Axis Sally

Todos los personajes de la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Responder
Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3175
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Axis Sally

Mensaje por Francis Currey » Mar Ago 25, 2009 10:33 pm

Axis Sally

Axis Sally, hija de Vincent Sisk y Mae Hewitson nació en Portland, Main el 29 de Noviembre de 1900, y fue bautizada como Mildred Elizabeth. El matrimonio termino con divorcio cuando Rally contaba con siete. Poco después, su madre se volvía a casar con Robert Bruce Gillars, tomando Mildred el apellido de su padrastro y convirtiéndose en Mildred Elizabeth Sisk Gillars.

Completo la secundaria en 1917 en Conneaut. Comenzó sus estudios universitarios de arte dramático en la facultad de Wesleyan en Ohio, situada en Delaware. Rally tuvo constantes problemas de disciplina aunque destacaba en idiomas, no termino de encajar por lo que acabo abandonando la carrera en 1922, sin graduarse.
Según el testimonio de su hermanastra Sally trabajo como vendedora, cajera y camarera, en su ambición por convertirse en actriz

En 1929 es enviada (gracias a la buena posición económica de su padre, que trabajaba como dentista) a Francia, durante seis meses para mejorar aprender el idioma. Tras su paso por Europa y de regreso a Estados Unidos trabajó en Nueva York, desempeñando pequeños papeles en comedias musicales. 1934 viaja a Alemania, para estudiar música en Dresde, que compatibilizaría trabajando como comercial y profesora de inglés en la Escuela de Idiomas Berlitz, hasta 1935, fecha en la que regresa a su país, para regresar, poco después a Alemania, donde trabajó como secundaria, camarera y oficinista, con la esperanza siempre de obtener un papel dramático en el teatro o en el cine que la catapultara a la gloria. Fue durante esta etapa cuando conoció Max Otto Koischwitz, con quien tuvo un romance. Otto, que había nacido en Estados Unidos, era oficial del ejército alemán, y trabajaba como director de programación de Radio Berlín, llevando a cabo la difusión de propaganda política, mediante las ondas.

Gracias a los contactos de Otto, fue contratada por el Ministerio de Propaganda de Goebbels donde trabajó activamente como locutora de Radio Berlin, dirigiendo el programa "home sweet home" (hogar dulce hogar) dicha emisión estaba dirigida a las tropas norteamericanas, a los prisioneros de guerra y a las mujeres que en Estados Unidos esperaban el regreso, de sus hijos y maridos. Su principal objetivo, bajo el seudónimo de Midge, era desmoralizar al enemigo, siendo este sus propios compatriotas. Los soldados estadounidenses destinados al frente, la apodaron Axis Sally. Su programa cargaba contra los judíos, mostrando sin reparos su fin propagandístico hasta el punto de que a menudo criticaba al propio presidente Franklin Roosevelt. “home sweet home” se inició el 11 de Diciembre de 1941 y permaneció en antena hasta el 6 de mayo de 1945. Sus emisiones fueron escuchadas en toda Europa, el Mediterráneo, el Norte de África y en los Estados Unidos, intercalado en la programación de Radio Berlín entre las 8:00 y las 14:00

Al igual que su homóloga en el Pacífico, La Rosa de Tokio, le gustaba provocar y burlarse de los soldados, para ello no dudaba en emplear a sus esposas y novias."Hola compañeros," decía. "Me temo que eres muy anhelo por otra persona. ' Pero me pregunto si ella no está corriendo con otro camino a tu casa. "

La mayoría de los programas fueron emitidos desde Berlín, pero también se realizaron emisiones desde Hilversum en Holanda y Francia manteniéndose especialmente activa durante la batalla del Bulg. Sin embargo su momento de mayor éxito le vino con el programa retransmitido el 11 de mayo de 1940 titulado “Visión de la invasión”, en el Sally daba su particular visión ante un eventual desembarco por parte de los aliados. Mildred, aprovechando sus dotes para el arte dramático representó el papel de una madre que soñaba con la muerte de su hijo durante la invasión, este moriría al incendiarse el barco durante la travesía, desde las costas británicas. El programa fue acompañado de espectaculares efectos sonoros, mientras un locutor relataba:

"The D of D-Day stands for doom... disaster... death... defeat... Dunkerque or Dieppe"
“D de desastre... muerte... derrota... Dunquerque o Dieppe."

La locución llego a Estados Unidos, pero también a las tropas estadounidenses desplazadas a Inglaterra que preparaban la invasión del Día D. La alocución tenía un carácter muy realista, empleando para ello, como ya hemos comentado, multitud de efectos de sonido, tales como los gemidos y gritos de los heridos, los disparos o las propias olas del Canal de la. A través de los efectos de sonido de acción de combate

Su voz sofocante y sensual se apoderó de la radio, dando los nombres, el rango y el lugar de nacimiento de los soldados capturados y heridos, empleando para ello una falsa voz de preocupación sobre el futuro incierto de los cautivos, a menudo intercalaba frases como: "Bueno, supongo que les trataremos bien", "Los médicos no parecen ... no sé ... sólo el tiempo lo dirá". Esta actitud le valió que también fuera apodado como "la perra de Berlín", "Olga" y "Berlín Bessie."

Fuente:Articulo de Dale P. Harper publicado Noviembre de 1955 of World War II.
http://www.historynet.com/mildred-eliza ... -sally.htm
http://www.wfmu.org/LCD/GreatDJ/AxisSal.html
http://www.findagrave.com/cgi-bin/fg.cg ... GRid=23000

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3175
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Axis Sally

Mensaje por Francis Currey » Sab Sep 05, 2009 2:32 pm

Tras su última emisión radiofónica el 6 de mayo de 1945, poco antes de la rendición alemana a Sally no le resulto difícil escabullirse entre la multitud de desplazados en una “nueva” Alemania ocupada por los aliados. Entre los diferentes trabajos que realizo en aquella época se encontraban el suministro de comida, entre la población civil, auxiliar de enfermería, en una oficina para la localización de parientes y amigos desaparecidos e incluso en otra oficina dedicada a la búsqueda de empleo para los millones de alemanes desempleados. En 1946 Más tarde fue ingresada en un hospital norteamericano durante tres semanas. En las navidades del 1946, fue internada en un campo de prisioneros en Wansel, Alemania, pero pronto se beneficio de una amnistía siendo puesta en libertad. Tras su liberación se traslado a vivir a Berlín a la zona controlada por los franceses. Durante esta época vivió pasando desapercibida entre sus vecinos pero cierto día al tratar de renovar su documentación, en Frankfurt, fue arrestada y encarcelada durante un año. El 21 de Agosto de 1948, fue extraditada a los Estados Unidos, siendo encerrada en la prisión del distrito de Columbia de Washington, sin derecho a libertad bajo fianza.

El 25 de Enero de 1949 comenzaba el juicio de Sally, siendo acusada de 10 cargos de traición a la patria, aunque en realidad solo sería juzgada por ocho con la finalidad de acelerar el proceso, un jurado popular de doce personas compuesto por siete hombres y cinco mujeres serían los encargados de juzgar a la locutora. El Juez que iba a presidir el caso era Edward M. Curran y el fiscal jefe de la acusación, John M. Kelley, Jr, mientras que Sally fue representada James J. Laughlin.

John M. Kelley se empleo a fondo para demostrar los cargos que pesaban sobre Sally, reuniendo gran cantidad de pruebas y testigos. En palabras del fiscal: “La señorita Gillars no se limito a minar la moral de los soldados americanos, mediante las hondas, sino que había prestado juramento de lealtad al propio Hitler, tras firmar el contrato con Radio Berlín”. La fiscalía alego también que Sally a menudo se presentaba como miembro de la Cruz Roja Internacional a los prisioneros norteamericanos, con el objetivo de obtener material para posteriormente manipularlo y convertirlo en pura propaganda.

Mientras tanto la defensa baso su alegato en que aquellas emisiones aunque tremendamente impopulares, no podían ser catalogadas como traición, rechazando los cargos de hacerse pasar por miembro de la Cruz Roja.

Las pruebas más contundentes procedían de un puesto de escucha gestionado por la Comisión Federal de Comunicaciones situado en Silver Hill, Maryland, donde durante la guerra todos los programas de Sally fueron grabados y clasificados lo que constituía una sólida evidencia judicial para ser procesada. La fiscalía catalogo estas emisiones como propaganda endulzada destinadas a convencer a los soldados de EE.UU de que luchaban en el lado equivocado.

John M. Kelley subió al estrado a diferentes soldados, capturados durante la guerra, que habían sido “engañados por Sally” para grabar mensajes a sus seres queridos, que a posteriori eran manipulados por la propia locutora para diseminar la moral de la población norteamericana.

El primero en declarar fue Gilbert Lee Hansford de Cincinnati, un veterano de la 29ª División de Infantería, que perdió una pierna en la invasión de Normandía. El veterano dijo, en la sala, que Gillars lo visitó en un hospital de París en agosto de 1944. Ella se acercó con dos oficiales alemanes. Tras una breve presentación ella dijo que estaba trabajando con la Cruz Roja Internacional. “Hola chicos, estoy aquí para hacer unas grabaciones para que los suyos sepan que aún están vivos”

Hansford testifico que tanto él, como otros soldados grabaron, ante su micrófono, mensajes destinados a ser difundidos a sus familias en Estados Unidos. En la sala de fueron reproducidos los mensajes, recogidos aquel día.
El 10 de febrero de 1949, un paracaidista estadounidense de Nueva York, de 36 años, llamado Michael Evanick, declaro ante el jurado que fue capturado en el Día D, 6 de junio de 1944, después de lanzarse en paracaídas tras las líneas alemanas en Normandía, durante su reclusión en un campo de prisioneros, en las inmediaciones de París una mujer le entrevisto con el mismo sistema que a sus compañeros el 15 de julio de 1944. Evanick señalo con el dedo, ante todos a Sally manifestando que la entrevista fue llevada a cabo por aquella mujer.

“Yo había estado escuchando sus emisiones a través de África, Sicilia e Italia, y reconocí su voz," ante lo que ella se limitó a decir: "Supongo que me conoces como Axis Sally"a lo que conteste que yo tenía un nombre para ella.. El testigo dijo que Gillars le ofreció un trago de coñac y un cigarrillo y le invito a que se pusiera cómodo en una silla. Después de un par de copas, mandó traer un micrófono y comenzó la entrevista, me preguntó si me sentía bien al estar fuera de los combates. A lo que conteste que me sentía cien por cien mejor en primera línea: “donde puedo conseguir lo suficiente para comer.". En ese momento, Gillars golpeó con rabia el micrófono, pero recuperó la compostura y le ofreció otro trago.

En un intento por desmentir la acusación de que Sally se hacía pasar por miembro de la Cruz Roja para lograr su material, el 19 de febrero, la defensa llamo Eugene McCarthy, de 25 años de edad, ex combatiente, para responder a una sola pregunta. Laughlin le preguntó si Sally se había hecho pasar por trabajadora de la Cruz Roja cuando ella fue a hacer las entrevistas a los prisioneros de guerra estadounidenses en el Stalag 2-B de Alemania. El soldado dijo que no lo hizo. Pero a gritos profirió en la sala: “Ella nos amenazó al salir, esa mujer ahí” “Ella nos dijo que los estadounidenses eran los más ingrato de todos los pueblos que había conocido y que lo lamentarían”

A raíz del testimonio de McCarthy la acusación subió al estrado de los testigos a los veteranos: John T. Lynskey de Pittsburgh y Paul G. Kestel de Detroit. Ambos declararon que cuando Gillars los visitó en el hospital de París, donde se encontraban, esta se identificó como trabajador de la Cruz Roja.

El abogado de Laughlin aducía que la traición a la patria debía ser algo más que la palabra hablada: “La situación ha llegado a una situación interesante, una persona no puede hacer un discurso antisemita sin ser acusado de traición. Estar en contra del presidente Roosevelt no puede ser una traición. Hay dos opiniones sobre el presidente Roosevelt. Una de ellas sostiene que era un patriota e incluso un mártir. La otra sostiene que fue el mayor pícaro de toda la historia, el mayor fraude, y el más grande impostor que jamás haya existido.

Laughlin también trató de señalar a la Corte la gran influencia que Max Otto Koischwitz había tenido en Sally. Koischwitz era un ex profesor dl Hunter College en Nueva York donde inició una relación sentimental con Sally cuando ella era una de sus estudiantes.. Nacido en Alemania Koischwitz regresó a Alemania, en 1933, renunciando a su ciudadanía de estadounidense, una vez en allí se convirtió en funcionario del servicio de radio nazi a cargo de la difusión de propaganda.

Sally dijo entre lágrimas que el amor que sentía por Koischwitz- la había llevado a realizar transmisiones para Hitler. Confirmando que ella y el profesor habían vivido juntos en Berlín. La influencia que Koischwitz había ejercido sobre ella se materializó cuando al ser informada de la muerte de este, Sally, rompió a llorar ante el jurado

La acusación se centro en el programa, que paradójicamente, le había proporcionado mayor gloria y fama “Mi visión sobre la invasión” programa que estremeció tanto a las familias en Estados Unidos como a las tropas acantonadas en Inglaterra, listas para comenzar el desembarco de Normandia.

La defensa llamo Adelbert Houben, un alto funcionario del Servicio de Radiodifusión de Alemania, este testificó que aquella emisión estaba destinada a evitar la invasión por miedo a los americanos con las previsiones espeluznantes de las víctimas que dicha acción podría desencadenar.

El juicio finalizó el 8 de marzo de 1949. En su alegato final ante el jurado, el fiscal Kelley acuso a Sally de ser un traidor que transmitía propaganda podrida en Alemania durante la guerra, con una alegría sádica, especialmente durante las emisiones en las que se describía con detalle la agonía desgarradora de soldados americanos heridos antes de morir. "Ella se vendió a ellos", dijo. "Ella pensó que estaba en el lado ganador, y lo único que le importaba era su fama egoísta".

Al día siguiente el juez Curran pone el caso en manos del jurado. Después de deliberar durante horas, no pudieron llegar a un veredicto por lo que fueron confinados en un hotel para pasar la noche. Se encontraron de nuevo a la mañana siguiente, y después de 17 horas de deliberación, acordaron que Sally era inocente de siete de los ocho cargos por los que se la imputaba. Sin embargo, la encontraban culpable por la acusación de su participación en la emisión de “Visión de la invasión”.

El sábado 26 de marzo el juez Edward M. Curran, la condenaba a no menos de diez años y a un máximo de treinta años de prisión, con la posibilidad de obtener la libertad condicional al cumplir diez años de condena y a pagar una multa por importe de diez mil dólares.

Fue encarcelada en Alderson, Virginia. En 1959 fue declarada apta para obtener la libertad condicional pero ella misma rehusó a esta posibilidad, ante el temor de ser reconocida. Finalmente dos años más tarde reclamó su libertad condicional, la cual le fue concedida. Tras doce años de prisión dejaba la cárcel el 10 de junio de 1961 a las A las 6:25 am.

Tras su paso por la cárcel, se traslado a Columbus Ohio, donde trabajó como maestra en la escuela femenina de la congregación religiosa de monjas católicas, Nuestra Señora de Belén. Regresó a la universidad de Wesleyan University donde se graduó en retórica en 1973.

Mildred Elizabeth Gillars, más conocida como Axis Sally, murió de cáncer al colon el, 25 de Junio de 1988, en Columbus, Ohio, a los 87 años.

Fuente:Articulo de Dale P. Harper publicado Noviembre de 1955 of World War II.
http://www.historynet.com/mildred-eliza ... -sally.htm
http://www.wfmu.org/LCD/GreatDJ/AxisSal.html
http://www.findagrave.com/cgi-bin/fg.cg ... GRid=23000

Avatar de Usuario
Hundi
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4232
Registrado: Dom Oct 18, 2009 10:36 pm
Ubicación: Guatemala
Contactar:

Axis Sally

Mensaje por Hundi » Dom Oct 25, 2009 11:07 pm

hace poco vi en la tele, una pelicula america de nombre das reich der zwei, que trataba de un locutor de una radio alemana, que mandaba mensajes cifrados a los aliados, supuestamente la programacion de la radio se la entregaba al protagonista el mismo Goebbels, pero no se si esta hisoria es ficticia o se baso en Axis Sally, o si hubieron mas en la misma situaicon de ella. Si hay mas informacion sobre esto mil gracias.
[size=85]Hago de mi futuro una utopía, pues pretendo comprender, esta voluble vida...[/size]
[size=85][color=#FF0000]Una vida sin vicios es una vida sin virtudes.[/color][/size]

Responder

Volver a “Biografías”

TEST