Bombardeos sobre Japon.

Organización y despliegue de las fuerzas aéreas. Aviones de combate

Moderador: Audie Murphy

Avatar de Usuario
>Tony<
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3247
Registrado: Dom Abr 01, 2007 1:14 pm

Bombardeos sobre Japon.

Mensaje por >Tony< » Lun Feb 18, 2008 3:03 pm

Cuando se decidio bombardear ciudades Japonesas, con el consabido fin de desmoralizar a la poblacion, y por ende, a su ejercito, dos generales de la U.S.A.A.F tenian dos puntos de vista distintos sobre el modo de hacerlo; uno era partidiario de hacerlo como se hizo sobre europa, lo que se denominaba "bombardeo de area", frente al otro, mas partidiario del llamado "Bombardeo de precision".

Ambas estrategias, basicamente, se diferenciaban en un punto crucial. Mientras el Bombardeo de Area, no respetaba mucho la poblacion civil (por no decir nada), bombardeando el objetivo con poca o ninguna precision y a alta cota, frente al de precision, que, como su propio nombre indica era mucho mas preciso sobre el objetivo, pero a costa de hacerlo a mas baja altura.

Finalmente, se opto por el bombardeo por area, usando el B-29 Superfortaleza (Superfortress) para tal fin, y utilizando un nuevo tipo de bomba, al menos, en ese frente. Se trataba de la bomba incendiaria.

Primero fueron bombardeadas las 6 principales ciudades de la nacion, pero como el resultado no fue el previsto, ya que la nacion, nada o casi nada ceso en su empuje contra los Estados Unidos, se decidio bombardear tambien las, por asi decirlo "capitales de provincia" (hasta un total de 178 ciudades, si no recuerdo mal), las cuales fueron practicamen reducidas a cenizas, con un muy alto porcentaje de victimas civiles, hombres, mujeres y niños.

Pese a todo, el Japon no se rendia, hasta que con el consabido, digamos, pretexto de no alargar mas la guerra en tiempo y bajas, se decidio usar el mas alto secreto de los Estados Unidos durante toda la guerra...el "Proyecto Manhattan", y con el, el uso de la Bomba Atomica, lanzada, como todos sabemos, por el tristemente famoso, B-29 "Enola Gay", pilotado por el Comandante Paul Tibetts.

La muerte de una persona, es una tragedia;
la muerte de miles, es solo una estadística
.
Joseph Stalin.

Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensaje por Akeno » Vie Feb 22, 2008 12:35 am

Hola Tony.

En el concepto estratégico, la idea era la neutralización del poderío aéreo japonés como movimiento inicial. Posteriormente, una vez eliminada la capacidad de defensa aérea, la gran ofensiva aérea norteamericana serviría para conseguir un objetivo estratégico claro: la neutralización de la capacidad industrial y de la economía de guerra japonesa. Estos dos últimos factores eran el objetivo principal de la campaña aérea contra el Japón. El plan de operaciones también contemplaba la destrucción de varias instalaciones industriales mediante el bombardeo selectivo.

Ya que en un primer momento se atacaba el sistema aéreo nipón, los altos mandos militares norteamericanos seleccionaron dos objetivos principales que debían ser destruidos: las factorías aeronáuticas y las fábricas de motores de aviación. Esta selección de objetivos inicial fue tomada debido al aprendizaje de la guerra aérea en Europa, la cual les había enseñado que la superioridad aérea era imprescindible antes de iniciar operaciones aéreas de carácter estratégico, así como de operaciones terrestres e invasiones a gran escala.

Los siguientes objetivos seleccionados, una vez destruida la industria aeronáutica, eran de dos tipos: objetivos escogidos, que debían ser destruidos mediante bombardeo de precisión, y objetivos urbanos, debiendo ser atacados mediante ataques incendiarios. El método escogido fue el bombardeo de precisión de objetivos escogidos, aunque la dispersión de las “fábricas caseras” que alimentaban la industria japonesa, hizo que también se aprobara el ataque incendiario contra ciudades, conociéndose perfectamente de antemano lo que eso significaría ante construcciones altamente inflamables, como eran la mayoría de las viviendas japonesas. El daño colateral sufrido por los ciudadanos japoneses también serviría para “ablandar” su moral.

Saludos cordiales

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3647
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: Bombardeos sobre Japon.

Mensaje por Audie Murphy » Jue Jun 19, 2014 5:42 pm

Imagen
fuente http://forum.axishistory.com/download/f ... 080ce1a186

Como medida desesperada los japoneses llegaron a recurrir al lanzamiento de bombas aéreas de fósforo blanco delante del avance de los cuatrimotores americanos. No pareció tener gran éxito salvo poner nerviosa a alguna tripulación americana.
http://forum.axishistory.com/viewtopic.php?t=96475
http://www.lonesentry.com/blog/aerial-bombs.html


Imagen
fuente http://www.lonesentry.com/blog/wp-conte ... -bombs.jpg
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8554
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Bombardeos sobre Japon.

Mensaje por tigre » Mié Ene 09, 2019 6:46 pm

Hola a todos :-D; algo más al respecto......................................

Ofensiva Estratégica Aérea contra el Imperio del Japón - junio de 1944.

Imagen
Área aproximada de los territorios ocupados por Japón al comienzo de la campaña..................

Fuente: https://www.cambridge.org/core/books/ca ... B8EE33EC9B

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8554
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Bombardeos sobre Japon.

Mensaje por tigre » Mié Ene 16, 2019 2:43 pm

Hola a todos :-D; aprovechando el mapa anterior, algo más......................................

Ofensiva Estratégica Aérea contra el Imperio del Japón - junio de 1944.

Los incursores de Doolittle dan el primer golpe.

Después de paralizar la flota estadounidense del Pacífico en Oahu a fines de 1941, el imperio japonés se expandió a su cenit territorial durante la primera mitad de 1942. Entre diciembre de 1941 y mediados de 1942, las fuerzas imperiales tomaron de los estadounidenses, británicos y holandeses todas las importantes bases aliadas en el Pacífico occidental y el sudeste de Asia, incluyendo Guam, Wake, Filipinas, Malaya, Singapur, Birmania, Hong Kong y la mayor parte de las Indias Orientales. A mediados de 1942, las fuerzas japonesas controlaban un imperio que se extendía desde Alaska hasta la India y las puertas de Australia. Los líderes militares de Japón, por lo tanto, consideraron sus islas de origen Honshu, Kyushu, Shikoku y Hokkaido (donde se ubicaban la mayoría de las industrias de guerra) inmunes al ataque Aliado.

Al carecer de bases dentro del alcance de Japón, el Ejército de los EE. UU. y la Armada elaboraron un plan para usar bombarderos medianos lanzados desde un portaaviones. El 18 de abril de 1942, el Teniente Coronel Doolittle lideró una misión de dieciséis B-25 de las Fuerzas Aéreas del Ejército desde la cubierta del portaaviones Hornet. Aunque había planeado despegar cuando el portaaviones estaba a 650 millas de Tokio, Doolittle decidió comenzar la misión a partir de 800 millas al este cuando fue avistado el Grupo de Tarea, amenazando el elemento sorpresa. Los incursores de Doolittle bombardearon no solo Tokio, sino también Kobe, Yokohama y Nagoya. Aunque la misión infligió poco daño físico en territorio japonés, logró sus objetivos psicológicos. Golpear a las islas japonesas aumentó la moral estadounidense y destruyó la ilusión de seguridad de Japón.

Una estrategia de isla en isla.

Al comienzo de la guerra, las fuerzas terrestres estadounidenses en el continente asiático se concentraron en apoyar al presidente de China, Chiang Kai-shek, y al Almirante británico Lord Louis Mountbatten, Comandante Supremo de los Aliados en el sudeste de Asia. La AAF (Army Air Forces) comenzó con el transporte aéreo sobre el Himalaya, la famosa ruta aérea "Hump". Aquí, en el teatro China-Birmania-India (CBI), los aliados persiguieron tres objetivos: mantener a China en la guerra, liberar a Birmania y defender a India. La Decimocuarta Fuerza Aérea apoyó a las fuerzas Aliadas en China, y la Décima Fuerza Aérea ayudó a los británicos en Birmania e India.

Mientras tanto, en Nueva Guinea y en las Indias Orientales Holandesas, el General Douglas MacArthur, Comandante aliado en el teatro del Suroeste del Pacífico, dirigió una campaña para liberar a Filipinas. Las Fuerzas Aéreas quinta y decimotercera se dedicaron a volar misiones tácticas en apoyo de las tropas de tierra. Al igual que sus homólogos del teatro CBI, los aviadores de MacArthur no tenían aviones con suficiente alcance para atacar a Tokio y otras ciudades japonesas.

De toda la región de Asia y el Pacífico, el teatro del Pacífico Central, comandado por el Almirante Chester Nimitz, fue el más prometedor. Allí, la Séptima Fuerza Aérea apoyó una estrategia de salto de islas, superando a algunos baluartes enemigos importantes para llegar a las islas clave del Pacífico occidental. En manos estadounidenses, estas islas podrían eventualmente servir como bases para la campaña de bombardeos de largo alcance.

Fuente: Hitting Home. The Air Offensive Against Japan. The U.S. Army Air Forces in World War II.

A seguir, aparecen los B-29. Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8554
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Bombardeos sobre Japon.

Mensaje por tigre » Jue Ene 24, 2019 12:56 am

Hola a todos :-D; algo más......................................

Ofensiva Estratégica Aérea contra el Imperio del Japón - junio de 1944.

La Superfortaleza volante se lanza a los cielos.

Los planificadores de tiempos de guerra reconocieron que los bombardeos contra Japón requerían un bombardero muy pesado que pudiera volar distancias extremadamente largas, un salto tecnológico más allá de los diseños estándar de los bombarderos pesados ​​B–17 y B–24. El avión desarrollado para este propósito fue el B-29 Superfortress. Diseñado entre 1940 y 1942 por algunos de los principales ingenieros aeronáuticos de EE. UU., El B-29 duplicó el alcance y la carga de bombas de sus predecesores. Con noventa y nueve pies de largo, el Superfortress tenía una envergadura de 141 pies y 27 pies de alto. Cuatro motores de 18 cilindros, de 2.200 caballos de fuerza y ​​enormes tanques de combustible le permitieron llevar diez toneladas de bombas y volar misiones de 3.000 millas. También podría exceder las 350 millas por hora y navegar a más de 33.000 pies. Las nuevas cabinas presurizadas y dos turbocompresores para cada motor aumentaron las capacidades de gran altura del bombardero. Para la defensa, el Superfortress contaba con doce ametralladoras de calibre 50 y un cañón de 20 mm en la cola, con control central de disparos y torretas remotas. Una carga completa del B–29 pesaba más de sesenta toneladas, un bombardero “muy pesado” en comparación con el B–17 y el B–24.

La construcción de la Superfortaleza fue una "apuesta de tres mil millones de dólares". Los funcionarios llevaron al nuevo bombardero a la producción antes de que el prototipo fuera construido, y mucho menos volado. Las líneas de ensamblaje comenzaron a rodar en las fábricas de B–29 y las instalaciones de modificación en Wichita, Kansas; Marietta, Georgia; Omaha, Nebraska; Cleveland, Ohio; y Renton y Seattle, Washington. En septiembre de 1942, cuando el prototipo XB-29 voló por primera vez, la AAF ya había ordenado 1.664 bombarderos.

La conversión del papel en metal desafió a los ingenieros del B-29. El sistema de armas extremadamente complejo enfrentó una gran cantidad de problemas de desarrollo, que incluían fallas en el funcionamiento del motor, engranajes atascados, centrales eléctricas muertas e incendios de góndola. Sus filas delanteras y traseras de cilindros del motor estaban demasiado cerca para un enfriamiento eficiente, un grave defecto de diseño. Estas dificultades golpearon en casa el 18 de febrero de 1943, cuando un XB-29 se incendió y se estrelló en una prueba de vuelo. A pesar de todos los obstáculos, los ingenieros y los constructores del avión siguieron adelante.

Incluso antes de que la Superfortaleza hubiera demostrado ser digno para el combate, el Presidente Roosevelt consideró su futura base de empleo. A fines de 1943, el Estado Mayor Conjunto decidió no enviar el B–29 a Europa, donde los B–17 y los B–24 ya estaban volando misiones estratégicas de bombardeos contra Alemania. La introducción del bombardero para combatir en el Lejano Oriente se adaptó mejor para el comandante de la AAF, el General Henry H. "Hap" Arnold, quien le dijo al Jefe de Estado Mayor del ejército, el General George Marshall, que usarlo en otros lugares privaría a los Estados Unidos del elemento sorpresa contra Japón.

En este punto, incluso con el fenomenal radio de combate de 1.600 millas del B-29, pocos territorios aliados estaban dentro del alcance del corazón japonés. Las islas del Pacífico occidental, como las Marianas, estaban lo suficientemente cerca, pero aún estaban ocupadas por tropas japonesas. Los estrategas consideraron basar la Superfortaleza en Siberia para los ataques desde el norte, pero la Unión Soviética todavía no estaba en guerra con Japón. Solo un territorio aliado, China, podría proporcionar bases dentro de los llamativos rangos de alcance del B-29.

Imagen
En la foto de arriba están las Superfortalezas en producción. El B-29 trajo una capacidad revolucionaria. El bombardero de largo alcance presentaba una cabina presurizada, un intrincado sistema de control de fuegos y nuevos y potentes motores......................................

Fuente: Hitting Home. The Air Offensive Against Japan. The U.S. Army Air Forces in World War II.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8554
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Bombardeos sobre Japon.

Mensaje por tigre » Mié Ene 30, 2019 7:57 pm

Hola a todos :-D; algo más......................................

Ofensiva Estratégica Aérea contra el Imperio del Japón - junio de 1944.

La Superfortaleza volante se lanza a los cielos.

La idea de basar las Superfortalezas en China surgió por primera vez en la Conferencia de Casablanca en enero de 1943. Mientras los planificadores evaluaban esta opción, los jefes de estado mayor combinados angloamericanos, reunidos en Quebec en agosto, autorizaron una ofensiva en el Pacífico central que incluía la conquista de las Marianas. En septiembre, los planificadores del Estado Mayor combinado concluyeron que la operación de los B – 29 en China estaría plagada de problemas logísticos. Sin embargo, el presidente Roosevelt decidió a favor de las bases de China porque estaba impaciente por bombardear a Japón y deseaba reforzar el esfuerzo de guerra chino.

El General Arnold apoyó esa decisión como un expediente temporal, pero aún prefería misiones estratégicas contra Japón desde las Marianas, una vez que las bases estuvieran disponibles. Los escalones avanzados de la AAF llegaron a la India en diciembre de 1943 para organizar la construcción de aeródromos en India y China. Miles de indios trabajaron para construir cuatro bases permanentes en el este de la India alrededor de Kharagpur. Mientras tanto, a 1.000 millas al noreste, a través de las montañas del Himalaya, unos 350.000 trabajadores chinos trabajaron arduamente para construir cuatro bases en el oeste de China cerca de Chengtu. En abril de 1944, ocho campos de aviación para los B-29 estaban disponibles en Asia.

A medida que estas bases tomaron forma, los funcionarios estadounidenses se preocuparon de que los B-29 no estuvieran listos para ocuparlos. Las Superfortresses estaban saliendo de las líneas de ensamblaje de Boeing según lo previsto, pero los aviones requerían modificaciones extensas, especialmente en las torretas de armas, antes de que estuvieran listos para el combate.

Las instalaciones de modificación en todo el país parecían ser incapaces de completar el trabajo a tiempo, por lo que el gobierno ordenó a los contratistas de la modificación del B-29 que desplazaran el personal y el equipo a cuatro bases de Kansas: Salina, Pratt, Great Bend y Walker, para un esfuerzo total que llegó a ser conocido como La “Batalla de Kansas ”. Durante cuarenta y cuatro días, en marzo y abril de 1944, ingenieros y mecánicos militares y civiles lucharon contra el viento y la nieve para preparar los B-29 para operar en el extranjero. Bajo el liderazgo del Maj. Gen. Bennett E. Meyers del Comando de Servicio Técnico Aéreo, se apresuraron a preparar el primer contingente de Superfortalezas para su despliegue en la India.

Arnold percibió que los comandantes de teatro en Asia y el Pacífico veían a los aviones simplemente como apoyo para operaciones tácticas de superficie y carecían de una apreciación clara del valor del bombardeo estratégico. Temía que los B-29 se desperdiciaran en los campos de batalla cuando serían mucho más útiles contra las islas centrales japonesas. Para evitar esto en abril de 1944 estableció la Vigésima Fuerza Aérea para administrar los B-29.

Ese mismo mes, las primeras Superfortalezas llegaron a la India, después de haber volado a través del Océano Atlántico, África del Norte, Arabia e Irán. Acompañándolos estaba el Maj. Gen. Kenneth B. Wolfe, el nuevo comandante del XX Comando de Bombarderos, que había sido reasignado como el componente operativo de la Vigésima Fuerza Aérea. En última instancia, la 58ºfue la única ala que sirvió en la parte continental de Asia bajo el XX Comando de Bombarderos. La otra ala de B-29 original, la 73º, no se desplegó en el extranjero hasta después de que una base estuviera disponible en las Marianas.

Imagen
En la foto un B-29 se eleva lenta y majestuosamente con su tremenda carga de bombas en su ruta hacia Japón........................................
Life. 10 de julio de 1944.

Fuente: Hitting Home. The Air Offensive Against Japan. The U.S. Army Air Forces in World War II.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8554
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Bombardeos sobre Japon.

Mensaje por tigre » Vie Feb 08, 2019 12:45 am

Hola a todos :-D; algo más......................................

Ofensiva Estratégica Aérea contra el Imperio del Japón - junio de 1944.

Sobre el Hump (*) hacia Matterhorn.

En abril de 1944, el Estado Mayor Conjunto aprobó la Operación Matterhorn, un plan para bombardear objetivos estratégicos japoneses con B–29 con base en China. Un comité de analistas de operaciones que asesoraron al Estado Mayor Conjunto y la Vigésima Fuerza Aérea sobre objetivos recomendaron ataques de las Superfortalezas contra hornos de coque y fábricas de acero en Manchuria y Kyushu. Cerrar estas industrias clave paralizaría gravemente el esfuerzo de guerra del enemigo. También en la lista de objetivos había importantes instalaciones portuarias enemigas y fábricas de aviones. Wolfe lanzó la primera misión de combatede los B-29 el 05 de junio de 1944, contra las instalaciones ferroviarias japonesas en Bangkok, Tailandia, a unas 1.000 millas de distancia. De los noventa y ocho bombarderos que despegaron de la India, setenta y siete alcanzaron sus objetivos, lanzando 368 toneladas de bombas. Alentados por los resultados, el XX Bomber Command se preparó para las primeras incursiones contra Japón.

Diez días después, sesenta y ocho Superfortalezas despegaron por la noche desde bases en Chengtu para bombardear las factorías Imperiales de Hierro y Acero en Yawata en Kyushu, a más de 1.500 millas de distancia. La misión del 15 de junio de 1944, la Primera incursión contra las islas japonesas desde el ataque de Doolittle de abril de 1942: marcó el inicio de la campaña de bombardeo estratégico contra japon. Al igual que la incursión de Doolittle, logró poca destrucción física. Solo cuarenta y siete de los sesenta y ocho B-29 en el aire alcanzaron el área del objetivo; cuatro abortaron con problemas mecánicos, cuatro se estrellaron, seis desprendieron sus bombas por dificultades mecánicas, y otros bombardearon blancos secundarios u objetivos de oportunidad. Sólo un B–29 se perdió por aviones enemigos.

La segunda incursión a gran escala no se produjo hasta el 07 de julio de 1944. Para entonces, Arnold, impaciente con el progreso de Wolfe, lo había reemplazado temporalmente con el Brig. General LaVern G. Saunders, hasta que el Mayor General Curtis E. LeMay pudiera llegar desde Europa para asumir el mando permanente. Desafortunadamente, el retraso de tres semanas entre la primera y la segunda misión reflejó serios problemas que impidieron una campaña sostenida de bombardeos estratégicos desde China contra Japón. Cada misión de B-29 consumió enormes cantidades de combustible y bombas, que tuvieron que ser transportadas desde la India hasta las bases de China sobre el Himalaya, la cadena montañosa más alta del mundo. Para cada misión de combate de las Superfortalezas, el comando voló un promedio de seis misiones de B–29 de carga de ida y vuelta sobre la joroba. Incluso después de que el Comando de Transporte Aéreo se hizo cargo del suministro logístico de las bases de B-29 en China a fines de 1944, parecía que suficiente combustible y bombas nunca llegaban a Chengtu.

El alcance presentó otro problema. Tokio, en el este de Honshu, se encuentra a más de 2.000 millas de las bases de operaciones chinas, fuera del alcance de los B-29. Kyushu, en el suroeste de Japón, fue la única de las islas principales dentro del radio de combate de 1.600 millas de las Superfortalezas.

Y el muy pesado bombardero todavía sufría problemas mecánicos que paralizaron algunos aviones y obligaron a otros a regresar antes de lanzar sus bombas. Incluso aquellos B-29 que alcanzaron el área del objetivo a menudo tuvieron dificultades para alcanzar sus blancos, en parte debido a la extensa cobertura de nubes o vientos fuertes. Formaciones más grandes podrían haber ayudado a compensar la imprecisión del bombardeo, pero Saunders no tenía suficientes B–29 para enviar grandes formaciones. Además, la Vigésima Fuerza Aérea desvió periódicamente a lasSuperfortalezas de objetivos estratégicos para apoyar a los comandantes de teatro en el sudeste asiático y el suroeste del Pacífico. Por estas razones, el XX Comando de Bombarderos y los B–29 en gran parte no cumplieron su promesa estratégica.

(*) La Joroba (The Hump) es el nombre que los pilotos aliados dieron durante la Segunda Guerra Mundial a la zona oriental del Himalaya sobre la cual volaron entre India y China en misiones de reabastecimiento.



Imagen
Un B-29 en la base china, acelerando sus motores mientras se prepara para una misión de bombardeo sobre Japón ..........................................................................
Life. 10 de julio de 1944.

Fuente: Hitting Home. The Air Offensive Against Japan. The U.S. Army Air Forces in World War II.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8554
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Bombardeos sobre Japon.

Mensaje por tigre » Jue Feb 21, 2019 12:29 am

Hola a todos :-D; algo más......................................

Ofensiva Estratégica Aérea contra el Imperio del Japón - junio de 1944.

Sobre el Hump (*) hacia Matterhorn.

El 20 de agosto, LeMay llegó para insuflar nueva energía al XX Comando de Bombarderos. El ex piloto de bombarderos de la Octava Fuerza Aérea y comandante de grupo había logrado un éxito notable con la estrategia de Bombardeos en Europa, probando nuevos conceptos como formaciones escalonadas, la caja de combate y los bombardeos directos y de nivel. El general de dos estrellas más joven en la AAF también revisó las tácticas, ajustó y amplió las formaciones y mejoró el entrenamiento para una mayor precisión de bombardeo. Él inauguró una escuela de entrenamiento de conducción de tripulantes para que las formaciones pudieran aprender a lanzar como una unidad a partir del avión designado como líder.

Durante sus primeros dos meses en el XX Comando de Bombarderos, LeMay tuvo poco más éxito que Wolfe o Saunders. El comando continuó en promedio, con solo una salida al mes por avión contra las islas principales de Japón. Cuando MacArthur invadió las Filipinas en octubre de 1944, LeMay desvió sus B–29 del bombardeo de las instalaciones de acero japonesas, a las fábricas y bases de aviones enemigos en Formosa, Kyushu y Manchuria.

Mientras tanto, LeMay obtuvo el apoyo del líder comunista Mao Tsetung, que controlaba partes del norte de China. Dispuesto a luchar contra un enemigo común, Mao aceptó ayudar a los aviadores estadounidenses derribados y ubicar en el norte de China una estación meteorológica que proporcionaría mejores pronósticos para las incursiones del XX Comando de Bombarderos contra los japoneses en Manchuria y Kyushu. Con la esperanza de obtener el reconocimiento estadounidense de su propio régimen, Mao sugirió que los estadounidenses establecieran bases de B-29 en el norte de China, como las de la zona bajo control de Chiang Kai-shek en el sur de China. LeMay se negó, sin embargo, porque le resultaba lo suficientemente difícil abastecer a los aeródromos en Chengtu.

El ex comandante de los bombarderos del teatro europeo continuó experimentando con nuevas tecnologías y tácticas y pronto importó a China las armas incendiarias que usaban los británicos contra Alemania. A fines de 1944, una ofensiva japonesa en China se desplazó hacia las bases de los B-29 y el Comando de Transporte Aéreo alrededor de Chengtu y Kunming. Para frenar el avance del enemigo, el Maj. Gen. Claire L. Chennault, de la Décimotercera Fuerza Aérea, solicitó incursiones contra los suministros japoneses en Hankow, y los jefes conjuntos le ordenaron a LeMay atacar la ciudad con bombas incendiarias. El 18 de diciembre, LeMay lanzó la incursión incendiaria, enviando ochenta y cuatro B-29 en una altitud media con quinientas toneladas de bombas incendiarias. El ataque dejó a Hankow ardiendo durante tres días, demostrando la efectividad de las armas incendiarias contra la arquitectura predominantemente de madera del Lejano Oriente.

En enero de 1945, el XX Comando de Bombarderos abandonó sus bases en China y concentró los recursos del Ala de Bombarderos 58 en la India. La transferencia marcó el final de Matterhorn. Durante el mismo mes, LeMay se trasladó a las Marianas, dejando el mando del XX Comando de Bombarderos en la India al Brig. Gen. Roger M. Ramey. Entre enero y marzo, los B–29 de Ramey ayudaron a Mountbatten en el sudeste de Asia, apoyando a las fuerzas terrestres británicas e indias en Birmania apuntando a las instalaciones ferroviarias y portuarias en Indochina, Tailandia y Birmania. Los objetivos más distantes incluían refinerías y aeródromos en Singapur, Malaya y las Indias Orientales. La 58º, única Ala operativa del XX Comando de Bombarderos, permaneció en la India hasta fines de marzo de 1945, cuando se trasladó a las Marianas para unirse al XXI Comando de Bombarderos.

Imagen
De camino a Japón, las Superfortalezas rugen sobre el paisaje antiguo e inmutable de China...............
Life. 10 de julio de 1944.

Fuente: Hitting Home. The Air Offensive Against Japan. The U.S. Army Air Forces in World War II.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8554
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Bombardeos sobre Japon.

Mensaje por tigre » Mié Feb 27, 2019 11:39 pm

Hola a todos :-D; algo más......................................

Ofensiva Estratégica Aérea contra el Imperio del Japón - junio de 1944.

La captura y uso de las marianas.

Con la captura de las Marianas, las fuerzas de los EE. UU. obtuvieron un conjunto de aeródromos defendibles y de fácil suministro capaces de sostener a cientos de Superfortalezas a la vez. De las islas principales más importantes de Japón, solo Hokkaido se encontraba más allá del alcance de los B-29 desde Saipan.

El Almirante Nimitz coordinó las fuerzas marítimas, terrestres y aéreas que aseguraron Las Marianas del sur durante el verano de 1944. Saipan cayó a un gran costo en una campaña brutal durante junio y julio. Nimitz capturó Tinian en julio y Guam en agosto. La conquista estadounidense de las Marianas del sur sacudió a los gobernantes políticos y militares japoneses, quienes razonaron correctamente que los estadounidenses bombardearían Japón desde las islas capturadas. En julio de 1944, un General retirado, Kuniaki Koiso, reemplazó al General Hideki Tojo como Primer Ministro, principalmente debido a la exitosa invasión estadounidense. Aunque más moderado que Tojo, Koiso se negó a considerar rendirse. Se dio cuenta de la vulnerabilidad de Japón a los ataques aéreos desde las Marianas, pero estaba lejos de llegar a la conclusión de que se había perdido la guerra.

A medida que los japoneses se ajustaban a la pérdida de Saipan, Tinian y Guam, Estados Unidos se preparó para las operaciones de B–29 basadas en las Marianas. Nimitz coordinó sus actividades con las de la AAF a través del Teniente General Millard Harmon, quien se convirtió en comandante del Área del Océano Pacífico de las AAF, el 1º de agosto de 1944. El ex jefe de las fuerzas del ejército en el Pacífico Sur llevaba dos sombreros: ejercicio operativo el control de todos los aviones terrestres en el teatro del Pacífico, Harmon se reportó directamente a Nimitz; y, como Segundo Comandante de la Vigésima Fuerza Aérea, reportó a Arnold en Washington.

Arnold reservó el control operacional de las Superfortalezas en las Marianas para el XXI Comando de Bombarderos al mando de Hansell, ex jefe de Estado Mayor de la Vigésima Fuerza Aérea. El 12 de octubre, Hansell aterrizó en Isley Field en Saipan en el primer B-29 en llegar a las Marianas, y pronto llegó la 73º Ala de Bombarderos con su complemento de Superfortalezas. Antes de que terminara el mes, Hansell lanzó el primer vuelo de demolición: catorce B-29 atacaron la base de los submarinos en la isla de Dublín, a varios cientos de millas al sureste en las islas Carolinas.

Los objetivos estratégicos de Hansell fueron seleccionados por el Estado Mayor Conjunto. La primera prioridad fue para las fábricas de aviones, porque esa industria, como las acerías objetivo durante Matterhorn, se consideraban particularmente vulnerables, y el bombardeo afectaría el desempeño del enemigo contra la ofensiva de MacArthur en Filipinas. Otros objetivos incluían instalaciones portuarias en las principales ciudades del imperio japonés.

Imagen
Los B-29 de la Vigésima Fuerza Aérea se aglomeran en la línea de vuelo en el Campo Norte de Guam...................................
The Twentieth Against Japan. AIR FORCE Magazine / April 2004.

Fuente: Hitting Home. The Air Offensive Against Japan. The U.S. Army Air Forces in World War II.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8554
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Bombardeos sobre Japon.

Mensaje por tigre » Vie Mar 15, 2019 12:18 am

Hola a todos :-D; algo más......................................

Ofensiva Estratégica Aérea contra el Imperio del Japón - junio de 1944.

La captura y uso de las marianas.

Hansell preparó cuidadosamente sus primeras misiones estratégicas. El 1º de noviembre, el Tokyo Rose voló en una misión fotográfica sobre la capital japonesa, marcando la primera aparición de un avión estadounidense en los cielos de Tokio desde la incursión de Doolittle hacía más de dos años y medio. Más tarde ese mes, las versiones de reconocimiento del B-29 volaron diecisiete salidas más. El 24 de noviembre, más de seis semanas después de haber llegado a Saipan, Hansell finalmente desató San Antonio I, el primer ataque de las Superfortalezas sobre Japón desde las Marianas. Ciento once B – 29s, el 90 por ciento de las Superfortalezas en Saipan, partieron hacia Tokio, liderados por el Brig. Gen. Emmett O'Donnell, Jr., Comandante de la 73º Ala de Bombarderos, en el Dauntless Dotty.

La misión sólo tuvo éxito simbólico. Muchos de los bombarderos se quedaron cortos de combustible y dieron la vuelta; otros no pudieron bombardear debido a dificultades mecánicas. Ocho Superfortalezas fueron dañadas por el enemigo, y una se perdió en combate. A gran altura, los bombarderos restantes encontraron fuertes vientos de cola que los empujaron sobre los objetivos a una velocidad de 445 millas por hora. Solo 35 de los 111 B-29 lograron bombardear el objetivo principal, la fábrica de aviones Musashino. Unas 48 bombas impactaron el área de la fábrica, dañando el 1.0 por ciento del edificio y el 2.4 por ciento de su maquinaria.

Tres días después, Hansell lanzó San Antonio II. Ochenta y un Superfortalezas bombardearon las fábricas de aviones y los muelles en Tokio, usando un radar debido a la cubierta de nubes, pero hicieron poco daño. Sin embargo, la noticia no fue del todo mala: la incursión mostró que los aviadores podían sostener una campaña de bombardeo desde las Marianas y que la mayoría de los interceptores japoneses y la artillería antiaérea seguían siendo ineficaces.

Hasta enero de 1945, Hansell no demostró el potencial de las tácticas de bombardeo de precisión con los B-29 contra Japón. El 19 de enero, sus Superfortalezas prácticamente clausuraron los trabajos de Akashi de la Compañía de Industrias Aeronáuticas Kawasaki cerca de Kobe, que en 1944 había suministrado el 17 por ciento de las estructuras aéreas de Japón y el 12 por ciento de los motores de sus aviones. El ataque redujo la producción de la planta en un 90 por ciento. Desafortunadamente para Hansell, la destrucción de la incursión del 19 de enero no se confirmó hasta mucho más tarde.

Imagen
Un B-29 en Saipan enmarcado por los restos de una casamata japonesa. La captura de las Marianas fue crítica para el esfuerzo de guerra estadounidense, ya que puso a los B-29 dentro del alcance de Japón......
The Twentieth Against Japan. AIR FORCE Magazine / April 2004.

Fuente: Hitting Home. The Air Offensive Against Japan. The U.S. Army Air Forces in World War II.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8554
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Bombardeos sobre Japon.

Mensaje por tigre » Mié Mar 20, 2019 10:38 pm

Hola a todos :-D; algo más......................................

Ofensiva Estratégica Aérea contra el Imperio del Japón - junio de 1944.

Hansell, un comandante vulnerable.

Incluso con las nuevas bases en las Marianas, los B-29 del XXI Comando de Bombarderos tuvieron poco éxito contra Japón a fines de 1944 y principios de 1945. Las Superfortalezas continuaron sufriendo problemas mecánicos (el propio avión de Hansell tuvo que abortar durante San Antonio I). El rango extremo impuso aún más demandas a las aeronaves. La formación en vuelo y las 3.000 millas de ida y vuelta a Japón consumieron enormes cantidades de combustible.

Las distancias muy largas impidieron la escolta con base en tierra, por lo que los B–29 volaron a altitudes de hasta 35.000 pies, más allá del alcance de la mayoría de los interceptores japoneses. La trepada consumió aún más combustible. En altitudes extremadamente altas, los flujos de las corrientes de los vientos alrededor de Japón hicieron volar a los bombarderos y bombas fuera de curso. Los vientos de cola empujaron a las Superfortalezas tan rápido sobre sus objetivos que no hubo tiempo para lanzar las bombas con precisión. Los vientos en contra disminuyeron la velocidad de los bombarderos, aumentando su vulnerabilidad a las defensas antiaéreas o los cazas y consumiendo combustible. Las nubes a menudo oscurecían los objetivos, y las tormentas tropicales eran comunes.

Durante las primeras semanas en Saipan, Hansell también carecía de suficientes aviones para montar misiones estratégicas efectivas. Las formaciones más grandes podrían compensar en parte la falta de precisión, cubriendo más área con bombas y aumentando las posibilidades de alcanzar un objetivo. A mediados de enero de 1945, dos alas de B–29 completas estaban basadas en las Marianas. Iwo Jima, una pequeña isla entre Japón y las Marianas, fue un punto de molestia continua para los Estados Unidos. Desde allí, los aviones enemigos a menudo atacaron las bases de las Superfortalezas o atacaron las formaciones que se dirigían hacia o desde Japón. Sacrificando armas y balas por velocidad y altitud, los cazas japoneses desesperados a veces abordaban a los bombarderos gigantes. El radar enemigo en Iwo Jima también advirtió a las islas japonesas sobre las inminentes incursiones de las Superfortalezas.

La propia resistencia de Hansell a las demandas de sus superiores de bombardeo de área con bombas incendiarias también contribuyó a su caída. Las incursiones incendiarias databan de julio de 1943, cuando la Royal Air Force había encendido una tormenta de fuego en Hamburgo. Después de la incursión exitosa en diciembre de 1944 por parte del XX Comando de Bombarderos, con base en India, contra Hankow, China, el Jefe de Estado Mayor de la 20º Fuerza Aérea, General Lauris Norstad ordenó a Hansell que lanzara ataques similares contra Japón desde las Marianas. Hansell, que había dedicado gran parte de su vida a la doctrina de ataques selectivos y bombardeos de precisión, envió a regañadientes una incursión incendiaria contra Nagoya el 03 de enero de 1945. La incursión no logró el nivel de destrucción que Arnold y Norstad deseaban. A mediados de enero, Arnold estaba exasperado por la precaución, los retrasos y la falta de resultados de Hansell. Antes de la exitosa incursión de Akashi, Arnold ya había decidido reemplazar a Hansell con LeMay.

El relevo de Hansell oscureció su logro de ser pionero en la campaña estratégica del XXI Comando de Bombarderos contra Japón desde las Marianas. Haciendo hincapié en las incursiones de precisión a la luz del día por sobre el bombardeo nocturno con radar, Hansell mejoró la precisión del bombardeo después de una lucha decidida. Incrementó el porcentaje de bombarderos que alcanzaron sus objetivos y regresaron a sus bases. En el momento de su relevo, a su 73º Ala de Bombardeo en Saipan, se le unió la 313º en Tinian, y la 314º estaba en camino a Guam. Hansell supervisó el estacionamiento de estas nuevas alas. Lo más importante, puso en marcha el bombardeo repetido de industrias en Tokio y otras ciudades japonesas que estaban más allá del alcance de las bases de los B-29 en Asia. De hecho, su actuación con el XXI Comando de Bombarderos en las Marianas se compara favorablemente con la del XX Comando de Bombarderos en el teatro China-Birmania-India. Pero Arnold, decidido a sacar a Japón de la guerra antes de una invasión aliada, esperaba un rendimiento significativamente mejor de las Marianas.

Imagen
Los B-29 vuelan a baja altura sobre las Marianas mientras un batallón de construcción de la Marina de los Estados Unidos (Seabees) construye una base. El XXI Comando de Bombarderos arrojaría 156.000 toneladas de bombas operando desde la cadena de pequeñas islas.................................................
The Twentieth Against Japan. AIR FORCE Magazine / April 2004.

Fuente: Hitting Home. The Air Offensive Against Japan. The U.S. Army Air Forces in World War II.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8554
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Bombardeos sobre Japon.

Mensaje por tigre » Mié Mar 27, 2019 11:01 pm

Hola a todos :-D; algo más......................................

Ofensiva Estratégica Aérea contra el Imperio del Japón - junio de 1944.

Construyendo la Fuerza.

LeMay llegó a las Marianas con una reputación de solucionador de problemas para las operaciones de B-29 en Asia y rápidamente construyó sobre los cimientos cuidadosamente preparados por Hansell. Impulsado por mejorar la capacidad del XXI Comando de Bombarderos para destruir objetivos japoneses mientras disminuía la cantidad de aviones que no lograron bombardear el objetivo o regresar de una misión, LeMay enfatizó el entrenamiento de la tripulación, especialmente para las tripulaciones guías.

Cuando más B–29 llegaron a las Marianas, LeMay pudo aumentar el número promedio de aviones en cada formación de setenta y cinco a más de cien. Razonó que si grandes formaciones lanzaban sus cargas al mismo tiempo, se destruiría una gran área contigua que incluía el objetivo. También persuadió a la AAF para que asignara cazas de escolta a la 20º Fuerza Aérea para reducir aún más las posibilidades de que los grandes bombarderos se perdieran.

LeMay pronto acumuló los recursos para crear sus grandes formaciones de bombarderos. El XXI Comando de Bombarderos finalmente estableció un ala en cada uno de los cinco aeródromos que los ingenieros de la marina y el ejército construyeron en las Marianas: uno en Saipan, dos en Tinian y dos en Guam. A fines de enero de 1945, se establecieron las Alas de Bombardeo 73º, 313º y 314º en Saipan, Tinian y Guam, respectivamente. A fines de marzo, la 58º Ala de Bombardeo se trasladó de la India a Tinian, y durante abril llegó a Guam la 315º Ala de Bombardeo.

LeMay también se benefició de la maduración del B-29 como sistema de arma. A medida que los trabajadores de la línea de ensamblaje ganaban experiencia, las fábricas de Superfortalezas aumentaban la calidad y la cantidad de su producción, y había más bombarderos pesados disponibles para el servicio en el Pacífico. A lo largo de 1945, los B–29 en las Marianas sufrieron menos problemas mecánicos porque los equipos de mantenimiento descubrieron y corrigieron los defectos más rápidamente.

Afortunadamente para LeMay, los marines de EE. UU. Conquistaron Iwo Jima entre el 19 de febrero y el 26 de marzo de 1945. Al tomar la isla, las fuerzas estadounidenses privaron a los japoneses no solo de una base aérea desde la cual atacar las formaciones de las Marianas y los bombarderos de la AAF, sino también de un sitio de radar desde el cual advertir a las islas principales sobre las incursiones inminentes. Iwo Jima pronto se convirtió en una base de operaciones, una base de escolta y estación de rescate aéreo. El VII Comando de Caza encontró un hogar allí al final de marzo. Más importante, los Estados Unidos ganaron una pista de aterrizaje emergencia para los B–29. Al final de la guerra, 2.400 Superfortalezas habían hecho aterrizajes de emergencia en Iwo Jima, demostrando el valor de la pequeña isla donde 4.600 estadounidenses habían sacrificado sus vidas para capturar.

Imagen
El General Curtis LeMay cambió radicalmente las estrategias de bombardeo de incursiones diurnas a gran altitud a incursiones nocturnas de baja altitud utilizando bombas incendiarias................
The Twentieth Against Japan. AIR FORCE Magazine / April 2004.

Fuente: Hitting Home. The Air Offensive Against Japan. The U.S. Army Air Forces in World War II.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8554
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Bombardeos sobre Japon.

Mensaje por tigre » Mié Abr 03, 2019 10:41 pm

Hola a todos :-D; algo más......................................

Ofensiva Estratégica Aérea contra el Imperio del Japón - junio de 1944.

Las islas japonesas en llamas.

A pesar de los cambios, LeMay todavía estaba insatisfecho con la actuación del XXI Comando de Bombarderos. Durante sus primeras seis semanas en las Marianas, los B–29 lanzaron más de 5.000 toneladas de bombas durante dieciséis misiones, pero solo una incursión causó gran daño. Desde altitudes de 25.000 a 30.000 pies sobre los objetivos ocultos por techos de nubes que promediaban 6.000 pies, los aviadores de LeMay colocaron menos del 6 por ciento de las bombas a 1.000 pies de sus objetivos. El daño no valía la pena el gasto de la incursión en recursos y vidas. LeMay no estaba obteniendo mejores resultados que Hansell.

Ansioso por demostrar la efectividad del B-29, LeMay decidió complementar el bombardeo de precisión, a gran altura y con luz diurna, con bombardeo nocturno incendiario a baja altitud en ciudades japonesas. Tenía buenas razones para la transición. Arnold y Norstad insistieron en que usara bombas incendiarias. Habían alentado el ataque de LeMay contra Hankow, China, en diciembre de 1944 y habían presionado a Hansell para que también usara ataques incendiarios. LeMay admitió: "El pavo estaba alrededor de mi cuello. . . . ”

Las operaciones en Europa habían demostrado la efectividad de las incursiones incendiarias. En febrero, los bombarderos británicos y estadounidenses devastaron la ciudad alemana de Dresden, causando tormentas de fuego como las de Hamburgo. LeMay y otros líderes de la AAF especularon que los ataques con fuego destruirían la voluntad del enemigo de resistir, así como su capacidad para hacerlo. LeMay también razonó que las estructuras predominantemente de madera y papel de Japón eran más vulnerables al fuego que la construcción de mampostería de las ciudades alemanas.

Las armas incendiarias estaban entonces disponibles en cantidad. Los químicos de Dupont y Standard Oil, con el apoyo del Consejo Nacional de Defensa de la Investigación, perfeccionaron el napalm y otras fórmulas, haciendo que las nuevas bombas sean más letales que nunca. La Marina de los Estados Unidos, en firme control de las rutas marítimas al sur de las Marianas, podría entregar las grandes cantidades de bombas incendiarias que el XXI Comando de Bombarderos necesitaría para las incursiones incendiarias.

Sin embargo, LeMay creía que una mayor precisión no necesariamente paralizaría la producción japonesa. Gran parte de la industria de guerra del enemigo estaba en pequeñas fábricas dispersas en las ciudades en lugar de en grandes plantas. A diferencia de Europa, Japón tenía pocos cuellos de botella estratégicos vulnerables a los bombardeos de precisión.

Los ataques a baja altitud, desde aproximadamente 5.000 pies, ahorrarían combustible y motores al eliminar la necesidad de que los B–29 suban tan alto durante el largo vuelo desde las Marianas. Entrando por debajo de los flujos de aire de alta velocidad, los bombarderos no tendrían que luchar contra fuertes vientos en contra, y no tendrían que preocuparse por los vientos de cola que los hacían volar demasiado rápido sobre los objetivos. El ahorro de combustible permitiría a cada bombardero llevar más bombas, y volar por debajo de la altura promedio de la cubierta de nubes haría que los objetivos sean más visibles, incluso de noche. LeMay prefería las incursiones nocturnas, lo que reduciría la efectividad de la artillería y los cazas antiaéreos japoneses y haría prácticas las misiones de baja altitud. Sin la amenaza de los cazas enemigos nocturnos, el XXI Comando de Bombarderos podría despojar a los B-29 de la mayoría de sus armas y cargar más bombas.

Poniendo a prueba estas teorías, LeMay dirigió una incursión masiva de B-29 sobre la capital japonesa el 25 de febrero de 1945, un ensayo para futuras incursiones incendiarias. Golpeando una ciudad cuatro veces más densamente poblada que la ciudad estadounidense promedio, 172 B-29 de tres alas de bombarderos dejaron veintiocho millones de pies cuadrados de bienes raíces urbanos en ascuas ardientes. La incursión contra Tokio demostró la vulnerabilidad de las ciudades enemigas a las bombas incendiarias, aunque no produjo las tormentas de fuego tremendamente destructivas de los posteriores ataques de B-29.

Imagen
B-29 de la 20º Fuerza Aérea vuelan sobre la costa de Japón. En las últimas etapas de la campaña en el Pacífico, las incursiones de hasta 800 bombarderos ayudaron a paralizar las capacidades militares e industriales de Japón......................... ...............................................
The Twentieth Against Japan. AIR FORCE Magazine / April 2004.

Fuente: Hitting Home. The Air Offensive Against Japan. The U.S. Army Air Forces in World War II.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8554
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Bombardeos sobre Japon.

Mensaje por tigre » Mié Abr 10, 2019 11:21 pm

Hola a todos :-D; algo más......................................

Ofensiva Estratégica Aérea contra el Imperio del Japón - junio de 1944.

Las islas japonesas en llamas.

En marzo de 1945, el XXI Comando de Bombarderos empleó las nuevas tácticas incendiarias en cinco asaltos masivos contra algunas de las ciudades japonesas más grandes, incluyendo Tokio, Nagoya, Osaka y Kobe. Durante la incursión de Tokio en la noche del 9 al 10 de marzo, 279 B-29 volaron a altitudes de 4.900 a 9.200 pies. Tres corrientes de bombarderos de tres alas arrojaron casi 2.000 toneladas de bombas incendiarias, mientras que un avión guía (pathfinder) iluminó el corazón de la ciudad.

En treinta minutos, los incendios estaban fuera de control. Aun si los japoneses hubieran tenido más y mejores equipos contra incendios, les habría costado mucho luchar contra las furiosas tormentas de fuego que hervían el agua en los canales y derretían el vidrio de los escaparates de las tiendas. Las llamas saltaron vías de agua y cortafuegos y corrieron a través de un área de tres por cinco millas. Las corrientes ascendentes incluso sacudieron a los bombarderos que volaban sobre los fuegos. Los incursores pudieron ver el brillo en el cielo a 150 millas de distancia.

Esta vez, las bombas incendiarias quemaron dieciséis millas cuadradas de Tokio, mataron a más de 83.000 personas, hirieron a más de 40.000 y dejaron hasta un millón sin hogar. Ningún otro ataque aéreo en la historia había matado a tanta gente. Más de 267.000 edificios, hasta una cuarta parte de la ciudad, se incendiaron. La combinación adecuada de factores, entre ellos el clima, la cantidad de bombarderos, los tipos de bombas y los patrones de formación, resultaron en la aniquilación del 18 por ciento de las actividades industriales del área de Tokio y el 63 por ciento de su área comercial. En contraste, el XXI Comando de Bombarderos perdió solo catorce B-29 en la misión y otros cuarenta y dos aviones sufrieron daños.

La 20º Fuerza Aérea incursionó sobre Nagoya la noche del 11 al 12 de marzo de 1945, con 285 B-29; Osaka antes del amanecer el 14 de marzo con 274 B – 29; Kobe justo después de la medianoche del 17 de marzo con 307 B–29 y Nagoya nuevamente la noche del 18 al 19 de marzo con 290 B–29. Las cinco incursiones en diez días incineraron más de treinta y una millas cuadradas de área urbana densamente poblada en cuatro de las ciudades más grandes de Japón. Más tarde, en marzo, LeMay también dirigió el bombardeo incendiario de Tachiarai, Oita y Omura. A finales de mes, el XXI Comando de Bombarderos se estaba quedando sin bombas incendiarias.

Fuente: Hitting Home. The Air Offensive Against Japan. The U.S. Army Air Forces in World War II.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Responder

Volver a “Aviación de combate de los Aliados”

TEST