El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Crímenes contra los prisioneros de guerra y la población civil

Moderador: José Luis

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1446
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Schwerpunkt » Sab Oct 30, 2010 1:15 am

Tras la monumental y magnífica aportación de Grossman al drama de los prisioneros soviéticos en manos alemanas, uno no puede sino sentir compasión por el terrible destino de estos infelices. Morir de hambre, frío en medio del total desinterés de sus captores no es un destino agradable para nadie.

Quisiera hacer una serie de reflexiones sobre el atroz drama que se desarrolló durante varios años. Pues si el régimen nazi se comportó como un monstruo no creamos que cuando fueron liberados, el régimen soviético fue mucho mas generoso: gran parte de los supervivientes fueron deportados al Gulag tras haber sido tratados poco menos que como delincuentes o en el mejor de los casos forzados a vivir como ciudadanos de segunda estigmatizados de por vida. Alexander Solzhenitsin describe en sus obras el triste destino de muchos de estos desdichados forzados a vivir y morir en dos sistemas concentracionarios distintos.

El estudio de Grossman se centra como es lógico en las decisiones políticas y administrativas del primer año de guerra y de como la combinación de la voluntad política suprema nacionalsocialista y la desidia administrativa de unos hombres para los que la vida del soldado soviético no tenía ningún valor, llevó a un asesinato masivo. Asesinato masivo que sólo sería superado por el exterminio generalizado de los judíos europeos. Las cifras no engañan, hablamos de mas de 3 millones de personas asesinadas por desnutrición, enfermedades y por supuesto por el fusilamiento deliberado de grupos específicos de prisioneros (comisarios, judíos) o simplemente de prisioneros agotados que no podían mantener el rítmo de marcha.

Mi segunda reflexión es que incluso despues de que los mandos políticos nazis hubieran llegado a la conclusión de que la mano de obra soviética era muy necesaria para la economía de guerra, no creamos que mejoraron sustancialmente sus condiciones de vida. La foto que pongo al pie fue tomada en 1944 o sea casi tres años despues de que hubiera tenido lugar el grueso de la mortandad a escala masiva en el otoño-invierno de 1941. En concreto es un campo de prisioneros soviéticos en Tromsö, norte de Noruega, lugar extremadamente frío y de clima insalubre. Creo que la foto lo dice todo sobre como eran tratados...

htp://img442.imageshack.us.........
Fuente: Manual de la exposición "Der Krieg gegen die Sowjetunion 1941-1945" (pág. 114). Berliner Festspiele GmbH. Editor Reinhard Rürup. Argon-Verlag, Berlin 1991.

En fín, se les proveyó de unas raciones mínimas en vez de las que casi inexistentes que había recibido durante 1941-42 pero la mortalidad siguió siendo muy alta y desde luego muy superior a la de los prisioneros anglosajones recluídos en Alemania. Hay multitud de informes de encargados de talleres y fábricas que hablan de como literalmente se derrumbaban en el puesto de trabajo por debilidad. En muchos casos a los prisioneros "irrecuperables" para un trabajo productivo se los asesinaba sin mas contemplaciones.

Es de agradecer al amigo Grossman que haya hecho este trabajo para clarificar uno de los crímenes mas horrendos del siglo XX.
ImagenImagenImagen

JS-2
Miembro
Miembro
Mensajes: 134
Registrado: Mar Jun 21, 2011 10:55 pm

Re: El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor JS-2 » Mar Mar 27, 2012 1:36 am

Hola !

Increible tema. Muchas gracias, muchas cosas no las conocia, escalofriante.

Este es el mayor crimen de guerra de la historia desdeluego. Uno de los muchos genocidios de los nazis.

A Solzenitsin hay que cogerlo con pinzas, se inventa la mitad.


Según la información facilitada por los colaboradores de la sociedad "Memorial" A. Kokurin y N. Petrov a la revista "Libre pensamiento"4 del 1 de marzo de 1944, los organismos del NKVD investigaron a 312.594 ex soldados del Ejército Rojo, que habían sido prisioneros o habían estado cercados. Su posterior destino fue el siguiente:

Enviados al Voenkomat (comisariado militar encargado de movilización, llamamiento a filas, etc.) para su posterior devolución al Ejercito Rojo
223 272
71,40%
Destinados a trabajar en la industria militar
5 716
1,80%
Destinados a formar parte de las tropas de escolta del NKVD
4 337
1,40%
Hospitalizados
1 529
0,50%
Fallecidos
1 799
0,60%
Destinados a batallones de asalto (batallones disciplinarios)
8 255
2,60%
Detenidos
11 283
3,60%

Así pues, resulta que el 75,1% de los ex prisioneros pasaron con éxito la investigación y fueron devueltos al Ejército Rojo, a trabajar en empresas de la industria militar o a pasar un trabamiento medico. El 0,6% murió, lo cual no resulta sorprendente dadas las condiciones de vida en los campos de concentración alemanes de los que habían sido liberados. Resultaron represaliados (detenidos o enviados a batallones de castigo) el 6,2%.

http://www.ka.rkka.es/index.php?option= ... s&Itemid=8

Al final hay una recopilación bastante extensa de fuentes que se han estudiado sobre los prisioneros. Hay tablas de destinos, cantidad, etc.

Mannerheim
Miembro
Miembro
Mensajes: 403
Registrado: Vie Jul 20, 2007 4:29 pm
Ubicación: Zaragoza

Re: El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Mannerheim » Jue Mar 29, 2012 7:21 pm

Hombre, usando la misma fuente, si en vez de tomar los datos de Marzo del 44, lo cual no tiene mucho sentido, usas los de 1946, el porcentaje de represaliados ya aumenta al 14,69%, sin contar los batallones de construcción. Y ya estamos hablando de cientos de miles de personas.

Imagen

Uploaded with ImageShack.us

Un cordial saludo.
"Haga la guerra con todo el mundo, pero la paz con Inglaterra"

El duque de Alba a Felipe II

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3526
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Audie Murphy » Vie Ene 18, 2013 12:37 pm

José Luis escribió:conversaciones mantenidas entre esos oficiales mientras se encontraban recluidos como prisioneros de guerra en manos de los británicos en Trent Park (por cierto, una lujosa mansión inglesa donde disfrutaban, relativamente, de toda clase de comodidades). Son testimonios de un valor inestimable, pues los realizaron sin temor alguno a represalias nazis y en la creencia de que nadie, ajeno a su círculo, les escuchaba. Sin embargo, sus conversaciones estaban siendo grabadas y registradas.


Todo ello se cuenta en el reciente libro " The M Room: Secret Listeners who bugged the Nazis" de Helen Fry. Algunos detalles de la operación se cuentan en este enlace de la BBC, incluyendo el testimonio de Fritz Lustig. Lustig era un judío berlinés que escapó a UK a finales de 1938. En 1942 fue reclutado para el Combined Services Detailed Interrogation Centre, más tarde sirvió como traductor de las escuchas secretas con micrófonos.
Cada traductor se encargaba de la escucha en 2-3 celdas, las cuales daban cabida a 2 prisioneros germanos cada una. Los equipos de escucha, 6-10 miembros, se reunían en el bloque administrativo, en una sala secreta llamada M-room.El coste monetario del material técnico de escucha usado, fue de 500.000 libras esterlinas de la época


http://www.thejc.com/news/uk-news/67414 ... ed-britain
http://www.bbc.co.uk/news/uk-20698098
http://www.ft.com/cms/s/2/4e04b63c-fc71 ... abdc0.html

Fritz Lustig tiene 93 años de edad
Imagen
fuente http://news.bbcimg.co.uk/media/images/6 ... g1_bbc.jpg
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"


ImagenImagenImagenImagen

Paddy Mayne
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 780
Registrado: Mar Sep 08, 2009 6:56 am

Re: El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Paddy Mayne » Lun Ago 19, 2013 11:55 pm

Estraordinaria liga, los prisioneros de guerra sovieticos fueron ignorados por demasiado tiempo, después del genocidio judío este es para mi el segundo crímen mas grande de Hitler. Y el tratamiento del Padrecito Stalin para los supervivientes y para las tumbas de los muertos no fué el mejor. Por eso es bueno que se les recuerde ahora, lástima que no hay muchos libros en castellano sobre el tema. En inglés algunos mas pero no muchos.
Samuel Beckett: "El ario perfecto debe ser rubio como Hitler, esbelto como Goering, bien parecido como Goebbels, viril como Röhn y llamarse Rosenberg"

Avatar de Usuario
IsabelRosa
Miembro
Miembro
Mensajes: 454
Registrado: Dom Ene 23, 2011 1:30 am

Re: El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor IsabelRosa » Lun Ene 20, 2014 12:35 am

Se podría, entonces, afirmar que la primera masacre masiva realizada por el Tercer Reich (tras las realizadas en Alemania misma con enfermos mentales ) durante la Guerra, fue la de los prisioneros soviéticos ?

Tras la lectura del libro "Stalingrado "de Beevor ,no pude menos que asombrarme _si caben las palabras _ ante el concepto de campo de internamiento para prisioneros: al aire libre, rodeados por varios cordones de alambradas de púas, custodiados por soldados dispuestos a disparar al menor moviemiento sospechoso , los soldados soviéticos pasaron el invierno en cuevas que ellos mismos cavaron en el suelo. Raramente se los alimentaba, siendo frecuentes los casos de canibalismo. Para beber, nieve derretida.

Hubo casos de oficiales alemanes decentes que se quejaron ante sus superiores por este maltrato, pero no se conoce que recibieran respuesta alguna.
Algunos de estos prisioneros pudieron sobrevivir convirtiéndose en asistentes de los alemanes, "hiwis". Curiosamente (o no tanto ) lucharon al lado de sus captores con desesperación, pues en caso de ser liberados por sus compatriotas, sólo les esperaba la muerte.

Una de las frases que los soviéticos usaban para pedir ayuda o comida era :"Ayudame, que Dios te lo recompensará".

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8884
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor José Luis » Lun Ene 20, 2014 7:49 am

¡Hola a todos!

IsabelRosa escribió:Se podría, entonces, afirmar que la primera masacre masiva realizada por el Tercer Reich (tras las realizadas en Alemania misma con enfermos mentales ) durante la Guerra, fue la de los prisioneros soviéticos ?


No. Entre la de los enfermos mentales y la de los prisioneros de guerra soviéticos están las masacres nazis en Polonia que afectaron a la intelectualidad polaca, católicos y judíos polacos civiles, y luego, de forma simultánea a la de los POWs soviéticos, la de los comisarios políticos del ER y judíos (inicialmente discriminadamente) de los territorios capturados en la URSS.

Saludos cordiales
JL
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1446
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Schwerpunkt » Lun Ene 20, 2014 11:56 pm

¡ Saludos a tod@s !

José Luis escribió:No. Entre la de los enfermos mentales y la de los prisioneros de guerra soviéticos están las masacres nazis en Polonia que afectaron a la intelectualidad polaca, católicos y judíos polacos civiles, y luego, de forma simultánea a la de los POWs soviéticos, la de los comisarios políticos del ER y judíos (inicialmente discriminadamente) de los territorios capturados en la URSS.


Efectivamente, no fue la primera pero tras el genocidio judío, el asesinato masivo de prisioneros soviéticos es al menos desde el punto de vista de número de víctimas el segundo mayor crimen del régimen nazi. Tengamos en cuenta que de los 3.3 millones d prisioneros soviéticos asesinados por hambre, frío y enfermedades -junto a un cierto número fusilados- la inmensa mayoría lo fueron en tan sólo cinco meses de 1941. Por su dimensión y reducido marco temporal es uno de los mayores crímenes del nacionalsocialismo en donde como Grossman y Jose Luis han señalado la mayor responsabilidad fue del Ejército y no de las SS como nos han querido vender en la posguerra...
ImagenImagenImagen

Aron
Usuario
Usuario
Mensajes: 9
Registrado: Vie Oct 29, 2010 12:18 am

Re: El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Aron » Vie Feb 14, 2014 3:52 am

Estimados amigos del Foro, este es uno de los sitios en nuestro idioma con mayor información sobre este terrible tema.

Por lo tanto, también quisiera aportar al respecto, con un testimonio. Hace poco encontré un viejo libro llamado Las grandes vacaciones (Les Grandes Vacances), escrito por el francés Francis Ambrière, quien fue capturado en 1940 y pasó los años de la guerra en cautiverio. En su libro, describe las experiencias pasadas por él y sus camaradas bajo los campos de prisioneros alemanes. Lógicamente, también narra sobre los de otras nacionalidades, entre ellas los soviéticos, y observa sobre las horrribles condiciones que éstos pasaron en 1941, año en que el autor se encontraba recluido en el Stalag XII A, en las cercanías de la ciudad de Limburgo:

“Conducidos por carretera desde los pantanos de Pripet, a las orillas del Rin, después de dos meses de marcha, los primeros prisioneros rusos llegaron a Limburgo tan agotados, tan descarnados, tan vacilantes, que más parecían una legión de fantasmas que una columna de soldados.

(…) Vestidos de harapos, los ojos sin mirada en rostros macilentos de piel amarilla y gris, se arrastraban por el pasadizo principal del campo con una lentitud alucinante, tan insensibles a fuerza de sufrimientos a lo que les rodeaba, que ni los ladridos de los mastines a lo largo del cortejo lamentable, ni los aullidos furiosos de la escolta, ni las patadas y culatazos que llovían sobre sus espaldas apresuraban en un segundo los pies ensangrentados, envueltos en pobres trapos, que las piernas apenas levantaban para echarlos adelante, y que marcaban un compás de espera en el momento de caer, como para prepararse a sostener el peso del cuerpo que la rodilla no iba a recibir sin doblarse.

(…) Así hicieron su entrada dos mil rusos en el Stalag XII A la mañana del 18 de agosto de 1941, en tanto que los franceses, encerrados bajo orden en sus barracas, cerradas todas las salidas, y advertidos de que se dispararía sobre la primera cabeza que se asomara, contemplaban por los intersticios de las puertas y ventanas aquel desfile ante el que se desvanecían las más atroces imaginaciones de Callot. Era el primer convoy de una serie que habría de proseguir hasta el invierno.

Pusieron a aquellos desdichados al final del campo, en un batallón separado de los nuestros por una alta valla de alambradas y por una zona prohibida de cinco metros de ancho, ante la que hacían guardia unos centinelas con encargo de disparar sobre el primero que hiciese ademán de acercarse (…) Como cada noche moría alguno, y los más enfermos, incapaces de moverse, se hacían sus necesidades o vomitaban sobre sí mismos, los alemanes, para sacar los muertos y facilitar las operaciones de limpieza, habían imaginado vaciar las barracas a la primera llamada; y desde las ocho de la mañana a las seis de la tarde, salvo una hora al medio día para la sopa, los rusos estaban obligados a permanecer en filas, afuera, todo el tiempo, bajo el sol tórrido que calentaba los cráneos y después bajo las vehementes lluvias de otoño, vigilados por Wachmanner armados, a los que asistían acólitos ucranianos, gigantes bien alimentados, provistos de garrotes.

(…) Nosotros, a la vez indignados por el suplicio que se les infligía y desconcertados por tan extraña pasividad, los mirábamos sufrir con indecible vergüenza.

Debo reconocer que este sentimiento no era unánime. Habíamos encontrado, a nuestra llegada, que el Stalag XII A era ferozmente colaboracionista (…). Aterrorizados por esta demostración de fuerza, o convencidos por la propaganda nazi del derecho de la raza de los señores a regenerar por la schlague a las poblaciones de la URSS, asistían sin protestar, ni siquiera interiormente, al martirio de los prisioneros soviéticos. Aquellos disparos que todos los días resonaban en su recinto, aquellas carretas de cadáveres que todas las mañanas salían para la fosa común, el espectáculo de tantos hambrientos que, apenas transcurridas sus nueve horas de estar de pie, se precipitaban sobre los detritos y sobre las yerbas que hallaban a su alcance para alimentarse, en tanto que algunos creyentes ortodoxos se aislaban para la oración de la tarde y que tres musulmanes hacían sus genuflexiones rituales de cara a la Meca, todo esto no producía en el rostro de aquellos franceses más que una mueca de desprecio y de disgusto. No les parecía que seres reducidos a una condición tan humillada fueran aún dignos del nombre de hombres, porque lo humano se detenía para ellos en unas cuantas nociones artificiales y decorativas. Estábamos en octubre de 1941.

(...) Esperábamos que cayera la noche para intentar pasar algunos víveres a los rusos. Cuando los oficiales alemanes se retiraban hacia sus placeres y ocios, los ordenanzas hacían mucho más elástica la vigilancia. Apenas un centinela se volvía de espaldas, volaba un paquete por encima de las alambradas, conteniendo lo poco que teníamos: galletas, salchichón, cigarrillos, para satisfacer malamente algunos estómagos, cuando eran miles; pero al menos queríamos demostrar a nuestros desdichados camaradas que no éramos indiferentes a su suerte.

(...) Por otra parte, aun cuando el recorrido aéreo de nuestros envíos hubiera escapado siempre a la atención de nuestros guardianes, la precipitación de los rusos habría bastado para descubrirnos. Se echaban al suelo por docenas en una confusión feroz y peleaban por atrapar su parte en el botín. "¡Qué salvajes!", exclamaban a nuestro lado los delicados portadores de insignias [prisioneros "colaboradores"], sin recordar la cara que poníamos nosotros mismos, en nuestra mayor parte, quince meses antes, de camino hacia Alemania, en las aldeas donde algunas campesinas apresuradas nos tendían algunas provisiones, más arrancadas que recibidas.

Durante meses los rusos tuvieron que soportar este tratamiento implacable, y los fallecimientos siguieron produciéndose en sus filas con una terrible regularidad. El local (...) que servía de morgue al XII A, se encontraba a la entrada del campo; el sector ruso, al otro extremo, de modo que nosotros, los franceses que ocupábamos la parte intermedia, asistíamos cada día, a lo largo de la avenida central, a un desfile de angarillas, cada una de las cuales ocultaba un cadáver bajo su cubierta. Tal era la consigna de odio que pesaba entonces sobre los prisioneros soviéticos, que no se veía un solo alemán que se dignara saludar el cortejo. Los más vergonzosos fingían no ver, otros miraban con la indiferencia que se tendría para los animales, y los "puros", los nazis declarados, se mofaban abiertamente. Tras nuestras alambradas, aquel aumento de ignominia nos irritaba, y para señalar bien las diferencias de raza, nunca dejábamos de cuadrarnos, inmóviles, en posición de saludo militar, cuando pasaban las parihuelas. Un día nos vio un Hauptmann y se precipitó hacia nosotros, desorbitado. — ¿Comunistas? —preguntó.
Uno de los nuestros usó el poco alemán que sabía para explicar, sin prisa y sin enojo, que el comunismo no tenía nada que ver con aquello, que éramos franceses, hijos de un país donde la decencia exige que los restos de un hombre no sean tratados como los de un perro.
Ach, so! —-contestó el oficial, y se alejó, alzando los hombros con aire compasivo, como si nuestros escrúpulos hubieran desanimado su razón, pero vagamente molesto y sin hacer caso de la insolencia que ocultaba la calma de la respuesta.
Desde entonces, fue consabido que teníamos derecho a rendir honores a nuestros camaradas rusos. Aun más: esta actitud terminó por imponerse de tal manera a nuestros guardianes, que, dejando a un lado a los fanáticos irreductibles, toda broma cesó ante los cadáveres, y poco a poco, los más humanos, sensibles quizás al silencioso desprecio que les manifestábamos, terminaron por saludar también a los muertos. Esto fue, en la monotonía de aquel otoño de 1941, una de las pequeñas ocasiones de satisfacción por medio de las que los más fieles de nosotros demostraron a sus compañeros titubeantes cómo, aun vencidos, podíamos enseñar a nuestros provisionales vencedores.

(…) Ya fuera porque los rusos no tenían fuerza para ejecutar el menor trabajo o porque en aquella época los alemanes no querían utilizarlos, lo cierto es que siempre fueron franceses los encargados de conducir y enterrar a sus muertos. Conocí muy bien al equipo que estuvo encargado en el Stalag XII A de esta macabra tarea. Lo componían mis camaradas Perrodin, Schneider, Garnier, a los que otros, entre ellos mi viejo amigo Murat, llamado Nounours, fueron incorporados después. De ellos, testigos cotidianos y directos, obtuve los datos que siguen. Desde el 18 de agosto de 1941, fecha de la llegada de los rusos a Limburgo, hasta el 30 de abril de 1942 hubo entre ellos 572 muertos, tanto por desgaste fisiológico como por asesinato puro y simple, enterrados todos en el cementerio del Stalag. A esta cifra hay que añadir sesenta cadáveres seleccionados por el médico-jefe alemán y enviados a la Universidad de Heidelberg para que fueran utilizados por los estudiantes para disecciones, y otros diez inhumados sin cabeza en el cementerio civil de Dietz, pues sus cráneos habían sido enviados a laboratorios, a título de curiosidad. Tal era el respeto, no digo de las organizaciones nazis, sino de las autoridades militares alemanas, para con los despojos de los prisioneros de guerra soviéticos.

En cuanto al ritmo de las extinciones lentas y de las ejecuciones brutales por motivos fútiles de disciplina, o sin otro motivo que el antojo de aquellos verdugos, fue, naturalmente, más elevado al principio, con cuatro o cinco muertos por día en los primeros meses; luego disminuyó a fines, de septiembre, para volver a subir con los primeros fríos, hasta el punto de haberse contado 29 fallecimientos de rusos el día 1 de noviembre. Cuando los alemanes dejaron de exponer a sus prisioneros a la intemperie durante todo el día, la cadencia de las muertes decreció hasta no ser de más de tres o cuatro por semana.

(…) Los franceses, en el cementerio del Stalag XII A, tenían derecho a un ataúd de madera delgada y a una tumba individual. Su sector estaba entrando, a mano derecha, y más allá los muertos de otras nacionalidades (…).
Todo el costado izquierdo del cementerio fue reservado a los rusos. Los primeros muertos habían sido enterrados con la misma pompa que sus camaradas de otros países, pero al llegar el decimoquinto, las autoridades juzgaron prudente suprimir los gastos. Los treinta o cuarenta que siguieron no tuvieron derecho a caja, sino a una simple envoltura de papel acolchonado; y cuando la cifra de fallecimientos sobrepasó la cincuentena, el coronel decidió que los rusos no merecían tantos miramientos, y los hizo arrojar a las fosas, desnudos como perros.

¿Se podría hablar, en realidad, de fosas? Mejor sería decir osarios. Apilados en tres direcciones, en boquetes de dos metros de ancho por quince de largo, con la irrisoria profundidad de un metro cincuenta, los rusos eran enterrados con una placa de identidad colgada al cuello, como exige el reglamento, pero esa placa era de cartón, de modo que a las pocas semanas no quedaba de ella el menor vestigio. Sin embargo, una vez llenos los boquetes, los alemanes tenían la osadía de disponer regularmente sobre la tierra húmeda, cada sesenta centímetros, unas fichas numeradas que no correspondían a nada, ni en cuanto al número de cadáveres, ni en cuanto a la colocación. Pero de este modo se salvaban las apariencias, encubriendo la incuria y el desprecio hacia los muertos.

Por mucho tiempo recordaré la visita que hice a Dietkirchen en la primavera de 1942. Ya el sector ruso se extendía de un extremo a otro del cementerio, y los camaradas del grupo de enterradores se preguntaban con terror a qué plan abominable y absurdo recurriría la Kommandantur para colocar los cadáveres que iban a llegar. Se había empleado el terreno tan económicamente, que apenas quedaban pasadizos, y para ir de un lado a otro era preciso pisar las tumbas recién cubiertas. La descomposición de la carne destruía el suelo, tanto, que a veces, al poner el pie en ciertos lugares, se hundía espantosamente. Además, el cementerio estaba situado al final de una empinada pendiente, de modo que los días de mucha lluvia aquello era un lodazal, por el que los franceses de servicio y los guardias alemanes circulaban con botas, en una atmósfera que olía terriblemente, a pesar del cloruro de calcio derramado en abundancia, y donde cada paso hacía brotar fétidas pompas de gas y exudar un repugnante líquido verdoso.

Tal fue el martirio de los rusos, tal el trato dado a sus despojos durante el primer año de su cautiverio, no sólo en Limburgo, pues se trataba de un plan general, sino en todos los Stalags de Alemania. Si miento en una sola palabra, que se levante un prisionero".

Fuente: "Las Grandes Vacaciones", Francis Ambrière (págs. 136-144). Trad. Alberto de Agramonte. Editorial Zig-Zag S.A., Santiago de Chile, 1948.

***
Disculpen si este posteo ha sido demasiado extenso, pero la descripción de la trágica suerte de estas pobres almas abarca originalmente un buen número de páginas, que debí comprimir de modo más o menos comprensivo; pero sirve para conocer, por una fuente directa, el drama de los sovíeticos en manos alemanas.

Saludos.

Avatar de Usuario
IsabelRosa
Miembro
Miembro
Mensajes: 454
Registrado: Dom Ene 23, 2011 1:30 am

Re: El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor IsabelRosa » Vie Feb 14, 2014 5:35 am

El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos se cometió, por desgracia , desde los dos bandos : desde el lado de sus enemigos alemanes, lo ha descripto usted perfectamente. Lo sucedido es exactamente lo que relata .

La peor desgracia, una desgracia que encima era de deshonra moral , fue la actitud de las autoridades soviéticas, que consideraron sospechosos de deserción, espionaje, colaboracionismo, cobradía, desobedencia a las órdenes de Stalin, etc., a esta pobre gente , a la que muchas veces no les había quedado más alternativa que rendirse pues ni armas tenían.
Muchos fueron injuriados por sus propios compatriotas, sufrieron durísimos interrogatorios de la NKVD, fueron llevados a los gulags de Siberia , y _ los que sobrevivivieron a todo esto _ no recibieron pensión de guerra (aún si habían luchado durante años ), relegándoselos a los peores trabajos y viviendas .

(Fuentes :"Contiente Salvaje", de Keith Lowe y "Se desataron todos los infiernos", De Max Hastingas.)

Avatar de Usuario
Juan M. Parada C.
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7379
Registrado: Jue Ene 20, 2011 12:18 am
Ubicación: Ejido-Estado Mérida-Venezuela.

Re: El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Juan M. Parada C. » Vie Feb 14, 2014 5:58 pm

La tragedia de los prisioneros de guerra rusos,como bien apunta la compañera IsabelRosa,es por partida doble.Pero no debemos olvidar que muchos de estos soldados prisioneros de los alemanes se unirían después a las mismas fuerzas que los tenían cautivos,como fue el caso de la brigada del general Andréi Vlásov o "Ejército de liberación nacional ruso" (RONA).Constituyendo tal hecho ante los ojos de Stalin una de las mayores traiciones a su régimen.Se estima,según datos oficiales,que un millón y medio de estos prisioneros se alistaron a este cuerpo formado por los alemanes.
Por lo tanto,a mi modo de ver,el bueno del "tio Joe" tenía la excusa perfecta para arremeter contra todo aquel que consideraba peligroso para su tiránico régimen y así erradicarlo a los campos de trabajos forzados de Siberia.Fruto de este singular hecho que no pasaría de ser un simple experimento, que los propíos alemanes no supieron sacarle el debido provecho.Aunque tengo entendido que en 1955, año que sería el epílogo final de estos infaustos "voluntarios" del RONA de Vlásov,se perdonaron a los últimos 55.000 sobrevivientes y fueron remitidos finalmente a sus hogares.
ImagenImagen

Avatar de Usuario
IsabelRosa
Miembro
Miembro
Mensajes: 454
Registrado: Dom Ene 23, 2011 1:30 am

Re: El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor IsabelRosa » Sab Feb 15, 2014 3:32 am

El caso Vlasov es único y peculiar, pues al ser capturado por los alemanes se lo trató con cortesía y acorde a su rango, convenciéndolo sobre las ventajas de luchar contra su propia gente . Por más que tuvieran un líder cruel como Stalin, se podría afirmar que Vlasov, sí traicionó, pues luchó contra sus compatriotas.

Fue un experimento que , increíblemente, no fue usado en gran escala pues fue saboteado por el mismísmo Hitler : sus generales, tras ver luchar a los eslavos, y conocer de primera mano el odio que sentían muchos ucranianos contra los rusos y muchos rusos contra el sistema soviético, le sugirieron armar un ejército mucho mayor que el de Vlasov, ( y esto ya en el año 1942 !) para luchar contra las tropas soviéticas. Hitler lo rechazó, indignado ante la idea de armar a tantos eslavos, pues según su muy particular punto de vista, eran una raza inferior y potencialmente peligrosa.

Si bien se aceptó a muchos ucranianos en las SS cuando estas se hicieron "internacionales ", se suponía que el destino del pueblo ucraniano en general iba a ser el de súbditos del Reich.

Lo que da tristeza son los pobrecitos que jamás de los jamases traicionaron a su país y fueron tratados de manera malvada a su regreso a casa.
No sólo se trató de los prisioneros de guerra sino de civiles, mujeres sobre todo, reclutadas a la fuerza como trabajadoras y llevadas a granjas y fábricas de Alemania .
Todas estas personas inocentes fueron unificadas con el rango de "traidores ", una gran injusticia.
Última edición por IsabelRosa el Sab May 06, 2017 2:50 am, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Grossman
Administrador
Administrador
Mensajes: 2095
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

Re: El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Grossman » Sab Feb 15, 2014 9:39 am

¡Hola Aron!

Aron escribió:Estimados amigos del Foro, este es uno de los sitios en nuestro idioma con mayor información sobre este terrible tema.

Como ha señalado anteriormente José Luis, y salvo novedades editoriales o web de última hora, sobre este crimen tampoco hay apenas estudios publicados o en la Red en lengua inglesa. Lo que da idea de hasta qué punto esos 3,3 millones soldados soviéticos muertos de forma criminal han caído prácticamente en el olvido y parece que no merezcan constituir capítulo alguno en el libro negro del nazismo, pese a que su sacrificio lo fue formando parte de la fuerza que acabó con el rodillo nazi.

Aron escribió: ... Disculpen si este posteo ha sido demasiado extenso, pero la descripción de la trágica suerte de estas pobres almas abarca originalmente un buen número de páginas, que debí comprimir de modo más o menos comprensivo; pero sirve para conocer, por una fuente directa, el drama de los sovíeticos en manos alemanas.

Por el contrario, te agradezco mucho esta contribución, un punto de vista, el de los prisioneros de otras nacionalidades, que no conocía. El testimonio es estremecedor y la frase final ilustrativa de lo difícil que resulta creer en tales extremos de crueldad y sufrimiento, más si consideramos que fue publicado en 1948, con los rescoldos de la guerra todavía calientes y el recuerdo de su horror muy vivo.

Aparte del agradecimiento a Aron, en relación con algunas de las últimas intervenciones, quiero recordar de nuevo (José Luis lo hizo al principio) que el tema del hilo es este crimen y las condiciones de los prisioneros de guerra soviéticos bajo cautiverio alemán, por lo que el de los hiwis, el Ejército de Vlasov y la suerte de los prisioneros repatriados debemos tratarlo en otro lugar.

Saludos cordiales a todos
Grossman
ImagenImagenImagenImagenImagenImagen
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3526
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Audie Murphy » Mar Abr 25, 2017 11:41 pm

6 Abril 1945, la Gestapo asesina en el cementerio de Seelhorst, Hannover, a 154 soviéticos (prisioneros de guerra y trabajadores forzosos). Pyotr Palnikov fue testigo de la matanza y sobrevivió para contar lo sucedido a las tropas inglesas y americanas. Militar capturado en noviembre 1944, fue llevado al cementerio junto a otros militares cautivos para cavar fosas. Al comenzar los disparos se dio cuenta del verdadero propósito de los hoyos y consiguió huir golpeando con su pala al oficial alemán más cercano. Los americanos descubrieron más fosas comunes en el cementerio con 232 víctimas de los campos satélite de Neuengamme.

Solamente un puñado de hombres de la Gestapo fueron llevados a juicio en la posguerra: el jefe de la Gestapo local Johannes Rentsch no fue encontrado, Heinrich Joost sirvió 22 meses entre rejas, Reinhold Plünnecke fue condenado a muerte pero su sentencia fue conmutada y acabó libre tras 7 años en prisión. Dos alemanes sin identificar fueron también condenados a muerte ante la misma Corte Militar inglesa en Braunschweig que Plünnecke y fueron ejecutados en 1947 http://www.erinnerungundzukunft.de/?id=54

reportaje al respecto en el nº175 de "After the battle"
https://www.docdroid.net/krulqKD/hannov ... 5.pdf.html

Imagen
Palnikov en el centro de la imagen y con uniforme, fuente https://es.pinterest.com/pin/223280093999565866/



Las 386 víctimas fueron reubicadas en Ehrenfriedhof am Maschsee-Nordufer, donde se erige este memorial en su memoria https://www.findagrave.com/cgi-bin/fg.c ... id=2466802

Imagen
fuente https://www.findagrave.com/cgi-bin/fg.c ... id=2466802


El trágico destino de los 101 uzbekos capturados cerca de Smolensko y trasladados para su exhibición hasta Holanda. Internados en Amersfoort, infralimentados y bajo duras condiciones de trabajo 24 de ellos no sobrevivieron al invierno. Los 77 restantes fueron tiroteados en un bosque en abril 1942 http://www.bbc.com/news/magazine-39849088

Imagen
fuente https://ichef-1.bbci.co.uk/news/624/cps ... oto976.jpg
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"


ImagenImagenImagenImagen


Volver a “Crímenes de guerra”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado