pub01.jpg

Winston Leonard Spencer-Churchill

Todos los personajes de la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Avatar de Usuario
ignasi
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1192
Registrado: Jue Jun 16, 2005 3:50 am
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Winston Leonard Spencer-Churchill

Mensaje por ignasi » Mié Nov 16, 2005 8:25 pm

El Muy Honorable Sir Winston Leonard Spencer-Churchill, KG, OM, CH, FRS PC; nacido en el Palacio de Blenheim (Oxforshire) el 30 de noviembre de 1874. Era descendiente directo de John Churchill, Primer Duque de Marlborough. Sus padres eran Lord Randolph Churchill, tercer hijo del 7º Duque de Marlborough y Jennie Jerome, hija de un millonario americano.
Churchill pasó gran parte de su infancia en internados, incluyendo Harrow School. Su estancia allí no fue buena, siendo a menudo castigado por su pobre trabajo y su falta de esfuerzo. Su naturaleza era independiente y rebelde, y no consiguió un gran expediente académico, puesto que tuvo que repetir diversas asignaturas; si bien mostraba gran habilidad en otras como las matemáticas y la historia, en las que figuraba a la cabeza de su clase; pero su rechazo a estudiar a los clásicos le impidió cualquier tipo de éxito en una escuela como Harrow.
En 1893 aprobó los exámenes de acceso y se alistó en la Real Academia Militar de Sandhurst. Ingresó en la academia como uno de los 102 cadetes con peor expediente académico, pero cuando se graduó 2 años más tarde había ascendido hasta el 8º lugar de su promoción, siendo nombrado Teniente de 2ª en el 4º Regimiento de Húsares de Caballería. En 1895, antes de que su regimiento partiera hacia la India, fue con el ejército español a Cuba como observador de la lucha contra los rebeldes independentistas, narrando sus experiencias en las crónicas que envió al Saturday Review. En 1898 fue trasladado como oficial supernumerario al 21º de Lancero (dónde volvió a ejercer como corresponsal de guerra), con los que estuvo en la Batalla de Omdurman, participando en la que se considera que fue la última carga de caballería del Imperio Británico.
Como hijo de un político prominente, no fue ninguna sorpresa que el joven Churchill se también se sintiera prontamente inclinado.
Empezó haciendo algunos discursos en meetings conservadores en la década de los 1890, y en 1897 escribió un ensayo que no publicó, “El Andamio de la Retórica”. Es remarcable que en sus primeros años de carrera política y, luego, a mediados de la década de 1920, a menudo usó el eslogan de su padre “Tory Democracy / Democracia Conservadora”; de hecho, se considera a menudo que, en esta etapa, Churchill estuvo durante años obsesionado en continuar las batallas de su padre de 15 años atrás.
En 1899 fue considerado candidato por el Partido Conservador por la circuncisión de Oldham, pero perdió. Ante este revés, Churchill volvió a ejercer como corresponsal de guerra en la segunda Guerra Anglo-Boer, entre la Gran Bretaña y los Afrikaners de Sudáfrica. Fue capturado por los Boer en una emboscada a un convoy e ingresó en prisión. No obstante, consiguió evadirse convirtiéndole en un héroe nacional. Una noche escaló el muro de la prisión y recorrió cerca de 500 kilómetros de territorio enemigo, cruzando la frontera de Sudáfrica de Lourenço Marques (hoy Maputo, en Mozambique). Desde allí regresó rápidamente a la Sudáfrica británica, donde se unió a un regimiento sudafricano de caballería y participó en diversas batallas, continuando su labor como reportero de guerra. Durante este período llegó a estar recomendado a la Cruz Victoria, pero el comandante de las fuerzas británicas, mariscal Horatio Kitchener, vetó la condecoración.
Churchill volvió a Oldham aprovechando la publicidad ganada y ganó un escaño en las elecciones de 1900. Fue el lanzamiento de una carrera política que duraría 62 años, sirviendo en la Cámara de los Comunes entre 1900 a 1922 y de 1924 a 1964, siempre de una manera activa, y pasando en 1904 a los Laboristas.
En las elecciones de 1906 Churchill ganó un escaño por Manchester y sirvió como sub-secretario de Estado para las Colonias, para ingresar en el Gobierno en 1908 como Presidente de la Tabla de Comercio.

En 1910 fue promovido a Ministro de Interior, dónde ejerció una labor que creo controversias, para pasar en 1911 a ser el Primer Lord del Almirantazgo. Desde allí hizo un gran ímpetu en reformar el ejercito, incluyendo el desarrollo de la aviación naval, tanques y el cambio del carbón al petróleo como combustible, así como asegurarse los derechos del petróleo de Mesopotamia. El desarrollo del tanque de combate, que podría ser considerado como una idea genial, en su momento fue considerado como una pérdida de dinero: el tanque de combate fue desarrollado en 1915. Churchill quería una flota de tanques que actuaran bajo una cortina de humo para sorprender a los alemanes, y así abrir una brecha en las alambradas y en las trincheras. No obstante, también fue uno de los ingenieros políticos y militares de la desastrosa operación de los desembarcos en los Dardanuelos, y especialmente en Gallipoli; lo que le valió el apodo de “El carnicero de Gallipoli”. Tras ello, y sintiendo que su trabajo no era apreciado en el gabinete, volvió al ejército, sirviendo durante meses en el Frente Occidental.
En julio de 1917, Churchill fue nombrado Ministro de Municiones; y después de la guerra pasó a ser Secretario de Estado de Guerra y Secretario de Estado del Aire (1919-1921). De esta época es un escrito en el que aprueba el uso del gas venenoso contra tribus incivilizadas (si bien no es necesario usar gases mortíferos). De esta época su preocupación principal fue la Guerra Civil Rusa, en la que abogaba por la intervención extranjera y declaró que el “bolchevismo debe ser estrangulado en la cuna”; y en 1920, tras la retirada de las últimas tropas británicas de Rusia, fue providencial para el envío de armas a los polacos después de que invadieran Ucrania. Ocupó la Secretaría de Estado para las Colonias (1921), y fue uno de los signatarios del Tratado Anglo-Irlandés de 1921, que establecía el Estado Libre de Irlanda (Eire)
En octubre de 1922 pierde su escaño y en 1923 vuelve al redil Conservador, con las etiquetas de “Anti-Socialista” y “Constitucionalista”, hasta que en las elecciones de 1924 vuelve a ganarlo. Fue nombrado Canciller de Exchequer en 1924, y desde allí vio el desastroso retorno británico al Patrón Oro, que resultó en deflación de la moneda, paro y una huelga de mineros que desembocó en la Huelga General de 1926. El economista Keynes escribió “Las consecuencias económicas del Sr. Churchill”, argumentando correctamente que el regreso al patrón oro traería consigo una depresión mundial; y con los años, el propio Churchill admitió que esta había sido una de las peores decisiones de su vida.
En su favor, hay que decir que no era un economista y que actuó bajo consejo del Gobernador del Banco de Inglaterra, Montague Norman.Durante la Huelga General de 1926 fue acusado de querer usar las ametralladoras contra los mineros en huelga. Churchill, en el diario del Gobierno (la British Gazette), argumentó que “o bien el país rompe la Huelga General, o la Huelga General romperá el país” y, en plena controversia, dijo que el Fascismo de Mussolini había rendido un gran servicio al mundo mostrando como había que combatir las fuerzas subversivas.

El Gobierno Conservador fue derrotado en las elecciones de 1929, y cuando se formó en 1931 el Gobierno Nacional, Churchill no fue invitado a formar parte, siendo este uno de los momentos más bajos de su carrera. En esta época se concentró en la escritura, incluyendo Marlborough: His Life and Times (una biografía de su antepasado) y A History of the English Speaking Peoples (no publicada hasta después de la II Guerra Mundial). También es notable su total oposición a garantizar la independencia de la India.
Con todo, su atención se dirigió prontamente al ascenso de Hitler y los peligros del rearmamento alemán. Durante una época fue la única voz en Gran Bretaña que llamaba a rearmarse. Churchill fue un crítico feroz del apaciguamiento de Chamberlain hacia Hitler. También fue un gran defensor del rey Eduardo VIII durante la Crisis de la Abdicación.

Con el estallido de la II Guerra Mundial, Churchill volvió a ser nombrado Primer Lord del Almirantazgo. En esta labor demostró ser uno de los ministros con mejor perfil para la llamada “Guerra Falsa”, cuando la única acción notable estaba en el mar. Churchill abogó por la ocupación preventiva del puerto de Narvik y de las minas de Kiruna, ambas ricas en hierro y situadas en países neutrales (Noruega y Suecia). No obstante, Chamberlain y el resto del gabinete de guerra no estuvieron de acuerdo y la operación fue retrasada hasta la invasión alemana de Noruega, que fue un éxito pese a los esfuerzos británicos.

En mayo de 1940, con la invasión alemana de Francia gracias a un avance por sorpresa a través de los Países Bajos, fue claro que el país no tenía confianza en como Chamberlain conducía la guerra. Chamberlain dimitió y Churchill fue nombrado Primer Ministro, formando un gobierno con todos los partidos. En respuesta a los críticos que aseguraban que no había habido un único ministro claramente a cargo de la guerra, creó y asumió la posición adicional Ministro de Defensa. De inmediato puso a su amigo y confidente el industrial y barón de la prensa Lord Beaverbrook a cargo de la producción aérea; siendo su esfuerzo lo que permitió a los británicos aumentar su producción aérea y ingeniera, que marcó diferencia en la guerra.
Los discursos de Churchill eran de gran inspiración para una Gran Bretaña en guerra. Su primer discurso como Primer Ministro fue el famoso “No tengo nada que ofrecer salvo sangre, trabajo, lágrimas y sudor”. Durante la Batalla de Inglaterra siguió igualmente inspirado; figurando entre ellos los también famosos “Defenderemos nuestra isla, cueste lo que cueste, lucharemos en las playas, lucharemos en los aeropuertos, lucharemos en los campos y en las calles, lucharemos en las montañas; nunca nos rendiremos”, o “Por lo tanto, debemos lanzarnos a nuestros deberes, y hasta tal punto, que si el Imperio Británico y su Commonwealth duran mil años, los hombres seguirán diciendo, ‘Esa fue su mejor hora’”, o en la cúspide de la Batalla de Inglaterra, “Nunca en la historia de los conflictos humanos tantos han debido tanto a tan pocos”, que engendró el apodo “Los pocos” a los pilotos aliados de caza que participaron en ella.

Su buena relación con Franklin D. Roosevelt aseguró suministros vitales al Reino Unido a través de las rutas navales del Atlántico Norte. Fue por ello que quedó aliviado cuando Roosevelt fue reelegido. Tras ello, el presidente americano implementó un nuevo método para no solo proveer de material militar a Gran Bretaña sin pago monetario, sino que también proveer libre de cargas fiscales muchos de los barcos que transportaban la carga: Roosevelt convenció al Congreso que la manera de pago por este carísimo servicio sería la defensa de los Estados Unidos, el “Préstamo/Arriendo”. Churchill y Roosevelt tuvieron 12 conferencias de alto nivel, tratando temas como la Estrategia en Europa, el Capítulo Atlántico o la Declaración de las Naciones Unidas. También inició la Ejecutiva de Operaciones Especiales (SOE), bajo el Ministro de Economía de Guerra, Hugo Dalton, para establecer, conducir y finanzas operaciones partisanas y subversivas en territorios ocupados; así como la creación de los Comandos, que establecieron el patrón para la mayoría de los cuerpos de Fuerzas Especiales.

No obstante, algunas de las acciones militares durante la guerra tuvieron su controversia, como la indiferencia (y quizás complicidad) en la Hambruna de Bengala de 1943 o el Bombardeo de Dresden (poco antes del final de la guerra).Si bien es indiscutible la importancia del papel de Churchill en la II Guerra Mundial, lo cierto es que tenía muchos enemigos en su país. Su desprecio manifiesto por una serie de ideas populares, en particular sobre la educación para la mayoría de la población o la salud pública produjeron gran desilusión en la población, sobre todo entre los veteranos de guerra y, inmediatamente después de finalizar la contienda, Churchill perdió duramente las elecciones ante Clement Attlee y el Partido Laborista (se asume que los británicos creyeron que el hombre que les había dirigido en la guerra no era el mejor para dirigirlos en la paz)Churchill demostró ser un gran europeísta, que desembocó en la formación del Mercado Común Europeo y de la Unión Europea después (y por ello, uno de los 3 principales edificios del Parlamento Europeo se llama Winston Churchill). También fue un instrumento para otorgar a Francia un asiento de forma permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. También, con el inicio de la Guerra Fría, mencionó el “Telón de Acero”.

Con todo, volvió a ser Primer Ministro en 1951. Su tercer gobierno (tras el Gobierno Nacional de Guerra y el Provisional de 1945) sería hasta su dimisión en 1955, y se caracterizó por delegar cada vez más en sus ministros por temas de salud.
En 1953 le fueron otorgados 2 grandes honores: fue investido Caballero del Cinto (convirtiéndose en Sir Winston Churchill, KG) y fue premiado con el Premio Nóbel de Literatura “por su maestría en la descripción histórica y biográfica, así como su brillante oratoria en la defensa exaltada de los valores humanos”. Un infarto en junio de dicho año le dejó paralizado el lado izquierdo, retirándose el 5 de abril de 1955, pero reteniendo su puesto como Canciller de la Universidad de Bristol.

En 1955 fue elevado al ducado, convirtiéndose en el primer Duque de Londres (un título que seleccionó él mismo); pero poco después declinó el título después de que su hijo Randolph lo convenciera de que no lo aceptase (tras él, no se le ha ofrecido a nadie fuera de la familia real un ducado en el Reino Unido)
En 1956 recibió el Premio Carlomagno por su contribución a la Idea Europea a la Paz en Europa. En 1959 se convirtió en el Padre de la Casa, al ser el parlamentario más antiguo. Retuvo este título hasta su retiro de la Cámara de los Comunes en 1964. En 1963 fue la 1ª persona en recibir la Ciudadanía Honorífica Norteamericana; y desde 1941 hasta su muerte fue Lord Warden of the Cinque Ports.

Consciente de que estaba decayendo física y mentalmente, Churchill se retiró como Primer Ministro en 1955, siendo sucedido en el cargo por su protegido, Anthony Eden. A partir de ese momento pasa la mayor parte de su tiempo en su finca de Chartwell y en el sur de Francia. El 15 de enero de 1965 sufrió otro infarto (una trombosis cerebral), muriendo el 24 de enero de 1965. Su cuerpo estuvo durante 3 días en Westminster Hall, a lo que siguió un funeral de estado en la catedral de St.Paul (fue el primer funeral de estado celebrado desde 1914 para alguien que no fuera de la familia real), recibiendo 19 salvas de honor de la Royal Artillery (propias del Jefe de Gobierno). Su funeral fue al que más dignatarios han asistido, incluyendo representantes de cerca de 100 países. Hasta la fecha, solo ha sido superado por el funeral del Papa Juan Pablo II en el 2005.

Jazzmen
Usuario
Usuario
Mensajes: 5
Registrado: Jue Ago 11, 2005 3:04 am
Ubicación: Argentina

Churchil

Mensaje por Jazzmen » Vie Nov 18, 2005 1:21 am

Gracias por rendir homenaje al mas grande estadista que haya conocida la historia.

Totemkopf
Miembro
Miembro
Mensajes: 54
Registrado: Vie Jun 10, 2005 11:29 pm
Ubicación: Extremadura

Mensaje por Totemkopf » Vie Dic 02, 2005 6:33 am

En mi opinión, el mejor presidente del gobierno que ha dado la historia.
Las fronteras de los paises son las cicatrices de la historia

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2329
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Mensaje por David L » Mar Mar 07, 2006 2:46 am

Qué hubiera sido de la causa aliada sin la presencia de Winston Churchill, le debe tanto la humanidad a este hombre que bien ganada tiene su reputación en la Historia del Mundo.

Todos sabemos que Churchill afrontó con decisión el envite alemán, pero tal vez pocos sepan que estuvo a punto de no ser elegido como Primer Ministro, tras la debacle de los Fiordos y el ataque al frente occidental por parte alemana, ya que el preferido por el nuevo gobierno de coalición tras la dimisión de Chamberlain era ni más ni menos el antiguo ministro de AAEE de éste (Foreing Officce), el Sr. Halifax.

Lord Halifax declinó el ofrecimiento, dejó claro que tal vez no estaba a la altura de recoger semejante responsabilidad y así de esta manera pasó el poder a Churchill, poder que deseaba desde el principio de su carrera política.

¿Cómo afectó al transcurrir de los acontecimientos este cambio de Primer Ministro? pues de una manera definitiva. Halifax fue el sustituto de Anthony Eden en el ministerio de AAEE tras lo de Munich, así que estaríamos hablando de un político que entraba de lleno en la órbita de los llamados "contemporizadores", su máximo anhelo era firmar una paz con Hitler antes de que fuera demasiado tarde y las condiciones fueran más draconianas. Por supuesto Churchill opinaba todo lo contrario, su objetivo era luchar por tierra, aire y mar contra Hitler hasta que el país hubiera agotado todos sus recursos, así que aunque Halifax no llegó a ser PM, formaría parte del primer gabinete de Guerra y seguiría siendo el abanderado de los partidarios de firmar una paz con Alemania.

Churchill no tuvo sólo que luchar contra los alemanes en el frente internacional, también tuvo que hacerlo en clave de política interna, "derrotando" a Halifax, al que envió en Dic del 40 como embajador a Wahsington y sustituyéndole en el ministerio de AAEE por un político plenamente convencido con su política de lucha hasta el final, este hombre sería el Sr. Eden, que ya no abandonaría el puesto hasta el final de la guerra.

¡Cómo pudo haber cambiado la guerra si Halifax hubiera aceptado aquél 10 de mayo el poder!

Un saludo.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
Juan Negrín
Miembro
Miembro
Mensajes: 71
Registrado: Mié Mar 05, 2008 3:41 pm
Ubicación: España

Mensaje por Juan Negrín » Mié Mar 19, 2008 1:06 am

Excelente exposición y recopilación fotográfica.

Es indudable que el papel de Churchill fue clave en la historia, pues sin su firmeza frente a los nazis después de la caída de Francia es posible que Hitler no hubiera sido derrotado.

Sin embargo, en su biografía hay sombras. Por ejemplo, nunca ocultó sus simpatías por el régimen de Franco.

Más que un luchador por la libertad frente al nazismo, yo creo que hay que verlo como un orgulloso aristócrata inglés que rechazaba doblar la rodilla del Imperio Británico frente a Alemania.

Pero, a pesar de cuáles fueran sus motivos, hay que reconocer que, con él al frente, Inglaterra supo oponerse a los nazis. Puede ser que sin él, la historia hubiera sido otra peor.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9199
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Mié Mar 19, 2008 8:33 am

¡Hola a todos!
Werto escribió:Hola a todos.
En mi opinión, el mejor presidente del gobierno que ha dado la historia.
No conviene olvidar que tambíen hablamos de una de las personas más cínicas e interesadas que dió el Siglo XX, y de alguien con una mentalidad más propia del S. XIX que de los tiempos que le toco vivir -no hay que olvidar que Churchill sólo gano unas elecciones, las de 1951-.
Werto, tengo para mí que el "cinismo" es una actitud inherente al quehacer político, especialmente en el campo de la diplomacia, que no es más, ni menos, que el cinismo hecho arte (con perdón del arte). Y el Sr. Churchill, en ese sentido, era un cínico consumado. También era un defensor acérrimo de la "guerra total", en su acepción de que todo vale para ganar la guerra y, en consecuencia, es lícito (aunque se pisotee cualquier principio moral) utilizar cualquier arma posible (ya fuera química, biológica o la fisión del átomo). Aunque en esta acepción de la guerra total no se diferenciaba en absoluto de Hitler, Stalin o Roosevelt, por citar a unos cuantos.

Y claro, desde mi punto de vista interesado de republicano, lo veo (a Churchill) retrospectivamente como uno de los peores enemigos de la II República, teniendo más que amor, devaneos con la libertad (sobre todo la ajena), pero casado realmente con el puritano "interés victoriano".

Su mayor papel en la historia derivó fatalmente en un gran error estratégico, en mi opinión. Efectivamente fue el símbolo efectivo de la resistencia a Hitler y el nazismo (bien es verdad, con una tarjeta de crédito en el bolsillo a cargo de Roosevelt) en el momento quizás más triste y peligroso de la historia europea, enfrentándose "solo" a Hitler cuando éste había conseguido enseñorearse de Europa. Este papel es el que lo coloca en el "Olimpo de los héroes" de nuestra historia, y es de justicia reconocerlo. Pero quizás al liderar esta heroica resistencia británica, finalmente exitosa, Churchill se cegó (o se dejó cegar por Roosevelt) en su fanática, absurda y sangrienta determinación de exigir la "rendición incondicional" a Alemania y a desdeñar la posibilidad de apoyar al grupo de resistencia alemana que en 1944 estaba dispuesto a asesinar a Hitler. En su descargo hay que decir que Churchill era ya, en esa época, el convidado pobre a la mesa de las dos potencias que iban a enseñorearse del mundo.

Una vez que se ganó la guerra, Churchill ya no era útil para Gran Bretaña, y así lo entendió el pueblo soberano de la pérfida Albión. En tiempos de paz, Churchill había sido y fue un político fracasado.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
27Pulqui
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 576
Registrado: Vie Nov 09, 2007 12:39 am
Ubicación: Argentina

Mensaje por 27Pulqui » Mié Mar 19, 2008 4:44 pm

José Luis escribió:Efectivamente fue el símbolo efectivo de la resistencia a Hitler y el nazismo (bien es verdad, con una tarjeta de crédito en el bolsillo a cargo de Roosevelt)...
Permítanme agregar que además de gran tarjeta concedida por Roosevelt, también dispuso de una menor facilitada por los gobiernos argentinos -incluyendo los militares-, que en los hechos le otorgaron un crédito del tipo préstamo y arriendo a Gran Bretaña.

Ante las presiones norteamericanas en torno a los tratados de carne anglo-argentinos, que los ingleses necesitaban y querían extender, Churchill le respondió con una ironía a Hull, quien le ofrecía el reemplazo de la carne vacuna argentina por la porcina estadounidense: "la rama argentina del fascismo no nos satisface mucho más que al señor Cordell Hull, pero preferimos el bistec argentino al cerdo norteamericano”.

Hay que agregar que la diplomacia inglesa no veía en los gobiernos argentinos una amenaza nazi, tanto en los conservadores como en los militares.
La historia tergiversada no es historia inofensiva. Es peligrosa.
Eric Hobsbawm

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2329
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Mensaje por David L » Jue Mar 20, 2008 4:36 am

Pero quizás al liderar esta heroica resistencia británica, finalmente exitosa, Churchill se cegó (o se dejó cegar por Roosevelt) en su fanática, absurda y sangrienta determinación de exigir la "rendición incondicional" a Alemania y a desdeñar la posibilidad de apoyar al grupo de resistencia alemana que en 1944 estaba dispuesto a asesinar a Hitler.
Estoy de acuerdo con esta afirmación de José Luis, pero con un inciso: la época de acuerdos y de voto de confianza a Hitler tuvo su momento: Munich-Praga-Polonia. ¿quién hubiera sido el político británico que se hubiera atrevido a dar un paso adelante y proponer un nuevo acuerdo, aunque en este caso hubiera sido en calidad de vencedor, con Hitler al mando de la nave germana?

Un saludo.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9199
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Jue Mar 20, 2008 10:21 am

¡Hola a todos!
David L escribió:
Pero quizás al liderar esta heroica resistencia británica, finalmente exitosa, Churchill se cegó (o se dejó cegar por Roosevelt) en su fanática, absurda y sangrienta determinación de exigir la "rendición incondicional" a Alemania y a desdeñar la posibilidad de apoyar al grupo de resistencia alemana que en 1944 estaba dispuesto a asesinar a Hitler.
Estoy de acuerdo con esta afirmación de José Luis, pero con un inciso: la época de acuerdos y de voto de confianza a Hitler tuvo su momento: Munich-Praga-Polonia. ¿quién hubiera sido el político británico que se hubiera atrevido a dar un paso adelante y proponer un nuevo acuerdo, aunque en este caso hubiera sido en calidad de vencedor, con Hitler al mando de la nave germana?

Un saludo.
David, un trato con Hitler o su cúpula nazi estaba completamente descartado en la agenda aliada (occidental), y sólo valía la rendición incondicional. Pero si Roosevelt y Churchill, a través de los contactos de sus servicios de inteligencia con los contactos de la resistencia alemana -simbolizada por Beck & Goerdeler-, consintieran en una rendición condicionada con un gobierno alemán formado por miembros de esa resistencia, fruto del asesinato de Hitler y de un golpe exitoso, entonces el panorama general podía cambiar radicalmente y la guerra, al menos en el oeste, podía acabar ya en el verano de 1944. Se habrían evitado con ello millones de muertes.

En primer lugar, la resistencia alemana consideraría el asunto desde un punto de vista completamente diferente al que barajaba en los meses inmediatamente anteriores al golpe. Me gustaría recalcar algo que a veces se pasa por alto o, peor, se entiende equivocadamente. Los verdaderos artífices del complot del 20 de julio de 1944 (Stauffenberg, Tresckow, Quirnheim y Beck) actuaron movidos fundamentalmente por una cuestión exclusivamente moral, casi convencidos de que todo el asunto estaba condenado al fracaso, especialmente porque la condición de "rendición incondicional" aliada no les dejaba margen de acción y causaba división entre la jefatura del ejército. Pero era imperativo llevar el intento de asesinato y el coup d'état a cabo para dejar constancia histórica de que al menos no todo el ejército alemán ni toda la sociedad civil alemana apoyaban al régimen nazi. Era ya demasiado tarde, pero había que hacerlo.

En segundo lugar, si los aliados hubieran estado de acuerdo en dialogar, apoyar y pactar (extraoficialmente, por supuesto) con los resistentes alemanes una rendición razonable de la Wehrmacht bajo la condición de que éstos eliminaran a Hitler y sus principales sicarios del gobierno alemán, entonces la situación del grupo de resistencia que entonces lideraba Stauffenberg habría cambiado radicalmente. Ya no serían unos cuantos coroneles con el tímido apoyo de oficiales superiores quienes abordarían esa peligrosa misión en solitario, sino que recibirían el apoyo de la mayoría de los altos mandos del ejército. En una palabra, una actitud positiva de Roosevel y Churchill en este sentido rompería definitivamente todos los obstáculos que ponía la mayoría de los altos mandos alemanes para sumarse al complot de Stauffenberg.

Naturalmente, se abrían otros interrogantes de índole política en ambos bandos, pero lo sustancial es que la guerra con toda probabilidad se habría acabado en el verano de 1944 (siempre pensando que los conspiradores tuvieran éxito en su empresa de asesinar a Hitler) y con ello se evitaría lo más importante: millones de muertes innecesarias.

Incluso en el peor de los casos (que se produjera una especie de guerra civil en Alemania), los frentes alemanes colapsarían, y Alemania sería invadida igualmente por los aliados. La guerra se habría acabado igualmente.

Pero bueno, todo esto es una deriva que ya hemos tratado en otros topics.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3625
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Mensaje por Audie Murphy » Jue Sep 04, 2008 11:54 pm

Última edición por Audie Murphy el Lun Feb 08, 2010 1:38 am, editado 1 vez en total.
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"

Werto
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 807
Registrado: Mié Ago 17, 2005 5:19 am
Ubicación: Donde la consejería de eduación estime oportuno, Asturias, España

Re: Winston Leonard Spencer-Churchill

Mensaje por Werto » Jue Oct 09, 2008 12:17 am

Hola a todos.

Siguiendo con lo mismo:
Citar:
Lord Halifax declinó el ofrecimiento, dejó claro que tal vez no estaba a la altura de recoger semejante responsabilidad y así de esta manera pasó el poder a Churchill
Yo tengo por seguro que el principal motivo por el que Halifax declino la responsabilidad de liderar el gobierno de su graciosa majestad fue porqué no queria llevar el muerto encima de negociar una paz con los alemanes que él creía inminente e inevitable.

En este sentido el objetivo era dejar que Churchill asumiese la responsabilidad de pactar con los alemanes para luego dejar a Halifax al frente del gobierno sin el descrédito de haber negociado una paz con los alemanes.

Cuando quedo claro que Churchilll no pensaba negociar jamás, bajo ninguna condición, Halifax tratao de negociar una paz por su cuenta con los alemanes, definiendo textualmente la actitud de Churchill como el gobierno del "Bluff y las balandronadas", y siendo el responsable directo -merced a la mediación sueca que utilizo para transmitir el emnsaje a los alemanes- de que Suecia diera libre paso a los alemanes por sus carreteras.

Desde luego si la labor de gobierno de Churchill no me parece en absoluto digna de mérito, revindicar la labor política de Halifax creo que ya roza el paroxismo.

Saludos Cordiales.
Jonny coge el Bombardero,
y lo eleva por el cielo,
no hay cañón que alcance a Jonny,
ni rival que lo derribe...

Jonny no mata a la gente.
elimina el objetivo,
Jonny no es un asesino;
Jonny es frio..., y profesional.

Tal vez no veamaos en el ESTAIR, Supendereis.

Avatar de Usuario
expersonalidad naval
Miembro
Miembro
Mensajes: 298
Registrado: Vie Jun 26, 2009 5:54 pm

Winston Leonard Spencer-Churchill

Mensaje por expersonalidad naval » Mié Oct 07, 2009 5:22 pm

Como puede ser esto, el hilo de Churchill inactivo desde el 2.008? Lo recupero porque, lo confieso, soy un admirador acérrimo de Churchill. Eso no quita para que reconozca que cometió errores y que como muchos habeis apuntado muy acertadamente no era un político para tiempos de paz, pero para tiempos de guerra ( no de una simple escaramuza sino de una guerra total que amenzaba con acabar con la libertad en elmundo) creo que fue, casi, perfecto.

Ciertamente sin la Segunda Guerra Mundial Churchill habría pasado a ser un personaje secundario, pero lo cierto es que desde 1939 a 1945 es mundo literalmente estalló y la humanidad tuvo la suerte de que hubiese un Churchill rondando por la Perfida Albión. En el fondo de su alma ( o más bien a poco que se rascase) Churchill era militar, del Siglo XIX, para más señas, y creo que eso explica gran parte de sus aciertos y casi todos sus errores ( en sus memoria de la guerra es muy curioso como lleva la dirección efectiva de las operaciones militares, mucho más alla de lo que a un Primer Ministro le correspondería).

Por lo demás me permito tomar las palabras del siempre admirado Jose Luis: "fue el símbolo efectivo de la resistencia a Hitler y el nazismo (bien es verdad, con una tarjeta de crédito en el bolsillo a cargo de Roosevelt) en el momento quizás más triste y peligroso de la historia europea, enfrentándose "solo" a Hitler cuando éste había conseguido enseñorearse de Europa. Este papel es el que lo coloca en el "Olimpo de los héroes" de nuestra historia, y es de justicia reconocerlo."

Por cierto, recomiendo un libro suyo del periodo de entreguerras que en español se llama, creo "Grandes Contemporáneos", donde hace un semblante, a veces no exento de crítica pero siempre con buenos modales de los políticos más influyentes de la época. El libro es bastante entretenido para los aficionados a la historia.
Desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta. ( Atribuida a Socrates)

Avatar de Usuario
Monterdez
Miembro
Miembro
Mensajes: 259
Registrado: Lun Sep 21, 2009 8:06 pm

Winston Leonard Spencer-Churchill

Mensaje por Monterdez » Sab Oct 10, 2009 5:44 pm

Buenas tardes:

Acabo de descubrir eata página y me parece muy interesante reactivarla recopilando expresiones o dichos del protagonista.
Empiezo:
"Prosperar subiendo los impuestos es como avanzar subido en un cubo tirando del asa"

Esta es insuperable:
"A menudo he tenido que tragarme mis propias palabras y puedo asegurar que son una dieta equilibrada"
Por otra.

Otra:
"El socialismo se parece al cristianismo primigenio, con una diferencia, mientras que el lema de este último es [lo mío es tuyo], el de aquellos es [lo tuyo es mío]".

Sin comentarios.

Roy Jennking dice que dijo de su madre que..."La quería mucho, pero de lejos".
Ya se sabe...la familia.

Saludos cordiales.
"Estoy a favor de los derechos de los animales al igual que de los derechos humanos. Es la única manera de ser un humano completo". Abrahan Lincoln

Avatar de Usuario
Eisenhower
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 723
Registrado: Mar Jul 07, 2009 4:56 am
Ubicación: Republica Argentina
Contactar:

Winston Leonard Spencer-Churchill

Mensaje por Eisenhower » Sab Oct 10, 2009 10:39 pm

Winston Curchill,para mi es un heroe,uno de los mejores lideres del mundo en esa epoca y ahora y en el futuro.El enseño que la rendicion si se quiere se puede evitar
En si un hombre que hoy en dia tendria que ser un ejemplo


Saludos Ike
[i]"Las frías piedras subrayan la brevedad de aquellas vidas segadas al empezar la edad adulta,hombres que nunca volvieron a ver a sus familias y sus hogares.Con el paso de los años,cada vez son menos las personas de edad avanzada que vienen a visitar estos solitarios rincones de Francia,Gran Bretaña, Bélgica,Polonia,las hawai,las Filipinas,Malaya y otras tierras extranjeras.La generación que hizo la segunda guerra mundial va fundiéndose con la sombra de la historia[/i].[b]"La guerra que había que ganar.Muray y Millet[/b]

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1502
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Winston Leonard Spencer-Churchill

Mensaje por Schwerpunkt » Dom Oct 11, 2009 11:25 am

Eisenhower escribió:Winston Curchill,para mi es un heroe,uno de los mejores lideres del mundo en esa epoca y ahora y en el futuro.El enseño que la rendicion si se quiere se puede evitar
En si un hombre que hoy en dia tendria que ser un ejemplo
Hombre, Ike, hay que ser un poco más ecuánime... Sir Winston era sin duda un hombre notable y cuya principal contribución al mundo que conocemos hoy fue el no tirar la toalla cuando las cosas estaban muy feas para Europa y el mundo en general en 1940-41. Fue decisiva su decisión de continuar la lucha contra la Alemania nazi cuando otros líderes vista la situación hubieran intentado llegar a una paz pactada. Por suerte para él, Hitler volvió sus ojos hacia Rusia y la historia cambió para siempre...

Y desde luego como escritor y autor de citas legendarias no tiene precio... Transcribo unas que puse en otro topic a continuación porque yo también soy un fan de sus aceradas frases...

viewtopic.php?f=37&t=1402&start=270

"We shall defend our island, whatever the cost may be, we shall fight on the beaches, we shall fight on the landing grounds, we shall fight in the fields and in the streets, we shall fight in the hills; we shall never surrender". Defenderemos nuestra isla, cualquiera que sea el coste, lucharemos en las playas, en los lugares de desembarco, lucharemos en la campiña y en las calles, lucharemos en las colinas; nunca nos rendiremos.

"When you have to kill a man, it costs nothing to be polite". Cuando tienes que matar a un hombre, no cuesta nada ser educado.

"A fanatic is one who can't change his mind and won't change the subject". Un fanático es alguien que no quiere cambiar su opinión y que no quiere cambiar el tema.

"The pessimist sees difficulty in every opportunity. The optimist sees the opportunity in every difficulty". El pesimista ve dificultades en cada oportunidad. El optimista ve oportunidades en cada dificultad.

"The short words are best, and the old words are the best of all". Las palabras cortas son las mejores, y las palabras antiguas las mejores de todas.

¨Russia is a riddle wrapped in a mystery inside an enigma". Rusia es un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma.

"The best argument against democracy is a five-minute conversation with the average voter". El mejor argumento contra la democracia es una conversación de cinco minutos con el votante habitual.

"My rule of life prescribed as an absolutely sacred rite smoking cigars and also the drinking of alcohol before, after and if need be during all meals and in the intervals between them". Mi rutina diaria prescribe como un rito absolutamente sagrado el fumar puros y el beber alcohol antes, despues y si es necesario durante todas las comidas y los intervalos entre ellas.

"It is a fine thing to be honest, but it is also very important to be right". Está muy bien ser honrado pero también es muy importante tener razón.

"If Hitler invaded hell I would make at least a favorable reference to the devil in the House of Commons". Si Hitler invadiera el infierno, haría al menos un comentario favorable sobre el diablo en la Cámara de los Comunes.

"Eating words has never given me indigestion". El comerme mis palabras nunca me ha dado indigestión.

"From Stettin in the Baltic to Trieste in the Adriatic, an iron curtain has descended across the Continent". Desde Stettin en el Báltico a Trieste en el Adriático ha descendido un telón de acero sobre el continente.


Pero es preciso también mencionar que en lo político y si obviamos su gran contribución en la Guerra Mundial fue profundamente anacrónico e inmovilista: su obsesión por mantener el gigantesco imperio colonial británico, lo retrógrado de sus ideas sociales y su conservadurismo en general. Los británicos que son un pueblo práctico, no dudaron en echarlo a un lado en julio de 1945 cuando la victoria estaba al alcance de la mano y su mayor enemigo, la Alemania nazi, vencido. El pueblo británico se dió cuenta que el gran líder de la guerra no era quizás el más apropiado para la paz. Finalmente quiero recordar que las veces que Churchill estuvo en el poder -o detentando una parte del mismo- fue más por maniobras parlamentarias o circunstancias excepcionales como mayo de 1940 que por verdaderas votaciones populares que ganara.

Y finalmente hay que decir que si bien en la conducción estratégica de la guerra acertó esencialmente, tuvo unos cuantos errores de bulto (la campaña de Grecia y el abandono de la Libia en 1940-41, la poco conocida campaña del Dodecaneso en 1943, el desembarco de Anzio y algunas más que no enumero....)

Responder

Volver a “Biografías”

TEST