pub01.jpg

Tribunales de desnazificación

Los juicios de Núremberg, las nuevas fronteras

Moderador: Francis Currey

Responder
Avatar de Usuario
CRISTINA42
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 835
Registrado: Dom Dic 02, 2007 8:46 pm

Tribunales de desnazificación

Mensaje por CRISTINA42 » Sab Ago 16, 2008 10:22 pm

En la Conferencia de Potsdam, se reuniron los más altos dirigentes gubernamentales de Estados Unidos, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y el Reino Unido, celebrada a raíz de la rendición incondicional de Alemania en la II Guerra Mundial. El encuentro se desarrolló en la ciudad alemana de Potsdam, cercana a Berlín, desde el 17 de julio hasta el 2 de agosto de 1945. Su objetivo fue la puesta en vigor de las medidas acordadas anteriormente en la Conferencia de Yalta (febrero de 1945).

Estados Unidos estuvo representado por su presidente, Harry S. Truman; en tanto que el delegado de la URSS fue su máximo dirigente, Iósiv Stalin; y el Reino Unido envió inicialmente al primer ministro Winston Churchill y más tarde al nuevo primer ministro, Clement Richard Attlee.

Las decisiones que tomaron los participantes en la reunión fueron emitidas en un comunicado —conocido como el Acuerdo de Potsdam— al concluir la Conferencia el 2 de agosto. Alemania quedó dividida en cuatro zonas de ocupación militar, administradas por los comandantes de Estados Unidos, la URSS, el Reino Unido y Francia bajo la dirección de un Consejo de Control, formado por estos cuatro estados, para resolver las cuestiones que afectaran a todo el país, en especial, el desarme completo de los alemanes, y que se disolvería cuando se creara un gobierno alemán estable

Se decidió que las cuatro potencias que ocupaban Alemania recibieran las reparaciones de guerra de las zonas que se les había asignado; sin embargo, se acordó que la URSS obtuviera compensaciones adicionales por ser la potencia que había sufrido más pérdidas. Se adoptaron las siguientes medidas de control para evitar que Alemania volviera a convertirse en una amenaza para la paz mundial: a) desarmar al país e impedir su remilitarización, b) declarar ilegal la principal organización del nacionalsocialismo alemán (el partido nazi o Partido Nacionalsocialista Alemán del Trabajo) desarrollando un proceso de desnazificación por el que se creaba un tribunal internacional encargado de llevar a cabo una serie de juicios por crímenes de guerra y c) alentar los procesos entablados contra miles de antiguos miembros del partido nazi-

Las posiciones antagónicas de los aliados con respecto al problema alemán también afectaban a la interpretación del proceso desnazificador. Para los rusos debía proseguirse la desnazificación mediante una postura intervención política estrecha a partir de una reconstrucción industrial que sirviese ante todo para el pago de las reparaciones. Americanos e ingleses, por el contrario, se inclinaban por una interrupción definitiva de las depuraciones como primer paso para la celebración de unas elecciones libres y la formación de un Gobierno provisional en el que todas las tendencias del pueblo se hallasen representadas. De esta forma -interpretaban- la reconstrucción económica de país sería al mismo tiempo base de estabilidad para la democracia y muro de contención tanto para la ideología como para la potencia soviética.

La desnazificación, por tanto, teóricamente se presentaba como un proceso de reeducación que permitiera borrar las consecuencias nefastas de la educación y de la cultura nacionalsocialistas tanto sobre las personas como sobre las instituciones alemanas. Dominaba así la idea y el sentido de futuro sobre la preocupación del castigo y el hundimiento.
Ello exigía, naturalmente, una política doble, una vez resueltas las diferencias entre los vencedores: la que realizaran los vencedores, una política aliada de castigo para los responsables de la guerra y de las atrocidades nazis, bien a título individual o colectivo: el Gobierno del Reich, grupos criminales, el Estado Mayor, las SA, las SS y la Gestapo, la disolución de la Wehrmacht, la prohibición del partido nacional-socialista y la que tanto los vencedores como aquellos alemanes que habían mantenido su antinazismo a lo largo del período, frecuentemente con peligro de sus propias vidas, pensaban ineludible pare la urgente y trascendental necesidad de una democratización de la sociedad.
En esta segunda gestión, más proclive, repetimos, desde el punto de vista teórico, a la educación que al castigo o ajuste de cuentas se sucedieron las acciones más complejas y a veces contradictorias. La primera necesidad partía de la urgencia de contar con hombres competentes para la gestión administrativa de la zona, y éstos con frecuencia, por convicción o por exigencia vital, habían colaborado con el régimen nazi.
Por otra parte, al menos en el sector occidental, se pensó en la desnazificación como una etapa breve, un importante, pero rápido paso hacia la normalidad, que contrastaba en la práctica con una de las directrices de los aliados occidentales recién victoriosos: Alemania no será ocupada con fines liberadores, sino como nación enemiga y derrotada.
Por todo ello el proceso desnazificador debe ser contemplado como un problema complejo, de más exigencia y dureza a lo largo de 1945 y 1946, variable según los vencedores que lo instrumentan, de rigor desigual según el entorno concreto y de acuerdo con la capacidad de objetivación de aquellos alemanes que fueron señalados por los aliados como responsables político-administrativos del mismo proceso.
Americanos y británicos enfrentaron el asunto de forma lenta, pero metódica. Precisamente en la zona ocupada por los ingleses al terminar en 1948 el proceso de desnazificación se habían examinado más de dos millones de casos. Rusos y franceses, por el contrario, desde sus conocidas políticas opuestas, se concentraron en los grandes culpables, olvidando de modo general la preocupación o castigo para los menos significativos. Stalin, por ejemplo, que en principio desconfiaba de los alemanes, estuvo dispuesto a dar oportunidad, sin contar con su pasado, a hombres dispuestos a cumplir estrictamente las instrucciones.
En general puede concluirse que la purga y control alemanes fueron más duraderos y drásticos. Llevó mucho tiempo encontrar a algunos criminales de guerra y todavía más localizar testigos supervivientes que aportasen la evidencia precisa en los juicios. En el caso concreto del juicio a los responsables del campo de concentración de Auschwitz, uno de los más importantes por su dureza y por su simbología, el juicio sólo pudo dar comienzo en 1963.
La dificultad, como Grosser recuerda, estribaba también y ello es muy importante, en el nuevo papel exigido tanto a la administración de justicia como a la misma policía. Muy pocos podían considerarse limpios de una colaboración con el nazismo, y, aunque en algunos casos provocó la mayor dureza como forma de justificación de un pasado, de forma general generaba posturas y fallos suaves y de escasa pena. Al menos en Austria, donde el nazismo había arraigado y se hallaba bastante extendido, de unos 10.000 juicios solamente 35 acabaron en pena de muerte.
La desnazificación, finalmente, se hallaba condicionada por la opinión pública internacional. La demanda de una política justiciera, de exigencia de castigo ejemplar y, lo que es peor, la consideración de todos los alemanes como culpables en el mismo instante de la derrota recibió nuevos impulsos en los países aliados cuando se tuvo conciencia del horror de los campos de exterminio descubiertos en las últimas semanas de la guerra. Y el problema crecía, porque, aunque responsables directos, criminales de guerra estrictos eran de hecho pocos, el partido nazi alemán había llegado a contar con ocho millones de miembros; incluía a la mayoría de altos funcionarios y a la élite de los negocios y el mundo intelectual. ¿Cómo responder, cómo conjuntar una política de castigo y la urgencia de una colaboración que evitase el estancamiento de las instituciones?
Las tareas de reeducación y de ordenación legal de la nueva sociedad superaban el papel de los ejércitos vencedores, para los que la pura desnazificación era insuficiente.
El proceso desnazificador logró sólo un moderado éxito. Se acumularon anomalías, se interpretaron las posturas vencedoras exclusivamente como venganza, se notaban las excesivas diferencias de dureza y control entre el funcionario menor duramente castigado y su superior, que apenas quedaba señalado con una simbólica multa; se daba el contraste habitual entre el responsable desaparecido y emigrado a unos países y el escarmiento ejemplar en medios de convivencia más reducidos donde el momento pudo aprovecharse como solución a enfrentamientos y revanchas familiares y locales.
Con todo, y una vez superados los primeros momentos de exaltación victoriosa y de humillación por la derrota, la desanzificación debía dar paso al proceso reeducador. Los aliados pronto se dieron cuenta de que gobernar y organizar los servicios esenciales para la reconstrucción de la vida en Alemania exigía servirse de especialistas y administradores que no podían ser otros que los anteriores a la guerra, los cuales necesariamente debieron colaborar con el nazismo, algunos hasta en puestos de relevancia.
Se hizo igualmente necesario el surgimiento de la vida cultural alemana destruida durante años por la más severa censura.. Poco a poco en las zonas occidentales se abren escuelas, y algunas universidades renuevan sus tareas, siendo preferidos los estudios de medicina y otras profesiones más útiles y urgentes para la reconstrucción. Se publican periódicos bajo la censura de las autoridades militares, que también imprimen los propios desde el principio de la ocupación. Aparecen algunos libros, aunque no se admite la importación de los extranjeros.
Desde luego, uno de los medios más utlizados para la educación fueron las conferencias por radio y, a los pocos meses, la apertura de teatros y cines.

Al año de la capitulación, desde la primavera de 1946, comienza a notarse una transformación global en la vida alemana. Comienza a recobrarse la población y, pese a que el país continuaba sin fronteras, tanto estadística como fehacientemente, se va notando cómo la vida económica y las condiciones de existencia empiezan una reanimación creciente.

Hasta aquí descrito el proceso de desnazificación. Quisiera también en este nuevo tema, postear algunos de dichos procesos, y comienzo el primero en el siguiente post.

FUENTES:
http://www.artehistoria.jcyl.es
No se puede ganar una guerra como tampoco se puede ganar un terremoto

Avatar de Usuario
CRISTINA42
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 835
Registrado: Dom Dic 02, 2007 8:46 pm

proceso a Otto Skorzeny

Mensaje por CRISTINA42 » Sab Ago 16, 2008 10:24 pm

Nació el 12 de junio de 1908 en Viena, Austria. Su hogar fue el de una típica familia vienesa de clase media. Fue estudiante de ingeniería en la Universidad de Viena, donde destacó también en deportes. Como muchos otros estudiantes, era muy aficionado a las competencias cuerpo a cuerpo y se afilió a la sociedad de duelistas "Schlagende Verbindungen " donde tuvo 15 duelos con sable. En uno de esos duelos recibió un enorme corte en la cara que le dejó una cicatriz permanente en el lado izquierda.
Ingresó al Partido Nacionalsocialista Austriaco en 1930, convirtiéndose en un defensor y promotor de la unión de Austria con Alemania. Después del Anschluss trabajó bajo las órdenes de Ernst Kaltenbrunner. Como era un hombre corpulento, muy atlético y con una estatura de 1,90m fue nombrado miembro del equipo de guardaespaldas de Hitler.
En febrero de 1940, se presentó como voluntario en la Waffen-SS desarrollando una fulgurante carrera militar que de soldado raso lo llevó rápidamente a suboficial y luego a la escuela militar para postular a oficial. Fue subteniente de artillería durante la Campaña de Francia y los Países Bajos, fue ascendido a Teniente y enviado a la Campaña de los Balcanes. También participó en la Operación Barbarossa resultando herido a fines de 1941 y enviado a casa para recuperarse de las heridas.
De regreso al servicio, volvió a destacar notablemente y en abril de 1942, fue condecorado con la Cruz de Hierro. El 18 de abril de 1943 fue ascendido a SS-Hauptsturmführer der Reserve y nombrado comandante de las Friedenthaler Jagdverbande (Grupo de Cazadores Friedenthaler) y "Jefe de las Fuerzas Especiales, Existentes o a Ser Creadas en el Futuro", cargo que pronto desempeñaría bajo las órdenes directas del Führer.
El 29 de julio de 1943, el SS-Hauptsturmführer Skorzeny, fue llamado al Cuartel General de Hitler quien le encomendó el rescate de Mussolini, que se encontraba bajo custodia después de ser despedido por el Rey, al caer en desgracia con motivo de la Invasión de Sicilia. El 13 de setiembre Skorzeny dirigió el comando de la Friedenthaler que aterrizaron en planeadores cerca al hotel donde Mussolini se encontraba prisionero. Una vez rescatado, el Duce y Skorzeny volaron en un Fieseler-Storch a Pratica di Mare, donde los esperaba un Heinkel He-111 para llevarlos a Viena. Por esa hazaña, recibió la Cruz de Caballero para su Cruz de Hierro y fue ascendido a Sturmbannführer.
La siguiente misión fue más compleja. En noviembre de 1943, Josip Broz Tito, estableció un gobierno en Yugoslavia y Hitler envió a Skorzeny en febrero de 1944 a Bosnia, para que ejecutara la Operación Panzerfaust cuyo objetivo era matar a Tito, pero el dirigente guerrillero logró escapar. En octubre de 1944, Hitler le encomendó la Operación Panzerfaust que tenía como objeto arrestar al Almirante Niklos Horthy, jefe del Gobierno Húngaro, quien pretendía rendirse al Ejército Rojo. Skorzeny cumplió su misión capturando a Horthy a quien envolvió en una alfombra y lo llevó fuera del palacio, pero Horthly no reaccionó como los lemaanes esperaban. Ante un micrófono y contra lo esperado Horthy dijo que Hungría se había rendido a los rusos y que Alemania había perdido la guerra. Seguidamente la 22 División de Voluntarios de Caballería-SS "Maria Theresa", ocupó Budapest y desarmó al Ejército Húngaro, nombrando un nuevo gobierno. Horthy fue llevado por Skorzeny a Berlín. Los Aliados lo calificaron como "el hombre más peligroso de Europa" y montaron una cacería para capturarlo.
Al finalizar la guerra, los Aliados comenzaron la cacería de Otto Skorzeny quien, el 15 de mayo de 1945, finalmente se entregó a las tropas estadounidenses. Lo enjuiciaron por crímenes de guerra, aunque no había cometido ninguno, y a la larga fue absuelto en setiembre de 1947. Fue enviado a las autoridades alemanas para el proceso de "desnazificación", pero logró escapar del cautiverio de manera espectacular el 27 de julio de 1948. Se dirigió primero a Austria y luego a España donde recibió la protección del gobierno de Franco y luego se dirigió a Argentina para trabajar con el gobierno de Juan D. Perón, reorganizando la policía y ayudando a inmigrar a ex-combatientes alemanes.
Fue fundador de Odessa, la organización secreta para ayudar a escapar a los alemanes acusados por crímenes de guerra. También, fue contratado como asesor por Gamal Abdel Naser, pasando una temporada en Egipto desde 1953 a 1960. Recientemente se divulgaron hechos relacionados con una supuesta correspondencia extraoficial intercambiada entre Churchill y Mussolini que Il Duce tenía consigo en el Gran Sasso y que Skorzeny guardó celosamente. Con esas cartas y las pruebas de la participación de la Inteligencia Británica en el asesinato de Mussolini, Skorzeny se habría entrevistado con Churchill en Viena, para negociar la libertad de alemanes buscados por crímenes de guerra.
Pasó el resto de sus días en Madrid como consultor de ingeniería y ayudando a ex-miembros de las SS que trataban de eludir la cacería de rusos y judíos. Falleció el 5 de julio de 1975.


http://www.exordio.com
No se puede ganar una guerra como tampoco se puede ganar un terremoto

Shaka_77
Miembro
Miembro
Mensajes: 54
Registrado: Jue Jun 16, 2005 12:51 am
Ubicación: Argentina

Tribunales de desnazificación

Mensaje por Shaka_77 » Jue Ene 15, 2009 4:16 pm

Hola Cristina

muy buen post.
Tenes mas info al respecto?.

slds

Avatar de Usuario
CRISTINA42
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 835
Registrado: Dom Dic 02, 2007 8:46 pm

Tribunales de desnazificación

Mensaje por CRISTINA42 » Vie Ene 16, 2009 10:17 am

Si, si que tengo, dime lo que te interesa concretamente...

Saludos
No se puede ganar una guerra como tampoco se puede ganar un terremoto

Shaka_77
Miembro
Miembro
Mensajes: 54
Registrado: Jue Jun 16, 2005 12:51 am
Ubicación: Argentina

Tribunales de desnazificación

Mensaje por Shaka_77 » Vie Ene 16, 2009 1:09 pm

Hola Cristina

como estas?.
En realidad me interesan los procesos de todos los nazis, pero de los que lei poco y nada es de los de los de segunda linea.
De estos me es dificil encontrar informacion y muchas veces esta en ingles. Si bien entiendo ingles bastante, no de la manera fluida que me gustaria como para poder leer un libro o articulo.

Si tenes info bienvenidad sea, sino, si sabes de algun link avisame.

Slds y gracias

Nicolas

Avatar de Usuario
CRISTINA42
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 835
Registrado: Dom Dic 02, 2007 8:46 pm

Tribunales de desnazificación

Mensaje por CRISTINA42 » Vie Ene 16, 2009 3:09 pm

que es eso de info?
No se puede ganar una guerra como tampoco se puede ganar un terremoto

Shaka_77
Miembro
Miembro
Mensajes: 54
Registrado: Jue Jun 16, 2005 12:51 am
Ubicación: Argentina

Tribunales de desnazificación

Mensaje por Shaka_77 » Vie Ene 16, 2009 3:50 pm

jajaja, te pido mil disculpas. Es un tipico aforismo Argentino para abreviar la palabra "informacion".-

Es que estoy en la oficina y escribi rapido y no me di cuenta de que habia abreviado.

Slds desde Argentina

Nicolas

Responder

Volver a “La posguerra”

TEST