La mujer en la II Guerra Mundial

Todos los personajes de la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Avatar de Usuario
Eckart
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 4624
Registrado: Sab Jun 11, 2005 9:07 pm
Ubicación: Valencia (España)
Contactar:

La mujer en la II Guerra Mundial

Mensaje por Eckart » Mar Nov 17, 2009 11:50 am

andimana4 escribió:Por cierto, ya puestos en el tema solo queria preguntar a los más expertos si eso del Flak son las siglas alemanas de cuerpo femenino.Gracias :?:
Hola, andimana!

FlaK = Flugabwehrkanone (cañón de defensa aérea).

Un saludo.
«El conocimiento es mejor que la ignorancia; la historia es mejor que el mito».
Ian Kershaw

Avatar de Usuario
andimana4
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2006
Registrado: Vie Ene 23, 2009 7:30 pm
Contactar:

La mujer en la II Guerra Mundial

Mensaje por andimana4 » Mar Nov 17, 2009 6:10 pm

Eckart escribió:
andimana4 escribió:Por cierto, ya puestos en el tema solo queria preguntar a los más expertos si eso del Flak son las siglas alemanas de cuerpo femenino.Gracias :?:
Hola, andimana!

FlaK = Flugabwehrkanone (cañón de defensa aérea).

Un saludo.
Gracias por la información. Esta visto que esto de los idiomas es toda una ciencia :sgm120:
Caminando por la vida myspace.com/blogn5

Imagen

Imagen+16

"La propaganda tiene un sólo objetivo: conquistar a las masas.Todo procedimiento que nos conduzca a ello es bueno; cualquier método que lo dificulte es malo" Goebbels

Avatar de Usuario
Germana
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1170
Registrado: Vie May 22, 2009 3:29 pm
Ubicación: Salamanca

Curiosa historia de Christine Granville

Mensaje por Germana » Mié Dic 16, 2009 7:29 pm

Una curiosísima historia de espionaje...
La protagonista es Kristina Skarbek (Christine Granville).
Texto obtenido de acotaciones del libro "Mujeres espías" de Laura Manzanera.

"La mujer que más tiempo sirvió en el SOE [Special Operations Executive], convirtiéndose en agente secreta meses antes de que éste se crease, fue para muchos la mejor representante de los servicios secretos británicos durante la II Guerra Mundial: Christine Granville. Entre sus hazañas, saltó en paracaídas en numerosas ocasiones, atravesó los montes Tatra esquiando para infiltrarse en Polonia, organizó grupos de resistencia por toda Francia y combatió codo con codo con los maquis; no dudó en sobornar a militares, lideró equipos de sabotaje y de fugas, y burló varias veces a la temida Gestapo, arrebatando de las mismísimas fauces de la muerte a algunos de sus camaradas.

Una de sus mayores proezas tuvo lugar en agosto de 1944. Un día de dicho mes, el comandante alemán Fritz Harlan, jefe de prisiones, se sentía satisfecho porque habían dado caza a tres destacados espías: el coronel Cammaerts, de Scotland Yard; el capitán Sorensen, del servicio secreto estadounidense, y el comandante Zane Fielding, detenidos en un control cuando viajaban camuflados en un vehículo de la Cruz Roja. Iban a ser fusilados a las 6.30 del día siguiente y la Resistencia no tenía tiempo de montar un operativo de rescate.

Harlan estaba sumido en sus pensamientos cuando sonó el teléfono y le comunicaron que una extranjera insistía en verle. Se trataba de una guapa muchacha morena que, en un perfecto alemán, dijo venir de Londres y ser sobrina nada menos que del mariscal Bernard Montgomey, que había derrotado a Rommel en El Alamein (Egipto). Ante la estupefacción de Harlen, a quien aquella situación había provocado la risa, la joven, muy seria, le exigió la inmediata entrega de los tres prisioneros británicos, citando sus respectivos nombres. Si aceptaba, su vida sería respetada cuando las tropas aliadas llegasen, afirmando que no tardarían demasiado en hacerlo. ¡Aquello era demasiado! Como única respuesta, el comandante le dijo que estaba loca, pero ella, fría como el hielo, siguió insistiendo y se atrevió incluso a amenazarle: "Si los tres mencionados prisioneros o yo sufrimos el menor daño, todos los alemanes de esta prisión, con usted al frente, serán irremisiblemente ahorcados tan pronto sea ocupado este país". Su interlocutor no aguantó más la incertidumbre y le preguntó quién era: "Soy una espía inglesa", fue la escueta contestación. Él entonces empezó a encolerizarse, pero ella continuaba hablando en el mismo tono severo, con una seguridad pasmosa. Para convencerle de que no mentía, le dio detalles sobre la situación en que se hallaba la guerra en los distintos frentes y que Montgomery estaba ya muy cerca de donde ellos se encontraban. Para acabar, repitió una vez más su ultimátum.

Harlan empezó a mostrarse preocupado, incluso algo asustado. Alemania no estaba en aquellos momentos en una situación fácil, y Hitler ya no hablaba de triunfo, sino, simplemente, de resistir. Finalmente, tras once horas reunidos, decidió acompañar a la muchacha a la celda donde se hallaban los tres prisioneros, que fueron liberados enseguida.

Aquella mujer tan decidida que había logrado engañar a uno de los gerifaltes nazis era la condesa polaca Kristina Skarbek, más conocida por su nombre de guerra, Christine Granville, cuya probada sangre fría y sus conocimientos de diez idiomas la convirtieron en una de las piezas más valiosas de los Servicios Especiales. (...)

Además de actuar en Francia, Christine también estuvo destinada en Italia, donde un buen día se topó con una patrulla alemana. Cuando le ordenaron levantar las manos, obedeció, pero lo hizo sosteniendo en una de ellas una granada: "¡No se muevan o saltamos todos hechos pedazos!". Gracias a su capacidad de improvisación, ella y su compañero pudieron escapar. Y fue en una misión en Budapest donde se encontró con el héroe polaco Andrzej Kowerski, conocido en el SOE como Kennedy, que se convertiría en el gran amor de su vida y con quien se dedicó a organizar vías de escape de Polonia.

Cuando los alemanes firmaron la capitulación, en mayo de 1945, Christine se encontraba en Londres y no se alegró en absoluto con la noticia. "¿Qué clase de paz es ésta? Mi patria se halla bajo la bota rusa. ¡Para Polonia no ha habido liberación, sino sólo un cambio de opresores!"
[size=85]"Lo esencial es invisible a los ojos"[/size]

Avatar de Usuario
andimana4
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2006
Registrado: Vie Ene 23, 2009 7:30 pm
Contactar:

La mujer en la II Guerra Mundial

Mensaje por andimana4 » Jue Dic 31, 2009 2:00 pm

Bueno vamos a tratar de actualizar un poco este post. Dejo unos cuantos artículos vistos por la red y un par de libros, en ingles por desgracia, para aquellos que quieran echarle un vistacito.

Imagen


Y aqui la fuente de la foto es este artículo en la red:
http://la8period3.pbworks.com/Women-in-WWII


Esta es una web de Australia y Nueva Zelanda en la guerra. Aunque no tiene demasiado sobre el tema del post, viene con bastante información sobre el tema del foro. Aviso que está en inglés asi que a sacar el diccionario se ha dicho :sgm115:

http://www.diggerhistory.info/index.htm

Artículo sobre algo del machismo de la época.

http://www.feministing.com/archives/017848.html

Y aqui un libro que seguro más de uno querrá tener:

Imagen


Y cuya dirección para su compra en internet es esta:

http://www.ofertondelibros.com/default. ... 007235360B

¡ Y ojo que dice que lo venden por 5 euros! :sgm119:
Bueno más o menos eso según el cambio de dolares. :mrgreen:

Y aqui el otro libro que queria poner:

Imagen

Baste decir que si alguien lo tiene que lo comente, que es del Reader´s

Sin más os dejo hasta la próxima.Feliz año
Caminando por la vida myspace.com/blogn5

Imagen

Imagen+16

"La propaganda tiene un sólo objetivo: conquistar a las masas.Todo procedimiento que nos conduzca a ello es bueno; cualquier método que lo dificulte es malo" Goebbels

Avatar de Usuario
andimana4
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2006
Registrado: Vie Ene 23, 2009 7:30 pm
Contactar:

La mujer en la II Guerra Mundial

Mensaje por andimana4 » Vie Ene 01, 2010 5:30 pm

Hoy dejo una mini biografía de una mujer especial en una misión importante durante la época. Su nombre:

Grey Murray Hopper:

Imagen

La importancia de esta mujer se debe al campo de la informática,ya que llegó a ser contralmirante de la Navy americana.


Nacida en 1906, esta mujer se licenció en Matemáticas, un título que por aquel entonces era raro en una mujer. Su familia, de larga tradición militar, no pudo imaginarse que fuera una mujer uno de sus miembros más destacados durante uno de los periodos más sangrientos de la historia. Grace se incorporó a la armada por motivos tácticos. Ya en aquella época empezaron los primeros ordenadores, en concreto los de tipo Mark, casi todo por medios mecánicos, pero con un funcionamiento al que Grace ayudó a mejorar. Como es poco el tiempo que tengo dejo aqui unos enlaces para completar el post:
http://es.wikipedia.org/wiki/Grace_Murray_Hopper
http://www.um.es/docencia/barzana/DIVUL ... opper.html
http://www.dma.eui.upm.es/historia_info ... Hooper.htm
Caminando por la vida myspace.com/blogn5

Imagen

Imagen+16

"La propaganda tiene un sólo objetivo: conquistar a las masas.Todo procedimiento que nos conduzca a ello es bueno; cualquier método que lo dificulte es malo" Goebbels

Avatar de Usuario
Germana
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1170
Registrado: Vie May 22, 2009 3:29 pm
Ubicación: Salamanca

Ursula Ruth Kuczynski

Mensaje por Germana » Mié Ene 13, 2010 1:19 pm

Ursula Ruth Kuczynski nació en Berlín, Alemania, en 1907, hija del profesor germano-judío Rene Kuczynski. Tanto su padre como su hermano Jurgen y su hermana Brigitte fueron espías soviéticos.
En 1924 Ruth se convirtió en comunista cuando se inscribió en el Movimiento de la Juventud Comunista y poco después fue la cabeza de la Sección de Propaganda del Partido Comunista Alemán.

Viajó a Estados Unidos en compañía de su padre y hermano, quienes estaban envueltos en actividades de espionaje para la Glavnoye Razvedyvatel'noye Upravleniye o GRU (Directorio Principal de Inteligencia Militar). Mientras prestaba servicios para la GRU trabajó en una librería de Nueva York y regresó a Alemania en 1929. Se casó con Rudolf Hamburger, un amigo de la infancia.

En 1930, Ruth recibió órdenes de la Inteligencia Soviética de viajar a China y establecerse en Shanghai. Su esposo, que también era un espía soviético ya estaba establecido en esa ciudad, bajo la falsa identidad de un arquitecto. Sin embargo, Ruth era mejor considerada por el espionaje soviético que su esposo, y por eso lideró una importante red de espionaje en China.

Ruth fue amiga íntima de Agnes Smedley, una periodista estadounidense y espía comunista que fue quien le presentó a Richard Sorge. La relación entre ambos fue haciéndose más estrecha, hasta que Ruth se convirtió en amante de Sorge. Mientras tanto, Ruth apareció bajo el disfraz de periodista escribiendo para periódicos de orientación comunista.

En 1933 le ordenaron a Ruth Kuczynski que viajara a Moscú para recibir entrenamiento, y seis meses después, tras completar los cursos regresó a China. Su nueva misión era estrechar lazos con los comunistas chinos en Manchuria, quienes en esos momentos luchaban contra los japoneses.
Ruth Kuczynski usaba el nombre en clave Sonia o Sonya y su contacto con el GRU era un agente que usaba el nombre en clave Ernst. Fue con Ernst que se rumoreó que existía una relación sentimental, producto de la cual nació una niña en 1935.

En el año 1935, fue enviada a Peking por el GRU. La inteligencia china, con la ayuda de Morris "Dos Cañones" Cohen, hizo un barrido de sospechosos de ser espías arrestando al reemplazo de Sorge. Ruth y su esposo escaparon con sus dos hijas regresando a Londres para visitar a sus padres. Para entonces, su padre enseñaba economía en la Escuela de Economía de Londres.
En Inglaterra se le unió Olga "Ollu" Muth, quien fue su niñera en Alemania durante muchos años. Muth, que desconocía las actividades como espías de Ruth y su esposo, fue desde entonces la niñera de la nueva hija de Ruth, llamada Nina. La estancia de la familia en Inglaterra duró hasta que su esposo, Rudolf Hamburger fue designado oficial de la GRU en Polonia y por tanto se mudaron a Varsovia. Ese mismo año de 1935, Ruth fue a Moscú para recibir entrenamiento y se divorció de Hamburger, probablemente por órdenes de Moscú, y se casó con el agente del GRU Alfred Schultz, quien dos años después fue ejecutado en una purga soviética.

En 1937, le ordenaron a Ruth Kuczynski que viajara a Moscú para recibir nuevos cursos de entrenamiento y fue condecorada con la Orden de la Bandera Roja por sus leales servicios y luego, en 1938, la trasladaron a Suiza para establecer una red de espionaje. Pasaron primero por Inglaterra para reunirse con potenciales aspirantes a espías, uno de los cuales fue Alexander Foote, que finalmente fue reclutado por su hermana Brigitte Kuczynski. Foote y Brigitte se mudaron a Suiza en 1938 donde en Montreuz el nuevo espía se convirtió en su radioperador. Foote fue un doble agente, para unos leal a los británicos y para otros para los soviéticos.
Ruth comenzó a utilizar el nombre "Sonia" y enlazó su red con el famoso "Anillo de Lucy" dirigido por Alexander Rado. Reclutó al británico Leon Charles Beurton, también conocido como "Len Brewer", un veterano de la Guerra Civil en España, convirtiéndose en su amante y rompiendo la relación que tenía con Foote.

Cuando La Unión Soviética firmó el Pacto de no Agresión y la Cláusula Secreta para la repartición de Polonia en 1939, Ruth mostró su inconformidad de manera abierta. Pero, lo que pasó fue que en realidad actuó por órdenes del GRU para tender una cortina de humo que encubriera sus nuevas actividades. La GRU quería que Ruth trabajara como ciudadana británica y por ello le pidieron que se casara con Foote. No obstante, Ruth tenía otros planes y se casó con Beurton en febrero de 1940. Con su nacionalidad británica por matrimonio, informó a las autoridades de Londres sobre sus actividades en el espionaje, pero simplemente no le creyeron y la ignoraron.

En febrero de 1941, Ruth se mudó a Liverpool y luego a Oxford para preparar sus nuevas actividades en el espionaje, Beurton se reunió con ella en 1942, pero al poco tiempo fue reclutado por el ejército. La misión de Ruth fue tomar nota de los informes del investigador atómico Klaus Fuchs, que había estado suministrando reportes sobre su trabajo científico en el Proyecto Manhattan para la construcción de la bomba atómica. Fuchs había sido reclutado por el Partido Comunista gracias a su relación con Brigitte Kuczynski. A todo esto, el padre de Ruth le había suministrado todo tipo de ayuda para facilitar su trabajo como espía, tal como lo había hecho su hermano que eventualmente se convirtió en Teniente Coronel en el Ejército de Estados Unidos y ostentaba una buena posición, siendo por tanto una muy buena y fidedigna fuente de información.

Pero Fuchs fue para Ruth también un elemento de riesgo, pues cuando fue arrestado la inteligencia Aliada obtuvo informes sobre las actividades encubiertas de Ruth. Ruth fue la agente de control de la espía británica Melita Norwood que trabajó en el Proyecto de "Aleación de Tubos" (nombre que encubría los experimentos atómicos británicos) y suministró muchos informes valiosos relacionados con el desarrollo nuclear a la GRU y la NKVD. Norwood solía ser transferida de una agencia a otra, pero siempre le transmitía a Ruth sus informes y así todos llegaban puntualmente a la GRU. Otro de los personajes relacionados con Ruth fue Sir Roger Hollis, ex jefe del MI5 que se convirtió en un allegado de confianza, cuando ambos residían en Suiza y China. Se dice que Ruth reclutó a Hollis pero él negó tajantemente que fuera cierto, incluso negó también que siquiera la hubiera conocido. Sobre el particular, ambos rechazaron siempre responder cualquier pregunta que los relacionara amical o profesionalmente.

En 1950 Ruth escapó a Alemania Oriental con sus hijos y se le unió Beurton un año después, estableciéndose en una cómoda casa a orillas del Báltico. En 1969 recibió la segunda Orden de la Bandera Roja por sus servicios y en 1984 fue condecorada con la Orden Karl Marx. Escribió varios libros incluyendo su autobiografía en 1977, con el título "Sonia Informa", que fue un éxito en ventas y dio a conocer públicamente sus actividades como espía al servicio de la Unión Soviética. En esa ocasión fue entrevistada por la televisión de Alemania Oriental, obteniendo el crédito público y el reconocimiento por su trabajo de inteligencia. Para muchos, Ursula Ruth Kuczynski ha sido la más importante y exitosa mujer espía de todos los tiempos, que usó varios nombres, además de Sonia, tales como "Ruth Werner", "AZ", "Ruth Beurton", y "Ursula Beurton". Fue nombrada Coronel Honoraria del Ejército Rojo y en 1992 residía y pasó sus últimos años de vida en la República Democrática Alemana.

Fuente del siguiente libro:
Imagen
[size=85]"Lo esencial es invisible a los ojos"[/size]

Avatar de Usuario
andimana4
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2006
Registrado: Vie Ene 23, 2009 7:30 pm
Contactar:

La mujer en la II Guerra Mundial

Mensaje por andimana4 » Lun Ene 18, 2010 5:28 pm

Aunque no he encontrado demasiado sobre ella, la mujer que voy a dejar aqui no era militar, sino una de las voces que se alzaron contra la ocupacion nazi a traves de la literatura. En concreto, la poesia y los clasicos griegos. En especial de Homero y su Iliada. Su nombre : Rachel Bespaloff

Imagen


Y su obra :

Imagen

Recien descubierta por mi entre el material bibliografico de la Biblioteca Publica Nacional por estos lares :mrgreen:


Bueno pues su biografia, como he dicho antes es algo escasa y la poca que hay se encuentra mas bien en la solapa del propio libro, cuya edicion, al menos en castellano, conocida es la que acabo de poner. Su editorial es minuscula.

Nacida en Bulgaria en 1895 y fallecida, en suicidio, en Massachusetts en 1949. Hija de un medico y una licenciada en filosofia, ambos judios, paso su infancia primero en Kiev y luego en Ginebra, donde estudio musica y danza. En 1919, se instala en Paris, donde conoce al filosofo Leon Chestov y comienza a escribir, influenciada por el discurso de este. Escribe una revista francesa: Revue philosophique, tras publicar trabajos sobre filosofia. En 1942 se exilia en Estados Unidos, dando clases de literatura francesa, hasta que decide suicidarse.

La importancia de este libro radica en que se trata de una vision sobre la ocupacion alemana de Francia y esta escrita de manera de diario sobre las reflexiones de dicha ocupacion.
Caminando por la vida myspace.com/blogn5

Imagen

Imagen+16

"La propaganda tiene un sólo objetivo: conquistar a las masas.Todo procedimiento que nos conduzca a ello es bueno; cualquier método que lo dificulte es malo" Goebbels

Avatar de Usuario
Germana
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1170
Registrado: Vie May 22, 2009 3:29 pm
Ubicación: Salamanca

Pequeña historia de Natalia Karp

Mensaje por Germana » Vie Ene 29, 2010 12:16 pm

Natalia Karp, la pianista que falleció en agosto de 2007 con 96 años, sobrevivió al Holocausto porque el comandante del campo de concentración de Plaszlow en Polonia, al cual ella fue enviada, deseaba un poco de entretenimiento musical en sus cumpleaños (se dice incluso que llegó a enamorarse de ella y lloró al enviarla al campo de Auschwitz).

Convocada el día que llegó, esperando ser asesinada, Natalia, en ese entonces una hermosa muchacha de 32 años, tocó el inolvidable y melancólico “Nocturno en Do sostenido menor” de Chopin. Cuando finalizó, Amon Goeth, el comandante, declaró: “Sie soll leben”, que significa “Ella debe vivir”.
“Fui llevada a su casa de campo donde había una fiesta con muchos invitados comiendo, bebiendo y vestidos con chaquetas blancas”, recuerda. “Luego de un momento, Goeth se volvió hacia mí y me ladró: “Ahora. Sarah. Toca ahora”. (Los Nazis llamaban a todas las mujeres judías “Sarah”). En aquella época Natalia no había tocado un piano desde que estalló la guerra y sus dedos estaban sumamente rígidos.

Cuando Goeth le dijo a Natalia que viviría, la pianista insistió firmemente en que su hermana Helena también debería ser liberada. Entonces se le ordenó que tocara para Goeth y otros superiores Nazis en varias ocasiones.
Pero su horrible y traumática experiencia aún no se había terminado. Luego de 10 meses fue enviada a Auschwitz, donde ella creía por completo que iba a morir. “Mi hermana y yo estábamos aferradas la una a la otra. Hurgábamos en la basura por cualquier cosa que nos sirviera de alimento. Cada día, pensábamos, podía ser el último”.

Su número de identidad—A27407—fue marcado en su antebrazo y jamás desapareció. Muchos años después un invitado lo observó en una recepción en Londres y vulgarmente le preguntó: ¿Qué te has hecho grabado allí—tu número telefónico? Un absurdo.

Natalia fue liberada el día después del Día D y regresó a Cracovia, con su hermana, una bailarina. Cuando hizo su primera presentación luego de la guerra interpretó el Concierto para Piano No. 1 de Tchaikovsky, con su triunfante apertura de acordes, recordó: “Quería mostrarle a los Nazis que no había sido vencida”.
Natalia Karp fue capturada con dos amigas y su hermana menor, Helena, mientras intentaban escaparse del gueto de Tarnow en Polonia con papeles falsos; luego de ser capturadas fueron enviadas por la GESTAPO a ser fusiladas en Plaszow. Luego de la guerra se casó con Josef Karpf, un asesor en la Tesorería de Varsovia. Él fue trasladado a la embajada polaca en Londres, pero cuando decidieron trasladarlos nuevamente en 1950 la pareja permaneció allí, reclamando asilo a Gran Bretaña.

Gradualmente Natalia reanudó su carrera artística en Inglaterra, y, por precaución, quitaba la última “F” de su segundo nombre cuando debía hacer alguna presentación. Si bien se la oía interpretar frecuentemente obras de Beethoven y Schubert, Natalia siempre tuvo un afecto especial por la música de Chopin. Su técnica fue descripta como “esencialmente femenina”, con críticas que admiraban su “tono dulce y su intuitivo fraseo musical”.
En el año 1967, tocó para Oskar Schindler, a quien no había conocido previamente, cuando recibió el premio Martin Buber.

Fuente: http://www.pianored.com/musica/2007/08/ ... arp-piano/
[size=85]"Lo esencial es invisible a los ojos"[/size]

Avatar de Usuario
Germana
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1170
Registrado: Vie May 22, 2009 3:29 pm
Ubicación: Salamanca

Irene Gut Opdyke

Mensaje por Germana » Mié Feb 10, 2010 8:00 pm

Irene Gut Opdyke (1922-2003) fue una heroína polaca que salvó muchos judíos polacos de las cámaras de gas alemanas.
Gut era una de las cinco hijas de una familia Católica nacida en una pequeña localidad de Polonia del Este. Al trasladarse su familia a Radom, ella se matriculó como estudiante de enfermería.

En 1939, el Ejercito Alemán invadió Polonia y en un mes el país fue derrotado.
Irene se unió como voluntaria a una unidad del Ejercito y se ocultó en los bosques de Ucrania donde fue tomada como prisionera por soldados rusos quienes después de violarla la dejaron abandonada en la nieve para que muriera. Escapó, pero luego fue arrestada en una redada entre ciudadanos polacos.

En abril de 1942, Gut fue testigo de un hecho que transformaría su vida. Vio como un oficial Nazi arrojaba un niño al aire y le disparaba, como si se tratara de un pájaro. No siendo capaz de soportar y ser testigo del creciente barbarismo por parte de los alemanes, comenzó a participar en la lucha para salvar judíos de la masacre.

Mientras lleva a cabo trabajos forzados en una fábrica de municiones, Irene atrajo la atención de un Mayor alemán de 70 años, Edgard Rugemer. El Mayor Rugemer le encontró un trabajo más adecuado en la cocina de un hotel para oficiales alemanes. Las cocinas se encontraban cercanas a los muros del gueto local y cada noche, ella recogía las sobras de la comida y las pasaba a escondidas a través de las cercas de alambres de púas. Gut no fue descubierta durante meses. Tuvo éxito en sus esfuerzos.

Pronto, comenzó a pasar judíos a escondidas fuera del gueto hacia los bosques. En toda Polonia, los vastos bosques sirvieron de refugio a judíos frente a la persecución alemana. Ella repetía esta operación una y otra vez.
El Mayor Rugemer rápidamente la promovió como su ama de llaves en una villa que había sido expropiada por los alemanes. Esta villa contaba con un gran sótano donde Irene escondió a doce judíos que estaban por ser deportados a las cámaras de gas. Ellos salían del sótano todos los días y la ayudaban con sus tareas.

El Mayor Rugemer pasaba generalmente el día afuera, pero un día llegó inesperadamente más temprano y se sorprendió al ver judíos viviendo en su casa. Inmediatamente, se dirigió a llamar a los oficiales de las SS, pero antes de que pudiera realizar la llamada, Irene le suplicó que perdonara la vida de los judíos. Rugemer hizo un trato con ella; sus vidas a cambio de su cuerpo. Gut no tuvo otra alternativa. Se convirtió en su amante a fin de salvarlos. Los judíos continuaron viviendo en el sótano sin tener conocimiento de este acuerdo.

A medida que el ejército Ruso se extendía al oeste, hacia Polonia, Edgard Rugemer se marchó con los alemanes antes de que los rusos pudieran sorprenderlos.

A comienzos de 1944, Gut y los judíos se escaparon hacia los bosques donde permanecieron ocultos hasta que los rusos ganaron el control de Polonia. Luego, fueron llevados a un campo de "desplazados". Cada uno de sus protegidos fue salvado gracias a su coraje. Luego, la mayoría de ellos emprendió su camino hacia el nuevo Estado de Israel.
Tres años más tarde, pudo obtener la documentación que le permitiría viajar a los Estados Unidos. En el campo de "Desplazados" había sido entrevistada por William Opdyke, un empleado estadounidense de las Naciones Unidas al que le contó su historia. Por casualidad, volvió a encontrarse con él en Nueva York y se casaron poco tiempo después. Formaron una familia y llevaron una vida tranquila.

En 1999, escribió un libro con su experiencia: "En mis manos: Memorias de una Sobreviviente del Holocausto".
En los últimos años, la Comisión del Holocausto de Israel la nombró como una de "los Justos entre las Naciones", un título otorgado a quienes arriesgaron sus vidas salvando judíos del holocausto. Se le otorgó la Medalla de los Héroes de Israel, el máximo tributo del país en una ceremonia llevada a cabo en el Monumento Conmemorativo de Yad Vashem en Jerusalén.
Imagen
Fuente foto: hubpages.com/hub/Holocaust_Heroes--A_short_list
Fuente: Libro: "En mis manos. Memorias de una sobreviviente del Holocausto" de Irene Gut Opdyke
[size=85]"Lo esencial es invisible a los ojos"[/size]

Avatar de Usuario
andimana4
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2006
Registrado: Vie Ene 23, 2009 7:30 pm
Contactar:

La mujer en la II Guerra Mundial

Mensaje por andimana4 » Vie Feb 12, 2010 1:59 pm

Yo voy a dejar aqui el enlace a una biografia de una WASP, pero al estar en ingles considero más importante que otros más aptos que yo para los idiomas puedan traducirla. Gracias

http://www.metrowestdailynews.com/news/ ... rld-War-II
Caminando por la vida myspace.com/blogn5

Imagen

Imagen+16

"La propaganda tiene un sólo objetivo: conquistar a las masas.Todo procedimiento que nos conduzca a ello es bueno; cualquier método que lo dificulte es malo" Goebbels

Avatar de Usuario
Germana
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1170
Registrado: Vie May 22, 2009 3:29 pm
Ubicación: Salamanca

Corrie Ten Boom

Mensaje por Germana » Vie Feb 12, 2010 8:07 pm

Corrie Ten Boom nació en 1892 en el seno de una familia cristiana. El abuelo de Corrie, Willem, tenía una relojería en 1837, en el edificio sito en el número 19 de Barteljorisstraat, en Haarlem, Holanda. En la planta baja, sobre la calle, funcionaba el local comercial y en los pisos superiores vivía la familia.
El negocio fue heredado luego por Casper, hijo de Willem, y finalmente por Corrie.

En 1940 y al ser testigo de lo que ocurría en Holanda bajo el régimen nazi, decidió que debía hacer algo al respecto. La vivienda de la familia comenzó a utilizarse como refugio. Unas seis o siete personas podían esconderse allí. En la práctica, y por lo general, cuatro de ellas eran judías y las restantes, miembros de la resistencia holandesa.
En la segunda planta del edificio, en la propia habitación de Corrie, se construyó un escondite, cuya entrada estaba disimulada por un armario, que consistía en un espacio de alrededor de 2,5 m. de largo por 0,70 m. de ancho. Podía albergar como máximo a unas seis personas en forma simultánea que debían permanecer de pie y sin moverse.
Cada vez que sonaba la alarma (un timbre pequeño oculto junto a la escalera), la gente disponía de poco más de un minuto para ocultarse en ese sitio, llevando consigo sus pertenencias. Allí se quedaban hasta que pasaba el peligro, en absoluto silencio y completa inmovilidad.

Así fue como poco a poco, Corrie se encontró al frente de una red formada por unas ochenta personas, el grupo "Beje" (ese era el nombre comercial de la relojería), que buscaba otras casas de holandeses arriesgados y valientes que pudieran dar asilo a la gente como ella misma lo hacía. Se estima que de esta forma salvó la vida de unos 800 judíos, además de numerosos integrantes de la resistencia holandesa.

Un hombre, el 28 de febrero de 1944, los delató a la Gestapo. Sus agentes esperaron durante todo el día, vigilando la relojería, y detuvieron a cada una de las personas que se disponía a entrar. Para el anochecer, habían capturado alrededor de treinta prisioneros. Luego revisaron la casa, donde arrestaron a Corrie, su padre Casper, sus hermanos Willem, Nollie y Betsie y su sobrino Peter, y los condujeron a la cárcel de Scheveningen.

Aunque la Gestapo sospechaba que había gente escondida en alguna parte y revisó cuidadosamente todo el edificio, no consiguieron encontrar el refugio, donde en aquél momento había cuatro judíos (dos hombres y dos mujeres) y dos miembros de la resistencia. Aunque la casa continuó bajo vigilancia, todos pudieron ser rescatados por otros integrantes de la red de Corrie. Durante las 47 horas que pasaron hasta que los liberaron, se las arreglaron para permanecer quietos y silenciosos, prácticamente sin alimentos y sin agua. Los cuatro judíos fueron llevados a otro refugio y tres de ellos sobrevivieron a la guerra. Con respecto a los dos miembros de la resistencia, uno murió poco después y el otro logró sobrevivir.

Casper le fue informado que podía ser condenado a muerte por salvar judíos y que murió a los diez días de ser detenido, a los 84 años de edad.
Corrie y su hermana Betsie estuvieron en tres prisiones diferentes durante los siguientes diez meses después de su arresto, hasta que fueron enviadas al campo de concentración de Ravensbrück.
Betsie, de 59 años, murió al poco tiempo de llegar allí.
El hermano, Willem, de 60 años, cuyo "crimen" había sido colaborar con la resistencia, contrajo tuberculosis durante su estancia en la cárcel y murió poco después de terminar la guerra.
Otro de los sobrinos de Corrie, Christian, de 24 años, fue llevado al campo de Bergen Belsen también acusado de formar parte de la resistencia, y nunca más se supo de él.

A fines de 1944, el nombre de Corrie fue incluido en una lista de personas que debían recuperar la libertad. Regresó a Holanda y pudo recobrarse de los problemas de salud contraídos durante el tiempo en que estuvo prisionera. Pasó en su propia casa de Haarlem el último invierno de la guerra, pero no permaneció inactiva.
Corrie perdonó. Perdonó la pérdida de sus seres queridos y sus propios sufrimientos, aquellos que le fueron infligidos en la época de su permanencia en el campo de concentración. Y fue más allá.

Un día de 1947, en Munich, un hombre quiso saludarla y pretendió estrecharle la mano. Al ver su rostro, lo reconoció de inmediato como uno de los guardianes más crueles de Ravensbrück, uno de los muchos ante los cuales tuvo que desfilar desnuda junto con su hermana Betsie cuando, según los especiales criterios impuestos por los nazis, seleccionaban a la gente que era todavía útil para el trabajo de aquélla que no lo era. ¿Cómo podía darle la mano a ese hombre?. Él le dijo que se había convertido al cristianismo después de la guerra y que creía que Dios lo había perdonado por todas las maldades que cometiera en el campo de concentración, pero que necesitaba que ella personalmente le dijera que lo perdonaba. Corrie lo hizo y le dio la mano.

A los 53 años de edad, Corrie empezó un ministerio mundial para difundir sus experiencias, que la llevó a viajar por más de 60 países en los siguientes 33 años de su vida.
En 1968, el Museo del Holocausto en Jerusalem (Yad Vashem) le pidió que plantara un árbol en memoria de las muchas vidas de judíos que ella y su familia salvaron. Así lo hizo y ese árbol aún crece allí.

Imagen

Fuentes: "The Hiding Place" de Corrie ten Boom (Ed. Crossings Clasics)
Párrafo en cursiva extraido de: http://www.raoulwallenberg.net
Fotografía extraida de:www.brothermel.com/images
[size=85]"Lo esencial es invisible a los ojos"[/size]

Avatar de Usuario
Coco
Usuario
Usuario
Mensajes: 4
Registrado: Sab Mar 06, 2010 4:03 pm

La mujer en la II Guerra Mundial

Mensaje por Coco » Mar Mar 09, 2010 10:49 pm

Si se me permite decirlo, ¡me ha encantado este tema!
Siempre he querido buscar datos sobre las mujere de la II Guerra Mundial, pero no encontré mucha información válida.
¡Gracias por vuetros aportes!

Avatar de Usuario
expersonalidad naval
Miembro
Miembro
Mensajes: 298
Registrado: Vie Jun 26, 2009 5:54 pm

La mujer en la II Guerra Mundial

Mensaje por expersonalidad naval » Mié Mar 17, 2010 6:26 pm

Excelente hilo e impresionantes las biografias de esas mujeres.
Desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta. ( Atribuida a Socrates)

Avatar de Usuario
Germana
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1170
Registrado: Vie May 22, 2009 3:29 pm
Ubicación: Salamanca

Martha Eccles Dodd

Mensaje por Germana » Mié May 05, 2010 4:30 pm

Martha Eccles Dodd nació el 8 de octubre 1908, en Virginia, EEUU, hija del diplomático e historiador William E. Dodd. Se graduó en la Universidad de Chicago y se convirtió en editora literaria del Chicago Tribune.

Estuvo casada con el banquero George Roberts, antes de viajar a Berlín, donde su padre fue designado embajador por Franklin D. Roosevelt para el período 1933-1937. Amiga de Mildred Harnack que pertenecía a la organización Orquesta Roja, Martha y Mildred hicieron un trabajo literario para el diario Berlin Topics que se editaba para los residentes expatriados de habla inglesa. En julio de 1934 viajó a Moscú y Leningrado.

Allí fue convencida por otros rusos para que ayudara a los soviéticos pasando información obtenida abriendo la correspondencia de su padre y también informando los chismes escuchados en las fiestas diplomáticas.

Ella se sentía muy atraída por Hitler y logró obtener una entrevista con el que quedó impactada por su personalidad. Quería organizar un tour para que el Führer viajara a los EEUU. Esto fue desaprobado por Goering quien aseguraba que la Dodd era una espía soviética. A partir de entonces Hitler prohibió que se atendiera a Martha Dodd, rechazando cualquier solicitud de entrevista y prohibiendo que fuera invitada a cualquier recepción diplomática.

Su padre fue llamado a Washington y Martha regresó a casa, no si antes tratar de convencer a Stalin para que le permitiera ir a Moscú para casarse con Boris (diplomático de la que se enamoró en sus viajes a Berlín). Pero Boris fue ejecutado en 1938 y Martha se casó con Alfred Kaufman Stern, un millonario estadounidense involucrado en actividades políticas izquierdistas trabajando estrechamente vinculado con Vassili Zubilin, segundo secretario de la embajada Soviética en Washington. En ese mismo año de 1938, Martha Dodd publicó varios libros el más exitoso de los cuales fue "Through Embassy Eyes" (A Través de los Ojos de la Embajada), una recopilación de sus aventuras en Berlín.

Durante la guerra, las actividades de los Stern fueron cuidadosamente vigiladas y mantenidas en secreto. No se conocen los hechos en los cuales ambos puedan haber estado involucrados. Después de la guerra, los Stern atrajeron la atención del Comité McCarthy, que durante los inicios de la Guerra Fría, investigaba y perseguía a todo sospechoso de andar involucrado en actividades izquierdistas en los EEUU. En 1953 fue informada que sería juzgada como espía soviética y los Stern huyeron a Cuba y México donde nació su hijo. Nuevamente en 1957 fue acusada con seis cargos, uno por conspirar transmitiendo informaciones de defensa de los EEUU a los soviéticos que era causa de pena de muerte. Temiendo que fuera extraditada de México, emigraron a Praga donde Martha murió en 1990.

Fuente: Prólogo del libro: “Through Embassy Eyes" (A Través de los Ojos de la Embajada), escrito por Martha Eccles Dodd.
[size=85]"Lo esencial es invisible a los ojos"[/size]

Lorinhogven
Usuario
Usuario
Mensajes: 16
Registrado: Lun Mar 29, 2010 2:10 pm

La mujer en la II Guerra Mundial

Mensaje por Lorinhogven » Sab May 08, 2010 9:54 am

Le echaré un vistazo en profundida a este post dado que el siguiente libro que estoy preparando es: LAS MUJERES DEL TERCER REICH :).

Gracias por la información aportada.

Responder

Volver a “Biografías”

TEST