El "Ye Olde Pub"

Organización y despliegue de las fuerzas aéreas. Aviones de combate

Moderador: Audie Murphy

Avatar de Usuario
UHU
Miembro
Miembro
Mensajes: 147
Registrado: Mar Sep 03, 2013 10:33 pm
Ubicación: Carnavales en casa.

Re: El "Ye Olde Pub"

Mensaje por UHU » Vie Mar 28, 2014 4:07 pm

Buen día a todos.

Este es el tipo de situaciones donde es la persona la que hace la diferencia y no las ordenes del comando o la lógica de la guerra. Nadie hubiera podido condenar a Stigler por derribar al B-17, como tampoco (al menos yo) se le puede condenar por haber tenido misericordia con el enemigo. En una entrevista de la TV Canadiense después de su re encuentro con Brown cuarenta años después de la guerra, Franz Stigler recordó unas palabras del que era su comandante directo Gustav Rödel el cual les enseño que "para sobrevivir moralmente a una guerra se debía combatir con honor y humanidad." En lo personal nada condenable la decisión tomada por el piloto alemán al contrario muy honorable.

Saludos.
"Solo el que se da por vencido esta perdido" Hans-Ulrich Rudel.

Avatar de Usuario
magón
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 540
Registrado: Lun Abr 09, 2007 8:59 pm
Ubicación: Isla Perejil

Re: El "Ye Olde Pub"

Mensaje por magón » Lun May 26, 2014 6:21 pm

El escritor español Arturo Perez Reverte, habla en uno de sus estupendos articulos sobre el incidente del avión.

Aqui una parte del articulo

Me acordé entonces del Incidente Charlie Brown. Y de lo saludable que sería leer Historia, o simplemente leer, para la infame, navajera, burda y poco ilustrada clase política española. La de referencias útiles que podrían obtener. Incluso éticas, si se pusieran a ello. Modelos morales de comportamiento público -porque luego, en privado, compartiendo negocio, los veo besarse en la boca hasta con lengua- que nos irían muy bien a todos. Y el conocido por Incidente Charlie Brown, como digo, es uno de esos modelos. Ocurrió en una guerra mundial, la segunda, que fue una de las más atroces vividas por la Humanidad. Y sin embargo, ahí está. Para quien quiera sacar conclusiones útiles. Para quien crea que el ser humano puede ser honorable incluso desde bandos opuestos, en un mundo atroz y ensangrentado.

El 20 de diciembre de 1943, el B-17 norteamericano Ye Olde Pub, pilotado por el segundo teniente Charlie L. Brown, muy averiado tras una misión de bombardeo sobre Bremen, intentaba en solitario regresar a su base en Inglaterra, con el artillero de cola muerto y seis tripulantes heridos, incluido el piloto. Sólo tres hombres a bordo quedaban sanos. El avión volaba a duras penas dejando una estela de humo, con un motor parado y otro dañado, el plexiglás de la cabina roto, el timón de dirección partido y los sistemas hidráulicos y eléctricos fuera de servicio. Sus tripulantes estaban seguros de que nunca llegarían a Inglaterra.

Todavía sobre territorio alemán, el bombardero fue detectado por el piloto de la Luftwaffe Franz Stigler, de 26 años de edad, que en ese momento tenía 22 derribos en su haber, y sólo necesitaba uno más para ganar la Cruz de Caballero. A los mandos de su Messerschmitt Bf-109, Stigler se acercó al avión enemigo, dispuesto a derribarlo, pero comprobó con sorpresa que desde él nadie le disparaba. Que el B-17, acribillado de metralla antiaérea, seguía su renqueante vuelo hacia la costa, que en la destrozada torreta de cola el artillero estaba muerto, y que a través del plexiglás roto se veía a los tripulantes heridos, ateridos de frío, intentando socorrerse unos a otros. Entonces, situándose junto a la cabina destrozada del aparato enemigo, Ziegler se encontró con el rostro del piloto americano herido que lo miraba. «Para mí, dispararles en ese momento -confesaría 40 años más tarde- habría sido como hacerlo mientras saltaban en paracaídas». Así que tomó una decisión: situándose a su lado, muy cerca de él para que las baterías antiaéreas alemanas no lo atacaran, Ziegler acompañó al enemigo vencido, escoltándolo hasta la costa, y allí alzó la mano en un saludo, dio media vuelta y regresó a su base. Nunca contó la historia a sus jefes, porque lo habrían fusilado.

Charlie Brown pudo llevar su avión hasta Inglaterra. Y allí le prohibieron dar publicidad a un incidente que revelaba la humanidad de un enemigo que volaba con la esvástica nazi pintada en el timón de cola. Tardó mucho tiempo en hablar de ello, pero al fin empezó a investigar. Habrían de pasar 40 años hasta que Brown diese con el hombre que salvó su vida y la de sus compañeros. Tras muchas pesquisas, recibió al fin una carta desde Canadá con un breve texto:«Yo era él». Se encontraron, fueron amigos el resto de su vida y murieron ancianos, como si el Destino los tuviera vinculados desde aquel día lejano, en 2008, con sólo unos meses de diferencia. En ambas esquelas mortuorias, Stigler y Brown fueron mencionados como «hermano especial» del otro.

fuente : http://www.perezreverte.com/articulo/pa ... -decentes/


Saludos desde las Rias Bajas

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9616
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: El "Ye Olde Pub"

Mensaje por José Luis » Lun May 26, 2014 9:14 pm

¡Hola a todos!

Bien por don Arturo Pérez Reverte. Al margen, las historias de Franz Stigler y Charlie Brown están periodísticamente retratadas por Adam Makos y Larry Alexander en un libro con un título muy acertado: A Higher Call (New York: The Berkley Publishing Group, 2012). Cuando Makos llamó por teléfono a Charlie para concertar una entrevista y saber qué había pasado realmente el 20 de diciembre de 1943, Charlie le preguntó: "¿Quiere conocer realmente toda la historia sobre lo que me ocurrió a mí y a mi tripulación?" Ante la respuesta obvia de Makos, Charlie dijo: "Entonces no creo que debiera empezar hablando conmigo". "¿Seguro?", le preguntó Makos. Charlie respondió: "Si realmente quiere conocer toda la historia, sepa primero de Franz Stigler...Todavía está vivo...Mejor, visítelo. Él y su mujer todavía viven en Vancouver, Canadá. Cuando tenga su historia, vuelva a visitarme y le diré la mía". Cuando Makos estaba a punto de excusarse y decirle que no tenía interés alguno en conocer la perspectiva de un piloto de caza alemán, Charlie le espetó: "En esta historia yo sólo soy un personaje; Franz Stigler es el auténtico héroe".

En febrero de 2004, Makos partió hacia Vancouver y pasaría una semana con Franz Stigler; luego regresó a Miami y pasó otra semana con Charlie. Makos publicó la historia de ambos en una revista que había fundado cuando tenía quince años y que ahora absorbía todo su tiempo; la revista llevaba escrita en su portada su misión: "Preservando los sacrificios de los veteranos de América". Como la historia tuvo una gran acogida y los lectores querían saber más, Makos preguntó a Charlie y Franz si le dejarían escribir su historia en un libro. Aceptaron y pasarían ocho años hasta que Makos tuvo escrito el libro: cuatro años de entrevistas con Charlie y Franz, y cuatro años de investigación.

Así pues, el libro es en buena parte la propia historia contada por sus dos protagonistas principales.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9616
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: El "Ye Olde Pub"

Mensaje por José Luis » Mar May 27, 2014 1:31 pm

¡Hola a todos!

Quisiera añadir cierta información más en relación con el trasfondo visible en el artículo de don Arturo. Makos cuenta que Stigler habló con Galland por teléfono admitiendo que había dejado escapar al B-17 de Brown. Galland, que admitió que haría lo mismo que Stigler en esas circunstancias (si bien pensaba que Stigler había cometido un acto de abandono del deber, pensaba sin embargo que había hecho lo correcto), le reveló que había ordenado a la revista Jäger Blatt publicar una carta que Brown había dirigido a Stigler relacionada con las historia y dándole las gracias. Stigler y Galland continuarían hablando todas las semanas hasta la muerte del segundo en 1996.

Jäger Blatt contó la historia de la reunión de Stigler con Brown bajo el título de "Un Acto de Caballerosidad sobre los Cielos de Europa". Pues bien, a partir de entonces Stigler comenzó a recibir llamadas telefónicas desde Alemania cuyos mensajes tenían por denominador común (lo dejo en el original inglés de Makos):

“Is this Franz Stigler?”
Ja.”
“You pigheaded asshole.” Click.

O bien:
“Are you Franz Stigler, who didn’t shoot the B-17 down?”
Ja.”
“Traitor!” Click.

Estas llamadas perturbaron a su esposa (Hiya) hasta que Stigler le dijo: "Debes comprender que la gente estaba siendo muerta por los B-17 y esta persona que llamó quizá perdió a su familia en un bombardeo".

Y la cosa no se ciñó a quienes llamaron desde Alemania. No todo el mundo (aunque sí afortunadamente la mayoría) recibió bien la historia de Stigler, ni siquiera en Canadá. Stigler recibió algunas llamadas de canadienses con mensajes del siguiente tenor:

“Is this Franz Stigler?”
Ja.”
“Go home, you Nazi bastard.” Click. (Todas las citas en Makos, 365-366).

Lamentablemente, de todo hay en esta jungla.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
magón
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 540
Registrado: Lun Abr 09, 2007 8:59 pm
Ubicación: Isla Perejil

Re: El "Ye Olde Pub"

Mensaje por magón » Mié May 28, 2014 12:16 am

Jose Luis, es siempre un placer leerte y disfrutar con tu erudición

Saludos desde las Rias Bajas

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9616
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: El "Ye Olde Pub"

Mensaje por José Luis » Mié May 28, 2014 6:44 am

¡Hola a todos!
magón escribió:Jose Luis...
Gracias, paisano. Acciones individuales como la tomada por Franz Stigler el 20 de diciembre de 1943 demuestran los valores ético-morales y el fair play de su autor. algo digno de subrayar en unas fuerzas armadas -Wehrmacht- caracterizadas por la claudicación general de la conciencia individual de sus miembros, quienes en una abrumadora mayoría cedieron al "espíritu de los tiempos" reinante en la Alemania nazi y en la guerra nazi. Afortunadamente para la humanidad en general y Alemania en particular, hubo una minoría notable de soldados alemanes que, tarde o temprano, en uno u otro momento, mantuvieron el tipo y antepusieron los dictados de sus conciencias individuales al dictado criminal de la ideología nazi. A esta minoría pertenece Franz Stigler, a quien la Gestapo, unos meses antes del suceso de la historia que se ha relato aquí, pretendió acusar de traición sobre la base de que, según la Gestapo, había evidencias que lo relacionaban con traidores al esfuerzo de guerra alemán. Quizá la presencia de Steinhoff, el entonces comandante del JG-77, en el interrogatorio de la Gestapo a Stigler, fue determinante para que el asunto no prosperara. Realmente, Stigler no tenía conexiones (aunque sí las había tenido su hermano, ya muerto) con cualquiera de los grupos de resistencia alemanes, aunque les reconoció a los dos hombres de la Gestapo que había seguido los sermones del cardenal von Faulhaber y el obispo von Galen. Los de la Gestapo le dijeron que cuidara sus palabras, y luego se marcharon.

Seinhoff, gran as de la Luftwaffe y enemigo del Partido nazi, había tenido un affair con la Gestapo en 1941. Si la cuenta de Makos (en el mismo relato que precede, p. 125) es verídica, la Gestapo fue a Rusia a investigar la unidad de Steinhoff, la JG-52, en base a la supuesta ascendencia judía de unos cuantos pilotos de la unidad. Steinhoff se negó a colaborar y le dijo al jefe del equipo de la Gestapo que tendrían suerte si salían vivos de Rusia. El aludido preguntó si la Luftwaffe no controlaba los cielos de Rusia, y Steinhoff le dijo que no, que era porque los de la Gestapo acababan de ganarse cuarenta pilotos de caza como enemigos, y estos pilotos no habían añadido todavía un JU-52 a su lista de victorias. En fin, ahí queda la anécdota, sea auténtica o adornada.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
expersonalidad naval
Miembro
Miembro
Mensajes: 298
Registrado: Vie Jun 26, 2009 5:54 pm

Re: El "Ye Olde Pub"

Mensaje por expersonalidad naval » Jue Ene 04, 2018 3:49 pm

Completó con el artículo del diario el País por el que conocí la historia. No aporta datos nuevos, pero está bien escrito.

https://elpais.com/cultura/2018/01/02/a ... 84485.html
Desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta. ( Atribuida a Socrates)

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 5988
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Franz Stigler y Charlie Brown

Mensaje por Kurt_Steiner » Sab Abr 18, 2020 10:44 am

El segundo teniente Charles L. «Charlie» Brown, pilotaba un B-17F, "Ye Olde Pub" con el 379º Grupo de Bombardeo de la 8ª Fuerza Aérea de las Fuerzas Aéreas del Ejército de los Estados Unidos (USAAF), estacionada en RAF Kimbolton, Inglaterra.

Franz Stigler (1915-2008), un expiloto de la aerolínea Lufthansa de Baviera, era un veterano piloto de combate de la Luftwaffe de la Jagdgeschwader 27. ​Sirvió en Europa y en África del Norte y formaría parte de la mítica JV 44.

La misión fue la primera de la tripulación de Ye Olde Pub y se dirigió contra el complejo de Focke-Wulf en Bremen. Los hombres del 527º Escuadrón de Bombardeo fueron informados en la sesión informativa previa a la misión de que podrían encontrarse con gran cantidad de cazas alemanes. Bremen estaba defendido por 250 cañones antiaéreos. La tripulación de Brown fue asignada para volar en la posición «Purple Heart Corner» (Esquina del Corazón Púrpura), un lugar en el borde de la formación que se consideraba especialmente peligroso porque los alemanes apuntaban especialmente a esos bordes, en lugar de disparar directamente al medio de la formación. Sin embargo, dado que tres bombarderos tuvieron que retornar debido a problemas mecánicos, a Brown se le dijo finalmente que avanzara al frente de la formación. ​

Para esta misión, la tripulación de Ye Olde Pub estaba formada por

2º Teniente Charlie Brown: piloto y comandante de la aeronave
2º Teniente Spencer «Pinky» Luke: copiloto
2º Teniente Al «Doc» Sadok: navegante
2º Teniente Robert «Andy» Andrews: bombardero
Sargento Bertrand «Frenchy» Coulombe: artillero de torreta superior e ingeniero de vuelo
Sargento Dick Pechout: operador de radio
Sargento Hugh «Ecky» Eckenrode: artillero de cola
Sargento Lloyd Jennings: artillero de cintura izquierda
Sargento Alex «Ruso» Yelesanko: artillero de cintura derecha
Sargento Sam «Blackie» Blackford: artillero de torreta esférica

El B-17 comenzó su bombardeo a 8320 metros. Antes de que el bombardero lanzara su carga de bombas, el preciso fuego antiaéreo destrozó el morro de la aeronave, dejó fuera de combate al motor 2 y dañó al 4, lo que ralentizó al bombardero, por lo que Brown no pudo permanecer con su formación y quedó rezagado, sufriendo continuados ataques enemigos.

El B-17 de Brown fue atacado entonces por más de una docena de cazas Messerschmitt Bf 109 y Focke-Wulf Fw 190 de la JG 11 durante más de diez minutos, sufriendo daños adicionales, incluido daños al motor número 3, que quedó reducido a la mitad de potencia (lo que significa que el avión tendría, en el mejor de los casos, el 40% de su potencia total). Los sistemas internos de oxígeno, hidráulicos y eléctricos del bombardero también sufrieron daños, y perdió la mitad de su timón y su elevador de babor (lado izquierdo), así como su cono del morro. Muchas de las armas de los artilleros se atascaron, probablemente como resultado de la pérdida de los sistemas a bordo que conducen a mecanismos congelados (la tripulación de tierra no engrasó las armas correctamente), dejando al bombardero con solo dos armas de torreta dorsal y una de tres cañones de tiro delantero (de 11 disponibles) para defensa.

La mayoría de la tripulación resultó herida: el artillero de cola, Eckenrode, había sido decapitado por un impacto directo de un proyectil de cañón, mientras que Yelesanko fue gravemente herido en la pierna por metralla; los pies de Blackford se congelaron debido a los cables de calefacción en cortocircuito de su uniforme; Pechout había sido alcanzado en el ojo por un proyectil de cañón y Brown resultó herido en su hombro derecho. Los inyectables de morfina de a bordo se congelaron, complicando los esfuerzos de primeros auxilios de la tripulación, mientras que la radio fue destruida y el exterior del bombardero sufrió graves daños. Milagrosamente, todos menos Eckenrode sobrevivieron.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 5988
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Franz Stigler y Charlie Brown

Mensaje por Kurt_Steiner » Sab Abr 18, 2020 10:56 am

Imagen

El bombardero de Brown fue avistado desde tierra. Franz Stigler (entonces con 27 victorias en su haber), que estaba repostando y rearmando en un aeródromo, despegó con su Messerschmitt Bf 109 G-6 (que tenía una bala de calibre 50 incrustada en el radiador, lo que ponía en riesgo de sobrecalentamiento al motor) y rápidamente alcanzó el avión de Brown. A través del fuselaje dañado del bombardero, Stigler pudo ver a la tripulación herida e incapacitada. Para sorpresa del piloto estadounidense, Stigler no abrió fuego contra el indefenso bombardero. Recordó las palabras de uno de sus oficiales de la JG 27, Gustav Rödel, cuando estuvo en el norte de África: «Si alguna vez veo o escucho que disparas a un hombre en paracaídas, te dispararé yo mismo». Stigler luego comentó: «Para mí, era como si estuvieran en un paracaídas. Los vi y no pude derribarlos».

Stigler se acercó al costado del avión y vio a Brown intentado controlar desesperadamente el avión. Cuando la tripulación se dio cuenta de la presencia del Bf 109, el pánico les invadió. Entonces sucedió algo inesperado.

Stigler intentó dos veces que Brown aterrizara su avión en un campo de aviación alemán y se rindiera, o se desviara a la cercana neutral Suecia, donde él y su tripulación recibirían tratamiento médico y serían internados el resto de la guerra. Brown se negó, y siguieron volando, con el Bf 109 cerca del avión de Brownpara que las unidades antiaéreas alemanas dispararan al bombardero; escoltó al B-17 dañado sobre la costa hasta que llegaron a aguas abiertas. Brown, inseguro de las intenciones de Stigler en ese momento, ordenó a su artillero de la torreta dorsal que apuntara a Stigler pero sin abrir fuego. Seguro de que el bombardero estaba fuera del espacio aéreo alemán, Stigler partió con un saludo.

Brown logró volar los 250 millas (402 km) a través del Mar del Norte y aterrizar su avión en RAF Seething, base del 448º Grupo de Bombarderos, y en el informe posterior al vuelo informó a sus oficiales sobre cómo un piloto de combate alemán lo había dejado ir. Se le dijo que no repitiera esto al resto de la unidad para no generar ningún sentimiento positivo sobre los pilotos enemigos. Brown comentó: «Alguien decidió que no puedes ser humano y volar en una cabina de mando alemana». Stigler informó que había derribado al bombardero enemigo, sabiendo que un piloto alemán que evitara al enemigo mientras estaba en combate se arriesgaba a la ejecución.

Brown Completó su turno de servicio y regresó a su hogar en Virginia Occidental. Serviría en la recién establecida Fuerza Aérea de los Estados Unidos hasta 1965. Más tarde, como Oficial del Servicio Exterior del Departamento de Estado, realizó numerosos viajes a Laos y Vietnam. En 1972 se retiró del servicio gubernamental y se mudó a Miami para convertirse en inventor.

Stigler se mudó a Vancouver, Canadá, en 1953 y se convirtió en un exitoso hombre de negocios.

Imagen

Cuarenta años después, Stigler y Brown se encontraron. Brown lo había estado buscando y se reencontraron en 1989, en una reunión de veteranos. Cuando le preguntaron a Stigler porqué no lo derribó, dijo que no había tenido corazón para disparar. Ellos estaban luchando desesperadamente para volver a su base. Dispararles, dijo Stigler, hubiera sido como abrir fuego contra un piloto colgando en paracaídas.

La amistad entre ambos pilotos duraría hasta la muerte de ambos pilotos. Stigler consideraría a Brown como a un hermano. Stigler había perdido a su hermano August durante la guerra, que fue derribado sobre el Canal de la Mancha.

Stigler voló un total 487 misiones, derribado 17 veces y herido siete. Derribó 28 aviones más 30 probables.

Brown voló 29 misiones sobre Europa, 24 de ellas sobre Alemania, siendo heridos dos veces. De vuelta en EEUU, fue instructor de vuelo. Posteriormente pilotó un C-54 sobre China, India y Birmania



NOTA-La fuente de las tres imágenes es este video de youtube del gran Trufault, que inspiró este hilo.
https://www.youtube.com/watch?v=gWWIkl_JOtc

Responder

Volver a “Aviación de combate de los Aliados”

TEST