Paracaidismo ¿Método de combate e invasión?

Estrategia y tácticas de combate

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Paracaidismo ¿Método de combate e invasión?

Mensaje por Shindler » Mié Feb 04, 2009 9:04 pm

Paracaidismo ¿Método de combate e invasión?

Introducción


Saludos a todos. Les presento aqui un informe sobre las tropas paracaidístas como arma de guerra, un informe que armé gracias a la concurrencia durante el pasado año a un intercambio cultural, de clases técnico-históricas de las FFAA de Uruguay, clases éstas que se dan a los aspirantes a oficiales de la Fuerza Aérea uruguaya. Agradezco a las autoridades por brindarme ésta oportunidad. (Me preguntarán si salté???....Pues no, el Chin lejos de las alturas y el mar :mrgreen: )


Todos sabemos que las guerras nos prueban constantemente a niveles ininmaginados, pero paradógicamente la necesidad de estar por delante de la tecnología del enemigo nos hace avanzar en cuanto a la imaginación para la creación de armas definitivas. He visto en el foro y a cada tema tratado en el curso me ha hecho recordar las cuestiones tales como ¿Que arma fue determinante? o la mas importante, y creo que para la infantería apoyada por los paracaidístas sin duda el paracaídas es algo que no hay que dejar fuera de los candidatos. Además de tener presente las otras utilidades que el paracaídas afrontó durante la SGM, desde invasiones tierra adentro en territorio enemigo ocupado, hasta rescates, incursiones ofensivas y hasta llevar alimentos y armamento en los lugares estratégicos requeridos.

La primera guerra mundial concebió nuevas armas, que incluso su mayoría no lo fueron antes de estallar la guerra. Había que concebirlas, producirlas y aplicarlas* pues el efecto de las armas defensivas se nivelaban los medios combativos superiores.

*Curiosamente el orden de aquel entonces era ese: Concebir - producir - Aplicar cosa diferente hoy día: Concebir - Probar efectividad - Producir - Utilizar.

Si alguno de los comandos operativos hubiera podido aplicar en forma sorpresiva y en una medida suficientemente amplia un arma nueva, de modo de llegar, superando el campo táctico a adquirir libertad en la conducción operativa de la guerra, se hubiera puesto fin decisivo en el campo de batalla. (o al menos la guerra no hubiese sido tan cruel y larga).

Por ende, no se aprovecharon las posibilidades por diversidad de motivos. Por ello la guerra se convirtió en una lucha devastadora y sin espíritu. Así los partidarios de la lucha aérea operativa tomaron ésta paralización en la conducción de la guerra como excusa y motivo para la llamada "arma del espacio" y darle un papel decisivo en la guerra del futuro.

Douhet, creador de la teoría de la guerra aérea(1), manifiesta al respecto en Abril de 1928; "Antes de aparecer el arma aérea, la guerra sólamente podía desarrollarse sobre la superficie. Uno de los bandos trataba de ocupar un sector determinado, proyecto cuya realización el contrario trataba de impedir, de manera que en escencia se planteara sólo por dos problemas; evitar una ruptura con irrupción en la retaguardia propia y a su vez, producirla, ocupando luego la de aquel".

Esa forma planteada por Douhet nos muestra que la milenaria forma de la conducción del combate fué siendo anulada por el arma aérea. ¿Como? Pues ya no era necesario en un conflicto bélico quebrar alguna posición enemiga para llegar a la retaguardia del mismo (de los dos problemas más importantes del ejército y la armada, uno podía ser resuelto de forma incompleta). El único resultado visible es que el arma aérea produjo un cambio radical de los conceptos sobre la conducción del combate.

Para entonces y en la actualidad todo el dominio terrestre y marítimo de una Nación se halla dentro del alcance de las armas de ataque enemigas, convirtiéndose también por ello en campo de batalla. Es decir que ya no hay límites para el combate, toda la extención terrestre (Tierra) se encuentra al alcance hoy en día del enemigo (en cualquier batalla), durante la SGM el dominio fue creciendo a la par de su tecnología en todas las armas (Aviones, bombas, misiles, etc.)
A esto me refiero que el pensamiento (durante la SGM) estaba incluída la tesis de no limitar al efecto de los ataques aéreos por la utilización de bombas y gases la penetración en la retaguardia del enemigo, sino que también tener la posibilidad (según el caso claro está) de llenarla con hombres combatientes metódicamente preparados.

Pensemos que la posibilidad de introducir tropas a la retaguardia de cualquier enemigo, se valoriza la idea de atacar el corazón de un Estado, el acervo estadual, económico y militar del mismo por medio del arma aérea, creando desorganización metódica y destruyendo así desde adentro, su resistencia, su vida y fisonomía. Nace así una nueva forma de rodear al enemigo.

Pero Douhet, como precursor de la guerra aérea, no vió ésta posibilidad, pues según su concepción, la neutralización del enemigo se lograba mediante la supremacía del material aéreo, eliminando las fuerzas combativas aéreas del enemigo y sólo luego destruír sus organismos de importancia militar en su propio espacio pero con ataques más fuertes con bombas.

Durante la SGM se debió contar con operaciones de tropas aerotransportadas en la retaguardia. La utilización del paracaídas en la forma combativa y el desarrollo técnico en la construcción de aviones habían sentado las bases para la aplicación de una nueva arma: La tropa de infantería del aire.

Este informe pretende dar una imagen acerca de la formación, la naturaleza, la finalidad bélica y las posibilidades de rechazo de esta nueva arma hasta donde era posible durante la SGM, pero es importante que sepan que es más un estudio histórico que no pretende el reclamo a los planteamientos de determinados puntos de vista en las cuestiones tácticas y de la aplicación de tropas, sólo dar una idea general a lo que el paracaidísmo aportó durante la SGM a la ciencia militar.




Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Paracaidismo ¿Método de combate e invasión?

Mensaje por Shindler » Mié Feb 04, 2009 9:08 pm

Antes de seguir algunas de las fuentes utilizadas en el curso (tengo varias otras pero se me han traspapelado espero ordenar todo).


Bibliogtrafía utilizada para el dictado del curso histórico introductorio marcada en las referencias que aparecerán de aqui en mas:

(1) Sotilas-Aikakauslehti Año XV/9.-
(2) Los Saltos con Paracaídas - Tratado para las Escuelas de Aviación del Consejo Supremo de los SOviets.
(3) Aérophile Nº12 (1935) - P.A.Richard.
(4) "Los saltos con paracaídas: discurso de Voroshilof "D.Z.Z." Moscú
(5) "Un paracaidista habla sobre las técnicas del salto" Editora Kreis - Leningrado
(6) "Revue de l'Armée de l'Air" 1936 Francia



Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Paracaidismo ¿Método de combate e invasión?

Mensaje por Shindler » Mié Feb 04, 2009 9:10 pm

Historia del Paracaídas


Quien nos muestra un extraño prototipo o artefacto que pretendía retardar la caída de un ser humano (en un principio) desde una gran altura es Leonardo Da Vinci. "Cuando el hombre posee un dosel confeccionado de tela tupida de lino de 12 anas de ancho por 12 de alto, puede lanzarse desde una altura cualquiera al espacio, sin sufrir daño". Fué Leonardo Da Vinci quien dió la herramienta de la imaginación para que las generaciones futuras desarrollaran sus ideas y le dieran su forma final.Pero el primer paracaídas que realmente merece el nombre fué construído en Francia en 1784, una fuerte estructura revestida con tela y papel. La punta del paracaídas estaba fuertemente fijada en la parte inferior de la envoltura del globo. La barquilla podía ser desprendida junto con el paracaídas de la envoltura del globo. Sostenida por el paracaídas la barquilla llegaba oscilando a tierra. Este paracaídas se ensayó en Inglaterra. El primer salto libre en paracaídas desde un globo fué por un aeronauta francés el 22 de Octubre de 1797 desde 700 m de altura y el osado "voluntario" no sufrió daño alguno. Pero aunque no lo crean no se utilizó para fines bélicos, sino que por el contrario para exhibiciones públicas, acrobacias temerarias, pero como instrumento de salvación que era utilizado en casos de riesgo de vida.

Más tarde en 1880, un Capitán inglés construyó un paracaidas más simple que el anterior. Era un capuchón de tela que se llevaba en forma plegada en la barquilla del globo, quedando suspendido el aeronavegante de ese capuchón por medio de un cinturón atado al mismo. El capuchón estaba además fijado a la envoltura del globo por medio de una cuerda, para facilitar el despliegue inmediato del paracaídas a la envoltura del globo; luego, con la caída del cuerpo, se embolsaba el aire en el paracaídas, abriéndolo de manera que la caída podía efectuarse sin peligro alguno.



El esarrollo de la aeronavegación en el siglo XX, especialmente la materialización del sueño de Icaro de la humanidad mediante la invención del aeroplano, abría también nuevos horizones al desarrollo del instrumento (sin lugar a dudas) del instrumento de salvación del aire es decir el paracaídas. El salto desde elevadas alturas desde un avión gracias al paracaídas no presentaría ya problema alguno. Es interesante ver cómo el principio del paraguas quedó como punto de partida al nacimiento de todas las construcciones ulteriores del paracaídas y su desarrollo e incontables usos a niveles táctcos en la infantería aérea.

En 1912 en San Luis (USA) se realiza el primer salto desde un avión, y el resultado fué el esperado tal así que el aviador francés Pegoud imitó dicho salto meses más tarde (el 6 de Agosto de 1913) quien se lanzó desde su avión monoplaza del tipo "Blériot" desde una altitud de 250 m llegando ileso a tierra. En 1914 otro francés (Ors) saltó desde un biplaza con un paracaídas automático y también fué exitoso. Pero no se le daba aún la importancia que merecía al paracaídas. Al espíritu precursor de aquellos tiempos le preocupaba más la aplicación del sacrificio a la ciencia del vuelo que emocionaba a la humanidad que el pensamiento del peligro y su posible eliminación. Por ello en los primeros años de la aviación no se construyó ningún paracaídas liviano y manuable y que a su vez fuera posible ser llevado en los asientos del piloto y observadior de aquellos inicios, sumándosele el riesgo de que los paracaídas automáticos se enrredaran o quedaran aprisionados entre los alambres y piezas del avión y traer con ello la desgracia de perder a los pilotos y el aparato. El incio del paracaídas se vió estancado en cuanto a su avance y perfeccionamiento. No se creía poder introducir un paracaídas con accionamiento propio es decir automático, como es usual en la actualidad, quedaron así sin paracaídas las tripulaciones de los aviones hasta casi la mitad de la primera guerra mundial, cuando los combates aéreos de los aviones caza aumentaron desmedidamente e igualmente aumentó el riesgo de perder el aparato con la tripulación, lo que obligó a la introducción en el uso del instrumento de salvación personal.

También es de destacar que el paracaídas se comenzó a utilizar por las tropas de aerostación (globos de observadores) antes que por los aviadores, evidentemente eran presa fácil y por ello se introdujo el uso del paracaídas en dichas tropas.

En los comandos supremos de lso ejércitos interaliados no tuvo lugar la asopción del paracaídas por parte de la aviación en los primeros años de la guerra por un motivo muy curioso 8al menos para mí), pues se mantenía la idea de que el aviador con paracaídas podía abandonar la nave sin motivos apremiantes, cuando su situación durante la lucha lo llevara a una situación riesgosa de peligro inminente, lo más inquietante era que contempaban la "cobardía" del aviador y el "sacrificio" de la nave, es decir que en consecuencia al equipar a las tripulaciones con paracaídas tendría por resultado una gran pérdida de material de vuelo.

Pero por lo contrario, se puso en evidencia que la adopción del paracaídas no impelía a las tripulaciones de los aviones, desde ningún punto de vista a abandonar con ligereza e irresponsabilidad sus aviones en los momentos críticos de un combate, sino que, justamente, el hecho de sentirse seguros con el paracaídas, los capacitaba para luchar más tranquilos y aprovechar todos los medios disponibles a fin de salvar también sus máquinas.

Finalizada la WW1 el paracaídas se dejó de lado, perdiendo importancia e interés, sólamente en Estados Unidos, círculos de oficiales y fabricantes de aviones se ocuparon del desarrollo ulterior del paracaídas y de su empleo práctico en la navegación aérea militar y civil. En el año 1921 se exigió por parte de las autoridades la colocación de paracaídas en los ensayos de vuelo de los prototipos.

Las exigencias con respecto a la facilidad de manejo, ligereza y seguridad absoluta (que el aviador necesita) en cualquier posición hicieron que se le diera más importancia a la construcción del paracaídas de accionamiento propio que al de accionamiento automático.
Pues con el paracaídas automático existía el peligro de que al saltar, no pudiese tenderse suficientemente la cuerda de comando para accionar la apertura y especialmente en tirabuzón, el trabajo libre del sipositivo automático parecía ser problemático. Pero también se temía que en aviones muy veloces el golpe resultante fuera demasiado fuerte como para ser soportado por el cuerpo humano en todas las situaciones. por ello cobró más fuerza la opinión de que el mejor sistema de apertura del paracaídas sería aquel que pondría en la mano del aviador el accionamiento del mismo. ëste ofrece la ventaja de permitir al que salta una completa libertad en la elección del punto desde donde desea saltar y en la decisión del momento de abrirlo y según la circunstancia.

En 1932, el comandante de las fuerzas aéreas de la URSS, Comandante de Ejército Alksnis, "después de haber formado la base material", podía llamar a las masas para la práctica del lanzamiento con paracaídas como nuevo deporte. La URSS se adelantó a los Estados Unidos en el paracaidismo. Se convirtió para entonces en una diversión popular. Pasando a formar más tarde pieza fundamental del ejército de cualquier nación.



Continúa...


Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Paracaidismo ¿Método de combate e invasión?

Mensaje por Shindler » Mié Feb 04, 2009 9:13 pm

Tipos de paracaídas durante la SGM.

Unión Soviética.

El paracaídas utilizado por la URSS durante la SGM era según el estilo Irvin que se componía de cuatro partes principales:

1-El velamen con las cuardas de sujeción (o amarras) cosidas.
2-El paarcaídas de piloto (o auxiliar).
3-El correaje, y
4-El empaque (para almacenamiento y transporte se emplea una especial).

El velamen del paracaídas tiene la forma de un paraguas compuesto por varios gajos individuales cosidos entre si. Cada gajo se compone de cuatro paños a fin de proteger al velamen contra una rotura. Para alcanzar la mayor resistencia posible, los gajos individuales están cosidos de modo que, en el momento de deplegarse el instrumento, el hilo de costura resiste una rotura en un ángulo de 45º en dirección a la costura radial. Las costuras para la unión de los paños individuales se designan con el nombre de "costuras al sesgo" y las que sirven para unir gajos "costuras radiales".

En la parte superior del velamen se encuentra la "abertura de ventilación" que sirve para la salida de una parte del aire existente en el velamen. En el borde de la misma está cosida la válvula de salida, con un anillo de goma cosido en la parte superios que permite una variación del diámetro de la abertura de salida desde 85 hasta 529 mms.
En la parte interior del velamen y en toda su longitud, atravesando toda la superficie, a lo largo de las costuras radiales se hallan cosidas las cuerdas de sujeción, cada una de éstas tiene dos extremos, que a su vez están fijados en las correas de suspensión. Las cuerdas de sujeción se fijan mediante su costura en cuatro partes del velamen. la "base" del velamen y el borde de la abertura de ventilación estan reforzados por medio de una cinta de hilera. En la abertura de ventilación se mantienen unidas las cuerdas de sujeción mediante un nudo enlazado a la cuerda principal que sirve para la unión con las cuerdas de sujeción del paracaídas piloto.

Las cuerdas de sujeción, divididas en cuatro partes están fijadas por sus extremos inferiores a a nillos en forma de "D", los que están a su vez fijados en las correas de suspensión principales.

El velamen se construye con género de seda o algodón que posee dos cualidades: peso reducido y buena resistencia. Las cuerdas de sujeción se construyen con hilos de seda o algodón y su coeficiente de carga representa siete veces la carga que debe resistir.

El paracaídas piloto sirve para acelerar la apertura del velamen desde que el empaque queda abierto; está formado por ocho gajos individuales. Su diámetro es de 965mm. La abertura de ventilación del paracaídas piloto está reforzado en su borde con hilo delgado. Se consigue un despliegue más rápido del elemento citado por medio de un mecanismo de resorte constituído por cuatro varillas de acero. Al plegarse el paracaídas piloto, se doblan las varillas formando una pirámide de cuatro caras; en cuanto quedan libres, se separan y se despliegan inmediatamente.

Tiene ocho cuerdas de sujeción, que se sitúan junto a las varillas, pasan a través de la rosa de abertura y terminan en un nudo común. Los cuatro extremos restantes llegan en un nudo común. Los cuatro extremos restantes llegan hasta el borde de la abertura de ventilación y están cosidos en ese punto. Las cuerdas de sujeción terminan en un lazo, al cual se fija la cuerda principal que une el paracaídas piloto con el velamen.

Las correas de suspensión sirven para la colocación del paracaídas en el cuerpo. La construcción de las correas principales de suspensión está calculada de modo que el golpe a soportar por el paracaidista al desplegarse el paracaídas se distribuya proporcionalmente en todo el cuerpo. Las correas de suspensión están compuestas por dos correas principales de suspensión y dos correas cruzadas por sobre los hombros y cosidas a las correas principales. Las correas que van colocadas en la espalda pasan por sobre de los hombros y están unidas a las correas principales de suspensión por una hebilla, que permite su regulación. La regulación de las correas es su relación con el cinturón y las dos correas en su relación con el cinturón y las dos correas que ciñen las piernas se efectúa igualmente por medio de hebillas, y el cierre de las correas que se cruzan en el pecho y las de las piernas se realiza por emdio de cierres con pestillo y con anillos en forma de "D". En la correa principal izquierda de suspensión se encuentra una cartera para el anillo de apertura.

El empaque sirve para contener el velamen con sus cuerdas de sujeción y el paracaídas piloto; está confeccionado de loneta y cerrado presenta el aspecto de un sobre. Para dar rigidez al fondo, está cosido a éste un marco de alambre y placas de metal atraviesan las tapas del empaque. En el fondo de aquel están ubicados los bolsillos que sirven para alojar las cuerdas de sujeción al plegarse el aparato. El empaque tiene cuatro carteras principales, como tanbién cuatro esquineros que sirven para evitar que se ensucie el velamen en los rincones del empaque.

El cable que acciona la apertura está alojado dentro de un tubo flexible que va unido por un extremo a la cartera superior del empaque, por el otro, en cambio se une al correaje de suspension, a 1 cm de distancia sobre la cartera del anillo de apertura. En el extremo del cable de apertura está aplicado el anillo de apertura, que debe encontrarse siempre en la cartera de la correa de suspensión, apra eliminar durante la caída unademora en hallar el anillo.

La bolsa para el transporte del paracaídas está confeccionada de lona fuerte, se cierra mediante broches de presión y para facilitar el transporte está provista de dos manijas.

El paracaídas para piloto de aviones está fijado a su cuerpo de modo que le sirva de asiento. Para una mayor comodidad, en el empaque se halla cosida una almohadilla especial.

El velamen tiene una superficie total de 42,4m2 y un diámetro de 7,400m. Está confeccionado con 24 gajos y tiene 24 cuerdas de sujeción. La velocidad de descenso llega con un peso de 80 kg hasta 7 metros por segundo.

El paracaídas del observador está fijado adelante a la altura de la cadera. El paracaídas se sujeta a las correas de suspensión o mediante dos cierres a pestillo, a las correas que ciñen las piernas, o también puede, con ayuda de dos cordones cosidos a la parte inferior del empaque, unirse a la correa de reserva perteneciente al correaje. Esta forma cómoda de fijación permite correr el empaque hacia cuaquiera de los lados, según la necesidad que tenga el observador en el avión para cumplir con su tarea. La correas de suspensión son visiblemente más cortas que las correspondientes al paracaídas del piloto, por lo demás, el aparato no presenta diferencia constructiva alguna.


Continúa...


Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Paracaidismo ¿Método de combate e invasión?

Mensaje por Shindler » Sab Feb 07, 2009 7:34 pm

Francia


Hasta 1939, se empleaban en Francia tres tipos de paracaídas: el Vinay 100, el A.L.O.Z. 100 y el Aviorex 801, Aérazur y Graveraux.

El tipo Aérazur poseía una abertura elástica dde ventilación parecida al paracaídas soviético. El correaje se componía de dos correas de espalda, de las cuales una, que al mismo tiempo servía para fijar el dispositivo de apertura, estaba fijada en forma permanente a la hebilla del cinturón. El golpe de apertura era minorado por la porosidad de la tela.

El tipo A.L.O.Z. 100 era un producto de fábrica de la firma Aviorex, Lemercier, Ors y Zodiac. El velamen confeccionado con tela de seda sumamente porosa, presentaba 12 columnas de ranuras radiales, y en cada columna, a su vez, cinco ranuras las que tocándose en sus extremos, estaban dispuestas sobre un mismo radio. Las ranuras tenían por objeto aminorar el golpe producido por la apertura y estabilizar el paracaídas en le descenso. Un dispositivo especial facilitaba la entrada del aire en el mismo mientras se abría, manteniendo separados los gajos individuales. El amortiguador de golpe, de forma sencilla, componíase de una correa especial de 0,68m de longitud, compuesta a su vez por dos cuerdas unidas entre sí solpamente por los hilos de la cadena. El extremo de una de estas cuerdas estaba fijado a las cuerdas de sujeción, mientras que el extremo de la otra se hallaba unido al correaje. El esfuerzo provocado por el golpe de apertura hacía que se desprendieran las dos cuerdas del correaje. Paralelo a los amortiguadores, se hallaba aplicado un cable de seguridad. una hebilla para el cierre permitía la regulación del correaje.

El tipo Aviorex 801 presentaba las sigueintes particularidades; el mismo era compuesto del velamen de seda y cables de alambre, era despedido del empaque en el momento de la apertura. El amortiguador consistía en un cable ubicado alrededor del cinturón, y cuyos extremos se deslizaban por dos agujeros de una pieza de metal, fijada en el punto de intersección del cono formado por las cuerdas de sujeción.

Los restantes paracaídas del sistema francés no presentaban respecto a las construcciones descriptas variantes que realmente merezcan mencionarse. Sólo el modelo Vinay 100 no poseía amortiguador, la porosidad del tejido del velamen asumía la misión de aminorar el golpe. El accionamiento a mano de la apertura se efectuaba mediante una cuchilla, accionada por un brazo fijado en la correa del hombro izquierdo. Igual que en el modelo A.L.O.Z. el gancho para el desprendimiento libre podía desengancharse y engancharse en forma fácil y rápida.


Continúa...


Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Paracaidismo ¿Método de combate e invasión?

Mensaje por Shindler » Dom Feb 08, 2009 7:10 pm

El cuerpo humano y la infuencia del salto.


Antes de la introducciòn del paracaidas de apertura accionada a mano, era general la opiniòn de que el organismo humano estaba en condiciones de soportar una caida libre desde varios miles de metros de altura sin sufrir serias perturbaciònes psicologicas y fisiologicas. Los inumerables saltos con apertura retardada y caida libre a travez del gran espacio vertical han evidenciado que esa opinion en ningun modo responde a la realidad el paracaidista por lo general (y mientras por lo demas, y de acuerdo a su constituciòn fisica y psiquica sea apto para el salto con paracidas) no sufre durante el descenso perdida de conocimiento o molestias corporales. solamente y debido al movimiento de occilaciòn llamado pandeo es que se ocasiona un fenomeno parecido al mareo que sin enbargo no puede deasarrollarse por completo al corto tiempo de la caida. la perdida pasajera del conocimiento en algunos casos individules se puede pesentar al efectuarse el salto, es por lo general consecuencia de una exitaciòn, de una disminuciòn de una capacidad perceptiva por parte del que se lanza al espacio en el momento de hall¡arse aun en el aviòn y cuando se ha visto frente a la inminencia de tener que saltar. la falta parcial del conocimiento no impide recordar la necesidad imperiosa de tirar la cuerda para accionar la apretura del paracaidas los paracidistas de esta categoria no podian recordar el instante en que accionaron la apertura del paracidas.

El momento más difícil, según la opinión de los paracaidístas es el que precede inmediatamente al salto: Siempre son las preguntas: "¿Y si no se abre el paracaídas?" y "¿Si llegara a olvidarme de tirar de la cuerda?" motivos de crispaciones nerviosas antes de efectuar el salto.

Por lo general, durante la caída no se producen estados de angustia. La impresión de la caída es agradable, la memoria se alivia y los detalles de las instrucciones son recordados con suma claridad. La capacidad de orientarse y apreciar la altura se reduce considerablemente en la caída libre; se la recobra cuando el paracaídas al abrirse, retarda sensiblemente la velocidad del descenso. El momento de la llegada a tierra es esperado por muchos paracaidistas con la misma inquietud con que esperan el instante de saltar, ya que en ciertas circunstancias la llegada a tierra, especialmente con vientos intensos, puede encontrarse con dificultades imprevistas. La velocidad al tocar terra equivale a una caída libre desde 1 a 2 metros. Por ello la caída a tierra exige cierta elasticidad corporal, que se adquiere en forma eficaz mediante un entrenamiento deportivo. La influencia ejercida en el cuerpo humano por el salto con paracaídas, que en la mayoría de los casos entra en el terreno neurológico, exige una selección esmeradísima del material humano escogido para formar paracaidístas. Por lo regular, la actividad prolongada del paracaidismo, cuando se lleva una vida normal, no influye en forma alguna perjudicialmente sobre el organismo humano.

Los procedimientos destinados a seleccionar el material humano apto para actuar en el paracaidismo, probar su idoneidad y mantenerlo bajo fiscalización médica, pueden verse en la Unión Soviética, en las "Reglas Oficiales para el Exámen médico de Selección" reproducidas en el "Tratado para las Escuelas de Aviación del Consejo Pansoviético de Rusia". (2)


1- La selección médica de los aspirantes se prolonga hasta los preparativos especiales para el salto.

2- Para practicar la selección, se forma una comisión médica compuesta de un clínico, un cirujano, un neuro-psiquiatra y un oftalmólogo. El Cuerpo Sanitario entrega a la Comisión Seleccionadora las historias clínicas de las visitas efectuadas y el resultado de las revisaciones anuales del personal que forma parte de la aviación. Los superiores inmediatos del personal que es revisado dan a conocer a la Comisión los conceptos que le merece el carácter de los integrantes del mismo.

3- Si el primer salto se realiza después de un mes o mayor tiempo, luego de haber sido aprobado por la Comisión Médica, el médico debe cerciorarse antes del mismo de que en el interin no se presentaron enfermedades o perturbaciones psíquicas.

4- El tiempo de validez de un certificado médico para permitir el salto no debe sobrepasar los tres meses.

5-Para las personas que deben practicar el paracaidismo como profesión (maestros,soldados paracaidistas) es obligatoria una vigilancia médica permanente.

6- Los aspirantes que fueran declarados aptos por la Comisión Médica para el salto con paracaídas son sometidos a una prueba de vuelo, a excepción de aquellos que desarrollan profesionalmente su actividad en servicios aéreos. La prueba de vuelo se realiza en aviones con cabina del tipo de pasajeros, para permitir al médico y maestro una observación del aspirante. Durante el vuelo el médico observa el comportamiento y estado del aspirante mediante la aplicación de métodos sencillos de revisación:


Formulación de preguntas, vigilancia del pulso y de la respiración, observación sobre empalidecimiento, propensión a transpirar o a temblar. En algunos casos necesarios, el médico toma una prueba sobre la capacidad intelectual (solución de problemas aritméticos, pruebas respecto a la atención, la memoria, etc.). Sobre la base de estas observaciones y exámenes, el médico efectúa un análiss de las reacciones. Durante el vuelo de prueba, es dable observar los siguientes fenómenos de reacción;

a-) Estado de reacción a la excitación: buena disposición de ánimo, ligera distracción, tenue coloración de las mejillas, activación de la mímica y vivacidad general.

b-) Estado de excitación enfermiza: distacción, balbuceo, palidez, midriasis, mirada fija, lentitud de movimientos, retracción psíquica.

c-) Reacción depresiva; somnolencia, depresión general, palidez, sensación de opresión en la cabeza, mareo, regurgitaciones, sensación de malestar, náuseas, sensación de opresión precardial y palpitaciones, cólicos, sensación de ptosis visceral, debilidad general.


7- En el día del salto el médico debe encontrarse en la pista y examinar el stado de salud del paracaidista antes de subir al avion. Los aspirantes con ánimo deprimido o que evidencian hallarse en un estado de excitación no común, deben ser excluídos.

8- En la selección de los aspirantes para el servicio de paracaidistas debe prestarse atención por parte de la Comisión Médica a la presencia de las siguientes enfermedades e insuficiencias orgánicas;



a-) Campo neuropsíquico:
En la selección de los aspirantes, debe prestarse una atención especial a las personas con reacciones neuróticas, a las insuficiencias emocionales cuando presenten una labilidad psíquica,con disposiciones psicopatológicas, a las personas con reacciones histéricas o propensión a la epilepsia. A las personas en quienes se han comprobado los síntomas indicados precedentemente no debe permitírseles efectuar el salto. Además, deben incluírse las personas con neurosis constitucionales o neurovegetativas, especialmente cuando se presentan "síndromes vagotónicos".

El personal aeronavegante clasificado como apto para elservicio en vuelo es rechazado para el servicio de paracaidismo sólo si se presentan manifiestamente en él sindromes vagotónicos de neurosis neurovegetativas o de agotamiento. Cuando en casos dudosos se sospeche una reagravación del estado neuropsíquico, no deben permitirse los saltos.

b-) Enfermedades internas;
A las personas con pronucniadas perturbaciones funcionales del aparato cardiovascular no debe permitirseles practicar de los saltos. Se hallan comprendidas en este caso; la debilidad muscular del miocardio, la dilatación del corazón, acompañada de labilidad considerable de pulso o apagamiento del primer tono de la punta, las llamadas neurosis vasculares, en primer término las neurósico-cardíacas, que se revelan por el chasquido del primer tono de la punta, las taquicardias o bradicardias de carácter serio.
El aumento de la tensión máxima de la presión arterial después de la prueba de esfuerzo (como está indicada en las instrucciones para el exámen de selección en las escuelas de aviación) en más de 30mms, y de la presión mínima en más de 30mms. registrada en la columna de mercurio, medido desde el punto inicial, como también, en especial, una reducción de la máxima con aumento simultáneo de la mínima, deben motivar la eliminación del aspirante.
La comprobación de su soplo en la punta del corazón sin otro fenómeno clínico, que pudiera indicar insuficiencia circulatoria, no significa inaptitud para actuar como paracaidista.

En cambio, las personas con lesiones manifiestas del estómago e intestino, reveladas por perturbaciones funcionales motrices o crinosensibles, quedan excluídas de la admisión.

c-) Enfermedades quirúrgicas y peculiaridades constitucionales pueden dar motivo a la eliminación del servicio de paracaidísmo. La estructura no se tiene en cuenta con un peso mayor de 85kg, el pie plano es un impedimento. Una hernia sin prominencias, los lipomas de la linea blanca o de la pared abdominal anterior no impiden la ejecución de saltos.

d-) Enfermedades de la vista:
Si la acuidad visual importa menos de 0,8 binocular, las personas correspondientes no pueden ser admitidas como profesores de paracaidismo; en todos los otros aspirantes, la acuidad visual no debe ser inferior a 0,6 en un ojo, y 0,1 en el otro. (La acuidad visual se establece sin correción).

e-) Las perturbaciones evidentes y reconocibles de origen neurovegetativo y vestibulares son motivos de inaptitud.

f-) A las personas que sólo deben efectuar un salto se les permite saltar con paracaídas, aunque se haya comprobado en ellas modificacion del estado normal de salud, siempre que se excluya la ejecución profesional del paracaidismo.

Si bien las condiciones indicadas precedentemente a fin de fijar la aptitud para el servicio en el paracaidísmo se refieren exclusivamente a la aplicación en la Rusia Soviética, representan sin embargo un resumen general sobre las exigencias físicas que deben reunirse para prestar servicio en el paracaidismo, como tambien las condiciones del estado de salud adecuado para el mismo, inclusive la constitución psíquica.

Ante todo lo expuesto surge una interrogante evidente ¿Que porcentaje de aspirantes de los que se presentan a prueba resultan aptos y éstos cómo se clasifican?.

Observaciones médicas (3) practicadas sobre una multitud de alumnos del paracaidísmo en diferentes países han tenido por resultado la comprobación de que los paracaidístas pueden clasificarse en tres grupos de acuerdo con sus reacciones fisiológicas y psicológicas.

En el primer grupo, que al mismo tiempo es el más numeroso (80% aprox.), sufren estos una determinada excitación, que se manifiesta por la adopción de una actitud intensa tensión nerviosa, así como también por la excitación de los nervios motores a expensas de la atención. La sangre afluye a la cara, a la vez que se acelera el pulso y aumenta la presión arterial. Este grupo de alumnos se acostumbra rápidamente a los saltos; uno o dos eran suficientes.

En el segundo grupo se encuentran las personas que denotan claramente un estado de inquietud. Las reacciones nerviosas se reducen, la atención se concentra, la mirada se torna fija, sufren midriasis, hay pereza física, la persona se retrae y si el esfuerzo se prolonga por varias horas se manifiesta una marcada influencia sobre el estado de salud. Por lo general, este estado crítico cesa después de 4 o 5 lanzamientos. A esta categoría pertenece un 15% aprox. de las personas.

En el tercer grupo se pudo observar un sentimiento de temor, que se reconoce por los síntomas típicos; empalidecimiento, mareos, palpitaciones, sensación de opresión en los bronquios, debilidad general, náuseas, dolores intestinales. El entrenamiento obraba sobre ellos en forma lenta y a veces no ejercía influencia alguna. Éste grupo era de aprox. un 5% del total.

Algo curioso es que ante la pregunta de si el personal navegante también debe estar ejercitado en el salto con paracaídas no ha sido contestada durante la SGM en ningún pais afirmativamente excepto en Rusia; si bien en principio se reconoce que el entrenamiento llevado a la práctica como deporte transmitiría a ese personal una mayor confianza en el elemento al cual brindan profesión y vida, y que esta confianza a la que se quiere designar con la expresión "sentido del aire" o LuftgefÜhl, es adecuada para aumentar la seguridad propia y tranquilidad del aviador en todas las situaciones que se presentan en su actividad.


Continúa...


Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Paracaidismo ¿Método de combate e invasión?

Mensaje por Shindler » Dom Feb 08, 2009 7:14 pm

Apuntes primarios.

Nótese que la necesidad de avanzar en cuanto a la táctica de combate en el campo de batalla llevó a implementar una nueva forma de "transportar" o de obtener al "instante" determinado grupo o batallón en determinada zona enemiga. (observar más adelante el apartado "El paracaídas como medio de combate") Talvez la necesidad de algún general de la WW1 hizo preguntarse "¿Como puedo tener ésta tropa del punto A en el centro del punto B (enemigo) ?", con el desarrollo del paracaídas y de la aviación ya que no era suficiente con uno o dos paracaidístas, hizo que las tropas de infantería paracaidistas fueran determinantes para las tácticas de combate en las cuales su necesidad sea primordial. (ver más adelante "Posibilidades del empleo de las tropas paracaidístas y su rechazo" )

Para ello era necesario que el futuro paracaidista contara con una aptitud y carácter própios para la "suicida" misión de tirarse desde cientos de metros en territorio enemigo y con factores tales como la inseguridad si ese elemento (el paracaídas) realmente abriría en tiempo y forma. Se muestra como habrán visto los apuntes que eran utilizados para evaluar en la fuerza paracaidísta de la URSS a inicios de la SGM. En una futura entrega seguiré con los modelos de paracaídas de otras naciones, antes de adentrarnos al paracaidismo como método de combate, fuerza de asalto, invación, etc.


Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Paracaidismo ¿Método de combate e invasión?

Mensaje por Shindler » Mar Feb 10, 2009 1:45 am

La torre de lanzamiento, aparato de instrucción en la formación del futuro paracaidista.

Al salto efectuado prácticamente desde el avión precede una enseñanza básica teórica sobre la construcción del paracaídas, su manejo, los procedimientos antes y después del lanzamiento, como también un aprendizaje práctico sobre el plegado del paracaídas. En algunos países (URSS, Francia, USA, Checoslovaquia y Polonia) tiene lugar entre la formación teórica y los saltos de enseñanza desde el avión la instrucción en la llamada torre de lanzamiento.

La adquisición de un dominio completo sobre el manejo del paracaídas debe transmitir al alumno plena confianza tanto en sí mismo como en el paracaídas, al cual ha resuelto confiar su vida. El empaque realizado personalmente elimina, antes del lanzamiento, toda duda que podría existir debido a un plegado incorrecto y deficiente llevado a cabo por manos extrañas.

Por lo general en el aula de enseñanza se halla suspendida una cabina de avión, en la cual el Profesor de instrucción puede indicar cómo debe abandonarse ésta para efectuar el salto, qué posición de la mano y pie es la más adecuada y que posición del cuerpo debe ser mantenida, a fin claro de realizar una caída sin complicaciones. luego se hacen ejercicios sobre apertura del paracaídas y luego que todos los alumnos dominan los movimientos básicos señalados, se vuelve a practicar la tarea del paracaidista en el correaje suspendido.

El profesor instructor personalmente suspendido mediante el correaje, señala dentro de un riguroso orden sucesivo cómo se colocan las correas, pierna por pierna, la posición de los pies que debe adoptarse al caer a tierra y cómo debe comportarse el paracaidista cuando el viento lo hace girar. Debe concederse una especial diligencia al impartirse las instrucciones sobre el procedimiento a seguir cuando se llega a tierra, ya que el solpe contra la misma es por lo general muy fuerte y al no observarse las reglas de procedimiento no pueden evitarse las heridas (luxaciones o fracturas de miembros inferiores).

El momento psicológico y de mayor tensión durante el salto es cuando se abandona el avión. Debido a ello es que el entrenamiento desempeña un papel fundamental para sobreponerse a ese momento de temor. Los saltos desde la torre de la nzamiento, con esquíes y al agua eran practicados antes, durante y después de la SGM y en su entonces eran considerados adecuados al punto que eran suficientes de 3 a 5 saltos desde las torres para eliminar el sentimiento de temor previo al salto.

Las diversas fases de la conducta a asumir durante el salto no pueden ser establecidas básicamente, ya que cada tipo de construcción de paracaídas exige la observación de reglas de comportamiento especiales propias de cada tipo, deben tenerse en cuenta también para adoptar la actitud propicia al salto, el tipo de avion, desde que parte de éste debe producirse el mismo (elementos a tener en cuenta pregunté al oficial ya que no soy muy experto en esto de los aviones y entendí el porqué; cada avión tiene determinadas características para el salto, desde el fuselaje arriba, fuselaje abajo, superficie alar), como también la posición del vuelo de la máquina (virajes, tirabuzón chato o común). En la mayoría de los casos se me explicó que aún hoy la práctica del salto es el único y mejor maestro. (4 - 5)

La instrucción del salto con paracaídas se lleva a cabo en la mayoría de las organizaciones militares del extranjero en forma sistemática.
Siguiendo el ejemplo de Rusia, Francia creo en el año 1935 un Centro para la Instrucción de Paracaídas, en Avignon Pujant, anexo a la Escuela de Suboficiales de Aviación de Istres. El primer curso completo tuvo lugar allá por el invierno de 1935-36 y que tuvo como participantes un par de oficiales y unos 10 suboficiales voluntarios. Dicho curso duró dos meses y se les eliminó el "sentimiento de temor" anterior al salto gracias a los constantes saltos desde la torre.

Los paracaidístas se lanzaban con el paracaídas ya abierto, llevando un paracaídas de contralor, para tomar conocimiento práctico durante el descenso, controlado el temor al salto se pasó a la fase siguiente y que todos imaginan, saltar desde un avion en pleno vuelo. Se practicaron diversos saltos y en las más diversas variantes y de distintos aviones preparando así al futuro paracaidista para todo tipo de circunstancia de salto.

-La torre de lanzamiento puede ser construída de madera o de metal.
-Los lanzamientos se realizaban desde una plataforma.
-Por el centro de la torre pasa un mástil hueco, en cuyo extremo guiado por un sistema de poleas, está suspendido el paracaídas.
-El cable que lo sostiene está fijado por el otro extremo a un contrapeso y se desliza a lo largo del mástil hueco.
-El contrapeso sirve para levantar automáticamente al paracaídas y para mantenerlo en el extremo superior de la torre.
-El paracaídas está abierto permanentemente por medio de la aplicación de un anillo de aluminio en el borde.
-Las cuerdas del mismo terminan en el dispositivo de suspensión.
-No bien el dispositivo de suspensión ha qudado libre después del salto, se eleva el paracaídas automáticamente por gravitación del contrapeso.


Los saltos desde la torre exigen una cierta capacidad de decisión por parte del ejecutante, dado que la altura es de 25 a 30 metros. (5) La llegada a tierra con el paracaídas de la torre de lanzamiento es similar a la producida por el lanzamiento desde un avión con calma atmosférica. Antes del salto, el soporte situado en el extremo de la torre que sostiene al paracaídas hace girar a éste en la dirección del viento. El paracaidísta se fija las correas de suspensión y a la voz de mando "¡Listo!" se ubica en el borde de la plataforma, toma con la mano derecha el anillo de apertura y retira el borde inferior del interior de la cartera. A la voz de mando "¡Lanzarse!" se inclina desplazando el peso del cuerpo hacia adelante por sobre el borde de la plataforma. por un pequeño envión dado con los pies apoyado en ésta queda el paracaidista en suspensión y llevado por el paracaidas desciende lentamente. Inmediatamente después del salto, el paracaidista debe retirar el anillo de apertura de la cartera, para acostumbrarse a un manejo mecánico del paracaídas. después de la llegada a tierra, debe desatarse el correaje, subiendo inmediatamente después el paracaídas por gravitación del contrapeso hacia arriba, para dar la oportunidad al paracaidista siguiente de rendir la "prueba de coraje".

Continúa...


Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Paracaidismo ¿Método de combate e invasión?

Mensaje por Shindler » Mar Feb 10, 2009 1:59 pm

Torre de Lanzamiento de 37m de altura. (según "Los saltos con paracaídas: discurso de Voroshilof "D.Z.Z." Moscú)

La misma se encontraba dentro de una superficie completamente plana, la que alrededor de la torre se hallaba cubierta con virutas, ceniza o turba para aminorar los efectos producidos por el salto.
La torre se componía de una pirámide triangular de 10,5m de lado en la base y sus plataformas intercaladas estaban a cada 5m y unidas al medio de escaleras. A los 27m se encontraba la plataforma redonda o exagonal que permitía el lanzamiento libre hacia cualquier dirección. La plataforma estaba rodeada por una banda en algunos puntos abiertas para permitir de ese modo el acceso al borde exterior de la plataforma.

Equipo mecánico;

Se componía para su funcionamiento de diferentes elementos como un tubo de hierro colocado verticalmente y en cuyo extremo superior había un soporte orientable que giraba 360º y un dispositivo de rotación sobre la plataforma, un tubo guía de madera que llegaba desde la plataforma hasta la tierra y el cual (lo mismo que el tubo de hierro) servía como dispositivo para el accionamiento del contrapeso que se componía de un cable que pasaba por sobre dos poleas, en uno de cuyos extremos estba fijado el paracaídas y en el otro el contrapeso.

El dispositivo accionador del salto de componía de un anillo de aluminio de unos 4 a 4,5m de diámetro en cuyo borde estaba fijado o cosido el paracaídas. El tubo tenía por lo general un diámetro de 20 a 25mm. El contrapeso debía tener un peso correspondiente al del paracaídas sumado al del anillo y suficiente como para superar la fricción que se originaba en los rodillos de guía.

La velocidad de descenso de los paracaídas no debía ser mayor a la de 4 a 5m por seg.

En todas las ciudades mayores de la URSS se instalaron ya en el año 1933 torres del tipo tratado anteriormente. Una propaganda adecuada y eficaz sobre el "Deporte del paracaidismo" dió en corto tiempo a estas torres de lanzamiento y las convirtieron en un medio favorito de diversión popular al punto que no solo atraían en los parques de cultura y recreo a las masas por una cuestión de "espectáculo y diversión" sino también a miles y miles de personas que querían practicar el salto al vacío con paracaídas seguro transformándolos en adeptos al mismo. Para tener en cuenta la magnitud del "fenómeno" a esa altura de los años 30 los círculos de paracaidistas de la "Asociación Militar del Ossoaviajim contaban con más de 250.000 miembros formados claro está, en las torres de lanzamiento.
La escuela de pilotos del Aero Club Central "Kossarew" de Moscú formó en 1936 a mil paracaidistas y unos 77 instructores de salto. Pero pronto y según las instrucciones impartidas en el octavo Congreso Soviético de Moscú por el representante del Comando de las FFAA, el salto con paracaídas no debía ser practicado como deporte especial, sino que debía dar el carácter de asignatura de instrucción obligatoria para la totalidad de los efectivos del personal navegante del arma aérea.

Las opiniones sobre el valor de las torres de lanzamiento no eran por aquel entonces concordantes en los diferentes países el texto que cito son los apuntes de un perito ruso (en una revista francesa) de paracaidismo que enmarca las consideraciones científicas sobre algunos de los problemas que las torres pueden traer a la formación del futuro paracaidista:

"Muchos paracaidistas efectúan el salto desde la plataforma de la torre inmediatamente después de haberse asegurado el correaje sin detenerse primariamente a "tomar resolución"; saltan por asi decirlo como si fuera la cosa más natural del mundo. Estos paracaidistas no se exponen por ello a sufrir estado de exitación alguno. Para otros en cambio, el primer salto obra, debido a su sistema psiconeurotico y falta de preparación interna para el mismo como un acontecimiento desagradable o inclusive angustioso. Algunos paracaidistas experimentados llegan hasta afirmar que el malestar que se experimenta en los saltos desde las torres de lanzamiento es mayor que el experimentado desde el avión. En el lanzamiento desde la torre se halla tan cerca de la tierra, que la sensación de mareo no queda excluída, en cambio en el salto llevado a cabo desde un avión es una sensación que de esa naturaleza no puede manifestarse debido a la gran distancia. Por ello es dable observar paracaidistas de aviones experimentados que evidencian siempre cierta agitación al lanzarse desde la torre"... (6)

(...) "Por otro lado la consciencia de la seguridad de efectuar el salto con el paracaídas abierto no permite en modo alguno que el factor psicológico ejerza influencia sobre el paracaidista. La torre de lanzamiento no permite ques e manifieste la sensación de temor observada en el momento de lanzarse desde el avión, debida a la duda de que podría resultar una desgracia el salto, por diferencias de la apertura"...

(...) "Por eso es que los saltos desde las torres son menos riesgosos y pueden repetirse con frecuencia deseada. Por la repetición frecuente y con cortos intervalos, puede adquirirse una determinada seguridad en los movimientos necesarios"...

(...) "La voluntad que exigen los saltos desde la torre contribuyen a desarrollar la energía y la espontánea decisión requeridas para le ejecución de saltos desde el aparato"...

(...) "El momento de la suspención con el paracaídas abierto es similar (si bien sólo por un instante) a la sensación que se experimenta al estar suspendido en el aire después del salto desde el avión. por eso es que la sensación de suspención que se experimenta después del salto desde el avión es una situación ya conocida por el que ejecuta los saltos"...

(...) "La técnica de la zaída a tierra es parecida a la que debe aplicarse en el salto desde el avión, y difiere sólo por unas pequeñas variantes".

(...) "A pesar de ello, la torre trae aparejada una serie de desventajas, que deberían eliminarse si se le quiere dar a la misma un carácter de aparato ideal para la instrucción"...

Con respecto a lo último veamos esas desventajas;

1- El paracaidista se confiaba mucho del salto por el hecho de que el paracaídas ya estaba abierto en el momento del salto ésto podía ser el factor (que ocurrió en más de una oportunidad) de que el paracaidista se olvidara de tirar de la anilla. (en la práctica de la torre y en el salto real)

2- La altura que el paracaidista debía alcanzar mediante las escaleras para llegar a la plataforma de salto, peldaños que eran los causantes de que su presión arterial aumentara y sus pulsasiones llegaran a 100 y 120 causando un estado adicional de excitación. (se habla de las torres primarias que carecíand e ascensores, recordemos que estas fallas fueron subsanadas años mas tarde).

3- El corto espacio de tiempo de suspensión en el aire que truncaba la posibilidad de practicar la maniobrabilidad del paracaídas, según intensidad de viento y dirección. (perdiendo una parte escencial de la instrucción).

Esto ocasionó la creación de otro sistema (alocado pero no menos efectivo), la de una especie de catapulta que mediante un motor que generaba una corriente de aire expulsaba al paracaidista a una altura de 30 - 40 y hasta 50m de altura, ocasionando sensaciones difrentes a la de la torre y más aproximadas a las del salto desde el aparato y claro eliminando los defectos descriptos anteriormente. De todas maneras este "aparato" se usó poco en la URSS y la torre de salto prevaleció.


Continúa...


Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

José del Valle
Usuario
Usuario
Mensajes: 8
Registrado: Jue Ene 22, 2009 9:47 pm

Paracaidismo ¿Método de combate e invasión?

Mensaje por José del Valle » Mié Jun 10, 2009 8:48 pm

Considero que el tema del Paracaidismo Alemán merece un apartado especial. Si bien es cierto que los Fallschirmjäger (cazadores paracaidistas), formaban parte del arma de la Luftwaffe, sus proezas, sus victorias y la sangre que derramaron merecen un trato como un arma y una élite especial.
Agradeceré material fotográfico a traves de este foro.

Saludos desde Jalisco Mexico
José del Valle

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Paracaidismo ¿Método de combate e invasión?

Mensaje por Shindler » Lun Jun 15, 2009 7:46 pm

Se que he dejado el tema abandonado :oops: pero en breve continuaré.


Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Re: Paracaidismo ¿Método de combate e invasión?

Mensaje por Shindler » Mié Abr 13, 2011 1:43 am

Hola a todos!!!! Bien, como me he puesto en la meta terminar todos los informes inconclusos, aqui vamos!!!! :sgm120:


El empleo del paracaídas como medio de combate

La idea de emprender acciones de desembarco desde aviones tuvo ya lugar a mediados de la Primera Guerra Mundial, fue llevado a la práctica por primera vez por aviadores alemanes. El 14 de Octubre de 1916 aterrizaron el teniente primero Von Kossel y el sargento primero Windisch en Kovno a 80 Km. detrás del frente ruso alemán para destruir en varios puntos la línea férrea Kovno-Brody mediante la colocación de explosivos y paralizar asi por bastante tiempo los transportes militares en ese tramo. 24 horas después del aterrizaje fue transportado de vuelta el teniente primero Von Kossel con el avión.

En 1918 se realizaron, por parte alemana, tres operaciones de desembarco parecidas detrás del frente inglés. También los franceses trataron repetidamente de realizar operaciones de desembarco de esa naturaleza sobre el territorio enemigo. Una acción mayor de este tipo debía desarrollarse en octubre de 1918 en un punto especialmente importante de la retaguardia alemana. Un oficial con ocho hombres se mantuvieron listos para cumplir la misión, equipados con las armas necesarias como así también con aparatos de comunicaciones, provisiones y explosivos. Esta columna de destrucción debía ser transportada en varios aviones y desembarcada detrás del frente; el tiempo desfavorable impidió la realización inmediata del propósito. Entretanto, el frente alemán fue trasladado de modo que el blanco se hallaba en las cercanías del mismo. A pesar de ello, al presentarse condiciones de tiempo favorable, se ejecutó en parte la empresa. Un Mayor y dos hombres aterrizaron, favorecidos por un bosquecito no visto por el enemigo, detrás del frente alemán. Después de haber logrado hacer varias voladuras, este comando pudo llegar nuevamente a sus propias líneas. Los italianos pudieron desembarcar por avión, en Friuli detrás de las líneas austriacas un comando de exploración, que pudo tomar conocimiento de datos valiosísimos.

Después de la Primera Guerra Mundial, las guerras coloniales brindaron diversas oportunidades para efectuar el transporte de tropas por medio de aviones, con el fin de una aplicación más rápida. Durante la Guerra franco marroquí, en el año 1925, el General Armengaud, comandante de las fuerzas aéreas francesas, pudo alcanzar importantes éxitos tácticos debido al transporte de tropas por vía aérea. Las experiencias atesoradas en la guerra colonial y el recuerdo de las primeras tentativas exitosas de la Primera Guerra Mundial animaron el comando del ejército francés a efectuar acciones de desembarco con aviones detrás de las líneas contrarias durante las maniobras, a fin de trasladar unidades de ingenieros para la ejecución de voladuras a espaldas del enemigo.

De este modo, la fracción azul, que se encontraba durante tales maniobras, realizadas en 1932, al norte de Reims, trasladó detrás de las líneas de la fracción roja atacante, y que se hallaba en Attigny, un comando de voladuras compuesto por 25 hombres, el que después de destruir construcciones hechas de antemano para el ejercicio, dentro de los planes concebidos, fue llevado nuevamente por aviones al día siguiente al lugar convenido, o sea a unos 20 Km. del punto de aterrizaje. La misma empresa volvió a repetirse el día siguiente. El “comando de voladuras” trasladado ese día, de acuerdo a la misión encomendada, debía atacar detrás de las líneas un regimiento que se hallaba en descanso. Los directores de las maniobras, sin embargo, sólo dieron a ese ataque un éxito dudoso. Los resultados favorables de estas experiencias de maniobras motivaron la inclusión en el reglamento francés del servicio en campaña, de operaciones de desembarco con aviones o desde aviones, para la ocupación de puntos de importancia táctica, de voladuras, y de interrupciones en la zona de retaguardia del enemigo.

También en las exhibiciones del arma aérea en Villacoublay se presentaron casi siempre operaciones de desembarco con unidades completas. A los ingleses, la rebelión de los Curdos al norte de Irak les brindó la oportunidad de ensayar prácticamente operaciones de desembarco y, debido únicamente a su aplicación, lograron sofocarla en corto tiempo.

Durante la rebelión en Chipre, en 1931, se trasladó una compañía con ametralladoras desde Egipto a Chipre por vía aérea. Nuevamente, en las luchas en Irak, transportaron los ingleses un contingente mayor de tropas desde Suez hasta Bagdad, sobre una distancia de 1200 Km. El transporte se efectuó con aviones bimotores Vikers (victoria) los que, a una velocidad horaria de 125 Km., transportaron, además de la tripulación compuesta de cinco personas, 22 hombres. El vuelo se realizó en tres días y sólo fue interrumpido dos veces por aterrizajes en estaciones intermedias. El batallón aerotransportado llevó consigo su equipo completo de armas, provisiones, agua y municiones.


Continùa>>>>>>>> :arrow:

Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Re: Paracaidismo ¿Método de combate e invasión?

Mensaje por Shindler » Mié Abr 13, 2011 1:46 am

Durante las luchas en Irak, se reponían los efectivos con 70 hombres diariamente y se mantenía el aprovisionamiento. Al terminar las luchas, el regreso del batallón se realizó de la misma manera, mediante aviones de transporte. Las experiencias recogidas durante las luchas en Irak acerca del transporte aéreo de tropas indujeron a los ingleses a ser otros ensayos y ejercicios. De ese modo se realizaron vuelos de larga distancia con formaciones cerradas de aviones de bombardeo y de transporte, desde Inglaterra hasta la India, como también vuelos Heliopolis en Egipto hasta el mar caspio. En base a los resultados favorables, el reglamento de servicio en campaña inglesa tomó en consideración el transporte de tropas por vía aérea; y desde entonces, para la infantería inglesa existe la instrucción obligatoria de traslado por aviones.

En los Estados Unidos de Norte América se crearon formaciones especiales para el transporte aéreo militar. Ya en 1931 se hizo la tentativa de cambiar de posición una batería de obuses mediante el transporte por avión, llegándose a un resultado satisfactorio. La batería compuesta por cuatro obuses de montaña fue aerotransportada con sus servidores a una distancia de 240 Km.; 15 minutos después del aterrizaje, esta batería, puesta en posición, habría nuevamente el fuego.

El problema sobre transporte aéreo despertó también en Italia gran interés. (lo tratarè mas adelante)

Lo que se ha expuesto sobre la historia del desarrollo de los aerotransportes militares señala el empleo casi exclusivo del avión en su función normal, que es el de tomar seres o material y transportarlo sobre un trayecto en el espacio, desde el punto de partida hasta el de llegada, situado a una distancia más o menos larga. Ya antes se había considerado la posibilidad de efectuar desembarcos de tropas, sea detrás o delante de las líneas enemigas, mediante lanzamiento de soldados con paracaídas; e inclusive el alto mando de algunos países extranjeros realizó el ensayo en escala reducida. Pero no se le dio validez como realidad operativa, hasta que los sucesos sensacionales ocurridos en Rusia exigieron una revisación de las opiniones existentes.

El 18 agosto 1933, día de la fiesta nacional de la flota aérea rusa, la alta escuela de paracaidismo de la asociación militar “Osoaviajim” llevó a cabo un lanzamiento con paracaídas en masa de 62 paracaidistas desde un avión ANT 14 y desde dos aviones ANT 19.

Un lanzamiento en masa de esa naturaleza significaba algo completamente nuevo en la Rusia soviética, mereciendo una gran atención, especialmente en el extranjero. Pero prescindiendo de que en la escuela de paracaidistas de la "Osoaviajim” dio con esa demostración una prueba sensacional de su capacidad, pudo suponerse que con el lanzamiento en masa realizados se trataba de alcanzar un determinado objetivo, dado que el ensayo se llevó a la práctica como un espectáculo delante de miles de espectadores con motivo de una fiesta popular, apareciendo así claramente el carácter propagandístico del acto organizado.

Poco tiempo después, la prensa rusa daba la noticia de que la presidencia del consejo central de la asociación militar de la Osoaviajim” había tomado la resolución de incluir el salto con paracaídas en el programa de instrucción de la asociación. En toda la Rusia soviética se formaron círculos de paracaidistas, que debían ocuparse de impartir instrucción pre militar sobre saltos con paracaídas a personas jóvenes.

El paracaídas se convirtió en la Rusia soviética en un nuevo elemento técnico de guerra. Con su aplicación para tales fines, Rusia se encontró entonces sin rival en el mundo: había creado, como primera y única potencia militar, un arma nueva. En septiembre de 1935 se ofrecieron por primera vez, en las maniobras alrededor de Kief, cuadros de luchas, que presentaban problemas básicos nuevos de la conducción de la guerra moderna. Las acciones de combate, a la que asistieron el jefe de estado mayor checoslovaco y el general francés Loiseau, señalaron la acción en conjunto de las armas tradicionales (infantería, artillería, caballería) con las unidas motorizadas, técnicamente modernas. Pero el punto culminante del espectáculo militar fue la ejecución de un desembarco desde el aire, en el que se demostró por primera vez la aplicación militar en masa de lanzamiento con paracaídas.

Los detalles del procedimiento de maniobra fueron registrados en películas por muchos operadores cinematográficos. De las tomas más adecuadas y eficaces se confeccionó un film de exhibición, que bajo el título de "La lucha por Kief" fue pasado en todos los cinematógrafos de la Unión Soviética. El objeto de esa exhibición era influir a modo de propaganda sobre grandes masas, a fin de entusiasmarlas con él "deporte del paracaidismo" y hacer afluir nuevos aspirantes a los círculos de paracaidistas de la “Osoaviajim”. (Esta propaganda fue apoyada eficazmente, como se sabe, por la instalación de torres de lanzamiento en todo lo parques de cultura y de recreo de las ciudades soviéticas).

El desarrollo de la película "La lucha por Kief" mostraba situaciones tácticas con valor documental, por lo que representaban el primer ejemplo de la aplicación de "tropas de invasión".

El curso de la maniobra fue a grandes trazos el siguiente:

Las "azules" atacan con fuerzas muy superiores, habiéndosele asignado unidades de aviación y tropas motorizadas. Lo hacen viniendo desde el Oeste para tratar de tomar la capital de Ucrania antes de que los "rojos" puedan llevar las reservas al teatro de operaciones. Después de dos días de lucha, consigue la fracción "azules" arrollar al enemigo detrás de un sector del río y hacer que se mantenga a la defensiva. Los siguientes ataques realizados por la fracción "azul" con el fin de quebrar las defensas de los "rojos" en el sector del río no conducen a resultado esperado, a pesar de que los "azules" hacen entrar en acción grandes masas de carros de asalto, caballería y aviación, para tratar de irrumpir en un sector del frente de los "rojos".

Consiguen ciertamente los "azules" abrir una amplia brecha en el frente de los "rojos" y efectuar una penetración profunda, pero los "rojos" logran, mediante el empleo de grandes reservas traídas rápidamente (fuerzas aéreas, carros de asalto, caballería y unidades motorizadas), contener la penetración lograda por los "azules" y restablecer el frente.

Los "azules" deciden por último desarrollar la estrategia de un "movimiento envolvente vertical". A más o menos 20 Km. detrás del frente enemigo, se eligió como punto central de la zona de desembarco un importante aeródromo de la fuerza contraria. Las tropas, después de aterrizar y tomar posesión del aeródromo y los lugares adyacentes, debían atacar a los defensores por la retaguardia.

Primeramente, los aviadores de exploración hacen observaciones sobre la situación reinante en aire y tierra, en el sector de "invasión". Una fuerte aviación de caza establece el dominio del aire sobre el sector referido. Luego, el sector del campo elegido para el aterrizaje de las tropas paracaidistas es barrido por el fuego de las ametralladoras de los aviones de combate en picada, para limpiar el espacio de aterrizaje de probables nidos de enemigos. Escuadrillas de bombardeo han destruido con anterioridad los hangares y edificios del aeródromo enemigo. Inmediatamente detrás de la aviación de combate, aparece ahora sobre el punto de aterrizaje la primer escuadrilla de tropas paracaidistas compuesta por 30 aviones, que vuelan a una altura de 700 metros, aproximadamente, y dejan "caer" una "lluvia" de fusileros paracaidistas, los que luego de aterrizar toman de inmediato la posición de "erizo", es decir, se dispersan en todas direcciones para asegurar el punto de aterrizaje en forma circular.


Continúa>>>>>>>>>> :arrow:


Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Re: Paracaidismo ¿Método de combate e invasión?

Mensaje por Shindler » Mié Abr 13, 2011 1:49 am

Los últimos paracaidistas que aterrizan toman las piezas de artillería defendidas con paracaídas y las ametralladoras lanzadas en bolsas rellenadas con paja y las ponen en posición, mientras otros proceden a plegar los paracaídas diseminados, a fin de dejar el campo libre a las tropas aerotransportadas que se esperan. Mientras se realizaban aún estos procedimientos, vuelve a cubrirse el cielo con una nube blanca de paracaidistas que descienden a tierra. Una segunda escuadrilla ha transportado y descargado otros 600 o 900 fusileros paracaidistas. Los aviadores de cazas "rojos" que se abalanzaban sobre la apretada bandada de paracaidistas en descenso son tomados por el fuego de los paracaidistas que ya han aterrizado y atacados por los aviones de caza del bando “azul", que los rechazan. Mientras tiene lugar estas luchas aéreas, aterrizan en él corazón de la posición de "erizo" pesados aviones de transporte cuadrimotores y hexamotores, que desembarcan unidades de infantería. En pocos segundos, las unidades embarcadas forman la cadena de tiradores entrando en la línea de combate de los paracaidistas.

Otros aviones de transporte traen formaciones de tanques, artillería, motociclistas, municiones y víveres. La "posición de erizo" se hace cada vez más fuerte y se extiende siempre más, pudiéndosela comparar a una mancha de aceite. Escuadrillas "rojas" de caza y bombardeo tratan inútilmente de impedir el desembarco de tropas y material. Formaciones de caza "azul" consiguen, tras ininterrumpidas luchas aéreas, anular los esfuerzos de la fracción "roja" y mantener el dominio del aire.

Escuadrillas "azules" de bombardeo y caza toman parte en las luchas terrestres de las tropas aerotransportadas y las apoyan en forma eficaz con sus ataques. La lucha se aleja cada vez más del espacio de desembarco, las tropas "azules" de desembarco penetran y avanzan profundamente sobre el territorio de la retaguardia enemiga, destruyen puntos de importancia vital y provocan una gran confusión en las tropas enemigas. El bando "azul" ha decidido a su favor, con su sorpresiva maniobra de desembarco aéreo "la lucha por Kief".

Al finalizar las maniobras realizadas en el espacio alrededor de Kief, desfilaron por las calles de la ciudad todas las tropas que habían participado en las mismas. Las manifestaciones de aprobación y de entusiasmo con que fueron recibidas, especialmente la infantería aérea "azul" y los paracaidistas, demostró la gran simpatía que el pueblo de la Unión Soviética dispensó a esta novísima arma, dando ello al comando del ejército la seguridad de que nunca faltarían elementos para acrecentar en el presente y en el futuro el arma recientemente creada.

En un discurso pronunciado en Moscú poco después de las maniobras por el comisario del pueblo para la defensa nacional, el Mariscal Voroshilof hizo aclaraciones sobre el número de las tropas aerotransportadas en las maniobras de Kief: 1200 fusileros paracaidistas se lanzaron sobre el espacio de ataque, 1700 hombres de infantería aérea fueron desembarcados con aviones.

A continuación, el Mariscal Voroshilof expresó su convencimiento de que a las reservas del bando "rojo" les hubiera sido mucho más fácil luchar contra tropas regulares (es decir, tropas comunes) que hubiesen logrado quebrar las líneas de defensa y hacer un movimiento de franqueo. Las luchas parciales hubieran en este caso aclarado la cantidad de las tropas "azules" que participaron en la irrupción, las que habrían sido aniquiladas paulatinamente sin duda alguna. Sin embargo, las masas de infantería aérea en forma completamente sorpresiva "caían del cielo", en el verdadero sentido de la palabra, y aumentaban constantemente, ofreciendo siempre nuevas sorpresas y nuevas olas de combatientes, habían sometido a una prueba demasiado dura la capacidad de resistencia a los "rojos", quitándoles la posibilidad de resistir exitosamente.

En el extranjero, la opinión sobre esta maniobra estuvo muy dividida. La maniobra aérea de Kief fue comentada en la prensa del extranjero como una escena teatral o como un romance de Far West. En los círculos militares se encaró con autorizado escepticismo la posibilidad de realizar en casos reales maniobras de esa clase. El interés de los altos círculos del ejército francés fue vivamente excitado por la maniobra de Kief. Y la idea de estudiar prácticamente los problemas de esa nueva arma arraigó también en el ejército francés.

El mando del ejército rojo del estado soviético no sólo se decidió por el trasporte en masa de tropas en el territorio enemigo mediante aterrizaje de aviones (mientras otros ejércitos se ocupaban únicamente del desembarco de tropas aerotransportadas) sino también, y al mismo tiempo, por lanzamiento en masa y aplicación en masa de paracaidistas. Prometía rendir el mayor efecto la aplicación combinada de ambos procedimientos: aterrizaje de aviones en combinación con lanzamiento de paracaidistas. Para el empleo concordante en tiempo y espacio de las tropas aerotransportadas y las lanzadas con paracaídas halló el mando del ejército soviético la designación "invasión aérea".

Ambos, los paracaidistas y la infantería aerotransportada constituyeron "las tropas de invasión o de desembarco". Los paracaidistas fueron llamados "Parachutistes" ("paracaidistas"), y las tropas aerotransportadas, "infantería del aire". Después de las maniobras del año 1934, el mando del ejército soviético pasó a conferir a esta nueva arma, mediante la instrucción de grandes masas de paracaidistas por intermedio de la organización de la asociación militar de “Osoaviajim”, una base más amplia como así también a profundizar la instrucción para la aplicación en sentido operativo del paracaídas, a fin de ajustarla, más de lo hecho hasta el presente, a situaciones de combate.

Las maniobras de la primavera del año 1936, llevadas a cabo en diferentes distritos militares del oeste de la Rusia soviética, señalaron en forma impresionante los adelantos alcanzados en el empleo de la nueva arma. En las maniobras del distrito militar de Moscú se aplicaron con frecuencia tropas aerotransportadas. De acuerdo con las informaciones de la prensa soviética, puede reducirse que la situación inicial de esta maniobra fue la siguiente: el bando "azul" (este), para poder realizar la concentración de sus fuerzas principales, amplió una división de fusileros y una división de caballería reforzada por carros de asalto con la misión de retardar, hasta lograr la reunión completa de las fuerzas "azules", el avance de fuerzas "rojas" desde el Oeste.

Al atardecer del primer día de la maniobra el resultado se inclinaba a favor de los atacantes "rojos", debido especialmente a la aplicación de infantería aérea "roja", compuesta por 500 hombres, que actuó en la retaguardia de las divisiones "azules" de caballería. Después de luchas muy alternadas, en el tercer día de las maniobras, las fuerzas "azules" estaban amenazadas de ser encerradas por las "rojas". Para completar el cerco de las fuerzas "azules", las "rojas" decidieron emplear grandes fuerzas de tropas "aerotransportadas", máxime habiendo las estaciones meteorológicas señalando un estado de tiempo favorable para la ejecución de una acción de esta índole.

A la mañana temprano, se destacó una unidad de paracaidistas con servicio de seguridad en la marcha. Cuando aparecieron los aviones de avanzada sobre el campo de aterrizaje elegido, se lanzó primero el jefe del comando de avanzada con paracaídas. Lo hizo con apertura retardada para substraerse rápidamente al espacio aéreo peligroso (zona batida por el fuego) y ser él el primero que llegara el campo de aterrizaje. Aviadores de caza "azules" trataban de impedir el aterrizaje. Pero sus repetidos ataques fueron rechazados por fuerzas de casa “rojas" muy numerosas. A la unidad avanzada de paracaidistas que aterrizó en el punto ordenado, siguieron pronto las fuerzas principales desembarco, traídas en forma escalonada. A las tropas lanzadas con paracaidistas siguieron baterías y municiones, también lanzadas con el mismo aparato.

Al poco tiempo, se encontraba a disposición del jefe de las tropas de desembarco una agrupación formada por 2200 hombres. El ordenamiento de la formación se realizó sin ningún retardo, de manera que la ataque podía emprenderse en el tiempo más corto y con éxito. Mientras los "azules" estaban aún en la idea de retardar la irrupción de las tropas paracaidistas y cercarlas, aterrizaban (a unos 40 Km. de distancia del punto de aterrizaje de las tropas paracaidistas) las fuerzas principales de las tropas de desembarco: 3000 hombres de infantería aérea con armas y municiones. Grandes aviones de transporte los tomaron a bordo una hora y media antes, en un punto situado a 420 Km. de la línea del frente, para traerlos al centro de combate, completamente frescos. El peligro de ser cercados por completo obligó a los "azules" a decidir la retirada a tiempo para no verse envueltos en el movimiento. Si el empleo de las tropas de desembarco aéreo en las maniobras alrededor de aquí estuvo todavía un carácter táctico, dos años más tarde, en las maniobras del distrito militar de Moscú, se trató ya de ensayar el envolvimiento estratégico vertical.

La configuración ideal de la maniobra estratégica en la guerra de hoy de aquel entonces y del mañana inmediato pareció perfilarse ya en esa época. Al considerar las maniobras soviéticas con empleo de tropas aerotransportadas, se planteó la duda de si los resultados de la nueva arma, preferida especialmente por el mando del ejército soviético, no habrían sido preparados "ad hoc", es decir, que si al arma nueva no se le habrían atribuido resultados de efecto tan amplios sólo para establecer su derecho a subsistir y poder justificar su desarrollo ulterior. Las informaciones de la prensa soviética se hablaron seguramente muy poco sobre la defensa contra la irrupción de las tropas de desembarco aéreo. Pudo creerse que (si ya se había dado a conocer tan abiertamente el empleo del arma nueva y su posibilidad de rendimiento) también era posible tratar públicamente las posibles defensivas contra esta arma nueva de gran eficacia probada. Pero asimismo resultaba probable que el mando del ejército soviético, que para continuar el desarrollo del arma de desembarco aéreo no podía renunciar a una propaganda eficaz, no quería tampoco expuestas públicamente las posibilidades y medios del sector defensivo. Toda arma nueva, sin embargo, ha chocado siempre con eficaces medidas defensivas. De este modo también, las posibilidades de empleo de las tropas de desembarco por vía aérea no pueden ser ilimitadas.


Siguiente tema: posibilidades de empleo de tropas de desembarco por vía aérea y su rechazo. :mrgreen:


Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2586
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Re: Paracaidismo ¿Método de combate e invasión?

Mensaje por Shindler » Mié Abr 13, 2011 11:56 pm

Posibilidades de empleo de tropas de desembarco por vía aérea y su rechazo

1. Ataques contra organizaciones del arma aérea enemiga.

Las maniobras del distrito militar de Moscú en 1936 señalaron la ocupación de un aeródromo enemigo por una unidad de fusileros paracaidistas.

Disposiciones para el ataque

Al declinar el día con las primeras luces del alba, fue destacarse las unidades de paracaidistas contra la organización de tierra del arma aérea enemiga, para atacar sus aeródromos y, mediante la destrucción de las máquinas, el campo de aterrizaje, los hangares y depósitos, los depósitos de combustible y municiones, como así también mediante el empleo de las armas contra el personal navegante y de tierra de las formaciones aéreas atacadas, evitar su empleo en vuelos de exploración, de caza o de bombardeo.

Ataques de esa índole deben esperarse en aquellos sectores donde el enemigo quiere obtener el dominio del aire, aunque más no sea por un breve tiempo, ya con el fin de disponer para sus tropas regulares de un espacio libre de ataques aéreos enemigos o para facilitar el vuelo de ataque de numerosas escuadrillas de bombardeo sobre blancos abatir, mediante el aniquilamiento de las fuerzas de defensa antiaérea enemigas. Los ataques de tropas de desembarco por vía aérea contra aeródromos hacen suponer también el empleo de unidades de tropas aerotransportadas mayores, para objetivos tácticos u operativos. En casi todos los casos, los ataques con tropas aerotransportadas señala el intento de emprender acciones enemigas de envergadura mayor en la zona táctica u operativa.

Disposiciones para la defensa

La defensa contra los aviones de transporte enemigos (bombarderos pesados) mediante la artillería antiaéreo los casos nocturnos debe ponerse en acción ya cuando vuelan sobre el frente. El servicio de vigilancia pone en estado de alarma a todos los aeródromos que se encuentran en la dirección de vuelo de los aviones de transporte enemigos. Los aeropuertos deben equiparse con todas las armas adecuadas para la defensa contra ataques aéreos y desembarco por vía aérea. El personal de tierra y tripulantes de aviones deben dominar los principios de la conducción del combate de infantería, para poder rechazar con éxito los ataques de las "tropas embarcadas por vía aérea" conducidos de acuerdo a los mismos principios.

2. Movimiento envolvente vertical de agrupaciones enemigas.

En las maniobras del distrito militar de Moscú en 1936, un ataques de la división acorazada contra una división de caballería, fue apoyado mediante el empleo de un batallón de paracaidistas fusileros en la retaguardia de la caballería enemiga. La resistencia de la división de caballería fue debilitada por la aplicación del batallón de paracaidistas; pero asimismo no se obtuvo una decisión, dado que, al caer la tarde, la oscuridad brindó a la división de caballería la oportunidad de desprenderse del enemigo. Durante el desarrollo de las maniobras de la región militar de quien, opera una tropa de desembarco por vía aérea (paracaidistas fusileros e infantería del aire) en convergencia con un ataque de la caballería y tropas motorizadas contra una línea defensiva enemiga.

Disposiciones para la ataque

Los ataques tras el enemigo pueden realizarse tanto de día como de noche; pueden concebirse para aliviar situaciones críticas de combate propias o para preparar las propias acciones de rupturas propuestas, sea para acelerar las que ya de que se desarrollan, o también para terminar por un cerco completo un movimiento envolvente iniciado o que ya demuestra ser eficaz.
El envolvimiento vertical puede perseguir objetivos tácticos u operativos; la apreciación sobre el número de las fuerzas "embarcadas por vía aérea" se regirá por las necesidades de la situación y del objetivo de lucha. De suma importancia para lograr la realización exitosa de un movimiento envolvente vertical es la necesidad de asegurar en el tiempo y, en la mayor parte de los casos, también en el espacio una acción conjunta con las tropas regulares en el sector de ataque.

Disposiciones para la defensa

Toda tropa que se encuentra en lucha debe contar con la posibilidad de un envolvimiento vertical por empleo de tropas embarcadas por vía aérea enemiga detrás del frente. Para llevar a cabo una defensa inmediata contra esa clase de acciones enemigas, podría parecer como indicador constituir y tener a disposición reservas especiales. La inclusión de estas reservas en las acciones de combate en el frente a paréntesis aun cuando aparezca como muy necesaria dada la situación de la lucha) puede, en una irrupción sorpresiva de tropas enemigas embarcadas por vía aérea, tener por consecuencias serias desventajas para las tropas que se encuentra luchando y, por tanto, debería por principio general, eliminarse. También las unidades o agrupaciones de tropas retiradas de las líneas del frente, deben en su situación de descanso mantener a disposición grupos listos para entrar inmediatamente en acción, con el fin de rechazar acciones de desembarco por vía aérea del enemigo, en la retaguardia.

El rechazo de acción es enemiga de desembarco por vía aérea por parte de tropas regulares deberá ser apoyado por la inmediata entrada en acción de las fuerzas aéreas. Los aviadores de exploración, de bombarderos livianos, de caza y de combate deberían estudiar los problemas de la defensa.

3. Apertura y cierre de pasos.

Las maniobras de montaña en la región militar transcaucásica en 1936 presentaban a los paracaidistas el problema de aterrizar detrás de la defensa de río enemiga y, en convergencia con las tropas que atacaban de frente, franquear el paso del río. En las maniobras de la región militar de Asia central en 1936, el bando "rojo" dominaba todo los puntos importantes en los macizos de la montaña que debía atacar el bando "azul". Cuando se logró un pensamiento de la posición de los rojos, mediante un amplio movimiento envolvente, los azules anularon la posibilidad de los rojos de emprender una retirada empleando una unidad de paracaidistas sobre el único paso que los rojos podían tener en consideración para la retirada.

Disposiciones para la ataque

Los desembarco por vía aérea pueden emplearse para abrir o cerrar pasos en la guerra de montaña, o bien para mantener abiertos o cerrar pasos de ríos. Es evidente que sólo la eficaz amenaza a la retaguardia de pasos y pasaje mediante tropas enemigas embarcadas puede disminuir, o anular también por completo, el valor de los puntos de esa naturaleza en la consideración táctica o estratégica. La conquista de pasos y pasaje por tropas de desembarco por vía aérea debe realizarse en todo caso por ataque sorpresivo. Si ello no se logrará, se haría necesario el aprovisionamiento continuado y empleo de nuevas unidades de desembarco en las duras luchas que tendrían lugar, acciones éstas que estarán seguramente expuestas al ataque de las fuerzas de casa y enemigas.

La apertura de pasos y pasajes haría necesario, en la mayoría de los casos, el empleo de numerosas fuerzas desembarco; la clausura especialmente el paso sobre Ríos, podría realizarse también Polonia es más débiles, y, según las circunstancias, también sólo por "comandos de voladura". En la guerra de montaña, los puntos dominantes a espaldas del enemigo podrán alcanzarse con frecuencia únicamente por vía aérea; la posición de alturas de importancia táctica, de pasos y pasajes puede ser asimismo de importancia decisiva, aun cuando sólo mantenidos por fuerzas débiles. Las acciones desembarco por vía aérea a la montaña no podrán contrarrestarse con una defensa eficaz e inmediata por tropas terrestres dentro de una medida similar como se presentarían acciones emprendidas en el llano, dado que el envío de fuerzas defensivas en la montaña está ligado dificultades incomparablemente mayores.

Disposiciones para la defensa

Los pasos y pasajes deberán estar asegurado suficientemente, para rechazar eficazmente acciones desembarco por vía aérea. El aseguramiento, especialmente la guerra de montaña, deberá reforzarse con fuerzas de casa, que estarán calculadas en proporción bastante como para poder cerrar el paso a las cuadrillas o flota de transporte en vuelo hacia el objetivo.

4. Cerrar el paso a las reservas enemigas.

En las maniobras de la región militar de la Rusia blanca 1936, se empleó una unidad de tropa aerotransportada en número de 1200 hombres, 150 ametralladoras y 18 piezas de artillería, contra reservas del enemigo, que se encontraban en marcha hacia la línea de combate. La unidad de desembarco por vía aérea ocupó los pasos de ríos detrás del frente de lucha enemigo, que debían cruzar las reservas enemigas en marcha. Como punto de aterrizaje se utilizó un aeródromo enemigo que se encontraban las cercanías de los pasos del río. El espacio para aterrizaje fue limpiado de enemigo por el empleo de fuertes fuerzas aéreas. A pesar del empleo de las tropas "aerotransportada" (a juzgar por el desarrollo de las maniobras), le fue posible a las reservas enemigas infiltrarse en las líneas de combate.

Disposiciones para la ataque

La configuración de la situación de lucha depende con frecuencia decisivamente en la llegada oportuna de las reservas. Por ello, el enemigo está obligado a impedir la llegada reservas cubrían retardar. Para ejecutar una acción de éstas se evidenciará la adecuación especial de las tropas aerotransportadas juntamente con el empleo de aviación de combate y bombardeo. Éstas tratarán de ocupar secciones: de terreno adecuados para el bloqueo; podrán impedir con más eficacia la llegada reservas enemigas al frente bajo cualquier circunstancia y durante un plazo más prolongado que lo que podría ocurrir por el empleo exclusivo de las fuerzas aéreas.

Disposiciones para la defensa

Para rechazar el desembarco por vía aérea, ejecutados con el fin de impedir la llegada de reservas, se emplean en primer término las reservas de las tropas combatientes constituidas para enfrentar acciones de desembarco; en caso de que la tentativa de desembarco se efectúe en la retaguardia, debe traerse la unidad defensiva de las tropas retiradas que se hallan en descanso. Las reservas que deben acudir al frente no deben aplicarse en lo posible la defensa contra tropas de desembarco por vía aérea. Deben tratar de llegar al frente rodeando el espacio de desembarco por vía aérea para cumplir con su misión y hace ilusorio el objetivo de las tropas desembarcadas. Las tropas motorizadas y la caballería son más adecuadas para hacer rodeos que la infantería y artillería con sus cargas. Si el rodeo de los espacios de desembarco aéreo no es posible por cualquier motivo, entonces puede hacerse necesario transporte de reservas y otros lugares más alejados por vía aérea.


Sigue>>>>>>> :mrgreen:


Gracias por estar
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Responder

Volver a “Temas generales”

TEST