con la Gran Bretaña ni, mucho menos, que estuviesen de acuerdo con la política antisemita del general, atemperada relativamente tras el fracasado golpe de los legionarios, pero que continuaba teniendo eficacia sobre todo ahora en las regiones recuperadas del norte. EI 16 de octubre de 1941, las tropas rumanas ocupan la ciudad de Odesa y, dos días más tarde, es creada por decreto la provincia rumana de Transnitria, con capitalidad en la gran ciudad portuaria del Mar Negro y constituida sobre territorios que nunca habían pertenecido a Rumania.

Esta decisión del recientemente autonombrado Mariscal Antonescu provoca las airadas protestas de los partidos políticos, con Iuliu Maniu a la cabeza, que pidieron al dictador el cese de la guerra ofensiva una vez recuperados los territorios que habían pertenecido realmente a Rumania. Esta política acaba por decidir a Inglaterra a declarar la guerra a Rumania en diciembre de ese año y, tras el bombardeo de Pearl Harbour, Hitler obliga a Antonescu a declarar la guerra a los Estados Unidos. Rumania está ya completamente atrapada en su compromíso con Alemania y enfrentada, por tanto, a los Aliados.

Imagen
El Rey junto al Conducator en una visita a las tropas rumanas......................................

Fuentes: La experiencia fascista de Rumania (1927-1944).
Revista SIGNAL. Número 16 de 1941.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8656
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Ion Antonescu

Mensaje por tigre » Vie May 10, 2019 12:05 am

Hola a todos :-D; algo más...............................

El General Ion Antonescu.

Rumania en la guerra y el fin del fascismo.

La capitulación ante Stalingrado, el 1º de febrero de 1943, marca el punto culminante de la guerra en Europa. Pero la derrota del ejército mandado por el General Paulus constituye también una derrota rumana. Es el fin del mito de la invencibilidad alemana y la terrible retirada de los restos del ejército vencido a través de la estepa ucraniana en pleno invierno se produce al mismo tiempo que toman forma y fuerza los primeros movimientos conspiratorios en Bucarest en contra de la política del hasta entonces casi indiscutido Conducator.

Unida la oposición y con el beneplácito de la Casa Real, enviados del rey toman contacto con los aliados. El Mariscal Antonescu no tiene ya fuerzas para oponerse y es detenido en el interior mismo del Palacio Real y encarcelado junto con sus más íntimos colaboradores. El pueblo, cansado ya de las privaciones que le impone la guerra, apoya en las calles el cambio de régimen y la retirada de las tropas alemanas del territorio nacional. Mientras tanto, las conversaciones con los aliados se celebran bajo grandes presiones ejercidas sobre todo por la URSS, ante la aproximación a las fronteras rumanas del Ejército Rojo, que actúa ahora ofensivamente y ha recuperado todos los territorios que habían sido ocupados por Alemania y avanza hacia el centro de Europa como una máquina imparable.

El silencio de los soviéticos ante las propuestas de paz por parte rumana no impide que el recién formado gobierno presidido por el General Sanatescu (23 de agosto de 1944) y con la participación de los partidos tradicionales, además del minoritario partido comunista, decida el cese de las hostilidades contra la Unión Soviética. El Ejército Rojo cruzó las fronteras de Rumania sin encontrar oposición alguna en su camino hasta la capital donde entró el 31 de agosto de 1944, siendo recibido con muestras de alegría por la población. El 12 de septiembre, Rumanía firma en Moscú el armisticio.

Siguiendo los compromisos que ahora la ataban a los Aliados, Rumania sitúa a sus tropas en el frente e invade Hungría y Checoslovaquia al lado del Ejército Rojo, mientras en el interior del país comienzan a ejercer su pesada influencia los invasores soviéticos.

Imagen
El Mariscal Antonescu (derecha), junto al Ministro de Asuntos Exteriores alemán, Von Ribbentrop, en enero de 1943. Antonescu se mantuvo fiel a la alianza con Berlín pese a la grave situación militar.................
https://es.wikipedia.org/wiki/Golpe_de_ ... onescu.jpg

Fuentes: La experiencia fascista de Rumania (1927-1944).

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8656
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Ion Antonescu

Mensaje por tigre » Vie May 17, 2019 11:26 pm

Hola a todos :-D; algo más...............................

El General Ion Antonescu.

Rumania en la guerra y el fin del fascismo.

La labor de zapa de los agitadores comunistas está comenzando a hacer progresos sobre todo entre los campesinos, para quienes se ensaya una incipiente reforma agraria. El asalto al poder por parte del partido comunista rumano, ahora engrandecido y generosamente subvencionado, fielmente leal a Stalin y encabezado por Petru Groza y Anna Pauker, continúa su escalada a lo largo de los meses siguientes, ante la impotente presencia del rey Miguel, que representa la legalidad monárquica en ese momento decisivo. Rumania, con el resto de los Balcanes, menos Grecia, se sitúa en lo más íntimo de la órbita de dependencia soviética. Así pues, solamente es cuestión de tiempo la caída de la Monarquía y la desaparición definitiva de las instituciones democráticas. El 06 de marzo de 1945 se formó un gobierno presidido por el comunista Petru Groza y fue considerado como el primer paso importante para la instauración del socialismo en el país.

El día 04 de mayo de 1946, se inicia en Bucarest el proceso contra el Mariscal Antonescu. Entregado dos años antes a los soviéticos al hacer éstos su entrada en Rumania, el antiguo dictador había recorrido en ese tiempo diferentes prisiones de la entonces Unión Soviética. El proceso se convierte lógicamente en el proceso al régimen desaparecido que se había enseñoreado de Rumania por espacio de cuatro años. Y, por supuesto, nadie pensaba en una sentencia mínimamente favorable para el que había sido dueño del país con el apoyo de una parte importante de la población.

El proceso fue parcial y no se permitió que estuvieron presentes periodistas no comunistas en las sesiones del proceso, en las que actuaron cautelosos abogados de oficio, que añadieron a su ineficacia formal la imposibilidad de convocar testigos de descargo a favor del mariscal. La actitud de Antonescu ante su fin cierto no dejó de tener su carga de dignidad, aceptando su responsabilidad en cuanto correspondía a su actuación política mientras estuvo en el poder absoluto. La sentencia es la pena de muerte, declarado culpable de la muerte de los miles de judíos rumanos inmolados a los deseos del Reich. La prensa, controlada ya totalmente por los comunistas, no publica la sentencia, y la pretensión del Rey Miguel de conmutarle la pena por la de prisión perpetua no llega a realizarse. Antonescu es fusilado al amanecer del día 1º de junio de 1946 en la prisión de Jilava, que había visto entre sus muros a tantos legionarios en los años precedentes a la toma del poder por el fascismo.

Imagen
El Mariscal Antonescu aparece totalmente calmo al enfrentar al pelotón de fusilamiento.................
http://www.mourningtheancient.com/truth-ion.htm

Fuentes: La experiencia fascista de Rumania (1927-1944).

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Responder

Volver a “Biografías”

TEST