Vasilevsky, Rokossovsky y Stalingrado

La guerra en el este de Europa

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Responder
Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9347
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Vasilevsky, Rokossovsky y Stalingrado

Mensaje por José Luis » Sab Nov 22, 2014 12:17 am

¡Hola a todos!

Introducción

El 9 de diciembre de 1942, el Stavka aprobó el plan de ataque de Rokossovsky (comandante del Frente del Don) para reducir y eliminar a las fuerzas del 6º Ejército alemán cercadas en Stalingrado. Rokossovsky cuenta en sus memorias (1) que no cesó de repetir al Stavka que, debido a la difícil naturaleza del terreno y a las adversas condiciones meteorológicas, no podía llevar a cabo la tarea de reducir y destruir a las fuerzas alemanas cercadas en Stalingrado a menos que recibiera fuertes refuerzos. Finalmente, el Stavka le asignó el 2º Ejército de Guardias de Malinowsky, una formación de combate muy poderosa y plenamente equipada. Y el 9 de diciembre aprobó el plan de Rokossovsky que implicaba un ataque en dos direcciones a cargo de los ejércitos 21º, 65º y 2º Ejército de Guardias. Sin embargo, el 12 de diciembre a primeras horas de la madrugada comenzó el ataque alemán (LVII Cuerpo Panzer [6ª y 23ª divisiones panzer]) en el eje de Kotelnikov, Operación Tormenta de Invierno, encaminado al rescate del ejército cercado de Paulus, contra el anillo exterior del cerco a cargo del 51º Ejército del general Trufanov. Esto, y otras circunstancias, decidieron a Vasilevsky, en contra de la opinión de Rokossovsky, pero finalmente con la aprobación de Stalin, a ordenar el 13 de diciembre el traslado del ejército de Malinowsky para hacer frente a la operación de rescate lanzada por Manstein.

Las memorias de Rokossovsky

Stephen Michael Walsh (2009), Leadership and Command on the Eastern Front (1941-1945): The Military Style of Marshal Konstantin Rokossovskiy. Tesis doctoral. Granfield University (2), escribe que la primera edición soviética de las memorias póstumas de Rokossovsky fue publicada en 1970 por la editorial moscovita Voyenizdat (3), mientras que en 1985 aparecieron publicadas en inglés bajo el título A Soldier's Duty por la editorial moscovita Lancer International (4). Yo he comprobado que el mismo año de la publicación de la primera edición soviética, 1970, la editorial moscovita Progress Publishers publicó una edición bilingüe (ruso-inglés), traducida por Vladimir Talmy y editada por Robert Daglish (5). La primera edición soviética citada estuvo sujeta a la censura oficial, y de ahí igualmente todas las que siguieron, en ruso e inglés (y cualquier otro idioma), hasta que en 1989-1991 una serie de artículos publicados en el Voyenno-Istoricheskiy Zhurnal desvelaron la censura a que habían estado sometidas las memorias del mariscal Rokossovsky. Más tarde, en 1997, se publicó una nueva edición rusa de las memorias, libres de la censura a que habían sido sometidas, revelando que el alcance de la censura había significado la eliminación de aproximadamente un 25 por ciento del texto original escrito por Rokossovsky (6).

El debate

Walsh escribe (7), refiriéndose a la censura soviética mencionada arriba, que se eliminó un pasaje importante de las memorias de Rokossovsky relacionado con Vasilevsky en Stalingrado. Sigue: “El 12 de diciembre de 1942, en respuesta a la Operación Tormenta de Invierno, Vasilevskiy truncó la Operación Saturno, la operación profunda sobre Rostov, y al desviar al 2º Ejército de Guardias de la destrucción de la bolsa alemana en Stalingrado, efectivamente demoró un mes su destrucción, hasta enero de 1943. Además, al no devolver al 2º Ejército de Guardias, se le robó al Frente del Don la capacidad de destruir rápidamente la bolsa” (8). Rokossosvsky expresó que “una variante valiente habría abierto la posibilidad de importantes acciones futuras en el ala meridional del frente germano-soviético” (9). Se refiere el mariscal a la posibilidad de cercar al Grupo de Ejércitos A al sur del Don.

Luego explica Walsh que esa crítica de Rokossovsky no era del todo nueva, “pues Rokossovsky había indicado su disconformidad con la aproximación de Vasilevsky en Stalingradskaya Epopeya. No fue quizá casualidad que justo unos meses después Vasilevsky explicase su decisión de desviar al 2º de Guardias y truncar la Operación Saturno en un artículo que contenía una cuenta detallada de la intercepción del 2º Ejército de Guardias de la Operación Tormenta de Invierno al suroeste de Stalingrado” (10). Pero Walsh se equivoca en su suposición. El artículo de Rokossovsky, titulado “En Dirección a Stalingrado” (traducido) apareció en un libro editado por A. M. Samsonov, titulado Stalingradskaya Epopeya, publicado por la editorial moscovita Nauka en 1968, tal como recoge la anotación que realiza el propio Walsh (11). Mientras que el artículo de Vasilevsky, titulado “Días Inolvidables” (traducido) apareció publicado en el Voyenno Istoricheskiy Zhurnal, No. 3, Marzo 1966, tal como anota el propio autor (12). Por tanto, Vasilevsky no pudo responder meses después a Rokossovsky en los términos señalados por Walsh.

Rokossovsky escribió que el 2º Ejército de Guardias debió haberse utilizado con el 21º Ejército para destruir a las fuerzas alemanas en el cerco de Stalingrado. A continuación deberían emplearse para una operación profunda sobre Rostov para atrapar a las fuerzas del Grupo de Ejércitos A al sur del Don: “El Stavka”, en palabras de Rokossovsky, “prefirió la variante sugerida por Vasilevsky. Consideraron que era más fiable...la operación [la planeada por Rokossovsky] fue reducida porque toda la atención y fuerzas importantes se desviaron al llamado grupo Manstein. Esto ayudó a los alemanes a escapar de un destino incluso peor”. En otras palabras, Rokossovsky está significando, según Walsh, que con esta desviación Vasilevsky perdió la oportunidad de destruir la bolsa de Stalingrado y atrapar al Grupo de Ejércitos A en el Cáucaso. La desviación del 2º Ejército de Guardias no se produciría, resume Walsh los comentarios de Rokossovsky, si Vasilevsky no hubiese estado en el cuartel general del Frente del Don, y la Operación Saturno se habría llevado a cabo tal como estaba planeada (15). Hay otras implicaciones estratégicas que afectan a la ofensiva de Rokossovsky de febrero de 1943 y la contraofensiva de Manstein de febrero-marzo del mismo año. Pero aquí nos vamos a quedar con el asunto de Stalingrado.

El problema con Walsh es que sólo se limita a describir o resumir los comentarios de las memorias no censuradas de Rokossovsky sobre la medida adoptada por Vasilevsky el 13 de diciembre de 1942. Ante la callada, parece que da como válida la posición de Rokossovsky, pero en ningún momento entra a analizar la situación y a valorar qué postura de ambos comandantes era la más acertada o viable en las circunstancias actuales, ni las razones que dio Vasilevsky para defender y pedir a Stalin el traslado del ejército de Malinowsky al Frente de Stalingrado. Naturalmente, no se puede vaticinar qué habría ocurrido si el ejército de Malinowsky no sale al paso de las fuerzas enviadas por Manstein al rescate del ejército de Paulus, y el plan de Rokossovsky se hubiese llevado a cabo tal como había planeado. Sólo se puede especular con más o menos fundamentos qué habría podido pasar, pero nada más. No se puede dar por hecho lo que presuponía Rokossovsky de haber actuado como el deseaba.

En sus memorias, Vasilevsky explica que el 12 de diciembre, a su regreso de Verkhne-Tsaritsynsky, se puso en contacto con Eremenko y a acordaron enviar refuerzos al 51º Ejército, que estaba siendo atacado por las fuerzas de Manstein. Poco después informó al Stavka de las decisiones que había tomado, pero inicialmente no pudo ponerse en contacto con Stalin. Informó a Rokossovsky y a Malinovsky que estaba intentando conseguir del Stavka el envío urgente del 2º EG al sur de Stalingrado para rechazar el avance de las fuerzas alemanas. Sugirió a Malinovsky que comenzara de inmediato a organizar los movimientos de sus unidades y formaciones y que las lanzara hacia el río Myshkova a marcha forzada para detener y rechazar a los alemanes. Vasilevsky subraya que, en esos momentos, sólo 60 de los 165 trenes previstos para el traslado de las tropas de Malinovsky habían llegado al noroeste de Stalingrado y desembarcado (consistían del cuartel general del ejército y del I Cuerpo de Fusiles). Poco después hizo una serie de recomendaciones a Malinovsky y habló, por fin, con Stalin. Le informó de la gran ofensiva blindada lanzada por Manstein desde la dirección de Kotelnikovo y del grave peligro de que se produjera una ruptura en el cerco exterior del 6º Ejército con la llegada de esas fuerzas al río Aksai ante la falta de reservas. Para eliminar ese peligro era urgente reforzar las fuerzas del cerco exterior y del cerco interior. Se estaban tomando estas medidas, seguía Vasilevsky, pero estaban muy lejos de ser suficientes. Y entonces pidió a Stalin autorización para comenzar a enviar inmediatamente hacia el río Mishkova las fuerzas del 2º Ejército de Guardias que estaban llegando al Frente del Don para detener y luego, subordinando este ejército a Eremenko, derrotar el avance de las fuerzas de Manstein, posponiendo de esta forma la destrucción del ejército de Paulus (16). Stalin le contestó tal como he indicado en la nota (8) y más tarde dio su aprobación.

Ahora quiero señalar que el 2º Ejército de Guardias de Malinovsky estaba destinado inicialmente para participar en la Operación Staurno. Pero los intentos infructuosos llevados a cabo por los frentes Stalingrado y Don para destruir a las fuerzas cercadas de Paulus demostraron que esta misión no se podía conseguir sin el 2º Ejército de Guardias. Así que el 9 de diciembre el ejército de Malinovsky fue subordinado al Frente del Don para llevar a cabo la Operación Anillo, la destrucción final del 6º Ejército alemán. Pero el 12 de diciembre comenzó la Operación Tormenta de Invierno de Manstein para rescatar al 6º Ejército, lo que motivó la urgente propuesta de Vasilevsky a Stalin y la aprobación final de 13 de diciembre. Glantz sugiere que la obstinada resistencia del ejército de Paulus en Stalingrado, la presencia de los cuerpos de ejército XVII y XXXXVIII Panzer detrás de los ríos Krivaia y Chir, y el avance amenazante del LVII Cuerpo Panzer del 4º Ejército Panzer desde Kotelnikovo hacia Stalingrado fueron los catalizadores de los cambios ordenados por el Stavka siguiendo las propuestas de Vasilevsky (17).

Yo entiendo la posición personal de Rokossovsky el 12 de diciembre de 1942, pues el cambio que hizo Vasilevsky con respecto al ejército de Malinovsky trastornaba su plan, haciéndolo inviable, para destruir a Paulus. Pero en esa época Rokossovsky carecía de la información necesaria para poder tener una visión estratégica del frente meridional en su conjunto. En cambio Vasilevsky, y más el Stavka en Moscú, disponían de esa información y, en consecuencia, estaban capacitados para ponderar los riesgos y peligros de una u otra variante. Rokossovsky no. Sus comentarios de posguerra sobre este asunto obedecen a una visión retrospectiva, y en cualquier caso no van más allá de un “¿Y si...?”. Cabe recordar que la 6ª División Panzer bien pudo establecer contacto con las unidades de Paulus de no haber sido por la aparición de las fuerzas de Malinovsky. Sin embargo, Rokossovsky no contempló esa posibilidad ni sus consecuencias posibles. En cuanto a su comentario, supuesto que se aceptara su plan, de que en dicho caso se hubiera llevado a cabo la Operación Saturno como estaba planeada, y se hubiera atrapado al Grupo de Ejércitos A en el Cáucaso, me parece que es mucho suponer. No digo que no existiese realmente esa posibilidad; de hecho, fue ese temor el que llevó finalmente a Hitler a ordenar la retirada de su grupo de ejércitos, tal como le venían pidiendo desde hacía tiempo en el OKH. Pero una cosa era luchar contra rumanos, húngaros e italianos (y no hay en este comentario menosprecio alguno para estas tropas, todo lo contrario) tal como hicieron, fundamentalmente, en Urano (una operación que falló en muchos de sus objetivos, pero cuyos fallos quedaron ensombrecidos por su éxito final), y otra cosa más peliaguda era luchar contra los alemanes.

En fin, ahí queda eso para quien quiera comentar cualquier cosa.

(1) К.К. Рокоссовский. Солдатский долг (М. : Вече, 2013), pp. 183-184 (K. K. Rokossovsky, Deber de un Soldado. Moscú: Veche, 2013, pp. 183-184).
(2) https://dspace.lib.cranfield.ac.uk/bits ... /Walsh.pdf
(3) Ibid, p. 46, 125 (n. 47).
(4) Ibid., p. 77, 129 (n. 215).
(5) http://trove.nla.gov.au/work/10067704?q ... d=25832400
(6) Walsh, 81. Sin embargo, Walsh utiliza para sus referencias la edición rusa de 2002 de Olma Press.
(7) Ibid., p. 92.
(8) Hay aquí un pequeño error por parte de Walsh. La orden de Vasilevsky fue dada el 13 de diciembre, no el 12. Rokossovsky, sigo sus memorias de la edición citada arriba en la nota (1), pp. 185-186, declaró que el 12 de diciembre por la mañana comenzaron los combates en Kotelnikov, con los alemanes presionando “ligeramente” contra parte del 51º Ejército de Trufanov. Entonces, Eremenko, el comandante del Frente de Stalingrado, pidió que se le asignase el 2º Ejército de Guardias como refuerzo. El asunto fue discutido por Vasilevsky, en presencia de Rokossovsky, con Stalin vía telefónica, solicitando el primero que se transfiriera desde la marcha el 2º EG al Frente de Stalingrado. Luego se puso Rokossovsky al teléfono y Stalin le pidió su opinión, a lo que Rokossovsky respondió negativamente. Después Stalin continuó hablando con Vasilevsky, quien le insistió en que aprobara sus medidas, pues Eremenko temía no poder rechazar el ataque alemán con sus propias fuerzas. Tras ello, Stalin informó a Rokossovsky que estaba de acuerdo con la medida de Vasilevsky y que aunque reconocía que el plan de Rokossovsky era valiente y meritorio, en las circunstancias existentes lo consideraba demasiado arriesgado. Rokossovsky le respondió que sin el ejército de Malinowsky, el Frente del Don no sería capaz de rendir al enemigo. Stalin suspendió temporalmente el plan de Rokossovsky (el que había sido aprobado unos días antes), prometiéndole que lo ayudaría con más refuerzos de artillería. Vasilevsky, en sus memorias, A. M. Василевский, Дело всей жизни (М., Политиздат, 1978), pp. 248-249, (A. M. Vasilevsky, El Trabajo de una Vida. Moscú: Politizdat, 1978, pp. 248-249), escribió que su propuesta se encontró inicialmente con fuertes objeciones por parte de Stalin, quien le dijo que la cuestión debía ser decidida por el Comité de Defensa Estatal (que él presidía). Vasilevsky dice que estuvo esperando toda la noche “con gran emoción” la respuesta de Stalin, respuesta que llegó finalmente sobre las 05:00 horas del 13 de diciembre aprobando su propuesta. Se ordenaba el traslado del 2º Ejército de Guardias al Frente Stalingrado efectivo el 15 de diciembre. Vasilevsky reconoce que inicialmente el comandante del Frente del Don, “mi amigo Rokossovsky”, no estuvo de acuerdo con su decisión y que intentó persistentemente ganarse a Stalin para que no consintiese en la propuesta de Vasilevsky.
(9) Walsh, 92.
(10) Ibid.
(11) Nota 254 que se explica en la página 130.
(12) Véase nota 255, p. 130.
(13) Walsh, 92.
(14) Ibid., 93.
(15) Ibid., 93-94.
(16) Vasilevsky, 247-248.
(17) David Glantz y Jonathan House, Endgame at Stalingrad. Book Two: December-February 1943 (University Press of Kansas, 2014), p. 32.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9347
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Vasilevsky, Rokossovsky y Stalingrado

Mensaje por José Luis » Sab Nov 22, 2014 9:48 am

¡Hola a todos!

Sigue un mapa de la Operación Tormenta de Invierno 12-19 diciembre de 1942 con los despliegues y avances de las formaciones alemanas.

Imagen
Fuente: Horst Booo et al., Germany and the Second World War. Volume VI: The Global War (Oxford University Press, 2001), p. 1.142 (Mapa VI.vii.i. Wintergewitter, 12-19 diciembre 1942).

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9347
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Vasilevsky, Rokossovsky y Stalingrado

Mensaje por José Luis » Sab Nov 22, 2014 10:08 am

Por si no se distingue bien en el mapa las formaciones alemanas, aclaro:

El 12 de diciembre comienzan el ataque la 6ª División Panzer (6th Armd. en el mapa, centro), partiendo de Kotelnikov (Kotelnikovskiy en el mapa) y la 23ª División Panzer (23th Armd., en el mapa a la derecha de la 6ª), partiendo del área de Pimen-Cherniy. Y el 15 de diciembre se suma la 17ª División Panzer (17th Armd., en el mapa a la izquierda de la 6ª). La 17ª DP llega hasta el área de Nizhne-Kumskiy (frente al río Myshkova), la 6ª DP al área de Vasilevka-Kapkinskiy (río Myshkova) y la 23ª DP al área de Romashkin, por detrás de la 6ª DP.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9347
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Vasilevsky, Rokossovsky y Stalingrado

Mensaje por José Luis » Sab Nov 22, 2014 12:04 pm

¡Hola a todos!

Ahora voy a resumir cómo se desarrollaron los acontecimientos que dieron lugar a la situación del 12 de diciembre de 1942 y que obligaron al Stavka a variar sus planes. Para ello utilizaré como fuente el libro de Glantz (p. 86 en adelante) citado arriba en la nota 17.

Al principiar diciembre, el 51º Ejército de Trufanov era la principal formación soviética desplegada en el ala meridional de la Operación Urano y su tarea principal era levantar un cerco exterior firme y sólido a lo largo de la región de Kotelnikov, con la finalidad de proteger a las formaciones del Frente Stalingrado (Eremenko) y Frente del Don (Rokossovsky), que estaban luchando para reducir y destruir al cercado ejército de Paulus, contra cualquier intento de rescate de los alemanes. En esas fechas, el ejército de Trufanov era lo suficientemente fuerte como para afrontar con éxito cualquier ataque de las fuerzas enemigas que había desplegadas en la región (tres divisiones de infantería del VI Cuerpo de Ejército rumano y dos divisiones de infantería del VII Cuerpo de Ejército rumano). Sin embargo, no podría detener y rechazar a fuertes formaciones alemanas, especialmente si eran blindadas o motorizadas. Además, las fuerzas de Trufanov fueron decreciendo como resultado de su desgaste por la lucha contra los rumanos y porque el Stavka vació al 51º Ejército de sus formaciones más poderosas para destinar a misiones en otros lugares.

El Stavka había anticipado correctamente que cualquier operación alemana encaminada a rescatar al 6º Ejército se produciría en el área del 51º Ejército. Sin embargo, en contra de lo esperado, el ejército de Trufanov no fue reforzado por culpa de la férrea resistencia mostrada por las fuerzas cercadas de Paulus. Esto hizo que al comenzar diciembre el ejército de Trufanov estuviera operando a lo largo de un frente de unos 140 kilómetros, con sus fuerzas dispersas a lo largo de cuatro ejes independientes, separados entre sí por hasta 30 kilómetros cada uno. En estas circunstancias, aunque Trufanov pudiera lidiar con los rumanos, no podría resistir una acometida blindada alemana. Y esto fue lo que vino a suceder, un ataque a cargo del LVII Cuerpo Panzer de Kirchner, cuya vanguardia, la 6ª División Panzer de Raus, ya había llegado a Kotelnikov. Raus contaba con más de 100 tanques (cañones de 175mm) y 42 cañones de asalto autopropulsados, a parte de un equipamiento completo de camiones. Por entonces, la otra división panzer de Kirchner, la 23ª DP de Boinenburg-Lengsfeld, a causa de los duros combates que había sostenido en el Cáucaso, sólo contaba con unos 30 tanques operativos.

La debilidad del 51º Ejército fue apreciada por Vasilevsky, quien declaró a principios de diciembre que las perturbadoras condiciones en las fuerzas meridionales y suroccidentales del frente externo soviético obligaban a un refuerzo mayor a costa de las fuerzas del frente interno. “En particular, por orden del comandante del Frente Stalingrado, se han enviado allí para el 51º Ejército el 13º Cuerpo de Tanques y varios regimientos independientes de tanques y artillería” (p. 89). Este refuerzo tuvo lugar varios días antes de que los representantes del Stavka recomendaran, el 4 de diciembre, que el 2º Ejército de Guardias fuese transferido a la región de Stalingrado para apurar la destrucción del ejército de Paulus. El cuerpo de tanques llegó el 4 de diciembre, pero las otras unidades independientes no lo hicieron hasta el 9 de diciembre. Más tarde, y después de marear la perdiz, fue transferido al 51º Ejército el 4º Cuerpo Mecanizado del 57º Ejército (luego de pasar por el 5º Ejército de Choque y volver al 57º Ejército) el 12 de diciembre para intentar detener el avance de las formaciones de Kirchner, entrando en acción el 14 de diciembre. Nos vamos a saltar los combates que sostuvo Trufanov hasta el 11 de diciembre.

Cuando comenzó la Operación Tormenta de Invierno, el 12 de diciembre, la 6ª División Panzer comprendía cuatro batallones panzergrenadier, clasificados como “fuertes” para el combate, y un regimiento panzer con 141 tanques operativos (19 Pz-II, 63 Pz-III de cañón largo, 29 Pz-III de 75mm, 23 Pz-IV y 7 tanques de mando). Había otros 19 tanques en varias fases de reparación, y unos 40 cañones autopropulsados de varios tipos. La 23ª DP contaba con 30 tanques operativos (4 Pz-II, 17 Pz-III y 9 Pz-IV). Así pues, Kirchner desplegaba una fuerza equivalente a una y media división panzer completa. Por su parte, Trufanov contaba con 34.000 hombres, 77 tanques y 419 cañones y morteros. Sin embargo, en esas cifras no se cuentan los 39 tanques del 234º Regimiento de Tanques, los KV lanzallamas de la 235ª Brigada de Tanques, ni los 107 tanques del 4º Cuerpo Mecanizado que entrarían en acción el 14 de diciembre. Las fuentes soviéticas que sustentan estas cifras (las historias del 51º Ejército, 13º Cuerpo de Tanques [por entonces 13º Cuerpo Mecanizado] y las memorias de Vasilevsky) cifran la fuerza del cuerpo de Kirchner en 76.000 hombres, 500 tanques y 340 cañones y morteros. “Sin embargo, descontando los casi 35.000 rumanos incluidos en esas cifras y los casi 10.000 hombres de la 15ª División de Campaña de la Luftwaffe, que demostró ser casi inútil en el combate, el cuerpo de Kirchner no cifraba más de 30.000 tropas. De igual forma, la cuenta soviética más que duplica la fuerza real de tanques de Kirchner al 11 de diciembre” (p. 107). Pero además, más tarde, Trufanov sería reforzado con formaciones del 2º Ejército de Guardias de Malinovsky (el 6º cuerpo mecanizado y el 2º CM de Guardias, con varios cientos de tanques).

El 12 de diciembre, la 6ª DP, formando en un simple escalón, comenzó un ataque devastador bajo la cobertura de infantería de la 18ª División de Infantería rumana. En cuestión de horas, las dos divisiones panzer (6º y 23ª), apoyadas por elementos de la 18ª rumana, arrasaron todo el centro y ala derecha de las defensas de Trufanov. La gravedad de la situación, asumida por Vasilevsky y Eremenko como una “crisis grave”, llevó a la variante que hemos tratado arriba en los planes del Stavka. Y suerte para los soviéticos que Hitler no quiso comprometer a la 11ª División Panzer -que combatía en el Chir la ofensiva soviética (Tormosin) desde el 7 de diciembre contra el 5º Ejército de Tanques- en Tormenta de Invierno, pese a la petición de Manstein. O quizá no, porque el 13 de diciembre los soviéticos reanudaron la ofensiva del Chir con el 5º Ejército de Choque y el 5º Ejército de Tanques. Esta ofensiva de Tormosin hizo que Manstein no pudiera llevar a cabo Tormenta de Invierno como había planeado, pues involucró al XXXXVIII CP, del que formaba parte la 11ª DP, y por ello el 12 de diciembre sólo pudo comprometer al cuerpo de Kirchner.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9347
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Vasilevsky, Rokossovsky y Stalingrado

Mensaje por José Luis » Jue Dic 11, 2014 9:10 pm

¡Hola a todos!

Como para el próximo mes tiene previsto publicarse en inglés la biografía de Rokossovsky escrita por Boris Sokolov (bajo el título Marshal K.K. Rokossovsky: The Red Army's Gentleman Commander), he buscado -como siempre hago cuando me interesa un libro publicado originalmente en ruso- el original ruso de Sokolov que lleva por título simplemente Rokossovsky y que fue publicado en 2010, y he podido acceder a su contenido completo. La impresión que saqué de mi examen no cumple mis exigencias para comprarlo, y confirma mis antiguas conclusiones, cuando leí parte de un libro en ruso de Sokolov por un tema relacionado con Khalkhin Gol, sobre la escasa profundización de su metodología a la hora de manejar las fuentes primarias. Bien, cuando busqué el capítulo de Stalingrado relacionado con el tema de este hilo, comprobé esta ligereza no infrecuente en los análisis de Sokolov.

Relata el incidente de Rokossovsky-Vasilevsky sin mayor profundidad, y establece que era innecesario utilizar el 2º Ejército de Guardias contra la fuerza enviada por Manstein al rescate del ejército cercado de Paulus. Argumenta para esta su conclusión que la ofensiva soviética lanzada sobre el Don y la derrota del 8º Ejército italiano y el 2º Ejército húngaro obligó al OKH a retirar el grueso (6ª División Panzer) de la fuerza que Manstein había lanzado al rescate de Paulus, sin la cual hubo de detenerse el ataque de rescate antes de que el ejército de Malinovsky entrara en liza. Este argumento no tiene fundamento, porque el 2º Ejército de Guardias entró realmente en combate bastantes días antes de que Manstein suspendiese las operaciones de Raus. A estos errores de bulto me refiero al señalar las deficiencias en que incurre este historiador ruso.

También expresa su opinión de qué podría haber sucedido si Stalin hubiera dejado el ejército de Malinovsky en manos de Rokossovsky para lanzar su ofensiva para la destrucción del 6º Ejército de Paulus. Su especulación me parece más solvente que su metodología. Aventura que no se habría producido una rápida victoria como esperaba Rokossovsky, y para ello subraya lo que pasó en la realidad cuando Rokossovsky lanzó su ataque el 10 de enero de 1943, cuando sus formaciones de combate tuvieron que combatir durante tres semanas para conseguir finalmente la capitulación de los cercados. Ahora bien, en enero de 1943 las fuerzas de Paulus estaban mucho más debilitadas y peor suministradas de lo que lo estaban a mediados de diciembre del año anterior. Por tanto, concluye Sokolov, si Rokossovsky y Eremenko hubieran lanzado su ataque a mediados de diciembre de 1942, como estaba previsto, con la participación del ejército de Malinovsky, la lucha se alargaría unas 4-5 semanas y no se habría obtenido ninguna ventaja sustancial con respecto a cómo sucedieron las cosas en la realidad de la historia.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Responder

Volver a “Frente oriental”

TEST