Prisioneros alemanes en Rusia

Los juicios de Núremberg, las nuevas fronteras

Moderador: Erich Hartmann

Prisioneros alemanes en Rusia

Notapor panchopg » Mar Abr 04, 2006 1:36 am

Me gustaria saber mas acerca de el destino de los prisioneros de guerra alemanes en los gulags rusos, si alguien tiene informacion al respecto como

condiciones de vida, victimas, sobrevivientes, etc.


He leido algo acerca de los sobrevivientes de la division azul que fueron deportados despues de su paso por los gulags y he visto una pelicula de un soldado aleman que se fuga de dichos campos haciendo a pie el recorrido hasta alemania.. pero a parte de eso no he encontrado mayor informacion

si alguien pudiese aportar algo, le estare muy agradecido
panchopg
Miembro
Miembro
 
Años como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembro
 
Mensajes: 180
Registrado: Mar Dic 27, 2005 8:42 am
Ubicación: Talca - Chile

Notapor Calígula » Mar Abr 04, 2006 2:12 am

Sobre todo durante los primeros años (1941-1948) fueron periodos de mucha hambre, los presos sufrieron lo indecible y tuvieron muchas bajas, la mayoria por epidemias que se cebaron por cuerpos debilitados por el trabajo y la escasa alimentacion. La dieta al principio incluia dos comidas diarias, que posteriormente fueron 3, fundamentalmente a base de sopa, pure, pan negro, y algo de carne, pescado, hortalizas... Y en cuanto al trabajo, fue particularmente duro, pues Moscu lo entendio como elemento de reparacion del daño infligido por la invasion. En los Gulag eran recluidos tanto tropa como suboficiales, y a partir de 1945 tambien oficiales. Los prisioneros quedaban encuadrados en compañias, fraccionadas en brigadas de 40 hombres. la labor y cantidad de tarea a realizar estaba tipificada en la norma, a la que de entrada, todos quedaban sujetos: solo la prescripcion medica, aunque sujeta a limitaciones, podia atenuar sus efectos. Los trabajos forzados eran muy variados, desde construir puertos fluviales (concretamente, escavar a base de pico y pala en la tierra, para mas tarde desplazarla mediante carretillas) proveer energias de centrales termicas, talando arboles y haciendo leña. Construcciones de embarcaciones menores, igualmente construcciones de vias ferroviarias y metros subterraneos.

Un breve texto sobre Hartmann como prisionero.

Erich Hartmann managed to down a Soviet Yak-7 plane on the day of the German capitulation. It happened on the territory of the Czech republic. Later, he was ordered to fly to Dortmund and yield to the British there. Other German units were ordered to wait for the Soviet troops to arrive. Soviet pilots were longing to get even with German ?record-holders,¦ so the German command tried to hide their outstanding fighters. Erich Hartmann could not fulfil that order. He spilled gas on his planes and set them on fire. German aces were taken captives by American tankmen.

In October of 1945, Hartman found himself in the Vologda region of the Soviet Union. Erich spent two years of his life in the prison camp of Gryazovets. This place was like a resort to him, taking into consideration the fact that he was first imprisoned in a camp that was built on a peatbog. That peatbog prison was horrible: Germans would die there like flies.

When in the Gryazovets camp, Hartmann had to ?visit¦ the punishment cell very often. A twenty-three-year-old major would always refuse to cooperate with the Soviet authorities. He even refused to sign statements that were written in the German language (Erich Hartmann was a master of five spoken languages, including Russian and Chinese). Hartmann was astounded to learn about the ?deed¦ of his friend, another fascist Air Force icon, German Graf. All of a sudden, he announced that he was a friend of the USSR. He even wrote a letter of repentance, in which he expressed a wish to serve in the Red Army. Needless to mention that his wish did not come true. Yet, his imprisonment term was cut. On the other hand, Erich was an inspiration for local dissidents. Even old German generals would follow a young guy, who did not care a bit about his own release.

In 1947 he wrote to his wife that he was carried over to another camp 60 kilometers from Vologda. ?We live in big barracks, each packed with 400 people. We sleep on narrow wooden benches. I am sure that they keep cattle in Germany better. The sanitary conditions here are like a thousand years ago. The medical aid is fine. They give us here 600 grams of bread, 30 grams of butter, 40 grams of sugar, and two bowls of soup every day. They also give us a cup of oatmeal porridge. Everyone starves here. There are no washing stands, just wooden tubs. Dystrophy is common for everyone. It seems to me that my organism assimilates this food well, which helps me to stay alive. It is winter here now. Dirty ground is covered with white snow, flees and bugs accompany us always, there are thousands of them here. If I may say so, Russians treat me fine since I am a German hero. I was once present at a session of some sort of a court. However, they did not want to pay any attention to me, because I asked them to shoot me immediately. I just keep hoping that it might be over soon soon. I hope that we will see each other again soon and hug. I just keep repeating this military saying in my mind: ?Stand up and win.¦ We will see each other some day. We will hold each other in our arms and be happy.¦

Erich-s wife wrote about 400 letters to him. He read only forty of them. Erich-s son Peter died at the age of three; Erich learned about it a year later. Prisoners were basically busy with building houses and roads. However, Hartman refused to work for the Soviet Union. He only worked on the territory of the camp. He basically referred to international conventions that banned the exploitation of prisoners of war.

The Soviet intelligence did not want Hartmann to participate in public works either. They did not want a German celebrity to show any influence on other workers. In 1950 Hartmann was the leader of prisoners mutiny in a camp of the Rostov region. Prisoners isolated both the administration and the guards of the camp, then and killed all sneaks. Erich called Soviet headquarters in the city of Rostov-on-Don and demanded the presence of an international committee. A company of shooters arrived instead. The rebellion was suppressed in a blink of an eye. However, this happened years later.

When in the Cherepovets camp, Hartmann was never beaten. As he wrote in his records, an investigator hit him in the face only once. Erich was offered a position in the army of the future German Democratic Republic in return to cooperation. The German pilot answered that he would gladly consider this idea, if he could go back to his fatherland.

The Soviet government wanted to put Hartmann on trial as a war criminal. In this case he would be deprived of his prisoner of war status. This would also push all international conventions away from him. As a result, there were three major allegations: the destruction of 345 planes of the Red Army, the destruction of a bakery on the outskirts of Smolensk and the elimination of 700 civilians (Hartmann shot them from his plane near the city of Bryansk). Erich Hartmann agreed with the first part of the indictment, but rejected all others. He claimed that his military unit did not conduct any military actions either in Smolensk or Bryansk. To crown it all, he said that it was impossible to kill 700 people from a plane.

The trial took place in December of 1949. Erich was sentenced to 25 years of imprisonment. After the mentioned rebellion, his imprisonment term became 25 years longer. Erich-s wife and mother wrote letter after letter to the Soviet government, begging for Hartmann-s release. In her 51st letter to Stalin Erich-s mother, Elizabeth Hartmann, promised that she would make her son swear that he would never take any participation in the actions against the USSR. She said that she would make him lead peaceful and quiet life.

Frau Hartmann found great help on the part of the new German Chancellor Konrad Adenauer. During his visit to Moscow in 1955, Adenauer asked the Soviet government to release German captives. The new Soviet government did not wish to aggravate the relations with Germany. It was decided to fulfil the German Chancellor-s request, taking into consideration the fact that Germany offered very good loans in return.

Erich Hartmann returned home in the autumn of 1955. He could do nothing but flying, though. That is why he accepted a suggestion from the German government to go to the USA and to train American and German pilots there. He retired in 1970, took a great interest in car racing and organized several piloting schools for young people. Erich Hartmann died in September of 1993 over pneumonia.

Erich Hartmann retired as a colonel. Erich Hartmann was totally against the arms race. Ten years that he spent in Soviet prison camps were not a waste of time for him, as it seems.

Alexandra Pautova used to work in the Gryazovetsky camp. Her responsibility was to read prisoners- translated letters out loud. ?There were about five thousand prisoners in the camp, presumably officers. The prisoners were guarded with only 89 soldiers. There were some Germans amid the prisoners too. They were conspicuous for their sociability, they were so friendly. However, we were rather cautious about it, we were not allowed even to talk to them. Some German man once asked me: ?Could a Russia girl marry a German man?¦ My answer was: ?In this way she would betray her country.¦

Alexander Pautova also said that prisoners got their food and firewood themselves. They would plant a lot of potatoes. Twelve German prisoners escaped from that camp, but they were all caught very quickly, except for one major. He was later found in Poland.

Every prison camp had a special graveyard, where dead German prisoners were buried. Only a few people know, where those graveyards can be found nowadays.
ImagenImagenImagenImagen
Heinrich Heine Allí donde se queman los libros, se terminaran quemando personas
Avatar de Usuario
Calígula
Miembro distinguido
Miembro distinguido
 
Años como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembro
 
Mensajes: 674
Registrado: Jue Jul 14, 2005 11:25 pm
Ubicación: No se dice este país, sino ESPAÑA

Notapor José Luis » Mar Abr 04, 2006 10:28 pm

¡Hola, Panchopg!

Si tienes mucho interés sobre el tema (y no sólo prisioneros de guerra alemanes, sino detenciones de alemanes para ser utilizados como fuerza de trabajo en la URSS), te recomiendo la siguiente lectura:

Pavel Polian, Against Their Will, The History and Geography of Forced Migrations in the USSR (Central European University Press, 2004).

En esta obra se dedican varios capítulos a los internamientos en la URSS de los alemanes durante y después de la IIGM, al igual que a su liberación. Dejo un apéndice del libro donde el Kremlin reconoce el comportamiento criminal del régimen estalinista contra los reasentamientos forzosos:

[USSR SUPREME SOVIET DECLARATION “ON THE RECOGNITION AS UNLAWFUL AND CRIMINAL OF THE REPRESSIVE ACTS AGAINST PEOPLES WHO WERE SUBJECTED TO FORCED RESETTLEMENT, AND ON GUARANTEEING THEIR RIGHTS


Today, in the period of the revolutionary renewal of Soviet society,
the process of democratization—the process of cleansing all aspects
of life from the deformities and distortions of the universal humanist
principles—has commenced, and the aspiration to learn the whole
truth about the past in order to grow from the experience for the sake
of the future has been gaining momentum in the country.

The memory has been returning to us with a remarkable bitterness
towards the years of the Stalin repressions. No single republic or
people were able to avoid their unlawfulness and arbitrariness. The
sanctioned mass arrests, camp martyrdom, the wretched fates of
women, elderly people and children in the resettlement zones keep
prodding our conscience and injuring our moral dignity. These must
not be forgotten.

The barbaric actions of the Stalin regime included the banishment
of Balkars, Ingushetians, Kalmyks, Karachais, Crimean Tatars,
Germans, Meskhetian Turks, and Chechens from their native lands
during the Second World War. The forced resettlement policy also
affected the fates of Koreans, Greeks, Kurds and other peoples.
The Supreme Soviet of the USSR unconditionally denounces
the practice of the forced resettlement of entire peoples as a gravest
crime contravening the foundations of international law, and the
humanist nature of the socialist order.

The Supreme Soviet of the USSR guarantees that no infringement
of human rights or humanity norms will ever occur in our country
at state level.

The Supreme Soviet of the USSR considers it necessary to take
corresponding legislative measures for the unconditional restoration
of the rights of the Soviet peoples who were subjected to repression.

The Supreme Soviet of the USSR Moscow, Kremlin, 14 November 1989]

PD.: Por cierto, el libro te lo puedes descargar en:

www.projectw.org/

Debes registrarte en la web y luego buscarlo en la sección ebooks&tutorials.

Saludos cordiales
José Luis
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)
Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
 
Años como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembro
 
Mensajes: 7891
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Notapor panchopg » Mar Jun 06, 2006 6:24 am

A modo de complemento me encontre este reportaje de la television nacional de Chile acerca del gulag ruso

Primera parte

segunda parte
Valiente es aquel que no toma nota de su miedo. (G. Patton)
Imagen
panchopg
Miembro
Miembro
 
Años como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembro
 
Mensajes: 180
Registrado: Mar Dic 27, 2005 8:42 am
Ubicación: Talca - Chile

Notapor Åkerberg » Mié Ago 16, 2006 3:26 pm

hola

hay un libro titulado "Tan lejos como los pies me lleven" de Josef Martin Bauer.

Tan lejos como los pies me lleven narra la aventura de Clemens Forell, un soldado alemán que cayó prisionero de los rusos durante la segunda guerra mundial y fue a parar a uno de los campos de trabajo siberianos.
En este libro se recoge el relato de su huida a través de la inmensidad de la estepa siberiana, en un viaje de 14.000 kilómetros en una denodada lucha por la supervivencia.
El ritmo de la narración y la espectacularidad del argumento han hecho que a menudo se haya leído como una apasionante novela de aventuras.


El prisionero alemán contó su historia al autor del libro. Un libro muy recomendable.....
Åkerberg
Miembro
Miembro
 
Años como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembro
 
Mensajes: 134
Registrado: Dom Jun 25, 2006 5:01 pm

Notapor pastelsjl » Lun Mar 31, 2008 2:09 am

de esta historia se hahechouna peli se llama hasta donde los pies me lleven. esta en la mulita
pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
 
Años como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembro
 
Mensajes: 738
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am

Notapor Naranjito » Lun Mar 31, 2008 12:15 pm

Buenas,sobre el cautiverio de Españoles en Rusia,te recomiendo tres libros,EMBAJADOR EN EL INFIERNO de Torcuato Luca de Tena(tambien esta en pelicula,con el mismo titulo,pero con diferentes nombres los actores),narra el paso por diferentes campos y carceles del Capitan Palacios.LOS PRISIONEROS de Fernando Vadillo y ESCLAVOS DE STALIN de Angel Salamanca.
Los tres son muy buenos libros, ninguno te dejara indiferente.
Saludos :-D
Para atras ni para cojer carrerilla....
Avatar de Usuario
Naranjito
Miembro
Miembro
 
Años como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembro
 
Mensajes: 101
Registrado: Mar Feb 19, 2008 1:57 pm
Ubicación: Barcelona

Notapor gustav » Vie May 30, 2008 4:34 pm

El tema de los prisioneros alemanes en la URSS es otra muestra de la crueldad que puede ejercer el género humano sobre sus congéneres, cuando es apoyada institucionalmente por las autoridades de turno.
La falta de compasión y barbarie de los comunistas es equivalente a la de los nazis.
Gustav
gustav
Usuario
Usuario
 
Años como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembro
 
Mensajes: 15
Registrado: Mar Ago 07, 2007 10:53 pm

Prisioneros alemanes en Rusia

Notapor José Luis » Vie Abr 17, 2009 8:57 am

¡Hola a todos!

Según datos soviéticos, el Ejército Rojo capturó como prisioneros a unos 2,4 millones de soldados alemanes que sufrieron un grado de mortalidad por debajo del 15 por ciento (unos 360.000 soldados). Sin embargo, tal como reconocen dichas fuentes, hubo muchos soldados de la Wehrmacht capturados que nunca fueron registrados ni contados por las autoridades responsables, especialmente durante los dos o tres primeros años de la guerra. Así que las cifras presentadas por las fuentes soviéticas son con toda certeza inferiores a las reales, que nunca se sabrán con seguridad. Las fuentes alemanas, basadas en los informes de los prisioneros retornados y en las estadísticas existentes de la Wehrmacht sobre las pérdidas alemanas, arrojan cifras más elevadas: unos 3 millones de soldados hechos prisioneros por el Ejército Rojo, con un grado de mortalidad de entre el 25 y 30 por ciento mientras estaban en cautividad (entre 750.000 y 900.000 soldados). Este alto porcentaje de mortalidad fue, sin embargo, sensiblemente inferior al que sufrieron los prisioneros soviéticos en manos alemanas; de los 5,7 millones de soldados soviéticos capturados por los alemanes, murieron en cautividad 3,5 millones, es decir, el 57 por ciento. Estos porcentajes son impactantes, sobre todo si se comparan con el grado de mortalidad entre los prisioneros británicos y estadounidenses en manos alemanas: entre el 3,5 y 5,1 por ciento. Los soldados de los ejércitos aliados de Alemania capturados por el Ejército Rojo (unos 2 millones, principalmente rumanos, italianos, húngaros, checos) también sufrieron un índice de mortalidad comparable, inferior o mayor al de los alemanes. Por ejemplo, las fuentes soviéticas, que van a la baja, informan que los italianos cautivos sufrieron aproximadamente un 56 por ciento de mortalidad, los rumanos un 29 por ciento, y los húngaros un 10 por ciento.

Para ilustrar este topic, a continuación (en otro momento) voy a traducir, en varias partes, lo más sustancioso de un artículo de Andreas Hilger, “Re-educating the German Prisoners of War: Aims, Methods, Results and Memory in East and West Germany”, en Bob Moore & Barbara Hately-Broad (Eds.), Prisoners of War, Prisoners of Peace. Captivity, Homecoming and Memory in World War II (Oxford: Berg Publishers, 2005): pp. 61-76.

Saludos cordiales
José Luis
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)
Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
 
Años como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembro
 
Mensajes: 7891
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Prisioneros alemanes en Rusia

Notapor José Luis » Vie Abr 17, 2009 10:26 am

¡Hola a todos!

Andreas Hilger (Köln, 1967) es afiliado del Instituto de Historia del Este Europeo en la Universidad de Colonia y enseña en la Universidad de Hamburgo. Estudió historia y estudios eslavos en las universidades de Colonia y Volgogrado. Es autor de Deutsches Kriegsgefangene in der Sowjetunion, 1941–1956. Kriegsgefangenenpolitik, Lageralltag und Erinnerungen (2000) y editor conjunto de los dos volúmenes de Sowjetische Militärtribunale (2001-3). Véase CV (en alemán) en:
http://www.hsu-hh.de/hiswes/index_PC4M98zVKn38KgcH.html

Introducción (parte):

[(…) Los líderes de la Unión Soviética nunca lanzaron ni realmente consideraron una política de represalia o aniquilación contra los prisioneros de guerra alemanes, sobre todo a causa de la política soviética de condena de prisioneros de guerra soviéticos en custodia alemana. Incluso las decisiones tomadas en el período de posguerra para retener a alemanes -así como japoneses- más tiempo en los campos soviéticos que, por ejemplo, húngaros o austriacos, fue más una reflexión del contexto político de posguerra del problema de repatriación que una política fija o de principios. Las decisiones subyacentes fueron el resultado de pragmáticas consideraciones económicas y políticas debidas a la recién emergente constelación de poder con sus intrigas y esferas de influencia.

Esta valoración general no niega la realidad de varias violaciones o crímenes cometidos por soldados soviéticos individuales, guardias, unidades o administraciones de campos locales contra prisioneros de guerra. En los primeros meses y años tras el ataque alemán especialmente, fuentes fiables contienen abundantes pruebas de casos de tortura y asesinato de soldados capturados (los prisioneros húngaros o rumanos también cayeron víctimas de estos crímenes). Los archivos rusos revelan que el propio Stalin, en 1941, recomendó una vez que las unidades en retirada del Ejército Rojo disparasen a un prisionero alemán. No obstante, esta propuesta criminal no constituyó la línea general. Al contrario, numerosas órdenes, directivas y documentos del Stavka, Stalin, el UPVI y el mando del Ejército Rojo, así como la resolución fundamental de los Comisarios de los Consejos Populares acerca de la política hacia los prisioneros de guerra de 1 de julio de 1941, prescribían la adopción soviética de los estándares internacionales. Sin embargo, el Mando Supremo Soviético no logró hacer cumplir los principios humanitarios existentes tal como estaban codificados en la ley y las normas militares soviéticas contra los efectos compensatorios de la brutalmente anti-alemana propaganda de guerra soviética. La simple cifra de excesos cometidos contra los prisioneros de guerra pone de relieve las casi tensiones clásicas entre las formulaciones humanitarias generales y los intereses esencialmente temporales en tiempos de guerra. De hecho, semejantes fechorías fueron de algún modo alentadas por la fiera propaganda de guerra soviética anti-alemana y, aunque no sancionadas, tampoco fueron nunca suprimidas por un liderazgo que tenía que movilizar y utilizar todas las fuerzas para defenderse contra el agresor alemán. Sólo en una etapa tan tardía como la primavera de 1945 fueron finalmente criticadas como desfasadas las sanguinarias declaraciones de Ilya Ehrenburg: “El trato duro a los alemanes causa miedo entre ellos y les obliga a presentar una persistente resistencia”. En general, los crímenes soviéticos contra los prisioneros de guerra alemanes permanecieron aislados y, en principio, con incidencias a bajo nivel. No indicaban una siniestra política de represalia de Moscú, pero contravenían la adherencia de la administración y liderazgo soviéticos a los estándares internacionales].

Continuaremos,
José Luis
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)
Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
 
Años como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembro
 
Mensajes: 7891
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Prisioneros alemanes en Rusia

Notapor Rafa » Vie Abr 17, 2009 1:18 pm

¡Hola a todos!

Creo que aporto algo al debate.

Conversaciones entre el canciller alemán Konrad Adenauer y el gobierno soviético (1955): liberación de los últimos prisioneros alemanes

En septiembre de 1955, Konrad Adenauer, canciller del nuevo gobierno de Alemania Occidental, voló a Moscú para reunirse con los dirigentes de la URSS. Durante sus discusiones, Adenauer sacó a colación un tema muy sensible:

"... Permítanme empezar con el asunto de la liberación de aquellos alemanes aún encarcelados dentro del área o esfera de influencia de la Unión Soviética, o bien de los que se les impide abandonar dicha zona. Existe el propósito de que se plantee dicho problema desde un principio, dado que es una cuestión que no deja de importar a toda familia alemana. Deseo con todo mi corazón que ustedes comprendan el espíritu con el que deseo abordar este problema. Para mí sólo se trata de un punto de vista humanitario. Es intolerable pensar que, más de diez años después del final de la guerra, haya aún hombres que estén separados de sus familias, de su patria, y de su normal y pacífico trabajo, unos hombres que se vieron envueltos, de una forma u otra, en el torbellino de la guerra. No deben ver ninguna provocación en mis palabras: está fuera de toda duda que no se pueden establecer relaciones normales entre nuestros Estados mientras dicho asunto quede sin resolver. De esa normalización es de lo que estoy hablando. Planteemos claramente un asunto que es una fuente diaria de recuerdo de un pasado lejano y triste."

El Primer Ministro soviético Nikita Bulganin le respondió:

"El canciller federal, señor Adenauer, ha expuesto como primera cuestión la de los prisioneros de guerra. En nuestra opinión se trata de un claro malentendido. No existen prisioneros de guerra alemanes en toda la Unión Soviética. Todos los prisioneros de guerra alemanes fueron liberados y repatriados. En la Unión Soviética sólo existen criminales de guerra de los antiguos ejércitos de Hitler, criminales que fueron juzgados por tribunales soviéticos por crímenes especialmente graves contra el pueblo soviético, contra la paz y contra la Humanidad. En efecto, 9.626 hombres han sido retenidos hasta el 1 de septiembre (1). Pero dichos hombres deben ser retenidos en la cárcel por criminales, según las nomas y reglas más humanas. Se trata de hombres que perdieron su compostura humana: son hombres culpables de atrocidades, de incendios, de asesinatos perpetrados contra mujeres, niños y ancianos. Fueron debidamente sentenciados por tribunales soviéticos y no pueden ser considerados prisioneros de guerra.
El pueblo soviético no puede olvidar los crimenes capitales cometidos por esos elementos criminales, como, por ejemplo, el fusilamiento de siete mil hombres de Kiev, en Babi Yar. No podemos olvidar ese millón de personas que fueron gaseadas y quemadas. Nadie puede olvidar las toneladas de cabello que fueron cortados y clasificados a mujeres torturadas hasta la muerte. Existen muchos que presenciaron lo sucedido en Maidanek. En los campos de Maidanek y Auschwitz más de cinco millones y medio de personas, todas inocentes, fueron asesinadas. El pueblo ucraniano nunca olvidará aquellas personas inocentes asesinadas en Járkov, donde fueron fusilados o gaseados miles de seres humanos. Podría mencionar los campos de concentración de Smolensko, Krasdonar, Stavropol, Lvov, Poltava, Nóvgorod, Oriol, Rovno, Kaunas, Riga, y muchos otros, donde cientos de miles de ciudadanos soviéticos fueron torturados hasta la muerte por los fascistas de Hitler. No podemos olvidar aquellas gentes inocentes, asesinadas, gaseadas y enterradas vivas; no podemos olvidar las ciudades y aldeas abrasadas, las mujeres, muchachos y niños asesinados. Y esos 9.626 hombres que he mencionado son criminales que cometieron tales monstruosos crimines..."

(1) 2.000 de ellos fueron hechos prisioneros en Stalingrado

Adenauer respondió rápidamente:

" Así, pues, señor Primer Ministro, usted ha hablado acerca de prisioneros de guerra. Permítanme que llame su atención sobre el hecho de que, en mis declaraciones de ayer, las palabras prisionero de guerra no fueron mencionadas. Evité a propósito dicha expresión. Si usted examina atentamente mis declaraciones, verá que hablaba de personas que eran retenidas. Usted ha mencionado criminales de guerra y sentencias dictadas por tribunales soviéticos. Hemos tenido hechos similares en nuestras relaciones con Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia. Pero dichos Estados han llegado a la conclusión de que las sentencias dictadas en aquellos países en el primer período de posguerra no estaban libres de las emociones propias de la atmósfera de aquel momento específico...
Se han cometido muchas maldades.
Esto es cierto: las tropas alemanas invadieron Rusia. Y también esto es cierto: se cometieron muchas maldades. Pero también esto es cierto: los ejércitos rusos invadieron Alemania (para su defensa, lo admito sin vacilar), y sucedieron también muchas cosas horribles en Alemania durante la guerra. Creo que, si entramos en un nuevo período de nuestras relaciones, y esto es lo que queremos realmente, no debemos mirar tan de cerca el pasado, pues de ese modo sólo comenzaremos a levantar obstáculos."

El Secretario General del PC, Nikita Kruschev, atacó vehemente los puntos de vista de Adenauer:

"Señor canciller, usted ha dicho al final de su declaración que los soldados soviéticos, cuando cruzaron las fronteras soviéticas y penetraron profundamente en su país, también cometieron crímenes: debo rechazarlo categóricamente, pues esto no fue el caso y la parte alemana no puede presentar ninguna prueba de ello (2). Los soldados soviéticos expulsaron a las otras tropas de su país y las persiguieron, cuando no quisieron rendirse. Si hubiésemos dejado en paz a dichas tropas, podrían haberse preparado para otra invasion. No nos podíamos detener a mitad de camino, sino que debíamos destruir al enemigo que se atrevió a alzar sus armas contra nosotros. Por ello, los soldados soviéticos cumplieron con su sagrado deber hacia su patria al continuar aquella guerra y sacrificar sus vidas. ¿Eso son horrores? Si unas tropas hubiesen invadido Alemania, y Alemania se hubiese defendido y hubiesen destruido al enemigo, ¿diría usted que eso son horrores? Habría sido un sagrado deber de Alemania. Por esas razones, soy de la opinión de que se ha hecho una observación insultante contra los soldados soviéticos. Y ello me obliga a hacer esta declaración".

El 14 de septiembre de 1955, Adenauer celebró una rueda de prensa en Moscú:

"... El Gobierno soviético, los señores Bulganin y Kruschev, han declarado expresamente durante las negociaciones que, en la Unión Soviética, ya no existen prisioneros de guerra alemanes, sino 9.626 criminales de guerra convictos, según dicen ellos.
Todos abandonarán la Unión Soviética en un próximo futuro. Serán parcialmente amnistiados y liberados; en tanto la Unión Soviética crea que cometieron graves crímenes, serán objeto de extradición a Alemania para ser tratados según las leyes de nuestro país. Creo que esto aliviará muchas pesadumbres, no sólo a esas casi diez mil personas que están aquí en la Unión Soviética, sino también a sus numerosos familiares en nuestro país. Ahora debo también informar de que su Primer Ministro Bulganin me ha dicho, y me ha autorizado a decírselo a ustedes, que toda esta acción empezará incluso antes de que hayamos llegado a Bonn..."

(2) Evidentemente, Kruschev sabía que no era cierto.

De esta forma, terminaba la aventura de los últimos prisioneros de guerra alemanes en la Unión Soviética.

"La Batalla de Stalingrado", William Craig
"¡Quién habría pensado nunca que desde el frente occidental al oriental habría tan sólo un día de marcha!" Expresión del comandante de un batallón de la división Scharnhorst dirigiéndose hacia Berlin a finales de abril de 1945.

Imagen+7

Imagen
Avatar de Usuario
Rafa
Miembro distinguido
Miembro distinguido
 
Años como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembro
 
Mensajes: 1804
Registrado: Lun Mar 09, 2009 4:00 pm
Ubicación: Madrid, España

Prisioneros alemanes en Rusia

Notapor José Luis » Vie Abr 17, 2009 3:48 pm

¡Hola a todos!

[Política Soviética hacia los Prisioneros de Guerra, 1941-56 (I)

La repetidamente mencionada Administración para Prisioneros de Guerra e Internos (UPVI-GUPVI) del MVD (Ministerio del Interior) fue fundada en septiembre de 1939, dos días después de la invasión soviética de la parte de Polonia que fue designada para convertirse en territorio soviético en el infame Pacto Germano-Soviético de agosto de 1939. Como parte de la burocracia de la ocupación soviética, el UPVI compartió responsabilidad directa por la masacre de Katyn en 1940. Al mismo tiempo, la administración tuvo sus primeras experiencias para organizar prisioneros de guerra como trabajo forzado, realizó sus primeros intentos de re-educación política y tuvo que llevar a cabo sus primeras repatriaciones. Sin embargo, la auténtica prueba de la eficiencia y capacidad de la administración comenzó en junio de 1941.

Dada la situación militar que siguió, sólo podía fallar. Una mayoría de campos pronto cayó bajo control alemán y los restantes carecían de personal, material, víveres y servicios médicos, y no tenían ideas convincentes sobre la distribución más eficaz de prisioneros como mano de obra ni sobre los contenidos de la re-educación política. En consecuencia, el número relativamente pequeño de prisioneros alemanes bajo custodia soviética en 1941-42 tuvo que hacer frente a las consecuencias más severas de esta desorganización y escasez de suministros. Al mismo tiempo, el liderazgo soviético prestó poca atención, en su caso, a sus botines humanos y el partido local y los aparatos del estado quedaron, en el mejor de los casos, con instrucciones incompletas y sin apoyo material o político central para cumplimentarlas. Así fue que las disparidades entre las prescripciones de Moscú, por una parte, y la falta de recursos materiales locales y centrales, por la otra, continuaron siendo las razones más importantes de las privaciones sufridas en los campos soviéticos de prisioneros de guerra. Los exámenes mensuales de la capacidad de los prisioneros para trabajar muestran tremendas fluctuaciones en el estado de salud general con severas caídas en 1944, 1945 y 1947 y las condiciones de vida generales sólo fueron estabilizadas en fecha tan tardía como el invierno de 1947-48, en contraste con la situación de los civiles soviéticos, donde los esfuerzos organizados y exhaustivos comenzaron ya en 1943.

Aunque la Batalla de Stalingrado no fue el momento decisivo de la II Guerra Mundial, definitivamente dio nuevo ímpetu y velocidad a la política soviética hacia los prisioneros de guerra. La muerte de un enorme número de prisioneros capturados en la batalla había evidenciado la incapacidad de la administración del NKVD y del Ejército Rojo para garantizar el trato apropiado a sus prisioneros. Este vez siguieron consecuencias más decididas. Moscú destituyó al capitán de la Seguridad del Estado, Soprunenko, como administrador jefe y lo reemplazó por el general Ivan Petrov. Su nueva tarea no era una tarea fácil pues, a los treinta días, Moscú le exigió que tenía que mantener “la garantía de las condiciones de vida necesarias”. No obstante, más decisivos fueron los cambios cualitativos en las actitudes de Moscú hacia los prisioneros de guerra: en vista del gran número de prisioneros y a la espera de futuras victorias, el liderazgo mostró ahora un serio interés en este nuevo potencial e intensificó de forma notable su compromiso. Todo el sistema de campos, con sus vastas distancias entre campos estacionarios y de frente y su insuficiente número de hospitales, fue reorganizado; víveres y medicinas adicionales llegaron a los campos, y la rutina diaria fue temporalmente ajustada al estado de salud real de los soldados (alemanes) capturados. Además de esto, las autoridades centrales -supuestamente, el propio Comisario del Interior del Pueblo, Lavrenty Beria- amenazaron a la administración con la abolición de su independencia organizativa en favor del sistema mejor establecido del Gulag. Este último argumento proporciona una clara indicación de las motivaciones más profundas del círculo gobernante: los prisioneros de guerra eran considerados principalmente como una fuerza de trabajo adicional para la devastada economía del país.

A ojos de Moscú, la combinación de incentivos y amenazas funcionó y, en abril de 1943, el UPVI había redactado elaboradas instrucciones sentando la base para los próximos quince años de trabajo forzado para los prisioneros de guerra. Una vez más, las fuentes soviéticas hacen difícil establecer una clara imagen de las correspondientes aportaciones y resultados financieros, pero, indudablemente, conforme a las tradiciones y convicciones soviéticas, el puro número de trabajadores y los llamados “hombres-días” siempre tuvieron precedencia sobre calidad de trabajo, cálculos de coste-beneficio económicos y consideraciones humanitarias. Igualmente, parece estar más allá de toda duda que el gasto estatal total para apoyar, guardar y transportar a sus trabajadores capturados excedió con mucho los ingresos directos de alquilar los prisioneros de guerra a las empresas industriales y agrícolas].

A seguir,
JL
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)
Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
 
Años como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembro
 
Mensajes: 7891
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Prisioneros alemanes en Rusia

Notapor KRAG LLAGAS » Sab Abr 18, 2009 12:30 am

Rafa escribió:."

(1) 2.000 de ellos fueron hechos prisioneros en Stalingrado



Me parecen cifras muy bajas segun tengo entendido entre 100y 150 000 alemanes cayeron en manos de los rusos despues de Stalingrado lo mas seguro es que los rusos falsearan los datos para poder retener indefinidamente a cualquier prisionero aleman
"Es inutil ocupar georgia(...)pero una destrucción absoluta de sus caminos,casas y población mermará sus recursos militares.Puedo hacer... que Georgia aúlle.No sólo combatimos contra ejércitos hostiles, sino contra un pueblo hostil, y debemos hacer que todos, viejos y jóvenes, ricos y pobres, sientan la dura mano de la guerra"

General Sherman(Guerra civil estadounidense)

:sgm5:
Avatar de Usuario
KRAG LLAGAS
Expulsado
 
Años como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembro
 
Mensajes: 22
Registrado: Jue Abr 02, 2009 2:17 am

Prisioneros alemanes en Rusia

Notapor Capitán Naufragio » Sab Abr 18, 2009 1:24 am

Creo que esos 2.000 son los criminales de guerrra de Stalingrado que quedaban en 1955 y no los prisioneros de guerra cuya cifra se aproxima a la que tu comentas.
Capitán Naufragio
Miembro
Miembro
 
Años como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembro
 
Mensajes: 58
Registrado: Mar Sep 25, 2007 11:32 pm
Ubicación: Galiza

Prisioneros alemanes en Rusia

Notapor José Luis » Sab Abr 18, 2009 8:39 am

¡Hola a todos!

[Política Soviética hacia los Prisioneros de Guerra, 1941-56 (II)

Las cuentas y cifras del GUPVI revelan un déficit para los años de 1941 a 1955-6 de unos 4.300 millones de rublos para todos los prisioneros de guerra, y 2.140 millones para los alemanes solamente. Los datos para el período más intensivo de trabajo de los prisioneros de guerra (1943-9) no muestran un cuadro mejor que el déficit total y la parte alemana permanece proporcionalmente más o menos sin cambios.

(…) Dado el peso específico de las consideraciones económicas en la política soviética hacia los prisioneros de guerra, los desarrollos cuantitativos tras la primavera de 1943 y las reorganizaciones identificables en los terrenos de la educación política que serán discutidos en las siguientes secciones, se puede decir que los primeros meses de 1943 pueden ser considerados como el punto de partida de una auténtica política soviética hacia los prisioneros de guerra. Fue sólo entonces que los propósitos y consideraciones fundamentales tomaron formas más concretas y coherentes y parecieron ser más practicables pues, sólo a partir de 1943, fueron apoyados por auténticos conceptos y, aunque escasos, recursos materiales y de personal. En vista del número constantemente creciente de prisioneros de guerra y las responsabilidades correspondientemente mayores que esto trajo, la administración se convirtió en una de las Principales Administraciones del NKVD (el GUPVI) a principios de 1945, gobernando un total de al menos 4 millones de prisioneros de guerra de países de todo el mundo.

Educación Política: Objetivos Soviéticos

Aparte de los 2,4 millones de alemanes, los incompletos expedientes de registro del GUPVI contienen datos sobre unos 513.000 húngaros, 187.000 rumanos y 640.000 soldados de Japón. Vistas desde una amplia perspectiva, estas cifras reflejan el ascenso de la Unión Soviética a estatus de potencia mundial durante la II Guerra Mundial. En este contexto de política exterior, los futuros retornados fueron considerados como un medio posible para influenciar sociedades de posguerra. Los esfuerzos tras la II Guerra Mundial habían proporcionado una experiencia específica para el establecimiento soviético, y la noción general soviética durante y después de la II Guerra Mundial correspondió parcialmente a las creencias occidentales. No obstante, el lugar central de la re-educación política en la política general de Moscú con respecto a los prisioneros de guerra, las ideas y preocupaciones domésticas y de política exterior fundamentales de Stalin, y la manera stalinista de traducir las guías políticas en realidad condujeron a agudas diferencias entre los programas y métodos de re-educación occidentales y soviéticos. Hasta un cierto grado, esas consideraciones ayudan a explicar el fracaso de la re-educación soviética. No obstante, la re-educación también dependió en un alto grado de la voluntad alemana para aprender las lecciones soviéticas. De esta forma, los procesos y resultados de la re-educación soviética sirven como un indicador de interpretación adicional para la complejidad de la política exterior soviética después de 1941. Al mismo tiempo, arrojaron nueva luz sobre las continuadas actitudes alemanas hacia el “mortal enemigo bolchevique” durante y después de la II Guerra Mundial, y crearon obstáculos fundamentales para los objetivos de la política comunista soviética y alemana en Alemania del Oeste y Este respectivamente]

Continuaremos
JL
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)
Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
 
Años como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembroAños como miembro
 
Mensajes: 7891
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Siguiente

  • Temas similares
    Respuestas
    Vistas
    Autor

Volver a La posguerra

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

Butscheck Antiques