pub01.jpg

Las tres batallas por la Línea Gustav

La guerra en el Continente Africano

Moderador: Antonio

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Las tres batallas por la Línea Gustav

Mensajepor Erich Hartmann » Dom Jul 22, 2007 1:34 pm

A sabiendas de la existencia de varios temas sobre este tema tan interesante (http://www.forosegundaguerra.com/viewtopic.php?t=4534, http://www.forosegundaguerra.com/viewto ... 47&start=0, http://www.forosegundaguerra.com/viewtopic.php?t=961) incluyo en este foro este artículo de Valentino Ros, traducido por Dionisio García, aparecido en el número 15 de la revista SERGA (Nº de enero y febrero de 2002)

Imagen

MONTE CASSINO

LAS TRES BATALLAS POR LA LÍNEA GUSTAV


Por Valentino ROS, Traducido por Dionisio García


Monte Cassino se ha convertido sin lugar a dudas en una de las batallas míticas de la Segunda Guerra Mundial. El valor y heroísmo mostrado por ambos bandos tuvo escaso parangón en todo el Frente Occidental, y en el Italiano en particular.


ATAQUEA LA FORTALEZA EUROPA

Las tropas del Eje, sin refuerzos y cogidas entre dos frentes, capitulan en mayo de 1943 en Túnez. Los aliados consiguen el control del Norte de África y vuelven su atención a lo que h propaganda alemana calificaba como «la inexpugnable fortaleza Europa». El 10 de julio de 1943 comienza la Operación Husky, que tiene como meta la ocupación de Sicilia. El 8° Ejército británico a las órdenes del General Montgomery y el 7° Ejército de Estados Unidos a las órdenes del Genera Patton, con 160.000 hombres y 600 carros, desembarcarán en la isla y la ocuparán.

LA CAÍDA DE ITALIA

A finales de julio de 1943, el Gran Consejo Fascista destituye y hace arrestar a Benito Mussolini, reconocido como único responsable de la situación en la que se encuentra Italia; el Partido Fascista fue disuelto. La conquista de Sicilia por los aliados y la reforzada actividad aérea contra toda Italia, acaban con la voluntad de resistencia del pueblo italiano. El nuevo jefe de gobierno, Mariscal Badoglio, aseguraba a los alemanes que Italia seguiría combatiendo al lado de Alemania, pero al mismo tiempo, se estaba negociando en secreto con el Mando Supremo Aliado una paz por separado.

El 8 de septiembre de 1943 entra en vigor el armisticio con los aliados firmado por el Mariscal Pietro Badoglio. El pueblo pensó que la guerra acabaría, pero tras la firma del armisticio se inició una nueva fase bélica: el Ejército italiano se disuelve y el Rey huye con el gobierno a Brindisi.

LA OPERACIÓN ACHSE

Los alemanes ya habían tomado medidas preventivas de cara a la posible caída de Italia, que ahora parecía inevitable tras la destitución de Mussolini. Cuando el 8 de septiembre se hace público el armisticio firmado con los aliados, se pone en macha la operación Achse, activando las disposiciones previstas. Las tropas alemanas desarmaron e internaron a los soldados italianos bajo su control mientras que otras formaciones italianas se autodisuelven. Solamente la flota italiana, a excepción del acorazado Roma, hundido por los alemanes, consigue escapar y entregarse en Malta. Los alemanes penetraron en Italia a través de les valles alpinos y ocuparon el país entero en pocos días, desde los Alpes a Napóles, que aun no estaba en manos de los aliados.

Los alemanes hacen ver que la situación estaba bajo control; liberan a Mussolini y gracias a él, se constituye un nuevo aliado: la República Social Italiana, con capital en Saló, en el lago de Garda. Las pocas tropas que permanecían fieles al fascismo italiano estaban formadas en su mayoría por voluntarios italianos, que continuarán combatiendo al lado de los alemanes, mientras que el gobierno de Badoglio, declarada la guerra a Alemania en octubre de 1943, reconstituyó, no sin dificultad, algunas unidades regulares que combatirían al lado de los aliados. Los 18 meses siguientes fueron durísimos; los italianos sufrirán, por una parte, bombardeos indiscriminados de los anglo-americanos, mientras que por otra, tendrán la ocupación alemana, caracterizada por los excesos, persecuciones y privaciones de todo tipo.

Tras la conquista de Sicilia, los aliados saltan al continente y se lanzan con una lentitud desconcertante a la ocupación de toda Italia. Estaba claro para los alemanes que sus fuerzas no eran suficientes para mantener durante mucho tiempo el sur de Italia. El 10º Ejército alemán del General Von Vietinghoff ordenó resistir combatiendo, replegarse hacia la Italia central y sostenerse en la línea del Voltumo que debe ser mantenida hasta, por lo menos, el 15 de octubre, de modo que se pudiese completar el sistema defensivo en la Italia central.




Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Mié Jul 25, 2007 12:29 pm

EL AVANCE SE DETIENE

Al llegar a las orillas del Voltumo, el avance aliado se bloquea. Los aliados hacen cara a un terreno irregular, con un mal tiempo incesante pero, sobre todo, teniendo en frente a algunas de las mejores unidades del Ejercito alemán, sostenidas dentro de una línea fortificada. La principal de esta línea era denominada Línea Gustav, y se trataba de un sistema defensivo construido a través de toda Italia, desde el Garigliano al este (a 130 kilómetros al sur de Roma) hasta la ciudad de Ortona en el Adriático. La línea se apoyaba en alguna de la barreras naturales más fuertes de Italia. En el centro, se extendía durante varios kilómetros en el valle del Liri; al sur el Monte Majo y al norte el Monte Cassino, dominaban la carretera estatal nº 6 (la vía Casilina) durante tres kilómetros,

LA PRIMERA BATALLA DE CASSINO (17 DE ENERO-7 DE FEBRERO)

El X Cuerpo británico en el Gariguano había llevado a cabo la ofensiva sobre el valle del Liri, junto con el 5° Ejército estadounidense, tratando de alcanzar la carretera hacia Roma, que se encontraba en el sector decisivo de todo el dispositivo defensivo; la Línea Gustav. Para el 10° Ejercito alemán, y para el XIV Cuerpo acorazado (General Von Senger-Etlerlin), la via Casilina era el cordón umbilical por el cual pasaban todos los refuerzos al frente alemán de Cassino.

El avance se hace lento para el 5º Ejército a causa del territorio montañoso de la Italia meridional, que impide el uso de la abrumadora superioridad aliada en medios blindados. Esta dificultad terminaría para los estadounidenses cuando éstos alcanzasen el valle del Liri y la carretera a Roma. Esto era tenido muy en cuenta por el Mariscal de Campo Kesselring, que tuvo que reforzar de manera particular este sector de la línea Gustav. La «puerta de entrada a Roma», como los aliados definían al valle del Liri, permanecía inaccesible en tanto en cuanto no se ocupase uno de los dos montes que guardan la entrada al valle: el Monte Majo al sur, y el Monte Cassino al norte, flanqueando un largo trecho de la vía Casilina.

Tales planteamientos estaban también claros para los alemanes, que reforzaron particularmente el dispositivo de defensa en estas dos montañas. Aún así, Kesselring, consciente de la gran batalla que se librada en este lugar no quiso ocupar la abadía benedictina que se erigía en la cima del Monte Cassino. El dispositivo alemán iba desde este monte hasta las orillas del río Rápido, apoyándose también en la parte oriental de Cassino. Un puesto de observación de artillería fue situado en la parte inferior de la ladera del Monte Cassino, Por lo tanto, los alemanes no pensaron, utilizar ni la abadía ni las inmediaciones de la misma para su defensa. Por esta razón, Kesselring había establecido una zona en tomo al monasterio de 300 metros, prohibida a lodos los soldados alemanes. La defensa del frente de Cassino fue asignada al XIV Cuerpo acorazado alemán. A la derecha del despliegue se encontraba la 94ª División de Infantería, que tenía sus posiciones sobre el Monte Aurunci. La 15ª División de granaderos panzer controlaba el acceso al Valle del Liri, con su flanco izquierdo situado al sur de Cassino. En la propia ciudad se encontraba la 44ª División de Infantería «Hoch und Deutschmeister». En el sector izquierdo se encontraba la 5ª División de Montaña.

El 15 de enero, el II Cuerpo estadounidense (General Keyes) conquista Monte Trocchio al sudeste de Cassino, consiguiendo un buen puesto de observación de todo el dispositivo alemán. Ahora, el General Clark debía de proceder con rapidez. El inicio de la Operación Shingle, con el desembarco de tropas estadounidenses en Anzio, al sur de Roma, estaba previsto para el 22 de enero. En esta fecha, la ofensiva sobre el frente de Cassino debía de llevarse a cabo con el fin de atraer a las reservas alemanas estacionadas en Roma y aumentar las posibilidades de éxito del desembarco. Consiguiendo la entrada en el valle del Liri. el 5° Ejercito podría unirse con el VI Cuerpo desembarcado en Anzio.

El 17 de enero, el General Mc Creery, con el X Cuerpo británico, pasó a la ofensiva sobre el Garigliano. Mc Creery dispoma de las 46ª y 56ª Divisiones británicas, teniendo como refuerzo a la 5ª División británica apostada en el sector del Adriático. El ataque de Mc Creery comenzó durante la tarde del día 17 tras una fuerte preparación de artillería. La 5ª División, situada en el ala derecha del Cuerpo, logró cruzar el Garigliano en el primer asalto, sin encontrar seria resistencia, ocupando al día siguiente los pueblos de Minturno y Tufo. La 46ª División, que se encomiaba protegiendo el flanco izquierdo del II Cuerpo estadounidense, se lanzó al ataque para cruzar el río; pero a pesar de las diferentes tentativas, no consiguió atravesarlo, debiendo suspender el ataque el 13 de enero.

El primer día de combates, la 94ª División alemana mantuvo sus posiciones en la montaña, pero el XIV Cuerpo acorazado estaba en evidente peligro: el X Cuerpo británico amenazaba con penetrar en el Valle del Liri por el sueste y, consecuentemente, romper el frente de Cassino. Para resolver esta difícil situación eran necesarias nuevas tropas. Kesselring decide enviar al Garigliano a su reserva estratégica, que estaba concentrada en tomo a Roma y se componía de las divisiones de granaderos panzer 29 y 90. Si los aliados hubieran desembarcado cerca de Roma, siempre se estaba a tiempo para volver a este nuevo foco de peligro.

La 29ª División pasó rápidamente al contraataque contra la 56ª División británica que avanzaba hacia Ausonia, A mediodía del día 20 de enero se inicia la batalla. El primer asalto de la 56ª División se dirige directo hacia el este, hacia Castel forte. El contraataque de la 29ª División golpea directamente a los británicos en el momento menos favorable, obligando a retirarse a su infantería. Con este ataque, los alemanes eliminaron de momento el peligro sobre el frente alemán. Mientras tanto, la 90ª División establecía un frente firme de cara a la 5ª División británica en la zona del Minturno.

Al mismo tiempo, el VI Cuerpo estadounidense (General Lucas) desembarca durante la mañana del 22 de enero en Anzio. Sus dos divisiones tienen como misión proteger el terreno hacia el norte y bloquear la via Casilina, la ruta de refuerzo del frente alemán en Cassino. Ya que las reservas alemanas estaban empeñadas en el Garigliano, el General Lucas no encontró, de momento, ninguna resistencia al desembarco. Kesselring modificó rápidamente la disposición de sus unidades, reclamando del frente de Cassino al Estado Mayor del I Cuerpo paracaidista y la 29ª División y fueron mandadas a Anzio. La situación en el Garigliano, donde el XIV Cuerpo acorazado alemán habla retomado el control, parecía por el momento estabilizada.


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Mié Ago 15, 2007 12:58 pm

EL DESASTRE DEL RÁPIDO

La ofensiva del X Cuerpo británico fue la introducción a la primera batalla de Cassino. El General Clark proyectó un ataque frontal, con la 36a División estadounidense (General Walker), sobre el Valle del Liri, al sur de Cassino, de modo que pudiera emplear sus medios acorazados. La 36ª División debía cruzar el Rápido cerca de San Angelo de Theodorice, y continuar su avance hasta Pignataro. Alcanzado este punto, Clark pensaba lanzar a la 1ª División acorazada a través del Valle del Liri hacia Frosinone.

El 20 de enero, tras un bombardeo aéreo y artillero sobre las posiciones alemanas que duró todo el día, el 141º Regimiento de Infantería estadounidense intentó el cruce del Rápido al norte de San Angelo. Pero el ataque fue rápidamente detenido por la resistencia alemana, sufriendo los estadounidenses enormes perdidas humanas y materiales. No obstante, dos compañías del regimiento consiguieron establecer una cabeza de puente al otro lado del río.

Al sur de San Angelo, el 1er Batallón del 143° Regimiento estadounidense topó también con la resistencia alemana. A mediodía del 21 de enero, pasó de nuevo al ataque, consiguiendo poner al 3er Batallón en la otra orilla del Gari (la continuación del Rápido). Los estadounidenses habían conseguido conquistar unos 400 metros de terreno al otro indo del río cuando llegó el contraataque alemán. Los americanos tuvieron que retroceder dejando tras de sí numerosos prisioneros.

Mientras tanto, el 141° Regimiento consiguió superar el Rápido al norte de San Angelo con dos batallones, pero fue imposible construir un puente sobre el río debido al preciso tiro de la artillería alemana. Sin puente, la 36ª División no podía cruzar carros ni armas pesadas. Los soldados del 141° sufrieron parecida suerte que sus camaradas del 143°; a mediodía del 22, un regimiento panzer grenadier pasó al contraataque sobre el Rápido, chocando con los batallones del 141°, a los que infligió graves perdidas. La 36° División se vio en la necesidad, tras una inútil batalla de tres días, de suspender la tentativa de cruzar el Rápido y el Gari.

En su libro «The calculated risk», el General Clark sitúa las bajas propias en no menos de 1.681: 141 muertos. 663 heridos y 877 desaparecidos. Terminada la guerra, los veteranos de la 36ª División llevaron a juicio al General Clark por su presunta responsabilidad en este desastre. El General salió indemne de este juicio asegurando que el ataque de la 36ª División fue necesario pan atraer a las reservas alemanas de la zona de Anzio y facilitar el establecimiento de una cabeza de puente. La realidad dice otras cosas; ningún soldado alemán fue sustraído de Anzio para detener a la 36ª División. El fallo estadounidense se debió al control que los alemanes tenían de las alturas próximas al Rápido con sus envidiables puntos de observación.

El 5° Ejército estadounidense del General Clark, condujo las sucesivas batallas al norte de la ciudad de Cassino. Los planes preveían que el Cuerpo Expedicionario Francés atacara la Línea Gustav al oeste, se apoderara de Monte Cairo y, girando al sur, cortase la Via Casilina. En ese momento el II Cuerpo estadounidense debería atacar al sur de Caira y girar posteriormente al sur para conquistar el norte de Monte Cassino. Este punto de la Línea Gustav estaba defendido por la 44ª División de infantería alemana, apoyada por una potente artillería, incluyendo lanzacohetes.

La tarde del 24 de enero de 1944, comenzó el ataque del Cuerpo Expedicionario Francés, los tunecinos cruzaron el Rápido y comenzaron el asalto de la pendiente oriental del Monte Belvedere, conquistándolo. El 26, los franceses presionaron sobre Monte Abate. Monte Cairo, la cima más alta, estaba muy cercana, pero la división estaba bajo preciso fuego alemán y permanecía bloqueada. El 27 pasó al contraataque la 90ª División germana, que expulsó a los tunecinos de Monte Abate. Durante los siguientes días, los franceses intentaron la reconquista de esta cima sin éxito.

Paralelamente al ataque de la División argelina, se llevaba a cabo el de la 34ª División estadounidense. En la noche del 25 de enero, esta unidad, tras una potente preparación artillera, sobrepasó el Rápido en Cassino y Caira, infiltrándose entre las líneas alemanas, pero no pudo resistir los contraataques y debió replegarse al otro lado del río. Igualmente, fallaron los ataques del 135º Regimiento de infantería al norte de la ciudad de Cassino. El 30 de enero, la 34ª División consigue, finalmente, atravesar el Rápido y apoderarse de la localidad de Caira y de las alturas circundantes. La 44ª División de Infantería alemana, fuertemente presionada fue reforzada por elementos de la 71ª División de infantería y de la 90ª División de panzer grenadiers.

El ataque siguiente, llevado a cabo el 1 de febrero hará que los estadounidenses ganen terreno y tomen posesión del Monte Castellone. El 5 de febrero, unas tropas de asalto estadounidenses llegan hasta los muros del monasterio de Monte Cassino. La 34ª División se encontraba, ese día, a solamente tres kilómetros de distancia de la Via Casilina. Un intento, ese mismo día, en la parte norte del valle del Rápido, contra la ciudad de Cassino y contra la cota 193 (Rocca Janula), no logra consolidarse.

El General Alexander, en este punto de la guerra, no tomó aún en consideración la posibilidad de conquistar la fuerte posición de Cassino mediante una gran maniobra de envolvimiento por el norte, como sostenía el General Juin. El Comandante Supremo Aliado sobrevaloraba las posibilidades ofrecidas por las posiciones británicas en el Garigliano y la cuña franco-estadounidenese al norte de Cassino. Tras una semana de duros enfrentamientos, el V Ejército consolidaba una sólida cabeza de puente, pero sus hombres se encontraban exhaustos y nuevos refuerzos estaban llegando a los alemanes. Es entonces cuando, el 6 de febrero, comenzó el cambio sobre el frente aliado del V Ejercito por el 2° Cuerpo de Ejército neozelandés del General Freyberg, formado por dos divisiones ya distinguidas por su combatividad en el norte de África: la 2ª División neozelandesa y la 4ª india.


Para más información, recomiendo la lectura del excelente tema iniciado por nuestro compañero beltzo que pueden encontrar aquí: http://forosegundaguerra.com/viewtopic.php?t=4534


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

josan
Miembro
Miembro
Mensajes: 191
Registrado: Vie Ene 26, 2007 8:12 pm

Mensajepor josan » Mié Ago 15, 2007 2:14 pm

¡Que duro lo de Freyberg,luchar contra Rommel,y despues en el frente de "los caracoles".
Como para suicidarse,vamos.Un saludo.

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Jue Ago 16, 2007 1:35 pm

EL BOMBARDEO DEL MONASTERIO

El 15 de febrero comenzó de nuevo la ofensiva aliada, pero antes de iniciar el nuevo ataque, el comándame de la división india, Tuker, y Freyberg se encontraban de acuerdo en un punto: la abadía de Monte Cassino debía ser bombardeada, aunque no había ninguna seguridad de que el interior del convento estuviera siendo utilizado por los soldados alemanes como puesto de observación. Efectivamente. la Wehrmacht había establecido un cordón sanitario de 300 metros en torno al perímetro del mismo. Una cosa era segura, y es que si se quería atacar la línea de Cassino frontalmente seria necesario hacerse con la altura del Monte Cassino. Fue así como Tukcr y Freyberg solicitaron un fuerte bombardeo del monasterio, ya que lo consideraban necesario desde el punto de vista militar: por otra parte, era cierto que, aunque ningún soldado alemán se encontraba en el interior de la abadía, todo el monte se hallaba lleno de ellos. La psicosis en torno al Monte Cassino se vio aumentada por una serie de carteles y folletos que los alemanes habían lanzado sobre los aliados avisándoles que estaban siendo observados desde allí. Igualmente, un avión de reconocimiento aliado aseguró haber visto antenas de radio sobre el monasterio, aunque en realidad eran pararrayos.

La decisión de bombardear la abadía fue tomada, al parecer, con el criterio en contra del General Clark quien, a su pesar, debía dar la orden de hacerlo. El 14, los aliados lanzaron panfletos sobre la abadía, en inglés e italiano, avisando del ataque, para que de ese modo la población civil y los religiosos que estaban en el interior tuvieran tiempo de abandonarla.

En la mañana del día 15, con un cielo despejado, aparecieron sobre la abadía 142 fortalezas volantes B-17 y 82 bombarderos medios B-25 y B-26 que dejaron caer 500 toneladas de bombas explosivas e incendiarias. El bombardeo duró casi todo el día, al final del cual toda la abadía se encontraba en ruinas excepto los gruesos muros del perímetro exterior. Los civiles muertos durante la operación oscilan entre 100 y 300. El resultado no fue el esperado, por lo que las 5ª y 6ª Brigadas aliadas iniciaron los ataques por tierra los días 16 y 17, encontrando una feroz resistencia de los alemanes, que apenas habían sido afectados por el bombardeo y estaban bien provistos de bombas de mano, Al final, los aliados perdieron en estos ataques a 40 oficiales y 600 hombres, entre muertos y desaparecido; pero ésto no fue todo ya que, tras el bombardeo aliado, los alemanes se sintieron autorizados a servirse de las ruinas del monasterio, transformando sus restos en una especie de bunker natural: el monte Cassino se convirtió así en casi inexpugnable. Naturalmente, los alemanes usaron ésto para su propaganda, asegurando que los aliados no habían respetado este lugar de culto. Al final del 18, los maoríes del 28° Batallón neozelandés intentaron un ataque, pero rápidamente fue rechazado por los alemanes. Freyberg ordeno entonces la suspensión del mismo, retrasando hasta primeros de marzo la reanudación de las operaciones.

El bombardeo de la abadía de Monte Cassino resultó a la larga un gran error táctico y psicológico: El monasterio había sido destruido pero la ciudad no había sido tomada, y los alemanes habían reforzado su defensa. La primera batalla de Monte Cassino concluyó con un fallo para las armas aliadas: la puerta hacia Roma permanecería, por ahora, cerrada.


Para más información, les recomiendo la lectura del tema iniciado por V Manstein que puede encontrarse aquí: http://forosegundaguerra.com/viewtopic. ... 47&start=0


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Vie Ago 17, 2007 11:37 am

LA SEGUNDA BATALLA DE CASSINO (15-23 MARZO)

Tras el fin de la primera batalla de Cassino, se cernió sobre Italia un tiempo lluvioso que transformó el valle en un gran barrizal. En este tiempo, tanto alemanes como aliados reagruparon a sus unidades. El 15 de marzo a las 08:30 se presentaron sobre Cassino 775 aviones (575 bombarderos medios y pesados y unos 200 cazas) que arrojaron unas 1.000 toneladas de bombas sobre la ciudad. A las 12:30 todo estaba terminado; de Cassino no quedará prácticamente nada, solo ruinas y cráteres. La tarde del 15 de marzo, los neozelandeses penetraron en la parte norte del pueblo y, tras una áspera batalla, lograron algunas posiciones en Rocca Janula. Otra formación neozelandesa, desde el interior de la ciudad, intentó alcanzar la Via Casilma hacia el sur, encontrando una resistencia obstinada de los paracaidistas alemanes atrincherados en el Hotel Excelsior.

El ataque de la infantería neozelandesa carecía del necesario apoyo de carros, los cuales no pudieron moverse tras el bombardeo aéreo debido a los obstáculos de ruinas y cráteres que se esparcían por todo el pueblo. En la larde del 15, casi dos tercios de Cassino se encontraban en poder de los neozelandeses. Pero los alemanes todavía se mantenían en puntos como la estación o el centro de la ciudad. Durante la noche, llegaron refuerzos para los alemanes que construyeron una línea defensiva entre estos puntos y la Vía Casilina. Al día siguiente, se produjo el ataque de la 4ª División india. Bajo la cobertura de una barrera de artillería, el 1er Batallón Essex avanzó hacia la cima del monte, abriendo una gran brecha en las líneas alemanas. Los indios avanzaron hasta 400 metros del monasterio pero, tras varias tentativas, no pudieron continuar.

En la ciudad, el 16 de marzo, los neozelandeses conseguían conquistar la estación, bloqueando prácticamente toda la población. Un contraataque alemán contra la estación, así como otro contra Rocca Janula fueron repelidos, aunque con muchas bajas, Al mismo tiempo, una compañía del 20° Regimiento Acorazado neozelandés, formada por 17 carros ligeros, realizó un ataque en apoyo de la infantería, en dirección a Monte Cassino; el ataque cogió por sorpresa a los defensores alemanes que, sin embargo, reaccionaron rápidamente, dando cuenta de todos los carros aliados. El 23, Freyberg decide suspender la ofensiva que ya había costado a los aliados 2.400 hombres. Tanto los alemanes como los aliados necesitaban un descanso hasta la ofensiva de primavera.

La situación al fin de la segunda batalla de Monte Cassino permitía a los aliados el control de las 3/4 partes de la ciudad, pero los alemanes mantenían el control de la cima del Monte Cassino. Para retomar el combate los aliados esperaban a la primavera, cuando el terreno se suponía que estaría en mejores condiciones.



Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Sab Ago 18, 2007 12:54 am

LA TERCERA BATALLA DE CASSINO

Antes de reemprender una nueva ofensiva, el General Alexander reorganizó el frente aliado, operación que llevó casi dos meses de tiempo. La nueva ofensiva de primavera fue llamada Operación Diadem, y vio un despliegue de tropas nunca antes visto frente a Cassino.

El 10º Ejército alemán también llevó a cabo varios reagrupamientos. La 15ª División de panzer grenadiers fue retirada del frente y su sector ocupado por el Grupo de Combate Bode. El mando del XIV Cuerpo acorazado fue transferido desde la costa tirrénica al río Liri. Las divisiones asignadas al Liri y al Abruzzi fueron puestas bajo el mando del LI Cuerpo de Montaña. Protegiendo la posición clave en torno a Cassino se encontraba la 1ª División Paracaidista. La ciudad y el monte eran sostenidos por el 4° Regimiento paracaidista. El Regimiento Heilmann estaba dispuesto hacia el noroeste. A su izquierda estaba el Grupo de Combate Ruffin, con dos batallones de montaña. El 1er Regimiento de paracaidistas, al que se le habían añadido dos batallones de granaderos, estaba colocado como reserva de la división.

Mientras tanto, el XV Grupo de Ejércitos aliado se preparaba para la batalla decisiva. El Cuerpo Expedicionario francés había sido transferido al curso superior del Garigliano, ocupando la cabeza de puente del X Cuerpo británico. Su anterior posición al norte de Cassino fue ocupada por el 2° Cuerpo polaco (General Anders), mientras que el II Cuerpo estadounidense, formada por las 85ª y 88ª Divisiones, fue situado en el curso inferior del río. El Cuerpo neozelandés fue agregado al XIII Cuerpo británico, al que se añadirá el I Cuerpo canadiense. El X Cuerpo británico estaba situado en el curso superior del Rápido. Esta era la masa principal del 8" Ejército británico en el sector de Cassino, mientras que en la costa adriática estaban situadas dos divisiones británicas.

La Operación Diadem fue articulada en tres fases: 1) atacar la Línea Gustav para hacer creer a Kesselring que el desembarco anfibio cerca de Roma era una falsa amenaza. 2) Destruir la Línea Hitler (que iba desde Pontecorvo a Piedimonte) situada 10 kilómetros por detrás de la Gustav. 3) Cortar las comunicaciones del X Ejército alemán a la altura de Valmontone y rodearlo.

Antes de comenzar la ofensiva, los aliados dieron vida a la Operación Strangle de la Fuerza Aérea aliada, que comenzó en marzo de 1944 y duraría varios meses. El objetivo era interrumpir las vías de comunicación del Ejercito alemán entre el norte de Italia y Alemania, y obligarle a retirarse por falla de refuerzos. Se provocaron graves daños al sistema ferroviario en tomo a Roma, pero los alemanes continuaron empleando vehículos durante la noche. La Operación Strangle fue considerada por el mando alemán como el anticipo de la inminente batalla decisiva sobre la Línea Gustav.

Los aliados habían hecho creer a los alemanes que mantendrían inexpugnable la Gustav, para posteriormente realizar un desembarco al norte de Roma: con toda seguridad en Civitavecchia. Para hacer más creíble esta falsa noticia, los aliados habían situado al I Cuerpo canadiense, reforzado con la 36ª División estadounidense, en la zona entre Nápoles y Salerno, adiestrando a las tropas en las técnicas anfibias.

El 11 de mayo dio comienzo la poderosa ofensiva del XV Grupo de Ejércitos aliado. Un intenso fuego de cobertura acompañó el ataque de las divisiones de los 5° y 8° Ejércitos. Con las primeras luces del alba, los aviones aliados atacaron en todo el frente. Fueron eliminados el Cuartel General del 10° Ejército alemán en Avezzano y el puesto de mando del XIV Cuerpo acorazado. El Comandante en jefe del 10° Ejército, Von Vietingghoff, y el del XIV Cuerpo acorazado, Von Senger, se encontraban de permiso en Alemania, siendo rápidamente reclamados en el frente. Cuando ambos llegaron, el empuje decisivo ya se había llevado a cabo por el Cuerpo Expedicionario francés, reforzado con cuatro divisiones.

En la ñocha del 12 de mayo, los hombres del General Juin concentraron su ataque contra las posiciones de la 71ª División de Infantería. Durante la noche, los marroquíes consiguieron adueñarse de Monte Faito, abriendo el camino por Monte Majo, la parte sur de la “puerta de entrada” a Roma. El 13 de mayo fueron conquistados San Andrea, San Ambrosio y San Apollinare. Más al sur, las divisiones de Juin penetraron en la Linca Gustav expulsando a los alemanes de la 71ª de sus posiciones. Castelforte, situada en el valle del Ausente, estaba en manos de la 3ª División de Infantería argelina. Juin vio la oportunidad para el empuje definitivo contra los alemanes y la entrada en el valle del Liri, y preparó el ataque definitivo a través de Monte Aurunci.

El II Cuerpo estadounidense avanzó más lentamente que los franceses. La batalla de la 88ª se concentró en torno a la localidad de Santa María Infante, que se encontraba defendida por la 94ª División de Infantería alemana. El 13 de mayo, la ciudad fue liberada por los estadounidenses. El éxito de los franceses obligo a la 94ª a renunciar (14 de mayo) a las posiciones precedentes y a replegarse de nuevo.

El rápido avance de los franceses favoreció el ataque del XIII Cuerpo británico que debía cruzar el Rápido y el Gari cerca de Cassino. El 13 de mayo, tras duros combates, una brigada consiguió hacerse con una estrecha franja de terreno al otro lado del Rápido, pero sufrió de inmediato un contraataque alemán. Más fortuna tuvo la X Brigada, que consiguió mantener una cabeza de puente, y a la noche siguiente (14 de mayo) los ingenieros británicos lograron tender un puente sobre el Rápido.

El 10° Ejército alemán, duramente atacado en todos los frentes, se vio obligado a emplear sus reservas. Los alemanes sufrieron particularmente a manos de la aviación aliada, que impedía al mando alemán realizar cualquier tipo de movimiento de tropas durante las horas de luz. El 14 de mayo, la 78ª División avanzó hacoa el oeste y al día siguiente alcanzó la carretera Cassino-Pignataro. Ese día, la 1ª División francesa penetró al sur del valle del Liri, en San Giorgio.

Aprovechando el caos entre los alemanes, el 8° Ejercito lanzó al I Cuerpo canadiense al combate y consiguió la toma de Pontecorvo el 18, posición clave de la Línea Hitler (Senger Riegel para los alemanes). Mientras, las tropas del XV Grupo avanzaban en el sector sur del frente, el 2° Cuerpo polaco (General Anders) fue puesto en movimiento y se lanzó a la captura de Monte Cassino. El ataque de la 5ª División polaca, que se inició en la noche entre el 11 y 12 de mayo, naufragó con importantes pérdidas producidas por la artillería y la infantería alemanas. No obstante, se obtuvo un éxito menor de la 3ª División polaca, que consiguió ocupar y sostener la cota 593, al noroeste de Monte Cassino, hasta su definitiva retirada, contra los paracaidistas polacos. La pérdida del batallón que defendía esta cima, demostró lo duramente que se había combatido: a mediodía del 12 de mayo, solamente quedaban en pie para combatir un oficial y siete soldados, lo que obligó a Anders a retirar a la división. Los días 13 y 14, los polacos atacaron por cuarta vez causando numerosas bajas entre los paracaidistas alemanes. El 17 de mayo, la 78° División británica tomó Piumanola y. al norte de ésta, la 4ª División atacó al oeste de Cassino sobre la Vía Casilina. Con esto, los regimientos de la 1ª División Paracaidista alemana quedaron separados.

Los polacos atacaron por enésima vez las ruinas de la abadía el 17 de mayo. Los soldados de la 5ª División «Kresowa» alcanzaron la cima de San Angelo mientras que los Cazadores de los Cárpatos tomaban Massa Albancta y Monte Calvario. Alemanes y polacos combatieron durante diez horas, con grandes pérdidas por ambas partes, pero la batalla estaba prácticamente acabada: Kesselring fue informado de que el Cuerpo canadiense estaba en Cassino y no en Salerno, y ordenó el abandono de la ciudad y la retirada sobre la Linea Hitler.

Más amenazadora se presentaba la situación a la derecha del 10° Ejército alemán. El 14 de mayo, los marroquíes atacaron sobre Monte Aurunci. El Grupo de asalto Guillaume atacó con ímpetu y tomó, el 16 de mayo, Monte Petrella, ocupando Monte Revola al día siguiente. En la larde del 17, fue conquistado Monte Feggeto y controlada la carretera Itri-Pico, línea vital para el XIV Cuerpo acorazado alemán. El ala derecha del Cuerpo Expedicionario francés avanzaba rápidamente. La 3ª División de Infantería argelina, junto con la 2ª División marroquí, tomaron Ausonia. Los argelinos continuaron en dirección a Esperia, ciudad que tomaron el 17 de mayo. Esta serie de ataques franceses habían situado la batalla claramente a favor de los aliados.

El XIV Cuerpo alemán se batía en retirada. La 94ª División de infantería se encontraba seriamente amenazada por el avance francés, mientras mantenía combate contra los estadounidenses. El 17 de mayo, éstos toman Fonnia, en la costa; poco después ocupan Itri y, el 19, Monte Grande, que dominaba la carretera Itri-Pico.

Una semana después. Los soldados del II Cuerpo estadounidense daban la mano a sus camaradas del VI Cuerpo en la cabeza de playa de Anzio.

FIN


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3567
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: Las tres batallas por la Línea Gustav

Mensajepor Audie Murphy » Mar Jun 30, 2009 3:30 pm

"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"

Avatar de Usuario
cetme
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 708
Registrado: Jue Feb 19, 2009 9:23 pm

Re: Las tres batallas por la Línea Gustav

Mensajepor cetme » Dom Ene 30, 2011 3:24 pm

Ortona¿la pequeña Stalingrado de Italia?:una de las pocas ciudades de la campaña italiana donde se lucho casa por casa.Y segun este documental con un trasfondo de misterio.
http://www.megavideo.com/?v=2YRTJ3HI

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3567
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: Las tres batallas por la Línea Gustav

Mensajepor Audie Murphy » Jue Dic 18, 2014 1:33 am

Erich Hartmann escribió:LA OPERACIÓN ACHSE

Los alemanes ya habían tomado medidas preventivas de cara a la posible caída de Italia, que ahora parecía inevitable tras la destitución de Mussolini.....


Unas cifras de los resultados de ese plan
http://www.desertwar.net/operation-achs ... d=noscript

por ejemplo desarmar a 415682 italianos en el norte y 102,340 en la zona central de Italia
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"


Volver a “Frente africano y mediterráneo”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado