Checoslovaquia

¿Qué pasaría si…?

Moderador: José Luis

Avatar de Usuario
Salgento Arensivia
Miembro
Miembro
Mensajes: 326
Registrado: Mar Mar 14, 2006 5:56 am

Checoslovaquia

Mensaje por Salgento Arensivia » Lun May 22, 2006 1:20 am

Quiero plantear lo siguiente: ¿qué hubiera pasado si Checoslovaquia decide oponerse por la fuerza a los alemanes? echando un vistazo rápido veo que los alemanes en esa época sólo disponen de 3 divisiones panzer (equipadas en su totalidad con Panzer I y un puñado de II) y la luftwaffe estaba experimentando sus nuevos modelos en España (había muy pocos Bf 109, Stuka, He 111 y Do 17 y ningún Ju 88 ni Bf 110), mientras que los Avia checos eran mejores que los He 51 y los Pz 35 y Pz 38 eran mejores que los Panzer I y II alemanes.
¿Hubieran podido resistir los checos?
¿Estaba ya establecida la doctrina de la Blitzkrieg en Alemania?
¿Como era el ejercito checo a niver organizativo-operativo?
¿Se hubieran opuesto los generales alemanes a Hitler?
¿Hubieran intervenido Inglaterra y Francia?
¿Cuál hubiera sido la postura de Mussolini (el otro gran triunfador de la crisis checoslovaca?
¿Hubiera cambiado el resultado de la Guerra Civil Española, que se estaba librando simultaneamente?

Avatar de Usuario
Barbarossa
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 599
Registrado: Vie Mar 24, 2006 11:00 pm
Ubicación: España

Mensaje por Barbarossa » Lun May 22, 2006 3:22 am

Aun cuando a comienzos de 1939 la Wehrmacht no estuviese en plenitud de facultades, pienso que, en caso de oponer resistencia a la invasión, el Ejército checo no habría tenido prácticamente ninguna oportunidad de convertirse en un serio adversario.

El motivo no es otro que el hecho de que toda la estrategia de defensa de Checoslovaquia descansaba no tanto en el potencial de sus Fuerzas Armadas (aun cuando éste era muy importante) como en el sistema de fortificaciones desplegado a lo largo de toda la frontera con Alemania.

Esta estrategia tenía su lógica y, probablemente, habría sido exitosa aunque solamente hasta 1938, pues en este año se produce el Anschluss con Austria y la incorporación de los Sudetes a Alemania.

Ello provocó un vuelco en la situación estratégica de Checoslovaquia, pues su frontera con el Tercer Reich (que, prácticamente, rodeaba todo el territorio checo), al ser ahora mucho más extensa, se convirtió por ello en indefendible para el Ejército checo. Por si ello no fuera suficiente, todo el sistema de fortificaciones checas diseminadas por los Sudetes, tras su anexión, quedó ubicado dentro del territorio alemán.

maximus

Mensaje por maximus » Mar May 23, 2006 5:05 pm

Creo que hay una confusión de fechas

Lo que plantea el Salgento es
Quiero plantear lo siguiente: ¿qué hubiera pasado si Checoslovaquia decide oponerse por la fuerza a los alemanes?
Y lo que opina Barbarrosa dice[
quote]Aun cuando a comienzos de 1939 la Wehrmacht no estuviese en plenitud de facultades, pienso que, en caso de oponer resistencia a la invasión, el Ejército checo no habría tenido prácticamente ninguna oportunidad de convertirse en un serio adversario.
[/quote]

Evidentemente, el Salgento se refiere a la crisis de otoño de 1938, cuando Checoslovaquia fue conminada finalmente por Francia y Gran Bretaña a aceptar el a-nunca-olvidar Pacto de Munich, por el cual los alemanes se apoderaban del territorio de los Sudeten, sin ni siquiera dar una garantía de que no iban a invadir Bohemia-Moravia (que hoy coincide más o menos con la República Checa). Por entonces, aún continuaba la guerra civil española (batalla del Ebro), porque la República tenía la esperanza de que una guerra europea contra el nazismo supusiese la salvación de los antinazis españoles.

Barbarrosa se refiere al triste desenlace de toda la crisis, unos meses después, en marzo de 1939 (la guerra civil española ya había terminado o estaba en fase terminal), cuando Hitler, ya no me acuerdo ni con qué pretexto invadió lo que quedaba de Checoslovaquia, apoderándose de Praga y, lo que más le interesaba, los complejos de industria armamentística. En efecto, como dice Barbarrossa, en aquel momento, los checos podían hacer para defenderse, habiéndose perdido ya las fortificaciones defensivas que estaban emplazadas en Sudetenland, ya cedido en octubre de 1938, y con el movimiento secesionista en Eslovaquia en marcha.

Churchill opinó que, si en septiembre de 1938 los checos se hubiesen mantenido firmes (como se mantendrían los polacos al año siguiente), Francia y GB no hubieran podido evitar sus compromisos. Ésta es la propuesta del Salgento, muy interesante, por cierto.

Parece ser que, si Checoslovaquia hubiese resistido, el ejército alemán, todavía no suficientemente bien preparado, se hubiese encontrado atascado en las zonas montañosas fortificadas. Y, como ya se ha puesto en otro topic próximo, había una conspiración militar alemana contra Hitler en marcha. O sea, que los checos hubiesen podido salvar al mundo de la guerra.

Avatar de Usuario
Harry Flashman
Miembro
Miembro
Mensajes: 151
Registrado: Mié Abr 05, 2006 8:29 pm
Ubicación: España

Mensaje por Harry Flashman » Mié May 24, 2006 7:16 pm

Hola a todos.
En este post voy a intentar dar una visión de la situación durante la crisis de los Sudetes, para que así podamos tener una información más amplia de qué hubiera ocurrido si Checoslovaquia decide oponer resistencia.

LAS ALIANZAS

Curiosamente, poco después de subir al poder, Hitler propuso a Bènes (primer ministro checoslovaco) un tratado de no agresión, que los checos rechazaron porque, aseguraron, ellos se atenían a los principios de la Sociedad de Naciones. En 1.935 repitió la oferta, que fue nuevamente rechazada porque conllevaba una “autonomía cultural” de la población alemana de los Sudetes; el gobierno checoslovaco sabía que eso conduciría a la “autonomía territorial”.
En este momento Alemania no podía contar con la intervención de ningún aliado verdadero contra Checoslovaquia. Italia no podía hacer nada contra los checos, porque no tenía frontera con ellos, y tan sólo podría ser de utilidad si Francia y Gran Bretaña declaraban la guerra a Alemania. Sin embargo, había dos estados oportunistas dispuestos a repartirse con Alemania los despojos de una guerra con Checoslovaquia actuando contra este último país: Hungría y Polonia.
Hungría había quedado muy mermada en 1.918 con el Tratado de Trianón, y aspiraba a recuperar territorios que consideraba propios en todos sus vecinos. De Checoslovaquia reclamaba Rutenia y parte de Eslovaquia. Debido a estas reclamaciones húngaras, los checos habían formado la “Pequeña Entente” con Rumania y Yugoslavia. Esta alianza desarrolló hasta 16 planes para el caso de que Hungría intentase apoderarse de territorios de uno de los tres países. El último plan, de poco después de la anexión de Austria por Alemania, suponía el despliegue de 22 divisiones rumanas y yugoslavas en la frontera húngara en caso de que amenazase a Checoslovaquia. En septiembre del 38 Hungría movilizó sus mejores reservas y realizó unas maniobras a gran escala en la frontera con Eslovaquia. Desgraciadmente para Checoslovaquia, la "Pequeña Entente" no contemplaba ningún plan en caso de un ataque alemán.
Polonia, por su parte, reclamaba el distrito minero de Taschen. Pese al relativo anticomunismo de los gobiernos checoslovacos se habían alcanzado acuerdos defensivos con la URSS, que actuaba como “protectora” de Checoslovaquia. Durante la crisis de los Sudetes, amenazó a Polonia con la cancelación del Tratado de Amistad Polaco-Soviético de 1.932 si Polonia efectuaba cualquier movimiento en contra de Checoslovaquia. Para reforzar esta amenaza desplegó cuatro ejércitos en la frontera polaca.
El principal aliado de Checoslovaquia era Francia. Pero no estaba muy dispuesta a luchar contra Alemania, como al final se vio en el Pacto de Múnich. Por ello supondremos en este escenario de guerra virtual que no interviene, ni Gran Bretaña tampoco.

LA SITUACIÓN DE LAS FUERZAS CHECOSLOVACAS

En septiembre de 1.938 Checoslovaquia disponía de las siguientes fuerzas armadas:
-26 divisiones para operaciones activas. Se desglosan en :
20 de infantería
2 de infantería motorizada
4 móviles (con 3 batallones de tanques cada una)
-19 divisiones de guarnición. Se desglosan en :
12 en los Sectores Fronterizos (ocupando las líneas fortificadas)
7 en los Grupos Defensivos (en zonas fortificadas del interior del país)
La organización checa era triangular. Cada división de infantería constaba de 3 regimientos de infantería y 1-2 regimientos de artillería. Cada regimiento de infantería constaba de 3 batallones, cada uno de los cuales disponía de 3 compañías regulares y 1 de ametralladoras o armas pesadas. Además cada división de infantería disponía de un batallón antitanque, uno de morteros, uno de señales, uno de ingenieros y uno de antiaéreos.
Los carros de combate checos eran LT-34, LT-35 (que los alemanes llamaron Pz 35 (t) cuando los capturaron), y LT-38 (el Pz 38 (t)). Todos ellos montaban cañones de 37 mm y eran mejores que los Pz. I y Pz. II alemanes. El total de tanques checos era de 454.
El ejército checoslovaco tenía un importante déficit de medios motorizados, porque tan sólo disponía de 30.000 vehículos a motor.
La dotación de antitanques era buena, pero no la de antiaéreos, que era más bien escasa.
La frontera checa con Alemania, además de ser montañosa, estaba completamente fortificada. Sus fortificaciones eran de las más fuertes de Europa, comparables en algunas zonas a la Línea Maginot francesa. Se estructuraban en una doble línea: la primera constaba de bloqueos de carreteras, campos minados, obstáculos antitanque, nidos de ametralladora y demoliciones preparadas; la segunda era una cadena de búnkers y casamatas con campos de fuego entrelazados, provistos de ametralladoras, cañones antitanque de 47 mm y obuses de 100 mm. En el interior del país había otras zonas fortificadas alrededor de las principales ciudades y zonas industriales. Sin embargo, los propios checos (y también los alemanes) habían detectado fallos en la línea fortificada, tales como comunicaciones deficientes dependientes del teléfono, con sus vulnerables cables, excesiva dependencia exterior de los puntos fuertes, ya que se les podía cortar el suministro eléctrico con relativa facilidad, o vulnerabilidad a los ataques nocturnos.
La aviación checoslovaca disponía de los siguientes efectivos en septiembre de 1.938:

Aviación de 1ª línea:
Aviones correo – 259
Reconocimiento – 61
Cazas – 326
Bombarderos ligeros – 101
Bombarderos medios – 54

Aviación de reserva:
Aviones correo – 99
Reconocimiento – 11
Cazas – 74
Bombarderos ligeros – 31
Bombarderos medios – 18

Listos en las fábricas, pero sin desplegar:
Aviones correo – 25
Reconocimiento – 20
Cazas – 50
Bombarderos ligeros – 8
Bombarderos medios – 9

Además, de 1.046 tripulaciones aéreas, tan sólo 950 estaban listas. Por si fuera poco, la mayoría de aviones checoslovacos eran inferiores a sus contrapartidas alemanas.
Los refugios acorazados para aviones de Checoslovaquia eran invulnerables a las mayores bombas de aviación que los alemanes eran capaces de usar por entonces, las de 225 Kg.

LA SITUACIÓN DE LAS FUERZAS ALEMANAS

Para la “Operación Verde”, nombre del plan alemán de invasión de Checoslovaquia, se movilizó al Primer Grupo de Ejércitos. El Segundo Grupo de Ejércitos quedó guarneciendo el resto de fronteras alemanas. En 1.938 Alemania disponía de 3 millones de hombres movilizables, 200.000 vehículos militares a motor, y 400.000 caballos para las fuerzas armadas.
El Primer Grupo de Ejércitos disponía de:
-3 Divisiones Panzer
-4 Divisiones Ligeras (2 no completamente operativas)
-3 Divisiones de montaña
-5 Divisiones de infantería motorizada
-29 divisiones de infantería (5 eran Landwehr)

El Segundo Grupo de Ejércitos disponía de:
-1 División Panzer (la 4ª, que estaba incompleta)
-30 Divisiones de infantería (16 Landwehr)
-1 División de caballería

Las unidades Landwehr estaban integradas por reservistas de más de 35 años, la mayor parte veteranos de la Primera Guerra Mundial, y su armamento y equipo eran anticuados.
Cada división Panzer disponía de 330 tanques. Se suponía que cada una disponía de un batallón de Pz. III, pero en realidad tenían una compañía de 22 carros por división. El resto de tanques eran Pz I y Pz II.
Las divisiones ligeras tenían 46 Pz I y 22 Pz II cada una. El resto de la división era infantería motorizada. Eran un intermedio entre las divisiones de infantería motorizada y las panzer, y sirvieron de embrión para crear nuevas divisiones panzer.
La Luftwaffe tenía en formación fuerzas paracaidistas, pero en ese momento sólo estaba formado un batallón del 7º Regimiento Fallschirmjäger.
En cuanto a aviación, estas eranlas cifras de la Luftwaffe en septiembre de 1.938:

Fuerzas de primera línea:
Reconocimiento – 60 aviones (5 escuadrones)
Observación – 60 aviones (5 escuadrones)
Cazas – 444 aviones (37 escuadrones)
Bombarderos en picado – 180 aviones (15 escuadrones)
Ataque terrestre – 60 aviones (5 escuadrones)
Bombarderos – 336 aviones (28 escuadrones)

Fuerzas de segunda línea – 588 aviones (49 escuadrones)

Los alemanes contaban ya con gran número de Bf-109, Do-17 y He-111, y cierto número de Ju-87 y Ju-86. En general sus aviones eran mejores que los checos. Pero en 1.938 la Luftwaffe aún no tenía la organización y eficacia de un año después, y sus tácticas no estaban completamente desarrolladas.

LOS PLANES

Alemania planeaba atacar las líneas defensivas checas para abrir brechas en las mismas. Entonces avanzarían las divisiones panzer, ligeras y motorizadas hacia el interior de Checoslovaquia, explotando el éxito, perturbando la retaguardia y creando el caos en las comunicaciones. La estrategia era una clara blitzkrieg (Guderian estaba al mando de las fuerzas acorazadas alemanas desde octubre de 1.935, y la guerra relámpago estaba desarrollada, al menos en la teoría). El estado mayor alemán esperaba que los checos aguantasen una semana, aunque no todos tenían claro que se pudiera romper tan fácilmente la línea fortificada, ya que los cañones de 75 mm, aún bastante abundantes en el ejército alemán, eran inútiles para demoler los búnkers checos.
La estrategia checa estaba muy influida por la francesa de defensas estáticas, pero modificada para incluir elementos móviles de respuesta y la posibilidad de la defensa móvil en retirada. El plan checoslovaco de defensa contaba con que la línea defensiva sería perforada en un momento u otro, y para eso se usaban las divisiones de infantería motorizada y móviles, cuya misión era lanzar ataques de flanco contra las fuerzas que penetrasen por las brechas. En caso de no poder detener el avance, se efectuaría una defensa móvil por las colinas y mesetas de Bohemia y Moravia, y en caso extremo se establecería una línea defensiva final en el río Moldava, que parte el país de norte a sur aproximadamente por su mitad, todo ello tras haber desmantelado la industria de la zona occidental y haberla trasladado a Eslovaquia.
Además, otros países hicieron sus planes para ayudar a Checoslovaquia. Rumania movilizó dos divisiones con 300 tanques y 700 piezas de artillería para acudir en auxilio de Checoslovaquia si entraba en guerra con Alemania. La URSS desplegó en la frontera checa 450 cazas y 600 bombarderos para intervenir si era necesario.

PROBLEMAS PARA LOS CONTENDIENTES

La defensa de Checoslovaquia frente a Alemania era imposible, y eso lo sabía el alto mando checo, que sin embargo se opuso a la capitulación de su gobierno el 30 de septiembre de 1.938. El ejército checoslovaco fue movilizado al completo a partir del 23 de septiembre, y estaba listo para combatir, por lo que los alemanes no contaban con la sorpresa, como ocurrió en Polonia once meses después. Acto seguido de la movilización checa, Francia ordenó una movilización parcial (para nada, porque acabaría cediendo en Munich), Gran Bretaña llamó a sus reservistas (igual de inútil que Francia) y la URSS declaró su apoyo a Checoslovaquia.
El principal problema de Checoslovaquia era su extensa frontera con Alemania, comparada con la poca superficie que encerraba. Si imaginamos la parte occidental del país (Bohemia y Moravia) como un rectángulo, Alemania tenía frontera por tres de sus lados.
Por su parte los alemanes, al no contar con la sorpresa, hubieran tenido muchas más bajas que en la campaña de Polonia. En especial la Luftwaffe en Polonia disponía de una superioridad de 3 a 1 y el elemento sorpresa, que les permitió destruir buena parte de la fuerza aérea polaca en tierra; aún así las bajas fueron cuantiosas. Sin embargo, en Checoslovaquia disponía de sólo 2 a 1 y no contaba con poder aniquilar a los checos en tierra.
En Alemania existía además una conspiración militar antinazi. Sin embargo, Von Beck, el cabecilla, no pudo hacer nada al encontrarse con la resistencia de Von Brauchitsch a unirse a la conjura. Por si fuera poco, los militares implicados consideraban el golpe de estado como último recurso, y pretendían en su mayor parte desobedecer las órdenes.
Checoslovaquia presentaba además un problema añadido, el étnico. ¿Podían fiarse de los soldados de habla alemana de los sudetes? ¿y de los de etnia húngara? ¿y de los rutenios?.

Esta información la he obtenido del artículo”Czechoslovakia ’38. What if they’d fought?”, de Peter H. Grymer, aparecido en el número 24 (septiembre-octubre de 1.993) en la revista “Command”.
Espero que estos datos hayan servido para aclarar un poco la cuestión, o para complicarla más, porque me temo que una victoria alemana no hubiera estado nada clara, y además hubiera supuesto un coste tremendo para Alemania.
Saludos.

Avatar de Usuario
Salgento Arensivia
Miembro
Miembro
Mensajes: 326
Registrado: Mar Mar 14, 2006 5:56 am

Mensaje por Salgento Arensivia » Jue May 25, 2006 1:17 am

Muy buen post, amigo Flashman. Si, como dices esa era la disposición de fuerzas, hubiera sido un baño de sangre. Me ha sorprendido mucho el plan de defensa checoslovaco. Me parece superior, no sólo al polaco, sino incluso al francés (por la inclusión de verdadera fuerzas móviles con las que contraatacar). La situación de la Luftwaffe también me ha sorprendido. Pensé que en esa época el grueso de la caza sería el He 51 y el Ar 68 y el grueso de los bombarderos el Ju 86 (aparatos muy mediocres), con solo un puñado de Bf 109 y otros tipos modernos.
Si hubieran intervenido todos los otros países, se hubiera formado un tremendo follón, del que no me atrevo a aventurar el resultado. Si no hubieran intervenido, hubiera ganado Alemania (la blitzkrieg es la blizkrieg), pero a un coste tremendo, que quizá le hubiese costado muy caro a Hitler, con esos militares descontentos.
Lo que sí es seguro es que se hubiera interrumpido el flujo de material alemán hacia España, y eso, en plena Batalla del Ebro. Quizá el ejército que se hubiera desgastado hubiera sido el de Franco ¿quien sabe?

Avatar de Usuario
Harry Flashman
Miembro
Miembro
Mensajes: 151
Registrado: Mié Abr 05, 2006 8:29 pm
Ubicación: España

Mensaje por Harry Flashman » Jue May 25, 2006 6:42 pm

Hola.
Imaginemos por un momento el siguiente escenario:
- Alemania se dispone a invadir los Sudetes tras el Pacto de Múnich.
- Checoslovaquia decide oponer resistencia y declara la guerra a Alemania.
- Alemania invade Checoslovaquia. Tras días de combates durísimos y un tremendo desgaste, los checos comienzan a ceder.
- En ese momento Hungría invade Rutenia, territorio checoslovaco.
- Como respuesta, Rumania y Yugoslavia declaran la guerra a Hungría.
- Para aprovechar el momento, Polonia invade Eslovaquia.
- La URSS declara la guerra a Polonia.
- Francia y Gran Bretaña protestan muchísimo y mientras tanto no hacen absolutamente nada. En el momento en que la URSS declara la guerra a Polonia, les sale la vena anticomunista a los británicos y declaran la guerra a la URSS; los franceses les secundan con desgana. Ténganse en cuenta las repercusiones de una guerra soviético-británica a escala mundial: podríamos asistir a una reedición del "Gran Juego" en Asia central, Persia y Mesopotamia.
- Alemania, Polonia y Hungría se reparten Checoslovaquia.
- El "ruido de sables" aumenta en Alemania debido a las tremendas bajas de la campaña checa.
- Los nazis abortan la disensión en el ejército destituyendo a los generales más viejos y reacios a su dominio.
- Hitler se muere de risa al ver a todos sus vecinos peleándose unos contra otros mientras él ha conseguido sus objetivos: ocupar Bohemia y Moravia y "domesticar" a las fuerzas armadas.
La verdad es que podría haberse armado un lío tremendo, con todos esos países, dictaduras en su mayor parte, esperando apoderarse unos de otros. Europa oriental era un auténtico avispero en aquella época, y sólo aguardaba a que alguien le diera una patada para que las avispas salieran enfurecidas a picar. El de la patada fue Hitler, aunque el avispero aguantó primero unos cuantos golpes.
Saludos.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9358
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Jue May 25, 2006 7:08 pm

¡Hola a todos!

¿Hubieran podido resistir los checos?

Difícilmente. El general Ludwig Beck, jefe del Estado Mayor General del OKH, ordenó unos ejercicios en el verano de 1938 cuyos resultados dejaban claro que los checos serían derrotados. El problema era la actitud de Francia, pues si decidía atacar, los alemanes no podrían resistir.

¿Estaba ya establecida la doctrina de la Blitzkrieg en Alemania?

En la doctrina militar alemana, en sus manuales y regulaciones de campaña, jamás se citó esa palabra (Blitzkrieg). La doctrina militar alemana se basaba en la guerra de movimientos de ejércitos de armas combinadas. El término Blitzkrieg salió a la palestra pública tras la campaña contra Polonia.

¿Como era el ejercito checo a niver organizativo-operativo?

Harry ha dado un buen detalle.

¿Se hubieran opuesto los generales alemanes a Hitler?

Probablemente. Pero, ¿quién lo puede saber?

¿Hubieran intervenido Inglaterra y Francia?

Aunque los líderes políticos franco-británicos habían empeñado su palabra en defender a Checoslovaquia declarando la guerra a Alemania, es difícil que la intervención fuese directa y rápida. Gran Bretaña no estaba capacitada en esos momentos para destinar una fuerza expedicionaria a Europa. Francia rezaba para no verse en la situación de tener que cumplir su palabra. Francia estaba obligada por tratado; Gran Bretaña por palabra.

¿Cuál hubiera sido la postura de Mussolini (el otro gran triunfador de la crisis checoslovaca?

Mussolini no podía hacer nada en esos momentos en el campo militar. Haría, probablemente, lo mismo que hizo más tarde en septiembre de 1939: esperar y ver.

¿Hubiera cambiado el resultado de la Guerra Civil Española, que se estaba librando simultaneamente?

A la altura que Hitler pensaba invadir Checoslovaquia, 30 de septiembre de 1938, la guerra en España ya estaba totalmente finiquitada, aunque no hubiese acabado.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9358
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Jue May 25, 2006 8:12 pm

En cuanto a la actitud de la Unión Soviética (estaba obligada por tratado de 1935 a asistir a los checos), caso de que Checoslovaquia fuese atacada por Alemania, todo dependía de la actitud francesa. Si Francia se negaba a cumplir su tratado con Checoslovaquia (algo muy probable), la URSS se abstendría. Hay un libro muy estimulante de Igor Lukes y Erick Goldstein, The Munich Crisis, 1938: Prelude to World War II (Frank Cass, 1999) sobre este asunto. El libro en realidad es una recopilación de varios artículos escritos, además de los autores citados, por Gerhard Weinberg, Anna Cienciala (trata la crisis desde Varsovia), Magda Ádám (desde Hungría), Martin Thomas (Francia), G. Bruce Strang (Roma), Richard Overy (Alemania), Nicholas J. Cull (Gran Bretaña), Peter Beck (GB y Liga de Naciones), Peter Neville (Nevile Henderson y Basil Newton). Erick Goldstein (Neville Chamberlain), Michael Graham Fry (Dominios británicos) y Hsi-Huey Liang (China).

Bien, en el capítulo de Igor Lukes, “Stalin and Czechoslovakia in 1938-1939: An Autopsy of a Myth”, Igor comienza su artículo preguntándose:

[En este artículo me propongo analizar la actitud de Stalin hacia Checoslovaquia en 1938-39. Es un topic que debe ser abordado en dos niveles conectados. En el primer nivel debemos examinar la imputación de que el Kremlin intentó proporcionar al gobierno de Praga asistencia militar efectiva contra el Tercer Reich y de esta forma ir más allá de las obligaciones que había asumido con el Tratado Soviético-Checo de Mutua Asistencia de mayor de 1935. ¿Deseaba Stalin ayudar al gobierno de Praga unilateralmente, esto es, sin Francia? Presento pruebas decisivas de que la respuesta es “no”.] (Página 13).

En las páginas siguientes, Igor demuestra de manera irrefutable su anterior afirmación.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
beltzo
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1343
Registrado: Jue Sep 29, 2005 8:49 am

Mensaje por beltzo » Jue May 25, 2006 9:14 pm

Hola a Todos:

Mi opinión es que los generales hubieran intervenido los nazis perdido el poder en Alemania y fin de la historia.

En el caso de que el complot de Beck y los suyos no triunfase, hago las siguientes consideraciones:

En principio Rusia no intervendría sin que Francia hiciera lo propio sobre todo porque lo último que quería Stalin era quedar aislado en una guerra con Alemania. La guerra en España no estaba tan finiquitada como puede parecer, si bien es cierto que la victoria de Franco solo era cuestión de tiempo el principal problema de la república era la sensación de derrota y una merma considerable de su voluntad de lucha, tal es así que hubo intentos de negociar con Franco una paz honorable que finalmente acabarían con el golpe de Casado, una extensión del conflicto checoslovaco podía traer como consecuencia un incremento de la voluntad de resistencia en la república sobre todo de su retaguardia que estaba en plena descomposición, esto por si mismo ya pondría bastante más dificiles las cosas a Franco, pero es que además Franco facilmente quedaría privado de recibir cualquier ayuda internacional mientras que la república ahora podría recibir ayuda de Francia y Gran Bretaña.

Si Checoslovaquia resiste los alemanes se verían en un gran apuro en casi todas la variables que se podían plantear. Cierto, los checos serían derrotados y Francia haría mas bien poco encerrada como estaba detrás su linea Maginot, los ingleses tampoco hubiesen hecho gran cosa, su impotencia era bastante manifiesta. Pero Hitler obtendría poco premio en Checoslovaquia, no hubiese obtenido ni las gigantescas fabricas Skoda, ni el abundante armamento checo, la Wehrmacht hubiese sufrido un serio desgaste y Alemania se veía en un conflicto para el que no estaba en absoluto preparada; quedaba aislada, sometida a un bloqueo naval y con una economía en estado ruinoso, aun suponiendo en el mejor de los casos para Alemania, que Rusia no interviniera los germanos no tenían ni una posibilidad de salir del lío en que se había metido.

Saludos
"Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero sino, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío". Albert Einstein

Avatar de Usuario
Salgento Arensivia
Miembro
Miembro
Mensajes: 326
Registrado: Mar Mar 14, 2006 5:56 am

Mensaje por Salgento Arensivia » Vie May 26, 2006 11:49 pm

Por favor, amigo José Luís, necesito una aclaración: ¿podrías explicarme clara y sucintamente la diferencia entre los términos "Blitzkrieg" y "Guerra de movimientos de ejércitos de armas combinadas"?
¿Es sólo una mera cuestión semántica o hay alguna diferencia conceptual que se me escapa?
Muchas gracias por anticipado.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9358
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Sab May 27, 2006 1:16 am

¡Hola, Arensivia!

Intentaré ser claro y sucinto, aunque no sé si lo lograré.

El término Blitzkrieg (guerra relámpago) es un concepto que nada tiene que ver con el término Bewegungskrieg, si exceptuamos que Blitzkrieg se utilizó (y se utiliza) para describir las campañas alemanes en Polonia y el Oeste en 1939 y 1940, respectivamente.

Cuenta Robert A. Doughty, en un artículo titulado “Myth of the Blitzkrieg”, cómo William J. Fanning, Jr, había demostrado en un artículo publicado en War & Society que la palabra Blitzkrieg apareció ocasionalmente entre 1936 y 1937 como el producto de un amplio uso en varias lenguas del término “lightning” (relámpago) para describir la velocidad y la potencia de los ejércitos modernos a finales de la década de 1930. Con ese término se pretendía definir el “golpe demoledor” que tenía que romper la estática de trincheras que había acabado siendo la Gran Guerra. En las publicaciones alemanas algunas veces se utilizaron los términos Blitzartig (tipo relámpago), Blitzfunken (chispas relampagueantes) y Blitzschlag (golpe relámpago). Cuando los alemanes utilizaron el término Blitzkrieg, lo emplearon para significar una guerra corta.

Pero la doctrina militar alemana no tenía nada que ver con los diferentes significados del término Blitzkrieg. Desde los tiempos de Moltke el Viejo (mediados del siglo XIX), la doctrina militar alemana se basaba en la Bewegungskrieg (guerra de movimiento), que ya Moltke principió durante las guerras de liberación alemanas (1866-1871). En la Gran Guerra los alemanes sólo pudieron desplegar muy limitadamente la Bewegungskrieg en el Frente Occidental en su fase defensiva, no así en la ofensiva, y ocasionalmente en el Frente Oriental. Tras la Gran Guerra, Hans von Seeckt, el comandante en jefe del Reichswehr, desarrolló el concepto de Bewegungskrieg, modernizándolo y aprovechando las innovaciones tecnológicas aplicadas al armamento. Plasmó todos sus principios y conceptos en el Heeresdienstvorschritf 487 (Regulaciones del Ejército número 487) que llevaba por título Führung und Gefecht der verbundenen Waffen (Liderazgo y Batalla con Armas Combinadas), regulaciones publicadas en 1921 y 1923, actualizadas diez años más tarde, en 1933 y 1934, en el Heeresdienstvorschrift 300, Truppenführung (Liderazgo de Tropas). En ninguno de esos manuales aparece el término Blitzkrieg.

La Bewegungskrieg tenía su expresión práctica en una guerra de movimiento mediante el empleo conjunto y coordinado de formaciones de armas combinadas. El término Blitzkrieg se empleó más tarde (a partir de la campaña alemana en Polonia) para describir los efectos fulminantes de esa forma de hacer y conducir la guerra. Blitzkrieg, en sí mismo, no significa nada. Bewegungskrieg, la base de la doctrina militar alemana, significa, en este sentido, todo.

Se puede emplear Blitzkrieg como forma de expresar las consecuencias finales de la forma de hacer la guerra que tuvo Alemania en 1939 y 1940, o para expresar la estrategia de guerra de Hitler (guerra corta), término que Hitler despreciaba, porque según él su origen era extranjero (italiano). Pero para referirse con propiedad a la doctrina militar alemana puesta en práctica en la IIGM hay que utilizar la expresión Bewegungskrieg, guerra de movimiento, guerra de maniobra, o guerra de movimiento de armas combinadas.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Salgento Arensivia
Miembro
Miembro
Mensajes: 326
Registrado: Mar Mar 14, 2006 5:56 am

Mensaje por Salgento Arensivia » Sab May 27, 2006 1:55 am

Gracias por la aclaración. La cosa es más antigua de lo que parece entonces, aunque en la Primera Guerra Mundial, en el Frente Occidental hubo muy poca guerra de movimientos. Por lo que dices, parece entonces que nos tendríamos que remontar a Moltke y yo diría que incluso la forma de hacer la guerra de Napoleón tiene algo que ver con esto. Me da bastante que pensar. Al parecer, nada está inventado, sino "redescubierto"

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9358
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Sab May 27, 2006 3:06 am

Hombre, Arensivia, la guerra siempre fue cosa de movimiento. Pero cuando los ejércitos se masificaron con la levé en masse napoleónica y los frentes de la guerra se ampliaron y multiplicaron (IGM), el problema era ya cómo mover esos ejércitos (ferrocarril) y cómo comunicarlos (telégrafo). Todos eso fue evolucionando durante la revolución industrial de finales del XVIII y el siglo XIX hasta desembocar en la IGM. Pero hasta entonces el empleo en guerra de armas combinadas fue siempre limitado, aunque siempre innovador.

Lo que hizo la Wehrmacht al estallar la IIGM no fue original en las armas que empleó, sino en cómo las concibió y empleó. Por ejemplo, la división blindada no era una novedad alemana, aunque sí era novedad cómo se concibió el arma blindada (capaz de llevar a cabo operaciones independientes en profundidad). Las comunicaciones radiadas tampoco eran una novedad alemana, pero los alemanes fueron los únicos que explotaron esa tecnología dotando a casi todos los vehículos de combate de un juego de radio. Todo tenía que girar en torno a la velocidad y maniobravilidad. Y aunque el arma blindada era quien tenía que encabezar la ruptura y explotarla, de poco serviría su empleo si no lo hiciera de manera conjunta y coordinada con las otras armas: ingenieros, infantería blindada, reconocimiento, artillería, aviación de combate de apoyo al suelo, etc.

Fue la combinación adecuada de las diferentes armas del ejército en grupos de combate operando casi al unísono (aunque la perfección no se alcanzó siempre y en muchos episodios fracasó, el cuadro conjunto fue idóneo), junto con el excelente entrenamiento de las tropas, lo que hizo que la Wehrmacht asombrara al mundo. Los elementos (ideas, conceptos, trabajos, ejercicios) estaban ahí, desde hacía años, para el que los quisiera manejar y explotar, pero sólo los alemanes lo hicieron.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
beltzo
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1343
Registrado: Jue Sep 29, 2005 8:49 am

Mensaje por beltzo » Sab May 27, 2006 3:45 am

Hola a Todos:

Hay un interesante artículo de Williamson Murray titulado "Reflexionando sobre las Revoluciones en Asuntos Militares". En su día cité lo concerniente a la relación entre I y II GM y donde encontrar el resto del artículo aquí -----> http://wwwsegundaguerr.superforos.com/v ... ando#10185

Recomendaría leer no solo la cita, sino también el resto porque ayuda a comprender el significado de revolución en el contexto militar.

Saludos
"Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero sino, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío". Albert Einstein

Avatar de Usuario
Salgento Arensivia
Miembro
Miembro
Mensajes: 326
Registrado: Mar Mar 14, 2006 5:56 am

Mensaje por Salgento Arensivia » Dom May 28, 2006 1:15 am

A todo eso me refería al nombrar a Napoleón. Si te fijas bien, Napoleón introduce el concepto de división, integrando en ella infantería, caballería, ingenieros, granaderos, etc. Además, sus campañas, especialmente la que culminó en Austerlitz son una lección magistral de guerra de movimientos y envolvimiento del enemigo.
Además de esto, organizó a la mayor parte de su caballería como arma aparte de las otras divisiones, (incluso con artillería propia), capaz de realizar operaciones independientes, de la misma manera que más tarde los alemanes harían con sus blindados.
No dudo que todo esto influyó en todos los militares siguientes (incluído Moltke). Sin embargo, creo que el concepto moderno de guerra de movimientos (ya incluyendo en ella blindados, aviación y ferrocarriles modernos), se deben más a gente como Fuller, Liddell-Hart y a algunos italianos (perdonadme que no recuerde sus nombres). Los franceses ya conocían (y habían sufrido en sus carnes) las teorías de Moltke (en 1870 más que en la Gran Guerra), y sin embargo, se vieron desbordados en 1940. Tal vez deberían haber leído un poco más....

Responder

Volver a “Historias alternativas”

TEST