Operación Ciudadela

La guerra en el este de Europa

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9537
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Operación Ciudadela

Mensaje por José Luis » Vie Jul 15, 2005 2:07 am

¡Hola a todos!

La Operación Ciudadela ha sido motivo de múltiples debates y una extensa literatura. He aquí algunos de los aspectos conflictivos:

1) El aspecto político y militar de la necesidad de la operación.

2) ¿Podía haberse ejecutado con antelación la operación? ¿Cuándo?

3) El papel de los servicios de inteligencia rusos, alemanes y extranjeros

4) Los planes alternativos a Ciudadela

5) ¿Qué jefes alemanes apoyaban la operación? ¿Quiénes la rechazaban?

6) La verdadera fuerza de los ejércitos enfrentados

7) La operación en el norte del saliente

8) La operación en el sur del saliente

9) La batalla de Prokhorovka

10) El papel de las fuerzas aéreas

11) El asunto de la guerrilla partisana en la retaguardia alemana

12) Bajas

13) Resultado final de Ciudadela: aspectos estratégico, operacional, táctico y técnico

14) Las armas nuevas en Ciudadela

15) Conclusiones

Bueno, pues sobre todo esto, y lo que se le ocurra a cualquier participante, se puede hablar un rato largo.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Medina
Miembro
Miembro
Mensajes: 317
Registrado: Jue Jun 16, 2005 6:41 am
Ubicación: Malaga, España

Mensaje por Medina » Vie Jul 15, 2005 4:15 am

Uff! Efectivamente José Luis, el tema da para mucho a pesar de ser la batalla más conocida, junto con la de Stalingrado, de todas las libradas en el Frente del Este. No obstante, antes de entrar a debatir las múltiples facetas de la batalla me gustaría recomendar una obra que, desgraciadamente como muchas otras sobre la guerra germano-rusa, no está disponible en nuestro idioma. Se trata de "Kursk. The German View", de Steven H. Newton. Desde mi modesto punto de vista, es una obra imprescindible para todos aquellos interesados en esta batalla. Como el mismo título indica, se trata de una narración de la batalla desde el lado alemán, contada por comandantes alemanes que participaron en la batalla y con información de primera mano sobre el transcurso de la dicha. A destacar y como introducción a la batalla, recomiendo sobre todo la "Visión de conjunto sobre la Operación Ciudadela" escrita por el general Theodor Busse, jefe del Estado Mayor del Grupo de Ejércitos Sur.
ESPAÑA, MI NATURA.
ITALIA, MI VENTURA.
FLANDES, MI SEPULTURA.

ImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9537
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Vie Jul 15, 2005 4:58 am

Sí, amigo Medina. Es una obra imprescindible por lo que respecta a las opiniones tan autorizadas de generales como Busse, Fangohr (jefe de estado mayor del 4º Ejército Panzer del general Hoth), von der Groeben (oficial de operaciones del 2º Ejército), Kless (jefe de estado mayor de la Luftflotte Seis), Seidemann (jefe de estado mayor de la Luftflotte Cuatro). Teske (jefe de transportes del Grupo de Ejércitos Centro), Rendulic (comandante del XXXV Cuerpo), von Roman (comandante del XX Cuerpo), Raus (comandante del XI Cuerpo), Francke (cronista del 6º Ejército) y, finalmente, los análisis del editor de la obra, Newton.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9537
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Vie Jul 15, 2005 5:23 am

Mi bibliografía selecta sobre Kursk:


• Instituto Dupuy: User's Guide for the Battle of Kursk, Southern Front, A Validation Database, The Dupuy Institute, Contract No. DASW01-95-C-0068, 31 July 1996 y Kursk Operation Simulation and Validation Exercise - Phase II Database Supplement (KOSAVE II DBS) CD-ROM, US Army Concepts Analysis Agency, September 1998

• Niklas Zetterling y Anders Frankson “Kursk 1943: A Statical Analysis”. London: Frank Cass 2000

• Andrew Remson y Debbie Anderson “Mine and Countermines Operations in Kursk” April 2000. Prime Contract DAAB07-96-D-H753

• David M. Glantz y Jonathan M. House “The Battle of Kursk”. Lawrence, Kansas, University Press, 1999

• “The Military Consequences of a Complete Landmine Ban”. The Dupuy Institute, 2001. Un estudio preparado para la Fundación Americana de Veteranos de Vietnam.

• David M. Glantz “Soviet Defensive Tactics at Kursk, July 1943”. Combat Studies Institute, 1986

• N. A. Antipenko “Na Glavnom Napravlenii”, Moscow, Science Publishing House, 1991 (Antipenko fue el jefe de logística en el Frente Central durante la Batalla de Kursk).

• Hermann Breith “Breakthrough of III Panzer Corps through Deeply Echeloned Russian Defenses”. Study D-258, US Army, Center for Military History, Washington, 1951 y 1986

• Paul Carel “Scorched Earth: The Russian-German War 1943-1944” Atglen, PA, Schiffer, 1994

• Robin Cross “Citadel: The Battle of Kursk”, New York, Barnes and Noble, 1994

• Walter S. Dunn “Kursk: Hitler’s Gamble, 1943”, Westport, CT, Praeger, 1997

• A Galitsan “Engineer Organization of Defense [at Kursk]”, Soviet Military Review, 1976, number 6

• A.L. Getman “Tanki Idut na Berlin”, Moscow, Ministry of Defense Publishing House, 1982 (el autor era el comandante del 6º CT en Kursk).

• David M. Glantz y Harold S. Orenstein (Eds.) “The Battle of Kursk: The Soviet General Staff Study”, London and Portland, OR, Frank Cass, 1999

• George M. Nipe “Decision in the Ukraine, Summer 1943”, Winnipeg, Fedorowicz, 1996

• Hermann Plocher “The German Air Force Versus Russia, 1943”, USAF Historical Division, Aerospace Studies Institute, Air University, 1967

o Karlheinz Munch, “The Combat History of Schwere Panzerjaeger Abteilung 654”, Winnipeg: J. J. Fedorowicz Publishing Inc, 2002

o Karlheinz Munch, “The Combat History of Schwere Panzerjaeger Abteilung 653”, Winnipeg: J. J. Fedorowicz Publishing Inc, 1997

o Magazine Aviapress, “Tiger German WW2 on the Eastern Front, I”.

o Aviapress. MCS024 Kursk Strategic Defensive Operation (Citadel Operation). July 5-12, 1943. Battles at the Northern Face Book.

o Christopher Wilbeck, Sledgehammers. Strenghts and Flaws of Tiger Tank Battalions in WWII. Aegis/Aberjona Press 2004 0-9717650-2-2 Pbk

o Bruno Kasdorf, “The Battle of Kursk: An Analysis of Strategic and Operational Principles”. U.S. Army War College, April 2000.

o Horst Kronke, “Schwere Panzer (Tiger) Abteilung 505”, Atglen, PA: Schiffer Publishing Ltd, 2004

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Medina
Miembro
Miembro
Mensajes: 317
Registrado: Jue Jun 16, 2005 6:41 am
Ubicación: Malaga, España

Mensaje por Medina » Sab Jul 16, 2005 4:24 am

¡Estupenda bibliografía!, ¿por causalidad no tendrás el de Hermann Breith en formato electrónico?
ESPAÑA, MI NATURA.
ITALIA, MI VENTURA.
FLANDES, MI SEPULTURA.

ImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9537
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Sab Jul 16, 2005 4:45 pm

No.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3176
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensaje por Francis Currey » Lun Jul 18, 2005 6:10 am

Motivaciones

Bajo mi opinión Kurks es claramente una maniobra defensiva por parte del mando alemán en respuesta a las tareas de fortificación que los soviéticos venían realizando en la zona. La acumulación de tropas rusas hizo suponer a los alemanes que se preparaba un durísimo contraataque ante esto se decidio lanzar un ataque contra las fuerzas de Stalin.

Si bien es cierto que una vez los alemanes hubieran tomado Kursk lo emplearían a modo de plataforma para lanzarse tanto a por Moscú como para continuar expandiendose hacia el sur.

Me gustaría que todos los interesados en el tema comentaran su punto de vista a este respecto a fin de continuar con el resto de puntos que nos ha expuesto el amigo José Luis.

Saludos cordiales

Medina
Miembro
Miembro
Mensajes: 317
Registrado: Jue Jun 16, 2005 6:41 am
Ubicación: Malaga, España

Mensaje por Medina » Mié Jul 20, 2005 4:02 am

No creo que fuera una operación defensiva y me baso en lo que expone Busse en el mencionado estudio. Para Alemania era imprescindible mantener la iniciativa en el Frente del Este durante 1943, pues era consciente de que éste sería el último año en que podría operar sin trabas por la amenaza de un segundo frente abierto por los aliados occidentales. Como dice Busse, todo el mundo, incluyendo Hitler, el OKH y los comandantes de grupos de ejércitos y de ejércitos estaban completamente de acuerdo en este punto. Ahora bien, las opiniones sobre la solución al problema diferían. Hubo dos alternativas posibles:

1. Acción ofensiva-defensiva, que significaba permitir a los soviéticos que atacaran primero. Esta solución era apoyada por el Coronel General Zeitzler, jefe de estado mayor del Ejército; por el Teniente General Adolf Heusinger, jefe del destacamento de operaciones del OKH; y por los Mariscales de Campo Günther von Kluge y Erich von Manstein, comandantes de los Grupos de Ejércitos Centro y Sur respectivamente. Esto es lo que dice Busse a este respecto:
"Estos oficiales enfatizaban que la cuestión no era mantener terreno sino derrotar al Ejército Rojo en una acción ofensiva-defensiva. Creían que este curso de acción conduciría más probablemente al éxito, en vista de la existente proporción de fuerzas entre los combatientes. Una vez que las fuerzas soviéticas hubieran sido irrevocablemente empleadas en el ataque, el contraataque golpearía al enemigo mientras estuviera en movimiento, después de un período de defensa elástica. La calidad superior del liderazgo y de las tropas alemanes, que habían sido de nuevo probados en la batalla de Kharkov, neutralizaría muy probablemente la superioridad numérica soviética y daría una victoria más que la perspectiva de mantener toda la longitud de un frente demasiado extendido mientras simultáneamente se atacaba y penetraba un cinturón de fortificaciones enemigas antes de que los ejércitos pudieran llegar a enfrentarse en terreno abierto".

2. Lanzar el primer golpe con objeto de aplastar los preparativos de ataque soviéticos decisivamente en una fecha temprana, lo cual por consiguiente imposibilitaría al Ejército Rojo para lanzar una gran ofensiva durante 1943.

Como es bien sabido, Hitler se decantó por la segunda opción, movido sobre todo por su repugnancia casi patológica a ceder terreno, por mínimo que fuera. A ello hay que unir su impaciencia para esperar que los soviéticos golpearan primero.

En cuanto a la elección del saliente de Kursk como objetivo de la ofensiva, según Busse en su elección pesaron decisivamente los siguientes factores:

1. ¿Dónde podíamos atacar más eficazmente los preparativos de ataque soviéticos?
2. ¿Dónde podíamos encontrar un área/objetivo que correspondiera al limitado tamaño de las fuerzas que tendríamos disponibles para el ataque?
3. ¿Cuándo debería tener lugar el ataque?

En cuanto al primer punto, todas las estimaciones de la inteligencia militar alemana sobre concentraciones del Ejército Rojo sugerían que la ofensiva soviética podría desencadenarse en las proximidades de Kharkov y al norte de allí. Según Busse, en aquella zona sería posible atacar los preparativos ofensivos soviéticos más efectivamente, con la mejor perspectiva de arruinar los planes ofensivos enemigos.

Con respecto al segundo punto, el saliente de Kursk abarcaba un área limitada que correspondía a los efectivos de las fuerzas a disposición de los alemanes. Busse señala que una vez que el saliente hubiese sido aplastado, se podría considerar que el objetivo había sido alcanzado mientras que simultáneamente se conservaba efectivos alemanes como resultado de un recorte en la línea del frente.

En cuanto a la oportunidad del momento de la operación, existía un consenso general de que tendría que ser lanzada tan pronto como fuera posible mientras aún los soviéticos no hubiesen recuperado su pleno poder de combate y la zona permaneciera insuficientemente fortificada.

Creo que todo lo expuesto valida la opinión de que la Operación Ciudadela no tuvo un carácter defensivo.
ESPAÑA, MI NATURA.
ITALIA, MI VENTURA.
FLANDES, MI SEPULTURA.

ImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3176
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensaje por Francis Currey » Mié Jul 20, 2005 8:23 am

Estupendo su post Sr. Medina sin duda me ha resultado muy enriquecedor sin embargo continuamos pensando de forma diferente si me lo permite le expondré mis razones:
Para Alemania era imprescindible mantener la iniciativa en el Frente del Este durante 1943, pues era consciente de que éste sería el último año en que podría operar sin trabas por la amenaza de un segundo frente abierto por los aliados occidentales.
De acuerdo con usted totalmente, del mísmo modo en que de todos es sabido que la iniciativa en aquellos momentos se había perdido totalmente y que el avance de los rusos era casí imparable. La toma de Kursk pone en peligro los laterales y a la retaguardia de la Whermacht. Si no hubieran atacado los alemanes los soviéticos hubieran reunido los efectivos suficientes como para aniquilar a los alemanes.

Los soviéticos en esta ocasión ostigan casí desde un primer momento a Model el cual se ve replegado con su 2ª Panzerarmee y el Ejercito 8 en el saliente de Oriel, como bien sabemos los rusos posteriormente recuperaran ese saliente haciéndose con el control del nudo de comunicaciones del ejército alemán, algo por lo que merece la pena luchar ya que sin suministros poco puede aguantar cualquier ejército

2. Lanzar el primer golpe con objeto de aplastar los preparativos de ataque soviéticos decisivamente en una fecha temprana, lo cual por consiguiente imposibilitaría al Ejército Rojo para lanzar una gran ofensiva durante 1943.


Claramente esta reconociendo que el movimiento alemán esta destinado a prevenir una gran ofensiva del ejército rojo, prevenir una ofensiva no con otra otra ofensiva sino desde un punto de vista defensivo.

Son precisamente los efectivos del ejército alemán lo que me llevan a pensar que se trata de una acción defensiva, si mal no recuerdo es sería de las primeras veces en las que se enzarzan en un combate con tan clara inferioridad númerica, una ofensiva no se prepara de una forma tan precipitada.

Por ejemplo los alemanes se lanzan al taque con una inferioridad en cañones de casí 10.000 unidades, sus tropas formadas por unos 900.000 luchan contra 1.300.000 y lo más importante no cuentan con superioridad aérea. nadie se lanzaría a conquistar en tan claras condiciones de inferioridad
3. ¿Cuándo debería tener lugar el ataque?
Como bien dice usted cuanto antes pues cada vez de forma más clara veían la imposibilidad de frenar a los rusos
En cuanto a la oportunidad del momento de la operación, existía un consenso general de que tendría que ser lanzada tan pronto como fuera posible mientras aún los soviéticos no hubiesen recuperado su pleno poder de combate y la zona permaneciera insuficientemente fortificada.
De hecho el temor a un cerco es tan grande que ni tan siquiera consiguen prepararse con unas medianas garantías para afrontar con exito el ataque.

El cinco de Julio a las 2:20 son bombardeadas las posiciones de artillería alemana causando grandes pérdidas entre los alemanes es la última advertencia de que ha llegado el momento de que atacan con todo Kursk o se acabo para ellos la guerra en el Este

Si me lo permite le haré una pregunta a fin de hacerme cambiar de opinión: ¿En una clara inferioridad con el temor a que le cortaran su retaguardia si avanzaban, hasta donde pretendía el ejército alemán adentrarse en su ofensiva?

Sr. Medina es un placer debatir con un forista de su calidad, sin embargo sigo pensando que las motivaciones del ataque alemán fueron defensivas a fin de evitar un potencial ataque ruso como ya he explicado, cierto es que se respondio ante la amenza con un ataque pero este es totalmente defensivo bajo mi humilde punto de vista.

Saludos cordiales

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9537
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Mié Jul 20, 2005 4:58 pm

¡Hola a todos!

En mi opinión, a nivel táctico y operacional Ciudadela era una operación con objetivos claramente ofensivos, consistentes en la captura de Kursk, la destrucción del máximo número de unidades soviéticas (en especial del arma blindada) y la reducción de ese sector del frente. Pero a nivel estratégico, Ciudadela era una operación de naturaleza claramente defensiva, con dos objetivos estratégicos fundamentales, uno de carácter militar y otro político. El objetivo estratégico militar era debilitar al Ejército Rojo (mediante la destrucción de parte de sus fuerzas en Kursk) para que ya no pudiese emprender una operación ofensiva a gran escala en el año 1943, situación que permitiría a la Wehrmacht prepararse para enfrentar la amenaza inminente de la apertura aliada de un segundo frente terrestre con su invasión de Europa, probablemente a través de Italia. El objetivo estratégico político era dar un golpe de imagen (mediante una victoria operacional en Kursk) para fortalecer la deteriorada alianza de gobiernos como los de Hungría, Rumania, Finlandia e Italia, y para recuperar la “neutralidad benevolente” de los gobiernos de Turquía o España. Estratégicamente, pues, Hitler no buscaba con Ciudadela una batalla decisiva para ganar la guerra (aunque él pudiera enfocarlo de otro modo, a efectos de moral o propagandísticos), sino una batalla decisiva para no perderla, para prolongarla, y para que sus socios aliados en el Frente Oriental no se retiraran de la guerra mediante un acuerdo por separado con los soviéticos. En el verano de 1943 Hitler quiso evitar lo que no pudo hacer un año más tarde: la defección de países aliados y la ofensiva a gran escala del Ejército Rojo.

Incluso el plan que deseaba ejecutar el mariscal Manstein (probablemente la mejor solución a la situación estratégica alemana en el Frente Oriental) era estratégicamente de carácter defensivo, pero mucho más viable operacionalmente que Ciudadela y con un objetivo estratégico mucho más realista. Manstein quería dejar atacar a los soviéticos para desgastarlos y luego contraatacar en una serie de maniobras del arma blindada para destruir el mayor número de formaciones soviéticas. Si este plan tenía éxito, pensaba el mariscal, era razonable suponer que Hitler podría llegar a un acuerdo con Stalin para poner fin a la guerra en el este volviendo al mapa político de 1940. Y, a mi manera de ver, cualquier operación militar alemana en el este en el verano de 1943 debía buscar exclusivamente el objetivo político que buscaba Manstein, pues las fuerzas alemanas no daban ya para otra cosa. La guerra en el este ya no se podía ganar militarmente pues la desproporción numérica de fuerzas enfrentadas era un obstáculo insuperable para la Wehrmacht, pero tal vez fuese probable infligir un duro castigo al Ejército Rojo mediante una serie de operaciones puntuales, y tal vez ese castigo llevara a Stalin a aceptar un armisticio con Hitler. Esta suposición era perfectamente razonable desde la perspectiva alemana, pero Hitler jamás la tomó en consideración y por ello, finalmente, rechazó el plan de Manstein.

En cuanto a la postura de los principales jefes militares alemanes con respecto a Ciudadela, hay serias contradicciones entre lo expresado por el general Busse y lo comentado, por ejemplo, por el general Guderian. Contra lo dicho por Busse, Guderian afirmó que el general Zeitzler (el diseñador del plan original de Ciudadela) y el mariscal Kluge estaban a favor de iniciar la operación, mientras que el mariscal Model y el propio Guderian estaban totalmente en contra. Las memorias de los militares alemanes después de la guerra siempre hay que leerlas con cierto espíritu de crítica, sobre todo cuando hacen referencia a operaciones “fracasadas”. Algunos, Manstein incluido, se dedicaron muchas veces a cargar la culpa de todo fracaso o equivocación a Hitler, pero la verdad, en muchos casos, era ciertamente muy otra.

Pero yo concedería más credibilidad, en este caso, a Guderian que a Busse, pues el primero tenía contacto directo con Hitler y asistió a las reuniones que trataron sobre Ciudadela, reuniones en las que estaban también Zeitzler y Kluge, pero no Busse.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9537
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Mié Jul 20, 2005 8:54 pm

Quizás sea ilustrativo profundizar un poco en el plan que deseaba llevar a cabo el mariscal Manstein. Como dije, el estratega alemán estaba convencido de que las fuerzas alemanas no eran suficientemente grandes para realizar una ofensiva estratégica, y bajo esas condiciones lo mejor para Manstein era establecer una defensa estratégica. Su idea consistía en esperar el ataque soviético, tensar sus fuerzas en la profundidad de espacio y luego contraatacar en la profundidad de su flanco y retaguardia. Es decir, Manstein quería hacer algo parecido a su contraataque anterior del río Donec, cercando esta vez a los ejércitos soviéticos en el Mar de Azov.

El coronel Kasdorf, en el ensayo referenciado en mi apunte bibliográfico, veía en el plan de Manstein unas asombrosas similitudes con la ofensiva alemana contra Francia en mayo de 1940. En esa campaña el área de Flandes era el cebo que debería haber provocado el avance aliado. “Involuntariamente provocaron un efecto de puerta giratoria, ya que cuanto más impetuosamente avanzaran, más fácilmente era atacar su retaguardia” (Friedhelm Klein y Karl-Heinz Frieser, Manstein Gegenschlag am Donec, Miliatergechichte, Heft 1, 1, 1999, p. 14). El efecto de puerta giratoria también había sido el principio básico del “Plan Schlieffen” de 1914, que entonces no funcionó porque el emperador alemán rechazó ceder ni un solo palmo de terreno alemán.

Ahora, en la primavera de 1943, Manstein contemplaba una buena oportunidad en la sección meridional del Frente Oriental (Manstein, Verlorene Siege, Erinnerungen 1939-1944, Bernard & Graefe Verlag, 11. Auflage, Koblenz, 1987, pp. 476-483). Esperaba el ataque ruso en esta área, pues los rusos tenían una magnífica oportunidad de envolver toda el ala sur alemana en las costas del Mar Azov y el Mar Negro. Una victoria en ese sector daría a los soviéticos la recuperación del Donbas y el granero de Ucrania, al tiempo que se podía abrir el camino hacia los Balcanes y los campos petrolíferos rumanos. Las fuentes rusas disponibles desde el final de la Guerra Fría parecen demostrar que la suposición de Manstein era completamente acertada (Boris V. Sokolov, The Battle for Kursk, Orel and Char’kov, Strategic Intentions and Results. A critival View of the Soviet Historiography en Gezeitenweschsel Im Zweiten Weltkrieg, página, Ed. Roland G. Foerster, Verlag E. S. Mittler & Sohn, Hamburg, Berlin, Bonn, 1996, p. 73)

Basándose en esas suposiciones, Manstein pretendía disminuir las fuerzas alemanas presentes en el Donbas para atraer a fuertes fuerzas soviéticas a esta área y luego destruirlas mediante un contraataque. Pero como ya sabemos, Hitler se negó en redondo a considerar cualquier plan que supusiera el repliegue de tropas y la cesión (aunque fuera temporal) de cualquier terreno en poder alemán, y consecuentemente rechazó el plan de Manstein.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Medina
Miembro
Miembro
Mensajes: 317
Registrado: Jue Jun 16, 2005 6:41 am
Ubicación: Malaga, España

Mensaje por Medina » Mié Jul 20, 2005 9:02 pm

Estimado amigo Francis, con respecto a tu pregunta, aún a riesgo de repetir las razones expuestas por José Luis en su post, debo responder que la ofensiva alemana tenía unos objetivos claramente limitados, a saber: sellar el saliente a lo largo de la línea Belgorod-Kursk-Maloarkhangel’sk; establecer una nueva y más corta línea defensiva; destruir a las fuerzas rusas atrapadas en el saliente, y enfrentarse y derrotar a las fuerzas de las reservas estratégicas soviéticas. No hay pues que buscar una ofensiva con objetivos tan ambiciosos como fueron Barbarroja o Azul. Como bien dice José Luis, el objetivo estratégico alemán en el frente oriental durante 1943 era intentar obligar a retirarse de la guerra a Stalin, volver al escenario de 1940. Que el modo y la ocasión fueron erróneos no creo que haya duda, máxime teniendo en cuenta la disparidad de fuerzas.
ESPAÑA, MI NATURA.
ITALIA, MI VENTURA.
FLANDES, MI SEPULTURA.

ImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3176
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensaje por Francis Currey » Sab Jul 23, 2005 9:58 pm

Yo baso mis tesis en el modo, las formas y por supuesto el planteamiento del avance que se ha comentado, a pesar de no estar de acuerdo y seguir manteniendo que las motivaciones de Kursk fueron claramente defensivas confienso que sus escelentes post han conseguido sembrar en mí la duda. En el caso de que se trate como apunta usted de una acción ofensiva lo que tendríamos que ver en otro topic es la ineptitud de los mandos y la subyugación dentro del bando alemán, a la hora de plantear la propia operación

Saludos cordiales

Angel
Usuario
Usuario
Mensajes: 25
Registrado: Dom Jul 31, 2005 1:00 pm
Contactar:

Mensaje por Angel » Dom Jul 31, 2005 6:26 pm

Primeramente saludos a todos.

La batalla de Kursk tiene muchas lecturas. Particularmente creo que no se trata de una batalla típicamente defensiva, por más que a nivel estratégico implicará en toda la línea del frente oriental una mejora desde una perspectiva defensiva; de lo contrario Hitler hubiera nombrado a un mando de las características de Heinrici, y no a Manstein.

Para Alemania había demasiado en juego. Lo que ya se ha dicho en este foro: reestablecer la línea del frente; recuperar la iniciativa estratégica en la guerra, inflingir a los soviéticos una aplastante derrota cobrándose la revancha, recuperar la confianza y la moral de los aliados (aparte de los ya mencionados, creo que especialmente de Japón, a quien se pretendía convencer de que abriera otro frente contra los rusos, cosa que no habían logrado ni siquiera en los momentos más algidos de la batalla de Moscú), frenar el avance enemigo (esto en diversos frentes), etc.

Sobre los soviéticos, su Estado Mayor enfocó maquinalmente la batalla:

"En las cercanías de Kursk, defendiéndonos, no lo hacíamos igual que en todo el frente. Especial fue la idea de pasar a una defensa premeditada, su estructuración, el orden del paso de nuestras tropas a la contraofensiva y la conducción de ésta" (S. Shtemenko. El Estado Mayor General Soviético Durante la Guerra. Libro Segundo. Moscú. 1985; pg. 449).

La idea se vio luego confirmada con los hechos. El mando soviético tenía un dilema: atacar o defenderse; y adoptó poco a poco "la idea de pasar a una defensa premeditada" (A. Vasilevski. La causa de toda mi vida. Moscú. 1979, pgs. 305, 306). Para el efecto se adoptó la defensa escalonada en la dirección de Kursk de una profundidad de 250 a 300 Km., una fuerte reserva al este de Kursk (Frente de la Estepa), una de las concentraciones en hombres y materiales más grandes de la guerra (sino la más grande), entre otras medidas de aseguramiento.

Demás está decir que para los rusos la operación germana Ciudadela representaba una gran amenaza. Según el mismo Vasilevski, en la orden de operaciones Nº 6, firmada por Hitler el 15 de Abril de 1943, se decía: "He decidido, en cuanto lo permitan las condiciones meteorológicas, efectuar la ofensiva "Ciudadela", primera ofensiva de este año. A ella se le atribuye importancia primordial. Debe terminar con un éxito rápido y completo. La ofensiva debe poner en nuestras manos la iniciativa para la primavera y el verano de este año..." (Ibid.; pg. 302).

Finalmente dicha estrategia soviética se debió en gran parte a la eficacia (y la fortuna) de sus servicios de inteligencia. La operación había sido postergada varias veces por los alemanes y de esto los servicios rusos fueron informados oportunamente Según Rado, colaboró en comunicar numerosas informaciones a los rusos, quienes no sólo conocían el plan general sino también la distribución de fuerzas alemanas, su número y composición, reservas plazos y fecha de inicio de la ofensiva (Sándor Radó. Dora informa. Barcelona. 1974; pg. 403, 404).

Saludos.

Werto
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 807
Registrado: Mié Ago 17, 2005 5:19 am
Ubicación: Donde la consejería de eduación estime oportuno, Asturias, España

Mensaje por Werto » Mié Sep 07, 2005 8:06 am

Bueno, en general vengo a coincidir plenamente con los expuesto por Jose Luis, pero con ligeros matices, realmente no creo que ninguno de los plateamientos expuestos para Zittadelle pudiesen conseguir una vuelta al status quo de 1940, y los alemanes debián de ser plenamente conscientes de ello.

Creo que realmente la aspiración de los mandos alemanes, ante la falta de un objetivo estratégico factible para sacar a la URSS de la contienda, era destruir el mayor número de unidades militares soviéticas, adquiriendo una posición defensiva sostenible, y obteniendo el máximo tiempo posible para afrontar la guerra que se les venía por el otro lado.

Sacar a la URSS de la guerra en 1943 era casi imposible. A estas alturas de la contienda probablemnte ni una mente tan calculadora como la de Stalin, el perfecto jugador de poker, como lo definiria Eden, estaba dispuesta a aceptar otra cosa que no fuera la derrota absoluta e incondicional de los nazis.

En mi opinión Zitadelle tandría bastante más que ver con un intento de proseguir la contienda y evitar la "fuga" de los aliados del eje, prolongando la contienda con la esperanza de sacar a uno de los contendientes, aliados occidentales preferiblemente, de ella.

Creo que Zitadelle era básicamente una gran acción defensiva, y de caracater límitado, dada la incapacidad de los alemanes para cubrir sus frentes la única forma de mantenerlos era atacando o contraatacando, pero a los máximo que podián aspirar los alemanes en 1943 era a retrasar a los soviéticos, tal vez lo suficiente como para lograr una victoria lo suficientemente contundente en el frente occidental como para sacar a los pequeños aliados de la contienda, y centrarse en la guerra con la URSS.

En cualquier caso las perspectivas de los alemanes seguián siendo extremadamente optimistas, y se básaban en exceso en su superior capacidad táctica, menospreciando de manera un tanto ingenua la aplastante superioridad material de los soviéticos.

Responder

Volver a “Frente oriental”

TEST