El tercer Reich en el poder

Recensiones personales de libros leídos

Moderador: David L

Avatar de Usuario
Johannes Steinhoff
Miembro
Miembro
Mensajes: 447
Registrado: Dom Mar 04, 2007 4:13 pm
Ubicación: Barcelona

El tercer Reich en el poder

Mensaje por Johannes Steinhoff » Sab May 12, 2007 9:39 pm

El tercer Reich en el poder
Richard J. Evans


Imagen

Editorial:Ediciones Península
ISBN: 978-84-8307-783-2
EAN: 9788483077832
Colección: Atalaya, 281
Páginas: 896
Año Publicacion: 2007
PVP: 30,00 €

"La narración más absorbente que he leído sobre la vida alemana antes y durante el ascenso del poder nazi". A. S. Byatt, The Times Literary Suplement

"Admirable. Perspicaz. Humano. La historia más completa que se ha escrito sobre el desastroso periodo del Tercer Reich". Ian Kershaw

El Tercer Reich en el poder cuenta la historia terrible e impactante del régimen nazi desde el momento en que Hitler se hizo con el poder en el verano de 1933 hasta el momento en que llevó a Europa a la guerra.

Richard J. Evans analiza cómo fue posible que un grupo de fanáticos convirtiera una sociedad conocida por su sofisticación y complejidad en un Estado de partido único dominado por el odio racial y encaminado a la guerra. El autor muestra cómo los nazis se ganaron el corazón y la mentalidad de los ciudadanos alemanes, trastornaron la ciencia, la religión y la cultura, y transformaron la economía, la educación, el derecho y el orden en su camino para alcanzar el dominio absoluto de la política y la sociedad. Evans recrea con habilidad e inteligencia los acontecimientos más trascendentales de la dictadura (la Noche de los Cuchillos Largos, las Leyes antisemitas de Nuremberg, los Juegos Olímpicos, los pogromos, la precipitación a la guerra), pero tanto o más importante es el compromiso del historiador en la descripción de la miríada de pequeños gestos que hicieron que toda una comunidad se implicara en un experimento horroroso de ingeniería humana en el corazón mismo de Europa.

Este libro impactante es la pieza central de la trilogía de Richard J. Evans sobre la dictadura de Hitler, uno de los proyectos más ambiciosos e importantes de la historiografía contemporánea. A partir de una investigación portentosa, mezclando la narración, la descripción y el análisis, y tan familiarizado con la alta política de Hitler y su entorno como con los alemanes de a pie que quedaron atrapados en una serie de acontecimientos sin precedentes, Evans retrata en El Tercer Reich en el poder una dictadura consumida por odios y ambiciones viscerales y empujada por la guerra.

Richard J. Evans (Londres, 1947) es uno de los especialistas más destacados en la Alemania moderna. De 1989 a 1998 fue profesor de Historia en el Birbeck College de la Universidad de Londres. Desde 1998 es profesor de Historia Moderna en la Universidad de Cambridge. En 1994 recibió la Medalla de Hamburgo del Arte y la Ciencia por servicios culturales a la ciudad, y en 2000 participó como testigo en un juicio contra el negacionista David Irving. Entre sus libros figuran The Feminist Movement in Germany 1894-1933, Death in Hamburg (que ganó el Premio Literario Wolfson de Historia), In Hitler's Shadow, Rituals of Retribution (premio Frenkel de Historia Contemporánea), In Defense of History (traducido a ocho lenguas), Telling Lies about Hitler y La llegada del Tercer Reich, finalista de Los Angeles Times Book Prize y publicado por Península.

A continuacion reproduzco la siguiente entrevista publicada en El Periodico de Cataluña: 12/05/2007

Mercedes Jansa
Madrid

El experto británico publica el segundo tomo de su trilogía sobre el nazismo, 'El III Reich en el poder' (Península)

--Pese al tiempo transcurrido, el tema del nazismo parece inagotable. ¿Por qué?
--La segunda guerra mundial y el régimen nazi forman parte del periodo que configuró la Europa contemporánea. Fue el régimen más destructivo y que más asesinó, y nos confronta con la historia, la moral y el comportamiento humano en su forma más extrema. Cualquiera que se acerque a este tema se pregunta cómo fue posible que una sociedad moderna se convirtiera en algo tan destructivo.

--¿Sobre qué ejes se asentó?
--Con la derrota de Alemania en la primera guerra mundial, la violencia cobró legitimación. Con una profunda crisis económica, social y política parecía como si hicieran falta medidas estrictas. Intentaron la reconstrucción del país con métodos radicales y violentos.

--¿Cómo es posible que una sociedad avanzada y culta llegara hasta ese extremo?
--Es demasiado simple describir a Alemania como una sociedad culta. Un tercio de la población era rural y muy ignorante. La clase media, que consideraba lamentable la violencia, la aceptaba para frenar al comunismo. Había miedo a los soviéticos y Hitler supo apelar al orgullo nacional. Le apoyaron para unificar el país, pero sin que hubiera guerra.

--¿Cómo influyeron la propaganda y el terror en el asentamiento del régimen?
--Cuando la guerra estalló en septiembre de 1939, el pueblo no estaba muy convencido, a diferencia de 1914. Había un gran silencio, sobre todo, de los mayores que habían visto el bombardeo de Gernika y tenían miedo a que sus ciudades fueran destruidas. Los nazis provocaban más entusiasmo entre los jóvenes. Cuando la noche de los cuchillos largos, los viejos y los de mediana edad observaban el saqueo horrorizados, mientras que los jóvenes y los niños participaban en esa destrucción.

--¿Qué fue de la oposición?
--Los socialdemócratas y los comunistas estaban organizados en células secretas ya que los partidos fueron declarados ilegales enseguida. No estaban en posición de organizar un levantamiento. Los oficiales y militares intentaron, en 1938, detener a Hitler, que iba demasiado rápido hacia la guerra. Pero este les cortó las alas y eliminó a sus opositores. Luego, fracasó el atentado de 1944.

--Se ha hablado de factores psicológicos para explicar la llegada y el mantenimiento en el poder del partido nazi.
--Sí, pero no hay pruebas. Se puede decir que el culto a la personalidad de Hitler era un factor integrador porque su figura no era cuestionada.

--¿Tenía un perfil de perturbado?
--No solo quería el poder, sino que era un ideólogo. En los años 20 ya se formó una visión del mundo, junto a sus seguidores, enraizado en el antisemitismo. Querían conquistar el este de Europa para hacer renacer el imperio alemán y, después, dominar el mundo. Hitler empezó a creerse su propio mito, y cuando empezó a perder la guerra, declaró que los alemanes no se lo merecían. Era un megalómano.

--¿Puede aparecer de nuevo un régimen así?
--La historia nunca se repite. Desde 1945 ha habido muchos regímenes tiránicos que han durado más años. Pero hoy no es posible que suceda en Alemania. La derrota fue tan brutal que les convenció de que su líder estaba equivocado.

Y aqui la informacion sobre su primer libro de la trilogia:

La llegada del Tercer Reich
Richard J. Evans


Imagen

Editorial:Ediciones Península
Trad.:José Manuel Álvarez Flórez
ISBN: 978-84-8307-664-4
EAN: 9788483076644
Colección: Atalaya, 184
Páginas: 672
PVP: 25,00 €

Richard J. Evans nació en Londres en 1947. De 1989 a 1998 fue profesor de Historia en el Birkbeck College. Desde 1998 ha sido profesor de Historia Moderna en la Universidad de Cambridge. En 1994 fue galardonado con la Medalla de Hamburgo del Arte y la Ciencia por servicios culturales a la ciudad. Entre sus libros figuran The Feminist Movement in Germany 1894-1933, Death in Hamburg (que ganó el Premio Literario Wolfson de Historia), In Hitler's Shadow, Rituals of Retribution (premio Frenkel de Historia Contemporánea), In Defense of History y Telling Lies about Hitler.

La llegada del Tercer Reich nos obligará a reconsiderar nuestra visión de la ascensión de los nazis en Alemania. Evans recrea, con una autoridad, una destreza y una compasión encomiables, un país destrozado por golpes aplastantes, económicos, políticos y sociales: la Primera Guerra Mundial, Versalles, la hiperinflación y la Gran Depresión. Estos desastres fueron destruyendo o desplazando casi todo lo que era admirable de Alemania, despejando el camino para que tomase el mando una ideología verdaderamente aterradora. Las consecuencias de ello cambiarían un mundo con el que tendremos ya que convivir siempre.

En 1900 se consideraba generalmente a Alemania una de las naciones más progresistas, dinámicas y admirables del mundo. De una creatividad incesante, punta de lanza en muchos sentidos de la reforma social y del estado del bienestar, era el único país de Europa que rivalizaba con los Estados Unidos como un faro de futuro crecimiento y de modernización. Su cultura política no estaba notoriamente más enraizada en el pasado que la de rivales como Inglaterra o Rusia. El antisemitismo no estaba más generalizado que en muchos otros países, las instituciones representativas prosperaban, los partidos políticos y las elecciones eran una parte aceptada de la práctica constitucional.

Este nuevo libro de Richard J. Evans aborda un tema capital del siglo XX: cómo en menos del transcurso de una vida, Alemania, un país estable y moderno, condujo a Europa a una ruina y una desesperación de dimensiones morales, materiales y culturales. Es un relato terrible sobre todo porque, como deja sobradamente claro el autor, la historia de Alemania podría haber seguido muchas otras vías. Aunque las semillas de la ascensión al poder del Tercer Reich pudiesen haberse sembrado en la Alemania de Bismarck, fue necesaria una devastadora sucesión de acontecimientos para que los nazis se hicieran con el poder, momento en que Evans concluye su amplia y dramática narración.

Saludos Cordiales

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2379
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Mensaje por David L » Dom Jun 08, 2008 5:18 am

Acabo de terminar este primer volumen (“ La llegada del Tercer Reich”) de la trilogía que el historiador británico Richard J .Evans ha dedicado al estudio del Tercer Reich.
Son más de 500 páginas llenas de Historia con mayúsculas; en este caso de un hecho tan desgraciado para la humanidad como fue la llegada de los nazis al poder en Alemania. En este primer libro Evans realiza un estudio detallado de lo que fue la República de Weimar desde su creación en 1919 hasta la llegada de Hitler al poder en 1933. Un primer capítulo, creo que fundamental para entender los hechos posteriores, está dedicado a describir la herencia del pasado y las peculiaridades alemanas que hicieron de aquellos estados autónomos la creación del Imperio Alemán en 1871. La vida de este llamado “Segundo Reich”, marcado ineludiblemente por la figura mítica de Bismarck c, y su descenso a los infiernos tras la derrota alemana en la IGM que trajo irremediable del Tratado de Versalles centran el argumento inicial de este excelente libro.

Una vez que nos adentramos en la Alemania de posguerra, Evans nos intenta explicar de una manera sencilla y amena de entender cómo se llegó al fracaso de la democracia de Weimar. Cuáles fueron sus puntos débiles; cómo se afrontó en el país la hiperinflación; el primer intento de golpe de estado de los nazis en el famoso “putsch de la cervecería” en 1923, etc(…) todo esto hasta una fecha clave para Alemania:1929.

Para el autor hay un momento clave en el ascenso de los nazis al poder, éste no es otro que el crack del 29. El miedo a una posible llegada de una revolución comunista al estilo de los soviets asustó a los sectores más conservadores y poderosos del país hasta el punto de creer que los nazis podrían aportar esa “contrarrevolución” necesaria para frenarla.

En los dos últimos capítulos ( el libro consta de 6) nos situamos ya con Hitler como canciller de gobierno y con prácticamente todos los resortes del poder para crear un Reichstag a la medida del Partido único: el nacionalsocialista. A partir de aquí los hechos se suceden con una rapidez de vértigo, una especie de “blitzkrieg política” recorre Alemania. Se acabó la democracia, se acabaron los derechos humanos, el Tercer Reich iba a mostrar su cara más feroz.

Creo que es un libro imprescindible para todo aficionado a la IIGM y al Tercer Reich en general. Tal vez la mayor virtud de este libro sea la manera tan fácil en la que el autor aborda un hecho tan complejo como fue la llegada de los nacionalsocialistas al poder. Su segunda parte, centrada en los años 1933-1939, promete ser apasionante.

Un saludo.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
Eckart
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 4624
Registrado: Sab Jun 11, 2005 9:07 pm
Ubicación: Valencia (España)
Contactar:

Mensaje por Eckart » Dom Jun 08, 2008 4:59 pm

David, viendo qué temas toca el libro y viniéndome a la mente la famosa Historikerstreit, tengo que preguntarte si Evans se inclina hacia alguna de las corrientes historiográficas que más se han definido y defendido en el tiempo respecto al triunfo del nazismo: para el autor, ¿el III Reich es consecuencia del pasado alemán o una especie de accidente en la historia?

Y si alguien ha leído El Tercer Reich en el Poder, ¿qué puede decirme respecto a la postura de Evans? ¿Intencionalista, estructuralista o alguna otra cosa?

Un saludo.
«El conocimiento es mejor que la ignorancia; la historia es mejor que el mito».
Ian Kershaw

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2379
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Mensaje por David L » Dom Jun 08, 2008 11:10 pm

Hola Eckart,

Creo que Evans se acoge a la teoría de que el Tercer Reich fue algo evitable, la historia de Alemania podía haber sido distinta. Desde luego no rechaza que la nostalgia por el viejo Reich y la jefatura autoritaria de Bismarck pudieran haber contribuido a que las fuerzas fácticas ( Ejército y las fuerzas económicas del país) se mostraran más abiertas a colaborar con un gobierno menos “democrático”, pero no fue ésta la única causa. Yo creo que cuando Evans comenta que la llegada de los nazis al poder pudo haberse evitado se basa principalmente en datos electorales. Los nazis no pasaron nunca del 37’4% de los votos, ese fue su techo electoral. ¿Pudo evitarse su llegada al poder? Yo creo que sí. Los comunistas y socialdemócratas juntos podrían haber evitado el acceso al gobierno del NSDAP. No lo hicieron, permitiendo que otro gran culpable,( Evans así lo deja claro en toda su obra) Von Papen, le diera la puntilla a la República de Weimar. La destitución del gobierno socialdemócrata de Prusia ocurrida en julio del 32, basándose en que no eran capaces de mantener la ley y el orden, paralizó a los socialistas y a su vez los comunistas no salieron en apoyo de estos. A partir de esta anómala situación-golpe mortal de Papen a la democracia de Weimar-las dos únicas opciones eran: dictadura nazi, o régimen conservador autoritario respaldado por el Ejército. Para Evans el mal menor hubiera sido la toma por el poder de los militares, algo que Schleicher pensaba que podría realizarse de una manera “discreta”; es decir, los nazis dominarían dictatorialmente el poder civil y el ejército mantendría una dictadura dentro de esa otra dictadura.

Basándose en estas teorías, queda claro que para Evans la llegada del Tercer Reich tuvo más de accidente que de rémoras del pasado alemán.

Un saludo.
Última edición por David L el Sab Jul 26, 2008 6:03 am, editado 1 vez en total.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
Eckart
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 4624
Registrado: Sab Jun 11, 2005 9:07 pm
Ubicación: Valencia (España)
Contactar:

Mensaje por Eckart » Dom Jun 08, 2008 11:32 pm

Gracias, David.

Un saludo.
«El conocimiento es mejor que la ignorancia; la historia es mejor que el mito».
Ian Kershaw

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9616
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Lun Jun 09, 2008 10:24 am

¡Hola a todos!

Siguiendo el tema planteado por Eckart y David, en mi opinión el único accidente político (de régimen) ocurrido en la Alemania (en sus diversas conformaciones) desde principios del siglo XIX en adelante fue la República de Weimar, primero, y la República Federal Alemana, después. Esto en el supuesto de entender "accidente" como un acontecimiento político (cambio de régimen político) contrario a la trayectoria política en la historia de un país.

Desde el esplendor de los tiempos de Federico el Grande a la depresión general por la tremenda derrota prusiana en Jena (1806), pasando por la consiguiente guerra de liberación del yugo napoleónico (1813-14), el Congreso de Viena (1815) y la resultante creación de la Confederación Germánica, la Revolución de 1848, la Confederación Alemana del Norte (1866) y la creación del I Reich (1871) hasta el estallido de la IGM (1914), la historia política alemana fue, en el sentido que hablo, una historia del autoritarismo en diferentes grados y siempre bajo la batuta monárquica. Naturalmente, todo ese periodo experimentó el largo y difícil proceso que iba de una monarquía absolutista a una monarquía constitucional, pero en la que (Constitución de 1871) el monarca seguía teniendo un protagonismo decisivo.

Los sacrificios y la derrota de la Gran Guerra fueron el detonante de una revolución (sólo de nombre) en la que la democracia parlamentaria constituyó el accidente. Si se me permite hablar de forma generalista, nadie en Alemania quería una república parlamentaria de corte occidental. Las inclinaciones generales de esa "revolución" iban en una dirección doble: una monarquía constitucional con el papel del monarca mucho más limitado (con el tiempo, camino de una monarquía parlamentaria) o una república socialista de corte soviético (evidentemente, la revolución rusa de 1917 se hacía notar). La primera vía era el sentir más generalizado y la solución más lógica de acuerdo con la tradición política; la segunda era minoritaria (en comparación) y ya no sería un accidente, sino una auténtica revolución, consumación de la revolución que murió en ciernes. Entre estas dos alternativas (y otra más, la de una guerra civil), salió la República de Weimar, todo un hito en la historia prusiano-alemana si dejamos al margen la aventura de 1848. Se rompían así siglos de monarquía, aunque los resortes del poder siguieron en las mismas manos. Salvando las enormes diferencias, algo parecido sucedió en España en 1931: salvo la aventura de la I República en 1871, la II República acababa con siglos de monarquía, aunque los resortes del poder continuaron en las mismas manos. Éstos sólo se pueden cambiar radicalmente con una revolución, siempre cruenta.

Weimar fue, pues, un accidente político que sólo podía tener lugar por las caóticas circunstancias de una terrible derrota militar. En condiciones normales, el proceso político, conforme a la historia alemana, sólo podía avanzar hacia una monarquía parlamentaria. La República Federal de Alemania fue otro accidente (impuesto, desde fuera y dentro de Alemania), sólo posible por la terrible devastación que supuso la derrota y hundimiento del Tercer Reich y la delicada situación geoestratégica de la Europa de posguerra (Guerra Fría).

Sin embargo, el nombramiento de Hitler como Canciller del Reich fue una jugada política más en aquel complicado tablero que presentaba la Alemania de 1930-1933. No era ningún accidente, nada disparatado visto desde la perspectiva del momento. Quienes movieron esa pieza (Hitler) lo hicieron en la inteligencia de que más pronto que tarde el gabinete Hitler acabaría por quemarse, y ellos ayudarían a que fuera así. Cuando eso sucediera, ese grupo político acabaría con el régimen de Weimar y restauraría una monarquía autoritaria. En una palabra, restaurarían el status quo del poder político pre-1914. Hitler, para los intereses que representaban Hindenburg, Papen y Hugenberg, no era más que una pieza que ellos creían podrían mover a su antojo. Lamentablemente se equivocaron, y la jugada les resultó fatal.

La alternativa Hitler en 1933 era evitable, por supuesto. Pero cualquier otra alternativa viable al momento político de 1932-33 pasaba por la desaparición de Weimar y la imposición de un régimen autoritario o dictatorial. El problema, a mi juicio, fue que nadie entonces podía anticipar que el gabinete Hitler, de triunfar y convertirse en una dictadura perdurable, pudiese desembocar en un régimen criminal que iba a precipitar a Alemania a una guerra devastadora y a cometer los horrorosos crímenes que cometió, dentro y fuera de Alemania.

Recapitulando, la evolución política natural de Alemania tendría que avanzar desde la monarquía absolutista a la monarquía constitucional (como así fue), y desde ésta a una monarquía parlamentaria. Los riesgos en ese proceso, que por fuerza debía tomar su tiempo, eran los bandazos radicales, a la derecha (dictadura) o a la izquierda (socialismo teórico, que en el contexto histórico en que era posible, sólo podía derivar al comunismo soviético). Dos guerras y dos derrotas desembocaron en dos accidentes: la República de Weimar y la República Federal. El gabinete Hitler, un paso peligroso pero dentro de la lógica política del momento, derivó en una dictadura (algo que buscaron igualmente, sin conseguirlo, Papen y Schleicher, aunque con otros fines y métodos), y esa dictadura acabó radicalizándose hasta convertirse en lo que todos sabemos.

Pensad que salvo el ala radical del SPD y los comunistas del KPD, casi todos los líderes políticos y militares alemanes, y una parte sustancial del poder económico y financiero (que en su conjunto sólo buscaba sus propios intereses), recibieron con las manos abiertas a Hitler, ilusionados con la esperanza de que una mano férrea devolviese a Alemania el orden interno y la ley, el respeto exterior y la recuperanción de status de gran potencia que ellos pensaban se merecía Alemania. Hitler había prometido de todo a todos, dependiendo del auditorio. Incluso en el exterior, y ya no digamos en el terreno económico, Hitler despertó grandes expectativas, independientemente de su ideario.

Nosotros sabemos ahora todo lo que pasó con Hitler y el nazismo, pero entonces nadie podía imaginarlo en su verdadera magnitud. La llegada de Hitler al poder, en mi opinión, no debe considerarse un accidente histórico, como en cambio sí lo fue la República de Weimar. Tampoco Alemania estaba abocada inevitablemente al nazismo en 1933, pero sí a una dictadura. Hitler fue una opción política, propiciada por otros, no por él, y era una opción acorde con la deriva política que siguió Alemania desde 1930, impensable antes de esas fechas, pero relativamente lógica (y coyuntural) en 1933.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
raulvz
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1219
Registrado: Lun Dic 03, 2007 10:43 pm
Ubicación: España
Contactar:

Mensaje por raulvz » Lun Jun 09, 2008 12:00 pm

Una pregunta, ¿Os parece este entonces el mejor libro ( buenos los mejores, ya que es una trilogia ) que se ha escrito sobre el ascenso de los nazis al poder y sobre su gobierno?.
Imagen

"Cualquier húsar que no haya muerto antes de los 30 es un canalla."

GENERAL ANTOINE LASALLE
Comandante de Caballería
Guerras Napoleónicas (Murio con 34)

http://segundaguerraenhd.blogspot.com" onclick="window.open(this.href);return false; MI BLOG SOBRE CINE Y SERIES EN HD AMBIENTADO EN LA 2ª G.M.

Avatar de Usuario
Johannes Steinhoff
Miembro
Miembro
Mensajes: 447
Registrado: Dom Mar 04, 2007 4:13 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Johannes Steinhoff » Lun Jun 09, 2008 1:51 pm

Me uno a la pregunta de Raulvz ya que en caso afirmativo los pondria en la lista de pendientes.

Muchas Gracias.

Saludos Cordiales.

Avatar de Usuario
Eckart
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 4624
Registrado: Sab Jun 11, 2005 9:07 pm
Ubicación: Valencia (España)
Contactar:

Mensaje por Eckart » Lun Jun 09, 2008 8:20 pm

Al hilo de lo comentado por José Luis:

Efectivamente, amigo. Cuando pregunté por la postura de Evans respecto al fenómeno Hitler como posible accidente o como posible consecuencia histórica, me refería no los detalles y movimientos políticos concretos de 1932-33 que propiciaron su llegada (accidental o no) al poder. Me refería a cómo entiende el autor el III Reich dentro del desarrollo histórico de Alemania.

Por lo que ha comentado David, Evans parece hacer más hincapié en lo evitable del hecho de la envestidura de Hitler en enero de 1933 que en todo aquello anterior que pudiera haber propiciado que un Hitler llegara hasta las puertas de la Cancillería, antes de entrar en ella.

Por otra parte, he encontrado una recensión de este libro que parece indicar que Evans quiere encontrar las causas del III Reich en diferentes momentos históricos, dando buena importancia a la defectuosa república (ilegítima para él), aunque se decanta más por pensar que en gran parte es una consecuencia del pasado autoritario alemán. De todos modos, habría que leer el libro entero para concretar más:

http://www.historia-actual.com/HAO/Volu ... 1i9c22.pdf
(pag. 212)


Tu tesis, José Luis, me parece muy acertada y coincide mucho con las impresiones que tengo yo sobre esa república de Weimar a todas luces extraña al desarrollo de la historia germana. Se trató de otra imposición que, como tú bien dices y conectas con nuestra II República, carecía de verdaderos y suficientes amigos dentro de ella. Que sin Weimar no hubiera habido un NSDAP gobernante, seguro; que incluso con Weimar se podría haber evitado tal gobierno, también. Lo que está clarísimo es que la propia república fue un hijo huérfano de nacimiento y, sobre todo, extraño.

Un saludo.
«El conocimiento es mejor que la ignorancia; la historia es mejor que el mito».
Ian Kershaw

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2379
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Mensaje por David L » Mar Jun 10, 2008 1:25 am

Estoy prácticamente de acuerdo con lo que comenta Eckart y José luis. Tal vez no lo comenté en el anterior mensaje, pero Evans sí hace referencia a la falta de legitimidad de la República de Weimar. Comenta que una de las causas de esta "ilegitimidad" se basa en la falta de una mayoría parlamentaria que apoyará a la República en el Reichstag.

Si vemos como resultaron las dos experiencias republicanas que se dieron respectivamente en España y Alemania, países marcados por una histórica trayectoria monarquica, uno no deja de pensar que para ambas "triunfaran" habría sido necesaria una revolución con mayúsculas.

Un saludo.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
raulvz
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1219
Registrado: Lun Dic 03, 2007 10:43 pm
Ubicación: España
Contactar:

Mensaje por raulvz » Mié Jun 11, 2008 1:50 pm

Repito la pregunta: ¿Os parece este entonces el mejor libro ( buenos los mejores, ya que es una trilogia ) que se ha escrito sobre el ascenso de los nazis al poder y sobre su gobierno?, un saludo.
Imagen

"Cualquier húsar que no haya muerto antes de los 30 es un canalla."

GENERAL ANTOINE LASALLE
Comandante de Caballería
Guerras Napoleónicas (Murio con 34)

http://segundaguerraenhd.blogspot.com" onclick="window.open(this.href);return false; MI BLOG SOBRE CINE Y SERIES EN HD AMBIENTADO EN LA 2ª G.M.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9616
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Mié Jun 11, 2008 6:08 pm

¡Hola a todos!
raulvz escribió:Repito la pregunta: ¿Os parece este entonces el mejor libro ( buenos los mejores, ya que es una trilogia ) que se ha escrito sobre el ascenso de los nazis al poder y sobre su gobierno?, un saludo.
¿Cuántos y cuáles libros conoces sobre el "ascenso de los nazis al poder y sobre su gobierno"?
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
raulvz
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1219
Registrado: Lun Dic 03, 2007 10:43 pm
Ubicación: España
Contactar:

Mensaje por raulvz » Mié Jun 11, 2008 6:35 pm

"¿Cuántos y cuáles libros conoces sobre el "ascenso de los nazis al poder y sobre su gobierno"?", ¿Que tendra que ver que libros conozca o deje de conocer?, estoy pidiendo vuestra opinion ya que habeis leido el libro y yo no, a parte de que en general habreis leido muchos mas libros sobre el tema que yo. Si este libro es el que mas concienzudamente,con rigor o en mayor amplitud trata el tema da igual que libros haya leido sera el mejor sobre el tema y punto.
De todas formas que traten el ascenso de los nazis y su gobierno solo tengo "El tercer reich" de Michael Burleigh, que estoy leyendo ahora mismo, y bueno alguna biografia de Hitler que tambien lo toca, "Alemania Jeckyll y Hide" y "No solo Hitler", pero estos se ramifican por otros campos, hablo de libros que traten especificamente eso.
Imagen

"Cualquier húsar que no haya muerto antes de los 30 es un canalla."

GENERAL ANTOINE LASALLE
Comandante de Caballería
Guerras Napoleónicas (Murio con 34)

http://segundaguerraenhd.blogspot.com" onclick="window.open(this.href);return false; MI BLOG SOBRE CINE Y SERIES EN HD AMBIENTADO EN LA 2ª G.M.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9616
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Mié Jun 11, 2008 7:58 pm

raulvz escribió: Si este libro es el que mas concienzudamente,con rigor o en mayor amplitud trata el tema da igual que libros haya leido sera el mejor sobre el tema y punto.
.
No, no es el mejor libro que he leído sobre el tema. Y punto :shock:
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
raulvz
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1219
Registrado: Lun Dic 03, 2007 10:43 pm
Ubicación: España
Contactar:

Mensaje por raulvz » Mié Jun 11, 2008 10:16 pm

¿Serias tan amable de decirme entonces cual es el mejor que has leido sobre el tema?
Imagen

"Cualquier húsar que no haya muerto antes de los 30 es un canalla."

GENERAL ANTOINE LASALLE
Comandante de Caballería
Guerras Napoleónicas (Murio con 34)

http://segundaguerraenhd.blogspot.com" onclick="window.open(this.href);return false; MI BLOG SOBRE CINE Y SERIES EN HD AMBIENTADO EN LA 2ª G.M.

Responder

Volver a “Reseñas”

TEST