pub01.jpg

La Logística alemana en Barbarroja

Una invitación mensual a la reflexión y discusión, sobre temas escogidos por los usuarios invitados a escribir.

Moderador: Francis Currey

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1506
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: La Logística alemana en Barbarroja

Mensaje por Schwerpunkt » Mar Dic 18, 2018 7:05 pm

Saludos a tod@s:
Miguel Panzerkorps escribió:
Lun Dic 17, 2018 5:24 pm
Como el debate es tan interesante daré mi opinión personal y para esto tengo que citar a lo que diría Manstein en sus memorias, y es que una ofensiva en un sector libera la presión en otros, lo que quiero dar a entender es que probablemente si los alemanes reacondicionan a los dos ejércitos panzer (Panzergruppe) del grupo de ejércitos centro, y continúan su avance hacia Moscú sin proteger sus flancos tal como lo hicieron un año antes contra los franceses en su avance hacia el canal de la mancha, los mas probable es que los soviéticos flaquearan un poco en su defensa contra los grupos de ejércitos norte y sur, puesto que lo lógico es que los soviéticos enviarían a toda sus reservas para defender la capital de la tentativa alemana de tomarla esto tendría como consecuencia que los grupos sur y norte pudieran continuar su avance sin tanta presión.
Bueno, me temo que esto es wishful thinking...
Miguel Panzerkorps escribió:
Lun Dic 17, 2018 5:24 pm
Ahora bien suponiendo que los alemanes lograran tomar Moscú para el otoño de 1941, esto dejaría un saliente en el frente parecido al de Rzhev o al de Stalingrado de una forma que los alemanes estarían expuestos a ataques soviéticos en los flancos, pero aquí viene lo interesante, el desastre de Stalingrado fue principalmente debido a las pésimas condiciones en que se encontraban los ejércitos rumanos, fueron estos los que durante 5 días peleando con gran valor no pudieron detener las puntas de lanzas soviéticas que finalmente embolsaron al 6° Ejercito.

Ahora bien el panorama operacional también sería distinto para los alemanes, pues estos estarían en defensa y no en ataque como sucedió en la realidad con la Operación Tifon con una ofensiva que los tomo por sorpresa.

También queda la pregunta de si los soviéticos tendrían las mismas reservas para lanzar su temible e inesperada ofensiva de invierno, pues lo mas probable es que en una medida desesperada por defender la capital en el otoño los soviéticos quemen a todas sus reservas de ese momento pero inútilmente lo que retrasaría el intento de una ofensiva seria en diciembre.
Ahora si que me pierdo... ¿Cual es tu tesis exactamente ? Porque parece que razonas que a los alemanes les hubiera ido mejor si hubieran emprendido su ofensiva contra Moscú en agosto tomando Moscú suponemos que en septiembre. Pero luego aduces que la ofensiva hubiera dejado unos flancos interminables y que habría sido un desastre para los alemanes para a continuación comentar que en realidad hubieran terminado mucho mejor porque seguirían avanzando por los flancos y que en Moscú estarían a la defensiva. O sea conquistan Moscú, los flancos -se entiende Ucrania y posiblemente Leningrado- y encima quedan mejor que en la realidad histórica sin que los rusos logren hacer nada en una contraofensiva invernal !!!

En primer lugar está una cuestión fundamental y que es el balance de fuerzas que ha comentado Jose Luis.

Además al margen de las decisiones estratégicas, operacionales y políticas de Hitler contra sus generales, la triste realidad es que en agosto tras la batalla de Smolensk la capacidad logística alemana en ese sector era bastante pobre. De hecho a principios de octubre que había mejorado muchísimo no dió de si para afrontar la operación Tifón de manera continua. Publiqué hace bastante tiempo unas contribuciones sobre la situación logística alemana:

viewtopic.php?f=28&t=19696

viewtopic.php?f=5&t=689&start=270

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1506
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: La Logística alemana en Barbarroja

Mensaje por Schwerpunkt » Vie Ene 18, 2019 11:33 am

¡ Saludos a tod@s !

Aunque posteé el link hace varias semanas, hay un artículo del mismo que tiene interés y que describe la situación logística alemana en Barbarroja además de compararla con los ejércitos aliados de otros momentos de la guerra. A pesar de su extensión es posiblemente el resumen más detallado porque la logística alemana era claramente insuficiente.
Schwerpunkt escribió:
Lun Nov 21, 2016 10:44 am
¡ Saludos a tod@s !

Voy a postear unas estadísticas que ponen de relieve la capacidad logística de los angloamericanos en julio de 1944, en marzo de 1945, el Ostheer en Rusia en julio de 1941 y la evolución y crecimiento de la capacidad logística del Ejército Rojo desde enero de 1943 a enero de 1944. Los datos son de Axis Forum revisadas por mi; obviamente son aproximaciones pero dan una buena visión de las limitaciones logísticas en las que se batían los contendientes en diversas fases de la guerra.

Imagen
Explicación a las cifras:
Hombres: número de hombres
Divisiones: número de divisiones
Suministro necesitado (t): es el tonelaje mínimo necesitado por todos los efectivos para realizar operaciones ofensivas.
Capacidad teórica (t): la capacidad de flete teórica de todo el parque móvil de suministro.
Alcance (millas): alcance logístico en millas.
Plazo de entrega (días): número de días necesarios para efectuar una entrega con regreso al depósito o cabecera de ferrocarril.
Operatividad parque móvil: porcentaje de operatividad del parque móvil de suministro.

Bien vamos a analizar la experiencia de los angloamericanos en Francia en el verano de 1944 para ilustrar la argumentación y compararla con el Ostheer en el verano de 1941. Los Aliados en julio de 1944 tenían 227 compañías de 40 camiones cada una capaces de transportar unas 200 t cada una. Junto con una pequeña aportación de flete ferroviario provisto por unas 108 compañías, los ejércitos aliados tenían una capacidad de unas 60.000 t diarias. Y como hemos visto el alcance de este flete teórico era de unas 200 millas.

Cuando se analiza la capacidad logística del Ostheer en el verano de 1941 vemos que la capacidad era muy parecida –unas 60.000 t- y el alcance logístico algo mayor. A diferencia del ejército aliado en Francia que recibía sus suministros en puertos o Mulberrys y los reexpedía en camión, el Ostheer recibía sus suministros en tren hasta las cabeceras ferroviarias y logísticas reexpidiéndose en camión a las divisiones en el frente. Estas terminales logísticas dependían de tener líneas ferroviarias de alta capacidad. Tras el Programa Otto de reforzamiento de la infraestructura ferroviaria en Polonia, éstas se encontraban junto a la frontera soviética. El problema comenzaba en el momento que los alemanes avanzaban pues iban dejando atrás las terminales logísticas. Aunque se reconstruyera el trazado soviético -lo que no se logró más que de manera incompleta y sólo en las líneas principales-, éste no pasaba de ser un trazado de muy poca capacidad e incapaz de reemplazar a las terminales logísticas germanas en Polonia.

El Ostheer disponía del concepto llamado Grosstransportsraum y que eran los regimientos de transporte motorizados no orgánicos formados por camiones cuya capacidad teórica eran las 60.000 t mencionadas antes. La diferencia fundamental es que el Ostheer tenía que sostener a un número de hombres y divisiones mucho mayor y también unas distancias mucho mayores a cubrir. No obstante estas cifras hay que relativizarlas como veremos a continuación:

- Una división panzer alemana necesitaba unas 350 t en operaciones ofensivas. Una división de infantería unas 200 t. Estos tonelajes incluyen combustible, munición, vituallas y forraje. El forraje era una parte significativa del flete pues toda la artillería de las divisiones de infantería eran movidas por caballos.

- Las divisiones aliadas de 1944 que contaban con muchos más vehículos no necesitaban forraje pero tenían mucho más consumo de combustible y lubricantes. Y además empleaban más munición que sus oponentes germanos. Además de ello el número de elementos de apoyo no adscritos a las divisiones –lo que en EE.UU. se llamaría “division slice”- era mucho mayor que en las divisiones alemanas lo que explica el relativamente bajo número de divisiones frente al personal. En definitiva que una división angloamericana en Normandía necesitaba unas 650 t diarias.

Y ahora haremos una digresión para analizar la capacidad logística del Ejército Rojo. Como vemos su capacidad en enero de 1943, en la época de la contraofensiva de Stalingrado y del sur de Rusia era limitada. Y un año después había mejorado gracias a la masiva aportación de vehículos por parte del Préstamo y Arriendo angloamericano. Sin embargo la realidad de las cifras es que los soviéticos en ningún momento de la guerra lograron tener a todas sus tropas con el suministro necesario para operaciones ofensivas a pesar de las mejoras conseguidas con sus ferrocarriles y con el suministro de vehículos angloamericanos.

¿Cómo consiguieron los soviéticos sus impresionantes ofensivas ? Pues priorizando tan sólo los ejes de avance y dotando de suministros suficientes a esas unidades. El resto de las unidades tenían que vegetar con muy pocos suministros y en la práctica sin poder tomar parte en operaciones ofensivas.

La progresiva motorización del Ejército Rojo aunque fuera una realidad gracias al Préstamo y Arriendo hay que ponerla en su justa medida y no exagerarla. Incluso en fechas tan tardías como enero de 1944 el Ejército Rojo disponía de 496.000 camiones mientras que los alemanes contaban con 435.000. La diferencia es que el Ejército Rojo contaba con unos 7 millones de hombres mientras que el Ostheer tenía 2.5 millones, lo que equivalía a que los alemanes en fechas tan tardías todavía disfrutaban de una motorización que era el doble que la de los soviéticos.

Regresemos al tema que nos ocupa: debido a las grandes distancias que debían de cubrir las columnas de suministros alemanas éstas tenían unos plazos de entrega elevados lo que disminuía el flete entregado. El que se tuvieran 60.000 t de capacidad cuando el plazo de entrega medio era de 4 días significaba que en la práctica la capacidad diaria era de 15.000 t y eso explica porque el porcentaje de suministro sobre los requerimientos era tan bajo (entorno al 44%). Eso en el supuesto que todos los camiones estuvieran operativos. La realidad era aún peor y debido a la baja tasa de operatividad de los vehículos el suministro conseguido era un triste 30% frente a las necesidades totales.

No disponemos de cifras de operatividad pero todo indica que debían de ser bajas. A diferencia de los angloamericanos que operaban con cuatro o cinco tipos de camiones y con un excelente apoyo de mantenimiento mecánico, los alemanes tenían que solventar la papeleta con literalmente docenas de vehículos con procedencia de todos los países de Europa lo que complicaba extraordinariamente las reparaciones por falta de piezas de recambio y una escasez grave de neumáticos. Y por si fuera poco la mayoría de talleres de reparación y mantenimiento se mantendrían en Polonia lo que disminuía la operatividad y aumentaba los plazos de entrega. Hay algunas estadísticas parciales que comentan que a las tres semanas del ataque alemán el 40% de los vehículos de varias compañías de transporte ya no estaban operativos. Aunque tengamos que ser cuidadosos a la hora de extrapolar esas cifras, no cabe duda de que el Grosstransportsraum alemán sufría una tasa de operatividad mucho menor que sus oponentes.

Ni siquiera los angloamericanos eran capaces a pesar de su abundancia de medios en conseguir el suministro total, algunas unidades tenían que ser dejadas al “ralentí” ante la imposibilidad de suministrar a todas teniendo que priorizar determinados sectores. Si el requerimiento diario era de 12.400 t y “sólo” se podían entregar 9.000 t, o sea el 75% es obvio que había que tomar decisiones difíciles. Cuando los Aliados rompieron el frente alemán en Normandía, de repente la tarea se complicó enormemente pues los recorridos se alargaron extraordinariamente en los meses de agosto y septiembre. Ahí es donde surge la famosa controversia de si avanzar en un sólo eje como Montgomery quería o reducir el avance de todos los ejércitos ante la constatación de que era imposible mantener el avance de todas las unidade a ese ritmo.

¿Podían los alemanes haber mejorado este bajo porcentaje de suministro conseguido ? La respuesta es no pues aunque hubieran dispuesto de más camiones, el alcance de los 500 km era la limitación fundamental. En realidad les hubiera pasado como a Rommel en Egipto donde la adición de más camiones apenas hubiera supuesto más entregas y además se hubiera necesitado todavía más combustible para operarlos, en suma era una operación de rendimientos decrecientes. Sólo había una manera y era con la reconstrucción y puesta en operación de todos los ferrocarriles soviéticos en un plazo record hasta el Dnieper para que este se convirtiera en la cabecera logística alemana en vez de la frontera germanorrumana. Esto sólo hubiera sido posible con muchísimos más recursos de personal, medios y desde luego la integración de los gestores del ferrocarril en el trabajo de estado mayor. Y desde luego esto era imposible de conseguir en las escasas semanas fijadas por Hitler. No olvidemos que el plan alemán estipulaba la destrucción del estado soviético en 8-16 semanas entre otras cosas porque no existían stocks de combustibles para una campaña más larga.

La conclusión es que la invasión de la URSS tal como estaba estipulada en Barbarroja era irrealizable desde el punto logístico a no ser que la totalidad del Ejército Rojo hubiera sido destruida en la franja de 500 km hasta el Dnieper. He dejado de lado los diversos planteamientos operacionales alemanes para centrarme exclusivamente en el factor logístico. El lector comprobará a tenor de los datos anteriores que con el análisis del factor logístico la discusión sobre si el objetivo debía ser Moscú es irrelevante.
Todo este análisis lleva a varias reflexiones. La fundamental es que una vez realizada la ofensiva inicial y llegado a la línea Dnieper-Dvina, los alemanes no podrían sostener una ofensiva simultánea con todos sus grupos de ejército, como así ocurrió. O sea no había capacidad logística para derrotar a la Unión Soviética a menos que el caos político deshiciera su sistema político y a sus Fuerzas Armadas. Pero frente a un enemigo tenaz sin la menor intención de rendirse no cabía esa posibilidad.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9242
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: La Logística alemana en Barbarroja

Mensaje por José Luis » Sab Ene 19, 2019 11:19 am

¡Hola a todos!
Schwerpunkt escribió: Todo este análisis lleva a varias reflexiones.
¡Y tanto!
Schwerpunkt escribió: La fundamental es que una vez realizada la ofensiva inicial y llegado a la línea Dnieper-Dvina, los alemanes no podrían sostener una ofensiva simultánea con todos sus grupos de ejército, como así ocurrió.
Más que una reflexión parece una conclusión de lo expuesto previamente. Mis reflexiones me llevan más bien a intentar buscar las causas profundas que había detrás de la insuficiente capacidad logística para una campaña militar con unos objetivos tan ambiciosos como los de la Operación Barbarroja. Digo causas profundas para distinguirlas de las materiales, pues estas últimas están a la vista de quienes hayan leído este hilo. En mi opinión, la pregunta fundamental que surge de la constatación de este desequilibrio entre fines y medios es: ¿por qué el Alto Mando, el Estado Mayor General y el generalato alemán en su conjunto y desde un principio no pudieron, supieron o quisieron apreciar en su justa medida la rémora logística de la Operación Barbarroja?

Cada vez que reflexiono sobre esta pregunta llego a las mismas respuestas, casi todas ellas pertenecientes a conceptos militares que los oficiales alemanes de alto rango tenían, como mínimo, que conocer, aunque quizá muchos de ellos no los habían asimilado, mientras que otros simplemente los despreciaron. Me refiero a los conceptos formulados por Clausewitz de Nebel des Krieges (Niebla de la guerra), Kulminationspunkt des Angriffs (Punto de culminación del ataque), y la "pausa operacional" indispensable para evitar el punto de culminación. Luego está otro concepto que los alemanes, a diferencia de los soviéticos, nunca acabaron de comprender en su totalidad y que es el arte operacional.

La "niebla de la guerra" se refiere, entre otras cosas, a la incertidumbre que, en este caso concreto, los alemanes tenían sobre la capacidad de los soviéticos para hacer frente a la ofensiva alemana. A tenor de lo que conocemos, es evidente que los alemanes menospreciaron las capacidades de respuesta del Ejército Rojo y del Estado Soviético ante la avalancha alemana de Barbarroja.

El "punto de culminación del ataque" hace referencia al momento en que una fuerza atacante ya no es capaz de continuar su avance por tres motivos fundamentales: problemas de suministros, la fuerza de la resistencia enemiga y la necesidad de descanso de las tropas. Este "punto de culminación" de Barbarroja se alcanzó, en su ámbito estratégico, en julio de 1941 en la región de Smolensk, momento a partir del cual el Ostheer ya no pudo seguir avanzando simultáneamente con sus tres grupos de ejércitos. No hay nada ilógico en esta situación. Barbarroja fue concebida logísticamente para alcanzar su objetivo estratégico fundamental -la destrucción del grueso del Ejército Rojo, lo que era propio del concepto Vernichtungschlacht (Batalla de aniquilación) inherente a Barbarroja- al oeste de los ríos Dvina-Dnieper, esto es al oeste de la región de Smolensk. Tras esta prevista consecución, estaba programada una pausa operacional para solventar los problemas de suministros, reparar armamento averiado y dar descanso a las tropas. Tras esto vendrían unas simples operaciones de limpieza de los nudos de resistencia. Sin embargo, los alemanes no consiguieron destruir el grueso del Ejército Rojo en ese punto (pese a que destruyeron una buena parte del Ejército Rojo, los soviéticos fueron capaces de crear y movilizar nuevos ejércitos a mayor ritmo del que los alemanes destruían los viejos), y en vez de replantearse completamente el propósito de la ofensiva, siguieron atacando parcialmente para conseguir finalmente lo que Clausewitz había alertado sobre la continuación de un ataque habiendo alcanzado su punto de culminación: el desastre. Sólo que en este caso el desastre llegó después de que los alemanes consiguieran dos victorias operacionales en Kiev y durante la primera fase de la Operación Tifón. A cambio, el desastre final fue mayúsculo y casi fatal.

El tercer concepto, arte operacional, fue el gran talón de Aquiles del ejército alemán. Ya lo había sido en la IGM y ahora continuaron a sostenella y no enmendalla. Me llevaría bastante tiempo y espacio hablar con cierto rigor del arte operacional soviético, pero diré de una forma superficial que este concepto, según lo definieron y desarrollaron los teóricos militares soviéticos en las décadas de 1920 y 1930, viene a determinar, partiendo de las necesidades estratégicas, los métodos para preparar y conducir las operaciones militares con la finalidad de conseguir los objetivos estratégicos. Los soviéticos, desde Triandafillov a Isserson, formularon y desarrollaron estos requerimientos estratégicos y operacionales en su teoría de la Operación Profunda. La clave de la teoría militar soviética del arte operacional está en su naturaleza integral, pues se fundamenta en una estrategia nacional que abarca los ámbitos económico, geopolítico y militar, con un énfasis especial en sus aspectos logísticos. Todos los teóricos de la doctrina del arte operacional soviético se devanaron los sesos para hacer sostenibles las operaciones profundas, crear la formación de combate ideal (que finalmente fue el ejército de choque) y equilibrar fines y medios. Stalin desbarató todo este trabajo creativo con sus purgas militares de 1937-1939, y costó muchas derrotas, mucho tiempo, sudor y sangre retomarlo una vez ya en guerra. Por contra, los alemanes basaron el éxito de sus operaciones militares en la creencia, más bien convicción, de que la tecnología y el mando superior eran suficientes para compensar las precariedades estratégicas en general, y las logísticas en particular. En esto residió fundamentalmente la fallida biblia de los tecnócratas alemanes, los Guderian, Manstein y compañía.

El menosprecio, cuando no la soberbia, que los alemanes mostraron en su consideración de estos conceptos militares citados, y que nunca abarcaron de forma integral, viene a formar en mi opinión la causa profunda fundamental del fracaso de la Operación Barbarroja, que tiene su raíz en y explica la inadecuada planificación operacional. Naturalmente, esta causa profunda tiene luego su contrapunto en la actuación del Ejército Rojo. En esto se basa mi reflexión principal.
Schwerpunkt escribió: O sea no había capacidad logística para derrotar a la Unión Soviética a menos que el caos político deshiciera su sistema político y a sus Fuerzas Armadas. Pero frente a un enemigo tenaz sin la menor intención de rendirse no cabía esa posibilidad.
Ciertamente. Aquí hay igualmente un menosprecio generalizado, cuando no soberbia, sobre la fortaleza del régimen político soviético, que no era el castillo de naipes que se vendría abajo tan pronto fuese golpeado por la apisonadora alemana como creían Hitler y la mayor parte de sus generales. E igualmente Hitler y sus generales tenian que conocer la sentencia de Clausewitz sobre Rusia, de la que vino a decir que era un país que no podía ser conquistado por el solo concurso de la fuerza militar y que sólo podía ser sometido explotando políticamente su disensión interna.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Responder

Volver a “Tribuna”

TEST