La aventura del Casabianca

Flotas de superficie. Navíos de guerra.

Moderador: David L

Responder
Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2624
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

La aventura del Casabianca

Mensaje por Pierre Le Gloan » Mar Oct 22, 2019 12:40 pm

El presente hilo es la traducción y adaptación personales del artículo publicado en la revista “Histoire de Guerre” nº45 de marzo de 2005 escrito por Patrick Toussaint titulado “ La aventura del Casabianca”.

Comienzo con la traducción.

El submarino Casabianca es uno de los sumergibles franceses que conseguirán escapar del puerto de Tolón el 27 de noviembre de 1942 volviendo al combate en el lado de los aliados sin estar integrado en las Fuerzas Navales Francesas Libres (FNFL) este buque jugará un papel importante en la liberación de Córcega.

El origen del Casabianca


El Casabianca fue previsto dentro del programa de 1931 y formó parte de la sexta serie de la “clase de 1500 toneladas” que estuvo formada por 31 buques en total, de los cuales el Arquímedes es el primer ejemplar. Estas unidades se construyeron a partir de 1924, fueron botadas entre 1928 y 1937 y entraron en servicio de 1931 a 1939 y poseen características que presentan algunas diferencias según la serie de su fabricación, su fecha o el constructor que las fabrica. Los “ 1.500 toneladas “ se derivan de los planos del submarino Narval. Esto barcos pertenecen a la categoría de lo que conviene designar como sumergibles, más que como submarinos. En efecto, están particularmente concebidos para navegar en superficie con la posibilidad de sumergirse si es necesario, además , en aquella época, la tendencia es de favorecer el ataque en superficie, con el fin de ahorrar torpedos. La capacidad de ataque en inmersión está, generalmente, más reservada a garantizar la seguridad del buque cuando se le ofrece la posibilidad de emboscarse y con el fin de sorprender a sus blancos potenciales.

El Casabianca que debía, inicialmente, llamarse Casablanca fue puesto en quilla el 28 de julio de 1931 en los astilleros de LAC del Loira en Saint-Nazaire y fue botado el 2 de febrero de 1935. El periodo de armamento comienza el 15 del mismo mes y se termina el 1 de diciembre. La entrega definitiva del nuevo sumergible a Marina Nacional es tardía a causa de las dificultades de puesta a punto de sus motores principales (diésel) qué son una de sus características, al parecer, menos apreciadas de este tipo de unidades. El navío entra en su fase final de pruebas en julio de 1936 y se integra en el servicio operacional el 31 de diciembre. El Casabianca tiene una eslora de más de 92 metros y desplaza más de 2000 toneladas en inmersión. Está equipado de una instalación de detección cuyo principal órgano es un “aparato de escucha G16”.

El sumergible está armado con una pieza SM (submarinos) 25 de 100 mm y con una longitud de 45 calibres, un peso total de unos 7500 kgs. e instalada a la parte delantera justo delante de la vela del sumergible. La munición encartuchada pesa 14,5 kg disparada a una velocidad inicial media de 760 metros por segundo y según una cadencia evaluada de 8 disparos por minuto. También está instalada en la estructura trasera de la vela un afuste doble antiaéreo SM CA (contra aviones) 14 integrado por dos ametralladoras Hotchkiss de 13,2 mm de 76 calibres de longitud que disparan un proyectil de 50 a 52 gramos una velocidad inicial media de 800 metros por segundo. Su cadencia individual teórica es de aproximadamente 400 disparos por minuto. Pero el armamento principal de un submarino sigue siendo el torpedo y el Casabianca está ampliamente provisto de tubos de lanzamientos puesto que cuenta con once de ellos y de dos calibres diferentes. Los cuatro primeros de 550 mm están en un montaje clásico fijos situados a proa del navío. En la parte de atrás de la vela y sobre del casco está colocado un afuste orientable 1925 OT con 3 tubos de 550 mm que ofrece, pues, la posibilidad de lanzar por la borda, hacia adelante o hacia atrás, lo que representa una característica, entonces, prácticamente única. Un segundo afuste igualmente orientable del modelo 1925 ODd formado por dos tubos de 550 mm y dos de 400 mm está instalado del mismo modo que el anterior en el extremo a popa de la vela.

El Casablanca entra en servicio el último día de 1936 y conoce pronto su primer destino: en la división de submarinos (DSM), esta formación está formada por el Achille, el Ouessant y el Agosta al comienzo de las hostilidades. En septiembre y en octubre de 1939 estas unidades junto con el Pasteur y el Sfax que reemplazan a los dos últimos citados, efectúan misiones de vigilancia principalmente frente a las costas españolas.

Imagen
El submarino "1.500 toneladas" Casabianca en el puerto de Tolón
Fuente: http://www.netmarine.net/g/dossiers/cas ... hoto10.htm

La entrada en guerra

En noviembre de 1939 el capitán de corbeta Sacaze está al mando del Casabianca y que está igualmente al frente de 2ª DSM que comprende otros tres “ 1500 toneladas”: los Pasteur, Achille y Sfix. Por estas fechas, los británicos temen, con razón. que la marina alemana cuyos “raiders” están en la mar, lanzará pronto todas sus fuerzas contra las líneas de comunicación marítimas. Estas arterias de reavituallamiento que aportan, tanto a Inglaterra como a Francia, un material precioso - esencialmente americano- son vitales, sobre todo teniendo en cuenta las sombrías horas que se anuncian. Está previsto, cuando el sistema de convoyes fuera puesto al día, un importante refuerzo de las escoltas que se prevén acompañadas de “tándems” navíos de superficie-sumergibles. La segunda DSM recibe, pues, la orden de participar en estas misiones para servir de “espantapájaros” de la flota de superficie alemana. Los “1.500 toneladas” de la división alcanzan Halifax (Canadá) a dónde llegan el 25 de noviembre después de una difícil travesía. En este puerto se unen a cuatro de sus homólogos de la Royal Navy. Después de una serie de reuniones preparatorias para establecer el próximo convoy ( HX 11) se decide que solamente serán integrados en aquel, el Casabianca y el Sfax formando así la primera sección.

La salida está prevista para el 4 de diciembre de 1939. Los dos navíos alcanzan el convoy que ha zarpado un poco antes y toman su puesto en medio de unas malas condiciones metereológicas que prometen empeorar. Rumbo este nordeste. Los submarinos navegan en superficie, de noche y a una velocidad de unos 9 nudos corren un gran riesgo de abordaje involuntario por los cargueros. Sacaze decide situar colocar sus dos navíos en mayor seguridad ligeramente a popa de los mercantes, pero la noche del 8 al 9 una mar gruesa siembra el desorden en el convoy que se dispersa. El Casabianca se encuentra solo. Al amanecer del 10 alcanza al buque almirante de la escolta y unos mercantes que este ha conseguido reunir. El tiempo que continúa malo, convierte la navegación de superficie muy difícil. El agua entra a raudales en el submarino que impide, en gran manera, el buen funcionamiento de las máquinas. Los motores diésel se han mojado. Los hombres acaban extenuados. El buque parece sufrir tanto que se envía un pequeño mercante para intentar remolcarlo pero la operación fracasa, con un océano qué empeora todavía más y el Casabianca se encuentra de nuevo solo. Durante los cinco días siguientes de dedican a la reparación de las averías que ha sufrido el sumergible sacudido por los elementos y no permite el reposo. Finalmente alcanzará el grueso del convoy el 16, cuando son abordados por los Western Approaches, al sureste de Gran Bretaña donde esperan los refuerzos de escolta que han zarpado de Inglaterra. El Sfax que había perdido los mercantes el 9, los pudo alcanzar la víspera. El cabo Lizard, en el extremo sur de Inglaterra, es finalmente alcanzado y los cargueros se dispersan alcanzando sus lugares de descarga respectivos. Aunque todos alcanzan su objetivo, incluidos los sumergibles, alguien puede preguntarse qué habrían podido hacer en caso de ataque enemigo.

Sea como sea, el Casabianca y el Sfax escoltarán un navío francés de superficie, el Commandant Rivière que les acompañará durante su regreso a Brest donde llegan el 18 de diciembre. Evidentemente los submarinos no pueden cumplir correctamente este tipo de misiones sobre todo a causa de las penosas condiciones meteorológicas. Solamente el Achille que acompaña el convoy HX F12 podrá seguirlo sin perderlo de vista durante todo el itinerario, pero sufrirá igualmente averías causadas por el mal tiempo que reducen su capacidad de intervención en caso de necesidad. El Pasteur que le acompaña sufre, a su vez, daños más graves todavía. Debe abandonar su misión para arribar directamente Brest, donde a comienzos de enero de 1940 , “ la división del frío “ tal y como es conocida se encuentra reagrupada en Laninon. Otra tentativa de este tipo será llevada a cabo, esta vez en verano, con una otra DSM también compuesta de ”1.500 toneladas “. No será realmente concluyente y, a pesar la determinación que habrán mostrado las tripulaciones en el transcurso de estas operaciones, hay rendirse a la evidencia de que este tipo de misiones están mal adaptadas a los sumergibles y finalmente estos ya no realizarán operaciones de este tipo.

Fuente: Traducción y adaptación personales del artículo de Patrick Toussaint publicado en la revista “Histoire de Guerre” nº 45 de marzo de 2004.

Seguiré en otro momento con la traducción.
À bientôt

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2624
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

Re: La aventura del Casabianca

Mensaje por Pierre Le Gloan » Mié Oct 23, 2019 1:13 pm

Bonjour,

Prosigo con el relato

El armisticio y sus consecuencias


Poco después de su llegada a Brest, el Casabianca padece una indisponibilidad relativamente corta. Enseguida se mantiene preparado para eventuales operaciones en el Ártico, en el caso de que los aliados apoyen a Finlandia que se encuentra enfrentada a los soviéticos. En abril de 1940 y hasta el desencadenamiento del ataque alemán en el oeste, aún en el seno de la 2ª DSM destacado a una flotilla mixta franco-británica basada en Inglaterra, efectúa diversas misiones en el Atlántico Norte frente a Noruega y en el estrecho de Skagerrak. El 18 de junio de 1940, el Casabianca está en el muelle de Brest cuando las instalaciones del Arsenal son invadidas por los alemanes. Aprovechando el desorden reinante consigue escapar y alcanza África del Norte donde, de junio de 1940 a octubre de 1941, sirve entre Dakar y Madagascar. Al día siguiente del armisticio forma parte de las unidades que la Marina de Vichy tiene autorizadas para que se desplacen a ultramar. En noviembre de 1941 deberá regresar a Tolón dónde debe presentarse antes de su desarme. Es un asunto complicado, el ambiente en la base está enrarecido. Las tripulaciones, reducidas, de los sumergibles hacen todo lo posible por intentar conservar sus buques en condiciones de navegar y de sumergirse, a la espera de “lo que pueda suceder”.

En abril de 1942 el Casabianca es autorizado a retomar el servicio. Debe, según los acuerdos del armisticio que autorizan el mantenimiento operacional de una cierta cuota de unidades, sustituir a un sumergible que regresa y que hasta entonces estaba basado en Madagascar. Hasta septiembre el navío, que ha sido puesto bajo las órdenes del capitán de corbeta L’Herminier, con la tripulación al completo, está en fase de entrenamiento. Realiza algunas inmersiones de pruebas y se mantiene preparado para cualquier eventualidad, dentro de un contexto que puede agravarse. En el momento del desembarco aliado en África del Norte, en noviembre, y de la reacción alemana posterior, se divulgan las órdenes que conciernen a las medidas preparatorias para el barrenado de los navíos. La flota francesa va a tener que elegir entre obedecer o sustraerse a las órdenes de Vichy. El Casabianca que se encuentra en Morillon está listo para hacerse a la mar cuando llegan las noticias de la invasión de África del Norte, el sumergible está entre las unidades que toman las medidas para hundirse, pero se las arreglan para conservar la posibilidad de huir. Con el fin de evitar este final o de retomar el combate, la tripulación duerme a bordo y se observa una cuidadosa vigilancia para evitar toda sorpresa o imprevisto. Muchos se mantienen en la incertidumbre de qué conducta adoptar. Todos esperan un golpe de fuerza del ocupante cuyas tropas cercan ya el Arsenal.



Imagen
El Casabianca en el puerto de Argel en 1943
Fuente: http://www.netmarine.net/g/dossiers/cas ... hoto06.htm

Huida de Tolón y regreso al combate

Cuando L’Herminier reúne a sus hombres para informarles de la recepción de las últimas órdenes se escucha entre ellos un murmullo de desaprobación. Después de imponer silencio el comandante confirma que pase lo que pase el buque no deberá, en ningún caso, caer en manos del ocupante. L’Herminier parece dudar. Baja el tono de voz, evoca la posible vuelta al combate pero sin precisión. Sea como sea, en este momento cada uno permanece a la expectativa y les gustarían unas directivas más claras sobre la continuidad de los acontecimientos. El más veterano de los hombres de tripulación se convierte, en este momento, en el portavoz de todos y unos minutos después se presenta respetuoso aunque firme ante el comandante y afirma que toda la tripulación desea proseguir la lucha si se les ofrece esa posibilidad. L’Herminier, al parecer, solamente necesitaba escuchar esto para cerrar el debate de su conciencia Así pues, será el combate. Ni hablar de barrenar el submarino mientras que pueda haber otra solución. A las 5 de la mañana del 27 los alemanes intentan un golpe de mano. En las puertas de Mourillon se escuchan disparos que traen la agitación sobre los buques presentes. Para el Casablanca es la salida, ciertamente precipitada, pero felizmente preparado para esta eventualidad cuando los alemanes están a algunas decenas de metros. El buque atraviesa la barrera de madera que cierra la dársena de los submarinos. Acompañado del Venus que consigue a salir en primer lugar pero deberá ser hundido un poco más tarde. El Casabianca se desliza por la puerta de la red que cierra la rada abierta durante confusión y bajo la amenaza activa de la Luftwaffe sale a alta mar donde permanece algún tiempo dando círculos frente a Tolón a la espera de que pudieran unirse a él eventuales buques que hubiesen escapado. Finalmente, el Casablanca se lanza a través del Mediterráneo y consigue alcanzar Argel dónde llega el 30 de noviembre.

A comienzos de 1943 el Casabianca está “a disposición” de los servicios aliados de información. Servirá, por ejemplo, para el mantenimiento de un enlace llamado el “Tube” en alusión al metro de Londres, que une Argelia y España. En Barcelona, en efecto, organiza una oficina de la resistencia que hace pasar hombres o correos utilizando las vías de los Pirineos para entrar o salir de Francia. El buque llegará, igualmente, en diferentes circunstancias tan cerca de las costas mediterráneas ocupadas por el enemigo que se arriesga a encallar, a averiarse para para dejar agentes o recuperarlos, misiones en la sombra, arriesgadas, de poco lucimiento, pero importantes, destinadas a preparar las primeras operaciones de la reconquista aliada, entre las más notables para el Casabianca serán aquellas efectuadas con vistas a la liberación de Córcega.

Las primeras misiones en Córcega


La noche del 13 al 14 de diciembre de 1942 el Casabianca desembarca una misión de información e inteligencia en Córcega bautizada “Pearl Harbor” está preparada bajo los auspicios del general Giraud y debe tomar contacto con el Frente Nacional, el principal movimiento de resistencia en la isla. Son desembarcados el jefe de batallón de Saulle, y el ayudante-jefe Toussaint Griffi, un maestro Preciosi y el radio Pierre Griffi. Armas, material de radio y diversos suministros acompañan al equipo que debe organizar una operación de recogida de información y establecer un enlace entre África del Norte y Córcega para mejorar y coordinar la acción de la resistencia en la isla. Estaba previsto un segundo desembarco en las mismas condiciones la noche siguiente pero no pudo ser realizado a causa de las malas condiciones meteorológicas. Debido al naufragio de su embarcación, incluso, fue necesario dejar en la costa a los hombres del submarino encargados de efectuar las rotaciones y que debieron ser recuperados posteriormente.

En la noche del 5 a 6 de febrero de 1943 el sumergible desembarca de nuevo dos agentes en Córcega, entre ellos un radio y desembarca, igualmente, varios aparatos emisores-receptores, así como diversos suministros destinados tanto a este equipo, como al primero. Esta vez, sin embargo, los hombres encargados de la escolta hasta la costa no pueden ser recuperados y lo serán más tarde. Y esto no fue todo, puesto que la noche del 6 al 7, el buque realiza una nueva operación y entrega unos 450 subfusiles, 60.000 cartuchos y aparatos emisores de radio destinados a la resistencia. Todavía efectuará varios transportes y, tras una tentativa abortada cerca de Saint- Tropez, desembarca en la noche del 10 al 11 de marzo, también en Córcega, a dos nuevos agentes encargados de los fondos de dinero y recupera a otros dos, así como a los miembros de la tripulación que habían debido ser dejados en la isla como hemos visto más arriba. La noche del 6 al 7 fracasó el desembarco de tres agentes en las costas de Provenza, operación que intentará de nuevo L’Herminier en el transcurso de la noche del 13 al 14 sin éxito.


Fuente: Traducción y adaptación personales del artículo de Patrick Toussaint publicado en la revista “Histoire de Guerre” nº 45 de marzo de 2004.

Continuaré en otro momento con la traducción.

À bientôt

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2624
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

Re: La aventura del Casabianca

Mensaje por Pierre Le Gloan » Jue Oct 24, 2019 12:16 pm

Bonjour,

Prosigo y termino con el relato.

Primeros pasos para la liberación de la isla

Entre el primero y el segundo de julio, el Casabianca está de nuevo en Córcega. Desembarca un responsable de la resistencia nombrado por Argel. con el fin de organizar el combate en la isla: Colonna d’Istria-Césari- así como otros dos agentes. También se desembarca en dos veces, una parte esa misma noche y el resto en el transcurso de la noche del día siguiente con un total de 13 de toneladas. En el mismo lugar, la noche del 31 de julio al 1 de agosto, y en el transcurso de la siguiente se desembarca no menos de 20 toneladas de suministros, entre ellos mucho armamento. Esta última entrega debía tener lugar entre el 30 y el 31 de julio pero debió ser suspendida a causa de un súbito y repentino tiroteo que forzó el cese de la operación apenas comenzada. No obstante, las cajas de material serán finalmente desembarcadas en el durante las dos noches siguientes. De regreso a Córcega, al amparo de la oscuridad de la noche del 5 al 6 de septiembre, en esta fecha se recoge a un miembro importante de la resistencia de la isla, que debe ser escoltado a Argel donde deberá dar cuenta de la situación. Así mismo, son desembarcados dos agentes con armamento entre el que se encuentra una importante cantidad de armas antitanques portátiles del tipo bazooka.

Imagen
Mapa con las misiones ejecutadas por el Casabianca en Córcega
Fuente: http://www.netmarine.net/g/dossiers/cas ... hoto05.htm

El levantamiento general en la Isla se desencadena el 9 de septiembre. En la noche del 12 al 13 de septiembre, con una gran parte menos de su tripulación, el Casabianca logra llevar hasta Ajaccio a los primeros elementos de las fuerzas francesas libres que van a participar en la liberación de Córcega. Bajo los disparos de alegría de los patriotas reunidos en masa en los muelles, el sumergible es recibido a los gritos de “Viva Francia”, “ Viva el Casabianca”, “Viva de Gaulle” . El navío desembarca 109 hombres del Primer Batallón de choque a las órdenes del comandante Gambiez que ha viajado como “sardinas en lata” a bordo con todo su armamento, equipo y vituallas para dos días de combate .Estos soldados deben, inicialmente, ayudar y reforzar la acción de los partisanos y precipitar el levantamiento de la isla. Serán seguidos por contingentes más importantes a las órdenes del general Martin, desembarcados por otras unidades de la Marina francesa que pudieron ser “conseguidas” para la ocasión.

La preparación del desembarco en Provenza

Después de las misiones en Córcega, el buque pasa bajo las órdenes del teniente de navío Bellet, segundo oficial de L’Herminier. El Casabianca patrulla frente a las costas mediterráneas cumpliendo misiones más clásicas hundiendo algunas toneladas de buques del enemigo. Pero recibe, presumiblemente, en mayo o junio de 1944 daños relativamente importantes cuando por una confusión es tomado como blanco por un aparato británico.

Al aproximarse las operaciones de desembarco en Provenza el navío está encargado de sacar de dudas al mando sobre la capacidad de combate de una batería de artillería costera construida por los franceses antes de la guerra. Esta batería amenaza una de las playas del sector elegido para las operaciones anfibias: el sector de Cavalaire. Se trata de la batería de Titán situada en el extremo oriental de la isla de Levante. A pesar de la certeza de que había sido totalmente saboteada durante el barrenado de la flota en Tolón, se mantiene la duda, ya que las fotos de reconocimiento aéreo dejan entrever que cuatro piezas habían sido puestas otra vez en servicio o reinstaladas. Es por eso que en una noche de luna llena, del 8 al 9 de junio el Casabianca emerge a poca distancia de la batería y se pasea delante de sus narices con el fin de testar la realidad potencial. Pero no es, sin embargo, de tierra donde sobreviene el peligro sino de la aparición de un patrullero enemigo el UJ 6078 (UJ: U-Jäger caza submarino). En zafarrancho de combate, la tripulación del Casabianca abre inmediatamente un nutrido fuego, según algunas fuentes e disparan una cincuentena de obuses de 100 mm, mientras que el cañón Oerlikon de 20 mm con el que está dotado el submarino desde 1943 cuando se reemplazó el montaje gemelo Hotchkiss de 13,20 mm, hace fuego unas 450 veces sobre el buque enemigo. Aunque el sumergible resulta indemne, el resultado combate permanece incierto en lo que en lo que respecta al patrullero de la Kriegsmarine que podría haber sido hundido después con un torpedo. No existe, sin embargo, la confirmación de su perdida después del enfrentamiento. Sea como sea, el patrullero zarpó, la víspera de los alrededores de La Ciotat, no regresara nunca puerto, perdidos hombres y bienes, posiblemente a causa sumergible francés. En lo que respecta a la batería Titán esta permanece silenciosa y no debería crear ningún problema para las próximas operaciones militares. No obstante, todavía no convencidos por los hechos, los aliados enviarán un comando a la isla del Levante en la noche del 14 al 15 de junio. El comando confirmará las constataciones de los marinos franceses y podrá observar, con toda tranquilidad, los cañones de madera de la “temible” posición. Los alemanes habían colocado piezas de “atrezzo” después de haber trasladado todo aquello que habría sido recuperable de las antiguas instalaciones.

Fin de su carrera

El 20 de junio de 1944 el buque arriba Argel para ser reparado y ser puesto otra vez en servicio. La tripulación, del mismo modo, va a poder disfrutar de una pausa en los combates. África del Norte no es más que una etapa y después de haber sido enviado hacia Casablanca, parte para los Estados Unidos donde llega a Filadelfia en agosto para ser puesto en carena y remozado. Regresa Francia en marzo de 1945 cuando la guerra se termina. Acabado el conflicto continúa navegando hasta comienzos de 1947, el Casabianca llega para ser modernizado en Brest, pero sus trabajos son suspendidos por razones presupuestarias. Es el fin. Borrado de las listas de la armada en febrero de 1952, el Casabianca es destinado al desguace en 1956. Un final poco glorioso para uno de los navíos más representativos de la Marina Nacional Francesa que mantuvo sus colores en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. Durante su servicio el Casabianca fue citado dos veces.

A finales de 1942 en la orden de la Marina Nacional con estas palabras: “ Bajo el mando del capitán de corbeta l'Herminier cuando tenía a bordo solamente una parte de su tripulación zarpó de Tolón el 27 de noviembre por la noche, bajo fuego de los primeros enemigos llegados a los muelles. Atacado en la rada por bombas y granadas consiguió forzar el paso bajo el fuego constante. Permaneció frente a Tolón para esperar a los navíos que hubieran podido escapar. Dio un espléndido ejemplo de valor y de disciplina colectiva y de espíritu de abnegación de todos, comandante, oficiales, suboficiales y tripulación. Mantuvo en alto su pabellón al escapar al hundimiento de las fuerzas de alta mar”.

Después de su acción en el marco de la liberación de Córcega, recibe esta otra citación: “Durante los meses de julio, agosto y septiembre de 1943 ejecutó brillantemente en el curso diferentes misiones, el desembarco de 35 toneladas de armas y municiones sobre las costas ocupadas por enemigo. Fue el primer navío francés que entró en Ajaccio el 12 de septiembre. Desembarcó los primeros elementos de tropas de choque llegadas de África del Norte para liberar Córcega”.

Imagen
Vela del Casabianca en Bastia
Fuente: http://www.netmarine.net/g/dossiers/cas ... hoto10.htm

El nombre de Casabianca será reutilizado, en primer lugar, por un escolta de escuadra que terminó su carrera a comienzos de los años 80. Pero sobre todo por otro submarino de ataque botado en 1988, además el nombre del comandante l'Herminier será también ostentado por un navío de la Royale un honor rendido a esta persona que permaneció siendo una figura de la historia naval de Francia.
Hay que resaltar también que aunque el Casabianca fue desmantelado en 1946 su vela la fue conservada y permanece visible en Bastia donde muestra testimonio vivo de la participación de navío en la liberación de esta isla.
En los años cincuenta se rodó una película basada del libro del comandante L'Herminier “Casablanca” (Ediciones France-Empire) que cuenta las aventuras del sumergible. Otra segunda obra completa la historia, la del comandante Sacaze publicado por la misma editorial titulado “El Casabianca antes de L’Herminier”.

Características generales

Dimensiones: Longitud: 92.30 m - Calado: 4.90 m - Ancho: 8.20 m
Desplazamiento: en superficie 1500 t
Desplazamiento: inmersión 2000 t
Velocidad:
En la superficie: 20 nudos
En inmersión: 10 nudos
Tripulación: 5 oficiales + 1 en operación + 79 hombres
Autonomía:
- En superficie :
-14,000 millas a 7 nudos
-10,000 millas a 10 nudos
-4,000 millas a 17 nudos
- En inmersión: 90 millas a 5 nudos
Armamento:
11 tubos lanzatorpedos.
4 tubos de proa fijos de 550 mm.
1 conjunto orientable triple en el centro de 550 mm.
1 conjunto orientable cuádruple trasera (2 tubos de 550 mm, 2 tubos de 400 mm).
2 torpedos de reserva.
1 cañón de 100 mm, en la cubierta delantera.
1 montaje doble de ametralladora de 13,2 mm en la vela.
1 ametralladora Oerlikon en el puente.
Propulsión:
- 2 motores diesel Sulzer de 9 cilindros de 4 300 CV
- 2 motores eléctricos Alsthom de 1200 CV.
Combustible: 290 toneladas de combustible (Gasoil)
Capacidad de inmersión: Inmersión a 80 m.
Detección: Dispositivo de escucha G 16
Varios :
- Número de casco Q 183
- En 1940 pintado en verde botella oscuro con el número 21 en rojo en la vela.


Fuente de las características: http://www.netmarine.net/g/dossiers/cas ... racter.htm

Fuente: Traducción y adaptación personales del artículo de Patrick Toussaint publicado en la revista “Histoire de Guerre” nº 45 de marzo de 2004.

Perdón por los errores involuntarios de traducción

À bientôt

Responder

Volver a “Marina de guerra de los Aliados”

TEST