pub01.jpg

La revolución espartaquista

Acontecimientos políticos, económicos y militares relevantes entre noviembre de 1918 y septiembre de 1939

Moderadores: José Luis, PatricioDelfosse

Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

La revolución espartaquista

Mensajepor Akeno » Mar Jun 17, 2008 5:50 pm

El movimiento político de los espartaquistas tomó su nombre simbólico, de "Las cartas de Espartaco", el periódico de la izquierda revolucionaria alemana, y en particular de Espartaco, el seudónimo del director y fundador Karl Liebknecht.

El movimiento nació el 4 de agosto de 1914 bajo el impulso de acontecimientos dramáticos: estalló la PGM y el Partido Social-Demócrata, representante de la clase obrera, patrióticamente declaró: "En la hora del peligro no abandonamos a la patria." El grupo de Liebknecht, del que forman parte Rosa Luxemburg, Clara Zetkin y Franz Mehring, en diciembre del mismo año, realiza el primer espectacular gesto de desacuerdo: vota contra la asignación de créditos de guerra y publica una revista, Die Internationale, en la que sostiene que los enemigos del proletariado son los capitalistas y no los proletarios de otras naciones.

"Las cartas de Espartaco" aparecen en enero de 1916. En ese año los espartaquistas organizan una manifestación pública contra la guerra, contra "el Gobierno que trae el hambre a los obreros". Liebknecht, arrestado, es procesado y condenado por un tribunal militar a cuatro años y seis meses. De esta manera nace su leyenda. Liberado en 1918, Liebknecht y los suyos, en la oleada de la Revolución Rusa de 1917, tratan de tomar la dirección del Partido Social-Demócrata. La ocasión parece favorable: en la hora de la derrota, que las capas populares atribuyen a las clases dirigentes, ante el deso general de cambiar radicalmente la sociedad y el Estado, el grupo espartaquista se pone a la cabeza de todas las agitaciones y revueltas locales, alcanzando su punto más álgido cuando las dotaciones de varios buques de la flota de alta mar se amotinaron en Kiel y Wilhelmshaven. Durante los primeros días de noviembre se propagó la insurrección a otras ciudades del Reich: los obreros se declararon en huelga, fueron formados comités de trabajadores y soldados y el pueblo se lanzó a la calle, exigiendo la terminación de la guerra, la caída de la monarquía y una nueva ordenación económica y social.

Revolución de Noviembre: http://es.wikipedia.org/wiki/Revoluci%C3%B3n_de_Noviembre

Bajo la creciente presión del ambiente revolucionario, el canciller del Reich, príncipe Max von Baden, anunció el 9 de noviembre, por decisión propia, ya que el Kaiser Guillermo II vacilaba, la abdicación del Emperador. Simultáneamente renunció al cargo de canciller en favor del jefe del partido más poderoso, el socialdemócrata Friedrich Ebert. Es la época en que el Gobierno formado por socialistas y por independientes de izquierda, asume tonos claramente revolucionarios; está formado no por ministros, sino por seis comisarios del pueblo socialistas, y pide, obviamente, una Constitución que dé "todo el poder al pueblo". El socialdemócrata Ebert comprende que el empuje revolucionario no tiene posibilidades de éxito en un país cuya aristocracia y cuya burguesía siguen dominando totalmente en las zonas agrícolas; cuya casta militar, aunque derrotada, mantiene relaciones profesionales y políticas con los vencedores occidentales, los cuales, si bien debieron aceptar la Revolución Rusa, no están dispuestos de ningún modo a ver pasar al campo de los comunistas la nación que domina la Europa continental. Ebert conoce bien, a la vez, a su partido y sabe que los obreros alemanes se alejan pronto de los tumultos y enseguida invocan el orden.

Liebknecht y los suyos no se resignan, esperan aprovechar la última ocasión revolucionaria e incitan a los obreros a la rebelión. Cuando se tuvo conocimiento de que Liebknecht pretendía proclamar una "República socialista alemana", Philipp Scheidemann, adelantándose a él, corrió hacia una de las ventanas de la Cancillería y gritó en dirección a la multitud que se manifestaba frente a la sede del Gobierno: "¡Trabajadores, soldados: el pueblo alemán ha vencido en toda la línea! ¡Viva la República alemana libre!". Cuando Liebknecht, en la tarde del mismo día, proclamó desde el Palacio de Berlín la "República socialista alemana", los dados habían sido arrojados ya.

Había nacido la República, que tendría que pasar una dura prueba en los primeros días de enero de 1919.


LA REVUELTA ROJA DE BERLÍN

"Estamos luchando por las puertas del paraíso", proclamó el líder comunista Karl Liebknecht en los primeros días de 1919, animando a su Liga Espartaquista a capturar Berlín para, luego, hacerse con el Gobierno alemán. En efecto, para los comunistas alemanes y miles de simpatizantes de izquierdas, nunca había sido tan propicio el momento, ni los portales de la victoria habían estado tan cerca, como en aquella época fatídica. Alemania parecía en su punto para ser cogida por los comunistas. Friedrich Ebert, el asediado canciller de la nueva República, había sido incapaz de aplastar el desafío radical con los reducidos recursos a su disposición: unidaes militares sumidas en el caos y divididas en sus lealtades, y una fuerza de policía berlinesa que parecía indiferente a la amenaza.

A principios de enero, los espartaquistas y sus partidarios se hicieron con el control de los servicios públicos, el sistema de transporte y las fábricas de municiones de Berlín. Cuando el Gobierno de Ebert depuso al jefe de la policía de la ciudad, un seguidor de los espartaquistas, Liebknecht y Rosa Luxemburg convocaron una manifestación masiva para el 5 de enero para protestar por la destitución.

Ese día y los que siguieron, cientos de miles de trabajadores tomaron las calles blandiendo armas, ondeando banderas rojas y gritando lemas revolucionarios. En un último esfuerzo por restaurar el orden y salvar el Gobierno, Ebert y Gustav Noske, su ministro de Defensa, pidieron ayuda a la única fuente que quedaba: los Freikorps. Las unidades de Freikorps respondieron con ansia al llamamiento del Gobierno, poniéndose rápidamente en marcha hacia Berlín, y quedó dispuesto el escenario para un enfrentamiento sangriento.

REBELDES SIN UN PLAN

El 5 de enero, los líderes espartaquistas se reunieron con el depuesto jefe de la policía en la principal comisaría de Berlín para diseñar la estrategia. El canciller Ebert y otros líderes gubernamentales se refugiaron en la cancillería, que pronto fue rodeada por una muchedumbre colérica. En otros lugares, rebeldes armados se movieron en libertad, tomando la Belle-Alliance Platz, el distrito de la prensa de Berlín, y ocupando las oficinas de algunos de los periódicos de la ciudad, incluídas las del Vorwärts, órgano de los socialistas rivales. Esa tarde, los líderes de la rebelión votaron a favor de combatir al Gobierno hasta derrocarlo. Sin embargo, nadie preparó un plan para llevarlo a cabo. El 6 de enero, los rebeldes capturaron la planta de impresión del Gobierno, su nueva agencia, y la principal oficina de telégrafos de Berlín. Durante días, la multitud aguardó inquieta mientras los hombres que estaba sitiados en el cuartel de la policía deliberaban.

LA ORGANIZACIÓN DE UN RESCATE

Mientras los espartaquistas vacilaban, el ministro de Defensa Gustav Noske se retiró al suburbio occidental de Dahlem para planificar la recuperación de Berlín. Protegido por unidades de Freikorps del cercano Zossen y dotado de un único teléfono, Noske contactó con ex oficiales del Ejército dentro y en las afueras de la capital. En unos días, habían reclutado miles de tropas de los Freikorps para rescatar al Gobierno de Ebert.

"Alguien tiene que ser el tirano sanguinario; no le temo a la responsabilidad." Con esta frase, Gustav Noske se hizo cargo para defender al Gobierno, de dichas fuerzas.

El 10 de enero, 350 soldados de los Freikorps con base cerca del suburbio norteño de Spandau se impusieron a los espartaquistas que intentaban tomar el control de la enorme planta de municiones de la zona. A la mañana siguiente, 1.200 tropas de los Freikorps de Postdam habían atacado la Belle-Alliance Platz, bombardeando el edificio del Vorwärts con obuses y morteros desde corta distancia. Los espartaquistas del interior respondieron con fuego, pero sus ametralladoras y fusiles no pudieron hacer nada contra la artillería y, al cabo de poco tiempo, los rebeldes fueron derrotados.

EL RENACIMIENTO DE LOS GUBERNAMENTALES

El 11 de enero, el ministro de Defensa Noske condujo a más de 3.000 tropas de los Freikorps hasta el corazón de Berlín. A su paso por los barrios prósperos del oeste de la ciudad, los residentes se apostaron en las aceras y los recibieron con vítores. "Más de un corazón patriota pudo regocijarse una vez más ante una visión que echábamos en falta", declaró un periódico conservador. "Los soldados cruzaban marchando la Potsdamer Platz, soldados con oficiales, soldados controlados por sus líderes."

Sin encontrar resistencia, los hombres de Noske avanzaron hasta la Puerta de Brandemburgo, donde socorrieron a los gubernamentales que, tan sólo unas horas antes, habían defendido este bastión simbólico de los ataques de los espartaquistas. Luego, los asesores militares del ministro de Defensa dividieron la ciudad en sectores y los Freikorps se dispersaron, instalando sus ametralladoras en importantes intersecciones y rodeando edificios públicos que seguían en manos de los comunistas.

LA MASACRE DE LA DERECHA

Desahogando sus virulentos sentimientos anticomunistas, las tropas de los Freikorps se abalanzaron sobre los radicales con extraordinario salvajismo. En Spandau, los espartaquistas que no murieron en acción fueron capturados y luego asesinados camino a la prisión. En el edificio del Vorwärts, seis hombres que salieron con banderas blancas fueron abatidos en el acto.

La matanza continuó. Tras bombardear la delegación principal de la policía con artillería, una compañía de hombres de Noske asaltó el edificio y mató brutalmente a los espartaquistas en las oficinas, los pasillos y los ascensores. Mientras que algunos radicales fueron asesinados donde se hallaban, otros encontraron un destino aun peor: fueron golpeados y perseguidos de habitación en habitación antes de ser asesinados a culatazos.

UN FINAL INSEGURO DE LA MATANZA

El 15 de enero, los Freikorps habían impuesto una calma insegura en la capital. Ametralladoras y vehículos blindados amedrentaban a los disidentes, y tiradores certeros abatían al francotirador espartaquista ocasional.

Liebknecht y Luxemburg, los principales líderes espartaquistas, habían pasado a la clandestinidad, pero los hombres de los Freikorps les descubrieron. Los dos radicales fueron conducidos al cuertel de los Freikorps en el Hotel Eden de Berlín. Esa misma noche, fueron escoltados por separado por una puerta trasera, aporreados, introducidos en automóviles y asesinados en el camino.

Fueron las últimas víctimas mortales de la semana sangrienta de Berlín. Más de un centenar de espartaquistas murieron defendiendo su causa, pero los Freikorps salieron de los violentos enfrentamientos con tan sólo 13 muertos y 20 heridos.

FUENTES UTILIZADAS


EL TERCER REICH. Su historia en textos, fotografías y documentos. Heinz Huber y Artur Müller. Plaza & Janés S.A. 1967

EL TERCER REICH. Un sueño perverso (II). Time-Life Books Inc - Editorial Rombo S.A. 1996

HISTORIA DE LA II GUERRA MUNDIAL Y DEL III REICH. Océano-Instituto Gallach 1985


Saludos cordiales!
Última edición por Akeno el Mié Jun 18, 2008 9:26 am, editado 5 veces en total.

Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensajepor Akeno » Mar Jun 17, 2008 6:39 pm

Algunos enlaces en castellano para conocer un poco más a algunos de los protagonistas de estos hechos.

Karl Liebknecht
http://es.wikipedia.org/wiki/Karl_Liebknecht

Rosa Luxemburg
http://es.wikipedia.org/wiki/Rosa_Luxemburg

Clara Zetkin
http://es.wikipedia.org/wiki/Clara_Zetkin

Franz Mehring
http://es.wikipedia.org/wiki/Franz_Mehring

Gustav Noske
http://es.wikipedia.org/wiki/Gustav_Noske

Friedrich Ebert
http://es.wikipedia.org/wiki/Friedrich_Ebert

Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensajepor Akeno » Mar Jun 17, 2008 7:06 pm

Añadiría a lo ya expuesto que los acontecimientos en Berlín acaecidos entre el 10 y el 17 de enero de 1919, fueron conocidos como la "Semana Sangrienta", cuando las fuerzas regulares y voluntarias, bajo la dirección de Gustav Noske y del general von Lüttwitz, aplastaron a los espartaquistas.

Un año después, el general Freiherr (Barón) Walther von Lüttwitz, un oficial reaccionario de la vieja escuela, iba a demostrar cuán leal era a la República en general y a Noske en particular, cuando condujo a sus tropas independientes a la captura de Berlín en apoyo del putsch de Kapp.

Ebert, Noske y los demás miembros del Gobierno se vieron obligados a huir en la mañana del 13 de marzo de 1920. El general von Seeckt, jefe del Estado Mayor del Ejército, y nominalmente subordinado a Noske, el ministro de Defensa, se había negado a permitir que el Ejército defendiera a la República contra Lüttwitz y Kapp. "Esta noche ha demostrado la bancarrota de toda mi política", exclamó Noske. "Mi fe en la oficialidad ha quedado destrozada. Todos ustedes han desertado de mi lado" (Citado por Wheeler-Bennet en The Nemesis of Power. MacMillan Company Ltd. 1953)

Pero ésta es otra historia...

Saludos!

Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensajepor Akeno » Mar Jun 17, 2008 8:14 pm

Olvidé citar que en el hilo sobre los Freikorps ya se estuvo hablando de la revolución espartaquista: http://www.forosegundaguerra.com/viewtopic.php?t=3309

Saludos!

Avatar de Usuario
Juan Negrín
Miembro
Miembro
Mensajes: 71
Registrado: Mié Mar 05, 2008 3:41 pm
Ubicación: España

Mensajepor Juan Negrín » Mar Jun 17, 2008 8:25 pm

Muy interesante. Gracias.

Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensajepor Akeno » Mar Jun 17, 2008 9:43 pm

De nada Juan.

La verdad es que es una primera aproximación. Sería interesante poder ampliar más el tema y corregir errores, que seguro que los hay.

Saludos!

Werto
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 807
Registrado: Mié Ago 17, 2005 5:19 am
Ubicación: Donde la consejería de eduación estime oportuno, Asturias, España
Contactar:

Mensajepor Werto » Mié Jun 18, 2008 1:11 am

Hola a todos.

Precisamente a Von Seeckt se le atribuye, contestando a Noske, cuando este pidio ayuda al Bundeswerhr para defender la legalidad contra el pusch de Kapp, la frase Reichwerh no dispara contra Reichwerh.

Y es que parecia que la fuerza militar, en Weimar, sólo estaba para ser utilizada contra la izquierda.

Por otra parte es importante resaltar que los planetamientos de los espartaquistas, del KPD, de Liebknecht y, en particular, Rosa Luxemburgo, nada tenián que ver son los de los soviéticos. Seia bastante más adecuada definir al KPD de 1918-19 como Social-Revolucionario -con muchos matices en lo de "revolucionarios", pues desde luego no eran, al menos en plantemiento, autoritarios- que como comunistas, de hecho definir al KPD de 1918-19 como comunista al estilo soviético seria completamente erróneo.

La cuestión básica que el SPD bajo la batuta de Ebert se habia convertido en un partido esencialmente liberal, hasta tal punto que inclsuo gente como Berstein -el padre de socialdemocracia europea, y una de las personas más críticas con Marx- habia abandonado el SPD para fundar el USPD, -social-democratas independientes-.

Saludos Cordiales.
Jonny coge el Bombardero,
y lo eleva por el cielo,
no hay cañón que alcance a Jonny,
ni rival que lo derribe...

Jonny no mata a la gente.
elimina el objetivo,
Jonny no es un asesino;
Jonny es frio..., y profesional.

Tal vez no veamaos en el ESTAIR, Supendereis.

Avatar de Usuario
Von Urhiel
Usuario
Usuario
Mensajes: 11
Registrado: Mar Abr 08, 2008 7:11 pm
Ubicación: San Pedro, Honduras
Contactar:

Mensajepor Von Urhiel » Mié Jun 18, 2008 5:53 am

INTERESANTE!!! :shock: :shock: :shock:
"Cuando NO Se Ama Demasiado NO se Ama lo Suficiente"

partisano
Miembro
Miembro
Mensajes: 269
Registrado: Jue Jun 26, 2008 12:46 pm
Ubicación: CANTABRIA

La revolución espartaquista

Mensajepor partisano » Vie Oct 31, 2008 12:41 am

Hola a todxs:
Rosa de Luxemburgo sigue siendo una persona respetada y querida en Alemanía. Aún hoy,a casi noventa años de su muerte se reunen en el mes de enero en Berlín miles de personas(Este año setenta mil) para conmemorar su asesinato.
Rosa de Luxemburgo, ya en 1918, empezo a formular críticas en plena guerra civil rusa a los bolcheviques por su falta de democracia en la dirección de la revolucíon soviética.
"Es un hecho incontestable que sin una libertad ilimitada de prensa, sin una libertad absoluta de reunión y de asociación, la dominación de las amplias masas populares es inconcebible"
"La libertad reservada sólo a los miembros del partido,por muy numerosos que sean,no es libertad.La libertad siempre ha sido y es la libertad para aquellos que piensen diferente".
Rosa de Luxemburgo era de origén polaco y judia. Quizás su origén judio contribuyo a hacer crecer el ya arraigadoantisemitismo en el primitivo DAP. Ya que lucharon antes de la existencia del partido contra la revolución espartaquista.Unidos en muchos casos a los Freikorps.
http://www.moebius77.com/blog/index.php ... a-politica - 30k
La comuna de Cronstadt(Crepúsculo sangriento de los soviets) Ida Mett-EdicionesEspartaco internacional.
Saludos.
Conocer el pasado,comprender el presente,conquistar el futuro...
El hombre nace libre,responsable y sin excusas. Jean Paul Sartre

Avatar de Usuario
LOBO AZUL
Miembro
Miembro
Mensajes: 154
Registrado: Mié Nov 12, 2008 5:27 am
Ubicación: Ecuador
Contactar:

La revolución espartaquista

Mensajepor LOBO AZUL » Mié Nov 12, 2008 11:09 pm

:evil:

Interesante el tema, alguna ocasión leí algo de ello, pero si mal no recuerdo quienes se levantaron en armas fueron los espartaquistas, quienes aprovecharon la derrota alemana y vieron una posibilidad para captar a la población a su favor, más no obtuvieron el suficiente respaldo y fue como Noske aprovechó y arremetió congtra ellos.

No lo recuerdo muy bien, y si estoy en un error agradecería me corrigan.
Que Dios se apiade de mis enemigos porque yo no lo haré.

George Patton


Volver a “Temas generales”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados