Manstein y Stalingrado

La guerra en el este de Europa

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8902
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Jue Abr 24, 2008 5:47 pm

¡Hola a todos!

jesus2 escribió:Por cierto, una pequeña corrección:

José Luis escribió:Pero la fuerza del 6. Armee embolsada se vio aumentada por dos cuerpos de ejército del 4. Panzerarmee


Lo que Paulus recibió del ejército de Hoth fue, al margen de otras unidades menores, el IV Cuerpo de Ejército y la 29 Motorizada, reserva del ejército.

Curioso que Paulus, con 3 div. blindadas, 2 div. motorizadas y un cuartel general de Cuerpo de Ejército blindado bajo su mando no tuviera reservas, y un Ejército Blindado compuesto de un CE de infantería y unidades rumanas tuviera a la única suya de reserva.


Jesús, el XXXXVIII Panzerkorps era formación orgánica del 4. Panzerarmee, a pesar de sus asignaciones temporales varias. Sus formaciones, total o parcialmente, quedaron dentro del Kessel y fueron asignadas al 6. Armee: 24. y 14. Panzerdivisionen, 29. (mot) y 94. Infanterie Divisionen.

Por tanto y en propiedad, creo que se puede decir que dos cuerpos de ejército, que orgánicamente pertenecían al 4. Panzerarmee, quedaron subordinados al 6. Armee: IV AK y XXXXVIII PK.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

jesus2
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 561
Registrado: Mar Ago 09, 2005 10:49 pm
Ubicación: España, Deutschland, United Kingdom

Mensajepor jesus2 » Vie Abr 25, 2008 1:42 am

Saludos a todos.

Von Braun escribió:Otra cosa que me sorprendió es que quisiera volar a Stalingrado para reunirse con Paulus, pero que su estado mayor no se lo permitió.


Hay un detalle, ya indicado en este tema, que indica la veracidad de esta afirmación.

Von Manstein recibe en Vitebsk, el 21 de noviembre, el encargo de dirigir el GE del Don. Se tiene que dirigir a su nuevo destino, y debido a las tormentas de nieve que caen por toda la URSS, decide realizar el viaje no en avión, sino en tren.

Así pues, von Manstein considera peligroso el volar por detrás de sus propias líneas. ¿ De verdad quiere atreverse a volar al interior del cerco, enfrentándose a la artillería antiaérea, la aviación enemiga y ese mal tiempo que le "obliga" a viajar en tren ?

Pues va a ser que no... :-D

Y ya que se ofrece, lo podría haber hecho en otros cercos de tropas suyas: Kanev ( febrero del 44 ), Kamenets-Podolsk ( marzo-abril del 44 )...

Von Braun escribió:que confiaba todo al cuerpo de ejército de las SS que mandaría para rescatar al VI ejército


Nuevamente es la opinión de Manstein. Ya se ha comentado algo sobre el desdén con el que von Manstein trata a las Waffen-SS.

Por otro lado, se refería a la ofensiva de primavera para desbloquear al ejército de Paulus, no a la de diciembre.

Sobre las divisiones que recibió von Manstein:

- En noviembre, además de las div. del 6º Ejército, tenía las del XXXXVIII Panzerkorps: la 22 Panzer y la 1 Blindada Rumana.

- En la primera quincena de diciembre, von Manstein recibe la 6 Panzer ( de Francia ), la 23 Panzer ( del Cáucaso ) y la 11 Panzer ( que viene de Roslavl, GE Centro ).

- En la segunda quincena, aparecen la 17 Panzer, que viene en un estado deplorable del saliente de Orel y se suma al esfuerzo en dirección Stalingrado. Sin embargo, el 16 de diciembre, los italianos son totalmente derrotados, y las otras dos div. blindadas que recibe ( la 7, que como la 6 Panzer, viene completa y descansada de Francia y la 19 Panzer, que acaba de participar en una brutal batalla en el saliente de Rzhev ) von Manstein debe usarlas en Starobielsk ( la 19 ) y Tazinskaia ( la 7 ).

- A partir de enero, evidentemente el resto.

Von Manstein hizo lo que pudo con lo que tenía a mano. Cuando le llegaron la 7 y 19 Panzer, era demasiado tarde para usarlas en dirección Stalingrado, y tuvo que usarlas para retrasar el avance de las tropas soviéticas que acababan de derrotar a los italianos.

José Luis escribió:Jesús, el XXXXVIII Panzerkorps era formación orgánica del 4. Panzerarmee, a pesar de sus asignaciones temporales varias. Sus formaciones, total o parcialmente, quedaron dentro del Kessel y fueron asignadas al 6. Armee: 24. y 14. Panzerdivisionen, 29. (mot) y 94. Infanterie Divisionen.

Por tanto y en propiedad, creo que se puede decir que dos cuerpos de ejército, que orgánicamente pertenecían al 4. Panzerarmee, quedaron subordinados al 6. Armee: IV AK y XXXXVIII PK.


Estás equivocado, José. No sé de dónde has sacado esa información, pero es errónea. Confundes un poco el XIV Panzerkorps, el XXXXVIII e incluso el LI de Seydlitz-Kurbach.

Primero, echemos mano de Tessin. Orden de batalla del 6º Ejército del 19 al 28/11/42:

http://www.diedeutschewehrmacht.de/6%20armee%20I.htm

Kriegsgliederung der 6.Armee: Stand 19.11.1942
XIV.PzK 60.ID (mot.), 16.Pz.Div., 3.ID (mot.), 94.ID, Lw.Gr.Stahel, I.,II./Werf.Reg.2
LI.AK 389.ID, 100.Jg.Div., 295.ID, 71.ID, 79.ID, 24.Pz.Div., 305.ID, Inf.Reg.369 (kroat.), Stug.Abt.244, Stug.Abt.245, Ka.Gru.Schwerin
VIII.AK 113.ID, 76.ID, II./AR 53 (ohne 1.Bttr.)
XI.AK 44.ID, 384.ID, 376.ID, I.,II./Werf.Reg.51, Ka.Gru.Lepper (Fla-Btl.614 (ohne 2.Kp.), 2./Pz.Jg.Abt.46, Pz.Jg.Abt.670, Pi.Btl.376 (ohne 1.Kp.), Art.Abt.849, Flak-Ka.Gru.Deiber, II./Gren.Reg.767, Pz.Jg.Abt.521, Kav.Reg.12 (rum.), AR ?? (rum.))
der Armee direkt unterstellt: 14.PzD
Nachtrag:
zur Verfügung gestellt vom Autor Florian von und zu Aufsess/ Anlageband zu den KtB der 6.Armee, Band 1
Kriegsgliederung der 6.Armee: Stand 20.11.1942
XIV.PzK 60.ID (mot.), 16.Pz.Div., 3.ID (mot.), 94.ID, Lw.Gr.Stahel, I.,II./Werf.Reg.2
LI.AK 389.ID, 100.Jg.Div., 295.ID, 71.ID, 79.ID, 24.Pz.Div., 305.ID, Inf.Reg.369 (kroat.), Stug.Abt.244, Stug.Abt.245, Ka.Gru.Schwerin
VIII.AK 113.ID, 76.ID, II./AR 53 (ohne 1.Bttr.)
XI.AK 44.ID, 384.ID, 376.ID, 14.PzD, I.,II./Werf.Reg.51, Ka.Gru.Lepper (Fla-Btl.614 (ohne 2.Kp.), 2./Pz.Jg.Abt.46, Pz.Jg.Abt.670, Pi.Btl.376 (ohne 1.Kp.), Art.Abt.849, Flak-Ka.Gru.Deiber, II./Gren.Reg.767, Pz.Jg.Abt.521, Kav.Reg.12 (rum.), AR ?? (rum.))
der Armee direkt unterstellt:
Nachtrag:
zur Verfügung gestellt vom Autor Florian von und zu Aufsess/ Anlageband zu den KtB der 6.Armee, Band 1
Kriegsgliederung der 6.Armee: Stand 21.11.1942
XIV.PzK 16.Pz.Div.
LI.AK
389.ID, 100.Jg.Div., 295.ID, 71.ID, 79.ID, 24.Pz.Div., 305.ID, Inf.Reg.369 (kroat.), Stug.Abt.244, Stug.Abt.245, Ka.Gru.Schwerin

Gr.Pfeifer: 60.ID (mot.), 3.ID (mot.), 94.ID, Lw.Gr.Stahel, I.,II./Werf.Reg.2
VIII.AK 113.ID, 76.ID, II./AR 53 (ohne 1.Bttr.)
Korück 593
XI.AK 44.ID, 384.ID, 376.ID, 14.PzD, I.,II./Werf.Reg.51, Ka.Gru.Lepper (Fla-Btl.614 (ohne 2.Kp.), 2./Pz.Jg.Abt.46, Pz.Jg.Abt.670, Pi.Btl.376 (ohne 1.Kp.), Art.Abt.849, Flak-Ka.Gru.Deiber, II./Gren.Reg.767, Pz.Jg.Abt.521, Kav.Reg.12 (rum.), AR ?? (rum.))
der Armee direkt unterstellt:
Nachtrag:
zur Verfügung gestellt vom Autor Florian von und zu Aufsess/ Anlageband zu den KtB der 6.Armee, Band 1
Kriegsgliederung der 6.Armee: Stand 22.11.1942
XIV.PzK 16.Pz.Div., 24.PzD
LI.AK
389.ID, 100.Jg.Div., 295.ID, 71.ID, 79.ID, 305.ID, Inf.Reg.369 (kroat.), Stug.Abt.244, Stug.Abt.245, Ka.Gru.Schwerin

Gr.Pfeifer: 60.ID (mot.), 3.ID (mot.), 94.ID, Lw.Gr.Stahel
VIII.AK 113.ID, 76.ID
Korück 593
XI.AK 44.ID, 384.ID, 376.ID
der Armee direkt unterstellt:
Nachtrag:
zur Verfügung gestellt vom Autor Florian von und zu Aufsess/ Anlageband zu den KtB der 6.Armee, Band 1
Kriegsgliederung der 6.Armee: Stand 23.11.1942
XIV.PzK 16.Pz.Div., 24.PzD
LI.AK
389.ID, 100.Jg.Div., 71.ID, 79.ID, 305.ID, Inf.Reg.369 (kroat.), Stug.Abt.244, Stug.Abt.245, Ka.Gru.Schwerin

Gr.Pfeifer: 60.ID (mot.), 3.ID (mot.), 94.ID, Lw.Gr.Stahel
VIII.AK 113.ID, 76.ID
Korück 593
XI.AK 44.ID, 384.ID, 376.ID
IV.AK 297.ID, 295.ID, 29.ID (mot.), 20.ID (rum.)
der Armee direkt unterstellt:
Nachtrag:
zur Verfügung gestellt vom Autor Florian von und zu Aufsess/ Anlageband zu den KtB der 6.Armee, Band 1
Kriegsgliederung der 6.Armee: Stand 24.11.1942
XIV.PzK 16.Pz.Div., 24.PzD
LI.AK
389.ID, 100.Jg.Div., 71.ID, 79.ID, 305.ID, Inf.Reg.369 (kroat.), Stug.Abt.244, Stug.Abt.245, Ka.Gru.Schwerin

Gr.Pfeifer: 60.ID (mot.), 3.ID (mot.), 94.ID, Lw.Gr.Stahel
VIII.AK 113.ID, 76.ID
XI.AK 44.ID, 384.ID, 376.ID
IV.AK 297.ID, 295.ID, 29.ID (mot.), 20.ID (rum.)
der Armee direkt unterstellt:
Nachtrag:
zur Verfügung gestellt vom Autor Florian von und zu Aufsess/ Anlageband zu den KtB der 6.Armee, Band 1
Kriegsgliederung der 6.Armee: Stand 25.11.1942
XIV.PzK 14.Pz.Div., 24.PzD
LI.AK
389.ID, 71.ID, 79.ID, 305.ID, Inf.Reg.369 (kroat.), Stug.Abt.244, Stug.Abt.245, Ka.Gru.Sanne (100.Jg.Div.)

Gr.Pfeifer: 60.ID (mot.), 3.ID (mot.), 94.ID, Lw.Gr.Stahel
VIII.AK 113.ID, 76.ID, 16.PzD
XI.AK 44.ID, 384.ID, 376.ID
IV.AK 297.ID, 295.ID, 29.ID (mot.), 20.ID (rum.)
der Armee direkt unterstellt:
Nachtrag:
zur Verfügung gestellt vom Autor Florian von und zu Aufsess/ Anlageband zu den KtB der 6.Armee, Band 2
Kriegsgliederung der 6.Armee: Stand 26.11.1942
XIV.PzK 14.Pz.Div., 3.ID (mot.), Ka.Gru.Sikenius
LI.AK
389.ID, 71.ID, 79.ID, 305.ID, 24.PzD, Inf.Reg.369 (kroat.), Stug.Abt.244, Stug.Abt.245, Ka.Gru.Sanne (100.Jg.Div.), 60.ID (mot.), 94.ID, Lw.Gr.Stahel
VIII.AK 113.ID, 76.ID, 384.ID, 16.PzD
XI.AK 44.ID, 376.ID
IV.AK 297.ID, 295.ID, 29.ID (mot.), 20.ID (rum.)
der Armee direkt unterstellt:
Nachtrag:
zur Verfügung gestellt vom Autor Florian von und zu Aufsess/ Anlageband zu den KtB der 6.Armee, Band 2
Kriegsgliederung der 6.Armee: Stand 27.11.1942
XIV.PzK 14.Pz.Div., 3.ID (mot.), 376.ID
LI.AK
71.ID, 79.ID, 305.ID, Inf.Reg.369 (kroat.), Stug.Abt.244, Stug.Abt.245, Ka.Gru.Sanne (100.Jg.Div.), Lw.Gr.Stahel

Gr.Lenski: 389.ID, 24.PzD, T.94.ID

Gr.Pfeifer: T.94.ID, 60.ID (mot.), 16.PzD
VIII.AK 113.ID, 76.ID, 384.ID, 44.ID, Pz.Reg.Sikenius, Bau-Btl.522
XI.AK
IV.AK 297.ID, 295.ID, 29.ID (mot.), 20.ID (rum.)
der Armee direkt unterstellt:
Nachtrag:
zur Verfügung gestellt vom Autor Florian von und zu Aufsess/ Anlageband zu den KtB der 6.Armee, Band 2
Kriegsgliederung der 6.Armee: Stand 28.11.1942
XIV.PzK 14.Pz.Div., 3.ID (mot.), 376.ID
LI.AK
71.ID, 79.ID, 305.ID, Inf.Reg.369 (kroat.), Stug.Abt.244, Stug.Abt.245, Ka.Gru.Sanne (100.Jg.Div.), Lw.Gr.Stahel

Gr.Lenski: 389.ID, 24.PzD, T.94.ID

Gr.Pfeifer: T.94.ID, 60.ID (mot.), 16.PzD
VIII.AK 113.ID, 76.ID, Pz.Reg.Sikenius, Bau-Btl.522
XI.AK 384.ID, 44.ID
IV.AK 297.ID, 295.ID, 29.ID (mot.), 371.ID, 20.ID (rum.)


Y ahora lo propio con el 4º Ejército Blindado. Fechas: 15/11/42 y 1/12/42

http://www.diedeutschewehrmacht.de/4%20pz%20a.htm

Kriegsgliederung der 4.Panzerarmee: Stand 15.11.1942
VII.AK (rum.) 8.Kav.Div.(rum.), 5.Kav.Div.(rum.)
VI.AK (rum.) 1.ID (rum.), 2.ID (rum.), 4.ID (rum.), 18.ID (rum.)
IV.AK 20.ID (rum.), 297.ID, 371.ID
der Armee direkt unterstellt: 16.ID (mot.), 29.ID (mot.)
Nachtrag:

Kriegsgliederung der 4.Panzerarmee: Stand 01.12.1942
4.rum.Armee (s.d.)
der Armee direkt unterstellt: 16.ID (mot.), 6.PzD

Como puedes ver, el XXXXVIII no aparece por ninguna parte en ninguno de los dos ejércitos. El cuerpo de ejército ha sido colocado en el sector del 3º Ejército Rumano, que está a la izquierda del 6º Ejército, que a su vez está a la izquierda del 4º PanzerArmee. Un control táctico-operacional un tanto complicado, ¿ no crees ?

Es muy posible que lo que quieras decir es que las div. por tí citadas ( 14 y 24 Panzer, 29 mot. y 94 de inf. ) antes de pertenecer al 6º Ejército formaban parte, o llegaron a formar parte, del XXXXVIII antes del 19/11/42.

Si es así, tienes razón. Pero es una opinión que no comparto, pues los hechos, bajo mi punto de vista, están claros: el 19/11 ( y antes y después ) la 94 de inf. era div. del XIV Panzerkorps, la 24 lo era del LI, la 14 era la reserva del 6º Ejército ( el ejército sí que parecía tener reservas ) y la 29 mot. era la reserva del 4º Ejército Blindado. Y el XXXXVIII Panzerkorps se quedó fuera, con las famosas 22 Panzer y la 1 Blindada Rumana.

Por otro lado, Beevor me parece que escribe que el XXXXVIII Panzerkorps era la reserva del Grupo de Ejércitos B.

Saludos al foro.
ImagenImagenImagen
En la vida no existe la Suerte, ni siquiera la buena o mala suerte, como dicen los que dicen que saben de ella. Existe el Destino. Y sobre todo, el Destino que cada uno quiera labrarse para sí mismo. ( Yo mismo )

Avatar de Usuario
Von Braun
Miembro
Miembro
Mensajes: 79
Registrado: Mié Feb 27, 2008 1:48 am
Ubicación: Sevilla

Mensajepor Von Braun » Vie Abr 25, 2008 5:19 am

En cuanto a lo del cuerpo de ejército de las SS, aclarar que quién confiaba en ellos ciegamente para el rescate era Hitler, pero que en Stalingrado deberían mantenerse el 6º Armee hasta Febrero para rescatarles.
En lo visto hasta ahora Manstein llega cuando el cerco ya se ha completado, Paulus no tenía libertad de movimientos por Hitler, si Manstein le da la posibilidad de salir, necesitaría 6 días para organizar la ruptura, en ese tiempo Hitler daría la contraorden y Manstein tendría un consejo de guerra, así que no tendría sentido.
Manstein va reuniendo un batiburrillo de tropas, que va sacando a cuentagotas de Hitler hasta que se decide a avanzar a Stalingrado, si llega ¿qué hará? un pasillo para suministrar pertrechos como quiere Hitler o cómo Manstein y Paulus quieren permitir una salida ordenada de Stalingrado, abandonando lo mejor de la artillería, junto a lo que supone politicamente la ciudad.
¿es acertado el avance que planea Manstein a Stalingrado?

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8902
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Vie Abr 25, 2008 11:15 am

¡Hola a todos!

1) Vuelo al Kessel. La disculpa que da Manstein en sus memorias no es convincente. Muchos oficiales volaron al Kessel (e igualmente salieron del Kessel y regresaron) en esas fechas e incluso en los peores momentos de principios de enero de 1943. Si Manstein quisiera de verdad volar al Kessel el 24 de noviembre o en las fechas inmediatamente posteriores, lo podría haber hecho como lo hicieron sus oficiales de estado mayor. Más allá del peligro natural inevitable que supone viajar –por cualquier medio- por un escenario de guerra, lo único que podría suceder a Manstein, de volar al Kessel, era quedar allí retenido por mal tiempo uno o dos días. Su estado mayor (Schulz y Busse) era altamente competente para poder lidiar con la situación de las otras formaciones del HG Don, que en esas fechas eran escasas. En cambio, Manstein podría haberse hecho una situación de lugar de primera mano del CG del 6. Armee, sus formaciones y el verdadero estado de situación en el Kessel, como, a mi juicio, era su obligación. ¿Por qué no lo hizo ni entonces ni inmediatamente antes o durante la operación de rescate de diciembre? La respuesta, probablemente, la apunta en parte Beevor: “Es evidente, no obstante, que Manstein todavía evitaba asumir la responsabilidad de desobedecer a Hitler. No daría a Paulus una directiva clara, y rehusó –sin duda por razones de seguridad- volar al Kessel para debatir la cuestión cara a cara. Sin embargo, Manstein debió haber sabido desde el comienzo que Paulus, un firme creyente en la cadena de mandos, nunca habría escapado sin una orden formal del alto mando. Los esfuerzos de Manstein en sus memorias por exculparse de cualquier responsabilidad por el destino del VI Ejército son curiosamente exagerados así como injustos con Paulus. Parecía sufrir de mala conciencia, aunque nadie lo culpaba”. (Crítica, 324).

Mi opinión personal es que Manstein se cerró en banda (negando la posibilidad del intento de ruptura) ya desde el primer día que tomó sus decisiones, 24 de noviembre, y desde entonces evitó cualquier compromiso directo con Paulus.

La carta que Paulus le envió el 26 de noviembre (y zanjo este tema pendiente), concluía con dos frases altamente significativas: por una parte, Paulus le pedía información clara, detallada y abundante sobre los planes de Manstein para el 6. Armee, y, por otra parte, Paulus -y a través de sus palabras, sus mandos y tropas- se confiaba totalmente al mando de Manstein y se despedía como “su más subordinado”. Copia de esta carta está en el Apéndice 7, p. 761, de las memorias de Manstein en Inédita.

Pero esas órdenes claras y detalladas jamás llegaron al CG del 6. Armee, pese a las reiteradas peticiones de Paulus.

Así pues, si Manstein de momento se había enrocado en la resistencia en Stalingrado hasta que reuniera las fuerzas suficientes para llevar a cabo la operación de rescate (y ya se vería si de ruptura), ¿para qué iba a volar personalmente al Kessel? Podía mandar mejor a Schulz o Busse, así se evitaba dar la cara y quizás comprometerse arriesgadamente.

Aunque este tema lo quiero tratar más tarde, adelanto al respecto de lo que estamos hablando que poco antes y durante la Operación Tormenta de Invierno (y si tal como comenta el mariscal en sus memorias, pretendía camuflar “Trueno” en “Tormente de Invierno”), sí que era imprescindible que Manstein volara al Kessel para dar las órdenes verbales a Paulus sobre cómo y cuando ejecutar “Trueno”. Pero no lo hizo, ni siquiera envió a Schulz o Busse. Envió a un mayor, Eisman, detalle que irritó a Paulus [comentó a su edecán Adam, “Simplemente no consigo entender cómo Manstein puede enviarme a un mayor para informarme sobre la creciente catástrofe en vez de venir él mismo"”(Stein, 101)].

Es evidente que Manstein jamás se aventuró a tomar una decisión o dar una orden, en todo el asunto de Stalingrado, contraria a las órdenes de Hitler. Volar al Kessel, ¿para qué?

2) Querido Jesús, un millón de gracias por tomarte la molestia del Gliederung del 6. Armee. Sin embargo, debes tener en cuenta que al referirme a estos dos cuerpos de ejército lo estaba haciendo con respecto a la intendencia del 6. Armee, cuando hablaba de las estimaciones del número total de tropas cercadas a partir del 19 de noviembre en comparación con los informes de intendencia (víveres) que el 6. Armee reportó a mediados de octubre. Pero posiblemente lleves razón igualmente, pues si no recuerdo mal, el XXXXVIII PK, en fecha que estaba subordinado al 4. Panzerarmee con las formaciones que he numerado, fue subordinado al 6. Armee a mediados de septiembre y, por tanto, ya debía formar parte de los informes de intendencia del 6. Armee de mediados de octubre. Muchas gracias, amigo.

3) Von Braun, último mensaje. Efectivamente, la demencial idea de utilizar formaciones de combate de las Waffen SS para una supuesta operación de rescate en la primavera de 1943 fue de Hitler. Manstein la comenta, a su manera.

En cuanto a tu interpretación de los hechos en lo que llevamos expuesto, disiento en lo esencial. Veamos.

El día clave es el 24 de noviembre de 1942. En ese día había consenso generalizado en los cuarteles generales involucrados para romper. Paulus ya había dado el 22 de noviembre las instrucciones pertinentes para preparar la Operación Umbau, que debía ejecutarse el 25-26 de noviembre, por tanto, cuatro días después. Si Manstein hubiese actuado con responsabilidad y realismo, habría aceptado las peticiones de Paulus et al para romper ya, pues tendría que saber que el suministro aéreo, en las cantidades requeridas, era pura utopía. Y como esa era su condición sine qua non, al no cumplirse tenía dos alternativas: ordenar a Paulus la inmediata ruptura de acuerdo a los planes, jugándose así el pescuezo, o presentar al Führer una de dos, tras explicar la situación: o consentía en la ruptura inmediata o presentaba su dimisión. Hitler no gustaba de Manstein, pero sabía que no tenía otro comandante mejor para solventar la crisis. Cuando Manstein confirmó, con sus decisiones de 24 de noviembre, las órdenes previas de Hitler de resistir en espera de rescate, con suministro aéreo de por medio, Hitler respiró aliviado, pues tenía el apoyo del mejor cerebro operacional de su ejército. Esta fue la realidad.

De llevarse a cabo la Operación Umbau, Paulus estimó que podría salvar el 80% de sus hombres y el 60% de sus armas ligeras, dejando atrás el 90% de sus armas pesadas (Henry D. Lind, “Break-Out From Encirclement”, Military Review, June 1951, p. 58). Visto lo que sucedió después, ya se podían dar con un canto en los dientes.

Las probabilidades de un éxito de ruptura razonable disminuyeron considerablemente cuando Manstein tenía lista su Tormenta de Invierno, que es el tema que quiero tratar en otro momento.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Antonio
Moderador
Moderador
Mensajes: 516
Registrado: Lun Abr 17, 2006 4:21 am
Ubicación: http://www.elasticparadise.com
Contactar:

Mensajepor Antonio » Vie Abr 25, 2008 9:15 pm

José Luis escribió:De llevarse a cabo la Operación Umbau, Paulus estimó que podría salvar el 80% de sus hombres y el 60% de sus armas ligeras, dejando atrás el 90% de sus armas pesadas (Henry D. Lind, “Break-Out From Encirclement”, Military Review, June 1951, p. 58). Visto lo que sucedió después, ya se podían dar con un canto en los dientes ....


Querido amigo :

¿Estima Paulus los 20.000 heridos que habría dejado atrás también, abandonandolos a su suerte? ... es decir, a una muerte segura. Ya sabemos el trato dado por los rusos a los heridos. En lo personal, cuesta firmar una sentencia de muerte tan amplia...

¿No era más lógico intentar levantar el cerco, dejando como último recurso y para el ultimo momento una perforación del Kessel? ... El problema de fondo, es que al Mariscal Manstein le faltó valor moral y del otro (no es un pecado exclusivo de él, varios generales alemanes pecan de lo mismo, generalmente en lo moral).

Manstein optó por la via facil, la de la gloria ... intentarlo desde fuera, no contravenir a Hitler, no abandonar a nadie, y ser el salvador del 6º Armee; pero sabía desde el principio que los medios disponibles eran insuficientes para asegurar el exito, y el tiempo para hacerlo, muy limitado.

Y la mayor desazón de toda esta catástrofe ... Stalingrado carece de interés, al haber fracasado Azul. ¿triste, no?

Saludos cordiales

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8902
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Vie Abr 25, 2008 9:50 pm

¡Hola a todos!

Antonio escribió:
José Luis escribió:De llevarse a cabo la Operación Umbau, Paulus estimó que podría salvar el 80% de sus hombres y el 60% de sus armas ligeras, dejando atrás el 90% de sus armas pesadas (Henry D. Lind, “Break-Out From Encirclement”, Military Review, June 1951, p. 58). Visto lo que sucedió después, ya se podían dar con un canto en los dientes ....


Querido amigo :

¿Estima Paulus los 20.000 heridos que habría dejado atrás también, abandonandolos a su suerte? ... es decir, a una muerte segura. Ya sabemos el trato dado por los rusos a los heridos. En lo personal, cuesta firmar una sentencia de muerte tan amplia...

¿No era más lógico intentar levantar el cerco, dejando como último recurso y para el ultimo momento una perforación del Kessel? ... El problema de fondo, es que al Mariscal Manstein le faltó valor moral y del otro (no es un pecado exclusivo de él, varios generales alemanes pecan de lo mismo, generalmente en lo moral).

Manstein optó por la via facil, la de la gloria ... intentarlo desde fuera, no contravenir a Hitler, no abandonar a nadie, y ser el salvador del 6º Armee; pero sabía desde el principio que los medios disponibles eran insuficientes para asegurar el exito, y el tiempo para hacerlo, muy limitado.

Y la mayor desazón de toda esta catástrofe ... Stalingrado carece de interés, al haber fracasado Azul. ¿triste, no?

Saludos cordiales


Amigo Antonio, dudo que Paulus lograra salvar al 80% de sus tropas con Umbau, pero probablemente salvaría al grueso de ellas (entre un 60% y un 70%), entre 160.000 y 170.000 hombres. Así que caería unos 100.000 hombres, heridos incluidos. No era la primera vez ni sería la última que se dejaran heridos atrás. Aquí el sacrificio de unos cuantos es aceptable para la salvación de muchos más.

Sé el trato que daban los rusos a los prisioneros alemanes, y viceversa. Y también sé que de los aproximadamente 90.000 prisioneros que hicieron los rusos en Stalingrado, una gran mayoría ya estaba condenada a muerte por los terribles sufrimientos y carencias vitales con que fueron obligados a "luchar" (en realidad, a partir de mediados de enero de 1943 eran cualquier cosa menos combatientes) por Hitler, Manstein, Paulus y Schmidt. Unos 50.000 murieron inmediatamente como consecuencia directa del estado físico agónico y mental que presentaban cuando fueron hechos prisioneros el 31 de enero y el 2 de febrero. Otros muchos murieron como consecuencia indirecta (el camino del cautiverio) de ese estado de salud deteriorado. Todo esto se pudo evitar, ya intentando la ruptura en noviembre, en diciembre o, finalmente, aceptando su rendición a los soviéticos cuando ya no tenía sentido alguno seguir resistiendo.

En cuanto al valor físico (intuyo que quieres significar eso cuando dices "del otro"), no conozco prueba (ni indicio) alguna que pueda echársele en cara a Manstein en contra de su coraje físico. A todo soldado se le supone, y yo no conozco ningún caso en que Manstein haya demostrado lo contrario. Otra cosa era su coraje moral, su responsabilidad ética y humana, de las cuales dio muestras de carecer.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8902
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Mar Abr 29, 2008 12:07 pm

¡Hola a todos!

Quisiera finalmente considerar las “oscuras” circunstancias de la relación entre Paulus y Manstein durante la ejecución de la Operación Tormenta de Invierno (Wintergewitter) y el supuesto de Trueno (Donnerschlag).

El 18 de diciembre Manstein envió a Eismann al Kessel para entrevistarse con el mando del 6. Armee y trasladarle, así, a Paulus las intenciones de Manstein. Ya sabemos que Paulus se quejó a su edecán de que no fuera el propio Manstein quien se hubiese trasladado a la bolsa para explicarle cara a cara sus instrucciones o darle las órdenes pertinentes. En cualquier caso, según cuenta de Manstein, Eismann no consiguió convencer a Paulus y Schmidt de que iniciaran la ruptura para intentar contactar con las fuerzas de liberación. Manstein comenta, “En otras circunstancias es indudable que una divergencia tan manifiesta del mando de los cercados con el superior del Grupo de Ejércitos hubiera dado lugar al relevo de aquél” (Inédita, 444). Cabría matizar aquí que una “divergencia” de índole operacional no implica en absoluto el relevo de quien la manifiesta. El relevo sólo es admisible, en este sentido, cuando se desobedece una orden operacional, pero Eismann no fue al Kessel con ninguna orden. El 2 de diciembre de 1942 Manstein se fue Hoth con sus planes para lanzar la operación de rescate desde el Chir (pues esta ruta de arrancada distaba poco más de 50 kilómetros de los cercados), pero Hoth le expresó su desacuerdo con el plan, indicando que prefería atacar desde Kotelnikov (que distaba de los cercados en más de 100 kilómetros), alegando razones de terreno y fuerzas enemigas opuestas. Manstein aceptó las razones de Hoth. Esto era una divergencia de opiniones, aunque fuese entre un superior y un subordinado. Pero si Manstein hubiese ordenado a Hoth la ejecución de su plan inicial, éste la habría acatado o, en su defecto, estaría desobedeciendo una orden superior y tendría que ser relevado del mando. Así que Manstein sólo podía relevar al mando del 6. Armee si éste desobedecía una orden suya. Pero no hubo tal orden.

Manstein sigue comentado que tal relevo, dadas las circunstancias, sería una “solución temeraria” porque cualquier otro sucesor de Paulus/Schmidt habría necesitado de cierto tiempo “para el estudio del problema, cuando cada día podía resultar decisivo”. Finalmente, dice que Hitler probablemente no habría autorizado el relevo (pero no dice que, en tal caso, él podría dimitir del mando).

Luego aclara que no se iba a resignar a “dejar escapar la única y última ocasión de salvar al Sexto Ejército……Para ello tenía que descargar al mando del Sexto Ejército de la doble responsabilidad de ponerse a una operación tan aventurada y evacuar Stalingrado. Y a tal efecto estábamos dispuestos a dar la orden que nos hiciese a nosotros responsables de ambas medidas” (Inédita, 445). ¿Pero se dio esa orden? Veamos la siguiente fraseología:

Por eso fue por lo que el mando del Grupo de Ejércitos dirigió el 19 de diciembre al mediodía al mando supremo un apremiante llamamiento para que permitiese por fin al Sexto Ejército desprenderse de Stalingrado y romper hacia el sudoeste al encuentro del Cuarto Ejército Panzer.

Como tampoco este telegrama obtuviese una pronta y decisiva respuesta, el mando del Grupo de Ejércitos les daba a las 18 horas la orden al Sexto Ejército y al Cuarto Ejército Panzer.

Disponíamos por ella que el Sexto Ejército iniciaría cuanto antes la operación de ruptura en dirección sudoeste. Su primera etapa consistiría en el ataque Wintergewitter, según la consigna ya dada el día 1, el cual habría de proseguirse en caso necesario hasta Donskaja Zaritza, a fin de poder tomar contacto con el Cuarto Ejército Panzer y canalizar la aportación de provisiones de que hicimos mención.

Pero al mismo tiempo contenía la orden instrucciones para una segunda fase de la ruptura, que en caso de necesidad habría de suceder inmediatamente al ataque Wintergewitter. Al recibir la contraseña Donnerschlag, el Sexto Ejército habría de seguir avanzando hasta enlazar con el Cuarto Ejército Panzer, al paso que en Stalingrado evacuaba por sectores en proporción del avance.

La razón de que nuestro mando retuviese la segunda consigna estaba en la necesidad de coordinar en el tiempo la intervención de ambos ejércitos y en lo dudoso de la posibilidad de interpolar en estas operaciones la canalización del convoy de provisiones. Pero lo que más preocupaba todavía al mando del Grupo era la necesidad de inducir a Hitler a que retirase la orden dada al Sexto Ejército de conservar Stalingrado a toda costa, en vista del embarazo en que ponía al comandante en jefe de las fuerzas cercadas, aún después de que el mando del Grupo hubiese tomado sobre sí la responsabilidad de su inobservancia mediante la consigna Donnerschlag
" (Inédita, 446-7).

Manstein dedica las siguientes páginas a explicar, bajo su especial punto de vista, las razones por las cuales Paulus desbarató esa “única y última” oportunidad de salvar al 6. Armee el 19 de diciembre. Sin embargo, en ningún momento comenta que se negó a dar a Paulus, a petición de éste, la contraseña Donnerschlag y que, en el fondo, de lo que culpa a Paulus también fue él culpable.

Lo veremos en otro mensaje.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8902
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Mié Abr 30, 2008 10:17 am

¡Hola a todos!

A la vista de las cuentas de Manstein que hemos visto en el anterior mensaje y otras explicaciones que da en sus memorias sobre lo acontecido con respecto al mando 6. Armee/Heeresgruppe Don durante la operación de rescate, hay dos preguntas que debemos contestar:

1) ¿Ordenó Manstein, tal como cuenta en sus memorias, alguna vez desde que comenzó el rescate de Hoth el 12 de diciembre la ruptura del 6. Armee desde el interior del cerco?

2) ¿Realmente, en el mismo periodo, liberó Manstein al mando del 6. Armee de la responsabilidad de abandonar Stalingrado y romper?

Joachim Wieder asume en sus memorias (op. cit., pp. 150 y ss.) que Manstein sin duda alguna estaba firmemente decidido a liberar al 6. Armee y, de ser necesario, retirarlo de Stalingrado contra las órdenes de Hitler. Pero luego se pregunta, retóricamente, si realmente, tal como pretende hacernos creer en sus memorias, Manstein cursó la orden decisiva para el comienzo de la Operación Trueno, es decir, la orden decisiva para abandonar el “puntal del Volga”, relevando por tanto al general Paulus de la responsabilidad de actuar bajo su propia autoridad contra las órdenes de Hitler. Luego de esta pregunta retórica, escribe Wieder:

De la propiedad del mariscal de campo Paulus y otros documentos existentes puede verse claramente que el Sexto Ejército nunca recibió esta orden. Cuando el 23 de diciembre de 1942, el punto crítico en el tiempo de la última oportunidad para una ruptura, Paulus presionó de nuevo para el comienzo de la Operación Trueno en un intercambio de mensajes de télex, von Manstein lo descorazonó declarando que todavía no podía darle la autorización.

Ya que la orden para evacuar Stalingrado que había pedido repetidamente el comandante del Sexto Ejército no llegaba, el Grupo de Ejércitos no asumió de hecho la responsabilidad de una acción no-autorizada contra la voluntad de Hitler, a pesar de la orden del 19 de diciembre que demandaba una ruptura de las fuerzas cercadas, pero que sólo hablaba de la evacuación de la “fortaleza” como una posibilidad. En cualquier caso, los objetivos últimos de von Manstein no estaban claros para el Sexto Ejército. E incluso los documentos de la época contradicen la posterior descripción de Lost Victories en muchos aspectos y sume bajo una problemática luz el liderazgo del Grupo de Ejércitos en aquellos trágicos días inmediatamente anteriores a la Navidad de 1942” (Wieder, p. 151)

Tal como expuse en este topic: http://www.forosegundaguerra.com/viewtopic.php?t=4838

Hubo dos órdenes de Manstein con referencia explícita a la Donnerschlag. La primera no fue comunicada al Sexto Ejército y la segunda se pasó con explícita reservatio mentalis.

La primera orden (fechada el 18 de diciembre de 1942) que no fue comunicada al Sexto Ejército, reza resumida: "....Tan pronto como la situación de suministro lo permita, el 6º Ejército debe romper en dirección Donskaya Tsaritsa a ambos lados de Buzinovka....Fecha y hora será comunicada el mismo día y hora...." (1)

La segunda orden fue enviada el 19 de diciembre de 1942 al Sexto Ejército (AOK 6., literalmente), orden que ha sido tema de debate entre los historiadores militares, por muchos años, sobre la responsabilidad de Manstein en Stalingrado. La orden completa reza:

<<<<
* El 4º Ejército Panzer y su XLVII Cuerpo han batido al enemigo en el sector Verchne-Kimsky y han alcanzado el sector de Mychkovka en Nish-Kimsky. Ataques posteriores contra fuertes fuerzas enemigas han comenzado en el área de Kamenka y más al norte. Se esperan combates difíciles. La situación en el frente a lo largo del Tchir no permite un avance hacia Kalatch, al oeste del río Don. El puente sobre el Don en Tchirskaya continúa siendo mantenido por el enemigo.

* El 6º Ejército lanza la ofensiva Wintergewitter en la fecha más pronto posible. Debe prever la posibilidad, si es necesario, de establecer una conexión con el XLVII Cuerpo sobre Donskaya-Tsaritsa, con el objetivo de permitir la llegada de suministros.

* Los desarrollos pueden conducir a una situación que expanda el ataque, mencionado en el punto 2, a Mychovka. Palabra en clave Donnerschlag. En tal caso, se hace necesario establecer la conexión con el XLVII Cuerpo con la ayuda de unidades Panzer. A partir de entonces, deben cubrir los flancos en el bajo Karpovka y a lo largo de Tcherwlenaya, llevando a cabo una retirada paso a paso desde la fortaleza. Las circunstancias pueden exigir que Donnerschlag siga inmediatamente a Wintergewitter. El suministro por aire será proporcionado continuamente, sin reservas de consideración disponibles. Es importante la defensa continuada de la pista en Pitomnik. Debe ser retirado de la fortaleza todo armamento ligero. Los cañones de artillería que están listos para el combate, con la munición disponible, deben retirarse igualmente, así como cualquier otro equipo que es difícil reemplazar. Tal equipo debe ser reunido oportunamente en el sudoeste.

* La operación prevista arriba en 3, tiene que ser preparada. Ejecución solamente después de expresa orden Donnerschlag.

* Día y hora de la operación en punto 2 será reportada
.
>>>>>> (2)



Manstein era un comandante super claro y preciso en sus órdenes, pero esta orden (si tal puede llamarse) era un auténtico jeroglífico para Paulus y Schmidt, quienes no podían interpretar las "intenciones" de Manstein en semejante oscuro lenguaje.

Sin embargo, está claro que Donnerschlag reza como una operación auxiliar, con la reserva expresa de que sólo podía ser ejecutada después de recibir una orden por separado del Grupo de Ejércitos Don. Y no hay duda alguna de que Paulus consideraba Donnerschlag como una operación independiente con la única finalidad de permitir el intento de ruptura. Pero Manstein no se lo permitió, como evidencia su conversación telefónica con Paulus el 23 de diciembre de 1942: [Paulus dijo a Manstein: "Herr Feldmarschall, le ruego que me ordene romper." Manstein respondió: "Paulus, no puedo darle semejante orden. Sin embargo, si usted decidiera actuar de su propia cuenta, haré todo lo que pueda para ayudarle." Luego Paulus preguntó a Manstein si podía darle autoridad para tomar los pasos preliminares para Donnerschlag. Manstein contestó: "No puedo darle autoridad hoy, espero que pueda llegar a una decisión mañana." Entonces Paulus preguntó a Manstein si podía al menos preparar mentalmente a sus cuerpos para Donnerschlag. Manstein le dijo: "Espere por una llamada posterior del general Schulz al general Schmidt." La conversación continuó y, al final, Paulus preguntó: "¿Se producirá ahora la llamada del general Schulz al general Schmidt?" Manstein respondió: "No deben esperarse llamadas posteriores."] (3)

Cuando el general Schmidt* regresó del cautiverio en la URRSS y leyó el Verlorene Siege (Victorias Frustradas) de Manstein, montó en cólera al leer que la orden de ruptura se había dado al 6º Ejército. En su crítica acerada lo apoyó el general Friedrich-Wilhelm Hauck con la declaración de que el diario de guerra del 6º Ejército no mostraba ningún registro de la supuesta orden. Hauck fue apoyado por el general Heim, quien dijo que "Simplemente Manstein no se puede escapar con sus declaraciones. Simplemente quiere librarse de cualquier responsabilidad." Manstein se negó a participar en una conferencia donde se discutieron esas opiniones, alegando que tales encuentros estaban "por debajo de su dignidad" (4).

Y cuando Paulus leyó el Verlorene Siege, comentó a Adam (edecán de Paulus): "Tiene que leer esto. De repente Manstein aparece sin culpa por el desastre del 6º Ejército. Este hombre escribe mentiras descaradas. Pone toda la culpa sobre Hitler y yo. Usted ha escuchado todas mis conversaciones telefónicas (decimetre) con él. Usted sabe que él nunca me informó sobre la situación y cómo me paralizó prácticamente. Ahora pone todas las cosas del revés. Y éste es un hombre a quien yo una vez mantuve en la más alta estima. Un hombre, que en esa época no se dignó a darme una orden, o al menos permiso para romper, no tiene derecho a escribir hoy que él había deseado que yo rompiera y me hubiera cubierto." (5)

(1) Heeresgruppe Don, Ia, Nr. 39 694/5, citado en Marcel Stein, Field Marshal von Manstein: The Janus Head. A Portrait (West Midlands: Helion & Company Limited, 2007) p. 150

(2) Ob.Kdo. Heeresgruppe Don, Ia, Nr. 0396/42, citado en Stein, p. 150

(3) BA-MA, RH 19 VI/42 + RH 19 VI/44. Anexo a los diarios de guerra de los grupos de ejércitos Don y Sur, citado en Stein, pp. 152-153

(4) Oliver von Wrochem, Erich von Manstein. Vernichtungskrieg und Geschichtspolitik (Paderborn, 2006) p. 303, citado en Stein, p. 154

(5) Wilhelm Adam, Der schwere Entschluss (East Berlin, 1965), p. 482, citado en Stein, p. 169.


* Me permito hacer esta llamada sobre Schmidt, para subrayar la nota a pie de página que Manstein hace en sus memorias sobre el personaje: “Por funestas que fueran las consecuencias del tesón del general Schmidt en aquella ocasión, no dejó más tarde, en la prisión, de honrarle su entereza de carácter. Según todo lo que llevo oído, se ha conducido Schmidt en el cautiverio con tal leal e indomable camaradería, que su honrado tesón le ha costado una condena de 25 años de trabajos forzados. Y, pues es de justicia dar a cada cual lo suyo, descubrámonos ante la sinceridad de su carácter” (Inédita, 444). Es de suponer que Manstein aceptará igualmente la sinceridad de Schmidt con relación a sus declaraciones sobre lo que ocurrió en Stalingrado. Por cierto, el sincero Schmidt intentó volar fuera del Kessel, para escapar al cautiverio, pocos días antes de que él y Paulus se rindieran, después de que se lo prohibieran constantemente a sus tropas. No lo consiguió porque el Destino, esta vez, fue justo.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Antonio
Moderador
Moderador
Mensajes: 516
Registrado: Lun Abr 17, 2006 4:21 am
Ubicación: http://www.elasticparadise.com
Contactar:

Mensajepor Antonio » Mié Abr 30, 2008 9:18 pm

Vaya por delante que nunca he dudado de las intenciones de Manstein de salvar al 6º Armee. Reconstituir una fuerza de maniobra en un frente acortado, y jugar al juego de las maniobras, favorecía claramente sus cualidades militares. Hombre de visión táctica excepcional, claro en las órdenes, fino y frío en los análisis, hábil maniobrero, Manstein tuvo en Stalingrado miedo.

Miedo al gancho de carnicero, a la destitucion y a la deshonra. Pero hay algo más ... añadamos la clara visión que él tuvo de que toda el ala derecha alemana estaba en peligro. Y con ella, el final de la guerra y la derrota de Alemania.

El mariscal quiere recuperar al VI ejército para reintegrarlo en las fuerzas móviles del frente oriental. Lo ve saliendo por la brecha abierta, yendo a reconstituirse en la región de Rostov. Análogamente, ve el grupo de ejércitos A retirándose del Cáucaso hasta el Don. Con la masa de maniobra reconstituida por el acortamiento del teatro de operaciones, Manstein cree posible romper la ofensiva soviética y quizás infligir al ejército rojo la derrota decisiva tan esperada. Aspira a dirigir el conjunto de la batalla, y, cuando demuestra la necesidad de un jefe supremo del frente oriental, no hay duda sobre quién piensa.



¿Cuando vió que una resistencia prolongada del 6º Armee en Stalingrado, seguramente convenía a la situación táctica general? ... posiblemente ya el 12 de Diciembre, cuando reconocimiento señala una ofensiva inminente del I y III ejercito de la guardia , y del V blindado. No olvidemos que el 6º Armee, aun con su valor combativo reducido, retenía a 7 ejercitos soviéticos en Stalingrado. Si la ofensiva apuntaba a Rostov, la ciudad podría llegar a perderse. Con el apoyo de 7 ejercitos más, se perdería con toda seguridad. Manstein sabía que necesitaba, por encima de todo, tiempo, tiempo ... que era justo lo que no tenía.

Desde mi punto de vista, Manstein se hipotecó. No quiso asumir el contravenir a Hitler, y la situación del momento hizo que se "dejase ir". Es cierto que recuperó al I y al IV Panzerarmee y salvó la situación tactica global. Pero todo esto, sólo es una de las posibles interpretaciones de aquella tragedia.

Saludos cordiales.

Avatar de Usuario
Von Braun
Miembro
Miembro
Mensajes: 79
Registrado: Mié Feb 27, 2008 1:48 am
Ubicación: Sevilla

Mensajepor Von Braun » Mié Abr 30, 2008 10:49 pm

Buenas, es difícil ponerse en el lugar de Manstein, no sólo por las cosas que conocería de la situación y no cuenta en sus memorias, también por su inteligencia y su disciplina militar, nos cuenta que practicamente era un rebelde ante Hitler y que le decía las cosas como eran, no obstante cuando se hizo cargo de los ejércitos del Don fue cuando pasó a estar subordinado directamente a él, quizás por eso siguió las consignas de Hitler en Stalingrado o quizás en ningún momento de la guerra las desobedeció claramente.
En "recuerdos de un soldado" Heinz Guderian edit. Inédita, bolsillo página 392 se dice en una conferencia sobre kursk: "Manstein, como le ocurría a menudo en presencia de Hitler, no tuvo un buen día".
No sabemos si como en un juego de ajedrez se habló, o el propio Manstein observó que posiblemente habría que sacrificar al ejército de Paulus para que no se hundiese todo el frente Sur, una inmediata orden de escape de Stalingrado supondría combatir en plena estepa durante días contra un ejército soviético que les estaría ostigando en todas las direcciones, creo que aún así una buena parte se hubieran salvado, aunque habrían perdido la fuerza combativa y la mayoría de sus armas, los 7 ejércitos que les rodeaban estarían libres de llegar a Rostov y comenzar un mes antes esa gran ofensiva sin encontrar rival, cuyo resultado final no sólo sería perder completamente al 6º ejército si no a todo el ala sur.
Por otro lado una vez que el 6º ejército ha sido atrapado, no tenía sentido seguir extendiéndose por el Caúcaso al menos el I ejército panzer debería haber subido a las proximidades de Stalingrado, el XVII aún podía mantenerse sobre Maikop con la puerta de escape de Kerch.
Manstein en sus memorias comenta en que si Hitler y Goering hablaban de que podían suministrar las 550 toneladas a los sitiados y no era así serían unos irresponsables, pero los echos eran claros.
En la página 479 de "Victorias frustradas" de inédita, dice:"Quien desee buscar al responsable de la perdición del sexto ejército, debería leer lo que Hitler me dijo que más adelante consigno.
En efecto, el 5 de febrero, se me ordenaba comparecer en el Cuartel General del Führer , cuando ninguna de mis anteriores súplicas habia conseguido llevar a Hitler al frente...Ahora Hitler inició la entrevista con estas palabras, poco más o menos ¡De lo de Stalingrado soy yo el único responsable! Acaso pudiera alegar que Goering me presentó una referencia inexacta de nuestras posibilidades de abastecimiento aéreo y descargar así sobre él parte de la responsabilidad. Pero es la persona que yo mismo he desigando para sucederme, y no puedo, por tanto, grabarle con ese estigma."
En el libro "Hitler batallas decisivas" de Anthony preston edit Agata, página 154: Jodl en Nuremberg:"Sentí una gran compasión por el general Paulus. No podía saber que Hitler había considerado perdido a su ejército desde el mismo momento en que se abatieron sobre Stalingrado las primeras tormentas de nieve".
Está claro que el asunto de Stalingrado cayó sobre la conciencia de Manstein, el mismo comenta que en el cerco se le adjudicaba una frase que no era cierta pero que le atormentaba: Manstein dice que aguantemos , que de sacarnos de aquí ya se encarga él.
También escribe sobre las peticiones a Hitler de que el 6º ejército, una vez perdidas las esperanzas, se rindiera. Se esfuerza en que la responsabilidad caiga sobre otros.
Manstein sabía que se estaba sacrificando a 250.000 hombres como si de una pieza de ajedrez se tratara.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8902
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Jue May 01, 2008 12:19 pm

¡Hola a todos!

Quisiera dar fin a mi exposición con las siguientes conclusiones personales:

1) La batalla de Stalingrado, el cerco del 6. Armee y su destrucción final constituyen probablemente el ejemplo más notable del irresponsable y criminal liderazgo militar de Hitler en la primera mitad de la guerra germano-soviética. Pero también es el ejemplo más palpable de la desunión y capitulación total ante Hitler del generalato superior del ejército.

2) Retrospectivamente, todo parecía ya de antemano destinado al desastre. El nombramiento de Paulus (un oficial sin ninguna experiencia de combate en el liderazgo de tropas en línea de frente) como OB del 6. Armee, el desarrollo operacional suicida del “Caso Azul” (eliminando su ejecución secuencial y desbaratando su única posibilidad de éxito: el mantenimiento de la economía y concentración de fuerzas), el absurdo empecinamiento de la captura de una ciudad, Stalingrado (que no dejaba de ser un objetivo totalmente secundario en la planificación estratégica de Azul), con el consiguiente clavado intolerable de dos ejércitos, la exposición suicida de los flancos del 6. Armee (una auténtica invitación al Ejército Rojo para que lo envolviera y destruyera, como así fue), el enorme agujero entre los dos grupos de ejércitos alemanes (que podía dar al traste con todo el frente meridional alemán, y poco faltó), el soberbio desprecio a las capacidades ofensivas del Ejército Rojo (que finalmente consiguió una sorpresa estratégica en toda regla). Cuando se analizan estas y otras circunstancias sólo se puede llegar a la siguiente conclusión: alienación del alto mando alemán por su absoluto desprecio a las capacidades de respuesta del Ejército Rojo.

3) Manstein era el único comandante que en esos momentos podía evitar, al menos en parte, la crisis surgida el 19 de noviembre y su fatal desenlace. En el terreno de las operaciones, era el oficial más respetado y admirado por todo el cuerpo de oficiales alemán, e incluso por Hitler, que por esa razón lo sacó de Leningrado para estabilizar el frente de Stalingrado y evitar una catástrofe. En mi opinión, todo se decidió el 24 de noviembre de 1942 cuando Manstein, irresponsablemente optimista, confió todo a la viabilidad del suministro aéreo del ejército cercado de Paulus. Manstein pudo congregar bajo su figura la opinión unánime que entonces gobernaba en los cuarteles generales de todas las formaciones involucradas en Stalingrado y en la jefatura del EMG, y plantarle cara a Hitler exponiendo la completa imposibilidad del suministro aéreo y, en consecuencia, la imperiosa necesidad de abandonar Stalingrado, rompiendo el cerco. Si Hitler se negaba, Manstein debía presentarle su dimisión, apoyada incontestablemente por el resto del generalato involucrado. El 24 de noviembre de 1942 Hitler estaba solo (con Keitel y Jodl) frente al resto de sus comandantes: Zeitzler y su EMG, Manstein y su estado mayor, Weichs y su estado mayor, Paulus y sus comandantes de cuerpo, y Richthofen y sus principales comandantes de campo. Tal vez Hitler seguiría en sus trece, pero entonces quedaría visiblemente como el único responsable de la catástrofe que se estaba gestando, y a saber cómo saldría de esa crisis de mando.

4) Más tarde, cuando Manstein comprendió que no tenía consigo los presupuestos en que había confiado sus decisiones de 24-11 (fundamentalmente, un suministro aéreo efectivo y la asignación de las fuerzas necesarias para la operación de rescate), la suerte del 6. Armee ya estaba echada, y Manstein se dedicó a nadar entre aguas. Ni se enfrentó a Hitler ni liberó a Paulus de sus cadenas. O lo que es lo mismo: no asumió las responsabilidades propias de un mariscal de campo, sino, tal como expresó plásticamente Richthofen, las funciones propias de un suboficial muy bien pagado.

5) A partir de mediados de enero de 1943 no existía ninguna razón estratégica u operacional para seguir ordenando al 6. Armee una resistencia inhumana. Manstein no abogó claramente por una negociación (rendición) del 6. Armee hasta el 23 de enero. Sin embargo, desde el 8 de enero (cuando los soviéticos ofrecieron la rendición a Paulus) toda resistencia posterior carecía de sentido. Al 10 de enero había casi 200.000 hombres en el Kessel (40.000 de los cuales estaban heridos en los hospitales de campaña o en los sótanos de Stalingrado), la gran mayoría afectada por el agotamiento, el hambre y la enfermedad.

En este punto, sin embargo, considero que los principales responsables de la continuación del criminal sacrificio fueron Paulus y Schmidt. Su rendición final de 31 de enero fue todo lo que se quiera menos honorable. Teniendo en cuenta que desde el 8 de enero condenaron a sus tropas a una muerte atroz y absurda, es difícil entender cómo no se sacrificaron con ellas. El 31 de enero de 1943, muchísimos oficiales y soldados de lo que quedaba del 6. Armee se sintieron, con toda justicia, completamente traicionados por la cobarde rendición de su comandante en jefe. Se preguntaban por qué no se habían rendido cuando se habían podido evitar más de 100.000 muertes absurdas desde la oferta soviética de 8 de enero. ¿Para qué les habían ordenado repetidamente resistir hasta la última bala, hasta la muerte? También es difícil entender cómo permitieron Paulus y Schmidt la continuación de la resistencia (hasta el 2 de febrero) en la bolsa septentrional del Kessel. Una tragedia completa.

6) Al margen. Stalingrado debió servir de acicate a los que todavía dudaban (y para muchos así fue, en el frente y en la retaguardia) para pasarse definitivamente al bando de la resistencia alemana y para comprender que la guerra estaba irremediablemente perdida. En ninguno de los sentidos sirvió a Manstein.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Von Braun
Miembro
Miembro
Mensajes: 79
Registrado: Mié Feb 27, 2008 1:48 am
Ubicación: Sevilla

Mensajepor Von Braun » Jue May 01, 2008 4:44 pm

Muchas gracias por tu exposición Jose Luis, ha estado muy interesantes y he aprendido mucho, no he entendido la terminación en lo de que a Manstein no le sirvió en ningún sentido.
El fallo del 6. Armee fue colosal, una invitación tan clara a romper sus flancos y a ser envuelto, que desde el lado bolchevique deberían pensar que era un ardid, que una vez mordido el cebo y envuelto Stalingrado, un ejército aleman caería por el norte bordeando el don, otro subiría desde el caúcaso para cerrar el sur de Stalingrado y crear unas pinzas a los cercados para destruirles en doble frente, como el sitio de Alesia con resultado inverso, pero estas eran unas fuerzas que no tenían los alemanes.
En cuanto a lo de rendirse el día 8 de enero, no creo que los rusos les hubieran tratado mejor, recordemos que de 90.000 prisioneros poco más de 5.000 pudieron volver tras pasar mil penalidades, yo no soy ningún héroe, ni me considero un valiente, quizás por eso preferíria morir luchando que tener que entregarme a una perspectiva tan terrible.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8902
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Jue May 01, 2008 7:51 pm

Von Braun escribió: no he entendido la terminación en lo de que a Manstein no le sirvió en ningún sentido.


Quiero significar que Manstein siguió negando su apoyo a la resistencia militar contra Hitler y porfiando en su errada apreciación estratégica de la guerra en cuanto creía que podía llegar a un a situación de tablas en el frente oriental.


Von Braun escribió:En cuanto a lo de rendirse el día 8 de enero, no creo que los rusos les hubieran tratado mejor, recordemos que de 90.000 prisioneros poco más de 5.000 pudieron volver tras pasar mil penalidades, yo no soy ningún héroe, ni me considero un valiente, quizás por eso preferíria morir luchando que tener que entregarme a una perspectiva tan terrible.


Lo que podían haber hecho los soviéticos con los prisioneros alemanes, de rendirse el 8 de enero o por esas fechas, nadie lo puede asegurar. Lo único que sabemos con certeza es que la alternativa a esa oferta, seguir resistiendo, supuso la muerte de más de 100.000 soldados y, entre los 90.000 prisioneros finalmente rendidos, un gran número de enfermos terminales (de 30.000 a 40.000 murieron directamente como consecuencia de su estado agónico). De aceptar la oferta soviética del 8 de enero, estaríamos hablando de una masa de prisioneros en torno a los 200.000 hombres. La supervivencia al cautiverio habría sido, estimo, mucho mayor que los escasos 6.000 supervivientes de la realidad.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Von Braun
Miembro
Miembro
Mensajes: 79
Registrado: Mié Feb 27, 2008 1:48 am
Ubicación: Sevilla

Mensajepor Von Braun » Jue May 01, 2008 8:26 pm

En cuanto a lo de negar el apoyo a la resistencia militar, él dedica muchas lineas a explicar que los aliados se habían comprometido a la capitulación sin condiciones de Alemania, que quitar a Hitler suponía el desmoronamiento de los frentes, que después de mandar a tantos soldados a la muerte sería una traición y también comenta lo del juramento etc.
No se cómo podría apoyarles, el que estuvo más cerca Stauffenberg montó una chapuza.
En cuanto a lo de los supervivientes, si el 8 de enero se entregan 200.000 y estando logicamente en mejor estado que el 30 de enero, cierto es que sobrevirían muchos más.
Tengo dos cuestiones sobre Manstein que leí, una que cuando le quita del cargo Hitler, dice lo de que espero que no se tenga que arrepentir de esta decisión, pero también creo que le dijo algo así: He puesto todo mi talento en defender la tierra por la que murió mi hijo. ¿es cierto que recordó a Gero?.
Otra cuestión es que leí que en los últimos días de la guerra se presentó para solicitar el mando de al menos un batallón
Gracias por las respuestas Jose Luis y disculpa que mis conocimientos sean demasiado generales.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8902
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Jue May 01, 2008 8:59 pm

De Manstein y la resistencia ya hablé aquí:
http://www.forosegundaguerra.com/viewto ... 2&start=45

Por lo demás, es cierto que no le pareció nada bien el pase a la reserva del Führer y que en todo tiempo albergó la esperanza de que Hitler lo volviese a llamar.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)


Volver a “Frente oriental”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados