España y la Segunda Guerra Mundial

Cuestiones generales relativas a la Segunda Guerra Mundial

Moderador: Francis Currey

Responder
sopas
Miembro
Miembro
Mensajes: 132
Registrado: Mié Ago 03, 2005 2:50 am
Ubicación: Madrid, España
Contactar:

España y la Segunda Guerra Mundial

Mensaje por sopas » Jue Jul 12, 2007 9:56 pm

Hola a todos,

La verdad no sabía muy bien donde poner este hilo así que si algún moderador cree necesario moverlo a otra sección del foro puede hacerlo sin ningún problema.

Bueno al tema. Quería que debatiesemos sobre España y la 2GM. Yo siempre había entendido que Franco a pesar de tener simpatías hacía Hitler y Mussolini, en realidad no tenía ninguna intención de entrar en la guerra, y cuando se reunió con Hitler en Hendaya le expuso una cantidad de demandas y ayudas tal que Hitler no se pudo permitir.

No obstante, recientemente me he enterado por terceros de que el historiador Paul Preston en su libro (el cual no he leido) afirma que en realidad Franco se moría de ganas de entrar en la guerra y que fue Hitler el que rechazó su ayuda. :shock: La verdad no se de donde ha podido el señor Preston sacar esas conclusiones, pero debido al prestigio internacional del que goza creo que al menos merece el beneficio de la duda y que debatamos aquí esa posibilidad.

Alguién que haya leido el libro de Preston sobre Franco puede escribir a aquí lo que realmente dice? Lo consideráis neutral y objetivo?

Según mis conocimientos lo que ocurrió fue más o menos lo siguiente:

La entrevista de Hendaya en Octubre de 1940 fue por iniciativa de Hitler no de Franco. En ese momento Hitler quería convencer a Franco de que España entrase en guerra. Si no fuese así no se hubiera reunido con Franco en primer lugar. Los alemanes ya habían diseñado con pelos y señales el ataque a Gibraltar (Operación Felix) y a Franco no le hacía gracia que los alemanes pisasen suelo español. Así que Franco dijo NO a la guerra, bueno no fue tan tajante sino que le pidió a Hitler una serie de ayudas imposibles que el Führer no pudo aceptar. Además entrar en Guerra al lado de Alemania le suponía a Franco perder todo el comercio bilateral que mantenía con Inglaterra y EEUU. Tras la entrevista de Hendaya Hitler quedó super decepcionado.

Y ahí quedó la cosa por el momento.

Unos meses más tarde en Febrero de 1941, Franco se reunió con Benito Mussolini en Bordighera (Italia). Mussolini venía avisado por Hitler para presionar en todo lo posible a Franco, y además creía que los españoles se entenderían mejor con los italianos. Pero ni con esas, Franco siguió en sus "trece", y Ribbentrop informó a Hitler de que Franco no tenía intención de entrar en la guerra.

En Junio de 1941, Alemania invade la URSS y Franco manda la división azul para "amansar a la fiera" y de paso deshacerse de los más españoles pro-nazis. A partir de ese momento las presiones alemanas para una entrada en la guerra por parte de España se suavizan, hasta darse por finalizadas totalmente en 1943.

Serrano Suñer, el cuñado de Franco si que era partidario de una participación más activa al lado de Alemania y fue precisamente por esta razón por la que Franco lo destituyó en 1942.

Así que realmente no se de donde saca Paul Preston eso de que Franco se moría de ganas de entrar en guerra cuando en realidad hizo todo lo posible para no hacerlo.

Voy a citar además de las memorias de Winston Churchill:

*********************************

"La Aportación Española a la Causa Aliada

La actitud de España era para nosotros mucho más importante que la de Vichy. Nosotros habíamos sido neutrales en la sangrienta guerra civil española. El general Franco no nos debía nada, pero si mucho a las potencias del Eje. Hitler y Musolini habían acudido en su ayuda. Franco miraba con antipatía y temor a Hitler, mientras que por Mussolini sentía simpatía. Al principio de la 2 Guerra Mundial, Españase había declarado neutral, observando estrictamente esa neutralidad. Entre Inglaterra y España se realizaba un fecundo y necesario comercio. El mineral de hierro de Vizcaya era importantisimo para nuestra producción de municiones.

Franco sóle se ocupó de los intereses de su país, nunco entró en su cabeza la idea de conservar gratitud a Hitler ni a Musolini. Los españoles estaban hartos de pelear. Nada de guerra para España, nada de guerra para Franco.

Necesitábamos que sus puertos fuesen negados a los submarinos alemanes e italianos. España tenía en sus manos la llave de todas las empresas británicas en el Mediterraneo. Tan grande era el peligro que durante 2 años tuvimos una expedición de más de 5000 hombres con objeto de ocupar las Islas Canarias en caso de que los españoles nos privasen de Gibraltar. También podía Franco permitir el paso de los alemanes por la Península para tomar el Peñón.

En Agosto [1940] la escena de la guerra cambió al seguir combatiendo Gran Bretaña, y era probable que la guerra resultase larga. Entonces empezaron las exigencias de Franco: seguridad de que se entregaría Gibraltar, el Marruecos Francés, y parte de Argélia, incluyendo Orán. Se necesitaba ayuda militar y económica. La intervención española sólo podía producirse después de que Alemánia desembarcase en Inglaterra. Hitler se sintió turbado ante el alcance de la exigencias españolas, algunas de las cuales había de costar al Führer nuevos conflictos con Vichy.

El 23 de Octubre, Hitler se entrevistó con Franco en Hendaya. España exigía rectificaciones de la frontera pirenáica, la cesión del Rosellón, casi toda Argelia y Marruecos. Nada salió en limpio, salvo y vago protocolo y el acuerdo de entablar discusiones militares ulteriores.

El 6 de febrero 1941, Hitler escribió a Franco una carta en la que exhortaba a que obrase enérgicamente sin dilación. Franco replicó con expresiones de imperecedera lealtad, pero exigía que para la operación de Gibraltar sólo se usarían tropas españolas cuando económicamente ello fuera posible para España.

Ribbentrop informó a Hitler de que Franco no tenía la menor intención de entrar en la guerra. Hitler pensó que sería más prudente atenerse a su método de batir a las naciones una por una. Así, empleando sutelezas, artificios, y seguridades de amistad, Franco consiguió ir capeando el temporal y mantener a España fuera de la guerra, con inestimables ventajas para Gran Bretaña cuando ésta se hallaba sola."

**********************************

Mas de las memorias de Churchill:

"Un par de meses despés de la entrevista de Hendaya, Hitler envió una carta a Mussolini, expresándole su preocupación y descontento ante la actitud española en el conflicto:

"Profundamente conturbada España por la situación, que Franco cree que ha empeorado, se niega a colaborar con las potencias del Eje. Temo que Franco esté a punto de cometer el error más grave de su vida. Pienso que su idea de recibir de las democrácias materias primas y trigo, como una especie de recompensa por su neutralidad, es extraordinariamente ingenua. Las democracias le tendrán con el alma en un hilo, hasta que se consuma el último grano de trigo, y cuando haya llegado ese momento se lanzarán sobre el.

Lamento todo esto porque nosotros habíamos terminado los preparativos para cruzar la frontera española el 10 de enero de 1941 y atacar Gibraltar en los primeros días de febrero. Creo que el éxito hubiera sido relativamente rápido. Las tropas elegidas para esta operación habian sido especialmente seleccionadas y entrenadas. Desde el momento en que el Estrecho de Gibraltar cayera en nuestras manos, el peligro de un cambio de actitud de Francia en el norte y en el Africa Occidental quedaría definitivamente eliminado.

Me encuentro, pues muy entristecido por esta decisión de Franco, tan poco acorde con la ayudad que nosotros y usted, Duce, le prestamos cuando él se encontraba en dificultades."

******************************************

Dejo además un link con varios documentos muy interesantes sobre el tema:

http://www.yale.edu/lawweb/avalon/wwii/spain/spmenu.htm

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9357
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: España y la Segunda Guerra Mundial

Mensaje por José Luis » Jue Jul 12, 2007 11:37 pm

¡Hola a todos!
sopas escribió: Así que realmente no se de donde saca Paul Preston eso de que Franco se moría de ganas de entrar en guerra cuando en realidad hizo todo lo posible para no hacerlo.
No puedes saberlo porque no lo has leído, Sopas. Pero por lo que veo ya has formado unos prejuicios.

Por otra parte, en ningún lugar de las más de 200 páginas dedicadas a Franco durante la IIGM (de un trabajo documentado de casi 1.000 páginas), dice Preston que Franco "se moría de ganas de entrar en guerra", sino simplemente que, durante varias fases del conflicto (especialmente al principio), el dictador fue partidario de entrar en guerra al lado de Alemania. Otra cosa es que pudiera.

Y por último, es rotundamente falsa la frase "cuando en realidad hizo todo lo posible para no hacerlo".

La historia de Franco durante la IIGM y su posicionamiento ante la guerra fue lo suficientemente compleja y pendular como para zanjarla en dos o tres frases o parágrafos, en dos o tres citas o comentarios. Por eso los historiadores escriben libros. Y es recomendable leerlos para poder opinar sobre ellos.

Eso por no hablar del planteamiento totalmente sesgado y unilateral que has hecho en tu intervención.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

sopas
Miembro
Miembro
Mensajes: 132
Registrado: Mié Ago 03, 2005 2:50 am
Ubicación: Madrid, España
Contactar:

Re: España y la Segunda Guerra Mundial

Mensaje por sopas » Vie Jul 13, 2007 12:30 am

Primero de nada quiero pedir perdón por poner palabras en boca de Preston cuando en realidad no he leido su libro. Hace unas semanas debatí sobre este tema con otras personas en otro foro de internet y decían que "Franco se moría de ganas por entrar en la guerra" y que Preston así lo confirmaba. A mi me chocó bastante porque de toda la literatura que había leido hasta entonces (y es bastante) viene a decir casi todo lo contrario que fue Franco al no le interesaba entrar en guerra.
José Luis, puedes creerme cuando te digo que no tengo ningún prejucio. Es más creo que es un tema bastante interesante y que merece ser estudiado.

Yo de todo lo que he leido sólo encuentro que en el único momento en que Franco se sintió tentado por entrar en guerra fue en Agosto de 1940 ante el posible desembarco alemán en Inglaterra (es además lógico que con Inglaterra vencida Franco ocupase Gibraltar). Quizás a ese momento se refiere Paul Preston? No obstante, un par de meses después en septiembre de 1940 y tras la tenaz resistencia Británica la postura de Franco había cambiado bastante, y cuando se reunió en Hendaya con Hitler en octubre según parece sólo le dio largas y más largas al Führer que terminó bastante decepcionado de dicho encuentro.

Por lo demás de todo lo que he podio leer, sólo encuentro presiones por parte de Hitler y respuestas ambiguas por parte de Franco.

No se, dejando a un lado la polémica sobre Preston que he creado sin querer, vosotros que opináis sobre España y la Segunda Guerra Mundial?

Saludos.

P.S: José Luis valoro mucho tu opinión.

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2360
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Mensaje por David L » Vie Jul 13, 2007 5:06 am

Como ha comentado José Luis el tema da para varios libros, pero bueno intentaremos aportar algo sobre el tema.

El único movimiento, aparte del envío de la División Azul a Rusia, que propiamente puede ser considerado casi un acto de guerra por parte española fue la ocupación de la ciudad internacional de Tanger el 14 de junio de 1940. Esta ciudad había sido "escatimada" a España en el reparto colonial efectuado entre las grandes potencias en 1912; para nuestro país esta ciudad estaba dentro de nuestra área de influencia así que las tropas españolas( regulares) ocuparon la ciudad antes de que nuestro gran competidor en el Mediterráneo, la Italia de Mussolini, diera ese paso. Este fue el único acto de carácter militar que dio Franco en la IIGM.

Franco, como buen africanista, anhelaba un imperio colonial en el norte de Africa, para ello había que aprovechar la conyuntura que se había producido tras la derrota de Francia e intentar que los alemanes avalaran a España en la ocupación del Marruecos francés. ¿problemas? muchos;de entrada Italia aspiraba prácticamente a lo mismo que España, es decir, aprovecharse de la derrota francesa para ocupar sus territorios coloniales en el norte de áfrica.

España había intentado presionar a Ribentroop para que en el armisticio con Francia se consiguiese el desarme del ejército colonial francés, pero ocurrió todo lo contrario ya que los franceses sacaron tropas de la metropoli para enviarlas al Africa Norte.


Los franquistas veían claramente que Alemania no optaba por atender las reclamaciones españolas y sí por mantener a Francia lo más tranquila posible en relación a sus posesiones coloniales. Hasta Intentaron provocar agitaciones en el Marruecos francés para ocuparlo y presentarse como pacificadores, pero ni aún así fue posible.

En Hendaya no había nada que negociar, Hitler había prometido a Laval el día anterior a la reunión hispano-alemana en la ciudad francesa que el Imperio colonial francés no sería modificado, así pues, Franco no podía esperar muchas contrapartidas de los alemanes. ¿qué ocurrió? pues lo que tenía que ocurrir; Hitler prefirió mantener a Vichy como aliado de cara a un ataque a GB que a la España de Franco. Si a Vichy se le permitía mantener su imperio colonial, éste se mentendría no beligerante conta Alemania y eso era preferible a las consecuencias inesperadas de arrebatar por la fuerza esos territorios para ofrecerselos a España, un país que acaba de salir de una guerra civil y que necesitaba inmensas cantidades de armas y alimentos para mantener una posición de fuerza en el Eje; por no contar que haber cómo se le explicaba a Mussolini que se ofrecía esa parte tan importante de territorios en el Mediterráneo a otra potencia rival en el Mare Nostrum como era España.

En definitiva: demasiados problemas y muy pocas ventajas.

Un saludo.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9357
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Vie Jul 13, 2007 11:12 am

¡Hola a todos!

Bueno, Sopas, acepto que no tengas prejuicios sobre el libro de Preston, aunque mantengo que tu exposición argumental es completamente parcial.

Las pruebas de que Franco apoyó decididamente al Eje durante la guerra en el terreno económico, ideológico, logístico, diplomático, militar y propagandístico son abrumadoras, como lo son igualmente las que demuestran los deseos de Franco de entrar en la guerra al lado del Eje, deseos que inicialmente se vieron frustrados por la lamentable situación económica y militar española del momento, y más tarde por el cambio de marea en el desarrollo de la guerra. Como él mismo dijo en 1939 al conde Ciano, en caso de guerra general España debía estar al lado del Eje, pues sabía que su propio régimen no podía sobrevivir a una victoria de las democracias. Desgraciadamente se equivocaba.

Con ánimo de darte un esbozo de lo que escribió Preston en su biografía sobre Franco con respecto a la IIGM, te voy a copiar unos cuantos textos referidos al año 1939 a modo de antesala de lo que sucedería en 1940-1941, y como botón de muestra y con el deseo, si realmente te interesa el tema como parece, de que leas su libro.

[El 10 de marzo (1939), Franco le dijo al general Gambara, jefe de la Misión Militar italiana, que se vería obligado a permanecer neutral en una guerra general a menos que recibiera copiosa ayuda militar del Eje. También se quejaba con frecuencia a alemanes e italianos sobre la presión de los franceses, con la esperanza de que la ayuda del Eje le permitiera jugar un papel más activo en la escena internacional. Por su parte, las autoridades militares italianas y alemanas estaban ansiosas por ayudar y, de resultas, hacer que las fuerzas armadas españolas dependieran de su equipo.

El 27 de marzo se firmó en Burgos el documento Anti-Komintern y el 6 de abril se hizo público este acto de solidaridad con el Eje. Nicolás Franco, ahora embajador español en Lisboa, dijo a Oliveira Salazar que la adhesión española al Pacto Anti-Komintern “venía a representar una confesión de fe política y una transparente declaración de política futura”. Como principio de un doble juego, el diminuto conde Jordana se dedicó a restar importancia al pacto ante el nuevo embajador británico, sir Maurice Drummond Peterson, que había llegado a Madrid a finales de marzo, insinuando que no era más que un gesto de solidaridad ideológica. También con vistas a disipar las sospechas británicas, Franco dijo al embajador portugués que el Pacto Anti-Komintern era simplemente “agua de borrajas” y que España no estaba incondicionalmente vinculada al Eje. El 31 de marzo la firma en Burgos de un Tratado hispanoalemán de amistad contradijo estas afirmaciones. En caso de guerra, el tratado comprometía a los firmantes a evitar “cualquier acto o hecho en el terreno político, militar y económico que pudiera ser perjudicial para un miembro del tratado o ventajoso para su enemigo”.] (1)

[No obstante, si Franco podía sentirse seguro en términos políticos, la capacidad militar y económica de España no justificaba su aventurerismo. El ejército no estaba en condiciones de defender a España en la importante guerra que estaba a punto de estallar, y menos aún de embarcarse en una temeraria acción de conquista…...

Sin embargo, a principios del verano de 1939, Franco estaba dispuesto a probar suerte en la escena internacional. Ordenó importantes concentraciones de tropas en la frontera francesa y cerca de Gibraltar. El gobierno francés, bastante nervioso ante las intenciones hostiles de Franco, había nombrado al octogenario mariscal Philippe Pétain, como embajador en Madrid. Semejante gesto reflejaba el grado de los temores franceses. El prestigio de Pétain se emplearía para adular a Franco con la vana esperanza de que disminuyera su hostilidad hacia Francia…..

Buscando constantemente modos de emular e identificarse con sus aliados del Eje, el 8 de mayo Franco retiró a España de la Sociedad de Naciones. Por otro lado, el 10 de mayo, una visita del mariscal de campo Göring a España fue tan torpemente manejada que le valió el intenso desprecio del mariscal del Reich hacia el Caudillo. Ello contrastó fuertemente con la visita que más tarde, en el verano, Ciano hizo a España. Cuando Hitler y Mussolini firmaron el Pacto de Acero a finales de mayo de 1939, Franco, en un gesto de belicosidad anti-británica, envió tropas a la zona de Gibraltar.] (2)

[En los primeros días del verano de 1939 se especuló mucho sobre el probable alineamiento de España en caso de una guerra general. El discurso que Franco pronunció el 5 de junio en Burgos, en el Consejo Nacional de la Falange, daba una posible pista. Jactándose de la “hábil prudencia” que había caracterizado su política durante la Guerra Civil, el Generalísimo declaró que había conseguido la victoria contra los deseos de las “falsas democracias”, la masonería y el comunismo internacional. Tras meter a todos en el mismo saco, se refirió a “una ofensiva secreta” contra España que él suponía obra de Francia y Gran Bretaña. Se daba una situación de extrema tirantez con Francia. Se hablaba de una confiscación española de las propiedades francesas en España. La prensa, en manos de Serrano Súñer, estaba azuzando un sentimiento antifrancés. En julio, el cónsul francés en Madrid fue brutalmente golpeado por oficiales del ejército español. A instancias de Madrid, José Félix de Lequerica, el cínico, francófobo y antisemita embajador español en París, adoptó una actitud provocadora al exigir una rápida aplicación del pacto Jordana-Bérard de febrero para el regreso a España de las reservas de oro, material de guerra y refugiados.

(…) También lo estaban (preocupados por las ambiciones de Franco), aunque por motivos distintos, los alemanes. Von Stohrer dijo a Jordana que “no sería conveniente ni para España ni para nosotros que el gobierno español mostrase sus cartas de antemano sobre la actitud que adoptaría en una posible guerra….debemos conceder la mayor importancia a que la actitud de España en una futura guerra sea completamente desconocida para Francia y Gran Bretaña”.

(….) De un modo que no hay motivos para creer que no fuera sincero, Franco le dijo a Ciano que planeaba seguir los pasos del Eje Roma-Berlín, aunque sugirió que España necesitaba cinco años de paz para la preparación económica y militar antes de poder identificarse completamente con los estados totalitarios. En caso de guerra, preferiría la neutralidad pero estaría del lado del Eje porque no creía que su régimen pudiera sobrevivir a la victoria de las democracias en un conflicto general…..

(…) En el consejo de ministros del 25 de agosto, la determinación de Franco de permanecer neutral obedecía a la debilidad militar y económica española y no a un desplante ante la doblez alemana (pacto germano-soviético)……El 1 de septiembre de 1939, el embajador alemán llamó al nuevo ministro de Asuntos Exteriores español para hablar de la guerra inminente. Le dijo a Beigbeder que España no podría permanecer verdaderamente neutral “pues su futuro y el cumplimiento de sus esperanzas nacionales dependían de nuestra victoria”. Las iniciales simpatías germánicas del alto y moreno Beigbeder virarían hacia Gran Bretaña en la segunda mitad de 1940. No obstante, estuvo de acuerdo con von Stohrer y le aseguró que España deseaba ayudar a Alemania en la medida de lo posible, tanto por razones de interés como de gratitud.

Una visita de von Stohrer a Serrano Súñer produjo un acuerdo para influir en la actitud de la prensa española a favor de la causa alemana. Lo hizo con tanta eficacia que se convirtió en una inequívoca arma propagandística del Eje en España….] (3)

(1) Paul Preston, Franco (Barcelona: Ediciones Grijalbo, S. A., 3ªed., junio de 1994) pp. 406-407

(2) Ibid., pp. 408-410

(3) Ibid., pp. 414-424

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

maximus

Mensaje por maximus » Vie Jul 13, 2007 1:59 pm

Hay una cosa que creo que puede quedar clara y no contradice para nada lo anterior, y es que ni España ni casi cualquier otro país de Europa tenía interés por entrar en la guerra.

Las guerras no suelen interesar porque son costosas y arriesgadas. Ni España, ni Francia, ni Yugoslavia, ni Bulgaria, ni Hungria, ni casi ningún país (excepto Alemania, Italia y la URSS) estaban interesadas en ninguna guerra.

El problema, por tanto, no habría que verlo en el sentido de "si Franco quería" o "no quería". El Caudillísimo acababa de apoderarse de un país entero (el suyo) para él solo, ¿por qué motivo iba a querer meterse en más líos? Aparte del peligro de perder la guerra internacional en la que se iba a meter, también corría el riesgo de perder el poder interno. Un ascenso nazi podía favorecer el falangismo en detrimento del rancio nacional-catolicismo que él apoyaba.

Pongamos por caso, la intervención alemana en los Balcanes. Los nazis tienen que llegar hasta Grecia para salvar a Mussolini. "En medio" hay unos cuantos países balcánicos. Los alemanes los van forzando a abrirles paso. El primer ministro húngaro se pega un tiro. El gobierno yugoslavo cae en un golpe de Estado. Bulgaria, consiente. Así es como los matones consiguen sus propósitos.

Si Hitler no llegó a Gibraltar no fue porque Franco quisiera o no, si no, simplemente, porque no se le forzó a abrir paso a los alemanes. En el verano de 1940, Alemania tenía la victoria total, paz con Rusia y más de 100 divisiones al norte de los Pirineos. Si hubiesen querido llegar a Gibraltar, poco hubiese podido oponer a ello Franco. ¿Ir a la guerra contra Alemania por no ir a la guerra contra GB?

sopas
Miembro
Miembro
Mensajes: 132
Registrado: Mié Ago 03, 2005 2:50 am
Ubicación: Madrid, España
Contactar:

Mensaje por sopas » Vie Jul 13, 2007 5:47 pm

José Luis escribió:Bueno, Sopas, acepto que no tengas prejuicios sobre el libro de Preston, aunque mantengo que tu exposición argumental es completamente parcial.
Hombre, parcial, supongo que cada uno se basa en las fuentes que tiene y yo las que tengo vienen a decir que Franco no estaba mucho por la labor de entrar en guerra que digamos.
José Luis escribió:Las pruebas de que Franco apoyó decididamente al Eje durante la guerra en el terreno económico, ideológico, logístico, diplomático, militar y propagandístico son abrumadoras, como lo son igualmente las que demuestran los deseos de Franco de entrar en la guerra al lado del Eje, deseos que inicialmente se vieron frustrados por la lamentable situación económica y militar española del momento, y más tarde por el cambio de marea en el desarrollo de la guerra. Como él mismo dijo en 1939 al conde Ciano, en caso de guerra general España debía estar al lado del Eje, pues sabía que su propio régimen no podía sobrevivir a una victoria de las democracias. Desgraciadamente se equivocaba.
Yo creo que si existía una voluntad de colaboración entre España y las potencias del Eje, creo que eso no se le escapa a nadie, ahora lo de los deseos de Franco de entrar en guerra pues yo sinceramente no he encontrado nada en ese sentido aparte de especulaciones. Las memorias de Churchill creo que son bastante reveladoras en ese sentido. Parece casi como que "Churchill le da las gracias a Franco" por no haber entrado en guerra. Lo que si creo es que Franco era bastante oportunista y se arrimaba a quien más le convenía. En el verano de 1940 cuando existía la posibilidad más o menos clara de que los alemanes desembarcasen en las islas es cuando parece que Franco se mostraba más decidido, pero después de eso como que se congeló la cosa.

Mira esta carta de Hilter a Franco del 6 de Febrero de 1941:

http://www.yale.edu/lawweb/avalon/wwii/spain/sp13.htm

y ahora mira la respuesta de Franco a Hitler del 26 de febrero:

http://www.yale.edu/lawweb/avalon/wwii/spain/sp14.htm
José Luis escribió:Con ánimo de darte un esbozo de lo que escribió Preston en su biografía sobre Franco con respecto a la IIGM, te voy a copiar unos cuantos textos referidos al año 1939 a modo de antesala de lo que sucedería en 1940-1941, y como botón de muestra y con el deseo, si realmente te interesa el tema como parece, de que leas su libro.

[El 10 de marzo (1939), Franco le dijo al general Gambara, jefe de la Misión Militar italiana, que se vería obligado a permanecer neutral en una guerra general a menos que recibiera copiosa ayuda militar del Eje. También se quejaba con frecuencia a alemanes e italianos sobre la presión de los franceses, con la esperanza de que la ayuda del Eje le permitiera jugar un papel más activo en la escena internacional. Por su parte, las autoridades militares italianas y alemanas estaban ansiosas por ayudar y, de resultas, hacer que las fuerzas armadas españolas dependieran de su equipo.

El 27 de marzo se firmó en Burgos el documento Anti-Komintern y el 6 de abril se hizo público este acto de solidaridad con el Eje. Nicolás Franco, ahora embajador español en Lisboa, dijo a Oliveira Salazar que la adhesión española al Pacto Anti-Komintern “venía a representar una confesión de fe política y una transparente declaración de política futura”. Como principio de un doble juego, el diminuto conde Jordana se dedicó a restar importancia al pacto ante el nuevo embajador británico, sir Maurice Drummond Peterson, que había llegado a Madrid a finales de marzo, insinuando que no era más que un gesto de solidaridad ideológica. También con vistas a disipar las sospechas británicas, Franco dijo al embajador portugués que el Pacto Anti-Komintern era simplemente “agua de borrajas” y que España no estaba incondicionalmente vinculada al Eje. El 31 de marzo la firma en Burgos de un Tratado hispanoalemán de amistad contradijo estas afirmaciones. En caso de guerra, el tratado comprometía a los firmantes a evitar “cualquier acto o hecho en el terreno político, militar y económico que pudiera ser perjudicial para un miembro del tratado o ventajoso para su enemigo”.] (1)

[No obstante, si Franco podía sentirse seguro en términos políticos, la capacidad militar y económica de España no justificaba su aventurerismo. El ejército no estaba en condiciones de defender a España en la importante guerra que estaba a punto de estallar, y menos aún de embarcarse en una temeraria acción de conquista…...

Sin embargo, a principios del verano de 1939, Franco estaba dispuesto a probar suerte en la escena internacional. Ordenó importantes concentraciones de tropas en la frontera francesa y cerca de Gibraltar. El gobierno francés, bastante nervioso ante las intenciones hostiles de Franco, había nombrado al octogenario mariscal Philippe Pétain, como embajador en Madrid. Semejante gesto reflejaba el grado de los temores franceses. El prestigio de Pétain se emplearía para adular a Franco con la vana esperanza de que disminuyera su hostilidad hacia Francia…..

Buscando constantemente modos de emular e identificarse con sus aliados del Eje, el 8 de mayo Franco retiró a España de la Sociedad de Naciones. Por otro lado, el 10 de mayo, una visita del mariscal de campo Göring a España fue tan torpemente manejada que le valió el intenso desprecio del mariscal del Reich hacia el Caudillo. Ello contrastó fuertemente con la visita que más tarde, en el verano, Ciano hizo a España. Cuando Hitler y Mussolini firmaron el Pacto de Acero a finales de mayo de 1939, Franco, en un gesto de belicosidad anti-británica, envió tropas a la zona de Gibraltar.] (2)

[En los primeros días del verano de 1939 se especuló mucho sobre el probable alineamiento de España en caso de una guerra general. El discurso que Franco pronunció el 5 de junio en Burgos, en el Consejo Nacional de la Falange, daba una posible pista. Jactándose de la “hábil prudencia” que había caracterizado su política durante la Guerra Civil, el Generalísimo declaró que había conseguido la victoria contra los deseos de las “falsas democracias”, la masonería y el comunismo internacional. Tras meter a todos en el mismo saco, se refirió a “una ofensiva secreta” contra España que él suponía obra de Francia y Gran Bretaña. Se daba una situación de extrema tirantez con Francia. Se hablaba de una confiscación española de las propiedades francesas en España. La prensa, en manos de Serrano Súñer, estaba azuzando un sentimiento antifrancés. En julio, el cónsul francés en Madrid fue brutalmente golpeado por oficiales del ejército español. A instancias de Madrid, José Félix de Lequerica, el cínico, francófobo y antisemita embajador español en París, adoptó una actitud provocadora al exigir una rápida aplicación del pacto Jordana-Bérard de febrero para el regreso a España de las reservas de oro, material de guerra y refugiados.

(…) También lo estaban (preocupados por las ambiciones de Franco), aunque por motivos distintos, los alemanes. Von Stohrer dijo a Jordana que “no sería conveniente ni para España ni para nosotros que el gobierno español mostrase sus cartas de antemano sobre la actitud que adoptaría en una posible guerra….debemos conceder la mayor importancia a que la actitud de España en una futura guerra sea completamente desconocida para Francia y Gran Bretaña”.

(….) De un modo que no hay motivos para creer que no fuera sincero, Franco le dijo a Ciano que planeaba seguir los pasos del Eje Roma-Berlín, aunque sugirió que España necesitaba cinco años de paz para la preparación económica y militar antes de poder identificarse completamente con los estados totalitarios. En caso de guerra, preferiría la neutralidad pero estaría del lado del Eje porque no creía que su régimen pudiera sobrevivir a la victoria de las democracias en un conflicto general…..

(…) En el consejo de ministros del 25 de agosto, la determinación de Franco de permanecer neutral obedecía a la debilidad militar y económica española y no a un desplante ante la doblez alemana (pacto germano-soviético)……El 1 de septiembre de 1939, el embajador alemán llamó al nuevo ministro de Asuntos Exteriores español para hablar de la guerra inminente. Le dijo a Beigbeder que España no podría permanecer verdaderamente neutral “pues su futuro y el cumplimiento de sus esperanzas nacionales dependían de nuestra victoria”. Las iniciales simpatías germánicas del alto y moreno Beigbeder virarían hacia Gran Bretaña en la segunda mitad de 1940. No obstante, estuvo de acuerdo con von Stohrer y le aseguró que España deseaba ayudar a Alemania en la medida de lo posible, tanto por razones de interés como de gratitud.

Una visita de von Stohrer a Serrano Súñer produjo un acuerdo para influir en la actitud de la prensa española a favor de la causa alemana. Lo hizo con tanta eficacia que se convirtió en una inequívoca arma propagandística del Eje en España….] (3)

(1) Paul Preston, Franco (Barcelona: Ediciones Grijalbo, S. A., 3ªed., junio de 1994) pp. 406-407

(2) Ibid., pp. 408-410

(3) Ibid., pp. 414-424

Saludos cordiales
José Luis
Gracias

sopas
Miembro
Miembro
Mensajes: 132
Registrado: Mié Ago 03, 2005 2:50 am
Ubicación: Madrid, España
Contactar:

Mensaje por sopas » Vie Jul 13, 2007 6:17 pm

A proposito por si esto puede interesar para profundizar más en el tema adjunto unos parrafos del libro: "La Guerra Aeronaval en el Mediterráneo" del contralmirante Francés R. de Belot:

*******************************

La cuestión de Gibraltar.

El 17 de septiembre decidió Hitler aplazar sine die la invasión de Inglaterra. El 23 de octubre se reunía con Franco en Hendaya. Según los documentos capturados por los norteamericanos, Franco había prometido a Hitler entrar en la guerra al lado del Eje, pero que se reservaba el precisar la fecha y solicitaba pretensiones que el Führer juzgó excesivas.

El 18 de noviembre, Serrano Suñer, entonces Ministro de Asuntos Exteriores de España, fué convocado a Berchtesgaden. Antes de su salida de Madrid tuvo lugar una conferencia que reunió a Franco y Suñer con los jefes militares; todos coincidieron en que era preciso evitar a toda costa la entrada en guerra. En Berchtesgaden, Hitler anunció al Ministro español que había decidido atacar Gibraltar. "Mi operación esta minuciosamente preparada. Además de las 230 divisiones alemanas, otras 186 están en esto momentos inactivas." Suñer comprendió la amenaza velada, pero hizo valer el argumento de que la toma de Gibraltar sería inoperante en tanto que Suez quedase en manos de los británicos, que España no estaba preparada y que era preciso que el Eje tomase primero Suez. Consiguió eludir un consentimiento inmediato y preciso. El 7 de diciembre, el Almirante Canaris, Jefe del Servicio de Información alemán vino a Madrid para insistir de nuevo cerca de Franco, que se desembarazó una vez más.

El 12 de noviembre Hitler firmó la directiva número 18, que preveía el ataque a Gibraltar, denominado en clave "Operacíon Felix":

"a. Gibraltar sera tomado y cerrado el estrecho.
b. Se impedirá a los ingleses que establezcan una cabeza de puente en la península ibérica y en la islas del Atlántico.
Las islas del Atlántico, sobre todo las Canarias y las de Cabo Verde, tendrán un gran importancia después de la ocupación de Gibraltar. Los comandantes de la Marina y la aviación deben estudiar los medios para reforzar la defensa española de las Canárias y la posibilidad de ocupar las de Cabo Verde. La cuestion de la ocupación de las Madeira y las Azores también debe ser estudiada. El resultado de estos estudios será sometido a mi consideración lo antes posible." Firmado: Adolf Hitler

Se ve que la neutralidad de Portugal no detenía al Führer. La operación debía ser emprendida con la colaboración de los españoles , jugando éstos desde luego un papel secundario pero sin intervención de las fuerzas italianas....

.... Pero la astucia de Franco hizo retardar la ejecución del proyecto. El 11 de diciembre, bajo instrucciones de Hitler, Keitel firmaba la orden siguiente: "La Operación Felix no se emprenderá por no ser todavía favorables las condiciones políticas necesarias. Se proseguirán los estudios.."

El 31 de diciembre, Hitler escribio a Mussolini: "Estaban tomadas todas nuestras disposiciones para entrar en España el 10 de enero y atacar Gibraltar a pricincipios de Febrero. Estoy muy disgustado de la decisión de Franco, que no corresponde a la ayuda que nosotros -usted, Duce y yo- le hemos dado cuando el se encontraba en apuros". Ha sido, pues, no cabe duda la mala voluntad del gobierno español la que hizo fracasar el proyecto.... "Hubiera sido preciso (diría más tarde Mussolini) entrar en España con o sin el consentimiento de los Españoles"

**************************

Werto
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 807
Registrado: Mié Ago 17, 2005 5:19 am
Ubicación: Donde la consejería de eduación estime oportuno, Asturias, España

Mensaje por Werto » Vie Jul 13, 2007 8:19 pm

Hola a todos.

Si a alaguien le interesa particularmente este tema me permito recomendar el trabajo de investigación de un compañero de promoción, FLEITES MARCOS, ALVARO (2002) Franco y la Segunda Guerra Mundial, Oviedo, Universidad de Oviedo.

Es una perfecta síntesis sobre casi todo lo públicado al respecto -le llevo 3 años terminar el trabajo-, contrastado con los discursos y públicaciones del mismo Franco, siguiendo, fundamentalmente, y documentando más en profundidad, las tesís de Moradiellos y Preston.

La coblucisón fianal es que Franco hubiese entrado en guerra si España hubiese podido abordar la contienda, o en cualquier caso si Hitler le prometia el Marruecos Francés.

Al repecto tampoco esta de más consultar las obras de Tamanes, Tussell, Gil Pechorraman, y especialmente, Moradiellos.

Saludos a todos/as.
Jonny coge el Bombardero,
y lo eleva por el cielo,
no hay cañón que alcance a Jonny,
ni rival que lo derribe...

Jonny no mata a la gente.
elimina el objetivo,
Jonny no es un asesino;
Jonny es frio..., y profesional.

Tal vez no veamaos en el ESTAIR, Supendereis.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9357
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Vie Jul 13, 2007 8:38 pm

¡Hola a todos!
Werto escribió: La coblucisón fianal es que Franco hubiese entrado en guerra si España hubiese podido abordar la contienda, o en cualquier caso si Hitler le prometia el Marruecos Francés.
Efectivamente. Pero el estado de la economía española era caótico, y realmente hubiera sido un auténtico disparate meterse en la guerra. Y además, ya en marzo de 1940 Kindelán envió a Varela un informe devastador sobre el estado del ejército español. Varela lo leyó en el Consejo Superior del Ejército, y luego lo remitieron a Franco, que, según Preston, tomaba buena nota de este órgano. Y en abril fue su jefe de Estado Mayor, el general Martínez Campos, el que le presentó un panorama desolador de las fuerzas armadas españolas, carentes de aviación y unidades mecanizadas, y con las fronteras indefensas.

Éstas fueron las razones que evitaron que Franco se decidiera por la guerra, y no la típica astucia (que la tenía) con que jugó la propaganda del régimen después de la guerra.

Ciao
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2360
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Mensaje por David L » Sab Jul 14, 2007 12:04 am

Estoy de acuerdo en que a ningún país agrada una guerra, a veces se puede llegar a perder más que lo que se esperaba ganar. En cuanto a la posición española en 1940, que es como decir de Franco, creo sinceramente que si Alemania hubiera desarmado al ejército colonial francés España hubiera dado un paso hacia delante a la hora de involucrarse en el conflicto. ¿qué la situación economica y militar era desastrosa? nadie lo duda, pero como bien ha comentado José Luis, a España le era indispensable la victoria del Eje; así pues, con una Werhmacht arrasando en Europa...¿quién es el que no se apunta al festín?...ahí está el caso de Italia. Además las posesiones coloniales en áfrica era algo por el que los militares africanistas españoles llevaban soñando años.

Un saludo.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Werto
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 807
Registrado: Mié Ago 17, 2005 5:19 am
Ubicación: Donde la consejería de eduación estime oportuno, Asturias, España

Mensaje por Werto » Sab Jul 14, 2007 12:50 am

Hola a todos.

Precisamente de ahí el matiz que citaba de el Marruecos francés, aunque la población española simplemente pereceria por hambre es muy probable que de haberle prometido Hitler a Franco estos territorios España hubiese entrado en guerra.

Era tal la obsesión de buena parte de ejército -y muy particularmente del propio Franco- respecto a estos territorios que practicamente nublaba su razón.

No obstante en la práctica era imposible reconciliar los interes de Vichy, Roma y Madrid.

Lo que realmente -a mi modo de ver- impidio que España entrase en guerra fue que la participación española en la guerra -y lo que implicaba- no merecia la pena como para que Hitler asumiese el riesgo de romper con Vichy.

Saludos a todos/as.
Jonny coge el Bombardero,
y lo eleva por el cielo,
no hay cañón que alcance a Jonny,
ni rival que lo derribe...

Jonny no mata a la gente.
elimina el objetivo,
Jonny no es un asesino;
Jonny es frio..., y profesional.

Tal vez no veamaos en el ESTAIR, Supendereis.

sopas
Miembro
Miembro
Mensajes: 132
Registrado: Mié Ago 03, 2005 2:50 am
Ubicación: Madrid, España
Contactar:

Mensaje por sopas » Sab Jul 14, 2007 10:46 pm

Wow Werto, muchas gracias.
La verdad no conocía a todos esos autores, ni sabía que se había escrito tanto sobre el tema. Voy a seguir indagando aunque creo que todos estamos de acuerdo en que si España hubiera tenido una posición economica y militar mejor seguramente Franco se hubiera decidido por la guerra.

Saludos

Werto
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 807
Registrado: Mié Ago 17, 2005 5:19 am
Ubicación: Donde la consejería de eduación estime oportuno, Asturias, España

Mensaje por Werto » Dom Jul 15, 2007 3:48 pm

Hola a todos.

Sopas por si te interesa te paso bibliografía al respecto:

TUSSELL, JAVIER (1996) La dictadura de Franco, Madrid, Altaya.

TOYNBEE, A.J. (1958) La guerra y los neutrales, Barcelona, AHR.

WISKEMANN, E (1978), La Europa de las dictaduras, Madrid, Siglo XXI.

TAMANES, RAMON (1973) La república. La era de Franco. Madrid, Alfaguara.

MORADIELLOS, ENRRIQUE (1996), La perfidia de Albion. Madrid, Siglo XXI.

RENOUVIN, P (1969), Historia de la relaciones internacionales. Madrid, Agilar.

PRESTON, P (1994), Franco, Caudillo de España. Barcelona, Grijalbo. (por supuesto)

GIL PECHORRAMAN, J (1996) "España y la Segunda guerra Mundial", en Historia Universal del S XX, Madrid, Historia 16.

GARCIA QUEIPO DEL LLANO (1985), Franco y Mussolini. La poloítica española durante la Segunda Guerra Mundial. Madrid, Planeta

VIÑAS, A. (1984), Guerra, dinero y dictadura. Barcelona , Alfagura.

Tengo en algún sistio una selección de textos del propio Franco pero no la encuentro, son especialmente relevantes los que escrbia con pseudonimo, Hakim Boor o Hispanicus fundamentalmente. En cualquier caso ojear, por ejemplo, FRANCO, FRANCISCO (1941), El ABC de la Guerra Defensiva, Madrid, Ejército de Tierra, te puede dar una idea de los planteamientos trasnochadísimos que mantenia el dictador.

Con esto te puedes hacer má o menos una idea de conjunto de los posicionamientos de España, y particularmente Franco, durante la Segunda Guerra Mundial y durante todo el régimen.

Franco hubiese entrado en guerra si hubiese podido, no obstante el regímen del general, y las cu¡ircnstancias de la guerra, produjeron tal caos ecónomico que España no recupero sus índices de 1936 hasta prácticamente el final de la década de 1950.

En comparación la URSS ya habia recuperado sus índices de 1940 en 1951-52.

Saludos a todos/as.
Jonny coge el Bombardero,
y lo eleva por el cielo,
no hay cañón que alcance a Jonny,
ni rival que lo derribe...

Jonny no mata a la gente.
elimina el objetivo,
Jonny no es un asesino;
Jonny es frio..., y profesional.

Tal vez no veamaos en el ESTAIR, Supendereis.

Responder

Volver a “Historia general”

TEST