Nazismo y comunismo

Acontecimientos políticos, económicos y militares relevantes entre noviembre de 1918 y septiembre de 1939

Moderadores: José Luis, PatricioDelfosse

Responder
CrIzMaya44
Usuario
Usuario
Mensajes: 4
Registrado: Dom Oct 28, 2018 5:01 am

Nazismo y comunismo

Mensaje por CrIzMaya44 » Lun Oct 29, 2018 5:29 am

Saludos a todos!! Este es mi primer post en esta pagina web :) mi entrada a este grupo es para rellenar ciertas dudas que tengo al igual que compartir mis temas de interes respecto a la segunda guerra mundial.quiero tocar este punto desde una posición respetuosa y neutral con el fin de no ofender a nadien ya que el tema a tratar es polemico.mi duda radica en las diferencias en todo aspecto entre el nazismo y el comunismo.personalmente me he informado por mi cuenta en multiples fuentes de informacion pero he de confesar que mi confucion aumento aun mas.muchos afirman que estas dos ideologias no tienen nada que ver mientras otros dicen que son muy semejantes.
como funcionaba su economia?
que tan buena era la calidad de vida en los dos paises??
De ante mano gracias por leer mi post y si me podrias recomendar articulos o libros respecto al tema te lo agradeceria mucho.un saludo

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9326
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Nazismo y comunismo

Mensaje por José Luis » Lun Oct 29, 2018 10:00 am

¡Hola a todos!

Básicamente, el comunismo surge como un movimiento de reacción y crítica del capitalismo, buscando una sociedad igualitaria y sin clases a través del control estatal de los medios de producción. El nazismo fue una forma de fascismo que propugnaba la superioridad racial aria y su supuesto derecho a la dominación global. Bien, estos dos comentarios son muy simples e incompletos, de una parte, y dejan al margen el contexto político en el que nacieron en Rusia y Alemania. Ahondar en ello llevaría mucho tiempo y espacio.

Yendo a las preguntas que has realizado, semejanzas y diferencias entres ambas ideologías, y la calidad de vida de ambos países, te diré que, en mi opinión, apenas hay semejanzas entre ambas ideologías, aunque la cosa cambia cuando toca a cómo se practicaron en ambos regímenes políticos. Es decir, cuando se comparan los regímenes políticos de Stalin y Hitler se pueden apreciar semejanzas y diferencias.

En primer lugar, ambos eran regímenes políticos totalitarios de partido único, y en ambos partido y estado venían a fundirse en una y la misma cosa. Ambos regímenes disolvieron y prohibieron los partidos políticos, los derechos de libertad de expresión, manifestación y huelga, la libertad de prensa, cátedra, el derecho a la información...e impusieron la censura, el miedo y el terror de estado a través de sus aparatos de represión del estado. En este penoso contexto, las diferencias eran de matiz, sobre todo en lo tocante a ciertos aspectos ideológicos (raciales, económicos) y de política exterior.

¿La calidad de vida de sus gentes? Bueno, teniendo en cuenta que la Unión Soviética era un país eminentemente agrario y que para superar su retraso industrial acometió unas políticas económicas de terribles consecuencias para una parte importante de su sociedad, no es extraño que, en general, los alemanes de Hitler tuvieran una calidad de vida más aceptable que los soviéticos de Stalin. Pero al margen de las consideraciones de las políticas económicas en ambos países, hubo otras decisiones políticas que provocaron que para mucha gente en la URSS y en Alemania hablar de calidad de vida fuera un sarcasmo, pues la propia vida se había convertido en un tormento, cuando no había acabado en las cárceles, en los campos de concentración o en el Gulag.

En fin, esto es un aperitivo. El tema da para mucho más.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Barbarossa
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 595
Registrado: Vie Mar 24, 2006 11:00 pm
Ubicación: España

Re: Nazismo y comunismo

Mensaje por Barbarossa » Lun Oct 29, 2018 10:57 am

En mi opinión, existe otra sutil diferencia entre nazismo y comunismo, y es la importante diferencia con la que los dos gobiernos (nazi y soviético) trataron a sus propios "súbditos".

La vena violenta del nacionalsocialismo se proyectó, esencialmente, sobre dos clases de víctimas: las que los nazis consideraban seres inferiores (judíos) y los adversarios políticos (comunistas y socialistas, fundamentalmente). Ésta última es la diferencia sutil a la que me refería, ya que, durante el estalinismo, el terror (en forma de asesinato o deportación de cientos o miles de personas) se aplico a TODOS los sectores de la sociedad rusa; no sólo a los adversarios políticos, sino a cualquier grupo socialmente identificable: militares, extranjeros, judíos, determinadas corrientes del PCUS, funcionarios, "kulaks", artistas, miembros del Komintern, refugiados políticos, miembros del Politburó... Incluso en los años cincuenta, se purgó específicamente a dirigentes comunistas de toda Europa que habían participado en la Guerra Civil Española. Stalin hizo un uso mucho más brutal y masivo del terror sobre sus conciudadanos, que el que usaron los nazis sobre los ciudadanos alemanes. El estalinismo quiso dejar claro a toda la sociedad soviética que absolutamente nadie estaba libre de ser purgado, nadie estaba a salvo, fuese cual fuese su posición. A título de ejemplo, se puede señalar que, después de Felix Dzerzhinsky, todos los directores de la "Checa" (con sus distintas denominaciones, NKGB, NKVD, MGB) fueron asesinados por su sucesor.

Recuerdo haber leído a un historiador alemán (ahora no me viene el nombre a la cabeza) que "en Alemania, si uno no era judío y no se involucraba en actividades políticas", podía tener una vida bastante normal. Esto era impensable en la URSS.

Saludos cordiales.

Avatar de Usuario
Barbarossa
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 595
Registrado: Vie Mar 24, 2006 11:00 pm
Ubicación: España

Re: Nazismo y comunismo

Mensaje por Barbarossa » Lun Oct 29, 2018 11:48 am

CrIzMaya44, respecto de su petición de lecturas sobre este tema, creo que la mejor es, sin duda, la del libro "HITLER Y STALIN. VIDAS PARALELAS", de Alan Bullock. Como su título indica, se trata de un libro que analiza las vidas de los dos personajes que mejor encarnaron el nazismo y el comunismo, y eso le permitirá ver las semejanzas y diferencias entre ambas ideologías.

http://metahistoria.com/novedades/hitle ... alelas-rb/

Saludos cordiales.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9326
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Nazismo y comunismo

Mensaje por José Luis » Lun Oct 29, 2018 6:37 pm

CrIzMaya44 escribió: si me podrias recomendar articulos o libros respecto al tema te lo agradeceria mucho.
Te paso una buena muestra de lo que pides, aunque desconozco si están traducidas al español. Las tres últimas son de corte biográfico.

-Ian Kershaw, Moshe Lewin (Eds.), Stalinism and Nazism: Dictatorships in Comparison (Cambridge University Press, 1997).

-Henry Rousso (Ed.), Stalinism and Nazism: History and Memory Compared (University of Nebraska Press, 2004). Publicado originalmente en francés en 1999 como Stalinisme et Nazisme: Histoire et Mémoire Comparées.

-Michael Geyer, Shelia Fitzpatrick, Beyond Totalitarianism: Stalinism and Nazism Compared (Cambridge University Press, 2009).

-Klas-Göran Karlsson, Johan Stenfeldt, Ulf Ander (Eds.), Perspectives on the Entangled History of Communism and Nazism, A Comnaz Analysis (Lexington Books, 2015).

-Alan Bullock, Hitler and Stalin: Parallel Lives (London: Fontana, 1993).

-Richard Overy, The Dictators: Hitler's Germany and Stalin's Russia (London: Penguin, 2005).

-Robert Gellately, Lenin, Stalin, and Hitler: The Age of Social Catastrophe (New York: Alfred A. Knopf, 2007).

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9326
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Nazismo y comunismo

Mensaje por José Luis » Lun Oct 29, 2018 8:30 pm

Barbarossa post escribió: La vena violenta del nacionalsocialismo se proyectó, esencialmente, sobre dos clases de víctimas: las que los nazis consideraban seres inferiores (judíos) y los adversarios políticos (comunistas y socialistas, fundamentalmente).
"Vena violenta" implica temporalidad y excepcionalidad, una especie de arrebatamiento, de furor causado por motivos varios que cesa pasado un tiempo. En este sentido, una "vena violenta" podemos econtrarla en la vida política y social alemana de principios de la década de 1920 y de la década de 1930 (especialmente cuando todavía se podía hablar de la República de Weimar), pero lo que sucedió al poco de la llegada de Hitler al poder va más allá de lo que implica la expresión "vena violenta". Entonces, con los nazis en el poder, lo que existe mayormente es una violencia planificada y calculada, que remite en ciertas ocasiones convenientes (como sucedió con los Juegos Olímpicos de 1936), pero va escalando en grado y alcance de forma lenta pero implacablemente, desencadenándose brutalmente tras el inicio de la guerra. A la par que esto sucede, se van formulando y aprobando leyes raciales que no sólo atentan contra los derechos ciudadanos de los alemanes judíos, sino contra un importante espectro de la sociedad alemana (gitanos, asociales, discapacitados, etc.). En fin, lo que quiero significar es que en la Alemania de Hitler se recurrió al uso de la violencia para neutralizar, eliminar o encarcelar a los adversarios políticos, pero para hacer lo mismo con los que consideraban racial, social, psíquica o físicamente indignos de la raza aria, contra esos planificaron la violencia de una forma sistemática hasta llegar al clímax de los campos de exterminio y los genocidios.

En Rusia, los bolcheviques no llegaron al poder gracias a una decisión palaciega (como fue el caso de los nazis en Alemania en enero de 1933), sino como resultado de una guerra civil iniciada en noviembre de 1917 como deriva de las revoluciones de febrero y octubre del mismo año, todo ello con Rusia como potencia beligerante en la Gran Guerra de 1914-1918. Una guerra civil que los bolcheviques no combatieron únicamente contra los anti-bolcheviques dentro de Rusia, sino también contra los anti-bolcheviques europeos.

La violencia en su forma más extrema, la guerra, fue el instrumento principal con el cual el bolchevismo de Lenin se hizo con el poder en Rusia. Los principales líderes revolucionarios bolcheviques (Lenin, Trotsky, Stalin, etc.) habían vivido en el exilio, encarcelados, huidos o en la pura clandestinidad, dentro o fuera de Rusia, a diferencia de lo que había sucedido con los principales líderes revolucionarios nazis, quienes a raíz del fallido golpe de estado de noviembre de 1923 en Munich (y de una breve estancia en la cárcel), pasaron a "integrarse" en el Estado de Partidos de la República de Weimar. Así pues, aunque la violencia es una característica fundamental de los fascismos, en el caso de la Unión Soviética la violencia fue consustancial a la génesis de su construcción y desarrollo.

La violencia estatal (es decir, la violencia en, dentro y fuera del Partido Comunista), las checas, el gulag, las conspiraciones, los atentados, los asesinatos políticos, las paranoias...estaban en el ADN del nuevo Estado soviético. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurrió en el régimen nazi, no hubo en el régimen stalinista nada igual a los genocidios nazis, especialmente el de los judíos. Hubo purgas, políticas y militares, Gulag, políticas económicas de consecuencias terribles (la hambruna ucraniana que muchos equiparan a un genocidio y le llaman a tal fin Holodomor no fue un plan estatal con la intención de destruir a los ucranianos, como sí lo fue el plan nazi para destruir a los judíos europeos, sino la consecuencia más atroz de una política económica bárbara y criminal), deportaciones, crímenes de estado, etc., pero no hubo en ningún caso delitos de genocidio. Eso es una singularidad, terrible, del régimen nazi.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

CrIzMaya44
Usuario
Usuario
Mensajes: 4
Registrado: Dom Oct 28, 2018 5:01 am

Re: Nazismo y comunismo

Mensaje por CrIzMaya44 » Mar Oct 30, 2018 1:25 am

Barbarossa escribió:
Lun Oct 29, 2018 11:48 am
CrIzMaya44, respecto de su petición de lecturas sobre este tema, creo que la mejor es, sin duda, la del libro "HITLER Y STALIN. VIDAS PARALELAS"
CrIzMaya44 escribió:
Lun Oct 29, 2018 11:48 am
Muchas gracias por el aporte!! Un saludo

CrIzMaya44
Usuario
Usuario
Mensajes: 4
Registrado: Dom Oct 28, 2018 5:01 am

Re: Nazismo y comunismo

Mensaje por CrIzMaya44 » Mar Oct 30, 2018 1:28 am

José Luis escribió:
Lun Oct 29, 2018 6:37 pm

Te paso una buena muestra de lo que pides, aunque desconozco si están traducidas al español. Las tres últimas son de corte biográfico.
CrIzMaya44 escribió:
Lun Oct 29, 2018 6:37 pm
Muchas gracias por tu aporte!! Realmente lo aprecio mucho un saludo

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9326
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Nazismo y comunismo

Mensaje por José Luis » Mar Oct 30, 2018 8:34 am

¡Hola a todos!

En las reflexiones finales que realizan Kershaw y Lewin en su citado Stalinism and Nazism: Dictatorships in Comparison, se apuntan ciertas diferencias entre el terror de Stalin y Hitler.

Explican que la diferente escala y función del terror en los dos sistemas políticos no se puede reducir a patologías personales, por importantes que fuesen. Y tampoco se puede ignorar el diferente contexto en que se modelaron ambas dictaduras. Mientras que el nazismo surgió de la derrota alemana en la Gran Guerra, de una revolución relativamente no violenta, y de una larga “latente guerra civil”, el stalinismo surgió de un legado de derrota en la guerra, de una revolución violenta, y de una auténtica guerra civil de indecible horror y brutalidad. Comparada con el nivel de violencia en Rusia entre 1917 y 1920, la violencia política y las matanzas en la “latente guerra civil” de la Alemania de Weimar resultan insignificantes. En el caso ruso, aunque la introducción de la Nueva Política Económica (NEP), contra el telón de fondo de la Guerra Civil, sonaba como un cielo de paz y orden, y en algunas formas parecía incluso “liberal”, Rusia seguía siendo una dictadura que no cesaba de ampliar su poder. Con la toma del control por Stalin, la dictadura entró en una era violencia y brutalidad extensivas, reminiscente de y en algunos casos superando los horrores de la Guerra Civil.

En la Alemania de Hitler el terror fue dirigido inicialmente contra las secciones más débiles y discriminadas de la sociedad. Una vez eliminados los oponentes políticos del régimen nazi, las principales víctimas del estado pasaron a ser grupos sociales expuestos a la persecución en base a su supuesta inferioridad racial y eugenésica. Pues la represión y la persecución no estaban dirigidas únicamente a la eliminación de los enemigos del régimen, sino que también eran instrumentos de la misión de obtener la purificación racial que era la base del credo nazi. Esto significaba que, una vez desatada la guerra, las poblaciones de los territorios conquistados, especialmente las que los nazis consideraban las más bajas de las bajas (la minoría judía), iban a convertirse en las víctimas del terror nazi.

La irracionalidad del terror stalinista era de un tipo diferente. El terror en este caso estaba dirigido más a los enemigos internos (en muchos casos imaginarios) que a los externos. De esta forma, grandes y variados segmentos de la población soviética corrían el riesgo de caer bajo las sospechas de Stalin. En otras palabras, en el caso de Stalin el terror era impredecible, difiriendo en este aspecto del terror de Hitler, que era bastante predecible (salvo en los territorios ocupados). Así que en este aspecto es cierto lo que comentó el compañero Barbarossa en cuanto a que con Stalin no había nadie a salvo de caer bajo sus sospechas y represión. A finales de la década de 1930, Stalin dirigió el terror contra el Partido, el alto mando de las fuerzas armadas, los directores económicos, los miembros de su propio Politburó, e incluso contra la propia policía secreta.

Por su parte, Hitler jamás recurrió a las purgas en un grado y escala comparable a los de Stalin, ni creó una inseguridad entre la élite nazi comparable a la existente entre la élite soviética. Sin embargo aterrorizó a grupos específicos dentro de Alemania y, ya en la guerra, de poblaciones enteras consideradas “racialmente inferiores”. Esto formaba parte esencial del credo nazi, a diferencia del terror stalinista que, más allá de su brutalidad y escala, no era intrínseco al sistema de gobierno comunista soviético. El terror masivo contra enemigos míticos, el encarcelamiento arbitrario y el fusilamiento de incontables individuos, y el uso de mano de obra esclava a manos de la policía secreta fueron suspendidos tras la muerte de Stalin, especialmente tras el sensacional desmontaje de su culto a la personalidad por Khrushchev en 1956, y pese a los posteriores intentos de rehabilitar a Stalin. Lo que había sido posible, e incluso parecido aceptable, durante un periodo de industrialización forzosa, crisis social y disturbios políticos, ya no se aceptaba, y menos se en necesitaba, en un complejo estado burocrático y en la sociedad que había producido la industrialización, y que sobrevivió a Stalin.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
IsabelRosa
Miembro
Miembro
Mensajes: 464
Registrado: Dom Ene 23, 2011 1:30 am

Re: Nazismo y comunismo

Mensaje por IsabelRosa » Dom Abr 07, 2019 7:11 pm

Hola!

concuerdo en que estos regímenes totalitarios pueden tener miles de diferencias, pero la violencia como arma política; el maniqueísmo; el exterminio del adversario o del "inferior" son constantes.
El terror no es una rareza, es el pan cotidiano.
Los vínculos familiares pueden tornarse peligrosos : si un familiar es opositor o supuesto opositor toda la familia sufre las consecuencias, siendo más fácil para sobrevivir la delación de parientes y amigos que la tolerancia con sus discrepancias. Estas son per se peligrosas, así sean opiniones sobre poesía y artes plásticas.

No sólo los internos en campos de concentración o en gulags eran violentados.
La violencia cotidiana para los "aceptados "por cualquiera de estos regímenes era la OPRESION.
En ningún lugar de Alemania o de la URSS se podía olvidar la omnipresente presencia del Estado , fuera este nazismo o comunismo versión stalinista.
No sólo por el culto a la personalidad sino por la opresión constante de no poder tener (y menos expresar) ideas propias, deseos personales ... si no coincidían con los del régimen.
Stalin expresó: "Ya no existe la vida privada en la Unión Soviética ".

Se podría aplicar esa frase al nazismo? a cualquier régimen totalitario ? Tal vez sí.

Isabel

Garisded
Miembro
Miembro
Mensajes: 128
Registrado: Sab Ene 17, 2015 8:34 pm

Re: Nazismo y comunismo

Mensaje por Garisded » Vie Abr 12, 2019 4:13 pm

Si se me permite dejar al margen los asuntos de represión, crueldad, genocidio, etc. (sé que lo estoy poniendo muy difícil), creo que hay algo que se suele pasar por alto. La tiranía stalinista llevó a la URSS de ser un país semifeudal y enormemente pobre a ser una potencia de máximo rango. Y lo consiguió en unas décadas, incluso pasando por guerras civiles y una guerra mundial que provocaron muchos millones de muertos y una destrucción inimaginable. Mi juicio personal es que no merece la pena pasar por gulags, terror, miles de asesinatos políticos y las demás pesadillas stalinistas para ese objetivo. Pero, acaso por la propaganda de la guerra fría, se suele omitir este pequeño detalle. Y debe ser considerado, aunque no merezca una valoración positiva (que, insisto, no creo ni por asomo que la merezca).
Pienso en que se omite todo esto debido a la guerra fría, porque, igualmente, el hecho de que la derrota del Reich nacionalsocialista fuera, principalmente, obra de la URSS, ha estado también velado, disimulado, soslayado, mucho tiempo. En el imaginario colectivo, los EEUU parecían haber sido quienes derrotaron al régimen de Hitler. El Día D se ha marcado, tradicionalmente, como el fin de los nazis. Los datos del esfuerzo bélico alemán no corroboran eso de ninguna manera. Sin embargo, solo más recientemente se empieza a leer que el papel protagonista lo tuvo la URSS; debo deñalar que me refiero a la prensa y a la literatura no especializada.
Estos son los males de la propaganda, que funciona siempre a pleno rendimiento en época de guerra. Aunque esa guerra fuera fría...

Garisded.

Garisded
Miembro
Miembro
Mensajes: 128
Registrado: Sab Ene 17, 2015 8:34 pm

Re: Nazismo y comunismo

Mensaje por Garisded » Vie Abr 12, 2019 4:17 pm

Perdón, vuelvo a este hilo, pero solo para hacer una pregunta.
José Luis, confío mucho en tu criterio. De la bibliografía que indicas, ¿podrías recomendar un par de textos que sean, a tu juicio, los mejores?

Gracias de antemano.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9326
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Nazismo y comunismo

Mensaje por José Luis » Sab Abr 13, 2019 8:33 am

¡Hola a todos!
Garisded escribió: José Luis, confío mucho en tu criterio. De la bibliografía que indicas, ¿podrías recomendar un par de textos que sean, a tu juicio, los mejores?
El libro editado por Kershaw y Lewin constituye una aproximación interesante. Aunque no estrictamente comparativa, señala los fundamentos, a juicio de sus autores, sobre las similitudes y diferencias entre los cultos al liderazgo (primera sección del libro), el desempeño de ambos totalitarismos como "máquinas de guerra" en su enfrentamiento de 1941-1945 (segunda sección), y, ya dentro del ámbito sociológico, las cambiantes interpretaciones en las sociedades de ambos regímenes durante los años que siguieron a la guerra sobre sus legados (tercera sección). Además de Kershaw y Lewin, contribuyen al estudio gente muy reputada como Hans Mommsen, Ronald Grigor Suny, Omar Bartov, Mark von Hagen, etc.

El editado por Geyer y Fitzpatrick es un enfoque más moderno y con una nueva metodología para afrontar el estudio del comunismo y nazismo, yendo más allá (como su título indica: Beyond Totalitarianism) de los modelos desfasados del siglo pasado de totalitarismo, ideología y personalidad. El libro está dividido en cuatro partes de dos capítulos cada una, menos la tercera que tiene tres: Gobernanza (Yoram Gorlizki y Hans Mommsen, uno, y David L. Hoffmann y Annette F. Timm, otro), Violencia (Christian Gerlach y Nicolas Werth, uno, y Jörg Baberowski y Anselm Doering-Manteuffel, otro), Socialización (Christopher R. Browning y Lewis H. Siegelbaum, uno, y Sheila Fitzpatrick y Alf Lüdtke, y Peter Fritzsche y Jochen Hellbeck los otros dos), y Enredos (Mark Edele y Michael Geyer, uno, y Katerina Clark and Karl Schlögel, otro). En la introducción de Geyer tienes un análisis historiográfico.

Estos dos libros contienen algunos de los análisis más cabales que yo he leído sobre el tema. Ahora bien, debo advertirte, Garised, sobre el estilo profusamente académico de los mismos. No son lecturas tan fáciles y amenas como la de las Vidas Paralelas de Alan Bullock sobre Hitler y Stalin.

Más allá de todo esto, yo estoy en la línea del historiador canadiense Michael Jabara Carley en cuanto a los asuntos de la antigua Unión Soviética se refiere, especialmente respecto de la raíz de los conflictos surgidos entre la Unión Soviética y las potencias occidentales durante y después de la Guerra Civil Rusa. En realidad, lo que entraña el taimado concepto de la "Guerra Fría" surgido tras la IIGM se encuentra ya en el desafío intolerable que para el capitalismo de la época suscitó una posible victoria del bolchevismo en esa guerra civil fraticida. A patir de la victoria bolchevique y el nacimiento de la URSS, el capitalismo vio en el comunismo soviético el mayor enemigo de sus intereses, un enemigo al que había que combatir con todos los medios y desde todos los ámbitos (ideológico, político, diplomático, cultural y, sobre todo, económico) para que no pudiera extenderse como un virus por Occidente. Incluso con la aparición del régimen nazi en 1933, el capitalismo siguió viendo, erradamente, en el comunismo soviético el mayor de sus enemigos. Este odio hacia el comunismo, en muchos casos claramente patológico, sólo remitió cuando la Alemania nazi, después del fracaso absoluto de la retorcida e infructuosa política de apaciguamiento dirigida y abanderada por los gobiernos de Reino Unido y Francia, desencadenó la guerra y eliminó como factor beligerante a Francia en junio de 1940. Porque entonces el nazismo amenazaba directamente con la dominación de Europa, primero, y el mundo, después. Sin embargo, la "extraña alianza" surgida principalmente entre Gran Bretaña, Estados Unidos y su archienemigo la Unión Soviética duró, con no pocas tensiones, lo que duró la guerra. Y entonces cobraron nuevo vigor las antiguas tensiones por el reparto del botín y, para hacer frente a una supuesta e intolerable amenaza de la Unión Soviética y su bloque comunista (que no era más que una reedición de la vieja amenaza que el capitalismo vio en el comunismo soviético), las potencias vencedoras del bando occidental, con Estados Unidos y Gran Bretaña a la cabeza, organizaron la gran mascarada: correr un tupido velo sobre los crímenes y criminales convictos del derrotado régimen nazi para ganarse a la nueva República Federal Alemana como bastión y dique de contención contra la Unión Soviética y su "bloque oriental". Esto fue la mascarada que dio forma a la llamada Guerra Fría.

A partir de entonces y hasta hace muy poco tiempo, cualquier estudio comparativo de los estados totalitarios soviético y nazi estuvo contaminado por la demonización del comunismo (en el mundo capitalista) y por la del capitalismo y diferentes fascismos (en el mundo comunista). El estado de cosas en la globalización política de nuestros días surgida de la caída de aquel muro de la vergüenza, nos demuestra claramente que el totalitarismo y las dictaduras, si bien muchísimo más sofisticados, no son sólo sombras tenebrosas del pasado, sino también negras amenazas del presente y del futuro. Que hay un totalitarismo mucho más refinado, vestido de aparantes libertad y democracia, que rige nuestras vidas y que ha provocado y provoca muchísismas más guerras, muertes, hambre, pobreza y sufrimiento que las provocadas por los estados totalitarios de Stalin y Hitler. Falta que nos demos cuenta.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Garisded
Miembro
Miembro
Mensajes: 128
Registrado: Sab Ene 17, 2015 8:34 pm

Re: Nazismo y comunismo

Mensaje por Garisded » Sab Abr 13, 2019 11:30 am

Gracias por la información. No me intimida una lectra académica, pero es una buena advertencia, sinceramente...

La reflexión sobre nuestro mundo, el de hoy, no es demasiado oprimista. Pero lo cierto es que hay motivos para alarmarse. Si un tirano quisiera hacerse ahora mismo con cualquier país europeo, implantando una dictadura al viejo estilo, contaría con cámaras en las calles que ya están colocadas, todos esos datos que se nos espían en móviles, tablets, etc., posibilidades inmensas de manipulación y engaño, con una población que se graba y se espía y se delata ya entre sí, y una cantidad de recursos tal que prefiero no pensarlo. El sueño de Hitler, el sueño de Stalin.

G.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9326
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Nazismo y comunismo

Mensaje por José Luis » Lun Abr 15, 2019 9:17 am

¡Hola a todos!
Garisded escribió: (...) Si un tirano quisiera hacerse ahora mismo con cualquier país europeo, implantando una dictadura al viejo estilo, contaría con cámaras en las calles que ya están colocadas, todos esos datos que se nos espían en móviles, tablets, etc., posibilidades inmensas de manipulación y engaño, con una población que se graba y se espía y se delata ya entre sí, y una cantidad de recursos tal que prefiero no pensarlo. El sueño de Hitler, el sueño de Stalin.
En el mundo occidental, esto es en las democracias liberales de la actualidad, ningún tirano podría implantar una dictadura al estilo de Hitler, Stalin o Franco. El totalitarismo actual no necesita de ese anticuado y torpe modelo dictatorial; es un sistema mucho más sofisticado que opera desde la sombra sin necesidad de tiranos que lo personifiquen. Su ideología, el neoliberalismo, impone un modo de vida que refleja la esencia del Mein Kampf de Hitler, con la distinción fundamental de que no se centra en la raza, sino en el capital. Hitler escribió en dicho libro que "No hay más que un derecho humano sagrado, y este derecho es al mismo tiempo el deber más sagrado: asegurar que la sangre se preserva pura y, al preservar la mejor humanidad, crear la posibilidad de un desarrollo más noble de estos seres". En una entrevista que George Sylvester Viereck hizo a Hitler y que fue publicada por The American Monthly en octubre de 1923, el futuro Führer alemán dijo que no tenía paciencia con el "falso humanitarismo" que "nos enseña a preservar a los incapaces". El neoliberalismo no se detiene en esas memeces de la raza y los discapacitados, sino que su derecho y deber sagrados se concentran únicamente en el camino -el capitalismo financiero y especulativo- para llegar a su meta, la maximización del beneficio. Este capitalismo salvaje que implica el neoliberalismo actual no necesita de tiranos visibles que se entronen como un Hitler o un Stalin; sus tiranos se llaman mercados bursátiles que no conocen fronteras y cuya dominación es planetaria. No necesita campos de concentración y exterminio ni gulags para reformar, neutralizar o asesinar a millones de enemigos y víctimas, pues los cientos de millones de muertes que deja a su paso son víctimas de los demonios que engendra: miseria, pobreza, desigualdad, desesperación, guerra y muerte. Así como Hitler veía en los judíos a su mayor enemigo racial, los tiranos del capitalismo salvaje -los mercados- veían en la democracia a su mayor enemigo, y por ello la combatieron y la vencieron. Lo que hoy se llaman democracias liberales no son más que patéticos simulacros de derechos y libertades cuyos tenedores viven sometidos a la implacable dictadura económica y financiera del imperio bursátil.

El comunismo fue, por simplificarlo al máximo, una deriva de la reacción del socialismo marxista contra el capitalismo, una deriva que desembocó fatalmente en un régimen político criminal. El nazismo fue una deriva muy específica y singular del nacionalismo volkisch que seguía inicialmente la estela y el ejemplo del fascismo italiano, pero que acabó convertido en un dantesco pandemonio racial. El nazismo, tras derrotar una a una a las democracias del continente europeo, fue derrotado por el comunismo stalinista y por el capitalismo anglosajón. En el mundo bipolar surgido de la derrota del nazismo, el capitalismo estadounidense implantó en Europa occidental la socialdemocracia (bienestar social) como espejo político e ideológico de contención frente a la propaganda comunista, que dejaba al descubierto las servidumbres y taras del capitalismo y amenazaba con extenderse a muchos países de Europa occidental. Enfermo de consunción en la "guerra fría" contra el capitalismo, el comunismo soviético dio sus últimos estertores con la disolución de la Unión Soviética y sus repúblicas en 1990-1991. Desaparecido el comunismo soviético, el capitalismo ya no vio ninguna necesidad de seguir manteniendo la incómoda socialdemocracia y su estado de bienestar social, así que comenzó a socavarlos. Y en esas está cada vez con más éxito. Ni las nefastas consecuencias de la Gran Estafa Financiera de 2008 sirvieron para poner coto, como se dijo entonces, a este capitalismo salvaje que va devorando a sus hijos al igual que en la mitología griega el rey de los Titanes, Cronos, lo hacía con los suyos.

Así como el comunismo soviético y el nazismo tuvieron sus millones de seguidores y adeptos, no lo es menos el capitalismo salvaje que hoy gobierna el mundo con mano criminal, y que cuenta con muchísimos más defensores, seguidores y adeptos.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Responder

Volver a “Temas generales”

TEST