¿Por que no hubo guerra química en la II GM?

Cuestiones generales relativas a la Segunda Guerra Mundial

Moderador: Francis Currey

Avatar de Usuario
oriafontan
Miembro
Miembro
Mensajes: 175
Registrado: Dom Dic 09, 2007 8:10 pm
Ubicación: España.

¿Por que no hubo guerra química en la II GM?

Mensaje por oriafontan » Dom Feb 17, 2008 10:22 am

Hola amigos/as;

Siempre me he preguntado el motivo por el que apenas se tienen noticias de guerra química en la Segunda Guerra Munidal muy al contrario de la Primera dónde son célebres los mismos.

Dudo mucho que fuera por Humanidad en un conflicto tan increíblemente cruel como el que es objeto de este foro.

¿alguien sabría la razón?

Es famoso por escritores como Hassel o Sajer que lo primero que un soldado alemán tiraba por ahí era su careta antigas conservando en cambio como un potosí su pala.

Lanzo el reto... :wink:

Avatar de Usuario
>Tony<
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3247
Registrado: Dom Abr 01, 2007 1:14 pm

Mensaje por >Tony< » Dom Feb 17, 2008 2:24 pm

Bueno, quizas no se usara la guerra quimica, en forma de gas, pero si hubo cantidad de bombas incendiarias, por ejemplo, o de fosforo, con las cuales se bombardearon muchas ciudades alemanas y japonesas, el cual se pega a la carne y no deja de consumirla hasta que el fuego, llega al hueso. Es otra forma de guerra quimica, verdad?.

En cuanto a lo de mascara antigas...se demostro que estorbaba mas que ayudaba, asi que no es extraño que, en el cuerpo a cuerpo, se deshicieran de ella y su contenedor, y ya que mencionas a Sven Hassel, como bien sabras, la pala, con un poco que la afiles, hace la funcion de hacha de guerra de una manera bastante efectiva.
La muerte de una persona, es una tragedia;
la muerte de miles, es solo una estadística
.
Joseph Stalin.

Avatar de Usuario
bycicleto
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 733
Registrado: Mié Jul 26, 2006 3:11 am
Ubicación: Valencia (España)

Mensaje por bycicleto » Dom Feb 17, 2008 3:42 pm

También supongo que habría una especie de "respeto". En cuanto un bando sacase a la batalla armas químicas o gases letales, el otro no sería menos y trataría incluso de superar su poder para acabar con los soldados, y esta carrera a costa de los pulmones, piel, nervios etc de los soldados haría que al moral de estos (en ambos bandos) decayese sobremanera.

Un saludo
Imagen

"¿E irás a Flandes, mi querida Mally?
¿Para ver a los grandes generales, mi preciosa Mally?
Lo que verás serán las balas volar,
y a las mujeres oirás llorar,
y a los soldados morir verás,
mi querida Mally".
Canción de los soldados del duque de Marlborough, principios del siglo XVIII

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9358
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Lun Feb 18, 2008 6:15 pm

¡Hola a todos!

El miedo a la respuesta del contrario -en este asunto de la posibilidad de hacer una guerra tóxica- es un pretexto razonable pero falso. La realidad fue mucho más fría y matemática.

Simplemente, a efectos de resultados y económicamente, era mucho más productivo el empleo de los bombardeos masivos (algo que pudieron comenzar a hacer los aliados a partir de mediados de 1943, pero que jamás estuvo al alcance de los alemanes) con todo su tipo de bombas que el uso de armas tóxicas.

Con el empleo de bombardeos convencionales consigo hacer mucho más daño al enemigo que si utilizara armas tóxicas, que por otra parte no existían en suficientes cantidades (ni se había experimentado salvo en casos concretos y aislados del frente). Su radio de acción es menor que el de las bombas convencionales y su efecto mucho menos duradero. Además, el enemigo puede protegerse contra los efectos tóxicos (máscaras y otros ingenios), pero nada puede hacer (si no es capaz de enfrentar una fuerza aérea igual o superior a la del oponente) contra los efectos destructivos (que eliminan vidas y cosas) de las bombas incendiarias, explosivas y demás.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
bycicleto
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 733
Registrado: Mié Jul 26, 2006 3:11 am
Ubicación: Valencia (España)

Mensaje por bycicleto » Mar Feb 19, 2008 3:04 pm

Pues gracias, José Luis, por la aclaración. Moraleja: nunca alegar razones humanitarias. Si no se usó fue porque se encontró algo que causaba daños mayores, al parecer, a un coste menor. Si es que el hombre...

Un saludo
Imagen

"¿E irás a Flandes, mi querida Mally?
¿Para ver a los grandes generales, mi preciosa Mally?
Lo que verás serán las balas volar,
y a las mujeres oirás llorar,
y a los soldados morir verás,
mi querida Mally".
Canción de los soldados del duque de Marlborough, principios del siglo XVIII

Avatar de Usuario
>Tony<
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3247
Registrado: Dom Abr 01, 2007 1:14 pm

Mensaje por >Tony< » Mar Feb 19, 2008 10:36 pm

Aparte de la maravillosa explicacion de Jose Luis, la cual, sinceramente, aplaudo (a veces la razon mas logica, es la acertada) tambien planteo otra, digamos pregunta/posible respuesta.

Aparte de mas baratas de producir, las armas mas convencionales no tenian tanto peligro de volverse contra uno mismo.

Es decir, imaginad esto:

Se bombardea el campo de batalla por parte alemana con el conocido como "gas mostaza" contra y desde infanteria. El gas hace su trabajo pero de pronto, cambia de direccion el viento y....sus propias tropas se ven envueltas en la nube toxica.

Puede ser una razon mas?.
La muerte de una persona, es una tragedia;
la muerte de miles, es solo una estadística
.
Joseph Stalin.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9358
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Mié Feb 20, 2008 10:55 am

¡Hola a todos!
>Tony< escribió:
Se bombardea el campo de batalla por parte alemana con el conocido como "gas mostaza" contra y desde infanteria. El gas hace su trabajo pero de pronto, cambia de direccion el viento y....sus propias tropas se ven envueltas en la nube toxica.

Puede ser una razon mas?.
Me imagino que sí, Tony, pero sería una razón de orden puramente táctico.

Como sería otra razón la altura desde la cual tendría que soltar la flota el armamento tóxico, esto es, debería volar mucho más bajo y, en consecuencia, quedaría más expuesta a la defensa antiaérea.

Aparte de todo lo dicho, no tengo claro qué método se utilizaría para el bombardeo tóxico, si los productos tóxicos dentro de bombas que los expandirían al explosionar, o si soltaría tipo fumigación. Sea como fuere, en aquella época no creo que se tuvieran las cosas muy claras, más allá de que el bombardeo masivo convencional era el más práctico y efectivo.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Herman Hoth
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 667
Registrado: Mié Sep 05, 2007 10:17 pm
Ubicación: M.O.E

Mensaje por Herman Hoth » Mié Feb 20, 2008 12:53 pm

De hecho durante la 1ªGM, el uso de cloro, fosgeno o gas mostaza, lanzado con proyectiles de artilleria, se volvio en alguna ocasion contra sus lanzadores por un cambio del viento.
En cuanto a la SGM, Japon uso gas mostaza contra los Chinos durante la invasión de Wuhan, de agosto a octubre de 1938,
La Alemania nazi revolucionó la guerra química al descubrir accidentalmente y fabricar en grandes cantidades, los agentes nerviosos que, desgraciadamente son populares actualmente por ataques terroristas, tabun, sarín y soman, pero por fortuna, el miedo al contra-ataque quimico les llevo a no usarlos.

Una pregunta, ¿cabria catalogar como armas quimicas al Zyklon B, el napalm o las bombas de fosforo? Yo creo que si. ¿y el lanzallamas?

Saludos compañeros.
"Nadie se queda atras, todos volvemos a casa".
"El tanque del comandante al frente, como guía a seguir".
"El dolor es temporal. El orgullo dura toda la vida."
"Cuando golpeas al enemigo lo haces con el puño, y no con los dedos".
¡Por España! ¡Desperta ferro!
es mi lema, triunfar o morir.!
[url=http://img109.imageshack.us/i/escudomoe.gif/][img]http://img109.imageshack.us/img109/8744/escudomoe.gif[/img][/url]

Avatar de Usuario
Álvaro
Miembro
Miembro
Mensajes: 336
Registrado: Sab Oct 21, 2006 9:24 pm
Ubicación: Tenerife, España

Mensaje por Álvaro » Mié Feb 20, 2008 1:56 pm

Herman Hoth escribió: Una pregunta, ¿cabria catalogar como armas quimicas al Zyklon B, el napalm o las bombas de fosforo? Yo creo que si. ¿y el lanzallamas?
Saludos compañeros.
Hay que distinguir entre: armamento químico, gases nerviosos y armamento biológico.
…y ahora ellos estarán diciendo ¡***, es el Hijoputa de Patton otra vez!
Y sí, es el Hijoputa de Patton, que ha vuelto.
(George Smith Patton)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9358
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Mié Feb 20, 2008 2:48 pm

¡Hola a todos!

Bueno, aquí hay que utilizar la terminología de la época, que normalmente se refería a gases venenosos o guerra química. En realidad, éste es un tema muy interesante, pero igualmente complejo.

A Hitler le preguntaron una vez (en 1939) cuál era el arma decisiva en una guerra, y respondió nombrando a la que no tuviera el enemigo. Lamentablemente, todos los contendientes de la IIGM tuvieron, más o menos, las mismas armas. Cuando pienso en el posible empleo de armas químicas por parte de Hitler, me imagino al dictador pensando que sería un remedio fatal, puesto que Alemania no tenía una flota lo suficientemente poderosa para desplegar una guerra tóxica a gran escala y tampoco tenía -que yo sepa- gases tóxicos en suficientes cantidades. En cambio, Hitler sabía, sobre todo a partir de 1943, que sus enemigos sí tenían una aviación estratégica. Por tanto, no sería un buen recurso para el antiguo morador de pensiones baratas.

Ahora bien, normalmente se acepta con unanimidad que durante la IIGM, con excepción de Japón en China, jamás se emplearon armas químicas. Bueno, yo no tengo un conocimiento de causa suficientemente amplio como para opinar sólidamente sobre esta cuestión; no sé cómo casa el empleo de bombas atómicas en Japón, y cómo encuadrar aquí la radioactividad.

Hay un libro muy interesante sobre este asunto de la guerra química. Se trata de Jeffrey Legro, Cooperation Under Fire: Anglo-German Restraint During World War II (Cornell University Press, 1995). En su capítulo 4, titulado Chemical Warfare, pp. 144-216, Legro escribe:

[Una de las cuestiones más intrigantes en la historia de la guerra es por qué no fueron usadas armas químicas en la IIGM. El gas venenoso fue empleado en una escala masiva en la IGM, especialmente en sus últimas etapas. En las décadas de 1920 y 1930 las naciones esperaban, y realizaron considerables esfuerzos para prepararse contra, la guerra química en un futuro conflicto. Sin embargo, en medio de las condiciones de “guerra total” de la IIGM, incluso los estados que se enfrentaban a una inminente extinción política no sacaron ventaja de todas las defensas que tenían disponibles. Los mayores combatientes nunca emplearon resueltamente armas químicas (con la excepción de Japón en China).]

Jeffrey Legro dice que para comprender esta anomalía es necesario en primer lugar detenerse a examinar lo ocurrido en la IGM. Aquí fueron los alemanes quienes emplearon por primera vez el uso de armas químicas. El 22 de abril de 1915, cerca de Ypres (Francia), Alemania soltó 150 toneladas de gas cloro. Luego aparecería el gas mostaza, que incrementó el número de bajas. Se calcula que se emplearon unas 125.000 toneladas de gases de batalla, produciendo un número de bajas que oscila entre las 530.000 y 1.300.000, aunque probablemente el número total fue mayor. Durante el conflicto en general un 4% de los proyectiles británicos fueron llenados de gas, aunque en 1918 ese número representó el 8.4%, lo que confirma que la práctica del uso de gas se amplió a medida del transcurso de la guerra. Los alemanes utilizaron el 60% de su empleo total de gases en el último año de la guerra, y si ésta hubiese continuado, el ritmo aumentaría sustancialmente, con los angloamericanos pretendiendo incrementar el porcentaje de proyectiles tóxicos al 25-30% del total, y con Berlín como objetivo final.

Con todo, la prohibición del empleo de gases en la guerra venía ya de la Conferencia de La Haya de 1899 y de la Segunda Conferencia de Paz de La Haya de 1907. Así que puede decirse que fueron los alemanes quienes primero violaron esos tratados en la IGM, abriendo la espita de la guerra química.

Durante los años de entreguerras se realizaron grandes esfuerzos para prohibir el uso de gases en un futuro conflicto, comenzando con la Conferencia de Washington de 1921-22, donde, basándose en el Tratado de Paz de Versalles, se prohibió el uso de gases venenosos en la guerra. El tratado fue firmado por las cinco potencias participantes (Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Japón e Italia), pero nunca entró en vigor por la objeción de Francia a las provisiones del tratado sobre submarinos.

El tema se volvió a tratar en la Conferencia de Ginebra de 1925 para la Supervisión del Mercado Internacional de Armas y Municiones y Mejoras de Guerra. Aquí se decidió resucitar las provisiones de guerra química de la Conferencia de Washington, lo que se conoció como Protocolo de Ginebra, el único acuerdo sobre guerra química concluido durante el periodo de entreguerras. Francia lo ratificó en 1926, la Unión Soviética en 1928, Alemania en 1929, e Inglaterra en 1930. Sin embargo, ni Estados Unidos ni Japón lo aprobaron ¡hasta la década de 1970!

Como siempre y por desgracia ocurre en este tipo de acuerdos, el Protocolo fue violado antes incluso del comienzo de la IIGM por Italia (que lo había firmado en 1928) en su guerra contra Abisinia (quien también había firmado el Protocolo de Ginebra en 1935 cuando descubrió que Italia estaba almacenando armas químicas). Italia usó gas mostaza y, según J. F. C. Fuller, el gran teórico militar, que estaba entonces en el escenario de la guerra, los resultados fueron impresionantes: “no es exagerado decir que el gas mostaza, rociado desde los aviones, fue el factor táctico decisivo de la guerra”. Aunque Fuller, imagino, estaba lejos de imaginar entonces los horrorosos resultados de los bombardeos masivos de finales de la IIGM.

Las razones que expone Legro para explicar la no utilización de armamento químico en la IIGM son de orde variado: militar, moral, social, económico, etc.

Yo no tengo la menor duda de que Hitler emplearía cualquier clase de arma que tuviese a su alcance siempre y cuando la considerase decisiva. Pero sólo Estados Unidos se vio en esa tesitura cuando decidió lanzar sus dos bombas atómicas sobre Japón.

Cuando uno contempla la terrible destrucción humana y material que causaron los bombardeos de la guerra, especialmente los sufridos por el pueblo alemán en 1943-45, resulta un poco sarcástico preguntarse por qué no se utilizaron armas químicas. ¿Para qué? me pregunto.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
>Tony<
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3247
Registrado: Dom Abr 01, 2007 1:14 pm

Mensaje por >Tony< » Mié Feb 20, 2008 10:12 pm

Una vez mas, mil gracias, camarada Jose Luis por abrir mis ojos de par en par.

Sobre guerra bacteriologica, solo tengo noticias de un "intento" por parte japonesa, donde, (como ya comente en otro post) planearon usar los famosos globos incendiarios para bombardear Estados Unidos, pero, en esa ocasion, en lugar de usar explosivos o liquidos inflamables, querian usar pulgas, infectadas con el virus de la peste.

Por supuesto, dicho plan, jamas se llevo a la practica, pero es la unica noticia que tengo sobre guerra bacteriologica en la 2º G.M.
La muerte de una persona, es una tragedia;
la muerte de miles, es solo una estadística
.
Joseph Stalin.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9358
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Mié Feb 20, 2008 11:18 pm

¡Hola a todos!
Roy escribió:Los Britanicos tenian su propio plan de bombardeo con gas: Operation VEGETARIAN.
Saludos, Roy. La Operation Vegetarian era palabras mayores. Ya no se trataba de guerra química tal como se venía entendiendo, es decir, el empleo de gases venenosos, sino de guerra biológica, pues suponía el empleo de ántrax, aunque de modo preventivo. Brian Palmer, Britain and Biological Warfare: Expert Advice and Science Policy, 1930-65 (New York: Palgrave, 2001) pp. 44-41, escribe al respecto:

[Operation Vegetarian, soon renamed Operation Aladdin, involved the manufacture of cattle cakes on a large scale. Production commenced towards the end of 1942 and was completed on 22 April 1943. Five million cattle cakes were manufactured in London and filled with anthrax at Porton, where they were stored. Special hoppers had been designed and these were intended to attach to aircraft, which would carry and discharge the cakes over agricultural land. The whole operation was evidently an interim measure, and recognized as such by Fildes who wrote to Topley that he wanted “to be in a position to say that we can retaliate at short notice, as required by our terms of reference, even though our retaliation may be feeble”.]

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9358
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Jue Feb 21, 2008 5:37 pm

¡Hola a todos!

Ya dije que este tema me parecía muy interesante y, en consecuencia, he estado intentando buscar respuestas a algunas de las preguntas que me han estado rondando. He buscado en los libros ya citados de Jeffrey Legro y Brian Balmer, y también en las obras de Robert Harris y Jeremy Paxman, A Higher Form of Killing: The Secret History of Chemical and Biological Warfare, y James A. Romano et al, Chemical Warfare Agents: Chemistry, Pharmacology, Toxicology, and Therapeutics. Este último libro en mi poder.

En general, no he encontrado razones en contra de mi previa asunción de que no se llevó a cabo una guerra química durante la IIGM porque la guerra de bombardeo masivo era más práctica y efectiva. Pero he encontrado algunos datos que abonan el campo de la especulación y del “What if?”.

Por ejemplo, seguro que todos hemos leído alguna vez la aparente fobia que Hitler tenía contra el empleo de gases tóxicos a raíz de sus propias experiencias durante la Gran Guerra, en cuya etapa final él mismo cayó víctima de los terribles efectos del gas venenoso. Cuando he buscado este tema en las obras arriba citadas, casi todos los autores coinciden en rechazar esta experiencia personal de Hitler como posible razón de su determinación de no emplear agentes químicos en la IIGM. Es más, Hitler tuvo realmente intenciones de usar agentes químicos en la guerra, pero finalmente desechó esta alternativa por varias razones, entre las que destacan fundamentalmente dos. El primer motivo fue que cuando consideró el uso de armas químicas, tras los desastres de 1943 (Stalingrado y Túnez), sus especialistas le advirtieron (erradamente, con sinceridad o sin ella) que los aliados estaban mucho más avanzados en el campo de las armas químicas y que tenían muchísimos más stocks acumulados que Alemania. El segundo motivo radica en que cuando el destino del Tercer Reich estaba más que sentenciado (digamos que en la misma época, esto es mediados de 1943 en adelante) y el recurso a este expediente de las armas químicas pudiera parecer la última solución para evitarlo, los aliados ya tenían en sus manos el señorío de los cielos.

Ahora bien, ¿qué hubiese sucedido si al poco de comenzar la guerra, o para ser más concreto, durante la campaña rusa de 1941, Hitler se decide a emplear gases venenosos en los campos de batalla y sobre las ciudades rusas? Claro que esta especulación pasa por alto el hecho de que, hasta esos momentos, Hitler estaba convencido absolutamente de su superioridad militar sobre sus enemigos y, por tanto, el uso de armas químicas no sólo parecería innecesario, sino también contraproducente, pues el enemigo también podría recurrir a ellas, complicando así las propias dificultades de la campaña. Aquí tenemos el primer asunto de consideración. A finales de la década de 1930 Hitler y su entorno creían que Alemania estaba por detrás de los posibles enemigos (Gran Bretaña y Estados Unidos) en la investigación, desarrollo y producción de agentes químicos venenosos. Quizás creían esto por lo sucedido en la Gran Guerra, sobre todo en sus etapas finales. Sin embargo, la realidad era muy distinta; Alemania era pionera en ese campo y contaba en 1939 con unas 12.000 toneladas de gases venenosos. Aunque los gases nerviosos Tabun, Sarin y Soman no serían producidos en suficientes cantidades hasta unos años después del comienzo de la guerra, en 1939 el stock de gases venenosos de Alemania superaba varias veces el de los angloamericanos.

Robert Harris y Jeremy Paxman dan una cuenta muy razonable de los nuevos gases nerviosos descubiertos por los alemanes. A finales de 1936 (23 de diciembre) el científico alemán Dr. Gerhard Schrader descubrió el gas nervioso Tabun (Le-100, Trilon-83) mientras investigaba con nuevos insecticidas. El científico fue llamado a Berlín para mostrar el Tabun a la Wehrmacht, que quedó impresionada. El coronel Rüdriger, jefe de las instalaciones de gas venenoso del ejército en Spandau, ordenó la construcción de nuevos laboratorios para construir cantidades suficientes de Tabun para pruebas de campo. Schrader, que trabajaba para la IG Farben, fue trasladado a una nueva fábrica en Elberfeld para continuar con sus experimentos. Un año más tarde, en 1938, descubrió una nueva sustancia tóxica de muchísimo más poder que el Tabun. Schrader la bautizó Sarin (T-144, Trilon-46), acrónimo de los nombres de los cuatro individuos clave que participaron en su producción: Schrader, Ambros, Rüdriger y van der Linde. En junio de 1939 se pasó la fórmula del Sarin a los laboratorios de la Wehrmacht en Berlín. Las pruebas sobre animales mostraron que era diez veces más venenoso que el Tabun.

Con la invasión de Polonia en curso, se ordenó la construcción de una nueva fábrica capaz de producir mil toneladas de Tabun al mes. Los trabajos comenzaron en enero de 1940 en los bosques de Silesia en la Polonia occidental. La fábrica se construyó cerca del Oder, a 40 kilómetros de Breslau, en un lugar llamado Dyhernfurth, cuyo nombre en clave para la Wehrmacht fue Hochwerk. La fábrica de Dyhernfurth se convirtió en una de las más grandes fábricas secretas del Tercer Reich, con una milla y media de largo y media milla de ancho, con capacidad para producir 3.000 toneladas mensuales de gas nervioso, empleando a unos 3.000 trabajadores, todos alemanes, alojados en grandes barracones construidos en un claro del bosque. Sin embargo, debido a las grandes dificultades del procesamiento de los gases nerviosos y a las medidas de protección, la fábrica no estuvo operacional hasta abril de 1942.

Más tarde el premio Nobel Richard Kuhn, trabajando para la Wehrmacht, descubrió el Soman, que, según James A. Romano et al, era una especie de combinación del Tabun y Sarin, pero mucho más tóxico. Luego vendrían los gases nerviosos llamados GE y GF. Según Legro, el Tercer Reich produjo un total de 65.000 toneladas de sustancias venenosas, de las cuales una gran mayoría (aprox. 70%) estaba en bombas y proyectiles.

En una reunión mantenida en el año 1943 en el Frente Oriental, Hitler preguntó al especialista Ambros sobre la posibilidad de emplear agentes químicos como arma de guerra. Ambros le dijo que era una alternativa arriesgada; aparte de que Alemania no se encontraba preparada para desatar una guerra química, los aliados, en su opinión (y aquí no sabemos si Ambros era sincero) tenían muchísima más capacidad para llevar a cabo este tipo de guerra. Si no recuerdo mal, Speer comenta algo de esto en sus memorias. Hitler no volvió a hablar del tema en toda la guerra (a diferencia de algunos de sus principales colaboradores); el asunto casaba de lleno con su manera de ver las cosas. No era al miedo a la respuesta del enemigo lo que lo alejó del empleo de armas químicas, sino simplemente que con ello no conseguía una solución decisiva para el curso de la guerra.

Algunos autores se preguntan qué habría sucedido si Hitler hubiese empleado los gases nerviosos en el Día-D de Normandía, y especulan en sus respuestas que la guerra pudo haber tomado otro rumbo. A mi juicio, olvidan algo fundamental; en junio de 1944 la aviación aliada tenía no ya la superioridad de los cielos, sino su completa supremacía. La Luftwaffe, de intentarlo, sería borrada de los cielos y su cargamento, quizás, se volvería contra las tropas alemanas del frente.

Veo que me he extendido bastante. Lo dejo aquí. ¿Pero no os parece un tema realmente morboso?

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
beltzo
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1343
Registrado: Jue Sep 29, 2005 8:49 am

Mensaje por beltzo » Jue Feb 21, 2008 7:57 pm

Hola a Todos:
A mi juicio, olvidan algo fundamental; en junio de 1944 la aviación aliada tenía no ya la superioridad de los cielos, sino su completa supremacía. La Luftwaffe, de intentarlo, sería borrada de los cielos y su cargamento, quizás, se volvería contra las tropas alemanas del frente.
El dominio aéreo aliada no me parece realmente relevante ya que los gases venenosos no se esparcen solo a traves de aviones, la artillería puede hacer otro tanto y probablemente las V2 eran también capaces de hacerlo, por no mencionar que los alemanes disponían de bombarderos como el Ar 234 fuera del alcance de la aviación aliada, con esto vengo a decir que la posibilidad real de Alemania de utilizar gases venenosos se mantuvo hasta casi el final.

Por parte aliada también hubo escarceos para utilizar gases, el mismo día que se producía el atentado contra Hitler, Churchill encargó que se sopesara seriamente la posibilidad de llevar a cabo un ataque con gases tóxicos contra la población alemana en represalia por los ataques sufridos por medio de las V1, algunos de sus colaboradores afirmaron que fue dificil hacer que se echase atras.

Los norteamericanos barajaron esa posibilidad en la fase de planificación del asalto a Iwo Jima, y parece que esta posibilidad se barajó seriamente habida cuenta de que fue el propio Roosevelt el que tercio en la cuestión, ellos no serían los primeros en hacer uso de tales medios.

En el caso alemán, gases como el sarin, el soman o el tabun no tenían parangón entre los que podían disponer los aliados, pero no solo eso, en la guerra bacteriológica, los alemanes conocían el toxin botulin, la sustancia venenosa más mortifera que conoce la humanidad (un kilo basta para matar a millones de personas) y además disponían de los nebulizadores necesarios para hacerlos llegar desde la costa belga a Inglaterra gracias a los vientos dominantes, pero así como el sarin soman o tabun se produjeron durante la guerra en grandes cantidades, la producción del toxin botulin fue suspendida, aunque estaban en condiciones de frabricarlo masivamente.

Sin embargo los alemanes estaban convencidos de que los aliados dispondrían de idénticos medios, y por tanto, ni siquiera Hitler se atrevió a arriesgarse con este tipo de ataque. El equilibrio técnologico (real o supuesto) y el miedo a las represalias fueron casi con toda seguridad el principal motivo para que ningún bando se atreviera a arriesgarse. Pero así como para los aliados esto no hubiera supuesto ninguna ventaja, ya que estaban ganando la guerra por otros medios, para los alemanes hubiese sido su única posibilidad de salir bien librados del conflicto en que se habían metido ya que eran ellos los que estaban mucho mejor pertrechados para esta clase de guerra, afortunadamente no parece que fueran conscientes de ello.

Saludos
"Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero sino, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío". Albert Einstein

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9358
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Jue Feb 21, 2008 8:20 pm

beltzo escribió:Hola a Todos:
A mi juicio, olvidan algo fundamental; en junio de 1944 la aviación aliada tenía no ya la superioridad de los cielos, sino su completa supremacía. La Luftwaffe, de intentarlo, sería borrada de los cielos y su cargamento, quizás, se volvería contra las tropas alemanas del frente.
El dominio aéreo aliada no me parece realmente relevante ya que los gases venenosos no se esparcen solo a traves de aviones, la artillería puede hacer otro tanto y probablemente las V2 eran también capaces de hacerlo, por no mencionar que los alemanes disponían de bombarderos como el Ar 234 fuera del alcance de la aviación aliada, con esto vengo a decir que la posibilidad real de Alemania de utilizar gases venenosos se mantuvo hasta casi el final.
Por una parte, ¿cuántos Arado 234 tenía operacionales la Luftwaffe en junio de 1944? ¿A qué te refieres a que estaban fuera del alcance de la aviación aliada? ¿A cuota de vuelo? Si es así, ¿crees que se pueden soltar bombas a cualquier altura con algo parecido a una cierta precisión en los objetivos?

En cuanto a los gases en proyectiles de artillería, cierto. Pero igualmente pregunto, ¿qué despliegue artillero sería necesario para que esta alternativa tuviera implicaciones estratégicas? ¿Tenían los alemanes tal cantidad de piezas de artillería? ¿Y estaban todas ellas adaptadas para utilizar esos proyectiles específicos?

Desconozco estas cuestiones. Pero desde luego me consta que Hitler no lo consideró una solución decisiva, de lo contrario la hubiera empleado.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Responder

Volver a “Historia general”

TEST