Sobre la responsabilidad y el castigo de los intelectuales nazis y fascistas

Cuestiones generales relativas a la Segunda Guerra Mundial

Moderador: Francis Currey

Responder
Plantigrado
Miembro
Miembro
Mensajes: 181
Registrado: Lun Sep 12, 2016 2:53 pm

Sobre la responsabilidad y el castigo de los intelectuales nazis y fascistas

Mensaje por Plantigrado » Lun Ago 26, 2019 11:23 am

A pesar de contar con lo que a mí me parece un componente irracionalista y en alguna medida antiintelectual, no por eso numerosos intelectuales dejaron de apoyar a movimientos fascistas o nazis después de la 1GM.

Se trataba en muchos de los casos de exaltar valores como el patriotismo, la sangre, el heroísmo, el elitismo por encima del culto a la universalidad, la razón y la libertad emanados (al menos teóricamente) por la Revolución Francesa y sus precusores los intelectuales ilustrados.

A mí me resulta especialmente significativo el asesinato de Moritz Schlik en 1936, uno de los fundadores del Círculo de Viena de filósofos neopositivistas lógicos, por un estudiante de filosofía que posteriormente se uniría al Partido Nazi austriaco.

En Italia los futuristas, encabezados por Filippo Tomasso Marinetti, participaron tempranamente en los fasci italiani di combatimentto, atraídos por su agresividad y una imagen en un principio antisistema.

Pronto se les uniría un pensador más clásico como Giovanni Gentile, heredero a su manera de la filosofía idealista hegeliana. Y Curzio Malaparte (aunque más tarde se desencantaría).

En Alemania el emergente y carismático filósofo Martin Heidegger se afilia al Partido Nazi, aún a costa de dejar tirado a su mentor filosófico Edmund Husserl que era judío y de tener relaciones amorosas con una joven alumna suya también judía que años más tarde también sería famosa, Hannah Arendt. Algunos también apuntarían al mismo carro a Ernst Jünger, aunque yo no lo contaría como nazi, al contrario, pero algunos de cuyos leitmotiv se confundían en aquellos años con los del nazismo.

En Francia tenemos a una serie de escritores tirando a excéntricos pero innovadores que también se ponen a tontear con esas ideas y que cuando estalla la 2GM se conviertirían en colaboracionistas de los nazis: Louis Ferdinand Céline, Pierre Drieu la Rochelle, Robert Brasillach.

Knut Hamsum en Noruega, que ya era por esa época un conocido y admirado autor se declara admirador de Hitler y Ezra Pound el poeta imagista de la generación perdida norteamericana de Mussolini. Durante los años de la guerra llegarían a profundizar ese compromiso político que se les volvió en contra tras la derrota.

Quizá cabría también señalar los coqueteos fascistas de Salvador Dalí por los que fue expulsado del grupo surrealista parisino. O los de Giménez Caballero, Eugenio D'Ors, José María Pemán y Dioniso Ridruejo (aunque éste último cambió de opinión) en España, claros supporters de Falange durante la guerra civil y los años inmediatamente posteriores.

O a Mircea Eliade y a Emil Cioran en Rumanía, simpatizantes de la Guardia de Hierro de Codreanu.

Tras la derrota militar del Eje en la 2GM algunos se pondrían de perfil, minimizando su pasado o tratando de ocultarlo ( Heidegger, Cioran, Eliade, Leni Riefenstalh, Werner Von Braun). Y algunos serían condenados al ostracismo y la vergüenza públicos, sin renegar de ese pasado (Céline, Hamsum, Pound-- éste último declarado enfermo mental).

El fin del nazifascismo también significó para algunos su propio fin personal. Pierre Drieu la Rochelle se suicidó en 1945, tras vivir más de un año escondiéndose. También supuso el final para Giovanni Gentile, que fue ejecutado en un atentado en 1944 por un grupo de partisanos dirigido por una antigua alumana suya, Teresa Mattei, que era militante comunista.

Robert Brasillach fue condenado a muerte y ejecutado de espaldas al paredón (como traidor) en febrero de 1945, tras un juicio controvertido en el que los intelectuales antifascistas estuvieron divididos.

A fin de cuentas decían sus defensores, es decir, los que pidieron clemencia en su caso en lugar de la pena de muerte, aunque no comulgasen con sus ideas políticas (Camus, Cocteau, Mauriac, Malraux, entre otros) tan sólo había sido un intelectual, había abogado por ideas en artículos periodísticos, por lo que sus delitos sólo habían sido de opinión. Que se sepa no había participado en actos de violencia física ni había dado órdenes concretas al respecto. Aunque sus detractores (Sartre entre ellos y en general los más afines al Partido Comunista) alegaron que sus opiniones igualmente, aunque fuese indirectamente, habían tenido consecuencias criminales. Al final los partidarios de que se ejecutase a Brasillach se llevaron el gato al agua.
Bueno, es un tema que se podría debatir hasta qué punto creemos o no en la libertad de expresión y en sus posibles limitaciones.
“Mientras la guerra sea considerada como mala, conservará su fascinación. Cuando sea tenida por vulgar, cesará su popularidad”.

Oscar Wilde, escritor irlandés.

Cornelius Sagan
Miembro
Miembro
Mensajes: 143
Registrado: Vie Mar 08, 2019 12:54 pm
Ubicación: Barcelona

Re: Sobre la responsabilidad y el castigo de los intelectuales nazis y fascistas

Mensaje por Cornelius Sagan » Lun Ago 26, 2019 2:10 pm

De manera tradicional los generadores de opinión o tendencia han quedado muy libres de respinsabilidades frente a los “efectos secundarios” que puedan producir dichas ideas... Esta idea se repite como un mantra de tal manera que cubre de impunidad cualquier barbaridad si ésta tiene sólo carácter intelectual o teórico. Estos es especialmente sangrante en intelectuales y economistas...
A mi entender es necesario que quien ayuda a dibujar un mundo determinado, afronte parte de la responsabilidad y la culpa de los efectos que tienen esas ideas, pues bien que saborean las mieles cuando los vientos les son faborables... No puede ser que cuando aparezcan los monstruos que ellos han ayudado a crear y alimentar pueda zanjarse el tema con un “yo simplemente pasaba por allí, yo solo metaforicé”

Cornelius Sagan
Miembro
Miembro
Mensajes: 143
Registrado: Vie Mar 08, 2019 12:54 pm
Ubicación: Barcelona

Re: Sobre la responsabilidad y el castigo de los intelectuales nazis y fascistas

Mensaje por Cornelius Sagan » Mar Ago 27, 2019 11:01 am

Un elemento actual que puede ayudar a la reflexión... el caso de la responsabilidad de la emisora RTLM (Radio Télévision Libre des Mille Collines) en el genocidio de Ruanda. El tribunal penal internacional condenó a sus respinsables: https://es.m.wikipedia.org/wiki/Radio_T ... e_Collines...
(Aunque hubiera estado bien qe también se hubiera juzgado a los ciudadanos franceses implicados en todo el asunto... pero ese es otro debate...).

Imagen
Portada de la revista “Kangura” en la que se comenta la mejor arma para matar cucarachas... Emmm en las publicaciones de mi colección los mensajes no son muy diferentes a estos... y bastanta antes del 33...
Por cierto, si quieren mirar los contenidos de esta publicación, les dejo un link donde pueden acceder a ellos...
http://rga1.lib.utexas.edu/index.php/Category:Kangura

Plantigrado
Miembro
Miembro
Mensajes: 181
Registrado: Lun Sep 12, 2016 2:53 pm

Re: Sobre la responsabilidad y el castigo de los intelectuales nazis y fascistas

Mensaje por Plantigrado » Mar Ago 27, 2019 12:05 pm

Algo que me parece curioso y cuestionable es el diferente trato que se dió a los científicos o técnicos dedicados a elaborar armas de destrucción al servicio del nazismo o fascismo con respecto al que se dió a los literatos o artistas que se dedicaron a la propaganda solo con palabras o imágenes.

Por ejemplo, Werner von Braun trabajó directamente en la fabricación de los misiles V2 que causaron miles de muertos en Bélgica e Inglaterra, supongo incluídos civiles, y para cuya producción se habían usado mano de obra esclava.

Hasta donde yo sé, cuando los aliados lo capturaron no solo no lo sometieron a juicio sino que le ofrecieron trabajo y status en buenas condiciones en los USA, en 1955 incluso le otorgaron la nacionalidad estadounidense. Se hizo la vista gorda sobre su pasado y se aprovecharon sus conocimientos en la carrera armamentística y espacial en la Guerra Fría. Es como si se suponiese que solo cumplía órdenes y era un profesional, no un nazi.

https://www.dw.com/es/wernher-von-braun ... a-49527072

También me parece curioso y cuestionable que a Ezra Pound acabase en un manicomio tras la guerra en lugar de en un paredón como Brasillach. ¿Estaba realmente loco Pound? No sé, me gustaría saber la opinión de un psiquiatra o psicólogo, pero me da la impresión de que no era un individuo tan mentalmente desequilibrado dentro del contexto de un país fascista en que vivía. Aunque en Estados Unidos fuese un raro.

https://elasombrario.com/ezra-pound-poeta-manicomio/
“Mientras la guerra sea considerada como mala, conservará su fascinación. Cuando sea tenida por vulgar, cesará su popularidad”.

Oscar Wilde, escritor irlandés.

Cornelius Sagan
Miembro
Miembro
Mensajes: 143
Registrado: Vie Mar 08, 2019 12:54 pm
Ubicación: Barcelona

Re: Sobre la responsabilidad y el castigo de los intelectuales nazis y fascistas

Mensaje por Cornelius Sagan » Mar Ago 27, 2019 1:04 pm

Algo que me parece curioso y cuestionable es el diferente trato que se dió a los científicos o técnicos dedicados a elaborar armas de destrucción al servicio del nazismo o fascismo con respecto al que se dió a los literatos o artistas que se dedicaron a la propaganda solo con palabras o imágenes.

Por ejemplo, Werner von Braun trabajó directamente en la fabricación de los misiles V2 que causaron miles de muertos en Bélgica e Inglaterra, supongo incluídos civiles, y para cuya producción se habían usado mano de obra esclava.
No hay nada como resultar útil,,, y si no que se lo digan a Shirō Ishii https://es.m.wikipedia.org/wiki/Shirō_Ishii infame director del Escuadrón 731 https://es.m.wikipedia.org/wiki/Escuadrón_731... amnistiado por los americanos... posiblemente uno de los casos más sangrantes de toda la guerra...

Plantigrado
Miembro
Miembro
Mensajes: 181
Registrado: Lun Sep 12, 2016 2:53 pm

Re: Sobre la responsabilidad y el castigo de los intelectuales nazis y fascistas

Mensaje por Plantigrado » Mié Ago 28, 2019 11:02 am

Cornelius Sagan escribió:
Mar Ago 27, 2019 11:01 am
Un elemento actual que puede ayudar a la reflexión... el caso de la responsabilidad de la emisora RTLM (Radio Télévision Libre des Mille Collines) en el genocidio de Ruanda. El tribunal penal internacional condenó a sus respinsables: https://es.m.wikipedia.org/wiki/Radio_T ... e_Collines...
(Aunque hubiera estado bien qe también se hubiera juzgado a los ciudadanos franceses implicados en todo el asunto... pero ese es otro debate...).

Imagen
Portada de la revista “Kangura” en la que se comenta la mejor arma para matar cucarachas... Emmm en las publicaciones de mi colección los mensajes no son muy diferentes a estos... y bastanta antes del 33...
Por cierto, si quieren mirar los contenidos de esta publicación, les dejo un link donde pueden acceder a ellos...
http://rga1.lib.utexas.edu/index.php/Category:Kangura
La Radio Television Libre des Milles Collines y la revista Kangura que pones como ejemplos emitían amenazas explícitas e incitaciones directas al asesinato. Es evidente que caen en lo que hoy en día se llama delito de odio.

Yo me pregunto (no lo sé en realidad) si Je suis partout, la revista profascista que probablemente fue la más representativa de los colaboracionista franceses con los nazis, llegó a caer en lo mismo o no. O al nivel de Der Strummer de Julius Streicher, de degradación sistemática y grosera de los judíos, que le acabó costando la horca a Streicher tras los Juicios de Nüremberg en 1946.

Me imagino los textos de Brasillach, por ejemplo, al que solo conozco por algunas citas y me lo imagino con un mensaje más sutil, más intelectual, que el de los energúmenos de los medios de comunicación ruandeses citados o que el de Streicher. Me imagino análisis políticos en los que se señalan culpables de cosas que le parecen mal, se proponen soluciones generalistas y se justifican o apoyan situaciones. Pero ¿no es eso lo que hacen todos los comentaristas políticos, al margen de lo acertado o desacertado moralmente/políticamente de su análisis?

En realidad lo que hoy entendemos por delito de odio no consiste exactamente en odiar, algo que en sí mismo no está penado, sino en la agresión física, la amenaza o humillación directa o la calumnia explícita.

Seguramente en el panorama político actual también podemos encontrar numerosos comentaristas de variadas ideologías que odian efectivamente a gentes de otras ideologías. La degradación caricaturesca del adversario/enemigo político es algo habitual que se encuentra todo los días en la redes sociales. Es evidente el odio que hay detrás y el caldo de cultivo implícito que supone para la marginación o privación de derechos sociales a esos supuestos enemigos políticos/sociales. Pero en una sociedad no totalitaria, donde cabe la disensión y propuestas políticas alternativas, son cosas que nos pueden disgustar y generar una repulsa moral, pero que no exactamente se pueden prohibir, entre otras cosas porque las podemos encontrar en todos los bandos. Ya forman parte de la normalidad.

Al decir lo anterior no estoy diciendo que a Je suis partout o a Brasillach no los vea corresponsables en gran medida de los horrores antisemitas que los nazis o los fascistas franceses activistas cometieron durante aquellos años. Yo creo que ciertamente lo eran.

Pero. ¿qué hacer cuando la promoción del odio se expresa sin amenazas o calumnias explícitas y personalizadas? Se supone que en una sociedad libre no existen delitos de opinión, por muy malas o equivocadas que esas opiniones nos parezcan a nivel personal o moral.

Se plantea la vieja paradoja de la tolerancia. ¿Se debe ser tolerante con los intolerantes? ¿No es la lucha contra los enemigos de la libertad la excusa perfecta para combatir en muchas ocasiones la misma libertad?

Otro de los colaboradores de Je suis partout era Louis Ferdinand Céline, que quizá se salvó de correr el mismo destino de Brasillach (el paredón) porque escapó de Francia tras la derrota del Eje y no volvió hasta 1951, aprovechando una amnistía, cuando las aguas ya estaban más calmadas. Aún así a había sido condenado a muerte in absentia en los años precedentes y cuando volvió fue declarado desgracia nacional, título que a mí me parece muy pintoresco para cualquier ciudadano que lo ostente.

Me imagino a Céline, haciendo gala del sentido de humor sarcástico que lo caracterizaba, dirigiéndose a sus paisanos en 1951 y diciendo irónicamente:

--Mesdames et messieurs, yo soy desgracia nacional.
“Mientras la guerra sea considerada como mala, conservará su fascinación. Cuando sea tenida por vulgar, cesará su popularidad”.

Oscar Wilde, escritor irlandés.

Cornelius Sagan
Miembro
Miembro
Mensajes: 143
Registrado: Vie Mar 08, 2019 12:54 pm
Ubicación: Barcelona

Re: Sobre la responsabilidad y el castigo de los intelectuales nazis y fascistas

Mensaje por Cornelius Sagan » Mié Ago 28, 2019 10:14 pm

Es un tema este complejo, y posiblemente no exista una respuesta acertada, porque está vinculada a (disculpenme por la expresión) las “tragaderas” de cada uno... A nivel personal, visto qe al final, el tren que nos lleva al desastre está empujado por todos, me resulta difícil no alertarme por los empujones por muy sutiles y elegantes parezcan. Está claro que en las SA eran más zafios qe las SS, pero en todos los movimientos existen personas que les gusta beber en jarra y otros estirando el meñique... Si el resultado (sea el estilo qe sea) es discriminar, marginar u oprimir bajo pseudoargumentos, yo creo qe se debe ser intransigente (opinión personal). La libertad de opinión no puede pasar por encima de otros derechos (cosa difícil de entender en un mundo neoliberal como el nuestro).

Respecto a la revista expuesta como ejemplo, tiene usted razón qe se le va un poco la mano, y sería más comparable con libretos como Der Stürmer” o
"Das Schwarze Korp”... pero incluso en ruanda (y en francia) existia prensa “elegante” qe ayudó a crear el caldo de cultivo que provocó el genocidio.
Por cierto, a veces es más complicado conseguir prensa contemporanea qe histórica. Hace tiempo qe busco un ejemplar de Kangura y es totalmente imposible...

Plantigrado
Miembro
Miembro
Mensajes: 181
Registrado: Lun Sep 12, 2016 2:53 pm

Re: Sobre la responsabilidad y el castigo de los intelectuales nazis y fascistas

Mensaje por Plantigrado » Dom Sep 01, 2019 11:58 am

Otro intelectual nazi importante que no mencioné en mi primer post fue Alfred Rosenberg. Aunque yo creo que su importancia se debió más a que era un camisa vieja del Partido Nazi que a que fuese convincente como intelectual.

Escribió un libro titulado El mito del siglo XX(1928) que fue promocionado por el régimen nazi y que se vendió bastante mientras duró en Alemania, pero del que en plan confidencial se referían despectivamente bastantes jerarcas nazis (Hitler, Goering, Himmler, Goebbles).

Rosenberg acabó sus días ahorcado en 1946, tras ser sentenciado a muerte tras los juicios de Nüremberg. El libro pretende ser un estudio antropológico racista y cuasidarwinista social de la evolución de la civilización y la cultura humanas, cuya culminación se propone en el nacionalsocialismo alemán.

Si Rosenberg se hubiese limitado a filosofar como hacía en ese libro probablemente no habría acabado en la horca, quizá tan solo hubiese sido condenado al ostracismo y repudiado, como le pasó a Heidegger. Pero es que además Rosenberg fue Ministro de los Territorios Ocupados del Este y por lo tanto estaba manchado directamente por los numerosos crímenes de guerra y contra la Humanidad que se cometieron bajo sus órdenes o con su consentimiento.

Podríamos señalar aquí un contraste con su compañero de banquillo en los Juicios de Nüremberg Julius Streicher. Aquí Rosenberg sería el elegante intelectual y Streicher el zafio libelista. Ambos difundieron el odio a su manera, me parece claro, pero solo uno podría haber sido imputado hoy en día por delito de odio en base a sus escritos.
“Mientras la guerra sea considerada como mala, conservará su fascinación. Cuando sea tenida por vulgar, cesará su popularidad”.

Oscar Wilde, escritor irlandés.

Cornelius Sagan
Miembro
Miembro
Mensajes: 143
Registrado: Vie Mar 08, 2019 12:54 pm
Ubicación: Barcelona

Re: Sobre la responsabilidad y el castigo de los intelectuales nazis y fascistas

Mensaje por Cornelius Sagan » Dom Sep 01, 2019 1:22 pm

Aunque un final muy adecuado para ambos, tiene usted razon de que hoy, sólo uno recibiría un castigo ejemplar....

Como curiosidad de coleccionista... Ése y otros libros son relativamente fáciles de encontrar y a bajos precios (como coleccionista de documentos no podían faltar)... Existe una extensa literatura supremacista y etnicista editada antes y durante el conflicto....

Imagen

Imagen

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2361
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Re: Sobre la responsabilidad y el castigo de los intelectuales nazis y fascistas

Mensaje por David L » Mié Sep 04, 2019 4:47 am

Hola a todos,

El papel de los intelectuales es sumamente importante a la hora de asentar determinismos ideológicos entre las masas, son ellos quienes disponen, en cierta manera, de una superioridad moral debido a su trayectoria personal y profesional. A su vez, son los que ofrecen valor “empírico” a todas esas amalgamas de ideas que conforman cualquier espectro ideológico erigiéndose en referentes para la población, de ahí que en casos como algunos de los que has mencionado su final no fuese precisamente venturoso. Brasillach, por ejemplo, fue un intelectual comprometido fruto de su época, su padre muere en la IGM en los campos de batalla europeos y él vive en primera persona la evolución política de la Francia de entreguerras, una trayectoria política que llevó al país a una crisis interna donde la propia existencia de la III República estuvo a punto de fenecer antes del estallido mismo de la IIGM. La democracia burguesa, tal y como se entendía entonces, no parecía satisfacer a jóvenes comprometidos con una renovación espiritual que aunase a una gran parte de la ciudadanía europea y es ahí donde entran en juego otras opciones políticas . Los postulados fascistas eran una opción atrayente para una importante parte de la juventud del momento, muchos apostaron por ellos y posteriormente la Wehrmacht asentaría con sus victorias la legitimización de sus ideas. Brasillach, por seguir con este intelectual francés, no mató a nadie directamente, pero apostó por influir mediante sus escritos en la propagación y plasmación sobre el terreno de las mismas. Su influencia, como la de otros intelectuales, ayudó a la difusión de las mismas y decidió apostar por una militancia de trinchera. Su juicio fue muy polémico, precisamente por todas esa razones que enumeras anteriormente, pero seguramente lo que decidió su suerte fue su apuesta por una colaboración, que no cooperación, con las fuerzas ocupantes, en su caso mediante el uso de la pluma en vez de la pistola.

Saludos.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Responder

Volver a “Historia general”

TEST