pub01.jpg

Campaña de Guadalcanal

La guerra en el Pacífico

Moderador: José Luis

Avatar de Usuario
gerkamp
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3798
Registrado: Mar Ene 25, 2011 6:57 am
Ubicación: Argentina

Campaña de Guadalcanal

Mensajepor gerkamp » Lun Jul 25, 2011 9:01 pm

LOS ORIGENES DE LA CAMPAÑA
Imagen
http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_na ... uadalcanal
Nota: ''Pueden consultar este mapa si a lo largo de la lectura no saben donde quedan ciertos lugares.''

Guadalcanal fue la primera contraofensiva anfibia norteamericana de la II Guerra Mundial. Fue en esta isla, practicamente desconocida, donde los estadounidenses destrozaron el mito de la invencibilidad japonesa en el Pacifico. Aunque las batallas de Midway y del Mar del Coral se consideran cruciales, fue en Guadalcanal donde se paró definitivamente la máquina de guerra japonesa. Despues de Guadalcanal, ya no hubo mas avances nipones en el Pacifico.

La batalla de Guadalcanal puede considerarse única por diversas razones. Tanto las fuerzas norteamericanas como las japonesas combatieron en el extremo más alejado de sus limites de abastecimiento. La batalla en sí misma fue una de las mas largas de la campaña del Pacifico. Tuvieron que pasar 6 meses de lucha salvaje y feroz, en los que se puso a prueba la resistencia de ambos bandos, antes de que los japoneses fueran expulsados de la isla. El clima y la orografía, que eran igualmente duros, demostraron ser un tercer enemigo para ambos contendientes. Las pérdidas de barcos en Guadalcanal, comparables a las sufridas más tarde en Okinawa y Filipinas, fueron tan grandes que las aguas de la costa norte de la isla serían conocidas con el sobrenombre de ''Iron Botton Sound'', denominacion que aun hoy perdura.

El peso del conflicto lo soportaron la Infantería de Marina y la Marina estadounidense. Sin embargo, pronto se unió el Ejercito, que tambien se llevó lo suyo en el combate. Las tropas que primero experimentaron la cruel realidad de la guerra en la jungla fueron los marines de la recien formada 1ª Division de Infantería de Marina. Esta división se desplazo desde la costa este de EEUU a Wellington, Nueva Zelanda, donde completó su entrenamiento. No esperaba entrar en acción sino hasta despues de enero de 1943.

El desplazamiento de los marines a ultramar se llevó a cabo sin ningun incidente. El escalon destacado, compuesto originalmente por el Cuartel General Divisionario bajo el mando del General de Division Vandergrift, por el 5to Regimiento de Infantería de Marina a las ordenes del Coronel Leroy P. Hunt, con el 2do Batallón, el 11 Regimiento de Infantería de Marina y otros doce destacamentos llegaron a Wellington el 14 de junio de 1942. Antes de su llegada, un pequeño grupo de oficiales trabajando en equipo con los militares neozelandeses ya había seleccionado lugares adecuados para instalar campos de instrucción y campamentos. Estos últimos estaban situados en emplazamientos idoneos por su proximidad a las mejores zonas de instrucción, situadas al suroeste de la isla norte.

Por su parte, los japoneses operaban a su propio ritmo. Su avance los llevó a la costa norte de Nueva Guinea, especificamente a las Islas Admiralty. Desde allí continuaron sin encontrar oposicion alguna hasta las Islas Salomón y se dirigieron hacia el sur, apoderandose de Tulagi y Guadalcanal, donde comenzaron a construir un campo de aviación.

Mientras se sucedían estos acontecimientos a nivel local, la Junta de Jefes de Estado Mayor norteamericana inició su planificacion estrategica. Eran conscientes de que el avance japones en el Pacifico amenazaba la línea vital de las comunicaciones con Australia. Más aun, ponía en peligro las bases norteamericanas situadas en su camino. La Junta de Jefes llegó a la conclusion de que era de todo punto necesaria una ofensiva estadounidense en el Pacifico.

Una vez que se tuvo conocimiento de que los japoneses estaban construyendo un campo de aviacion en Guadalcanal, la 1ª Division de Infantería de Marina recibió la orden de apoderarse de la isla. La fecha fijada para el asalto anfibio fue el 1 de agosto de 1942, casi ocho meses despues del ataque nipon a Pearl Harbor.


CONTINUA :arrow:
Fuente: Libro ''Guadalcanal 1942'' de Joseph N. Mueller, serie ''Ejercitos y batallas'', publicado por Osprey Military en 1991, traducido e impeso en España por ''Ediciones del prado'' en 1994.
Última edición por gerkamp el Sab Mar 03, 2012 9:52 pm, editado 5 veces en total.
ImagenImagenImagen
''Si vis pacem, para bellum''

Avatar de Usuario
gerkamp
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3798
Registrado: Mar Ene 25, 2011 6:57 am
Ubicación: Argentina

Batalla de Guadalcanal

Mensajepor gerkamp » Lun Jul 25, 2011 11:18 pm

LOS PLANES DE LOS CONTENDIENTES

EL PLAN JAPONÉS
Desde el 7 de diciembre de 1941 al 7 de mayo de 1942, los japoneses avanzaron con aparente precision barriendo el este de Asia, las Indias y una gran parte de la Melanesia. Traspasaron los limites de Filipinas, las isla de Wake, Guam y Singapur. Su avance, aparentemente imparable, continuó apoderandose de Rabaul, en la isla de Nueva Bretaña, el 23 de enero de 1943. De este modo consiguieron un objetivo clave: Rabaul estaba a 1.200 millas náuticas de sus bases en las Islas Palau y a 640 de su base de Truk. Podía defenderse con facilidad y convertirse en un bastión desde donde lanzar futuras operaciones ofensivas. Tambien tenía el mejor puerto de la región y contaba con excelentes terrenos para la construcción de campos de aterrizaje. Desde este enclave, los japoneses podían dominar las islas de Nueva Guinea y Salomón. Una vez controladas estas areas, podían cortar la linea de comunicacion entre Hawaii y Australia.

En marzo de 1942, los japoneses tomaron Bougainville, en las Salomón norte, y desde allí prosiguieron su avance hasta Tulagi, enclave del gobierno británico. Despues de apoderarse de bases operativas en las costa norte de Nueva Guinea y en las Islas Salomón, finalmente atacaron Tulagi el 1 de mayo de 1942. Incapaces de defenderlo adecuadamente, los británicos se retorarpn de la zona. A continuacion, el 3 de mayo de 1942, la 2da y 3ra compañías de la Fuerza Especial de Desembarco Kure, apoyadas por una pequeña fuerza naval, realizaron un desembarco en Tulagi y Gavutu sin encontrar oposicion alguna.

Sin embargo, la operacion no se desarrolló libre de obstaculos. Al día siguiente se organizó una incursión sobre Tulagi con bombarderos en picado y torpederos lanzados desde los portaaviones norteamericanos Enterprise y Yorktown, hundiendose al destructor Kikutsuki y dañandose seriamente otros barcos. Este ataque constituyó el inicio de la Batalla del Mar del Coral, en la que los norteamericanos hicieron retroceder a una importante fuerza expedixionaria japonesa que avanzaba hacia Port Moresby, en Nueva Guinea. Tras la Batalla del Maro del Coral, el mando japonés en Rabaul advirtió a sus subordinados que la lucha había extenuado a las fuerzas navales japonesas en la zona. Asimismo, comunicó que las lineas de suministro hacia Lae y Tulagi corrían serio peligro. Su mayor preocupacion era el área de Nueva Guinea.

Tulagi no recibió especial atención. Despues de desembarcar, la pequeña fuerza japonesa de 380 hombres comenzó a mejorar las instalaciones existentes, construyendo bases para hidroaviones en Tulagi y Gavutu. Una vez finalizada esta tarea, se dedicaron en general a explorar sus nuevos dominios. Al menos durante un mes no se dieron nuevos pasos para crear bases en la zona. A finales de junio de 1942 desembarcaron en Lunga Point, en la costa norte de Guadalcanal, varios equipos de inspección, donde exploraron la posibilidad de construir un campo de aterrizaje. A mediados de julio la construcción había comenzado, estimándose que se terminaría para mediados de agosto.

Según los documentos japoneses capturados posteriormente, apoderarse de Tulagi y construir luego un campo de aterrizaje en Guadalcanal tenía como principal objetivo proteger su flanco y lanzar desde allí un importante ataque sobre Port Moresby, Nueva Guinea. El objetivo secundario consistía en asegurar una base de operaciones apropiada para dirigirse al sur a traves de Nueva Caledonia y atacar Australia. Este ataque iba a tener lugar despues de la toma de Nueva Guinea.


EL PLAN NORTEAMERICANO
El plan norteamericano para la invasión de Guadalcanal comenzó con rivalidades entre los distintos ejercitos. Despues de la Batalla del Mar del Coral, a principios de mayo de 1942, el General Douglas MacArthur, comandante en jefe de las Fuerzas del Pacífico Suroeste, advirtió que los japoneses acabarían por intentar cortar las lineas de comunicacion entre Hawaii y Australia. Presentía que el ataque nipon a Nueva Guinea era inevitable. Para evitarlo, quiso tomar la delantera atacando a los japoneses en las zonas de Nueva Bretaña y Nueva Irlanda, lo que les forzaría a salir de la región y retroceder hacia Truk. El plan de MacArthur recibió el visto bueno del General George C. Marshall, Jefe de Estado Mayor del Ejercito Estadounidense. Sin embargo, MacArthur no tenía los recursos necesarios para llevar a cabo tal ofensiva. Mas aún, no tenía bajo su mando tropas experimentadas en guerra anfibia.

Simultaneamente, el almirante Chester W. Nimitz, comandante en jefe de la Flota del Pacífico, barajaba la posibilidad de dar un golpe en Tulagi, plan que recibió el visto bueno del almirante Ernest J. King, jefe de operaciones navales de la Junta de Jefes de Estado Mayor. En un principio, Nimitz había defendido la toma de Tulagi por un batallón de marines, pero la idea fue rechazada por King, que creía que tal fuerza no era la adecuada. Por su parte, King consideraba que los objetivos inmediatos eran las Islas Salomón y Santa Cruz, y el definitivo la zona de Nueva Guinea y Nueva Bretaña.

La División de Operaciones del Departamento de Defensa no apoyó el plan de la Marina para atacar y ocupar Tulagi y desplazarse progresivamente hacia Rabaul: creía que era mucho mejr dar un golpe sorpresa en esta última. Una vez tomada Rabaul, los japoneses serían expulsados de la zona y del resto de sus posiciones aisladas.

Para complicar más el asunto, ninguna de las partes implicadas se poníaa de acuerdo en quien sería el jefe de las operaciones. La Marina creía que MacArthur podía exponer innecesariamente sus portaaviones al ataque de aparatos con base en tierra, mientras que dichas naves tendrían que actuar en aguas muy restringidas, con una capacidad muy limitada para su movilidad. Tambie creía que primero debía tomarse Tulagi para aminorar el peligro japonés, y al mismo tiempo establecer una base en las Salomón para futuras operaciones, lo que permitiría el fortalecimiento del poder naval para el futuro. La Marina llegó a la conclusión de que el mando debía recaer en Nimitz, teniendo como subordinado al vicealmirante Robert L. Ghormley, jefe del area sur del Pacífico y de la Fuerza del Pacífico Sur. MacArthur lo rechazó de plano; onsideraba que él era el candidato mas lógico para la jefatura, desde el momento en que los objetivos anfibios estaban en su área. Sin embargo, carecía de tropas de tierra para iniciar la misión anfibia.

Entre el 29 de junio y el 2 de julio de 1942, se reunió la Junta de Jefes de Estado Mayor para acordar un plan de compromiso. El almirante Ghormley sería quien dirigiría la parte de la ofensiva correspondiente a Tulagi; de allí en adelante, el General MacArthur encabezaría el avance hacia Rabaul. La Marina y la Infantería de Marina norteamericana atacarían, se apoderarían y defenderían Tulagi, Guadalcanal y sus alrededores, mientras que MacArthur haría un avance paralelo sobre Nueva Guinea. Ambas ofensivas tendrían como objetivo final Rabaul. La linea divisoria entre el área del Pacífico suroeste y del Pacífico sur se trasladó para reflejar esta situacion, y se dió la orden de avance a las Fuerzas del Pacífico Sur para iniciar el plan. El almirante King no esperó la aprobación final: el 25 de junio de 1942 notificó a Nimitz que avisara a Ghormley para iniciar el proyecto. Éste acordó inmediatamente con el General Alexander A. Vandegrift, comandante en jefe de la 1ª División de Infantería de Marina, que su división encabezaría el asalto anfibio, programado para el 1 de agosto de 1942.

Los problemas no hicieron más que empezar para el general Vandegrift. No esperaba entrar en combate sino hasta enero de 1943. Solo una tercera parte de su división estaba en Wellington; otro tercio se encontraba navegando, y el tercio restante había sido destacado a la guarnición de Samoa. En menos de un mes, Vandegrift tendría que poner a punto planes logisticos y operativos, descargar parte de sus barcos, volverlos a cargar para el combate, partir de Wellington hacia las Islas Fidji para efectuar un ensayo de desembarco, y luego navegar hacia las Islas Salomón para expulsar finalmente a los japoneses.

Para realizar el asalto anfibio, el material transportado desde Norteamerica debería reconfigurarse como carga de combate, operacion que entrañaba una serie de problemas y que tendría lugar en Nueva Zelanda, en Aotea Quay, una zona limitada em la que solo podían fondear cinco barcos a la vez. Otros dos hechos contribuyeron a agravar aun mas la situación: los estibadores fueron a la huelga, asi que los marines tuvieron que realizar su trabajo y, a continuacion, comenzaron las tenaces lluvias, que no les abandonaron durante todo aquel período, acompañadas de un viento frío y persistente. Los marines trabajaban todo el día, en turnos de 8 horas, a pesar de que los muelles no ofrecían ninguna defensa contra el agua. El espacio era adecuado para apilar la carga, pero carecía de toda protección. El resultado fue la pérdida de alimentos y ropas que habían sido embalados en cajas de cartón, que virtualmente se deshicieron. La moral de los marines tambien sufrió bastante trabajando en tales condiciones y, para empeorar aún más las cosas, hizo su aparicion una epidemia de gripe. Una vez finalizada la carga para el combate, se descubrió que no había bastante espacio para volver a subir a bordo los transportes motorizados: se logró acoplar casi todos los vehiculos de una tonelada o menos, pero un 75% de los mas pesados tuvieron que abandonarse.

Ademas, Vandegrift tenía que hacer acopio de información sobre un objetivo anfibio del que la mayoría de la gente casi no había oido hablar o desconocía por completo. La información sobre Guadalcanal en el verano de 1942 iba desde lo fragmentario hasta lo poco fiable. Había dos principales fuentes de información disponibles para el oficial de la División de Inteligencia, el teniente coronel Frank B. Goettge. La primera procedía de los antiguos residentes en el área, que estaban ahora dispersos por Nueva Zelanda y Australia. Goettge estableció un extenso programa de entrevistas para obtener tanta informacion como fuera posible. La segunda debía proceder de los mapas y cartas hidrográficas de la región, pero por desgracia casi no existían.

La fuente más útil fueron las fotografías aereas tomadas por el teniente coronel Merril B. Twining y el comandante William B. Kean el 17 de julio de 1942. El vuelo se efectuó en un bombardero B-17 del Ejercito, con base en Port Moresby, pero la operación se vió rapidamente frustrada cuando se comprobó que 3 aviones japoneses despegaban de la zona de Tulagi para atacar al B-17. Las fotografías obtenidas no identificaban claramente los campos de aterrizaje japoneses, pero proporcionaron una excelente visión de la costa norte de Guadalcanal y del area de Tulagi. A partir de ellas se levantarían los mapas que los marines utilizarían durante la mayor parte de la campaña.

Ante la enormidad de la tarea que tenía por delante, Vandergrift solicitó un retraso en la fecha de la invasión. Se le concedió una semana: el asalto tendría lugar el 7 de agosto de 1942. No podría haber más dilaciones, ya que los japoneses casi habían finalizado la construcción de su campo de aviación.

Con la preparación logística que la escazes de tiempo le había permitido, el general Vandegrift dió las ordenes tácticas oportunas. La concentración de los marines para la operación se basó en la estimación deducida de las informaciones recibidas acerca de las fuerzas japonesas en la zona. Se creía que de los 8.400 japoneses concentrados en el área, 1.400 estaban en Tulagi y las islas colindantes. Los restantes 7.000 se consideraba que estaban en Guadalcanal, aunque más tarde resultó ser una estimación errónea; aproximadamente solo había la mitad de dicha cifra.

Se previó que Tulagi iba a ser el más dificil de los dos objetivos anfibios. Los marines desplazados a tierra tendrían que efectuar un asalto directo contra una pequeña y bien defendida isla. Para proteger sus flancos, lo primero que se decidió fue establecer puntos clave en la cercana isla de Florida que dominaran Tulagi. Avanzado el día, Gavutu, Tanambogo y las otras islas más pequeñas tambien se tomarían. Con esto, la operación quedaría completada.


CONTINUA :arrow:
Fuente: Libro ''Guadalcanal 1942'' de Joseph N. Mueller, serie ''Ejercitos y batallas'', publicado por Osprey Military en 1991, traducido e impeso en España por ''Ediciones del prado'' en 1994.
ImagenImagenImagen
''Si vis pacem, para bellum''

Avatar de Usuario
gerkamp
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3798
Registrado: Mar Ene 25, 2011 6:57 am
Ubicación: Argentina

Batalla de Guadalcanal

Mensajepor gerkamp » Mar Jul 26, 2011 12:05 am

LOS MANDOS DE LOS CONTENDIENTES

LOS MANDOS JAPONESES
Las tropas japonesas presentes en las Islas Salomón en el verano de 1942 constituían una fuerza digna de respeto, aunque no superior numericamente, pero la estructura del mando japonés estaba desunida y plagada de falta de cooperación entre el Ejercito y la Marina.

Las fuerzas en el área se centraban alrededor del 7mo Ejercito japonés, bajo el mando del teniente general Harukichi Hyakutake, que estaba preocupado por la conquista de Nueva Guinea.

El mando naval sobre el que recayó la defensa del área fue el vicealmirante Gunichi Mikawa, un oficial maduro que había mandado las fuerzas que escoltaron al almirante Nagumo desde Pearl Harbor hasta el Océano Índico. Mikawa estaba al mando de la 4ta Flota, no demasiado grande y compuesta de barcos ya viejos o de mediana edad.

Aunque Mikawa estaba encargado de la defensa del área, no tenía control sobre las unidades aereas de Rabaul. Era el vicealmirante Nishizo Tushakara, comandante de la 11 Flota Aerea, quien las controlaba. Mikawa estaba justificadamente preocupado con el mando y las medidas de control desarrolladas por las fuerzas japonesas en la zona. Tambien estaba inquieto por la falta de preparación de las tropas situadas en las Salomón. Los miembros de su Estado Mayor le consideraban un alarmista.

Teniente General Harukichi Hyakutake
Imagen
http://www.findagrave.com/cgi-bin/fg.cg ... d=67027430

Vicealmirante Gunichi Mikawa
Imagen
http://es.wikipedia.org/wiki/Gun'ichi_Mikawa


LOS MANDOS NORTEAMERICANOS

La campaña de Guadalcanal, por el lado norteamericano, estaba bajo el mando del almirante Nimitz, con el almirante Ghormley como jefe de la zona del Pacífico sur y de las fuerzas del sur del Pacífico. Ghormley sería el principal responsable de la operación, cuyo nombre codificado sería ''Wachtover''. Ghormley, a su vez, nombraría al vicealmirante Frank J. Fletcher como jefe de toda la fuerza operacional. Esta fuerza operativa naval, llamada fuerza expedicionaria, estaba compuesta por dos grupos: los portaaviones, que constituían la fuerza aerea de apoyo, bajo el mando del contraalmirante Legh Noyes; otros barcos de guerra y de transporte que se organizaron como fuerza anfibia, bajo el mando del contraalmirante Richmond K. Turner. Finalmente, el general de división Alexander Vandegrift sería el responsable de la Infantería de Marina, como parte de las fuerzas de desembarco.

Esta organización, que colocó a los marines de Vandegrift bajo el mando del responsable de las fuerzas anfibias, nos retrotrae a otra era anterior. La Marina creía que los marines eran una prolongación de las fuerzas de a bordo, por lo que aún estaban conectados a ella. La Marina, por tanto, no sólo designaría el objetivo de las fuerzas de desembarco, sino la forma en que la campaña debía desarrollarse. Los marines, conociendo la complejidad de un asalto anfibio, no estaban precisamente alegres ante tal perspectiva. Creían que, una vez en tierra y firmemente establecidos, se les transferiría el mando: consideraban que esta medida contribuiría a controlar mejor el campo de batalla.

El contraalmirante V.A.C. Crutchley, de la Marina Real Australiana, proporcionaría la protección antiaerea y el fuego naval necesario para la operación. Sus fuerzas se extrajeron de las de MacArthur para apoyarla.

El general de división Millard F. Harmon, al mando de las fuerzas del Ejercito norteamericano en el área del sur del Pacífico, fue puesto a las ordenes del almirante Ghormley para apoyarle en cualquier asunto relacionado con el Ejercito de los EEUU. Asimismo, el general Harmon sería responsable de la administración y suministro de las unidades del Ejercito en el área del sur del Pacífico. Este fue, en consecuencia, el mando que impulsó a las fuerzas norteamericanas hacia la zona del objetivo anfibio.

Almirante Chester Nimitz
Imagen
http://www.spartacus.schoolnet.co.uk/2WWnimitz.htm

Vicealmirante Robert Lee Ghormley
Imagen
http://es.wikipedia.org/wiki/Robert_Lee_Ghormley

Vicealmirante Frank J. Fletcher
Imagen
http://en.wikipedia.org/wiki/Frank_Jack_Fletcher

General Alexander Vandegrift
Imagen
http://es.wikipedia.org/wiki/Alexander_Vandegrift


CONTINUA :arrow:
Fuente: Libro ''Guadalcanal 1942'' de Joseph N. Mueller, serie ''Ejercitos y batallas'', publicado por Osprey Military en 1991, traducido e impeso en España por ''Ediciones del prado'' en 1994.
ImagenImagenImagen
''Si vis pacem, para bellum''

Avatar de Usuario
gerkamp
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3798
Registrado: Mar Ene 25, 2011 6:57 am
Ubicación: Argentina

Batalla de Guadalcanal

Mensajepor gerkamp » Mar Jul 26, 2011 8:07 pm

LAS FUERZAS CONTENDIENTES
Guadalcanal marcaría la pauta para las futuras campañas de la guerra en el Pacífico: no sería una lucha rápida, sino una serie de duras batallas de tierra, mar y aire que se desarrollarían a lo largo del estrecho cinturón costero, en aguas delimitadas y dentro de su espacio aereo.

La razón por la que la campaña iba a ser tan prolongada era que ninguno de los contendientes iba a ser capaz de concentrar sus fuerzas en una coyuntura capaz de obtener la victoria decisiva. Tanto los japoneses como los norteamericanos operaban en puntos muy alejados de sus respectivas lineas de suministro. A los norteamericanos, además, les obstaculizaba el hecho de que el grueso de su Flota del Pacífico (a excepción de sus portaaviones) había sido hundido en Pearl Harbor, y que estaban luchando en una guerra de dos frentes. El desenlace final se decidiría por la tenaz determinación de las fuerzas norteamericanas comprometidas en la campaña, asi como por la entrega de los suministros y equipos más necesarios, además de la suerte.

Más tarde, cuando el Ejercito llegó para reforzar, y finalmente relevar, a la Infantería de Marina, tambien aprendió importantes lecciones en la guerra de la jungla. La lucha que los soldados tuvieron que soportar no difería mucho de la de los marines, pero en la mayoría de los casos el equipo que llevaban y utilizaban era más nuevo y de mejor calidad. Y cuando el Ejercito llegó, lo hizo con fuerza. Se solventaron los problemas de suministro y comunicaciones, y la campaña paso de la fase defensiva a la ofensiva: los estadounidenses se hicieron con el control aeronaval de la isla.

LAS FUERZAS JAPONESAS
Imagen

Los japoneses, en un principio, tuvieron éxito en los primeros combates navales. Con la batalla de la Isla de Savo (8-9 de agosto) consiguieron una gran victoria naval que mermó severamente la capacidad de la Marina norteamericana para apoyar las operaciones en tierra en Guadalcanal. Inicialmente, su cazas en tierra tambien eran capaces de controlar el espacio aereo por encima de ellos. Tales fuerzas estaban compuestas por expertos combatientes que habían conseguido notables éxitos antes de Guadalcanal.

Los soldados japoneses eran maestros en el camuflaje y tenía una gran reputación en la guerra en la jungla. Su artillería era precisa, pero no lo suficientemente movil para el tipo de guerra en la que estaba metida. Sus carros tampoco eran muy adecuados. Las tacticas que utilizaban, o las que se veían forzados a utilizar, no les conducían precisamente al éxito. Por lo general, intentaban ocultar el movimiento de sus fuerzas en la jungla de Guadalcanal lo que, por supuesto, restringía sus movimientos considerablemente. La mayor parte del terreno que atravesaban era selva tropical con pocos caminos que facilitaran los movimientos. Las comunicaciones en la jungla eran deficientes, y los suministros se limitaban a la carga personal. Si se unen todas estas desventajas a las enfermedades tropicales, que no iban a la zaga, tendremos la fórmula del desastre: de las 21.500 bajas sufridas por los japoneses, 9.000 murieron de estas enfermedades. Al final de la campaña, los japoneses se verían obligados a buscar su comida en la selva.

Por lo que se refiere al soldado japonés, era intrépido, experimentado en combate y tenaz. Suscribía el código del ''Bushido'', o guerrero, que prefería la muerte a ser capturado. Como estaba sujeto a privaciones y a una severa disciplina, tenía poca compasión con los que caían en sus manos como prisioneros.

El Ejército japonés estaba bastante bien organizado desde el nivel de regimiento para abajo, pero raramente funcionaba bien como división. Generalmente subestimaba la capacidad del enemigo, lo que resultó bastante desastroso en Guadalcanal. Tambien carecían de mentalidad de seguridad, y muchos de sus soldados llevaban diarios detallados al combate. No se ponía de relieve el liderazgo de las pequeñas unidades: el funcionamiento del mando y su trabajo se centraba alrededor de los oficiales y suboficiales más antiguos.

La Marina japonesa, por otra parte, era una organización muy eficiente. Desde el punto de vista táctico, podía operar tando de día como de noche. Era una fuerza disciplinadamente agresiva que llevaba a cabo sus tareas sin dudar ni un momento, utilizando sus armas con mortal eficacia. La más notable fue el infame torpedo ''Long Lance'', de 24 pulgadas de diametro, que se utilizaba en perfecta conjunción con el fuego de artillería naval para inflingir el máximo daño a los barcos norteamericanos.

El defecto más grave de la Marina japonesa era su incapacidad para explotar sus propios éxitos. Una y otra vez en su campaña naval, los japoneses se iban despues de lograr una victoria. Si no lo hubieran hecho así, podrían haber conseguido una victoria estrategica.

En el aire, los japoneses habían conseguido una obra maestra de la tecnología con el caza Zero. Este aparato, con su ligereza y su alta velocidad de ascensión, superaba estrategicamente a cualquier avión norteamericano presente en Guadalcanal, pero su capacidad de vuelo en picado era pobre y no estaba preparado para asumir el castigo inflingido en un combate aereo. Otra desventaja que tenían los japoneses en el aire era la cantidad de tiempo que tenían para consumir sobre Guadalcanal: las horas de vuelo necesarias y el repostamiento de combustible hacían que sus misiones aereas fueran extremadamente restringidas.


LAS FUERZAS NORTEAMERICANAS
Imagen

Las tropas norteamericanas que invadieron Guadalcanal eran, en su mayor parte, voluntarios sin practica alguna. Inicialmente, el grueso de las fuerzas de combate procedía de la recien formada 1ª División de Infantería de Marina, de la cual solo los elementos de avanzada estaban en Wellington en el momento en que se tomó la decisión del asalto anfibio a Guadalcanal. El resto iba a llegar justo antes del embarque.

La mayor parte del equipo con el que contaban los marines procedía de la I Guerra Mundial. Aunque a veces había resultado útil, en muchas ocasiones estaba anticuado o deteriorado; en cualquier caso, no era el adecuado para las condiciones que se daban en Guadalcanal.

La tecnología médica, aunque mas avanzada que la japonesa, era inadecuada para enfrentarse a las enfermedades tropicales, como por ejemplo la malaria. Las comunicaciones eran tambien un problema, pero como los marines tenían en su mayor parte lineas internas, no era tan grave como el caso de los nipones.

La táctica utilizada por la Infantería de Marina para enfrentarse a los japoneses era simple. Se prepararon para la toma y la posterior defensa del campo de aviación ocupando los puntos clave del terreno que circundaba el perímetro Lunga. De esta forma, crearon puntos fuerte forzando a los japoneses a atacar en desventaja. Los marines tambien descubrieron que en la jungla los ataques por los flancos en posiciones atrincheradas funcionaban mucho mejor que los asaltos frontales.

La artillería americana era muy precisa y podía disparar un gran volumen de fuego con un angulo de tiro alto, tanto en ataque como en defensa. Por otra parte, los japoneses desarrollaban la mayor parte de sus ataques sin apoyo, sufriendo terribles pérdidas. El carro ligero M3A1 Stuart, que los marines llevaron a tierra, resultó de gran eficacia. Era lo bastante ligero como para emplearlo en operaciones de limpieza en la jungla, y muy superior a sus homologos japoneses.

Más tarde, cuando el Ejercito llegó para reforzar, y finalmente relevar, a la Infantería de Marina, tambien aprendió importantes lecciones en la guerra de la jungla. La lucha que los soldados tuvieron que soportar no difería mucho de la de los marines, pero en la mayoría de los casos el equipo que llevaban y utilizaban era más nuevo y de mejor calidad. Y cuando el Ejercito llegó, lo hizo con fuerza. Se solventaron los problemas de suministro y comunicaciones, y la campaña pasó de la fase defensiva a la ofensiva: los estadounidenses se hicieron con el control aeronaval de la isla.

(A partir de aquí, con objeto de clarificar y hacer más fluida la designacion de las unidades a nivel de regimiento de la Infantería de Marina y del Ejercito, nos referiremos a los regimientos de Infantería de Marina como ''marines'', y los regimientos del Ejercito serán denominados por el arma a la que pertenecen; por ej, el 1er Batallón del 5to Regimiento de Infantería de Marina se denominará: 1er Batallón, 5to de Marines. El 1er Batallón del 164º Regimiento de Infantería figurará como 1er Batallón, 164º Infantería).

La Marina norteamericana no entró en la campaña con buen pie. La batalla de la Isla de Savo fue el peor desastre naval desde Pearl Harbor. La mayor parte del equipo embarcado databa de la epoca de la I Guerra Mundial. El radar era virtualmente una nueva tecnología, y no se explotaba con eficacia.

La Marina aprendió de sus propios errores en la batalla; raras veces se repitieron. Los combates navales entablados por el control de las aguas que rodean Guadalcanal fueron violentos, y ocurrieron en su mayor parte durante las horas de oscuridad. Participaron barcos que iban desde las lanchas torpederas hasta los acorazados. El portaaviones, soporte principal en ambos bandos, tambien jugó un papel decisivo en la campaña.

El control de los daños era otro aspecto clave de la guerra naval. Si un barco japonés resultaba dañado en un encuentro naval, tenía que ser puesto fuera del alcance de la aviación norteamericana de Guadalcanal a la luz del día; si no, lo hundirían. Sin embargo, los barcos estadounidenses en la misma situación se reparaban en una serie de ''bases navales locales avanzadas'', y volvían de nuevo a entrar en servicio.

Los norteamericanos tenían ventaja en el aire. Los aparatos que despegaban de Guadalcanal podían entrar rapidamente en contacto con el enemigo sin gastar demasiado combustible. Los aviones dañados podían efectuar aterrizajes de emergencia, y los pilotos ser rescatados con facilidad. El Grumman Wildcat F4F-4 fue el principal caza de la Marina y de los marines durante la campaña. Aunque no tan agil como el Zero, podía esquivarle y soportar mas daños. Ademas, los que los norteamericanos carecían en tecnología, lo suplían con pericia y arrojo.


CONTINUA :arrow:
Fuente imagen japonesa: http://www.artehistoria.jcyl.es/batalla ... /17410.htm
Fuente imagen estadounidense: http://www.hobbiesguinea.com
Fuente texto: Libro ''Guadalcanal 1942'' de Joseph N. Mueller, serie ''Ejercitos y batallas'', publicado por Osprey Military en 1991, traducido e impeso en España por ''Ediciones del prado'' en 1994.
Última edición por gerkamp el Vie Jul 29, 2011 2:25 am, editado 1 vez en total.
ImagenImagenImagen
''Si vis pacem, para bellum''

Avatar de Usuario
gerkamp
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3798
Registrado: Mar Ene 25, 2011 6:57 am
Ubicación: Argentina

Batalla de Guadalcanal

Mensajepor gerkamp » Mié Jul 27, 2011 4:08 am

LOS DESEMBARCOS
Antes del asalto anfibio muy pocas personas en el mundo habían oido hablar de Guadalcanal. Hasta ese momento, probablemente la unica persona que lo había mencionado había sido Jack London en una novela de principios de siglo. La unica información disponible procedía de los hacendados y misioneros que habían vivido allí en el pasado. Debido a la escazes de tiempo y al temor de que la seguridad de la operación se viera comprometida, no hubo oportunidad de desplegar patrullas para realizar reconocimientos. Por tanto, las fuerzas norteamericanas partieron hacia el objetivo con una información parcial.

Las Islas Salomón constituyen una cadena que se extiende desde los 163 grados este, 12 grados sur y discurren en dirección noroeste hasta los 153 grados este, 5 grados sur. Estan justo debajo de Nueva Bretaña y Nueva Irlanda, y directamente al norte y al este del extremo de Nueva Guinea. Las islas más grandes del grupo forman dos cadenas paralelas, separadas por un largo estrecho, que más tarde fue apodado con el nombre de ''la rendija''. Cada una de las islas más grandes, entre las que se encuentra Guadalcanal, tiene un eje mayor que discurre en paralelo a la cadena. En la región abundan las islas mas pequeñas y los islotes. Florida, Tulagi, Gavutu y Tanambogo entran dentro de esta categoría.

Debido a su lejanía, no se conocía mucho acerca de las Islas Salomón antes del asalto anfibio, y lo que se sabía no era alentador. Guadalcanal parecía una bella isla desde el aire, pero sobre el terreno ofrecía dificultades para realizar operaciones militares. Está totalmente cubierta por una densa selva húmeda tropical. No lejos de la costa hay montañas, ríos profundos, pantanos, calor, humedad, lluvias y barro; lo que, combinado con la selva, dificulta mucho el movimiento. Tambien era un caldo de cultivo de diversos hongos y enfermedades tropicales que plagarían a los soldados de ambos bandos.

La isla tiene forma de judía, con unas 60 millas de largo por 30 de ancho. Tiene una zona despejada y llana en la costa norte en la que los japoneses habían empezado a construir su campo de aterrizaje. Está cubierta de afilada, alta y salvaje hierba kunai y surcada por muchos ríos que no tienen ni nombre ni puentes que los atraviesen. Generalmente discurren de sur a norte, y sus desembocaduras en la costa generalmente se encontraban bloqueadas por bancos de arena. Fue en medio de esta inclemencia tropical, con sus extraños olores y sus sonidos animales, donde tuvo lugar una de las principales batallas del Pacífico.
Imagen
http://www.studentsoftheworld.info/site ... php?Page=4

Todavía era de noche, las 04:00 hs del 7 de agosto 1942, cuando la fuerza expedicionaria anfibia se dividió silenciosamente en dos grupos y se aproximó a la isla de Savo. La división de transporte estaba formada por dos grupos: X-RAY (Guadalcanal) y Y-OKE (Tulagi).

Los regimientos de la 1ª División de Infantería de Marina constaban de dos grupos:

<El 5to de marines (reforzado) menos el 2do Batallón, bajo el mando del coronel Leroy P. Hunt, fue designado como agrupación táctica A.

<El 1ro de marines (reforzado), bajo el mando del coronel Clifton B. Cates, formaba la agrupación táctica B.

Estas dos agrupaciones tácticas, bajo el mando del general de brigada Alexander A. Vandegrift, el jefe de la división, tenían que desembarcar en Guadalcanal, mientras que grupos especializados y más pequeños de Y-OKE estaban preparados para atacar Florida, Tulagi, Gavutu y Tanambogo:

<El 1er Batallón, 2do de marines, bajo el mando del comandante Robert E. Hill, constituía el grupo Florida.

<El grupo Tulagi estaba bajo el mando del coronel Merrit A. Edson, del 1er Batallón de Raiders, e incluía al 2do Batallón, 5to de marines bajo el mando del teniente coronel Harold E. Rosecrans, y el 3er Batallón defensivo, bajo el mando del coronel Robert Pepper.

<Los grupos Gavutu y Tanambogo estaban bajo el mando del comandante Robert H. Williams del 1er Batallón de Paracaidistas.

Estos pequeños grupos estaban bajo el mando del general de brigada William H. Rupertus, ayudante del jefe de la división.

Ambos grupos estaban organizados para la invasión; esto es, la 1ª División de Infantería de Marina se había reducido a una división de dos regimientos. El 3er Regimiento (7mo de marines) había sido destacado a la Samoa británica. (En realidad este no era el caso; la división era en realidad bastante más fuerte de lo que parecía), Se les unió el 2do de marines, que normalmente formaba parte de la 2da División, asi como tambien unidades especializadas como el 3er Batallón defensivo, el 1er Batallón de Raiders y el 1er Batallón de Paracaidistas. La fuerza se completaba con el grupo de apoyo de la división bajo el mando del coronel Pedro Á. Del Valle, del 11º de marines. La fuerza de desembarco anfibia que actuó el 7 de agosto de 1942 constaba de 18.146 infantes de Marina y marineros.

Antes de su llegada a la zona, la fuerza expedicionaria había efectuado maniobras anfibias en Koro, una zona remota de las Fidji. El ensayo, realizado en playas con gran oleaje y arrecifes de coral, fue un desastre, y se abortó para evitar daños tanto al personal como a las apreciadas lanchas de desembarco. ¡Los estrategas que observaron las maniobras esperaban que no fueran sintomáticas del futuro desembarco!

Las fuerzas anfibias norteamericanas embarcaron en 19 transportes y 4 destructores. Había 5 buques de carga, 8 cruceros, 14 destructores y 5 dragaminas. Los grupos de apoyo de portaaviones formaban 3 grupos de combate: el del Saratoga, el Enterprise y el Wasp. Un barco de guerra, el North Carolina y una fuerza compuesta por cruceros y destructores protegían a los grupos de combate. Esta fuerza permaneció al sur de Guadalcanal mientras la anfibia navegaba hacia el norte, dividiendose en dos a medida que se aproximaba a la isla de Savo.

El movimiento hacia el objetivo se vió protegido de los japoneses presentes en Guadalcanal por una de las tormentas tropicales tan frecuentes en la región. Una vez que se separaron los dos grupos, se encaminaron a las playas que cada uno tenía asignada. Tras la llegada a la zona, la artillería naval y los aparatos de los portaaviones empezaron a bombardear sus objetivos respectivos de acuerdo con el plan de desembarco. El modelo de las futuras campañas en el Pacífico estaba a punto de fraguarse en las playas de Tulagi y Guadalcanal.

TULAGI
Imagen
http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de ... -Tanambogo

El plan para la conquista de Tulagi fue, hasta cierto punto, complicado. Los estrategas de la Infantería de Marina creían que antes de tomar Tulagi había que capturar algunos emplazamientos clave situados alrededor de la isla de Florida.

A las 07:40 hs del 7 de agosto de 1942, veinte minutos antes de la hora H, se desarrolló la primera operación de desembarco anfibio en las Islas Salomón. Tuvo lugar cerca del pueblo de Haleta, en la isla de Florida, para asegurar un promontorio que dominaba Beach Blue, la playa prevista para la invasión de Tulagi. La unidad elegida para el desembarco se vió reforzada por la Compañia B del 1er Batallón, 2do de marines, 2da División de marines, mandada por el capitán Edgar J. Crane. El desembarco no encontro oposicion y el flanco oeste se aseguró con rapidez. También se realizó un desembarco sin resistencia por el resto del 1er Batallón, 2do de marines, a las 08:45 hs en Halavo, isla de Florida, para asegurar el flanco este del desembarco de Gavutu.

De acuerdo con el programa, Tulagi fue asaltada a las 08:00 hs. Los primeros en entrar en acción fueron los marines del 1er Batallón de Raiders, mandado por el coronel Merrit A. Epson, seguidos por el 2do Batallón, 5to de marines. A medida que se aproximaban las lanchas de desembarco a Beach Blue, tropezaron con formaciones de coral situadas a unas 30 a 100 yardas de distancia de la playa; las oleadas de desembarco tuvieron que hacer el camino con el agua hasta la cintura o los sobacos. Una vez alcanzada la costa, el Batallón de Raiders y el 2do Batallón, 5to de marines, empezaron a adentrarse en el interior: el de Raiders hacia el este y el 2do Batallón, 5to de marines, hacia el noroeste. El primero encontró casi inmediatamente resistencia japonesa, pero fue anulada de forma sistematica. El avance continuó lentamente hasta el crepusculo, momento en el que se consolidaron sus posiciones para pasar la noche. Esta primera noche en Tulagi se convirtió en el modelo de lo que serían las futuras noches en el Pacífico: los japoneses realizaron cuatro ataques para desalojarlos de sus posiciones; cada ataque fue rechazado con uñas y dientes.

Al día siguiente, los marines reemprendieron la ofensiva y encontraron una pequeña bolsa de resistencia en un profundo sendero abierto por el hombre, que discurría de norte a sur en la parte nordeste de la isla. Los japoneses, sacando partido del sendero, excavaron trincheras para hacer fuego sobre el batallón de asalto. Pidiendo refuerzos, éste rodeó la posicion enemiga por tres lados; entonces, empleando explosivos improvisados a base de TNT y gasolina limpiaron sistematicamente la zona problematica y, para la noche del segundo día, había eliminado toda resistencia efectiva por parte de los japoneses. Durante los días siguientes, continuó la resistencia por parte de individuos aislados y grupos japoneses, pero a la caida de la noche del del 8 de agosto de 1942 Tulagi ya estaba en manos de la Infantería de Marina.


GAVUTU Y TANAMBOGO
Imagen
http://www.elgrancapitan.org/foro/viewt ... &start=150

Estos dos pequeños islotes, cada uno con colinas prominentes y enlazados por una elevada carretera, iban a ser tomadas por dos compañías del 1er Batallón de Paracaidistas, dirigido por el comandante Robert H. Williams. Una tercera compañía se mantendría en reserva como apoyo para las compañías encargadas del asalto. Gavutu, la más elevada de las dos islas, sería tomada en primer lugar.

El asalto anfibio iba a tener lugar a la Hora H + 4 (12:00hs) del 7 de agosto. El plan preveía un desembarco en la costa nordeste. El fuego naval de apoyo fue tan efectivo que se volvió contra los propios marines: la destrucción fue tan completa que el lugar de desembarco, una rampa de cemento destinada a hidroaviones, quedó reducida a escombros. Las lanchas de desembarco se vieron obligadas a desviarse bastante más al norte para dejar en tierra a los paracaidistas; con esta maniobra se exponían al fuego procedente de Tanambogo. A pesar del gran numero de bajas, los paracaidistas tomaron la posicion nordeste de la isla y la colina que la domina, pero para asegurar Gavutu, había que tomar Tanambogo con objeto de silenciar el fuego procedente de la misma, que estaba retrasando la operación. Se solicitaron refuerzos para llevar a cabo esta fase de la operación.

Careciendo de información sobre el tamaño de los refuerzos necesarios para tomar Tanambogo, y con el grueso de sus fuerzas inmovilizado en Tulagi, el general Rupertus envió la Compañía B del 1er Batallón, 2do de marines, para reforzar a los paracaidistas. La compañía se presentó a las 18:00 hs, momento en que le fue notificado que en Tanambogo solo había una pequeña fuerza japonesa. Se consideró que podía efectuarse un desembarco nocturno y que los nipones serían derrotados rápidamente. El asalto anfibio nocturno lo realizó la Compañía B, menos un pelotón que no tomó parte porque su lancha de desembarco había quedado encallada en el arrecife de coral cuando se aproximaba a Tanambogo. El primer barco llegó a la costa sin incidentes. Cuando el segundo llegó a la playa de destino, un proyectil procedente de la artillería naval alcanzó una zona japonesa destinada a almacenar gasolina: la explosión y el resplandor descubrieron a los marines asaltantes. La batalla consiguiente fue una verdadera pesadilla. Ante la imposibilidad de recibir refuerzos, los marines se vieron obligados a retirarse sin orden ni concierto. Los ultimos llegaron a Gavutu a las 22:00 horas. Durante toda la noche grupos de japoneses contraatacaron Gavutu, pero fueron rechazados con decision.

El 8 de agosto, se ordenó al 3er Batallón, 2do de marines, que reforzara a los paracaidistas en Gavutu y luego atacara Tanambogo. Apoyado por blindados del 2do Batallón de Carros y con artillería aerea y naval como fuego de apoyo, el 3er Batallón, 2do de marines realizó el desembarco anfibio a las 16:20 hs del 8 de agosto. Una vez establecida una cabeza de playa, los refuerzos cruzaron la carretera, y hacia las 23:00 hs se habían tomado dos tercios de la isla. Hacia las 09:00 hs del 9 de agosto, despues de toda una noche de dura batalla, la isla estaba dominada. Una vez que cayó Tanambogo, cesó la resistencia organizada en las islas de Tulagi, Gavutu, Tanambogo y Florida. La operación se llevó a cabo en tres días. El alcance de las pérdidas norteamericanas fue bastante leve, mientras que los japoneses perdieron 1.500 hombres. Solo se hizo un puñado de prisioneros.


GUADALCANAL
Imagen
http://lahistoriaconmapas.blogspot.com/ ... st-72.html

En Guadalcanal tuvo lugar un desembarco sin oposicion alguna en Beach Red, unas 6.000 yardas al este de Lunga Point. La vanguardia del ataque la constituyó el 5to de marines, seguido por el 1ro, y hacia las 09:30 hs las fuerzas de asalto estaban en tierra y avanzando hacia el interior. Su plan era sencillo: el 5to de marines avanzaría a lo largo de la costa asegurando ese flanco, mientras que el 1ro dse dirigiría hacia el interior a traves de la jungla y tomaría el monte Austen, descrito como un montículo cubierto de hierba que estaba situado a no mucha distancia de la costa. Pero se llegó a la conclusión de que la información de los servicios de inteligencia relativa al terreno de Guadalcanal era errónea: el moente Austen, ni estaba cerca de la costa ni era en absoluto el montículo herboso descrito. De hecho, constituía la protuberancia mas prominente de la zona, y estaba situado a más de 4 millas fuera del perímetro planificado. No fue tomado sino hasta meses mas tarde.

El resto del primer día transcurrió consolidando posiciones e intentando repartir los suministros que se acumulaban en la playa. Entretanto, la más fuerte de las contramedidas japonesas se produjo a las 14:00 hs en forma de incursión aerea realizada por 18 bombarderos bimotores Tipo 97, 2 de los cuales fueron derribados. Una segunda oleada de Tipo 99 Aichi que llegó mas tarde fue repelida con la perdida de 2 aparatos; el coste para los estadounidenses fue el destructor Mugford, alcanzado por una bomba.

A las 22:00 hs el general Vandegrift dió la orden de ataque para el día siguiente. Con el monte Austen fuera de alcance y solo 10.000 marines en tierra, ordenó tomar el campo de aterrizaje y crear un perimetro defensivo. La cabeza de plya sería utilizada para proteger los suministros descargados hasta que se distribuyeran en la zona acotada para la operación. Por tanto, el día siguiente, 8 de agosto, comenzó con un avance hacia el oeste de todas las fuerzas de los marines en Guadalcanal. Se modificaron los objetivos originales por pura necesidad, pero el campo de aviación quedó como objetivo principal.

Los primeros contactos con pequeños grupos de japoneses comenzaron a tener lugar según los marines se iban acercando al campo de aviación. En la región de Lunga, justa al sur del mismo, se encontraron desiertas las posiciones defensivas, consistentes en tricheras y emplazamientos antiaereos bien construidos y bien equipados. El campo, de cerca de 3.600 pies de largo, y en su ultima fase de construcción, estaba defendido por un pequeño grupo de japoneses, que murieron en el ataque. Los hangares y las diversas instalaciones quedaron intactos. Tambien se apresaron dos grandes campos, cada uno equipado con estaciones de radio y otros equipos tecnicos.

Al final del día, el campo de aviación había sido tomado y se había establecido un perímetro defensivo. A medida que los marines se hacían con el control de los campos japoneses en el area, encontraban grandes cantidades de comida, munición, armas, camiones y otros equipos (algunos de los cuales, desgraciadamente, fueron destruidos por unos marines mal enseñados). Excepto alguna resistencia simbolica por parte de japoneses errantes, las acciones aereas constituyeron la única amenaza importante.

Originalmente se creía que los japoneses habían sido cogidos por sorpresa. Las fuentes de información revelaron más tarde que eran conscientes del inminente asalto norteamericano, pero que creían que solo iba a ser una incursión. En consecuencia, el Alto Mando japonés había ordenado a las tropas del área retirarse a las colinas hasta que se produjera la partida de los norteamericanos.

El informe de un vigilante costero, Cecil J. Mason, destinado en Bougainville, motoficó que un numeroso grupo de aparatos japoneses se dirigía hacia Guadalcanal. Este temprano aviso, y muchos otros que le seguirían (procedentes de otras estaciones de vigilancia costera situadas a los largo de las Islas Salomón), salvarían muchas vidas norteamericanas a lo largo de toda la campaña. (La organización de vigilancia costera la fundó el capitan de fragata Eric Feldt, de la Marina Real Australiana, con objeto de informar sobre las actividades niponas en las Islas Salomón. Los componentes del grupo fueron reclutados cuidadosamente entre los habitantes del lugar. La información recogida por estos individuos se transmitía para ser procesada a su cuartel general, situado en Townesville, Australia). Aproximadamente una hora despues de recibirse el mensaje de Mason, aparecieron 40 torpederos bimotores japoneses, que localizaron a la fuerza operativa anfibia en estado de alerta y maniobrando a gran velocidad.

Eric Feldt, creador de los vigilantes costeros
Imagen
http://en.wikipedia.org/wiki/Eric_Feldt

La resistencia japonesa, hasta el momento, había sido practicamente ineficaz. En el aire, los ataques fueron repelidos con un mínimo daño por parte de los efectivos norteamericanos. Sin embargo, los japoneses no tenían ninguna intención de abandonar las Islas Salomón sin lucha.


CONTINUA :arrow:
Fuente texto: Libro ''Guadalcanal 1942'' de Joseph N. Mueller, serie ''Ejercitos y batallas'', publicado por Osprey Military en 1991, traducido e impeso en España por ''Ediciones del prado'' en 1994.
ImagenImagenImagen
''Si vis pacem, para bellum''

Avatar de Usuario
gerkamp
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3798
Registrado: Mar Ene 25, 2011 6:57 am
Ubicación: Argentina

Batalla de Guadalcanal

Mensajepor gerkamp » Mié Jul 27, 2011 10:44 pm

AGOSTO
Al amanecer del 8 de agosto, parte de la 8va Flota japonesa, bajo las ordenes del almirante Mikawa, hacía preparativos para atacar a la fuerza anfibia norteamericana. El grupo de combate de Mikawa estaba compuesto por 5 cruceros pesados y 2 ligeros, mas un destructor. Con esta formidable fuerza, comenzó a moverse hacia el sur. En la ruta fue divisado por un avión aliado y a partir de ese momento comenzó una trágica cadena de sucesos que llevaría a uno de los mayores desastres navales que nunca sufriera la Marina estadounidense.


LA BATALLA DE LA ISLA DE SAVO
Imagen
http://lahistoriaconmapas.blogspot.com/ ... st-73.html

Dándose cuenta de que había sido avistado, Mikawa desvió su curso hasta que la aeronave abandonó la zona; inmediatamente volvió a retomar su trayectoria original. El piloto no informó de lo observado hasta que retornó a su base; y, allí, solo despues de haber tomado el té. El mensaje se envió codificado a Australia, donde se decodificó; allí fue de nuevo codificado y enviado a la Marina norteamericana de Guadalcanal. Cuando llegó a su destino, a las 18:00 hs, había una gran confusión sobre la verdadera dirección que habían tomado los japoneses.

Tras recibir el aviso de la aproximación de los japoneses, el almirante Turner desplegó 2 destructores, el Blue y el Ralph Talbot, al noroeste de la isla de Savo para mantener vigilancia de radar sobre el canal. Luego, 3 cruceros, el Australia, Canberra y Chicago, junto con 2 destructores, el Bagley y el Patterson, para que patrullaran entre la isla de Savo y Cabo Esperanza. Tres cruceros más, el Vincennes, Astoria y Quincy, y otros 2 destructores, el Helm y el Jarvis, patrullaban entre la isla de Savo y la isla Florida. Dos cruceros y dos destructores protegían a los transportes.

Según se iban sucediendo estos hechos, el almirante Fletcher, al mando del grupo de apoyo constituido por el portaaviones y el resto de los buques citados, se dió cuenta de que las pérdidas operativas de sus portaaviones y el consumo de combustible de sus barcos limitaba su efectividad. Basandose en esto, solicitó permiso al almirante Ghormley para retirarse del área. Le fue concedido, y Fletcher anunció que los portaaviones serían retirados de la zona el 9 de agosto. Una vez que el almirante Turner tuvo noticia de los planes de Fletcher, convocó al general Vandegrift y al almirante Crutchley a su buque insignia; este ultimo llegó en uno de sus cruceros, sacando así un importante buque de guerra de la pantalla protectora en un momento crítico. Turner informó a sus oficiales que una vez se retirara Fletcher de la zona, él no podría permanecer en ella. Vandegrift sostuvo que más de la mitad de sus pertrechos estaban aún en los transportes. Turner le informó a su vez que, ante la ausencia de cobertura aérea, él retiraría los transportes a la mañana siguiente.

El genral Vandegrift se quejó amargamente. La retirada de la fuerza operativa anfibia en un momento tan crítico como éste tuvo efectos desastrosos. El plan de desembarco se apoyaba en el hecho de que los buques anfibios permanecerían en la zona hasta el 11 de agosto; se había establecido así con objeto de poder efectuar la descarga de suministros tan esencial para proseguir con éxito la campaña en tierra. A las 18:10 hs del 8 de agosto, Fletcher comenzó a retirar sus portaaviones.

Entretanto, los cruceros japoneses se aproximaban a la isla Savo sin ser detectados. Poco despues de llegar, desembarcaron hidroaviones que sobrevolaron los buques estadounidenses y australianos. No dispararon ni unos ni otros; creían que eran aparatos norteamericanos, ya que estaban volando con luces de posición encendidas. Al mismo tiempo, la fuerza naval japonesa escapó milagrosamente del radar de los destructores.

En el subsiguiente encuentro naval nocturno, que se convirtio en una salvaje pelea, los japoneses alcanzaron una victoria importante. En lo que actualmente se denomina la batalla de la isla de Savo, los aliados perdieron 4 cruceros, resultando dañados otro crucero y un destructor. Los japoneses afirmaron que solo resultó tocado uno de sus destructores.

La batalla de la isla de Savo fue una de las peores derrotas jamás sufridas por la Marina norteamericana. Los japoneses habían aprovechado el elemento sorpresa y derrotado a las fuerzas norteamericanas en buena ley. El Vincennes y el Quincy fueron hundidos durante la primera hora del ataque. El Canberra fue gravemente dañado; ardió durante toda la noche y fue hundido al día siguiente por destructores norteamericanos para evitar su posible captura, mientras que el Astoria se hundió hacia las 11:30 hs del día 9. El Chicago y el destructor Ralph Talbot resultaron seriamente dañados.

Afortunadamente, el almirante Mikawa no atacó la zona de transporte. Si lo hubiera hecho, habría estrangulado eficazmente las operaciones norteamericanas en el área. En lugar de ello, evitó el contacto y retrocedió a Rabaul para ponerse fuera del alcance de los portaaviones americanos. Entretanto, los daños inflingidos por los japoneses a la fuerza operativa anfibia retrasaron su partida hasta las 12:00 hs del 9 de agosto. Hacia las 15:00 hs, el primer grupo de barcos había salido ya; el último grupo lo hizo a las 18:30 hs.


LA PRIMERA SEMANA
Imagen
http://es.wikipedia.org/wiki/Campa%C3%B ... uadalcanal

Con la retirada de la fuerza anfibia, los marines se quedaron sin apoyo aéreo. Empezaron a examinar el terreno y a inventariar los suministros capturados. La retirada de los transportes había dejado a los marines con problemas de suministro: la munición era suficiente, pero la comida constituía un problema muy serio. Incluso con la adquisicion de una considerable cantidad de provisiones niponas, los víveres eran tan escasos que el 12 de agosto la división tuvo que establecer un programa de dos comidas diarias.

El campo de aterrizaje capturado, cuyas obras casi habían finalizado sus anteriores ocupantes, fue rebautizado como Henderson Field en honor del comandante Lofton E. Henderson, un piloto de la Infantería de Marina que había muerto en la batalla de Midway.

Pronto se comprendió que para que la operación de Guadalcanal tuviera éxito, el Campo Henderson tenía que ponerse en funcionamiento. Hasta que se terminara, los marines estarían a merced de cualquier ataque aéreo o naval por parte de los japoneses. Un estudio del campo realizado el día de su captura indicaba que podían acabarse 2.600 pies de pista en dos días y que el tramo restante de 1.178 pies se podría completar en una semana. La labor podía haberse realizado mucho más rápido, pero los ingenieros carecían de maquinaria para remover el terreno. Afortunadamente había algun equipo japonés disponible, que fue puesto en servicio rápidamente.

Hasta el 20 de agosto los marines no pudieron disponer de aviones en la isla. Ese día aterrizaron 17 aparatos de la VMF-223 (F4F-4 bajo el mando del comandante John L. Smith) y 12 cazabombarderos de la VMSB 232 (SBD-3 bajo el mando del teniente coronel Richard C. Mangrum), siendo su primera misión colaborar en la batalla del Tenaru. Los aviones de los marines fueron seguidos, del 22 al 27 de agosto, por 14 P-400 del 667 escuadron de combate de la Fuerza Aérea del Ejército. Este aparato era una versión para exportar del P-39, y carecía de adaptadores para el sistema de oxígeno norteamericano, lo que los limitaba a un papel de apoyo a tierra. (El chiste típico de la época era que un P-400 era un P-40 con un Zero pegado a la cola).

En la primera semana ya se estableció el tono de la campaña. Diariamente, y esto se prolongó durante meses, excepto cuando el tiempo meteorológico lo impedía o los aviones de combate norteamericanos estaban presentes, los aparatos japoneses realizaban incesantes incursiones aéreas. Los blancos eran o el Campo Henderson o el punto de reabastecimiento de barcos de Lunga Point. Durante la noche el perímetro era bombardeado por los acorazados japoneses o por submarinos (apodados ''Oscar''), que constituían más un fastidio que otra cosa. Otros dos elementos que caían dentro de esta última categoría eran el ''Louie the Louse'', un avión japonés que periodicamente soltaba señales luminosas, y el ''Washing Machine Charly'', un aparato nipon cuyos motores estaban deliberadamente desincronizados y cuya misión era más molestar que bombardear.

Considerando todo esto, la situación parecía bastante desalentadora para los marines, practicamente abandonados por la Marina y dejados a su suerte en una remota isla tropical. Dada la falta de suministros y equipo adecuados, la necesidad se convirtió en la madre de la inventiva. Se adaptaron a su nuevo hogar selvatico y empezaron a crear algunas comodidades.

Despues de consolidar su posicion en tierra, empezaron a reforzar el perímetro. Considerando más que probable una invasión japonesa, el general Vandegrift concentró el grueso de sus unidades de combate a lo largo de las playas. Se excavó una linea defensiva de trincheras por toda la costa, discurriendo hacia el este desde ''Alligator Creek'', que proporcionaba a los marines una ventaja táctica. Hacia el oeste la linea iba hacia Kukum, y luego el flanco se desviaba hacia el sur, hacia una baja cadena de colinas selváticas. El sector sur fue inicialmente descartado como vía de aproximación de los japoneses, ya que era casi impenetrable. Esta línea se mantuvo con el apoyo de tropas que ocupaban una serie de puestos en las colinas cubiertas de hierba que jalonaban la región.

Una vez establecido el perímetro Lunga se enviaron patrullas para recabar información sobre las fuerzas japonesas presentes en la isla. Hasta donde se pudo determinar, estas se concentraban al oeste del perímetro, en el río Matanikau y la zona de Point Cruz. Para verificar esta información se decidió enviar dos patrullas el 12 de agosto de 1942: una se dirigiría hacia el este, a Tetere, y otra reconocería el oeste mas alla del Matanikau.


LA PATRULLA GOETTGE
Imagen
http://es.wikipedia.org/wiki/R%C3%ADo_Matanikau

La patrulla que fue hacia el oeste, mandada por el oficial de la División de Inteligencia, coronel Frank B. Goettge, partió con 23 marines, un cirujano de la Marina y un prisionero japones. Concebida originalmente como misión de reconocimiento, la patrulla iba a partir durante el día. Se programo llegar hasta el oeste de Point Cruz y efectuar un reconocimiento de la región occidental de Matanikau, dirigirse al sur por las colinas y vivaquear durante la noche. Al día siguiente irían hacia el este y volverían al perímetro de los marines. Pero una vez que Goettge asumió el mando de la patrulla, ciertas influencias del exterior fueron la causa de cambios en su composicion. Un prisionero japonés, oficial de la Marina, había revelado, despues de ser sometido a fuerte interrogatorio, que algunos de sus camaradas en la región de Matanikau podían ser inducidos a la insurreción. El hecho de que era bastante reticente y no proporcionara la información de forma voluntaria contribuyó a su credibilidad. Tambien, algunos marines que habían desviado un cañon pom-pom japonés de tres tubos en dirección a Matanikau y disparado algunos tiros, informaron que habían visto una bandera blanca de rendición. Probablemente solo era una simple bandera japonesa con el circulo rojo del centro oculto para los observadores. Basandose en esta información parcial, Goettge persuadió al general Vandegrift para que le permitiera conducir la patrulla al interior de la región de Matanikau con el fin de aceptar la rendicion de los japoneses.

Creyendo en la posibilidad de tal rendición, Goettge cambió la primitiva misión de la patrulla (el reconocimiento) a la de ''humanitaria''. Estos detalles adicionales causaron un considerable retraso y finalmente no salieron hasta el anochecer. Lo hicieron de la playa Kukum el 12 de agosto e, intencionadamente o por accidente, se dirigieron al este de Point Cruz, cerca del río Matanikau, en vez de al oeste, como estaba previsto. Nada más llegar, Goettge y un grupo seleccionado de unos pocos marines hicieron un rápido reconocimiento. Cuando se iban acercando a la villa de Matanikau se tropezaron con una pequeña fuerza japonesa: Goettge resultó muerto en el enfrentamiento y un marine herido. Inmediatamente volvieron a la playa para unirse al grueso de la patrulla. Si se hubieran trasladado hacia el sur o hacia el oeste en ese momento, hubieran sobrevivido; sin embargo, se decidió formar una posicion defensiva en la orilla del mar y emitir señales pidiendo ayuda.

En la batalla que tuvo lugar durante toda la noche lucharon contra un numero cada vez mayor de japoneses. Dos marines, el sargento Charles C. ''Monk'' Arnt y el cabo Joseph Spaulding, fueron enviados uno tras otro a solicitar ayuda. A pesar de sus heroicos esfuerzos, el terreno y los japoneses que se encontraban en la zona retrasaron su llegada al perímetro de sus propias fuerzas, y cuando consiguieron ayuda ya era demasiado tarde para salvar a los asediados marines: la patrulla, que había luchado durante toda la noche, fue finalmente derrotada al amanecer. El único superviviente, el sargento Frank L. Few, afirmó haber visto a los japoneses mutilando a los muertos cuando se alejaba nadando de la zona de la refriega.

A la mañana siguiente se enviaron tropas de socorro al oeste de Point Cruz, el primitivo destino de la patrulla, pero no encontraron rastro ni de ella ni de la batalla.

Como era de suponer, este hecho despertó el rumor de que los astutos japoneses habían matado a los hombres y borrado cualquier rastro de lucha. En realidad, los marines encargados del rescate, que no estaban familiarizados con la región, llegaron a una zona que no era la correcta, y al volver se desviaron del lugar de la batalla sin darse cuenta.

La pérdida de la patrulla ensombreció las buenas noticias sobre el Campo Henderson, que ya se había declarado operativo. El primer avión que aterrizó fue un Catalina PBY-5A de la Marina estadounidense que evacuó a dos marines, un método que se utilizaría con frecuencia durante toda la campaña.


CONTINUA :arrow:
Fuente texto: Libro ''Guadalcanal 1942'' de Joseph N. Mueller, serie ''Ejercitos y batallas'', publicado por Osprey Military en 1991, traducido e impeso en España por ''Ediciones del prado'' en 1994.
Última edición por gerkamp el Vie Jul 29, 2011 2:30 am, editado 1 vez en total.
ImagenImagenImagen
''Si vis pacem, para bellum''

Avatar de Usuario
gerkamp
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3798
Registrado: Mar Ene 25, 2011 6:57 am
Ubicación: Argentina

Batalla de Guadalcanal

Mensajepor gerkamp » Jue Jul 28, 2011 7:34 pm

LA PATRULLA BRUSH
El avance de la patrulla enviada al este fue menos azaroso. Mientras se trasladaba a traves de las aldeas nativas, encontraron a un sacerdote católico que les avisó de que una fuerza expedicionaria japonesa había desembarcado hacia el este, cerca de Koli Point; dos días mas tarde, el 14 de agosto, dicha información fue verificada por el vigilante costero W. F. Martin Clemens, un oficial de distrito asignado a Guadalcanal y capitán al servicio de las fuerzas de defensa del gobierno civil del protectorado británico de las islas Salomón, que se había refugiado en las colinas para esconderse de los japoneses. Fue providencial a la hora de proporcionar información sobre las actividades japonesas, que se remitía a Australia antes de que los norteamericanos llegaran a las islas. Tan pronto como se convenció de que estos venían para quedarse, salió de su escondite y prestó ayuda de mucho valor. Utilizando sus buenos conocimientos sobre Guadalcanal y los nativos, creó una red de información que resultó ser de gran valor durante la campaña.

Para verificar la fuerza de los japoneses en la región se envió otra patrulla el 19 de agosto dirigida por el capitán Charles C. Brush, y aunque su mision principal era la de reconocimiento, tenía suficiente capacidad de combate para cuidar de sí misma. En el camino a Koli Point se ropezó con una gran partida de japoneses. En la consiguiente lucha murieron 31 nipones.

Los uniformes e insignias de los japoneses muertos indicaron que era un grupo compuesto por oficiales de alta graduación y soldados veteranos. Aparentemente estaban en misión de reconocimiento para verificar las lineas de los marines y preparar un ataque concentrado desde el este.


LA PRIMERA BATALLA DEL MATANIKAU
El mismo día 19 de agosto, un batallón desarrollaba una operación en la zona oeste del perímetro, concretamente en la zona de Matanikau, contra los japoneses; su misión era conducirles fuera de la región. Debía aproximarse una compañía (la Compañía B, 1er Batallón, 5to de marines) utilizando la carretera costera y llevar a cabo una acción destructiva en la desembocadura del río, mientras que una segunda compañía (Compañía L, 3er Batallón, 5to de marines) se dirigiría a traves de la jungla y efectuaría el ataque principal desde el sur. La tercera efectuaría un desembarco por mar hacia el oeste, cerca de la aldea de Kokumbona, y cortaría la retirada a los japoneses.

En lo que se conocería como la primera batalla del Matanikau, los marines efectuaron un ataque que consiguió destruir la pequeña gurnición que los japoneses mantenían en el área. Durante la fase de consolidación de la acción se descubrieron los restos mutilados de los marines de la patrulla del coronel Goettge, aclarandose asi el ''misterio'' de su desaparición.


LA BATALLA DE TENARU
Imagen
http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_the_Tenaru

El 13 de agosto, el Alto Mando japonés ordenó al teniente general Haruyoshi Hyakutake, que se encontraba en Rabaul al mando del 17º Ejercito, tomar Guadalcanal. El jefe naval de esta operación iba a ser el contraalmirante Raizo Tanaka. Careciendo de buena información sobre las fuerzas norteamericanas en la isla, Hyakutake decidió reconquistarla con 6.000 soldados del 28º Regimiento de Infantería de 7ma División y la Fuerza de Desembarco Especial Naval. Estas unidades deberían ser seguidas por la 35º Brigada.

La punta de lanza del esfuerzo se realizaría por el 2do Batallón reforzado del 28º Regimiento de Infantería bajo el mando del coronel Kiyono Ichiki. Éste y un elemento avanzado de sus tropas compuesto por unos 900 hombres fueron trasladados a Guadalcanal, desembarcando en Taivu Point el 18 de agosto de 1942. Al mismo tiempo, 500 soldados de la Quinta Fuerza Especial de Yokosuka irían a tierra por el oeste en Kokumbona.

Estos desembarcos serían los primeros de lo que se apodaría por los marines como el ''Tokyo Express''. Era básicamente una lanzadera organizada por el almirante Tanaka. Compuesta por cruceros, destructores y transportes, llevaba tropas y suministros durante la noche desde Rabaul a Guadalcanal. La ruta que tomaron hacia la cadena de las Salomón sería conocida como el ''Slot'' (la rendija).

Despues de desembarcar en Taivu, el coronel Ichiki estableció su Plana Mayor, envió patrullas de exploración y esperó la llegada del resto de su regimiento. Una vez que tuviera un buen dispositivo de espionaje sobre los norteamericanos, atacaría. La información que recibió Ichiki fue que un grupo de asalto de éstos estaba agazapado en un perímetro alrededor del campo de aterrizaje. El plan de Ichiki era marchar hacia la antigua construcción japonesa al este de Tenaru, establecerla como su Plana Mayor y luego ir contra los estadounidenses. Despues de conocer que su grupo de exploración había sido aniquilado por la patrulla de marines del 19 de agosto, Ichiki cambió sus planes. Temiendo haber perdido el elemento sorpresa decidió dirigirse hacia el oeste con las tropas que tenía a mano. Su conocimiento del terreno situado al este del Tenaru era incompleto, pero no esperaba encontrar ningun norteamericano al este del campo de aviación.

La noche del 20 al 21 de agosto, los puestos de escucha de los marines situados en la orilla este de Alligator Creek (se creía entonces que era la desembocadura del río Tenaru) detectaron gran movimiento de tropas japonesas. La primera noticia que tuvieron los puestos de escucha procedió de un nativo gravemente herido, Jacob Vouza, un sargento de policía que se encontró con la linea de los marines y, antes de desmayarse, comunicó la noticia de que los japoneses iban a atacar. Vouza había sido capturado, torturado y acuchillado por los japoneses en un intento de obtener información sobre los americanos. Dado por muerto, consiguió sin embargo llegar hasta las líneas de los marines. (Vouza fue condecorado por los aliados por su heroísmo y más tarde armado caballero, muriendo en 1984 a la edad de 92 años; su estatua es la figura central de un monumento conmemorativo inaugurado en Guadalcanal el 7 de agosto de 1992).

Nada más llegar Vouza, los primeros japoneses, que marchaban en formación, se encontraron con un ramal de alambre de espino que recorría el banco de arena de la desembocadura de la ría. Esto desorganizó temporalmente a los mandos de la fuerza de Ichiki, que no esperaban encontrarse con ninguna posicion defensiva situada tan al este.

La batalla que tuvo lugar a continuación, a la que se denominaría más tarde erroneamente Batalla del Tenaru, fue fiera y salvaje. Utilizando la táctica de oleadas humanas, los japoneses intentaron aplastar al 2do Batallón, 1ro de marines, del teniente coronel Edwin A. Pollock que defendía la zona.

Incapaz de desalojar a los marines, que utilizaban ahora artillería pesada y botes de metralla de dos baterías contracarro de 37 mm para diezmar las tropas, Ichiki envió parte de su fuerza hacia el sur a lo largo de la orilla este para cruzar la ría en un intento de burlar a los marines. Fallado este intento, envió una compañía hacia las rompientes para abrirse paso por el norte. Falló nuevamente. Lo último que se supo de él fue que se dirigía hacia el banco de arena, donde sin duda resultó muerto.

La lucha continuó toda la noche. En la batalla, un equipo que manejaba una ametralladora se distinguió por sus actos de valor. El arma estaba ubicada cerca de la desembocadura del río, y estaba infligiendo grandes pérdidas a los atacantes japoneses. En un intento de silenciarla, éstos mataron al ametrallador, el soldado Johny Rivers, pero no antes de que su dedo se bloqueara sobre el gatillo y disparara otros 200 tiros. El soldado Albert Schmid se hizo cargo del arma, y el cabo Leroy Diamond le ayudó a disparar a los blancos elegidos hasta que fue herido. Schmid continuó haciendo fuego hasta que una granada aterrizó en frente de él. La explosión y fragmentación resultantes lo dejaron ciego, pero a pesar de ello intentó seguir luchando. Por su acción, tanto Schmid como Diamond recibirían la Cruz Naval, el segundo galardón mas importante que el arma de Infantería de Marina concede como premio al valor.

Por la mañana, los marines estaban aún defendiendo la posición. Se decidió efectuar un doble envolvimiento para eliminar a Ichiki. Apoyados por carros ligeros, artillería y recien llegados aviones de combate, el 1er Batallón, 1ro de Marines, que se había mantenido como reserva de la división, sobrepasó el contingente japonés y lo destruyó. De los 900 soldados nipones, 800 estaban muertos o agonizando en el banco de arena y en la jungla que lo rodeaba. El coste para los marines no fue elevado: 34 muertos y 75 heridos.

''Los soldados japoneses del destacamento de Ichiki yacen muertos en la playa, tras intentar sobrepasar los flancos de los marines. Este grupo se movía a traves de las rompientes e itentaba atacar desde el norte.''
Imagen
http://www.lasegundaguerra.com/viewtopi ... =52&t=8983

''Las secuelas de la batalla de Tenaru indican claramente la determinación de los atacantes nipones. Los japoneses que aparecen muertos en primer plano, habían llegado a penetrar en la orilla este de la ría antes de ser repelidos por los marines. Estos, que aparecen al fondo, estan acercandose a la zona para investigar las secuelas de la batalla''.
Imagen
http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Tenaru


LA BATALLA DE LAS SALOMÓN ESTE
Mientras se desarrollaba la batalla en tierra, los japoneses reunieron una importante fuerza expedicionaria naval bajo el mando de los almirantes Tanaka y Mikawa. Al mismo tiempo, otra fuerza similar norteamericana, al mando del almirante Fletcher, que operaba en lo que se creía un área segura al sur de las Salomón inferiores, se vió comprometida en la batalla de las Salomón este.

Desconociendo lo sucedido a Ichiki, los japoneses habían planeado reforzarle con una gran fuerza secundaria de unos 1.500 hombres.Esta fuerza partió el 19 de agosto en cuatro transportes escoltados por cuatro destructores. Iban a desembarcar en Guadalcanal el día 24. Para apoyar a los transportes y las operaciones en tierra, los japoneses enviaron dos grupos expedicionarios compuestos de 5 portaaviones, 4 acorazados, 6 cruceros y 30 destructores.

Tres grupos operativos norteamericanos que se componían de 3 portaaviones, 1 acorazado, 6 cruceros y 18 destructores, estaban operando una cien millas al sureste de Guadalcanal. Un informe érroneo del servicio de inteligencia comunicó el 23 de agosto que una gran fuerza japonesa, que se creía estaba en la zona, regresaba a la base nìpona de la isla de Truk. Con esta creencia, uno de los grupos, el que rodeaba al Wasp, separó del resto para repostar.

En consecuencia quedaban los otros dos grupos formados alrededor del Enterprise y del Saratoga. Poco tiempo despues de que el Wasp saliera, aviones de patrulla descubrieron al grupo japonés a 350 millas de Guadalcanal. Al día siguiente, 24 de agosto, los aparatos del portaaviones norteamericano descubrirían a las fuerzas japonesas y, al mismo tiempo, los aviones japoneses a los norteamericanos.

En la batalla aeronaval que se desarrolló a continuación, el pequeño contingente norteamericano hizo retroceder a la importante fuerza japonesa. Éstos fueron capaces de desplegar 1.500 soldados y bombardear el Campo Henderson, pero no de intervenir en la lucha en tierra. Tampoco pudieron controlar por más tiempo el espacio aéreo de Guadalcanal. Perdieron el portaaviones Ryujo, un destructor, un crucero ligero y 90 aviones; tambien resultaron dañados un portahidroaviones y un destructor. La fuerza naval norteamericana partió poco despues de la batalla. Había resultado dañado el portaaviones Enterprise y habían perdido 20 aviones. A esto siguieron pérdidas más graves. El 31 de agosto, el Saratoga, que patrullaba al oeste de las islas de Santa Cruz, fue torpedeado. El Wasp, que lo hacía al suroeste de las Salomón, fue torpedeado y hundido el 15 de septiembre. El acorazado North Carolina lo fue tambien por un lanzamiento efectuado en la misma andanada que dañó al Wasp. Las aguas de esta región se conocieron mas tarde no el nombre de ''Torpedo Junction''. Con un portaaviones hundido y dos alcanzados, el Hornet era el único que quedaba en el Pacífico sur.


SEGUNDA BATALLA DEL MATANIKAU
La última acción durante el mes de agosto fue una batalla en tierra. El 5to de marines planificó una segunda acción, que encomendó al 1er Batallón, 5to de marines, que se encontraba al oeste de Point Cruz. La misión de este batallón aún está poco clara: se dieron órdenes verbales a su jefe y éste no las reveló por entero a sus oficiales.

El batallón desembarcó sin encontrar oposición a las 07:30 hs del 27 de agosto. A causa de la estrechez de la costa en esa región y lo espeso del terreno de la jungla, el movimiento del batallón era lento y canalizado. Escarpados cerros dominaban la ruta del batallón y hubo que situar a tropas de cobertura a lo largo de todos ellos para asegurar los flancos. Pero pronto se hizo patente que la fuerza de seguridad no podía acompañar al grueso de la tropa. El único contacto posible entre los dos grupos era el físico debido a la ausencia de radios. El terreno agotó finalmente el contingente de apoyo, que necesitó de ayuda. Una vez que se consiguió, el batallón continuó hasta un punto en la costa donde los escollos estrechaban la llanura costera hasta dejarla en unas 200 yardas. Aquí los japoneses abrieron fuego desde posiciones encubiertas, excavadas en el terreno.

La compañía que iba en cabeza comenzó a tener bajas según intentaba desplegarse. Se ordenó a una segunda compañía hacer un movimiento hacia los flancos, hacia el nordeste, a la vez que la que estaba en peligro efectuaba un asalto desde el oeste. Pero el terreno y el clima eran demasiado duros para efectuar tal maniobra, y el ataque fracasó. Conscientes de que no podían desalojar a los defensores japoneses de su reducto, y que posteriores ataques causarían muertes innecesarias, el jefe del batallón solicitó permiso para la retirada. El coronel Hunt, que estaba al mando del regimiento, le relevó, colocando en su lugar al oficial ejecutivo correspondiente.

El coronel Hunt se dirigió hacia la zona de la batalla y comenzó a supervisar la operación directamente. Ordenó que el batallón permaneciera en el campo de batalla y que se atacara a los japoneses hasta la derrota total. El ataque se llevó a cabo a la mañana siguiente y no encontró oposición. Los japoneses se habían retirado durante la noche. El batallón se dirigió por la cerretera costera hacia la aldea de Matanikau, desde donde fue trasladado por barco al perímetro Lunga.


CONTINUA :arrow:
Fuente texto: Libro ''Guadalcanal 1942'' de Joseph N. Mueller, serie ''Ejercitos y batallas'', publicado por Osprey Military en 1991, traducido e impeso en España por ''Ediciones del prado'' en 1994.
ImagenImagenImagen
''Si vis pacem, para bellum''

Avatar de Usuario
gerkamp
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3798
Registrado: Mar Ene 25, 2011 6:57 am
Ubicación: Argentina

Campaña de Guadalcanal

Mensajepor gerkamp » Vie Jul 29, 2011 1:44 am

SEPTIEMBRE
Mientras la lucha en tierra proseguía, tenían lugar importantes desarrollos estrategicos. Los marines comenzaron a establecerse en el Campo Henderson. El 3 de septiembre de 1942, llegó la 1ª Ala Aérea de marines al mando del general de brigada Roy S. Geiger. Inmediatamente, él y sus oficiales se presentaron al general Vandegrift y establecieron una relación de cooperación que iba a continuar durante toda la campaña.

Vista aerea del campo Henderson, septiembre de 1942
Imagen
http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_na ... uadalcanal

Las condiciones para las operaciones aéreas fuera del Campo Henderson eran muy primitivas. Sin embargo, como sus compañeros de división, el Ala pronto se adaptó a las condiciones del terreno y a controlar la batalla aérea. De hecho, con su llegada, su rumbo cambiaría y finalmente se volvería contra los pilotos japoneses.


EL ATAQUE A TASIMBOKO
Imagen
http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Edson%27s_Ridge

Después de la batalla del Tenaru no hubo encuentros importantes sino hasta mediados de septiembre. Sin embargo, existían informes de los nativos a finales de agosto diciendo que unos 200 o 300 japoneses estaban fortificando la aldea de Tasimboko, situada a unas 8 millas al este de Lunga Point. A principios de septiembre, los nativos informaron que en ese momento había varios miles de japoneses ocupando el área. Estos informes fueron desestimados por el servicio de inteligencia de los marines, pero como medida de precaución se decidió efectuar un ataque anfibio contra lo que se creía era una pequeña guarnición japonesa.

Los marines seleccionados para la incursión eran del 1er Batallón de Raiders y del 1ro de Paracaidistas que habian venido recientemente, procedentes de Tulagi. Estas dos unidades formaron un único batallón mixto, como resultado de las pérdidas sufridas en combate, y estaban bajo el mando del teniente coronel Merrit A. Edson. Para llevar a cabo el ataque fletaron destructores desde el área de Lunga hasta un punto al este de Tasimboko. Debido a la escasez de naves, los barcos tuvieron que transportar primero a los Raiders y luego volver para recoger a los paracaidistas.

El 1er Batallón llegó al amanecer del 8 de septiembre, y poco despues lo hizo el resto. Encontraron resistencia minima en su camino hacia el oeste hasta que se acercaron a Tasimboko, donde la resistencia japonesa aumentó repentinamente. Las tropas japonesas, estimadas en unos 1.000 hombres, estaban bien armadas, equipadas y apoyadas por artillería de campaña disparada a quemarropa. Con objeto de continuar el ataque, Edson puso en marcha un movimiento envolvente desde el sur. Utilizando a los paracaidistas como retaguardia y seguridad en los flancos, los del 1er Batallón iniciaron el ataque y finalmente, con apoyo aereo procedente del Campo Henderson, los japoneses fueron expulsados de la aldea.

Despues de ocuparla, los marines descubrieron miles de chalecos salvavidas y suministros para tantas tropas como chalecos. Lo que no sabían era que los japoneses con los que acababan de luchar eran la retaguardia del 35º Regimiento de Infantería (o Brigada Kawaguchi, como tambien se les llamaba). Totalizaban mas de 3.000 hombres y, mandados por el general de división Kiyitaki Kawaguchi, habían llegado del 29 de agosto al 1 de septiembre.

Dos hechos salvaron al pequeño grupo de marines de ser destruidos por la gran fuerza japonesa. El primero fue que Kawaguchi había formado ya su unidad para dirigirse al sudoeste a traves de la jungla. Su intención era trasldarse sin ser detectado al sur del Campo Henderson, y allí emprender un ataque hacia el norte desde la propia jungla. El segundo, que un convoy norteamericano de reabastecimiento en ruta hacia Lunga Point pasó por la zona. Los japoneses llegaron a la conclusión, equivocadamente, de que el convoy estaba reforzando a los marines atacantes y que se estaba haciendo un desembarco en gran escala. Kawaguchi y Edson se encontrarían de nuevo, no mas alla de un semana, en una de las colinas cubiertas de hierba que rodeaban al Campo Henderson.


BATALLA DE BLOODY RIDGE

''Mapa que muestra el perímetro Lunga y la ruta que tomaron los japoneses desde el pueblo Tasimboko hasta el sur del Campo Henderson.''
Imagen
http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Edson%27s_Ridge

Despues de Tasimboko, se decidió poner al Batallón de Raiders y a los paracaidistas en situación de reserva. Iban a ocupar posiciones defensivas en una serie de colinas al sur del Campo Henderson, cerca del puesto de mando de la división.

Las patrullas y los exploradores nativos que frecuentaban el área sur del Campo Henderson comenzaron a encontrar cada vez más oposicion japonesa. Pequeñas piezas de artillería se ubicaban a menudo en diversos lugares dentro del alcance del perímetro de los marines, y el 10 de septiembre los exploradores nativos informaron que los japoneses estaban haciendo una pista desde el este y estaban a unas 5 millas del perímetro. Todos estos indicadores apuntaban al hecho de que se estaba preparando una importante ofensiva japonesa.

El 12 de septiembre, los Raiders intentaron adentrarse al sur de su posicion, y encontraron una inesperada resistencia japonesa. Para añadir énfasis a la presencia japonesa en el área, fueron bombardeadas las posiciones de las colinas en una incursión aérea efectuada durante el día. Incapaces de avanzar, consolidaron sus posiciones en el montículo mas al sur de todo el conjunto. Este sería el comienzo de una batalla crucial que se denominaría la batalla de ''Bloody Ridge'', y que sería un momento decisivo en la campaña.

Para defender el área, Edson posicionó su batallón en una defensa lineal a lo largo de la colina situada mas al sur y en la jungla circundante. El flanco occidental estaba situado en el río Lunga.

''12 de septiembre. El batallón japonés Kokusho, atacando desde el oeste, forza la retirada de compañías de los Raiders hacia el risco.''
Imagen
http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Edson%27s_Ridge

El ataque comenzó esa tarde con bombardeo desde los barcos japoneses, seguido de repetidos tanteos de las líneas de los marines desde la jungla ubicada al sur del perímetro norteamericano. Más tarde, durante la noche, la brigada de Kawaguchi, númericamente superior, atacó repetidamente a los marines. El ataque fue precedido por un bombardeo naval de 20 minutos, seguido por una señal luminosa disparada justo detras de las lineas de los marines. Cuando la señal se desvaneció, Kawaguchi ordenó a sus tropas iniciar el ataque. Desde el oeste se emprendieron fuertes acometidas principalmente contra las compañías que ocupaban el terreno selvático que flanqueaba la colina. Los Raiders tuvieron que retroceder, y en ocasiones hubo peligro de que algunas de las compañías que cubrían los flancos se vieran aisladas.

Al día siguiente, el 13 de septiembre, Edson intentó utilizar sus compañías de reserva para desalojar a los japoneses que habían logrado introducir una cuña en la parte occidental de su posicion. Este ataque diurno no tuvo éxito, asi que Edson ordenó a sus marines preparar y mejorar las posiciones existentes mientras esperaban el inevitable ataque nocturno. A lo largo del día aviones japoneses atacaron el perímetro Lunga, bombardeando a veces la colina.

''Batalla en Bloody Ridge, noche del 13 al 14 de septiembre de 1942. Esta imagen da cuenta de la ferocidad con la que se luchó en la segunda noche del ataque de Kawaguchi''.
Imagen
http://www.lasegundaguerra.com

La segunda noche Kawaguchi atacó con dos batallones de infantería. Consiguió hacer retroceder a los marines al promontorio situado más al norte de la colina. Desde esta última posición consiguieron rechazar el asalto japonés. Kawaguchi atacó 12 veces, cada una de las cuales estuvo precedida por señales luminosas. La lucha fue feroz, cada bando se daba cuenta de la importancia de los accidentes del terreno que estaban defendiendo o intentando conquistar. Kawaguchi sabía que tendría que aplastar a los Raiders y a los paracaidistas para que su ataque al Campo Henderson tuviera exito; Edson sabía que en esta fase de la batalla sus tropas ya no estaban luchando para salvar el Campo Henderson: luchaban para salvar sus propias vidas.

Las bengalas lanzadas por las tropas japonesas servían para dar la señal de ataque así como la dirección del mismo, pero tambien constituían un excelente punto de referencia para el fuego artillero de los marines. Con este fuego directo de los cañones casi a bocajarro, los marines defensores fueron capaces de resistir.

Al amanecer del 14 de septiembre los aviones del Campo Henderson y el 2do Batallón, 5to de marines, apoyaron a los Raiders y paracaidistas para rechazar al resto de las fuerzas de Kawaguchi y enviarlas hacia el interior de la jungla. Kawaguchi había sido derrotado; la mayoría de sus hombres o habían muerto o agonizaban en la jungla o en las laderas de la colina que dominan al Campo Henderson.

''Soldados japoneses muertos cerca de la colina 123 fotografiados luego de la batalla''.
Imagen
http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Edson%27s_Ridge

''Esta foto fue tomada cerca del puesto de mando de socorro situado en Bloody Ridge o Risco Sangriento. Si hubiera caido en manos japonesas esta ultima posicion, hubieran podido avanzar por la polvorienta carretera que se ve en la fotografía hacia el Campo Henderson. La cercanía de la jungla y su aspecto impenetrable hizo pensar a los marines que los japoneses no atacarían el perímetro por la zona sur''.
Imagen
http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Edson%27s_Ridge

En la batalla de Bloody Ridge, los marines habían logrado una victoria decisiva sobre una fuerza japonesa superior, e indudablemente evitaron que el campo de aviación fuera capturado. Sus bajas ascendieron a 31 muertos, 103 heridos y 9 desaparecidos; los japoneses tuvieron más de 600 muertos. Por su heroica defensa del Risco Sangriento, Edson, junto a uno de sus jefes de compañía, el comandante Kenneth D. Bailey, recibió la medalla de honor del congreso.

Mientras Kawaguchi atacaba en Bloody Ridge, una segunda unidad de sus fuerzas compuesta de dos compañías, atacaba al 3er Batallón, 1ro de marines, en Alligator Creek. La lucha entablada se prolongó durante toda la noche, pero los marines rechazaron el asalto con decisión. Un tercer ataque, probablemente dirigido por el coronel Oka, se dirigió desde el oeste contra el 3er Batallón, 5to de marines, pero tambien fue rechazado.


LAS ACCIONES DE SEPTIEMBRE EN EL MATANIKAU
Despues de rechazar todos los ataques japoneses, el general Vandegrift decidió expandir el perímetro de los marines. Asignó a los refuerzos recien llegados de Samoa, el 7mo Regimiento de marines, la misión de limpiar de japoneses el área de Matanikau. La acción fue planeada inicialmente para ser realizada en dos fases separadas. El 1er Batallón, 7mo de marines, debía llevar a cabo un reconocimiento, del 23 al 26 de septiembre, en la zona comprendida entre el monte Austen y Kokumbona. El 27 de septiembre, el 1er Batallón de Raiders debía realizar un ataque en la desembocadura del río Matanikau con objeto de introducirse en Kokumbona y establecer allí una base de patrullas.

''En este mapa se puede observar donde queda Kokumbona, y el río Matanikau, que no esta indicado en el mapa, es el primero a la derecha de Kokumbona. El Campo Henderson se ubica inmediatamente a la izquierda del río Tenaru o Tenora. El monte Austen está del lado derecho del río Matanikau, pero mas al sur.''
Imagen
http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_na ... uadalcanal

El 1er Batallón, 7mo de marines, bajo el mando del teniente coronel Lewis B. ''Chesty'' Puller, partió hacia el monte Austen el 23 de septiembre. Durante ese día no se estableció contacto alguno con los japoneses. A última hora de la tarde del día siguiente, sin embargo, el batallón se encontró con una potente fuerza en las cercanías del monte Austen. En la acción subsiguiente, que se inició a la caída de la noche, el batallón tuvo 7 muertos y 25 heridos. Puller y sus marines planearon continuar el ataque al día siguiente, pero solicitaron la evacuación de todos sus heridos antes de hacerlo. El general Vandegrift, temiendo que Puller hubiera entrado en contacto con una poderosa fuerza nipona, envió como refuerzo al 2do Batallón, 5to de marines. Con estos nuevos efectivos, Puller pudo destacar dos de sus compañías para escoltar a sus heridos de regreso a las lineas de los marines.

Esta fuerza combinada continuó entonces su avance para limpiar la ribera este del Matanikau. Al aproximarse a la desembocadura del río, el 26 de septiembre, se vieron sometidos al fuego enemigo procedente de la ribera oeste y de las colinas que la dominan. El 2do Batallón, 5to de marines, consiguió llegar a la desembocadura, pero no consiguió cruzarla. Los hombres de Puller y el 2do Batallón, 5to de marines, se enfrentaron allí a los japoneses.

Entretanto, el 1er Batallón de Raiders había salido del perímetro para llevar a cabo su parte de la misión. Sin embargo, los sucesos del río Matanikau obligaron a alterar el plan de la operación. Los Raiders remontaron la orilla este del río, cruzaron por un punto donde se bifurcaba a unas 2.000 yardas corriente arriba, y atacaron la retaguardia de los japoneses por la derecha. Iniciaron la acción a primera hora del 27 de septiembre de 1942, ahora bajo el mando del teniente coronel Sam Griffith (Edson había sido ascendido, recibiendo el mando del 5to Regimiento de marines), remontando el río hasta el punto donde pretendían cruzarlo. Mientras se dirigían hacia allí, la unidad descubrió que una considerable fuerza enemiga había cruzado el río y se había hecho fuerte en la orilla este.

Pronto se entabló lucha, y Griffith resultó herido. Su nuevo segundo oficial, el comandante Bailey (que había ganado la medalla de honor en Bloody Ridge) murió. El fuego concentrado de los japoneses, procedente de los flancos, no solo consiguió detener el asalto de los Raiders sino tambien impedir su despliegue. A partir de ese punto, la operación norteamericana decayó. Un mensaje de los Raiders fue interpretado erroneamente en el cuartel general de la división, infiriendose que habían conseguido cruzar el río con éxito.

''Comandante Kenneth D. Bailey, muerto en los combates de septiembre en el Matanikau, y previamente condecorado con la Medalla de Honor por sus acciones en la batalla de Bloody Ridge.''
Imagen
http://en.wikipedia.org/wiki/Kenneth_D._Bailey

Con objeto de ayudarles, se decidió enviar las dos compañías del batallón de Puller a la otra orilla. Su misión consistía en cortar cualquier retirada de los japoneses y ayudar a las unidades que luchaban en el Matanikau. En este punto de la operación, el destructor Ballard debía prestar apoyo artillero. El ataque debía realizarse en dos oleadas, al oeste de Point Cruz, pero no recibió el requerido apoyo artillero del destructor, como resultado de un temprano ataque aéreo que interrumpió las comunicaciones de apoyo a la artillería. Afortunadamente, el desembarco en principio no encontró oposicion.

La primera oposicion a la que se enfrentaron se produjo en forma de granadas de mortero, que cayeron sobre los marines justo cuando alcanzaban las colinas situadas 460 metros al sur de la playa de desembarco. Una de las primeras mató al comandante Otho L. Rogers, el segundo jefe del batallón, que dirigía esta fase de la operación. Peor aún, se observo que una poderosa columna enemiga venía del río Matanikau para entrar en combate con los marines. Ahora, sus tres unidades estaban luchando con los japoneses sin posibilidad de ayudarse mutuamente.

La amenaza mas seria se cernía sobre la fuerza que había desembarcado al oeste de Point Cruz. Estaba en peligro de ser rodeada. Desgraciadamente no se había desembarcado equipo de radio, por lo que el jefe de la división no sabía lo que estaba ocurriendo. Esta situación se rectificó con rapidez cuando los marines escribieron la palabra ''SOCORRO'' con sus camisetas. El mensaje fue divisado por un piloto de cazabombardero, el teniente Dale M. Leslie, que transmitió por radio un mensaje al 5to de marines.

Puller, que estaba con la fuerza de Matanikau, se dió cuenta ahora de la seriedad de la situación y abandonó el área para rescatar a sus compañías aisladas. Recabando permiso para dirigir una pequeña flotilla de lanchas de desembarco, Puller se lanzó a la misión de rescate. Durante el trayecto se cruzó con el destructor Ballard, le hizo señales para que se detuviera y le abordó. La pequeña fuerza expedicionaria coninuó entonces su camino hacia los cercados marines.

Cuando el Ballard llegó a la posición, su centro de director de disparos no pudo comunicarse con los marines situados en la costa, lo que le impidió brindar inmediatamente apoyo artillero. Con objeto de hacer señales al barco, el sargento Robert D. Raysbrook se expuso al fuego de los japoneses. Permaneciendo de pie sobre la colina, Raysbrook comenzó a hacer señales visuales al Ballard. (Fue recompensado por su heroísmo con la Cruz de la Marina, así como una recompensa similar británica). Mientras los marines se retiraban de la colina, cubiertos por el fuego naval, el sargento jefe de sección Anthony P. Malinowski Jr, cubrió él solo su retirada con un fusil automatico Browning hasta que le mataron, acción que le valió la Cruz de la Marina.

Una vez que los marines alcanzaron la playa, tomaron apresuradamente posiciones defensivas y esperaron la llegada de las lanchas de desembarco que se acercaban; pero los japoneses abrieron fuego desde Point Cruz y Kokumbona hacia los mismos, causando numerosas bajas.

El teniente Leslie, que había estado sobrevolando el área en su cazabombardero, sobrepasó a baja altura las lanchas de desembarco y ametralló las posiciones japonesas de la playa. En esta misma acción Douglas Munro, soldado de primera clase del Cuerpo de Transmisiones de Guardacostas, manejando una ametralladora en una de las lanchas de desembarco, empezó a atacar a los japoneses. Por su heroica acción de salvar vidas bajo el fuego enemigo, se convirtió en el único miembro de ese cuerpo que ganó la Medalla de Honor.

Las compañías fueron finalmente evacuadas, pagando el precio de 24 muertos y 23 heridos. La fuerza japonesa con la que entraron en contacto los marines se estimó en 1.800 hombres, sufriendo 60 muertos y 100 heridos. Una vez completada la retirada, los marines situados a lo largo del Matanikau se replegaron tambien al perímetro, dejando todavía a los japoneses el control de la región, y poniendo asi fin a los combates durante septiembre.

Las acciones navales durante el mes se limitaron a los intentos nocturnos de interceptar el ''Tokyo Express''.


CONTINUA :arrow:
Fuente texto: Libro ''Guadalcanal 1942'' de Joseph N. Mueller, serie ''Ejercitos y batallas'', publicado por Osprey Military en 1991, traducido e impeso en España por ''Ediciones del prado'' en 1994.
Última edición por gerkamp el Vie Jul 29, 2011 2:01 am, editado 1 vez en total.
ImagenImagenImagen
''Si vis pacem, para bellum''

Avatar de Usuario
gerkamp
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3798
Registrado: Mar Ene 25, 2011 6:57 am
Ubicación: Argentina

Campaña de Guadalcanal

Mensajepor gerkamp » Vie Jul 29, 2011 1:56 am

OCTUBRE
A principios de octubre, una patrulla de los marines informó sobre una construcción japonesa en el este, cerca de Gurabusu y Koilotumaria, dos aldeas nativas que estaban entre Lunga y Aola. Los norteamericanos llegaron a la conclusión de que los japoneses estaban posiblemente planificando otro ataque desde el este. Para contrarrestarlo se decidió traer al 1er Batallón, 2do de marines, desde Tulagi y hacer un desembarco de orilla a orilla. La fecha que se marcó para el objetivo fue la del 9 de octubre. El cruce se hizo en lanchas Higgins remolcadas por grandes transportes de desembarco. La operación se echo a perder cuando el caparazón de la proa de uno de los barcos se perdió durante el remolque. El barco se hundió inmediatamente, ahogandose 18 marines y marineros. En consecuencia, las operaciones de rescate retrasaron el desembarco y fueron la causa de que se cambiaran los planes operativos.

Koilotumaria fue atacada primero el 10 de octubre sin encontrar oposición. Sin embargo, los marines descubrieron posiciones de más de 200 japoneses en el área. En Gurabasu, que fue atacada dos horas despues, se encontró alguna oposición pero se venció. Los japoneses perdieron 30 hombres, y los marines tuvieron 1 muerto y 1 herido. Se capturó y destruyó una gran cantidad de suministros, pero la principal fuerza japonesa que estaba en la zona no fue localizada. Todo apuntaba a que las fuerzas japonesas en el área se habían movido hacia el sur, dentro de la jungla, y a que posiblemente se unirían con el resto de sus fuerzas en Guadalcanal.


LAS ACCIONES DE OCTUBRE EN EL MATANIKAU
Imagen
http://www.studentsoftheworld.info/site ... php?Page=5

Octubre fue un mes muy ajetreado en todos los sentidos. Los norteamericanos querían echar a los japoneses de su fortaleza de Matanikau, y los informes de los servicios de inteligencia indicaron que los nipones estaban llegando masivamente a la región para efectuar otro ataque con todas sus fuerzas. Para dar más credibilidad a estos informes, artillería japonesa recién traída, apodada ''Pistol Pete'', estaba comenzando a disparar sobre el Campo Henderson, interrumpiendo las operaciones.

El general Vandegrift inició un plan de ataque y llamó al 5to Regimiento de marines (menos un batallón) para que lo llevaran a cabo en la desembocadura del río Matanikau, que era el foco de la atención japonesa en la zona; mientras tanto, el 7mo Regimiento de marines (tambien menos un batallón), reforzado por el 3er Batallón, 2do de Marines, cruzaría el río mas arriba, y luego se irían hacia el norte para limpiar el área en la orilla oeste. La operación sería apoyada por la artillería y por los aviones del Campo Henderson. El objetivo del ataque era establecer una línea lo bastante lejos por el oeste como para impedir que la artillería nipona tocara el Campo Henderson.

Los japoneses habían preparado un plan similar. El 4to Regimiento de Infantería, bajo el mando del coronel Tadamasu Nakaguma, iba a tomar posiciones al este del río Matanikau. Al hacer esto, los japones podrían conseguir mejores posiciones para su artillería, mientras que privaban a los marines de su linea de Matanikau.

Afortunadamente para los marines, fueron ellos quienes pusieron primero su plan en marcha. La batalla duró del 7 al 9 de octubre; el plan de ataque siguió era mas o menos similar al que se había abortado el mes anterior. Se utilizó el 5to de marines para ocupar posiciones en la ribera este del río, un kilometro y medio hacia el sur desde la desembocadura. El grueso de las fuerzas, compuesto por el 3er Batallón, 2do de marines, más un grupo de exploradores-fusileros mandado por el coronel Williams J. Whaling, y el 7mo de marines, cruzarían el Matanikau más arriba, en su bifurcación, y se dirigirían hacia el norte. A continuacion, se dirigirían hacia las altas tierras al sur de la aldea de Matanikau y la asaltarían. La formación de ataque aseguraría al grupo de Whaling las tierras que dominaban la orilla oeste. El 7mo de marines operaría tambien en las tierras altas, justo al oeste de Whaling y tomaría las que están al oeste de Point Cruz, cortando asi cualquier retirada de los japoneses. El 8 de octubre era la fecha fijada para la operación.

El 7 de octubre coemnzó el avance. A mediodía, el 3er Batallón, 5to de marines, había hecho contacto con una compañía japonesa al este del río y a corta distancia, tierra adentro de la desembocadura. Los marines comenzaron a echar a muchos japoneses y a contener a otros tantos en la ribera este. Los nipones lanzaron entonces varios contraataques, todos ellos rechazados.

El proximo día se trajo a los Raiders a las lineas para reforzar al 3er Batallón, 5to de marines. Esa noche, los japoneses atacaron de nuevo: a las 18:30 hs hubo un ataque final cuya parte más dura se la llevaron los Raiders. Tuvieron lugar fieros combates cuerpo a cuerpo, pero al final vencieron. Tuvieron 12 muertos y 22 heridos, pero los japoneses perdieron 60 hombres.

El principal ataque, que se retraso hasta el 9 de octubre debido a las lluvias torrenciales, comenzaba ahora. El grupo de Whaling cruzó el río rápidamente, ocupó las tierras altas al oeste y se dirigió al norte a lo largo de la orilla occidental. El 7mo de marines le siguió con el mismo éxito.

El 1er Batallón, 7mo de marines, dirigido por el teniente coronel Puller, estaba operando en el punto más occidental de la operación cuando se encontró con una gran concentración de japoneses del 4to Regimiento de Infantería acampados en una profunda hondonada. Pidiendo ayuda a la artillería y utilizando todos los morteros y armas disponibles, el batallón de Puller derramó un fuego mortífero sobre los más de 700 japoneses, con un coste para ellos de 65 muertos y 125 heridos. Se retiraron del área cuando tuvieron noticia de una inminente contraofensiva.


LA CONTRAOFENSIVA JAPONESA
Los japoneses, que habían estado planeando una contraofensiva a gran escala desde agosto, habían desarrollado nuevos preparativos para octubre. El primer intento de las brigadas de Ichiki y Kawaguchi falló, esencialmente porque subestimaron la potencia de las tropas norteamericanas y habían enviado fuerzas numericamente insuficientes. La contraofensiva de octubre, dirigida por el general Hyakutake, quien comandaba el 17º Ejército, pretendía retomar Guadalcanal. En una operación conjunta del Ejército y la Marina, dos divisiones del Ejército, la 2da y la 38º, se utilizaron con objeto de aumentar las unidades del 17º Ejercito. En realidad todas las unidades japonesas en Guadalcanal serían utilizadas en este esfuerzo total.


LA BATALLA DE CABO ESPERANZA
Imagen
http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Cape_Esperance

Esta gran contraofensiva iba a desarrollarse en tres frentes. La primera fase comenzaría en el mar, los días 11 y 12 de octubre, con la batalla de Cabo Esperanza. Las fuerzas navales enefrentadas se encontraron cerca de la isla de Savo. Los norteamericanos, bajo el mando del contraalmirante Norman Scott, tomaron una posición norte-sur contra la fuerza japonesa que se estaba moviendo en linea recta hacia ella. El almirante Scott ejecutó entonces la clásica maniobra en ''T'' contra los barcos nipones, que navegaban en formación lineal, lo que restringía sus posibilidades de devolver el fuego. Como resultado de este encuentro, los japoneses se vieron forzados a retirarse. En el bando norteamericano se perdió un destructor y resulto dañado un crucero. La Marina japonesa perdió 3 destructores y 2 cruceros resultaron dañados. No fue una gran victoria, pero el equilibrio del poder naval se estaba decantando a favor de los norteamericanos.

''La maniobra de cruzar la T''
Imagen
http://es.wikipedia.org/wiki/Cruzar_la_T


LA BATALLA DEL CAMPO HENDERSON
Imagen
http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_po ... _Henderson

La victoria de Cabo Esperanza duró poco. El 13 de octubre de 1942, los japoneses batieron el Campo Henderson con un intenso bombardeo aéreo, causando daños tan graves que el campo solo pudo utilizarse para aterrizajes de emergencia. Tan pronto como el último avión japonés hubo partido, abrieron fuego los obuses japoneses de 150 mm ubicados cerca de Kokumbona. Los marines no tenían armamento adecuado para responder a las baterías niponas. El ataque continuó durante todo el día. Muy pronto, antes de medianoche (en una noche que sería recordada como ''la noche de los acorazados'') dos acorazados japoneses, el Haruna y el Kongo, comenzaron un bombardeo sistematico contra el Campo Henderson. Cuando se retiraron, los bombarderos atacaron de nuevo el aerodromo. Para la tarde del 14 de octubre, el Campo Henderson estaba completamente inutilizado. Las operaciones aéreas fueron trasladadas a una árida pista de aterrizaje situada al sudoeste, pero en la misma solo podían llevarse a cabo operaciones de menor magnitud.

El 15 de octubre, 5 transportes japoneses cubiertos por destructores comenzaron a descargar tropas y suministros en Tassafaronga Point, 16 kilometros al oeste del Campo Henderson. Los norteamericanos consiguieron sacar unos pocos aviones que, junto a bombarderos del Ejército procedentes de Espiritu Santo, en Nuevas Hebridas, consiguieron hundir un transporte y dañar otros dos. Los japoneses se vieron forzados a retirarse, pero no antes de que hubieran desembarcado entre 3.000 y 4.000 hombres y el 80% de su carga.

Con la llegada de la última porción de sus tropas, el general Hyakutake confiaba en el éxito. Tan seguros estaban los japoneses, que habían diseñado un plan de rendición que acarreaba el traslado del general Vandegrift junto con sus oficiales e interpretes, que avanzaban a lo largo de la costa norte. Llevarían una bandera norteamericana y una bandera blanca de rendición. La rendición formal tendría lugar en la desembocadura del río Matanikau, y una vez que hubiera llevado a cabo, el nombre en clave ''Banzai'' sería el encargado de anunciar el éxito.

El plan de ataque iba a tener tres pilares. El teniente general Maruyana iba a dirigir la fuerza principal que atacaría desde el sur, cerca de Bloody Ridge; el general de división Kawaguchi atacaría con sus hombres desde el sudeste, desde Alligator Creek a Bloody Ridge; el general de división Nasu atacaría desde el suroeste entre el río Lunga y el Bloody Ridge. El segundo pilar, al mando del general de división Sumiyoshi, iba a atacar desde el oeste, con apoyo de carros, e iba a cruzar el Matanikau. El tercero, bajo el mando del coronel Oka, iba a cruzar el río Matanikau un kilometro y medio río arriba y moverse hacia el norte, hacia los marines que ocupaban una serie de colinas al este del río. Los tres pedían un asalto anfibio en Koli Point, cerca del río Tenaru; en cualquier caso, sería cancelado si los japoneses veían que la resistencia norteamericana iba a derrumbarse.

El ataque iba a comenzar el 22 de octubre, sin embargo, el movimiento a traves de la jungla causó retrasos inesperados que desbarataron un bien elaborado y coordinado plan de ataque. La ruta de marcha, seleccionada por el general Maruyama, llamada la ''pista Maruyama'', pasaba a traves de la más túpida jungla de Guadalcanal. Como no tenían equipo de ingenieros, los japoneses se vieron forzados a cortar la jungla con herramientas manuales. Todos los suministros tenían que ser empacados a mano y las piezas de artillería eran lo primero que se dejaba a lo largo de la tortuosa pista que discurría, arriba y abajo. por las escarpadas cuestas del sur del monte Austen. Con una sola columna que se movía poco a poco, Maruyama fue incapaz de mantener su plan: el 22 de octubre tuvo que posponer su ataque al 23, y del 23 al 24.

Mientras tanto, el general Sumiyoshi, que no podía establecer comunicación con Maruyama, inició su ataque en la tarde del 21 de octubre. El ataque comenzó con un creciente fuego de artillería dirigido contra el 3er Batallón, 1ro de Marines, que defendía la ribera este del río Matanikau. Inmediatamente despues, una fuerte patrulla escoltada por 9 carros intentó cruzar el banco de arena. Fue rechazada, perdiendo en la acción un tanque.

El siguiente día fue tranquilo hasta las 18:00 hs, momento en el que los japoneses atacaron de nuevo. Una vez más la artillería bombardeó a los marines, y los carros, seguidos por un ataque masivo de la infantería, se echaron sobre las líneas de los marines. Estos estaban preparados: diez baterías del 11º de marines y una concentración de armamento contracarro esperaba a los japoneses. El fuego concentrado de las armas de apoyo hizo estragos entre ellos. El masivo fuego de artillería de los marines aniquiló virtualmente a las tropas de Sumiyoshi y destruyó 3 de sus carros en la zona donde se agrupaban; otros 9 fueron destruidos por armas contracarro y quedaron ardiendo en el banco de arena. Sumiyoshi había sido derrotado; los marines estaban en poder del sector oeste.

''Soldados muertos y tanques destruidos japoneses en el Matanikau tras el fallido ataque de Sumiyoshi''
Imagen
http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_po ... _Henderson

La noche siguiente, el 24 de octubre, en mitad de una cegadora tormenta, las fuerzas de Maruyama lanzaron su ataque contra el 1er Batallón, 7mo de marines, mandado por el teniente coronel Puller. El ataque empezó hacia las 21:30 hs, cuando un puesto de escucha de los marines abrió fuego sobre la avanzadilla del 29º Regimiento de Infantería japonés y se retiró. Su movimiento fue amparado por la tormenta. Los japoneses, bajo el mando de Maruyama, habían logrado finalmente abrirse camino a traves de la jungla hasta el sur de la posicion estadounidense, y estaban atacando. Habían cruzado el río Lunga aguas arriba, y estaban ahora justo al sur de Bloody Ridge. Para apoyar su ataque solo tenían ametralladoras; ya que toda la arillería y los morteros habían sido abandonados a lo largo de la ''pista Maruyama''. Maruyama había esperado que una brillante luna orientara a su tropas, pero las nubes y la lluvia ennegrecían la noche. El choque entre las avanzadillas era inevitable, y alertó a los norteamericanos. La primera línea estuvo tranquila durante cerca de dos horas, hasta que de pronto el 29º de Infantería atacó al batallón de Puller al este de Bloody Ridge.

Simultaneamente al ataque de Maruyana se produjo el del coronel Oka en el lado sudoeste del perímetro de los marines. Los planificadores del cuartel general de su división valoraron correctamente que el ataque de Maruyana era el principal, y ordenaron inmediatamente que la fuerza de reserva del 7mo de marines (3er Batallón, 164º de Infantería) reforzara a Puller. El batallón, bajo el mando del teniente coronel Robert K. Hall, acababa de llegar a Guadalcanal y vivaqueaba al sur del Campo Henderson, a cerca de una milla de Puller. Los marines siguieron defendiendose, y el batallón de Hall fue guiado hasta su posición. Los dos batallones no defendieron sectores separados, sino que se entremezclaron a lo largo de la primera linea. Los japoneses atacaron resueltamente durante la noche, pero cada carga fue rechazada por los marines y los soldados.

El día siguiente, 25 de octubre, fue conocido como el ''domingo de las trincheras''. Los japoneses bombardearon continuamente el Campo Henderson en uno de los peores ataques hasta la fecha. Los marines reorganizaron sus líneas y esperaron a la noche, que traería los inevitables ataques japoneses. Maruyama se echó sobre ellos como en la noche anterior. Sus regimientos 16º y 29º de Infantería atacaron salvajemente a lo largo de la parte sur de Bloody Ridge. De nuevo, los marines y los soldados, apoyados por armas contracarro de 37 mm, rechazaron el asalto final.

Un marine que se distinguió en esta acción fue el sargento jefe de sección ''Manila John'' Basilone, quien, actuando en constante peligro y exponiendose al fuego enemigo, mantuvo el fuego de las ametralladoras en su sección, situada en primera linea y bajo condiciones casi insoportables. Por sus constantes gastos de heroísmo en esta acción fue recompensado con la Medalla de Honor del Congreso.

''Sargento John Basilone manejando una ametralladora en Lunga Ridge, 25 de octubre de 1942''
Imagen
http://www.lasegundaguerra.com

Al amanecer Moruyama se retiró, dejando a más de 1.500 de sus soldados muertos frente a las líneas de los marines. Entre ellos estaban el general Nasu y los coroneles Furumiya e Hiroyasu (jefes, respectivamente, de los regimientos 29º y 16º).

También el 25 de octubre las fuerzas del coronel Oka atacaron al 2do Batallón, 7mo de marines en las colinas situadas al este del río Matanikau. En una feroz batalla nocturna los hombres de Oka se enfrentaron tambien a la derrota. La batalla empezó poco despues de que el 2do Batallón, 7mo de marines, bajo el mando del teniente coronel Herman Hanneken, se posicionara rapidamente en una colina cercana al Matanikau. Su misión era impedir que los japoneses encontraran una vía de acceso en caso de que intentaran rebasar por el flanco al 3er Batallón, 7mo de marines, y al 3er Batallón, 1ro de marines, que defendían la linea del río Matanikau. El batallón de Hanneken se encontraba muy expuesto: no había una línea de frente continua, y el batallón estaba aislado de los demás. Ocupaba una posicion elevada constituída por dos colinas cuyo eje longitudinal discurría en dirección este, y fue ocupada por los marines el 24 de octubre, alrededor de las 18:30 hs.

La batalla comenzó al atardecer del 25 de octubre de 1942. Durante la noche las tropas del coronel Oka hicieron numerosos intentos de infiltración; se les había visto el día anterior cruzar las colinas del monte Austen. Se emprendieron tres ataques independientes en el flanco este a las 21:30 hs, y a las 23:00 hs atacó un batallón. Todos ellos fueron rechazados.

A las 03:00 hs, bajo la presión de un ataque arrollador, los marines de la parte este de la colina fueron desalojados, cpn la única excepcion de un equipo de ametralladoras. Los de la parte oeste resistían con fuerza, y antes de que los japoneses pudieran consolidar su posicion se lanzó un contraataque dirigido por el segundo jefe del batallón, el comandante Odell M. Conoley, quien con un grupo mixto de marines del cuartel general consiguió echar a los japoneses de la colina.

También durante dicha acción, un sargento jefe de sección que respondía al nombre de Mitchell Paige, ganó la Medalla de Honor del Congreso por mantener a raya a los japoneses cuando estos intentaron traspasar los limites de la parte este de la colina. Manteniendo su posicion en condiciones aparentemente insostenibles, Paige fue capaz de dividir a los japoneses e impedirles traspasar las posiciones de los marines. En una acción aún más heroica, Paige condujo a un grupo de marines en un ataque que aplastó a los japoneses en las lineas de retaguardia durante su asalto final. En dicho ataque, Paige sostuvo en vilo una ametralladora calibre 30 refrigerada por agua, mientras corría disparando con ella hacia los japoneses.

Estos fallidos ataques de los japoneses señalaron el fin de su contraofensiva de octubre. Tambien sería el punto culminante japonés en la campaña. Otras batallas, muchas de ellas igual feroces, se librarían todavia, pero octubre fue el mes decisivo.


LA BATALLA DE LAS ISLAS SANTA CRUZ
Imagen
http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de ... Santa_Cruz

En el mar, octubre finalizó con la batalla de las islas de Santa Cruz. En la misma, una poderosa fuerza japonesa que había estado maniobrando en el área fue atacada por una fuerza expedicionaria naval bajo el mando del contraalmirante Thomas C. Kinkaid. La subsiguiente batalla consistió en una sere de acciones aire-mar y aire-aire en las que los norteamericanos perdieron un portaaviones, 1 destructor y 1 transporte y 81 aviones, mientras que otro portaaviones, un acorazado, un crucero y un destructor resultaron dañados. Los japoneses no perdieron ningún barco, aunque recibieron daños en 2 barcos de transporte y en un crucero. Perdieron 99 aviones. Aún asi abandonaron la zona.


CONTINUA :arrow:
Fuente texto: Libro ''Guadalcanal 1942'' de Joseph N. Mueller, serie ''Ejercitos y batallas'', publicado por Osprey Military en 1991, traducido e impeso en España por ''Ediciones del prado'' en 1994.
ImagenImagenImagen
''Si vis pacem, para bellum''

Avatar de Usuario
gerkamp
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3798
Registrado: Mar Ene 25, 2011 6:57 am
Ubicación: Argentina

Campaña de Guadalcanal

Mensajepor gerkamp » Sab Jul 30, 2011 4:34 am

NOVIEMBRE
Noviembre fue un mes de cambios en la campaña. La zona del Pacífico sur recibió un nuevo comandante en jefe: el almirante Ghormley fue relevado y tomo el mando el también almirante William F. ''Bull'' Halsey. Aunque éste asumió oficialmente el mando el 20 de octubre, no pudo visitar Guadalcanal sino hasta el 8 de noviembre; pero llevó consigo las tropas y suministros tan necesarios para mantener la presencia norteamericana en el área.


LA BATALLA NAVAL DE GUADALCANAL
Este mes estuvo caracterizado por grandes acciones navales. Los japoneses organizaron cuatro fuerzas expedicionarias navales para sus operaciones de noviembre. Dos fuerzas de bombardeo estaban destinadas a atacar el Campo Henderson; una tercera debía transportar a la 38º División y su equipo a Guadalcanal; la cuarta actuaría como apoyo global.

Las fuerzas navales norteamericanas bajo el mando de Halsey estaban organizadas en dos grupos: uno estaba dirigido por el almirante Turner, y el otro por el almirante Kinkaid. Ambas fuerzas, aunque limitadas, tenían la misión de reforzar y reabastecer Guadalcanal, asi como de impedir a los japoneses ocuparla.

El almirante Kinkaid, que tenía la mayoría de los barcos de guerra, debía cubrir a la fuerza anfibia del almirante Turner, compuesta por barcos de guerra y transportes. La fuerza de Turner estaba subdividida en tres grupos: el primero, conducido por el almirante Scott, llevaría refuerzos a Guadalcanal; el segundo, conducido por el almirante Callaghan, protegería al tercer grupo. El almirante Turner asumiría el mando directo de éste, que estaba compuesto principalmente por transportes y llevaba a Guadalcanal suministros y refuerzos indispensables.

Los grupos llegaron a la isla y empezaron las operaciones de reabastecimiento a las 5:30 hs del 12 de noviembre. A las 10:35 hs un avión norteamericano notoficó que una gran fuerza naval nipona, en la que había acorazados, navegaba hacia Guadalcanal. A última hora de la tarde, Turner había descargado el 90% de su cargamento y se retiró del área, dejando a las fuerzas de Callaghan y Scott la misión de enfrentarse a los japoneses.

La fuerza nipona localizada consistía en los acorazados Hiei y Kirishima, un crucero ligero y 14 destructores. Sus órdenes eran neutralizar los campos de aviación de Guadalcanal. Una vez puestos fuera de servicio, los japoneses podrían transportar con seguridad sus tropas a la isla. Los barcos japoneses llevaban bombas de alto poder explosivo en vez de munición perforante; lo que más tarde resultaría ser una bendición para los norteamericanos cuando las dos fuerzas entraron en combate. Las bombas de alto poder explosivo reducían la efectividad de los cañones de 14 pulgadas japoneses, ya que no siempre podían penetrar el blindaje de las naves estadounidenses.

En lo que mas tarde se conocería como la batalla naval de Guadalcanal, el almirante Callaghan condujo su fuerza de cruceros, más debil numericamente, contra los acorazados japoneses que iban a bombardear el Campo Henderson. La acción principal comenzó durante la noche cerca de la isla de Savo. Los radares de Callaghan localizaron primero a los barcos japoneses. Las vanguardias de ambas fuerzas se entremezclaron y la columna norteamericana penetró en la formación japonesa; entonces comenzó una confusa y salvaje lucha. Los japoneses iluminaron a los cruceros norteamericanos y abrieron fuego. Éstos, superados en número, devolvieron el fuego que les llegaba de todas direcciones, y el combate degeneró en una serie de acciones individuales entre barcos. En medio de la confusión, ambos bandos disparaban sobre sus propios barcos. Cuando la batalla finalizó, los almirantes Callaghan y Scott habían muerto, pero los japoneses habían sido rechazados. Ninguna de las bombas japonesas había alcanzado Guadalcanal. De los 13 barcos norteamericanos implicados, 12 habían sido hundidos o dañados, mientras que los japoneses perdieron un acorazado y 2 destructores, resultando dañados 4 cruceros.

El 13 de noviembre, los japoneses intentaron reforzar Guadalcanal con una fuerza expedicionaria naval que incluía 11 transportes. Fueron sorprendidos durante las horas de luz del día siguiente por aparatos procedentes tanto de tierra como de portaaviones. 7 de los transportes fueron hundidos, y los 4 supervivientes continuaron hacia Guadalcanal. Al día siguiente fueron descubiertos fondeados en Tassafaronga Point, donde en seguida serían destruidos por los aviones, la artillería de largo alcance y los cañones de los barcos estadounidenses. Tan importante como la destrucción de los transportes fue el rechazo de su fuerza defensiva, que tenía que haber bombardeado el Campo Henderson.


LAS ACCIONES DE NOVIEMBRE EN EL MATANIKAU
Imagen
http://en.wikipedia.org/wiki/Matanikau_Offensive

En tierra la situación tambien estaba mejorando. El 5to de marines encabezó un ataque que limpio de japoneses el área de Matanikau. Otros dos regimientos, el 2do de marines menos su 3er Batallón, pero reforzado por el 1er Batallón del 164º de Infantería del Ejército, continuaron el avance, deteniendose a las puertas de Kokumbona.

Este plan de ataque era esencialmente igual que todos lo que habían tenido lugar anteriormente en la región del Matanikau. El 5to Regimiento de marines, apoyado por unidades del Batallón de Armas Especiales de la División, atacaría por el oeste en un frente de 1,3 kilometros, utilizando dos batallones a la vez. El ataque principal debía producirse a lo largo de los altozanos situados al sur de la costa. El 2do Regimiento de marines, que había llegado recientemente de Tulagi, y po tanto estaba fresco, le seguría, avanzando a lo largo de la llanura costera. Con objeto de proteger el flanco sur, el 3er Batallón, 7mo de marines, operaría en la zona. Como preludio del ataque, el 1er Batallón de Ingenieros consiguió construir tres puentes provisionales sobre el río.

El ataque, precedido por un intenso fuego de artillería terrestre y naval, y apoyado por ataques aereos, empezó a la hora prevista, las 07:00 hs del 1 de noviembre. La vanguardia del 5to de marines cruzó los puentes y se abrió en abanico, tomando posiciones en las colinas que dominan la costa. No encontraron resistencia organizada en el área, y el avance continuó a primeras horas de la tarde; el 2do Batallón, 5to de marines, se dirigió hacia el oeste por los altozanos. No encontraron resistencia dicidida a su avance, pero pronro perdieron contacto con el 1er Batallón, 5to de marines, que avanzaba hacia el oeste por la costa, al norte de ellos.

Mientras el 1er Batallón, 5to de marines avanzaba, empezaron a encontrar una fuerte resistencia por parte de tropas niponas atrincheradas en un barranco escarpado situado al sur. Durante el resto del día, los norteamericanos mantuvieron sus posiciones frente a los japoneses y recibieron refuerzos del 3er Batallón, 5to de marines.

El siguiente día, 2 de noviembre, los dos batallones iniciaron movimientos por los flancos que finalmente envolvieron a los japoneses. Al atardecer, en una acción separada, dos compañías del 3er Batallón, 5to de marines, tropezaron con una fuerte oposicion por parte de una gran fuerza japonesa concentrada entre la carretera costera y la playa. Una de las compañías, la Compañía I, al mando del capitán Erskine Wells, efectuó la unica carga a la bayoneta documentada de la campaña, y derrotó al enemigo.

Con objeto de destruir a los japoneses en el barranco se trajeron cañones de 75 mm montados sobre vehiculos oruga, pero el terreno era demasiado dificil para ellos. La fase final del ataque se inició a las 08:00 hs: el 2do Batallón, 5to de marines, continuó con el ataque al barranco donde se refugiaban los japoneses hasta que fueron destruidos por completo; el 1er Batallón, 164º de Infantería apoyó a los marines en acabar con las bolsas de resistencia que quedaban. Los japoneses perdieron 239 hombres durante esta acción.


LA ACCIÓN DE KOLI POINT
En el extremo opuesto del perímetro, el 7mo Regimiento de marines y el resto del 164º Regimiento de Infantería hicieron un esfuerzo por el este que expulsó a los japoneses de la zona de Koli Point. La acción fue llevada a cabo por el 2do Batallón, 7mo de marines, conducido por el teniente coronel Herman H. Hanneken. EL batallón fue transportado en camiones desde el río Tenaru el día 1 de noviembre; a la mañana siguiente emprendieron una marcha forzada que les llevó a la caída de la noche a tomar posiciones a lo largo de la ribera oriental del río Metapona, donde excavaron trincheras.

Aquella noche, los japoneses consiguieron introducir un batallón de infanteria en la zona, siendo su misión establecer contacto con los supervivientes japoneses e investigar la posibilidad de crear un campo de aterrizaje en la región. Empezó a caer una lluvia torrencial, lo que puso fuera de servicio los radios de los marines, de forma que Hanneken no pudo alertar a sus superiores en el perímetro Lunga de la llegada de los japoneses al área.

La batalla comenzó al amanecer del día siguiente, 3 de noviembre, cuando una patrulla japonesa se dió de bruces con las lineas de los marines. Inicialmente los japoneses no respondieron agresivamente, pero una vez recuperada la compostura empezaron a bombardear al batallón de Hanneken con un denso y preciso fuego de artillería.

No pudiendo todavía establecer comunicación, y careciendo de armas de apoyo, Hanneken emprendió la retirada. Estableció una posición en la otra ribera del río Metapona, que estaba a su retaguardia. A pesar de que este movimiento tenía que ejecutarse a plena vists del enemigo, consiguió realizarlo y establecer una nueva línea defensiva. Pero antes de que la situación se estabilizara, una pequeña fuerza de japoneses llegada la noche anterior atacó a Hanneken por la retaguardia. Por aquel momento, los marines restablecieron brevemente las comunicaciones y consiguieron notificar sus dificultades al puesto de mando de la división.

Tres sucesos ocupaban su atención: el ataque occidental del Matanikau por el 5to de marines, los apuros de Hanneken y la llegada de una fuerza de reconocimiento de marines a Aola por vía aerea. Para mitigar la presión de Hanneken, el general Vandegrift le envió como refuerzos al 1er Batallón, 7mo de marines, más la Plana Mayor de este último, y ordenó un ataque aéreo. Sin embargo, esto fue una terrible equivocación, ya que el bombardeo castigó por error al batallón de Hanneken. Mientras tanto Hanneken no permaneció ocioso. Emprendió un ataque contra la fuerza nipona situada a su retaguardia y retrocedió de nuevo para establecer una posicion al oeste del río Nalimbu. Con la ayuda de la artillería de los marines y del fuego naval, Hanneken se hizo fuerte. Despues estableció una pequeña cabeza de playa, que se utilizó para desembarcar a la Plana Mayor del 7mo Regimiento de marines y del 1er Batallón de dicho regimiento, bajo el mando de Puller.

El 4 de noviembre, ambos batallones iniciaron un avance hacia el este bajo la protección de la artillería naval y terrestre. Su acción estuvo reforzada por el 164º Regimiento de Infantería (menos el 1er Batallón). El mando general de la operación correspondió al general Rupertus, segundo al mando de la 1ª División de marines.

Los días 6 y 7 de noviembre, tras un dificil movimiento a traves de la jungla, el 164º de Infantería se reunió con los marines. Ambas fuerzas combinadas avanzaron entonces hacia el este. No encontraron resistencia mientras los japoneses establecían una posición al este del río Metapona para permitir escapar al grueso de sus fuerzas.

Hacia el 9 de noviembre, las fuerzas combinadas norteamericanas localizaron una vez más a los japoneses y empezaron a rodearlos. Los días siguientes se desbarataron todos los esfuerzos japoneses por abrirse paso, y los marines y soldados, apoyados por la artillería, empezaron a estrechar el cerco. Hacia el 12 de noviembre habían concretado la misión. En esta última acción oriental, los estadounidenses habían perdido 40 hombres y 120 mas habían resultado heridos; los japoneses tuvieron más de 450 muertos.


LA OPERACIÓN AOLA
Con objeto de cortar la retirada a todas las fuerzas japonesas, el general Vandegrift pidió al almirante Turner que le cediese el control del 2do Batallón de Raiders, que Turner mantenía en reserva para otra operación. Desembarcaron en Aola para llevar a cabo una épica y extenuante marcha desde dicha región hasta el monte Austen, que se inició el 5 de noviembre. Su principal misión consistía en patrullar con agresividad la zona del monte Austen, destruyendo cualquier artillería de largo alcance que pudieran localizar; además, debían localizar y explorar todas las sendas sospechosas que llegaran al monte Austen desde el sur, asi como las que fueran desde allí hacia Kokumbona. Aviones de carga procedentes del Campo Henderson debían realizar viajes periodicos para reabastecerles. A lo largo de los siguientes treinta días los Raiders destruyeron numerosas piezas de artillería y mataron a 488 japoneses al precio de 16 muertos y 18 heridos, pero fueron incapaces de localizar ninguna red de senderos sospechosos; volvieron al perímetro Lunga el 4 de diciembre.

''Una imagen que muestra como nativos ayudaban a los Raiders a evacuar a sus heridos, durante esta epica marcha''
Imagen
http://www.lasegundaguerra.com



LA SEGUNDA BATALLA NAVAL DE GUADALCANAL
Después de reorganizar sus fuerzas navales, los japoneses empezaron a preparar otra operación de refuerzo. En esta segunda batalla naval de Guadalcanal, el almirante Halsey ordenó al contraalmirante Willis A. ''Ching'' Lee dirigir sus acorazados Wahington y South Dakota y 4 destructores a interceptar a los japoneses. Ambas fuerzas entraron en contacto, y en un duro combate naval los japoneses fueron rechazados.


LA BATALLA DE TASSAFARONGA
La última acción naval de noviembre fue la batalla de Tassafaronga. Intentando reabastecer a las fuerzas japonesas, se organizó a toda prisa una fuerza de destructores ''Tokio Express''. Los suministros, embalados en bidones impermeables, debían ser diseminados por los destructores mientras corrían en paralelo a las líneas japonesas, dejandolos a merced de la marea para que los llevase hasta la costa. En la operación, solo un tercio de los suministros llegó realmente hasta las tropas japonesas, y el almirante Tanaka fue interceptado por una fuerza expedicionaria norteamericana bajo el mando del contraalmirante Carleton H. Wright. En la subsiguiente batalla, en la que cada bando perdió un destructor, los japoneses fueron rechazados de nuevo. Al acabar el mes de noviembre, los japoneses ya no disfrutaron más del control de las aguas que rodean Guadalcanal.


CONTINUA :arrow:
Fuente texto: Libro ''Guadalcanal 1942'' de Joseph N. Mueller, serie ''Ejercitos y batallas'', publicado por Osprey Military en 1991, traducido e impeso en España por ''Ediciones del prado'' en 1994.
Última edición por gerkamp el Jue Ago 04, 2011 1:28 am, editado 1 vez en total.
ImagenImagenImagen
''Si vis pacem, para bellum''

Avatar de Usuario
gerkamp
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3798
Registrado: Mar Ene 25, 2011 6:57 am
Ubicación: Argentina

Campaña de Guadalcanal

Mensajepor gerkamp » Mié Ago 03, 2011 11:50 pm

EL EJÉRCITO ENTRA EN ACCIÓN
En diciembre tuvieron algunos cambios lugar algunos cambios definitivos en la campaña. El perímetro Lunga no era mayor que al principio, pero había tropas suficientes para realizar una ofensiva definitiva. El Ejército norteamericano estaba en tierra, mandado por el general de división Patch, que tenía bajo su mando a la División AMERICAL. Esta era una división única en cuanto a que se había constituido por entero fuera de EEUU, debiendo su nombre a una contracción de ''América'' y ''Nueva Caledonia''.

Bajo el mando supremo del almirante Halsey, los malos días terminaron. Llegaron a Guadalcanal numerosas tropas y equipo, y algunas de las unidades de marines peor paradas fueron relevadas y disfrutaron de un bien merecido descanso. Entretanto, el nuevo avión de combate P-38 del Ejército hacía su debut en la zona, y ahora había bombarderos B-17 en el Campo Henderson. Y como la marcha de la guerra estaba cambiando, se decidió relevar a la 1ª División del general Vandegrift. El 9 de diciembre, despues de más de cuatro meses de prolongado combate, los marines se retiraron. Enfermos, cansados, sucios y exhaustos, estaban contentos de dejar su isla purgatorio. El mando de las fuerzas de tierra estaba ahora en manos del general Patch, del Ejército, con un experimentado cuadro de tropas, porque todavía tenóa la mayor parte de la 2da División de marines bajo su mando. Esto le proporcionaba unas fuerzas bien equilibradas, con algunos elementos de su división que tenían experiencia de los primeros días de Guadalcanal. Tambien contaba con experimentados componentes del Ejército y de la Guardia Nacional.

Los informes de los servicios de inteligencia indicaban que 25.000 japoneses estaban todavía en la isla, en comparación con los 40.000 americanos. Sin embargo, la exacta disposición de las fuerzas japonesas no era conocida, aunque se asumía generalmente que estaban en el área de Kokumbona y del monte Austen, y que estaban siendo suministrados por el ''Tokyo Express''.

El objetivo norteamericano seleccionado para diciembe fue el monte Austen. El general Vandegrift había planificado originalmente capturarlo e incorporarlo al perímetro Lunga, pero había cambiado sus planes por su distancia y por la limitación de las fuerzas con que contaba. Sin embargo, los planificadores de la Armada creían que el Campo Henderson nunca estaría seguro a menos que se hubiera tomado el monte Austen, y tambien tendría que estar asegurado si se deseaba que la región del Matanikau estuviera bajo control norteamericano. Terreno clave en la lucha, el monte Austen no es solo una masa elevada de tierra, sino tambien la espuela de la montaña mas importante de Guadalcanal. Proyectado hacia el norte, domina el área entre el Matanikau y el río Lunga. Su cumbre de 461 metros está a unos 9,6 kilometros al suroeste del Campo Henderson, y desde ella se consigue una vista dominante del campo de aterrizaje. Más que un simple pico, es una serie de colinas cubiertas selváticas, una densa selva humeda recubre la cumbre, y un cinturon de altas hierbas el resto de las colinas.

Fue en este terreno lleno de presagios donde el coronel Oka emplazó su posición defensiva: una linea alrededor de las laderas del monte Austen. Sus fuerzas estaban compuestas por el 124º y el 128º Regimientos de Artillería de Montaña.

Para los soldados estadounidenses que tenían que luchar allí, el monte Austen era como una pesadilla. Los suministros tenían que transportarse a hombros por las empinadas laderas, y los heridos ser evacuados de la misma manera. No había pistas ni caminos (se construirían más tarde) y, finalmente, se ensancharían para que pudieran pasar los jeeps para entregar suministros y proceder a la evacuación. Pero para entonces la batalla habría cambiado de sitio y el proceso empezaría de nuevo.

Imagen
http://translate.google.com.ar/translat ... rse&anno=2

Los japoneses estaban bien atrincherados, y la lucha fue feroz. El ataque, que comenzó el 17 de diciembre de 1942, no terminó hasta el 23 de enero de 1943. Los soldados norteamericanos del 132º de Infantería, que llevaban el grueso de la pelea, estaban enfrentados en una serie de choques a lo largo de las colinas norte. Atacando de este a oeste, fueron finalmente detenidos por la más fuerte posicion japonesa, Gifu, al mando del comandante Takeyoso Ingaki, del 2do Batallón, 228º Regimiento de Infantería.

Llamado asi por una prefectura situada en Honshu, Japón, el Gifu estaba en la vertiente más occidental del monte Austen. La parte más fuerte era una linea en forma de herradura que discurría justo debajo de la cumbre. En una serie de fortines interconectados y que se apoyaban mutuamente, los japoneses eran capaces de realizar una efectiva resistencia ante los norteamericanos. Inicialmente el Gifu era dificil de localizar. Su frontera noroeste fue conocida por los soldados del 132º de Infantería solo despues de que hubieran caido en las cuidadosamente preparadas trampas japonesas. Durante días no se pudo conocer la extensión de la posicion, y parecía imposible flanquearla, hasta que una patrulla, que se movía hacia el suroeste a traves de la casi impenetrable jungla, fue capaz de fijar su borde suroeste.

A estas alturas, sin embargo, golpeados duramente por la fatiga y la enfermedad y despues de 22 días de intensa lucha en la jungla, los soldados del 132º de Infantería eran incapaces de realizar ninguna acción ofensiva. (Habían muerto 112 hombres, y tenían 268 heridos y 3 desaparecidos; los muertos de los japoneses asecendían a 450). Por tanto, con el 132º de Ifantería deambulando alrededor del Gifu, finalizó el mes de diciembre. El 4 de enero de 1943, soldados del 2do Batallón, 35º de Infantería, les relevaron, y con la llegada de tropas frescas podía iniciarse una nueva ofensiva.


LA OFENSIVA DE ENERO
Imagen
http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_ ... _Sea_Horse

Con el comienzo del nuevo año, el general Patch, que ahora comandaba el 14º Cuerpo de Ejercito (División Americal, 25º División de Infantería, 43º División de Infantería, 2da División de marines), resolvió poner fin a la situación y echar a los japoneses de Guadalcanal: en una serie de rápidas acciones ofensivas, decidió llevarles hacia el oeste y aplastar la resistencia japonesa entre Point Cruz y Kokumbona.

La 25º División de Infantería, bajo el mando del general de división J. Lawton Collins, iba a barrer las colinas que bordeaban la costa, y la 2da División de marines mandada por el general de brigada Alphonse De Carre, actuaría conjuntamente y haría lo mismo en el área costera. La 25º División de Infantería, menos el 35º de Infantería, en una operación de cuatro días, limpiaría un obstinado punto fuerte japones al oeste del Matanikau, en una serie de colinas conocidas como las ''Galloping Horse'' (Caballo Galopante) debido a que su perfil tenía cierta semejanza. Con la limpieza de estas colinas el flanco sur quedaba para que la 2da División de marines atacara a lo largo de la costa.

La 2da División de marines, defendiendo la linea en Point Cruz, permanecio alli durante los tres primeros días a partir de que comenzo la operación, en el sur, de la 25º División de Infantería. El cuarto día, 12 de enero, inició una ofensiva contra la 2da Division japonesa defendiendo el sector de Point Cruz. En el período de una semana los marines avanzaron mas de 1.500 yardas hacia una posición desde la cual se pudiera lanzar una ofensiva a Kokumbona. En el proceso se estima que mataron a unos 650 japoneses.

Mientras se conseguían estos objetivos, el 35º de Infantería se encontraba librando una dura batalla en el Gifu, en el monte Austen, y en la zona de las agrestes colinas del suroeste, en el lugar conocido como ''Seahorse'' (Caballo de mar), por su parecido visto desde una fotografía aerea. En una batalla que solo duró un día pero que fue muy dificil, el 3er Batallón, 35º de Infantería, tomó el ''Seahorse'' rodeando de forma eficaz el Gifu.


LA REDUCCIÓN DEL GIFU
Con el ''Seahorse'' asegurado, la dificil tarea de reducir el Gifu recayó en el 2do Batallón, 35º de Infantería. La batalla duró dos semanas, y se llevó a cabo contra unos japoneses que estaban dispuestos a luchar hasta la muerte. Pronto se tuvo conocimiento de que era esencial utilizar el apoyo de carros de combate, pero no hubo disponible ninguno hasta el final de la operación. Los avances se realizaban de 100 metros en 100 metros. Tan bien escondidos estaban los japoneses que a menudo era dificil localizar su linea principal de resistencia. Una y otra vez las compañías avanzaban solo para tener que volver atras de nuevo. El ataque de doble envolvimiento se llevó a cabo el 18-19 de enero. Gradualmente, la resistencia comenzó a aflojar, y el 22-23 de enero, 3 carros de los marines con dotaciones del Ejercito fueron enviados para ayudar en la lucha. Dos de ellos se averiaron en el camino, el tercero siguió adelante.

En una infernal batalla en la jungla, el solitario carro, apoyado por 16 hombres de la infantería, penetró en el corazón del Gifu e inició una sistematica destrucción de fortines y de soldados nipones. La noche del 22-23 de enero el Gifu estaba en calma. A última hora de esa noche, los japoneses, bajo las ordenes del comandante Inagaki, llevaron a cabo un ataque hacia el nordeste, pero para entonces el desenlace era inevitable, y despues de una corta lucha murieron Inagaki y sus soldados. La reducción del Gifu había costado a los norteamericanos 64 muertos y 42 heridos; los japoneses habían perdido más de 500 hombres, todos muertos. La resistencia al este del río Matanikau había cesado.

Con la captura del ''Galloping Horse'', del ''Seahorse'' y del Gifu, la 25º División de Infantería pudo limpiar las colinas restantes en el flanco sur, e iniciar el camino hacia Kokumbona. En una ofensiva final que duró dos días, y que finalizó el 24 de enero de 1943, Kokumbona fue capturada por el 27º de Infantería, y los japoneses expulsados de la región. A finales de enero la tarea final a la que se enfrentaba el 14º Cuerpo de Ejercito era la de perseguir y destruir a los japoneses antes de que pudieran esconderse o escapar.


CONTINUA :arrow:
Fuente texto: Libro ''Guadalcanal 1942'' de Joseph N. Mueller, serie ''Ejercitos y batallas'', publicado por Osprey Military en 1991, traducido e impeso en España por ''Ediciones del prado'' en 1994.
ImagenImagenImagen
''Si vis pacem, para bellum''

Avatar de Usuario
gerkamp
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3798
Registrado: Mar Ene 25, 2011 6:57 am
Ubicación: Argentina

Campaña de Guadalcanal

Mensajepor gerkamp » Jue Ago 04, 2011 1:56 am

LA FASE FINAL
En la primera semana de febrero de 1943, el almirante Halsey esperaba que los japoneses hicieran otra ofensiva a gran escala, ya que los servicios de inteligencia apuntaban la posibilidad de un último esfuerzo de los japoneses. Pero los norteamericanos habían sido burlados por los japoneses. Estos, despues de repetidas ofensivas sin éxito, habían decidido retirarse. Para engañar a los estadounidenses y dar la impresion de que estaban preparando una gran ofensiva, incrementaron sus actividades en la zona mientras que en realidad lo que hacían era preparar la evacuación de las tropas que aun quedaban en Doma Cove, en el área de Cabo Esperanza. Para cubrir esta retirada, los japoneses emplazaron el 14 de enero 600 hombres en tierra, cerca de Cabo Esperanza, y una fuerza adicional por un corto espacio de tiempo en las islas Rusell, justo al noroeste de Guadalcanal. El plan japonés intentaba una retirada nocturna mediante el transporte en un destructor, pero no fue posible. Hubieron de utilizar lanchones para transportar las tropas a las Rusell, dende serían recogidas y trasladadas al norte.

EL EMPUJÓN DEFINITIVO

''Captura de Kokumbona y avance hacial el río Poha''
Imagen
http://es.wikipedia.org/wiki/Operaci%C3%B3n_Ke

El 14º Cuerpo de Ejército alcanzó el río Poha el 25 de enero. Ahora la campaña comenzaba a entrar en su fase final. Se le dió orden a una división combinada del Ejercito y la Infantería de Marina (CAM) para que atacara en dirección oeste el 26 de enero a las 06:30 hs; el 6to de marines se trasladaría a lo largo del flanco norte, por la playa, mientras que el 182º de Infantería avanzaría hacia el sur, por el flanco de las colinas. El 147º de Infantería sería la división de reserva, mientras que la Americal y la 25º División de Artillería, junto con la 2da Escuadrilla Aérea de la Infantería de Marina proporcionaría apoyo directo a la operación.

La División CAM atacaría de nuevo el 26 de enero, y avanzaría 1.000 yardas mas alla del río Poha. La división continuaría su avance hasta el río Nueha, donde consolidaría sus posiciones.

El 29 de enero de 1943, el general Patch destacó al 147º de Infantería de la División CAM y lo reforzó con artillería del 2do Grupo, 10º de marines, y el 97º Grupo de Artillería de Campaña. Esta fuerza compuesta se situó bajo las ordenes del general de brigada Alphonse Carre, segundo al mando de la 2da División de marines, y se le encargó perseguir a los japoneses.

El 30 de enero a las 07:00 hs, el 14º de Infantería avanzó hacia el oeste. Fueron retrasados en su avance por la resistencia de algunos nucleos de japoneses en el río Bonegi. El ataque continuó al día siguiente con el apoyo de la artillería. El plan de ataque pretendía que el 1er y 2do Batallón cruzaran la costa, mientras que el 3er Batallón iría tierra adentro para tomar las colinas del sur, pero la determinada resistencia nipona detendría el avance costero.

El 1 de febrero de 1943, el general de brigada Sebbree, comandante en jefe de la División Americal, tomó el mando de la operación. El ataque continuó, pero tambien lo hizo la resistencia japonesa, que detuvo a los americanos. El 2 de febrero los japoneses se retrasaron en sus posiciones. Se estimaba que había unos 700-800 japoneses en el área. Entre el 3 y el 5 de febrero los norteamericanos avanzaron hacia el oeste hacia el río Umasani, sin encontrar resistencia organizada.

A principios de febrero, el general Patch estaba convencido de que los japoneses no iban a preparar una nueva ofensiva. Consideraba que probablemente estaban preparando la retirada de Guadalcanal, cosa que pretendía evitar.

La Plana Mayor del 14º Cuerpo de Ejército había realizado planes para desembarcar un batallón reforzado en la costa suroeste; su mision sería avanzar hacia Cabo Esperanza y atacar a los japoneses por la retaguardia, cortandoles la retirada. El ataque lo llevaría a cabo el 2do Batallón, 132º Regimiento de Infantería, bajo el mando del coronel Alexander M. George. Consideraciones de ultima hora hicieron llegar a la conclusión de que el batallón reforzado no sería suficientemente fuerte para aguantar si es que había mucha resistencia japonesa, por lo tanto un pequeño grupo de reconoimiento se adelantaría y establecería un puesto avanzado en Titi para determinar las fuerzas japonesas. Esto se hizo en un desembarco el 1 de febrero. Una vez en tierra, se hizo un reconocimiento efectivo de toda el área, y se recomendó que el batallón desembarcara en Verahue y luego se dirigiera hacia Titi.

''En este mapa se muestra como las fuerzas estadounidenses empujan a los japoneses hacia Cabo Esperanza, mientras que el batallón que desembarcó en Verahue avanza hacia el norte para cortarles la retaguardia.''
Imagen
http://es.wikipedia.org/wiki/Operaci%C3%B3n_Ke

El 2 de febrero el batallón del coronel George comenzó su avance. Dos días mas tarde se unió con la fuerza de reconocimiento en Titi y continuó su avance. El 7 de febrero llegó a Marovovo, donde pasó la noche.

El movimiento hacia Marovovo habia sido constreñido de alguna forma por falta de información exacta sobre los japoneses de la zona, y durante el día, el coronel George había recibido una herida en la pierna. El general Patch, que deseaba que la operación se agilizara, envió al coronel Gavan hacia la posición del batallón; pero una vez alli se dio cuenta de que todo se estaba desarrollando satisfactoriamente, e hizo evacuar al coronel George por barco.

Entretanto, atras, en la costa norte, el general Patch relevó al agotado 147º Regimiento de Infantería, y ordenó al 161º de Infantería de la 25º de División (Reforzada) que continuara persiguiendo a los japoneses. Ambas fuerzas continuaron sus respectivos avances, encontrando solo minima resistencia. El 9 de febrero se encontraron en la aldea de Tenaro, y la campaña se dió por finalizada oficialmente. Pero 13.000 japoneses habían escapado de Guadalcanal: el plan tenaza norteamericano había sido ejecutado con demasiada lentitud.

Realmente los japoneses habían luchado con calculada lentitud, retrasando la acción durante la fase final, que había comenzado el 12 de enero cuando el Alto Mando japonés dió la orden para la retirada. Oficiales del Estado Mayor embarcaron en un destructor y desembarcaron en Guadalcanal. Alli pasaron al Cuartel General del 17º Ejercito e informaron al general Hyakutake de sus nuevas instrucciones para el 15 de enero. Explicando este nuevo plan a sus tropa como un cambio en las disposiciones debido a una proxima operación, Hyakutake ordenó la retirada del 17º Ejercito a Cabo Esperanza el 22-23 de enero de 1943. Los destructores de rescate hiciero tres viajes y evacuaron las tropas durante las noches del 1-2, 4-5 y 7-8 de febrero. Las tropas fueron enviadas a Buin y Rabaul.

Los japoneses, al final habían sido hábiles y astutos. Sin embargo, el significado esencial de la campaña permaneció sin cambios. La primera fase, la de las Salomón, concluyó con una victoria de los norteamericanos.


CONTINUA :arrow:
Fuente texto: Libro ''Guadalcanal 1942'' de Joseph N. Mueller, serie ''Ejercitos y batallas'', publicado por Osprey Military en 1991, traducido e impeso en España por ''Ediciones del prado'' en 1994.
ImagenImagenImagen
''Si vis pacem, para bellum''

Avatar de Usuario
gerkamp
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3798
Registrado: Mar Ene 25, 2011 6:57 am
Ubicación: Argentina

Campaña de Guadalcanal

Mensajepor gerkamp » Jue Ago 04, 2011 2:10 am

EPILOGO
Guadalcanal proporcionó un arquetipo para la guerra naval y en la jungla del Pacífico. Una dura lucha que acabó con el mito de la invencibilidad japonesa; fue ciertamente una campaña de la que se hablaba cada día en la prensa norteamericana. Durante meses se hicieron operaciones de ''touch and go'', y hubo un suspiro de alivio en toda la nación cuando los japoneses se retiraron finalmente.

A partir de la campaña se creó una aguerrida fuerza de lucha. Los veteranos volvieron para enseñar a las nuevas tropas de reemplazo, o bien se qudaron para apuntalar a las nuevas unidades que continuarían la lucha. Más importante aún, la campaña validaría las teorías y la practica de la guerra anfibia, que se había enseñado a los marines en la academia de Quantico, Virginia, a fines de los años '20 y '30. El concepto, aunque no único, no fue muy bien recibido en ciertos circuitos militares, principalmente a causa de los recuerdos del intento fallido de Gallipoli, en la costa de Turquía, durante la I Guerra Mundial.

El beneficio más importante para los norteamericanos fue el propio Guadalcanal. Se convertiría en una de las bases aereas y navales más avanzadas de la región, y se convertiría en un trampolin para futuras operaciones anfibias en la región. Tambien, mediante su ocupacion, los norteamericanos mantendrían abiertas las lineas de comunicación con Australia.

El coste de la campaña no había sido prohibitivo para los norteamericanos. Las pérdidas totales para el Ejército y la Infantería de Marina fueron 1.600 muertos y 4.700 heridos. Las perdidas japonesas fueron considerablemente mayores: 25.400 hombres entre todas las Fuerzas Armadas. Las pérdidas navales fueron superiores para ambas partes ya que ascendieron a unos 25 buques de guerra aproximadamente por cada contendiente.


CONTINUA :arrow:
Fuente texto: Libro ''Guadalcanal 1942'' de Joseph N. Mueller, serie ''Ejercitos y batallas'', publicado por Osprey Military en 1991, traducido e impeso en España por ''Ediciones del prado'' en 1994.
ImagenImagenImagen
''Si vis pacem, para bellum''

Avatar de Usuario
gerkamp
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3798
Registrado: Mar Ene 25, 2011 6:57 am
Ubicación: Argentina

Campaña de Guadalcanal

Mensajepor gerkamp » Jue Ago 04, 2011 3:46 am

EL CAMPO DE BATALLA HOY
Guadalcanal ha dado muchos pasos hacia su modernizacion desde la II Guerra Mundial, aunque retiene muchos de sus lazos con el pasado. No es ya el lugar remoto que era, sino que se ha convertido en una nación nueva y emergente que disfruta de autogobierno.

El más significativo cambio politico desde la guerra es que la sede de gobierno se ha trasladado de Tulagi. Ahora esta ubicada en Honiara, la nueva capital de Guadalcanal. Honiara se extiende al oeste del río Matanikau, mas alla de Point Cruz, una zona donde tuvieron lugar los más duros combates.

Desde las islas Fidji se llega en un corto vuelo al aeropuerto Henderson (no el primitivo, sino otro construido en un lugar muy cercano) en Guadalcanal. Despues de dejar el avión, uno de los primeros lugares que divisas segun miras al oeste es el monte Austen. Con su altura dominante nos dificil determinar porque jugó un papel tan critico en la campaña.

El área primaria de interes para el historiador es, por supuesto, el campo de batalla. Para visitarlo lo mejor es alquilar un vehiculo y un guia local. Esto ahorra tiempo, dinero y mucha frustración. La playas de desembarco, Alligator Creek, Campo Henderson y Bloody Ridge estan todos cerca unos de otros y pueden visitarse en un día. El monte Austen y el Gifu, aunque mas lejos, son una excursion agradable. Desde el monte Austen se consigue tener una perspectiva japonesa de la campaña. Otros campos de batalla, como el ''Galloping Horse'' y el ''Seahorse'' estan a cierta distancia tierra adentro y requieren una cierta aclimatacion y resistencia fisica para llegar a ellos. Es mejor no acometerlos en solitario. Una forma facil de acercarse para verlos, al igual que otros lugares un tanto alejados, es alquilando un helicoptero.

Para los que deseen investigar en el fondo del mar, las aguas mar adentro tienen una variedad de barcos y aviones en los que bucear. Los barcos más importantes estan en aguas demasiado profundas como para bucear con seguridad, pero los transportes hundidos en la batalla de noviembre estan en aguas más accesibles.

Otras areas de interes son Tulagi, Gavutu y Tanambogo. Estas areas no se visitan a menudo y es mejor coordinar el viaje y el alojamiento de antemano. Hay abundancia de restos historicos en la zona, y son accesibles solo por barco. El más notable es el Kikutsuki, un destructor japones hundido por el Yorktown el 4 de mayo de 1942, durante una incursion hecha como parte de la batalla del Mar del Coral. Mas tarde el 34º de Seabees sacó el barco a flote, utilizandolo como dique flotante.



Eso es todo, espero que sea útil. Saludos cordiales.

Fuente texto: Libro ''Guadalcanal 1942'' de Joseph N. Mueller, serie ''Ejercitos y batallas'', publicado por Osprey Military en 1991, traducido e impeso en España por ''Ediciones del prado'' en 1994.
ImagenImagenImagen
''Si vis pacem, para bellum''

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1498
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Campaña de Guadalcanal

Mensajepor Schwerpunkt » Sab Sep 03, 2011 12:44 am

¡Saludos a todos !

Continuando con la interesante contribución de Gerkamp a esta larguísima campaña, quisiera hacer hincapié en una serie de consecuencias importantes que pasan a veces desapercibidas en la derrota japonesa.

Las bajas sufridas por ambos bandos fueron importantes y desde un punto de vista puramente material fueron parecidas en lo naval y aéreo. Ahora bien, aún siendo las bajas aéreas similares (Unos 600 aviones en el bando norteamericano y unos 600-800 en el japonés) el resultado fue un desastre para el fuerza aérea japonesa. Los japoneses que durante la mayor parte de la campaña estuvieron operando al límite de su alcance operativo -si exceptuamos algunas breves incursiones con sus portaaviones- perdieron virtualmente casi todos los pilotos de los aviones derribados. Por contra los norteamericanos que se encontraban en el área pudieron e hicieron verdaderos esfuerzos en rescatar a muchas tripulaciones. El problema principal no era el reemplazo de los aviones perdidos, terreno en el que los norteamericanos disfrutaban de una superioridad abismal sino en el reemplazo de tripulaciones entrenadas. En este aspecto el programa de entrenamiento japonés era mucho menor que el norteamericano y además muy inferior al comprometer a los pilotos mas entrenados al desgaste en combate sin relevo. Los norteamericanos por el contrario tenían establecido un sistema que posibilitaba el que las tripulaciones y pilotos que habían estado durante un período prolongado pudieran regresar a la patria y entrenar pilotos noveles. Esto evitaba el caso de sus contrarios japoneses que por puro desgaste sacrificaban a la fuerza de pilotos japonesa original sin dotarla de cuadros con experiencia parecida.

Así pues en el bando norteamericano unos 420 tripulantes que perdieron la vida. Por contra los japoneses que perdieron un número similar de aviones perdieron nada menos que 2.600 tripulantes, o sea unas seis veces mas que sus oponentes americanos con el agravante de que el programa de entrenamiento y reemplazo japonés era mucho mas pequeño. (1)

El resultado fue que la aviación japonesa sufrió unas bajas en pilotos y cuadros experimentados de las cuales no se recuperó jamás. Por si fuera poco a principios de 1943 entraron en acción aparatos norteamericanos tecnológicamente muy superiores a sus contrarios nipones rompiendo para siempre el equilibrio aéreo.

Otra cuestión poco examinada es que para mantener una campaña prolongada en el límite mismo de su capacidad logística y operativa los japoneses tuvieron que efectuar unos consumos desaforados de combustible. En el último trimestre de 1942 el Japón producía unas 1.194.000 t de petróleo de las cuales tan sólo 643.000 t llegaron al Japón que es donde estaban la mayoría de refinerías en funcionamiento. El resto fue o bien perdido o bien consumido en los territorios ocupados. O sea tan solo unas 214.000 t de petróleo se producían mensualmente en unos momentos en que la Marina Imperial consumía nada menos que 305.000 t de fueloil. (2) Cada incursión de la Marina Imperial contra el la base de Guadalcanal se traducía en el consumo de miles de t de fueloil.

El problema de operar al extremo de una larguísima distancia de las bases de aprovisionamiento y sin conseguir la superioridad aérea y naval es que el abastecimiento de las tropas japonesas en Guadalcanal era complicadísimo y costosísimo. La isla se encuentra a unas 2.900 millas o casi 5.000 km del puerto japonés mas próximo. Debido a lo ineficaz de la organización japonesa de asignación de flete (repartida entre Ejército, Marina y organizaciones industriales) muchos buques tenían que esperar a cargar en el puerto de origen e incluso a veces iban en lastre debido a la falta de coordinación entre estas organizaciones. Como resultado el tiempo medio de singladura para un mercante entre el Japón metropolitano y las Islas Salomón era de unos 48 días. En general las materias primas habían que transportarlas al Japón donde eran procesadas y los suministros resultantes tenían que ser enviados por todo el Pacífico a las guarniciones o tropas en liza. Esta ineficiencia contrasta con la flexibilidad y rapidez de la logística norteamericana. Guadalcanal que se encontraba a nada menos que 7.200 millas de los puertos norteamericanos, o sea unas dos veces y media la distancia a los puertos japoneses, podía ser abastecida en un tiempo medio de 26 días por los cargueros norteamericanos.(3)

Debido a la escasez de flete y a la situación táctica con superioridad aeronaval norteamericana los japoneses se veían reducidos a suministrar y reforzar las fuerzas niponas en Guadalcanal mediante convoyes de destructores. Los buques de transporte eran demasiado lentos y vulnerables para efectuar la larga singladura hasta la isla. Los japoneses efectuaban pues unas expediciones con destructores, buques muy rápidos, pero que consumían una cantidad prodigiosa de combustible al navegar a toda velocidad para evitar los buques y aviones norteamericanos. No sólo consumían una cantidad enorme de combustible sino que el flete que podían transportar era marginal respecto a cualquier pequeño buque de carga y por tanto el flujo de refuerzos de hombres, material y suministros era una mera fracción de lo que se necesitaba. Una típica expedición de suministro podía transportar unos 150-200 hombres y unos cuantos barriles de suministros en cada destructor. Para depositar un débil regimiento de infantería sin material pesado ni suministros para operaciones continuadas había pues que enviar unos 20 destructores consumiendo miles de toneladas de combustible para realizar la tarea que un carguero normal podría haber hecho.

Los japoneses pues se encontraban ante un dilema estratégico debido a las restricciones logísticas; no podían transportar suficientes hombres, material pesado y suministros para expulsar a los norteamericanos de la isla y tampoco querían renunciar a dejar la base americana intacta. En realidad y desde el punto de vista logístico al no triunfar el primer contraataque japonés en forma de golpe de mano, no había posibilidad de expulsar a los americanos de la isla sin dejar sin recursos al Imperio del Sol Naciente. En vez de reconocer esa imposibilidad material el alto mando japonés se empeñó en proseguir una campaña que sería el principio de su ruina. El propio Yamamoto y el estado mayor del 17º Ejército japonés reconocían en noviembre de 1942 que para suministrar adecuadamente a las fuerzas japonesas se necesitaban al menos 5 destructores con su carga cada noche y que para transportar el material pesado, especialmente artillería y munición para arrojar a los norteamericanos de la isla se necesitarían muchos mas transportes por parte de los destructores consumiendo casi la mitad del combustible disponible mensual para toda la Flota Imperial. (4)

Otro aspecto de la concentración de un gran número de destructores en las fútiles tareas de suministro a las tropas japonesas en la isla fue que se abandonaron una gran número de escoltas de mercantes con el consiguiente perjuicio de hundimientos en gran número por parte de los submarinos americanos. 1942 fue un año donde la flota mercante japonesa perdió mas de un millón de toneladas de registro bruto, iniciando una caída catastrófica sin interrupción que no terminaría hasta la desaparición de la flota mercante japonesa y el aislamiento de las islas en poder del Japón.

Fuentes:
(1) Frank, Richard (1990). Guadalcanal: The Definitive Account of the Landmark Battle. (pág. 598-618) New York: Random House.
(2) http://www.combinedfleet.com/guadoil1.htm
(3) James F. Dunnigan & Albert A. Nofi: The Pacific War Encyclopedia (pág. 370-378) Checkmark Books 1998.
(4) http://www.combinedfleet.com/guadoil1.htm


Volver a “Frente del Pacífico”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados